jueves, 27 de octubre de 2011

Al encuentro de mi madre

Liliana Perusini (Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

En mi niñez,
la recuerdo en mi casa,
perfumando rincones,
recreando sabores,
y guardando en silencio la vida.

Con los años descubrí,
a mi madre joven un día,
rodeada de hermanas y amigas,
bailando y cantando al amor.

Mi madre tenía gracias y penas,
escondidas en su alma,
nunca pude curar sus penas,
pero sí, celebrar sus gracias.

Mi madre tenía un corazón generoso,
que intuía mis sueños,
y velaba mis mundos.
Mi madre tenía la luz
que tornaba en día,
la oscuridad de mis noches.

Mi madre tenía recuerdos,
y yo tenía olvidos,
mi madre tenía rosas,
y yo sólo espinas,
mi madre invitaba al encuentro,
y yo no encontraba el camino.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.