viernes, 9 de diciembre de 2011

Una lectura a “La última cifra del sol”, de Ligia Zúñiga

Miguel Fajardo Korea (Desde San José, Costa Rica. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El segundo poemario de Ligia Zúñiga Clachar (Andrómeda, San José de Costa Rica, 2005) es un texto plurisignificativo, donde hay numerosos paralelismos entre los elementos corporales y sus diversos sustantivos, en una serie de dicotomías que marcan una línea estilística en la autora costarricense, entre las que destacan: piel / silencio; venas / ocaso; rodillas / tierra; cuerpo / grito; cuerpo / recuerdo; alma / tiempo. En dicha perspectiva, dichas series focalizan asociaciones de gran fuerza expresiva en la carga de significados que, sin duda, apelan a establecer nudos temáticos expansivos.

La hablante reitera que con un canto al amor / iré por la vida, en una especie de devocionario donde besa al aire o acaricia el alma. Una marca erótica deja leer Beberte con los brazos en cruz, de donde se infiere la plenitud en la entrega. Suena tan lindo como el título de la obra de Henry Miller: La crucifixión rosada. El verbo es altamente expresivo. Implica la acción de los elementos de la liquidez. Por oposición, poetiza trago el silencio / de mi hoguera, pero retoma la liquidez cuando se desea despertar / al crepúsculo eterno / de la sed. Necesidad vivida como puro deseo, como diría los lacanianos de un ser en falta. En este orbe lírico, los flujos de la sensualidad se abren para humedecer la pasión, cuando las manos palpan el tiempo o besan la tierra cuando se cae de rodillas. Aquí, se infiere un proceso de intertextualidad con El Cantar de los Cantares, que también se retoma en Los elementos terrestres, de nuestra Eunice Odio , a quien Ligia admira y lee con devoción.

El símbolo de la hoguera-pasión se desata, / recorre los caminos, / le da vida al silencio, el cual se infiere como un símbolo plurisignificativo que le aporta solemnidad al recorrido amatorio. El topos del camino es una vibración acezante cuando los labios se entreabren (...) Rompo el viento / púrpura. / Encendida / voy hacia ti. El acento amoroso es un tema recurrente en este universo poético. Su camino amoroso es plural y posee la vitalidad de un canto desde el yo al ustedes; desde el yo al mundo. La hablante ama al mundo, aunque dicha acción implique, acaso, la hoguera del incendio interior.


En este segundo libro -escrito tres lustros después de su libro de estreno Cielo aparte (1969-1989)-, lo misterioso es posible cuando acariciamos el alma, cuando Cruzo la ruta señalada / del olvido / y avanzo. Dichas propuestas son aseveraciones que cobran vida Antes después ahora es decir, tres marcas deícticas en una sola conjunción, contra fronteras. Muy intenso el cierre del libro:

Hoy, ¿qué son los años?
¿El espacio incalculable
entre un día, y otro, y otro más?
Hace apenas cuarenta años
aquella tarde de enero,
cuando el agua del mundo
se derramó,
murió mi padre.

La hablante lírica maneja proposiciones léxicas fundadas en quince verbos plenos de actividad plurisignificativa: amo, arde, beso, busco, caigo, desata, deshojaré, escucho, miro, palpo, reafirmo, siento, sobrevivo, soy o viviré. Igualmente, incorpora verbos de restricción semántica en cuanto que abordan un horizonte de expectativas menos vitales: agonizo, claman, naufrago, masacran, sangro...

En este orbe lírico hay una gran preocupación por la ausencia, por lo que dejamos, por lo ido. El yo lírico equipara la ausencia con el sepulcro. Ella posibilita que los colores la reafirmen en el retorno. Todos tenemos ausencias: unas se clavan en antiguos recuerdos y no son nada más; otras se destierran en el olvido, el mejor sitio donde pueden estar. Su poética es concluyente

De nadie he aprendido más
que de la ausencia:
aprendí a conocer el vacío.

La hablante le agradece a la ausencia ser tránsito de mi vida. Creo que las ausencias deben permanecer cerradas, su mejor destino continúa siendo el olvido, para que no dañen a otros, quienes interesan hoy, porque construimos la historia y forjamos las vivencias cotidianas que nos confieren ánimo de vida.

