jueves, 29 de diciembre de 2011

La política de los débiles tiene que equilibrarse sobre filos

Juan Alonso

El imperio puede decir lo que quiera y consigue aplausos de sus servidores en el mundo
la tarea difícil es para los de minoría que deben ganar voluntades siempre al borde de perderlas
sin contradecir el enredo de las afirmaciones caóticas consagradas
¿Cómo hablar y optar sin maniatarse entre tantas direcciones, contradicciones y sandeces?
¿De qué modo se puede mantener la meta y no convertirse en uno más del mal orden?
La fórmula no existe, es como sacar energía con la fusión de átomos sin estrella
La única respuesta dada hasta ahora es tener genio político.
Al comenzar la construcción de la fuerza nueva se necesita firmeza contra todo
estar libre de las amarras tradicionales
después inevitablemente se tendrá que tocar los hilos del medio como cuerdas
para una música que guste a todos los que son necesarios

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.