jueves, 15 de diciembre de 2011

Las 20 verdades son todas mentiras

Carlos Alberto Parodíz Márquez (Desde Alejandro Korn, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

¿Podrías recordarme las 20 verdades?

Cuales 20 verdades, porque la propiedad de la verdad es materia opinable.

No te haga el otario.

O....tario.... si le agrego una n hasta de nacionalidad cambio, y eso me vuelve a dar la razón. Porque los habitantes de Ontario, nada de otarios tienen.

Cuando quieres pasar por inteligente, superado, cuidadosamente cínico, no sólo no te va bien conmigo, sino que me irrita gravemente, documentó el vasco en un mediodía invernal de aquel fatídico inicio de milenio, donde cobró vitalidad y certidumbre lo que dijo Balcarce...”hace un frío de cagarse”.

El recuerdo de ese general que le “caloteó” la plata a San Martín para que la expedición a Chile abortara, me puso nostálgico.

Yon estaba particularmente enojado, pero como siempre empieza por un atajo, hay que dejarlo que desoville la queja. Por otra parte eso facilita esperar haciendo cosas más amables que discutir pelotudeces.

Por ejemplo saborear un Shirah La Anita, que sabe mejor que la propia Anita, por lo menos la que desde la barra de la Gárgola, comanda los distintos movimientos que sus tropas de blanco, se encargan de cumplir completando una estrategia guardada en la página 107 de Spengler, ratificando que, aquello de que “el miedo viene del este”, es cierto.

Por que no, también, reparar que tras el vidrio esmerilado, la sombra dorada huye como el día.

Moyano, Lingeri, Barrionuevo, Daer, Palacios, que serán alcanzados por el tsunami de puteadas, podrían hacerse cargo de cuatro verdades cada uno, para concluir que ninguna es cierta, en boca de ellos -, vomitó Yon, dando señales de vida en cuanto a que rondaba su cabeza.

El silencio me resulta cómodo, él lo sabe y se abusa cordialmente.

Por mi parte regresar a las aceitunas negras rellenas, es tan emotivo como el desembarco en Normandía para los aliados; el gol de Tevez en la Copa América para los hinchas de futbol, el regreso de Tinelli para Meridiano y otros, Laysa-Raúl y el “puma”, juntos pero separados para muchas familias argentinas, atacadas por extrañas compulsiones; por citar algunos ejemplos.

Bueno, te tiro cuatro, le dije y repasemos que tienen que ver estos tipos con el asunto, imagina que el 26 de julio, se levanta la Eva del cajón y vuelve para hacer justicia, ¿quienes quedan?, esto último lo dije sin repasar la lista, visto la actualidad de tales personajes.

Bueno, dale con las cuatro primeras y después vemos.

1. La verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés: EL DEL PUEBLO

2. El Peronismo es esencialmente popular. Todo círculo político es anti popular, y por lo tanto, no es peronista.

3. El peronista trabaja para el Movimiento. El que en su nombre sirve a un circulo, o a un caudillo, lo es sólo de nombre.

4. No existe para el Peronismo más que una sola clase de hombres: los que trabajan.

¿Qué tal? Algunos de estos cinco dirigentes y el resto, de los que integran “la columna vertebral del movimiento”, ¿que pueden decir si nunca cumplieron con ninguna de las obligaciones que juran respetar?, le pregunté dispuesto a liquidar la menor concesión. El vasco se mantuvo en silencio y exhortó

Tirá las cuatro siguientes, bastante contrito.

5. En la Nueva Argentina el trabajo es un derecho que crea la dignidad del hombre y es un deber, porque es justo que cada uno produzca por lo menos lo que consume.

6. Para un Peronista de bien, no puede haber nada mejor que otro Peronista.

7. Ningún Peronista debe sentirse más de lo que es, ni menos de lo que debe ser. Cuando un Peronista comienza a sentirse más de lo que es, empieza a convertirse en oligarca.

8. En la acción política la escala de valores de todo peronista es la siguiente: primero la Patria, después el Movimiento, y luego los Hombres.

¿Vos creés que alguna de estas verdades, por asomo, la han cumplido estos muchachos que se reunieron con el presidente el otro día. Que se reunificaron para recobrar (o cobrar) el control de la gente que trabaja, a la que piensan hacer desfilar, desde la marginalidad? Yon seguía en silencio, cabizbajo.

Dame cuatro más, como quien pide una copa en la barra

9. La política no es para nosotros un fin, sino solo el medio para el bien de la Patria, que es la felicidad de sus hijos y la grandeza nacional.

10. Los dos brazos del Peronismo son la Justicia Social y la Ayuda Social. Con ellos damos al Pueblo un abrazo de justicia y de amor.

11. El Peronismo anhela la unidad nacional y no la lucha. Desea héroes pero no mártires.

12. En la Nueva Argentina los únicos privilegiados son los niños.

Es cierto, son los primeros en morir de hambre en un país donde se tira la comida para protestar; por las dudas, cada enojo se potencia con el alimento propio del protestante.

Yon parecía al borde del nock out, ahora el gesto de cuatro dedos levantados, fue toda la fuerza que se agotaba para completar la lista.

13. Un gobierno sin doctrina es un cuerpo sin alma. Por eso el Peronismo tiene su propia doctrina política, económica y social: el Justicialismo.

14. El Justicialismo es una nueva filosofía de vida simple, práctica, profundamente cristiana y profundamente popular.

15. Como doctrina política, el Justicialismo realiza el equilibrio del derecho del individuo con la comunidad.

16. Como doctrina económica, el Justicialismo realiza la economía social, poniendo el capital al servicio de la economía y ésta al servicio del bienestar social.

Igualito a lo que han hecho durante los últimos años sin ser selectivos para saber a quien le queda mejor el hábito, porque monjes no salieron en esta hornada de 30 años, ¿te parece? Eibar estaba acopiando y poniendo en orden las ideas, para finalizar.

¿Y qué falta?

17. Como doctrina social, el Justicialismo realiza la Justicia Social, que da a cada persona su derecho en función social.

18. Queremos una Argentina socialmente justa, económicamente libre, y políticamente soberana.

19. Constituimos un gobierno centralizado, un Estado organizado y un pueblo libre.

20. En esta tierra lo mejor que tenemos es el Pueblo.

Perdón, debo rectificarme por la número 20, es la que le va a pasar factura a tanto atorrante suelto. Yon me miró y añadió.

¿Puede ser que ninguna de estas 20 verdades se cumpla? O será que en la práctica son todas mentiras y estos tipos le han mentido a la gente haciendo lo contrario de lo que debían proclamar, ejercer y resolver?

A mi los discursos me dan asco. Me dediqué durante un rato a los mollejas envueltas en un delicado manto de ajo y perejil, me pareció mucho más razonable que explicarme este nuevo pacto de Olivos, con quienes se van a tomar el olivo, aunque el saludo tuviera lugar en la rosada, donde ahora, todos los gatos son pardos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.