viernes, 4 de febrero de 2011

Sopa de letras

Darío Filstein (Desde Israel. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El termino Paradoja tiene varias acepciones en el diccionario.

a) Idea extraña o irracional que se opone al sentido común y a la opinión general.

b) Contracción al menos aparente entre dos cosas o ideas.

c) Aserción inverosímil o absurda que se presenta con apariencia de verdadera.

d) Figura del pensamiento que consiste en emplear expresiones o frases que expresan contradicción.

Vale. Estas definiciones nos hablan bien claro qué quiere decir Paradoja. Y no sé por qué complicado mecanismo de mi cerebro, leo esta explicación del término y pienso en los políticos. En verdad, no entiendo ni yo mismo esta asociación.

Político-Paradoja ????. Y después de meditar unos minutos tratando de sacar en claro por qué este revoltijo de ideas, y tratando de desechar la idea que se me aflojó algún tornillo, lo vi claro. Lo entendí. Me cerebro efectuó, sin proponérselo, una mezcla de letras y se creyó que en vez de Paradoja, pensé en Parajoda. Son palabras casi iguales, sólo que las letras se encuentran en distinta posición. Pero vaya relación que mi desgastado cerebro en hebreo. Parajoda en vez de Paradoja + Políticos= Los políticos nos toman para la Joda. Todas y cada una de las definiciones de nuestro ilustre Diccionario les caben a ellos como anillo al dedo.

Presidentes, Ministros, Senadores, Diputados. Ellos por Paradoja nos toman Parajoda. Y sin joda, es verdad.

Si analizamos la acepción a). Tienen muchas ideas irracionales que no sólo se oponen al sentido común sino también al descomún. Piensan por ejemplo que los pensionados son robots, que no necesitan alimentarse ni comprar remedios, y les asignan pensiones de hambre, sin tomar en cuenta una vida de trabajo y sacrificio. Parajoda.

Si analizamos la acepción b) Ellos juran y recontrajuran su honestidad y lealtad a la Patria y sus votantes, olvidándose en muy corto tiempo de todas sus promesas, sin por supuesto dejar de enriquecerse y hacer favores a sus allegados. Parajoda.

Para la c). Pegó en el poste. En realidad dicen y prometen cosas tan absurdas que nos suenan como verdaderas, sabiendo que no lo son, porque simplemente necesitamos creer. Parajoda.

Para d). Quizás la más exacta. Constantemente contradicen con sus actos lo que expresan con su lengua. Parajoda.

Y sin hablar en joda, que Paradoja que los políticos, en todo el mundo seguramente ocurre lo mismo, nos tomen Parajoda. Y es tan influyente en mí y tan comprobado a lo largo de mi vida en todos los tiempos políticos, este mi virtuoso estudio sobre la Parajoda que he elaborado un trabalenguas.

Si paradoja es parajoda
Cuán paradoxal es que
Paradójicamente los políticos
Emplean la Parajoda en vez de Paradoja
Y nos tomen Parajoda,
Pues quien Parajoda nos tome
Buen parajador será

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La muerte del individuo. El individuo virtual y sus identidades

Jorge Majfud (Desde Jacksonville University, Estados Unidos. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Es un lugar común en nuestras instituciones las políticas para ahorrar papel reemplazándolo por archivos PDF, etc. Está claro que las tecnologías electrónicas han hecho posible no solo una mayor democratización mundial de la información y de algunos medios digitales de producción sino que, además, ha evitado que esa masiva popularización del acceso a la participación de la vida moderna (que fastidiaba a Ernest Renan en el siglo XIX y a Ortega y Gasset a principios del XX) no se traduzca en una catástrofe ecológica mayor de la que ya tenemos.

Sin embargo, este mundo virtual no es tan “environmentally friendly” (“amable con el ambiente”) como se pretende. Todo tiene un precio. Usando el correo electrónico ahorramos energía y evitamos una contaminación mayor que si enviásemos cartas de papel por correo postal. Pero seguramente en la era del correo tradicional no enviábamos ni recibíamos cientos de cartas por día.

Desde hace algunos años sabemos que hacer una brevísima investigación on line usando un buscador como Google emite tanto dióxido de carbono como al hervir una caldera. Consideramos que una búsqueda razonable emite 7 gramos de CO2, lo que más o menos se corresponde con la aclaración de Google que dice que cuando uno aprieta “search” solo se consume/libera 0.2 gramos.

Esta referencia ecológica puede ilustrarnos un problema semejante a nivel psicológico y social cada vez que consideramos la “nueva libertad” y las nuevas posibilidades de comunicación de los individuos por el mero hecho de estar conectados. Ya hemos escrito mucho sobre este punto y no vamos a repetir. Pero ahora me interesa molestar un poco más sobre el problema central de este fenómeno del individuo-conectado.

Hace unos días, mientras esperaba en un mall o centro comercial (lo que en español latinoamericano se dice “shopping center”, tan equivoco como la palabra “plaza” usada en Estados Unidos) me detuve a descansar. En un instante dejé de mirar toda la gente que estaba buscando cosas para comprar y observé el resto de la gente que no estaba comprado cosas. Delante de mí pasó un padre seguido de tres niños, con un iPhone en una mano, el pulgar explorando la diminuta pantalla y sus ojos absortos en una lista de mensajes recibidos. Una chica entro a una tienda y revisó varias camisas sin dejar de leer su correo. Dos chicas más, repitiendo la misma práctica, se cruzaron increíblemente sin chocarse. En el nivel de abajo dos jóvenes y un hombre mayor reposaban en cuatro sillones. Cada uno tenía un BlackBerry, un iPad, un iPod y un iPud en una mano, sobre una rodilla, o en la mesita de al lado. (El insistente prefijo “i” puede referir “intelligent” o, ¿por qué no?, “yo” en inglés, algo así como “yo-Telefono”, “yo-Cosa”; porque cuando el mercado insiste con un símbolo, es porque el verdadero significado es el contrario.) Ninguno resistió más de un minuto sin revisar algo. Casi siempre cambiaban de postura y se ponían a escribir, tal vez contestaban un correo o chateaban con alguien que no debía ser ninguno de los otros dos que estaban al lado.

Siempre pensé que el fenómeno de las comunicaciones había puesto de relieve, a un nivel crítico, alguna obsesión histórica o natural de la humanidad por la comunicación. Algo así como el impulso de los insectos en la noche que orbitan alrededor del fuego y van a morir incinerados allí mismo. Al fin al cabo, la gente habla y escribe, en gran medida, no porque tenga algo importante o crucial que decir, sino por el solo hecho, placer o necesidad de sentirse comunicados, desde un novelista hasta un médico o un mecánico.

Todo lo cual parecería ser algo muy humano: la comunión sería el clímax de este impulso de comunicación.

Estuve media ahora observando, tratando de descifrar el fenómeno que nos engloba. Tratar de dar respuestas a cada fenómeno que cae alrededor también es otra obsesión. Pero yo no quería resolver esa cuestión antes de tener una idea, al menos vaga, una tímida hipótesis, del fenómeno que había atrapado a el resto de la gente que no estaba comprando, consumiendo (fenómeno más primitivo y más fácil de explicar).

Para responder a esta pregunta había que preguntarse primero por qué el fenómeno de hablar por teléfono y, sobre todo, de textear, ha reemplazado de forma tan dramática el simple acto de hablar cara a cara, con lo interesante que debe ser sentir con todos los sentidos a un semejante, a otro ser humano.

¿Cómo explicar, entonces, la contradicción de este impulso histórico de comunicación con la incomunicación resultante?

Entonces creí encontrar la lógica de esta aparente contradicción. En el mundo de la comunicación digital no sólo se destila en su estado más puro el acto de la comunicación, que requiere la distancia como obstáculo de placer, sino que el acto es una confirmación del individuo aislado, alienado, por la supresión del otro, por la objetivización del sujeto.

En este mundo, el otro se ha multiplicado de forma exponencial y proporcionalmente se ha diluido la comunión con cualquiera de ellos. El otro es menos sujeto y mas objeto, desde el momento en que yo, como individuo, puedo decidir cuándo eliminarlo. Es decir, en todo momento me protege la conciencia o la percepción de que el otro no amenazará mi espacio individual con una visita incómoda de la que no puedo deshacerme. Así, el otro está bajo control.

