jueves, 15 de diciembre de 2011

Universidad de Pittsburgh destaca nueva visión latinoamericana: J. Zavaleta Balarezo y el Cuarto Cine de la Región

Jorge Arturo Figueroa (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El cine latinoamericano contemporáneo está ganando prestigio y se ha convertido en un arte al que el ámbito académico ve con interés y entusiasmo. Se confirma la posibilidad del arte experimental, sin límites, que plantea preguntas cruciales. Esta es una primera conclusión de un detenido estudio de las películas más importantes de las dos últimas décadas.

Así sintetiza el escritor Jorge Zavaleta Balarezo a un reciente y acucioso estudio “Hacia un cuarto cine: violencia, marginalidad, memoria y nuevos escenarios globales en veintiún películas latinoamericanas”, que los académicos de la Universidad de Pittsuburgh, en Pennsilvania, consideran como una de las más destacadas y recientes investigaciones sobre América Latina a través del séptimo arte.



Zavaleta Balarezo, Ph.D en Lenguas y Literaturas Hispánicas por Pittsburgh University, estudió en la Universidad Católica del Perú, y publicó su primera novela “Católicas”, y desde 2007 en revistas y editoriales de varias universidades de EU y América Latina, además de su ejercicio periodístico en Notimex, Unomásuno, DPA y ARGENPRESS.

Este escritor remarca el valor cultural y protagónico en el cine Regional de César Vallejo y Jorge Luis Borges, entre otros, y la clara influencia de directores como Antonioni, Bergman, Tarkovsky.

En opinión de los académicos J. Beverley, H. Herlinghaus, A. Pérez-Liñán, Elizabeth Monasterios y J. Duchesne-Winter, el reciente estudio de Zavaleta Balarezo cuenta con una serie de retratos realistas, en la que los cineastas jóvenes desarrollan su propia visión de las nuevas condiciones de vida en el continente y de los seres que sobreviven en los bordes de la marginalidad y la violencia.

La investigación, articula enfoques críticos de películas producidas en Argentina, Bolivia, Brasil, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, México y Perú. Se trata de obras de una nueva generación de cineastas como Alejandro González Iñárritu, Lucrecia Martel, Israel Adrián Caetano, Carlos Reygadas y Fernando Meirelles que descubren las erosiones de la composición social de los países donde viven.



“Las películas-como artefactos culturales, lúcidos y contradictorios- representan una nueva etapa que se caracteriza por un acceso más fácil a la tecnología y que permite escudriñar la expansión y desarrollo del neoliberalismo en América Latina y las consecuencias críticas de este modelo económico”, precisa.

La investigación analiza las condiciones de marginalidad y violencia en las ciudades a través de Amores Perros, Ciudad de Dios y Pizza, Birra, Faso, La boca del lobo, El secreto de sus ojos...

Aborda la restauración y el mantenimiento de la memoria de los años sangrientos de las dictaduras militares del Cono Sur, que provocaron tragedias nacionales y un ataque frontal al comunismo. En una acertada combinación de su formación literaria y cinematográfica, Zavaleta reconoce que en la modernidad de América Latina hay una directa consecuencia de la revolución industrial y tecnológica de Occidente de fines del siglo XIX.



“América Latina palpita al ritmo de estos nuevos descubrimientos y los reinterpreta, asimila y critica. Como ocurrirá con el cine, más tarde la radio y la televisión que dan lugar a manifestaciones en radioteatro, telenovela, que configuran el rostro de una región dispuesta a ofrecer su propia visión e interpretación del mundo”, concluye el crítico de cine y escritor, remarcado que este camino hacia un cuarto cine, debe ser una fuente indesligable de la formación integral de los niños de América toda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.