jueves, 15 de diciembre de 2011

Poema

Guillermo Henao (Desde Medellín, Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Hace equis años no quise conocerte
cuando enantes me dijiste:
-Voy al lugar de donde no se vuelve el mismo: cualquiera.
Y a los que hay que transformar: todos.
Y hoy de nuevo viniste para que yo metiese
mis manos en las mías.

Los días crecen
-crecen en ellos las semillas aplastadas y reverdecidas-
y de noche también los que se oponen.
Vendré entonces aunque nadie venga
aunque se sepa
que hay algo más entre nosotros.

No he podido confiar en sus palabras,
toscamente aferrado a lo no asible.
Me dices: -Ven para acá, pero por qué,
si en estas zanjas –que hay que abrir-,
cómo dejarme así si es que no puedo.
Cómo, si aquí me entrego con lo mío.

Pues bien. Eso es cuanto somos
y hasta esta brecha llegamos con los pasos pasados,
casi siempre perdidos.

Pero ahora
aquí nos arrojamos
aquí me arrastro con tu arrastre
porque me llames y me pongas
entre tantos racimos apretados.

De nuevo estás acá. Bien sé por qué has venido:
porque pongamos nuestras manos en todo.
Eres mucho más que cada uno de nosotros,
Eres todos nosotros.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.