Los jóvenes y el viejo estaban allí, comunicándose con alguien más, con muchos más, pero su espacio vital, sus individualidades estaban protegidas por un simple botón (que ni siquiera es un botón) capaz de eliminar la presencia del otro, capaz de ponerlo entre paréntesis o de arrastrarlos a un tiempo posterior, un tiempo de calendario que depende del individuo-aislado-que-se-comunica.

Al mismo tiempo, esta paradoja genera otra contradicción aparente que es parte de la misma lógica. Tampoco el individuo-aislado-que-se-comunica es un individuo en el sentido tradicional. Primero, porque su existencia virtual puede adquirir varias identidades simultaneas. El sujeto se autocosifica con una máscara. Segundo, porque su “verdadera identidad” (más exactamente su “identidad oficial”) puede ser robada. El robo de identidad es uno de los terrores crecientes de la nueva civilización digital. Una vez que alguien le roba la identidad a Juan Rosas-Z con carnet número X, ni el pesado peso del gobierno más poderoso del mundo puede hacer mucho. Juan Rosas-Z deja de ser Juan Rosas-Z y adquiere los delitos que alguien más, que ahora se llama Juan Rosas-Z ha cometido en alguna parte del mundo. En algunos casos, se ha verificado que esta pesadilla ha llevado a mucha gente a cambiar su nombre oficial, su identidad, para detener la ola de actos cometidos por su fantasma.

El otro, el fantasma que ha perdido su condición humana de sujeto, ahora forma parte de un mundo fantasmagórico donde vive el individuo que tiene a los otros bajo control pero ha perdido el control sobre si mismo.

Queda una esperanza, claro. El individuo-colectivo-humano se ha suicidado muchas veces y muchas veces ha renacido con viejas y nuevas obsesiones. Tal vez sea su forma natural de reinventarse cada quinientos años.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Una hormiga

Gustavo E. Etkin (Desde Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Soy un insecto diferente por que me doy cuenta, sé, que soy un insecto. Lo que los gigantes que me rodean llaman de “hormiga”.
Ellos a veces hablan de cosas que no sé. Cosas que dicen que “ven”. ¿A qué llaman “ver”?. Yo me oriento por olores. Voy por donde hay olor a otras hormigas. Para comer huelo siempre lo que ellos llaman de “dulces”. Hay unas hormigas un poco diferentes de mí, con otro olor, con las que me gusta juntarme. Refregarme con ellas.
Me gusta también vivir con las otras hormigas, las iguales a mí y las diferentes, todas juntas dentro de lo que esos gigantes llaman de “hormiguero”.
Pero el problema es que a veces entra un “gas” (como lo llaman ellos), una especie de nube que nos mata a todas. Así que apenas siento ese olor me voy rápido del hormiguero.
¿Por qué será que los gigantes siempre nos quieren matar? ¿Será porque algunas de nosotras, a veces, los mordemos?
Con el tiempo me fui dando cuenta que ellos también viven en hormigueros, que llaman “ciudades”. Lugares donde todos viven juntos, uno al lado del otro, solo separados por algo que llaman “pared”. Viven juntos pero no se conocen.
Cualquiera de nosotras, si encuentra algo para comer, o una hojita para el hormiguero, la lleva encima o la va arrastrando. Pero ellos no. Algunos, lo único que hacen es mandar a los otros traer y llevar.
Y a veces, entre ellos, se mandan algo que los mata a todos. Aunque, por lo que parece, no es una nube. Es lo que escuché decir que pasó en dos hormigueros donde ellos vivían, que llamaban Hiroshima y Nagasaki.
Claro que eso lo deben justificar. Esas cosas las hacen siempre para matar a los malos. Los que merecen la muerte porque hicieron algo malo. Como dicen que fue con alguien que llaman Hitler, que hizo incendiar algo que llamaban de Reichstag, un parlamento, para después decir que fueron unos que llamaban de comunistas y matarlos como hormigas. O el que llaman “atentado del 11 de Septiembre”, en que uno de los jefes de ellos llamado Bush hizo estrellarse contra los hormigueros en que vivían dos máquinas que volaban como pájaros, para después justificar sus invasiones a otros hormigueros lejanos.
Tal vez una de las diferencias más importantes que tenemos con los gigantes es que nosotras, las hormigas, no destrozamos nuestros hormigueros. Aunque sean de otras hormigas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entrevista a Javier Lajo: “La sabiduría de nuestros pueblos puede dar muchas sorpresas”

Gustavo Pablos

Cada vez es mayor la visibilidad que alcanzan en nuestras sociedades los grupos pertenecientes a comunidades originarias. Para conocer su coyuntura, entrevistamos a Javier Lajo, uno de los líderes de los movimientos indígenas del Perú e impulsor de lo que se ha dado en llamar Movimiento al Socialismo Andino-Amazónico.

Desde hace unos años, en algunas regiones de los países del Cono Sur comenzó a conocerse, aunque sea en pequeña escala, la situación de las comunidades originarias, lo cual quizás esté motivado por la efervescencia de organizaciones que, entre otras cosas, son permeables a las necesidades y los intereses de estos grupos. Esa presencia en las calles, en los medios alternativos, en las consignas de los movimientos sociales, nos recuerda, o más directamente nos enseña, que nuestra historia se edificó sobre el silenciamiento de esas comunidades, y que ese silenciamiento fue efecto de la expropiación y, lo que es quizás peor, condujo al olvido y la falta de reconocimiento.

En este sentido los próximos años serán decisivos, ya que una vez admitida esta situación será necesaria la construcción de espacios para pensar la integración, la convivencia y la comunidad, y para esto deberán sumarse las estrategias que, desde ambos lados, han comenzado a ponerse en juego con el objetivo de encontrar los puntos de coincidencia así como de respetar y “dejar ser” los puntos de disidencia.

No obstante, la coyuntura es compleja y diversas amenazas ciñen a las comunidades de los pueblos originarios, a la vez que no deja de ser cierta la dificultad para construir puentes entre éstas y las comunidades criollas e inmigrantes. Quizás uno de los desafíos para ambos grupos de comunidades sea encontrar un lenguaje común que, al menos en algunos aspectos, contribuya al diseño de alternativas y soluciones donde también quede clara la imposibilidad de volver a una suerte de “momento cero” -anterior a lo que vino después-ni de un lado ni del otro.

Ese lenguaje común debería estar atento a los principios de diálogo y cooperación, al respeto de otros hábitos y costumbres, a la tolerancia y comprensión de formas alternativas de organización social y económica, y su vez contemplar e impulsar la posibilidad de que se concrete el canje de “deuda histórica” por “deuda externa” (la cual, a su vez, podría traducirse en proyectos ambientales y sociales).

Javier Lajo es de la Comunidad de Pocsi del Pueblo Puquina en las alturas de Arequipa, en el sur de Perú. De formación en filosofía y economía, es un activo dirigente y pensador del movimiento indígenas peruano y uno de los máximos referentes de lo que se denomina Movimiento al Socialismo Andino-Amazónico, una alternativa que se diferencia del “socialismo real” que se puso en práctica el siglo pasado como también de las propuestas más recientes, ya que realiza una crítica integral a la filosofía occidental incluido el marxismo clásico y sus elaboraciones más recientes. En opinión de Lajo, la filosofía marxista y las teorías socialistas se integran a las filas del pensamiento y de las acciones colonialistas europeas, mientras que un auténtico pensamiento de base indígena -que pueda crear las condiciones para la emancipación- sólo debe inspirarse en la sabiduría de los pueblos originarios.

En diálogo con Javier Lajo se refirió a la situación actual de estas comunidades, a las presiones políticas y económicas a que se encuentran sometidas, y a la necesidad de que se recupere el pensamiento indígena ya que tiene la riqueza suficiente para convertirse en una “alternativa filosófica, científica, tecnológica, pero sobre todo en el plano espiritual o religioso”.

