martes, 9 de agosto de 2011

Poema

Guillermo Henao (Desde Medellín, Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Pásanos tu pañuelo
tal vez tenga
un rinconcito
con qué en-jugar dos lágrimas siquiera.
Graves nubarrones desde siempre
bajan a golpear nuestros intentos re-iterados.

Pequeños y grandes poderosos
surgen
donde quiera plantamos la simiente.
Así poco logramos construir
y nuestro esfuerzo
se diluye trabajando a destajo
sólo para abasto.

Pero después de todo lo aprendido
-no llorar sino salir a la batalla-,
no olvides tu pañuelo
pues los dueños de lo comúnajeno están hundiendo
sus uñas en nuestra carne y requerimos
limpiar para el combate nuestras armas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.