jueves, 18 de agosto de 2011

La seguridad económica es un deseo que se perdió en esta selva

Juan Alonso (Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Cada minuto es una duda,
uno es bueno, el próximo cómo será
algo que era optimismo ahora es preocupación
cuando se ha pagado se debe más
después del salario se teme venga el despido
Mientras el sol pasa no hay completa tranquilidad
ni bajo la luna sueño de niño
pero aquello se acepta porque a sobresaltos se cogen objetos
que se imaginan mejores que una pacífica frugalidad
Esa elección por lo material pronto no será posible
pues la alternativa será el primitivo sosiego vegetal
o la antropofagia de los arsenales nucleares
La seguridad económica ausente se debe empezar a buscar ahora
en esta misma selva de horcas con objetos,
entre las depredaciones caminan personas con una pequeña esperanza
la labor es oírlas, juntarlas y sumarse

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.