La informalidad como respuesta a la expansión neoliberal

¿Cómo ve la situación actual entre los países de Latinoamérica, con las exigencias globales que impone el capitalismo neoliberal? ¿De qué manera deberían responder aquellos países con alto porcentaje de economía informal (como Perú)? ¿Cuáles son las ventajas que aporta la informalidad?
Las exigencias del capitalismo neoliberal son fundamentalmente las de su sector mas parasitario que es el de los capitales financieros especulativos, que algunos llaman “capitales vampiro” y otros “capitales golondrinos”, capitales de corto plazo que escogen un país determinado, en situación débil y de crisis y en un plazo determinado lo intervienen y lo “asaltan”, sucedió así en Argentina, hace algunos años, pero “se les paso la mano” y tuvieron que re-inventar otras estrategias que no depriman tanto a los pueblos afectados, porque eso podría provocar revoluciones “incontrolables”; actualmente aplican estas nuevas estrategias “vampirescas” en los EEUU (hay que recordar cuantos billones de dólares se levantaron los banqueros amigos de Bush antes de que este se vaya a su casa) y en Grecia (en donde ensayan actualmente una intervención masiva en la UE). Estos capitales vampiro, no tienen preferencias, pero actúan mejor en países con economías “formalizadas”, o con fuertes sectores “formales”, por eso mismo economistas como Hernando De Soto (el del “Otro Sendero”), hacen lo imposible por extender la formalidad y sobre todo la aplicación de la “propiedad formal” a los sectores “informales”; pues bien, la existencia de estos “dos” mercados, es una ventaja para los países con mayoría indígena o con un alto porcentaje de economías informales indígenas, porque la afectación de estos sectores por los “vampiros”, no es directa o no hay un efecto de corto plazo, lo que les da un tiempo que permite una reacción o defensa organizada, que es lo que explica, en gran medida, la emergencia de los pueblos indígenas en estas ultimas décadas, con mas fuerza en Bolivia y en Ecuador, por ejemplo, por eso mismo acá en Perú se esta intentando aplicar otra estrategia contra los informales, que en su mayor parte son familias indígenas del campo y la ciudad, que es la imposición de los TLCs, (USA, China, Chile, etc.), para deprimir las economías sobre todo las del campo y de esta forma obligarlos a formalizarse o a vender sus “propiedades” formalizadas o “libres”, con la estrategia llamada “el perro del hortelano” del presidente García. Detrás de estas estrategias del capital especulativo se alinean otros parásitos improductivos: los “extractivistas” o predadores de los recursos naturales, sobre todo mineros, que no vacilan en seguir desequilibrando y ensuciando el planeta y paralelamente ya tienen un plan “A” para enfrentar el calentamiento global que tiene que ver con la aplicación de “geoingenieria” (ver: http://www.etcgroup.org/es/node/5138) que es ya la locura total en donde ciertos humanos están jugando “a ser Dios”. ¿Qué hacer frente a todo esto? Creo que la estrategia indígena continental de defender intransigentemente a la Pachamama esta dando sus primeros frutos, con el segundo gobierno de Evo Morales y su estrategia internacional puesta en práctica en la cumbre de Cochabamba y el lanzamiento de la movilización y organización mundial en defensa de la Madre Tierra.

Desde las poblaciones de los pueblos originarios no pueden festejarse los bicentenarios porque, en realidad, la liberación fue del poder hispánico pero éste poder pasó a las élites criollas. En este cambio, los pueblos originarios quedaron en la misma situación, ¿qué opinión tiene de estos festejos? ¿Existe la posibilidad de establecer alguna clase de diálogo que suponga una instancia superadora entre los pueblos?

No fue así. Nuestros pueblos originarios no quedaron en “la misma situación”; después de la independencia criolla nuestros pueblos quedaron peor que antes, doblemente sometidos a un colonialismo reciclado, es decir “mejorado”, que en muchos casos empeoro la situación del indígena con relación al colonialismo monárquico (ver: http://alainet.org/active/5496&lang=es). Pero claro que es posible siempre un dialogo, los pueblos indígenas nunca están cerrados al dialogo y a la conciliación, en el continente nuestro no hay lugar para las guerras fratricidas interminables como por ejemplo las guerras del medio oriente.

- Suele ser habitual la postulación de un retorno a los saberes y las filosofías de los pueblos aborígenes como forma de compensar algunas circunstancias que atraviesa la humanidad. ¿Cuáles serían los aportes y en qué aspectos que pueden ofrecer las poblaciones indígenas?

El aspecto principal en el que pueden participar hoy los saberes tradicionales indígenas en el concierto de la problemática mundial es sin lugar a dudas el del clima y el “equilibrio del mundo” (ver: http://www.losandes.com.pe/Sociedad/20090809/25529.html) en todos sus aspectos. Lo cierto es que hay mucha ignorancia en el mundo “no-indígena” sobre los conocimientos de los indígenas y esa ignorancia es hoy en día la principal traba para las relaciones interculturales en los países donde los pueblos indígenas son relevantes. La sabiduría sistematizada indígena puede dar en el futuro próximo muchas sorpresas como alternativa filosófica científica, tecnológica, pero sobre todo en el plano espiritual o “religioso”.

Un socialismo con origen y fundamentos andinos

- ¿Cuáles son las características del Socialismo andino-amazónico, y en qué aspectos se acerca y se diferencia de los modelos teóricos y reales que se han dado en los países occidentales? ¿En qué aspectos se evidencian más claramente las características del socialismo que usted reivindica? Y, en general, se suele privilegiar la dicotomía pueblos occidentales/pueblos originarios. Si se lleva a un extremo este planteo no existiría la posibilidad de alianza con aquellos movimientos sociales que también luchan por su reivindicación pero que no son de base indígena. ¿Qué opina de esta cuestión?

