jueves, 29 de septiembre de 2011

Una feria del libro del tercer mundo en Córdoba

Norma Ferreira (Desde Córdoba, Argentina. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Una nueva edición de la Feria del Libro de Córdoba (Argentina) acaba de pasar. Y aunque el lema era “El Libro en la era digital”, la periodista ciudadana señala que no había WiFi en la plaza ni libros electrónicos en la feria.

Pensando en épocas en que nos regocijábamos los cordobeses cuando nos llamaban “LA DOCTA” y apelando a mi espíritu crítico, que sólo pretende el crecimiento cultural que merecemos los cordobeses, es que quiero señalar las falencias que advertí en la Feria de este año, a la que concurrí muy esperanzada como escritora de Córdoba, destacada en el exterior, para exponer mis obras.

Sin dudas, esperaba encontrar en este evento lo que no había hallado en años anteriores, en los que tampoco pude participar, por cometer el pecado de ser una escritora actualizada del siglo XXI y no contar con la infraestructura que se requiere para exponer y vender sus e-book o libros electrónicos, que existen desde el año 1961 en EEUU y en los países denominados del primer mundo.

Desde mi adolescencia hasta hoy, he escrito y publicado 38 libros en ambos sistemas, o sea en papel y en e-books, que han hecho una revolución a nivel mundial y que este año ha irrumpido en todas los eventos editoriales realizados en Brasil y también en Buenos Aires, donde se expusieron las tablets y los lectores de libros electrónicos, tanto a niños como a adultos, quienes pudieron ver y practicar en los stand dispuestos para ese fin.

Tal vez por eso, el lema que tenía esta Feria del Libro en Córdoba era EL LIBRO EN LA ERA DIGITAL. Y por supuesto, tomé mi netbook y mi tablet y concurrí a ella y me ubiqué en un stand perteneciente a las sociedades civiles a la que estoy asociada. Pero no bien llegué, la amarga sorpresa de que no había Internet en las carpas pertenecientes a la Feria ni en la Plaza San Martín, a pesar de que había oído en una emisora radial que el gobernador Schiaretti, había inaugurado allí la instalación de Wifi. Totalmente falso, queridos vecinos. Internet brillaba por su ausencia en la Feria del 2011, salvo por el sistema portátil y móvil que algunas librerías llevaban en sus computadoras.

Todo fue una decepción. El libro en la era digital, seguía siendo para los cordobeses el libro del siglo XVIII, porque no vimos ni libros electrónicos en esas carpas y mucho menos lectores de ellos. Una verdadera pena. Un atraso imperdonable. Realmente me sentí discriminada en mi propia ciudad natal.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.