Cabe endiñar, asestar un golpe, entonces, que hay una propuesta de conocimiento hacia el vacío, hacia la totalidad para descubrir la espiral del silencio, como paralelo de la ausencia. La ausencia es estéril cuando no es trascendente. Hay ausencias enterradas en el olvido, pues no son más que intrascendencia. Hay ausencias que se mueren solas, porque jamás alcanzaron ninguna significación vivencial. Hay ausencias de tonos sepia, inscritas en la débil opacidad, en el ocaso del olvido.

En este sentido, la ausencia se proyecta como lo ido sin regreso. El pasado no debe tener futuro. En muchas ocasiones, daña, revive situaciones de contexto, ata, condiciona. La vida es breve, por lo tanto, hay mucho por construir en las manos del día, en el presente cotidiano que se forja como esperanza. Hay ausencias que dañan, porque destruyen, restan confianza, desacomodan el orden de la vida que ha seguido su curso, sin estancamientos, porque la vida nunca ha esperado a nadie. La vida es movimiento, nuevas decisiones, proyectos, realidades, definiciones. No podemos atarnos al pasado sin futuro, sobre todo, si ese pasado es intrascendente, un sueño menos, un recuerdo débil y, además, marchito. Revivir el pasado significa, en diversas circunstancias humanas, causar desajustes, crear anticuerpos en el ahora que cuenta, en la vivencia definitiva. Yo no lo veo así; creo que hay que mirar el pasado desde el presente, para construir un futuro distinto, como bien lo demostrara Piera Aulagnier. En fin, el pasado de la ausencia debe ser un episodio sin retorno, siempre que no construya ni aporte nada relevante en la vida compartida de siempre, así ha sido desde la extensa historia de la humanidad hasta nuestros días digitalizados.

El silencio es otro de los símbolos estelares, toda vez que estremece el silencio de los días. El silencio opera como un símbolo que se desdobla; su antinomia es la palabra, pero también es un espacio de espera corporal:
Has despertado el silencio
de mi carne.

Ciertas veces funciona como un

vacío inmortal
que trasciende
el silencio
después del grito.

En otras ocasiones, el silencio alcanza el planteamiento de la denuncia

el silencio,
marcó el olvido.
Todos quedaron muertos.

En ciertas oportunidades

Es la lumbre
la que mantiene
el silencio.

Es bien sabido que

Detrás de la soledad
el silencio,

el que nuevamente se asocia con lo corporal

Mis pechos prodigan fe
Amor
Silencio”.
Este planteamiento de resemantización se puebla de comienzos y finales, en una historia recurrente a prueba de siempre en la condición humana.


El oráculo ha dicho
su última palabra.

Aquí se revalida el compromiso de ser cuatro dimensiones: en, con, desde, por la palabra. La hablante lírica sostiene

Siento lo que soy.
La misma.
Siglos más tarde.

El texto es circular: inicio y final son recurrentes. Nadie responde al oráculo, pero la palabra lo hace por la palabra. Ella es un espejo de verdad, de vida, de refugio. La palabra salva, aunque sea una sola

Palabra
Etnia.

¿Cuál será nuestra última palabra? La palabra es un misterio en la conciencia existencial. La palabra crística subyace en el fondo histórico de estos poemas abiertos de la autora guanacasteca. La dedicatoria a su hijo Andrés Alejandro es una fundación de afecto, igual que la escrita a su hermano Juan Gabriel y, en la misma línea, la que eterniza la memoria de sus padres. Esteban y Alejandra, sus sobrinos, ocupan un espacio estelar en su tránsito de territorio vital. En el reconocimiento por la palabra ajena, incorpora dos marcas paratextuales, en sendos epígrafes de Zulma Reyo y Eunice Odio.

En este poemario hay un sitio para el espacio regional. Aquí Nicoya posee

Códices destruidos
Savia Chorotega (...)
Nahuatl-origen.