Resumiré algunas de las características más importantes. El mundo andino-amazónico tiene dos leyes principales sobre las que camina y se denominan: yanan-tinkuy, vínculo en el que gira el Pensamiento Qhapaq o Pensamiento Paritario. La llamada «Dialéctica», no es solución ni remedio para la cosmovisión unitarista o monomaniaca, sino todo lo contrario, es su confirmación y su método. La dialéctica tradicional, antigua o griega, afirma la contienda entre dos partes o términos, pero uno de ellos «es verdadero» y el otro «es falso», es decir uno ES y el otro NO ES y «no puede haber un tercero que SEA (Principio del ‘tercero excluido’ de Aristóteles); posteriormente la dialéctica de Hegel (idealista) y la dialéctica de Marx (materialista), tampoco resuelven esta mono-visión occidental, ya que para la filosofía idealista, la «unidad primera» es el espíritu o idea que crea (o emana) la materia, mientras en la concepción dialéctica materialista, la unidad primera es la materia y esta es la que emana el espíritu o idea. El Socialismo Andino-Amazónico será edificado por nuestro «estado de conciencia colectivo» que es diferente al estado de conciencia de occidente. El ejemplo mas importante: Nuestros pueblos conciben la creación como producto de “una paridad” (o Yanantin la primera ley del Pensamiento Qhapaq), es decir, pensamos la creación de la existencia como producto de dos elementos «creadores», por tanto todo es parido (cualquier otra concepción cosmogónica es defectiva y deficiente, pero ojo, la lógica occidental confunde paridad con sexualidad: no es lo mismo “paridad” que “sexualidad”, pues toda sexualidad es paritaria pero no toda paridad es sexual), nuestro principio ordenador es pues, el par y nuestra existencia es un cosmos-Pariverso, no un «universo»; esta nuestra cosmovisión da lugar al sujeto colectivo: El Ayllu o comunidad contemporánea y al Estado Racimo o confederación. Mientras que la cultura occidental concibe en su cosmogénesis la idea del ser único, un creador, la unidad, medida de todas las cosas o universo, que es a la vez el logos y la razón en su filosofía, es por tanto una cultura de la imparidad (o cultura Ch’ulla). Esta cosmovisión occidental da lugar al sujeto individual, al fundamentalismo individualista y al Estado «unitario». Estos principios ordenadores de la vida, la naturaleza y la sociedad, serán opuestos y complementarios dentro de un estado de equilibrio que será el final del tránsito al que nos lleve un Estado Plurinacional y de Socialismo Andino-Amazónico. Se entiende que pueden ser «compatibles» o «competitivas» solo mediante relaciones interculturales simétricas o paritarias. Esta competencia, sin trampas, debe llevar a la sociedad en general de la concepción y hegemonía de un estado unitario reflejo del individuo, hacia la concepción de un estado racimo, reflejo de la comunidad, cuyo predominio es requisito para el equilibrio y el bienestar de todos, que será el futuro Estado Confederacional Andino-Amazónico que de curso a nuestro Modo Recíproco de Producción y Reproducción de la vida y el bienestar colectivo, comunitario e individual. Otras diferencias tienen que ver con la política y economía del mediano plazo, como son: - Acabar con las dos taras de republicanismo criollo: El Despotismo de su Estado y el Mercantilismo de su economía. - Reconvertir el régimen centralista y presidencialista, en un Régimen de Sociedades Autónomas Regionales hacia un Sistema de Estados Mutuamente Subsidiarios a un poder Confederativo o de Democracia Subsidiaria. - Una economía de cara al interior, que privilegie la formación de mercados y capitales nacionales. - Una economía Mixta y paritaria entre la sociedad andina-amazónica y la sociedad occidental.- Una economía que minimice los altísimos costos ambientales y sociales de las economías occidentales. - Una economía agrarista que privilegie la Soberanía alimentaria.- Una economía agroindustrial que supere el actual patrón industrialista. - Una economía de capitales andinos (Perú, Bolivia y Ecuador) integrados y potenciados.- Una economía que privilegie la gestión familiar de los medios de producción. - Un Estado que practique la «unión en la diversidad» de todos los pueblos que conforman el país. - Un Estado que transite del estado patriarcal y despótico hacia un Estado de Confederacionismo paritario o de equilibrio, entre los gobernantes y gobernados, entre los andinos y occidentales, entre los varones y las mujeres, entre la ciudadanía colectiva (comunidades) y la ciudadanía individual, entre la economía andina-amazónica y la economía occidental, entre la economía del campo y la de la ciudad, etc. - un estado intercultural paritario que eduque a la población para la convivencia de una verdadera y simétrica interculturalidad. - Un Estado que ponga en práctica social la disciplina del Sumak Kawsay (El Vivir Bien) y que transite por la filosofía del Qhapaq Ñan o «Camino de los Justos» hacia el «Orden Andino». - Un Estado con legítima hegemonía comunera democrática (existen más de 15,000 Comunidades en Perú, Bolivia y Ecuador que pueden hacerla funcionar y descartar la “dictadura obrero-campesina”) que nos lleve a la recuperación del Modo Recíproco Productivo y Reproductivo, entre la producción económica y la reproducción de la vida del hombre, la mujer y la Pachamama.

- Se suele hablar de la "reparación" que los países de Occidente deberían hacerle a los pueblos originarios. ¿Qué piensa de esta cuestión? En caso de que esté de acuerdo con la reparación, ¿de qué forma debería darse?

Hay dos “reparaciones” que deben hacerse: Una la más importante es la moral, que trata de un arrepentimiento sincero y la “transparencia” que deben realizar sobre todo los países europeos, de todo el atropello colonialista en América. Debe promoverse y realizarse una relatoría consistente y sana de la historia verdadera del colonialismo en América. Y la segunda, la reparación material que hoy en día debe expresarse en los “canjes” de deuda histórica por “deuda externa” y el canje de esta por proyectos ambientalistas y de tipo productivo y de beneficios sociales para los pueblos indígenas en situación de pobreza extrema.

- ¿Usted considera posible alguna clase de integración entre los países de América Latina? ¿Esta integración debería ser social, económica o política, o con una perspectiva más integradora? En estos procesos de integración que podrían llegar a darse, ¿cómo debería ser el diálogo entre las comunidades de los pueblos originarios y los sectores criollos? ¿Cómo debería ser el proceso en aquellas sociedades, como Argentina o Uruguay, en donde el componente criollo o inmigrantes es mayor que el de las poblaciones indígenas?

La integración continental en Sud América es un proceso necesario y que ya se viene produciendo con la CAN, UNASUR, MERCOSUR, etc.; estos procesos no solo deben ser económicos o de comercio, sino sobre todo INTEGRALES, como ya lo postulamos en la CAN (Ver: http://www.comunidadandina.org/public/revista_2.htm). Los Estados mono-nacionales, sea cual sea la composición y el número de pueblos van a avanzar a convertirse en Estados Plurinacionales, como ya rezan las nuevas Constituciones de Ecuador y Bolivia, pues es la única manera en que las repúblicas criollas de Sud América pueden redimirse y modernizar sus estructuras además de resolver sus endémicos problemas de sub-desarrollo.

Entrevista realizada en Junio del 2010 por la Revista BICENTENARIO del Instituto Goethe de Córdoba-Argentina.
http://www.goethe.de/ins/ar/cor/prj/bic/pub/vo3/es6623921.htm

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Estafa a puertas abiertas

Edgar Borges (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El descaro del poder político global ha llegado al extremo de que lo que antes negociaban a puertas cerradas, ahora lo hacen ante los ojos de todos y a plena luz del día (en vivo y en directo por todos los medios de la alianza de las corporaciones). O perdieron la perspectiva (el hambre insaciable de la bestia) o piensan que somos más tontos que antes. En todo caso, desde los subterráneos, debemos aprovechar la oportunidad para enfocar los niveles de la comunicación popular hacia la comprensión del actual momento histórico (de significativa importancia). No olvidemos que aún son más los creyentes (que duermen convencidos de que el capitalismo es el destino) que los intérpretes críticos del guión establecido.

Sea en foros (como el de Davos), en cumbres (cualquiera) o directamente en los espacios mediáticos, los políticos conservadores muestran sus colmillos sin el menor reparo. La lógica de su doctrina les hace creer que es normal “rendir cuentas a los mercados”. Y nos presentan el show segundo a segundo (y en voz alta y con rostro muy serio): Bruselas y su ranking de países confiables (que hace temblar a la política local de Portugal, Grecia y España cada vez que les bajan la nota); Tony Blair y su reafirmación invasora; Berlusconi y su bufonada; las agencias de riesgo y sus “bonos basuras”. El aplauso del público sería tan miserable como la indiferencia.

El observador ya no necesita leer entre líneas (este artículo incluso es una oda a lo obvio). Es la mala historia de unos dirigentes que entregaron la política y aceptaron el papel de asistentes de un poder que, como el económico, no se elige con votos de las mayorías. Los títeres de la mala comedia expresan sin reservas la verdadera razón de su función “pública”: cuidar la paciencia (y el colesterol) del sector financiero. En Europa, por ejemplo, el asunto resulta dantesco: los jefes de estado en lugar de dirigirse a la sociedad se dirigen a los mercados.

Las constantes crisis que se inventa el capitalismo para mutar a estados superiores de dominio pueden estar llegando a un escenario distinto. Quizá, en ese vuelo ambicioso, el sistema termine estrellado en un callejón sin salida (no será hoy, pero será en este siglo). El relato del chantaje (democracia es igual a libertad) se desinfló en la carrera. Muchos factores importantes se están moviendo en los subterráneos del planeta. El monstruo (que secuestró la calle) ya no realiza negocios de espalda a los pueblos. Las puertas del casino público están abiertas. Dependerá de nosotros determinar los niveles de observación y de movilización que nos permitan la entrada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Acerca del film “Los bastardos”: Un día en la vida (de dos miserables)

Demian Paredes (La Verdad Obrera-PTS. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Mientras se anuncia otra película dedicada a los mexicanos que cruzan la frontera (en este caso[1], basada en el libro La Mara), sigue en la cartelera de un cine porteño Los bastardos, segundo film de Amat Escalante, estrenado en Argentina –luego de ganar en 2008 como mejor película en la Competencia Latinoamericana en el Festival de cine de Mar del Plata- el 30 de diciembre pasado.


