jueves, 29 de septiembre de 2011

Cacerosoles bereberes

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La esplendencia
blástida
balanceó panoplias
cuando de sus ojos
cayeron
bastones de sol.

Y los archiduques
temblaron
balbuceando venenos
cuando las bombas
planificaron
las montañas
de Afganistán.

Así no recurrirá
la tómbola
a los bereberes bardos
pero cantarán baladas
macdonalizadas
y lasvegarán ruletas
magnetizadas
en las burkas
pisoteadas.

Hamburgerguizar
el tabule
hasta la última
thule

Pero también
la esplendencia
blástida
balanceó panoplias
y blancos palacetes
platearon maravillas
tintineantes
y rió la plata
ante tantos tímpanos
que tararearon
trompetas turbulentas
y rápidas ramas
rasgaron rayos
rotos
de trueno y gloria
marfiles secos
retazos viejos
de moco y champagne.

Y así fueron las cacerolas
piqueteando mares
globulosos
herrumbrando barrigas
rumiantes
rebotando
flemas arcaicas
y así fueron
soñando
sonando
piqueteando
pickles altivos
soles
caceroles
sol
cacerol
cacerosol.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.