Asimismo, lo observamos en Mazos dormidos, donde incorpora el tema aurífero desde la Sierra de Abangares donde

el alma del coligallero
arrastró sus orígenes
ante el dominio,

el de siempre, hoy disfrazado en el siglo de la modernidad, pero con los mismos propósitos espurios. En el contexto de la patria regional, la actuación política de Ligia Zúñiga, tanto como gobernadora y como diputada, acumula dos experiencias, públicas y honestas, en su abierta hoja de vida. Sé que ese aprendizaje le ayudó a configurar una visión del Guanacaste, como una provincia que construye a paso firme las bases de un desarrollo humano integral y sostenible, ideario que tendremos oportunidad de constatar en otra publicación no literaria.

Paralelamente, Hiroshima y Nagasaki son evocados con el dolor

La tierra bebió el silencio,
masacró el olvido.
Todos quedaron muertos.

Parece mentira que en tres versos cortos se pueda sistematizar la tragedia y el dolor de miles de muertos por la insania de una minoría que detentaba el poder en ese momento. Esa condición sigue ocurriendo como un sistema kafkiano en diversas latitudes del planeta. Esos dos sustantivos propios son el paradigma del dolor, como en muchos otros sitios de la aldea global, desde el facilismo del clic de esta velocísima era digital. Este libro de Ligia Zúñiga Clachar equidista entre los espacios de la mundialización, que es como aprender a ser uno, siempre solo, en este mundo desangelado que traspone valores, porque en esta sociedad mercantil se prioriza el materialismo del objeto, antes que la importancia de los sujetos, quienes deberíamos ser la máxima razón en esta casa global que es el mundo.

La última cifra del sol, pulcramente editado por Ediciones Andrómeda, privilegia 35 palabras que la hablante lírica incorpora con plenitud: agonía, alma, anturios, años, ausencia, caminos, caricia, carne, cielo, colores, crepúsculo, día, distancia, espera, esperanza, grito, hoguera, incendio, mar, miedo, muerte, nadie, noche, ocaso, olvido, palabra, poesía, recuerdo, sed, silencio, sol, soledad, tiempo, vida o viento... Habría que deslindar cada lexema, releerlo muchas veces y encontrarle su intensidad de campana, su tañido renovado en sus alcances lingüísticos, después de acabar cada lectura, que siempre es otra, porque como lectores nos renovamos a cada momento, acumulamos nuevas experiencias y se las aportamos al texto, de acuerdo con la perspectiva teórica sobre el texto, planteada por Roland Barthes y que compartimos por convicción.

La poesía de Ligia sobrevive para estar con vos, en la vida o el dolor. Su proclama es origen, respuesta telúrica para confirmar el pacto de la energía, en las manos encendidas contra la muerte de las más necesarias energías del ser humano.

Comunidad lectora: hay un nuevo texto de 72 páginas desde la poesía costarricense La última cifra del sol (1990-2003). El texto inscribe, en la contracubierta, tres criterios de lectura de Guadalupe Urbina, Otto Apuy y Miguel Fajardo. El diseño gráfico es de Viviana Ujueta y la dirección editorial de Alfonso Peña, de Ediciones Andrómeda. Es la segunda obra lírica de Ligia Zúñiga Clachar (1951). Contiene un orientador prólogo de Otto Apuy Sirias, quien, además, aporta el hermoso acrílico Lenguaje y memoria que acompaña la portada. Para mí, fue especialmente placentero deleitarme con los dieciocho dibujos a plumilla de la muestra gráfica Mi patria, de la abnegada maestra paradigma, María del Socorro Clachar Hurtado, quien nos sigue haciendo mucha falta. Estoy seguro de que, desde los otros espacios donde se encuentre, la tía Cocó esbozará una sonrisa de regocijo, y estará leyendo, sin prisa y a plenitud, el libro de su hija, en un cielo aparte de ojos grisazulados, los cuales siguen vigilándonos para que no claudiquemos en nuestros compromisos morales con el Guanacaste eterno, en la ruta del compromiso histórico con la gran Nicoya, con los afanes de este siglo, pero respetuosos de las intensas raíces de nuestro árbol territorio, en este espacio de esperanza que es nuestra patria, en la memoria y el espíritu de la poesía, en los textos plurales y sin título que nos entrega Ligia Zúñiga Clachar en La última cifra del sol. Así sea.

Miguel Fajardo Korea es Premio Nacional de Promoción y Difusión de Costa Rica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.