La historia narra un día en la vida de Jesús y Fausto, dos mexicanos indocumentados que realizan trabajos por día en la ciudad de Los Ángeles. Allí esperan al llegar –junto a más “espaldas mojadas” (tal como se los llama)-, a una esquina, a que algún auto o camioneta los lleve a trabajar por 8 ó 10 dólares la hora (limpiando terrenos, cavando zanjas o cosechando).

En el caso de los dos protagonistas, sin embargo, su jornada de explotación terminará en una noche “de trabajo” especial: asaltar la casa de una mujer de clase media acomodada, a punta de escopeta. Mucha tensión claustrofóbica habrá desde el ingreso al hogar de esta mujer, separada y madre de un joven displicente.
Exageradamente comparada por algunas críticas con Caché del “cineasta quirúrgico” Haneke (Escalante más bien reconoce a La naranja mecánica, A sangre fría y la violencia diaria de la guerra de Irak como influencias directas, y dice: “a veces pienso de qué otras cosas se puede hablar. No me viene hacer una historia de amor o una comedia. Siento la necesidad de hacer cosas que me están conmoviendo en este momento de la vida, que me llegan por los medios o veo en la calle. Todo lo que es del momento tiene una carga dramática que puede funcionar. Las películas que son potentes e interpelan al espectador cuentan hechos que pasaron o que están pasando actualmente”[2]), Los bastardos habla de una cruda realidad de miseria, explotación y creciente odio (de clase).

Tal como se hizo con Un día sin mexicanos (2004), en clave de comedia light –con un final muy bobo y utópico-, o con Machete (2010), de Robert Rodríguez, en un mix de denuncia social a la ultraderecha yanqui, la superexplotación y utilización de “los chicanos” en prácticamente todos los órdenes de la vida norteamericana y homenajes al cine “clase B” y “de aventuras”[3], este film de Amat Escalante sigue, con su lenguaje propio (grandes planos fijos, excesiva tensión que tiende a perderse en secuencias muy, demasiado largas, “realista” crudeza), anunciando lo que se incuba –y puede estallar de diversas maneras- entre los que provienen del sur del Río Bravo.

Notas:
1] http://www.jornada.unam.mx/2011/01/20/index.php?section=espectaculos&article=a08n1esp
2] http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/subnotas/20373-5547-2010-12-30.html
3] Cabe señalar que uno de los “megafamosos” actores hollywodenses de Machete, Robert De Niro, fue repudiado recientemente tras bromear en la entrega de los Globo de Oro, justamente, acerca de las deportaciones que realiza “la migra” contra los mexicanos ilegales (http://www.jornada.unam.mx/2011/01/18/index.php?section=espectaculos&article=a08n1esp).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Creo que hablo de amor, de todos modos

Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Pensaba hablar de amor,
contar, por ejemplo, que espero su regreso,
que extraño su mirada, sus pasos por la sala,
o que la luna brilla menos, por su ausencia.
Eros se acurrucó en mi alma
haciéndose a un costado de repente,
o acaso Tánatos arrebató el espacio,
con su fría indiferencia, prepotente…
Sin embargo, creo que hablo de amor, de todos modos,
mientras sigo extrañando su mirada.
Hablo con otra forma de pasión, que también duele,
hasta volverse quiste en las entrañas,
como metástasis que envuelve los sentidos,
cuando aplica machetazos la miseria.
Otra vez esa, espectro recurrente,
como un estigma que me sigue donde vaya,
quiero pensar en él, pero la encuentro a ella
o será que sin quererlo elijo desnudarla.
Hace calor, acá, estalló el verano,
Eros lloró cuando explotó cuatro veces, el espanto,
por ocho ojazos negros, que fueron casi nada,
como espinas ensartadas en la médula del tiempo.
Como un desguace de carne acumulada
en el desarmadero de la infancia.
Esos ojos aturdían el silencio, crujían nudos en
sus panzas llenas de aire,
fueron sus piececitos de huesos quebradizos
los que buscaron el apoyo de una piedra que no estaba.
¡Tenían monedas de lástima en sus manos
mientras seguía estallando este verano!
Del otro lado del camino,
donde las huellas se vuelven luto de repente,
la infamia de una tosquera abandonada
se atragantó con la luz de sus miradas.
¡Y devoró a esos niños de mi tierra
que ya eran invisibles para tantos…!
¡Los niños pedían pan, tan solo eso
y nadie pudo sostener sus pasos!
El útero del mundo, indiferente,
sólo supo de ellos por recuadros
en algunos periódicos, de grupos millonarios
que jamás hicieron nada por salvarlos.
Hace calor, acá, estalló el verano.
Sigo extrañando sus pasos por la sala, pero
creo que hablo de amor, de todos modos
aunque no sea de aquel amor, que siga hablando.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Periodismo patógeno padece de irrealidades, está loco de remate

Guillermo Guzmán (Desde Barcelona, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Inocula escualidismo: Nueva enfermedad mental en Venezuela. Hay casos incurables: Los que dan patadas a una piedra y las que se limpian los mocos, en público, con la mano pelá.

El impacto emocional que las malas noticias producen contra un sector social y político importante de Venezuela y de otros países del mundo, no es una mera consecuencia sino un objetivo subyacente de la prensa maledicente.

El periodista que pase todo el día metiendo embustes contra Chávez y contra el pueblo venezolano, seguramente padece perniciosos cambios internos que son evidentes en su comportamiento público.

No se trata de obviar una mala noticia y de suplantarla por otra buena, de ninguna manera, de lo que se trata es que la información comulgue con la verdad y con la ética.

Medios de difusión que por acumulación de errores se han ido al piso, deben servir de ejemplo para alguien sensato, mas no para periodistas descerebrados como los del “Ku Klux Klan” del periodismo patógeno. Así que tarde o temprano la debacle del medio se los llevará en los cachos porque no han sabido ostentar con dignidad el ejercicio de su profesión periodística, por lo contrario, se prestan para servir de monifatos.

Por si quieren un impecable ejemplo de dignidad periodística a seguir ahí está Andrés Izarra ex presidente de Telesur y hoy Ministro de información de Chávez; huelga tratar de explicar lo obvio a quienes se supone sean normales pero aunque les entre por un oído y le salga por el otro a los referidos chiflados, no está demás advertirles que de ellos hacer un alto en su alocada carrera, les harían un bien a toda su progenie.

Aceptar o rechazar una información va a depender del espíritu crítico. Conscientemente uno puede aceptar o rechazar una información pero subconscientemente rechazarla o aceptarla; lo eficaz sería que tal contradicción no exista. Se trata de ahondar hacia el más complejo nivel de análisis y es de suponer que el mundo interno del escualidismo sea un infierno porque, atapuzado de irracionalidades es de suponer que sus contradicciones desaten graves conflictos que los lleven a luchar en contra de sus propios intereses. El periodismo patógeno juega de modo irresponsable con la psiquis de un amplio sector social y político. CNN y sus adláteres internos en Venezuela vociferan que Chávez es dictador y el escuálido de su cautiva audiencia lo asume consciente aunque subconscientemente sepa que no es así sino todo lo contrario. Para tumbar a Chávez amenazan a la audiencia, difunden miedos, plantean panoramas destrozados y exhiben lloriqueos inconsolables contra la Ley Habilitante y no dejan de mostrar sus contradicciones. Piden sepultar el pasado al tiempo que demanda volver a la parroquia y al Cabildo de la colonia, y así por el estilo es la infame y contradictoria conducta de toda la oposición apátrida que nos lleva a una confrontación entre un mundo iluso y un mundo real.

Una misma información puede ser verdadera en una cabeza y falsa en otra precisamente porque hay un desajuste; cuando la información es manipulada, se empobrece y ocasiona que ese desajuste aumente, ese es el quid de la cuestión, el enemigo apela a laboratorios de guerra sucia, embusteros profesionales marcan la pauta de la información sedicente que los monifatos propalan para tratar de alocar al pueblo.

Es bueno conocer el funcionamiento de la mente humana, saber que los procesos intercerebrales operan con estímulos externos; cada persona asimila y acomoda progresivamente partes de la información y construye su propio conocimiento, es como sí yo te doy un serrucho, un martillo, clavos, madera y etc., y tú construyes un cajón, una gaveta, una mesa u otra cosa que propiamente necesites.

Cada quien tiene que clasificar y organizar su información; quiero decir que todo el mundo debe estar alerta para desechar toda la basura informativa que de manera sistemática los lamesuelas del imperialismo norteamericano pretenden atapuzar en la cabeza de nuestros pueblos trabajadores.

La capacidad de escoger selectivamente lo conveniente no depende tanto de que uno esté o no expuesto a oír embustes sino más bien de nuestro desempeño intelectual y en ese sentido a la oposición no le conviene que el pueblo pobre se prepare sino que ande burro para mantenerlo esclavo; es por lo que tradicionalmente nos han negado el acceso a la formación pero ignoran que la universidad no es el único lugar donde se aprende.

El comportamiento de la cabeza no es fijo e inmutable, nosotros debemos ir por esa pila de locos de la clase media y convencerlos de su mala educación, convencerlos de dejar esa droga que es la prensa sedicente, invitarlos a salir de su islita feliz que se hunde de a poco, ayudarlos a salir del mundo ilusorio y venir al mundo real a compartir con nosotros y a ayudarnos con el concurso de sus fuerzas a construir un mundo para todos, sin excepción.

Pero no puede faltar la autocrítica, y es que nuestra información acerca del socialismo debe ser sometida al más severo control de calidad, transformarla, depurarla y enriquecerla sea el caso porque sí nuestra información no se convierte en aprendizaje de la realidad, no serviría para un carajo.

La información se transforma en comportamientos, su percepción y el respectivo procesamiento no parece ser el mismo entre una persona y otra, inclusive univitelinos, algunos perciben intuitivamente y otros lo hacen de manera lógica así que eso debemos tenerlo muy en cuenta a la hora de llevar nuestro mensaje al pueblo, entre otras consideraciones aún más específicas de la comunicación. El enemigo lo sabe y lo está poniendo en práctica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El pantalón de jean

Alicia Susana Gómez (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Espera el atardecer apacible un invierno que acontece eterno. Siente curiosidad por conocer el lugar. Se arropa con el mismo tapado gris que la acompañó una treintena de años. Toma los colectivos y llega al parque. Observa en derredor. El silencio la abruma: No el murmullo de una paloma errante. Ni un coro de niños en juego. No la presencia de una voz humana. Atónita, se deja caer en uno de los bancos. Con sumo cuidado, extrae la prenda de su bolso. Las manos que exhiben sus venas dolientes, recorren el pantalón. Casi en una caricia, lo redescubre por infinita vez:

Por aquí, aquel grosor en la tela conque sus hilos cubrieron en las partes desgastadas. Más allá, los parches, a la altura de las rodillas. La cintura, que dio vuelta desafiando el derecho del revés con la máquina de pedal. En un bolsillo, el boleto del colectivo que llevaba a la facultad. Y aquel orificio, circular, simétrico, certero, que nunca remendó. Que se juró hacerlo el día que lo volviera a ver atravesar, de un salto, la verja del jardín. Con el dedo pulgar lo palpa midiendo el calibre que abortó el escape. Y la mancha roja. Roja tortura lenta. Roja caída, sobre los adoquines de la calle Independencia. “Nombre emblemático”, piensa. Fue lo único que le entregaron.

Con el mismo ritmo lento conque sus párpados se entrecierran, la va cercando la noche. Siente frío, pero se queda quieta. Reclina la cabeza sobre el respaldo. Sin apuro.

Comienza a amanecer. Es la hora en que la casa despierta. Cuando el aroma a pan tostado y café con leche debe invadir la cocina y la mecedora espera con lanas y agujas sobre el cojín. Pero ella permanece en aquel parque, para siempre o hasta nunca. En el rostro, tiene un esbozo de sonrisa. Y entre los brazos, parece sostener un cuerpo en arrullo.
En el Río, flota un pantalón de jean. Una gaviota que perdió el océano, vuela vuelos de muerte alrededor.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Octosílabo del adiós

Mallela V. Pérez Palomino (Desde Panamá. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Par de ojos enmarcados
En miradas de misterio;
Cutis limpio y bronceado,
Actitudes de hombre serio.

*

Labios besables y hermosos
Conteniendo perlas blancas,
Mejillas arreboladas
Luciendo un lunar de adorno.

*

Actitud de niño grande
Jugando a ser un adulto,
Ronca la voz hace gala
Del intelecto fecundo.

*

Esos ojos ¡Dios me libre!
Con hechizo o magia blanca,
Hipnotizan a quien mire
El fondo de esa mirada.

*

Dramatizan el semblante,
Los gestos y la postura
De un caballero elegante.
*

¿Pero qué tendrá tu adentro?
¿Qué pasará por tu mente?
¿Acaso tu aspecto externo
e interno sean diferentes?
*

El dulzor de esa sonrisa
Contrastan al entrecejo
Y al pasar, como la brisa,
Acaricia mis anhelos.
*
Polizón en mis vigilias,
Reacio intruso en mis pensares,
Navegante de quimeras,
Capitán de despertares.
*

Puede que seas distinto,
¿Tendrás sentimiento bueno?
Desplomas mi resistencia
Mientras repito “no puedo”.

*

¿Quién cumplirá tus deseos
Y saciará tu ansiedad?
Envidia juro que siento
si entregas felicidad.

*

Hoy día me has dado la espalda
Y me desgarra el dolor,
Decido levar las anclas
Y olvidarte por honor.

*

He prometido borrarte
Y quizás por si o por no
Guardaré fresco tu rostro
Como el día en que me flechó.

*

Volveré al tibio cariño
Del varón que siempre me ama,
Olvidaré los conflictos
Fingiendo que no fue nada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Roberto Bolaño: “Los sinsabores del verdadero policía”

Francisco Vélez Nieto (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)
Editorial Anagrama

La efervescente actualidad del escritor chileno Roberto Bolaño (1953-2003), aumenta por derecho propio con la reciente publicación póstuma de Los sinsabores del verdadero policía, una historia literaria dentro de línea compleja y palpitante de todo sus mundos en permanente gira con ese peculiar estilo de lo imprevisto e inverosímil, capacidad creadora para elevar tanto lo cotidiano como lo fabuloso con retratos de vidas complejas, personajes que se van colando sin llamar en la narración, intrusos espontáneos, trotamundos que retornan, que parecen iban pasando por allí por donde se está cociendo la historia y deciden auto invitarse para interpretar su papel. Y todo esto y más, sitúa a Bolaño en la cabecera de la lista de escritores latinoamericanos que alimentan a los lectores de esta “madre y madrastra patria” alcanzado su merecido espacio acogedor, a la vez que se suma más al 2666 y los Detectives salvajes acercándose en altura al genial a Cortázar, esto sin que la comparación – que no es la única- puede resultar odiosa.
Los sinsabores del verdadero policía es novela anegada de sexualidad con una amplia clasificación del mariconeo en el Parnaso poético- literario; según el lenguaje de cada cual sobre culos y otras metáforas del cuerpo y la mente. Todo esto teniendo en cuenta que Bolaño además de buen escritor es ya toda una leyenda que lo permite libertades por la originalidad y vitalidad del estilo narrativo. Así, que esta novela póstuma inició, su andadura llena vida literaria en los ochenta y según se afirma la terminó en 2003, siendo el propio Bolaño quien la definió como “enredo que no hay quien entienda”
Más no resulta nada difícil de entender si se ojea, por ejemplo, Rayuela de Cortázar y otros autores de la geografía de Bolaño (acá tenemos también a otros), algo que por vocación propia y libre de la fiebre que emana este literato, invita a disfrutar con esa escritura que atrapa en su carrera de salto de obstáculos, con los que muestra el desencanto natural que provoca de una sociedad que tiene menos de realidad que de pestilencia envenenadora.
Porque resulta que la ficción ha desplazado a la falsa realidad mediática que cada día nos empobrece más y más, por el espantoso mal olor de su inmenso estercolero. Y que este genial y desbordante escritor de lengua española que mucho bebió en España durante su permanencia en la “madre y madrastra”, del indiscutible Cervantes también incómodo y revolucionario literato que junto a otros de similar altura son fuentes en la que calmar su sed literaria para las sedientas plumas necesitadas de buen venero imaginativo.
Un encomiable hallazgo que la viuda del escritor, Carolina López que en la nota editorial al final del libro advierte como “La novela está integrada por tres escritos, Los sinsabores del verdadero policía” y “Asesinos de Sonora”, de 50 y cien páginas respectivamente, localizados en el ordenador el ordenador de Roberto Bolaño, y un escrito en parte mecanografiado en máquina de escribir eléctrica y en parte impresote desde el ordenador sin archivo informático, de 135 páginas”
Lo real, pues, el resultado que este descubrimiento que aporta un Bolaño en su más heterodoxo estado creativo, dentro de la heterodoxia de su narrativa, con personajes ya conocidos, esta vez manejados según criterios y experiencias por un interesante profesor llamado Almafitano viudo con una hija que tuvo de una exquisita compañera, a la que mantiene viva en su pensamiento, recordada con ternura y exquisitez poética hasta alcanzar el temblar de la belleza, contrastando la dulce nostalgia con las provocadoras circunstancias de la historia por donde tan rica variedad de personajes transitan al unísono de la homosexualidad tardía del protagonista. Todo dentro de “una escritura visionaria, onírica, delirante, fragmentaria y provisional”, como señala en el prólogo Masoliver.
Un Bolaño en su estado puro manteniendo su reconocida fama de gran fabulador no escatimando envolver en el mismo laberinto la violencia, el sexo, la corrupción y la derrota de una izquierda fracasada y degenerada, no sólo en el ideológico, que ya sería suficiente, donde lo poético, ritmo y lírica de la prosa, alcanza ribetes verdaderamente conmovedores. Es como la esencia del desencanto, la nostalgia atormentada de un tiempo vivido, maltratado y derrotado, que la memoria mantiene fresco para cuando llega el momento de acudir a él para oxigenarse de vivencias:

“Luego, si he amando, también he vivido” y poco importa que todo esto termine en esa agonía, no ausente de fino humor, siempre inconclusa, que atormenta a todos sus personajes, sean intelectuales, poetas atormentados, policía corrompidos, Dolores adolescentes violadas por generaciones, guardaespaldas sentimentales y matones sin destinos. Especies del mejor Bolaño que de por penúltima vez nos premia con sus fantasías literarias sobre la cruda y bella realidad de la existencia. Ojala queden por ahí otros escritos esperando su momento, siempre que al publicarlos, la calidad no deteriore al escritor ya consagrado que leemos y admiramos sin aditamentos mediáticos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: desde Santo Domingo, y con sabor a bachata… Juan Luis Guerra

BIOGRAFIAS Y VIDAS

Juan Luis Guerra Sijes nació en Santo Domingo, República Dominicana en 1957. Siendo el menor de tres hermanos, a los diez años aprendió a tocar la guitarra, aunque su afición no empezará a demostrarse hasta mucho después, a mitad de sus estudios de Filosofía y Letras que inició en 1975.

En 1980 Juan Luis Guerra marchó a Boston, Estados Unidos, para estudiar composición en el afamado Berkeley College Of Music, aunque debía volver periódicamente a su país para conseguir el dinero -trabajando en un canal de televisión- con el que pagarse su estancia en el país del norte.

En 1984 grabó por su cuenta el material que compondría el álbum Soplando, rechazado en un principio por la discográfica Karen, que sí aceptará un año más tarde los temas que aparecen bajo el rótulo de Mudanza y acarreo. En 1986 se editó el álbum Mientras más lo pienso, tú con cambios en la formación que habitualmente servía de respaldo a Juan Luis Guerra, Los Cuatro Cuarenta, en cuyo seno permanecía hasta entonces Maridalia Hernández, sustituida ahora por Marco Hernández. En su país se convierte en un ídolo, junto a Víctor Víctor (para muchos su maestro).

El tema Woman Del Callao (incluido en Mientras más lo pienso, tú) se editó en España y Juan Luis Guerra Y Los Cuatro Cuarenta realizaron su primera visita promocional a dicho país. Todo un éxito, en especial desde que Camarón incluyera su versión del tema Amor de Conuco (a dúo con Ana Belén) en su álbum Soy Gitano.

En 1990 ve la luz por fin en el mercado americano el LP Soplando y en España se edita Ojalá que llueva café y el recopilatorio Mosquito Coast. Mientras tanto, se publica en la República Dominicana Bachata Rosa (editado en España en 1991, marcando el punto más alto de su popularidad), con nuevos cambios en su grupo (Adalgisa Pantaleón sustituye a Mariela Mercado en las giras, aunque ambas seguirán presentes en sucesivas grabaciones).

Una grave enfermedad en la vista interrumpió la grabación del álbum Areito, que acabó siendo mezclado en Nueva York y cuyo tema El costo de la vida entró en el puesto número treinta y cuatro de la lista de singles de música latina de la revista Billboard. En enero de 1993 fue ya el álbum número cinco en ventas, según la misma publicación. Juan Luis Guerra fue presentado por todo lo alto en el Radio City Music Hall de Nueva York y se extendieron los rumores (desmentidos por sus posteriores trabajos) de sus intenciones de abandonar la música.

En 1998, después de cuatro años de silencio discográfico, Juan Luis Guerra reapareció con un nuevo trabajo con el título No es lo mismo ni es igual. En este su quinto álbum aparecen curiosos temas cargados de humor e ironía, como en Mi PC, una burla de la jerga informática en clave romántica; y otros con una fuerte carga de crítica social, como es el caso de El Niágara en bicicleta, en el que relata una historia de hospitales pobres. En poco más de un año llegaría su sexto trabajo, Colección romántica, un álbum recopilatorio de sus canciones de amor más populares: Bachatta rosa, Burbuja de amor, Estrellitas y duendes, Amapola, etc.

En octubre de 2004 apareció un nuevo disco de Guerra, ya sin los 4-40, titulado Para ti, un álbum en el que presenta once canciones completamente dedicados a alabar a Dios, toda vez que el cantante dominicano se había convertido previamente a la Iglesia evangélica. A pesar de este marcado acento religioso, y de que los ritmos están más cercanos al goospel que a las bachatas, merengues y salsas que le hicieran famoso, fue un completo éxito de ventas. Con La llave de mi corazón (2007) fue el gran triunfador en la gala de los premios Grammy Latinos.




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Égloga

Jorge Enrique Adoum (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Esta comarca limita con la sangre
y la abundancia. Cada día
pude hallar en el bosque iniciales
de martirio y hermosura y sobre
la triste arena del país descubierto
el rastro que fue dejando la violencia

Oh dulce día indígena enterrado,
puro territorio bajo el tiempo
y la ceniza: yo amaba al victorioso
general de bronce pero hay una historia
nueva entre la hierba, una voz
heroica que me llama a las raíces:

“Sobre mi provincia de paz y de sembrío
le cantaba a la leche de la luna,
a la grávida montaña; como una niña
protegía a la avena, la cuidaba del hielo
con mi cuerpo; las muchachas llevaban
audaz olor a perejil entre los senos
pero vosotros empezasteis la violencia
dijisteis: ya no es tuya la tierra.
¿No es mía?
¿No tiene mi rostro la patata?
¿No es mi título la espalda desgarrada
por la bestia? ¿No me entregó su múltiple
secreto la cabuya? ¿No es mío el sitio
donde me sedujeron los helechos?
Aquí nací llorando la llovizna
y he sembrado en el surco con mis dientes;
bajo el arenal está mi territorio
donde vive mi padre añadiéndole
un pétalo a cada rosa que se quiebra.
La semilla no es sino mi goterón
endurecido, mi lengua hiere el brutal
tabaco sin misericordia. Tu pusiste
mi nombre en el arroz: toca, entonces,
mis yemas, toca mi rostro que he golpeado
contra tu propiedad y la mazorca
de granizo. Prueba mi sangre, su sabor
de castigo en la fruta que abres
como a una mujer bajo la luna.
Todo lo que tienes a mí me estás quitando:
porque sembré y no fue mía la cosecha,
porque cuidé tu viña y no gotearon
en mis manos los racimos, tampoco
tuve el agua y la tierra conquistadas:
Soledad y pajonal, víbora y destrozo,
látigo y sequía estaban destinados
a matarme. Alimenté al ganado
y no tuve ración en su comida.
Pero sé del suelo la dimensión exacta
que será reconquistada a tu violencia
¿No es mío acaso el sitio
donde me han matado tanto?”

Ahora estoy seguro de mi culpa,
ya conozco mi república de hierbas y prodigio.
Yo iba como un ciego, llamando con mi bastón
a su sal y su neblina, pero me encontraron
el héroe y el profeta: porque
ésta es la única historia de la tierra.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Un imperio puede cambiar de color y piel

Juan Alonso (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Si se lo mide con los índices acordados en el sistema
el imperio washingtoniano va a la decadencia

Debe a China y el mundo
tiene cada vez menos industrias
la clase rica engulle sorda el dinero de los que trabajan
su gente busca un circo de consumo que empobrece

Pero no ha perdido todo
hay que recordar que las víboras cambian de piel
para continuar su depredación

Si el país de las monedas en la calle Wall es imaginado en otro plan
se puede ver que emerge de su caída en las alas de un halcón

Resurge porque fabrica más y mejores armas
está libre de escrúpulos para bombardear escuelas
puede robar ecosistemas como si fueran de nadie
es maestro en el arte de engatusar y censurar

Si ayer encantaba con chucherías insostenibles
mañana puede que recurra a la militarización del globo

Autor imagen: Carlos Latuff

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los sueños libres de Lumumba y Luther King

Daniela Saidman (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Ellos representan dos historias de vida que son ejemplo en las luchas por conquistar la libertad y la igualdad de los pueblos.


Fue un 17 de enero de 1961, en Katanga, cuando lo asesinaron y desaparecieron su cuerpo, como si hubieran querido también acallar su palabra, sus ideas, su mirada, el tacto de las velas con las que quiso navegar libre, con las que soñó una tierra diferente, más justa, más humana. Patricio Lumumba (Sankuru, Congo, 2 de julio de 1925) sigue siendo un estandarte elevado a los vientos y a los sueños de la libertad que nacen de las entrañas de todos los pueblos.

Anticolonialista y nacionalista, Lumumba fue el primero en ocupar el cargo de Primer Ministro de la República Democrática del Congo en 1960, tras conseguir la independencia de este Estado de la tutela belga. Dicen que fue precisamente su discurso pronunciado en la ceremonia de independencia de su país, en presencia del rey de Bélgica, cuando lo sentenciaron. Lumumba esgrimía que las atrocidades vividas no debían olvidarse, sino que tenían que permanecer en la memoria como un fuego capaz de incendiar para siempre las desigualdades y la esclavitud. “De esta lucha de lágrimas, fuego y sangre estamos orgullosos hasta las raíces más profundas de nuestro ser porque fue una lucha noble y justa, absolutamente necesaria para acabar con la infamante esclavitud que nos fue impuesta por la fuerza. Este fue nuestro destino durante los ochenta años de gobierno colonial; nuestras heridas están aún demasiado frescas y son todavía muy dolorosas para permitirnos borrarlas de nuestra memoria”.

La muerte de Lumumba está relacionada con el imperialismo y el neocolonialismo de las potencias occidentales, esas que siempre han pretendido y pretenden hacer de África su patio trasero, igual que hacen con el resto del mal nombrado tercer mundo. Porque resulta que el Congo no es un país pobre, sino que es una de las geografías más ricas del mundo en recursos naturales, convergen en ella diamantes, recursos vegetales, oro, uranio, cobre, cobalto, radio, zinc, hasta coltan, uno de los más estratégicos materiales que se utilizan en las nuevas tecnologías. Algunos reportes de las Naciones Unidas señalan que en la guerra que vive el Congo hoy, el coltan es la verdadera razón de la tragedia.

A Lumumba lo asesinaron, es cierto, pero sigue vivo, sigue siendo luz y abrazo infinito para todas aquellas y aquellos que luchan por eliminar las desigualdades y conquistar la paz y la libertad auténticas. Fue hace poco, en 2002, cuando el gobierno belga reconoció su responsabilidad en el asesinato de Lumumba, aunque continúa negándose a investigar a profundidad lo sucedido.

Su muerte, como la de todas las mujeres y hombres imprescindibles de la historia de los vencidos, de los más que menos tienen, se transformó en un símbolo de la resistencia. Y su rostro y sus palabras son una trinchera de lucha, una bandera que ondea en las batallas por la libertad en África y en cualquier rincón del mundo.

Tengo un sueño


“Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad” decía soñando Martin Luther King (Atlanta, 15 de enero de 1929 – Memphis, 4 de abril de 1968), en Washington, el 28 de agosto de 1963.

A este otro soñador, también negro y también libertario, lo asesinaron. No ya en los confines de África sino en Estados Unidos. Fue condecorado con el Premio Nobel de la Paz en 1964. Pastor de la iglesia bautista, fue líder y fundador del Movimiento por los derechos civiles para los afroamericanos.

Hace apenas cincuenta años atrás, sobre todo el sur de los Estados Unidos se caracterizaba por la violencia que se ejercía contra los negros. Ese racismo tan arraigado provocó en 1955 la muerte de tres personas: Emmett Till, un adolescente de 14 años; el pastor activista George Lee; y el militante de los derechos civiles Lamar Smith. Por eso, el 1 de diciembre de 1955, cuando Rosa Parks, una mujer negra, fue puesta en prisión por haberse negado a ceder su puesto en un autobús a un hombre blanco, violando así las leyes segregacionistas de Montgomery, Luther King inició un boicot de autobuses. Durante esa campaña fue arrestado y su hogar atacado con bombas incendiarias. Luego de casi un año, la Corte Suprema de los Estados Unidos, en noviembre de 1956, declaró finalmente la ilegalidad de la segregación en los autobuses, restaurantes, escuelas y otros lugares públicos.

Largos años de lucha en los que Luther King enarboló siempre las banderas de la no violencia, lo condujeron en 1967 a organizar una campaña a favor de los pobres con el objetivo de alcanzar la justicia social. Se trataba de eliminar la pobreza, analizando su origen y no restringiéndose sólo a la defensa de los afroamericanos. Al igual que Lumumba fue calificado de comunista y por lo tanto objeto de interés de la administración estadounidense de esos años.

Fue a finales del mes de marzo de 1968 cuando Martin Luther King se desplazó a Memphis, Tennessee. Y el 04 de abril, a las seis y un minuto de la tarde cayó abatido por las balas.

James Earl Ray el presunto asesino fue arrestado en 1969 y aunque se declaró culpable se retractó después y confesó una conspiración. En 1997, Dexter Scott King, hijo de Martin Luther King, se entrevistó con Ray y apoyó públicamente los esfuerzos de éste para conseguir un nuevo juicio. Dos años después la viuda de Luther King ganó un proceso civil en contra Loyd Jowers y otros conspiradores. En diciembre de 1993, Jowers había aparecido en Prime Time Live de ABC News revelando detalles de una conspiración que implicaba a la mafia y al gobierno para asesinar al líder de los derechos civiles.

DOS HÉROES, DOS TIEMPOS, EL MISMO MUNDO

La convicción de sus ideas, la entereza de sus gestos y el aplomo de sus pasos serán siempre ejemplo de la vida entregada en la edificación de sociedades más justas, más solidarias y más libres. Con ellos hemos aprendido lo que significa a dar la vida por la vida, porque ellos son fértiles semillas que florecerán en todos los presentes que habremos de hacer nacer juntos.

Voces

“Ninguna brutalidad maltrato o tortura me ha doblegado porque prefiero morir con la cabeza en alto, con la fe inquebrantable y una profunda confianza en el futuro de mi país, a vivir sometido y pisoteando principios sagrados. Un día la historia nos juzgará, pero no será la historia según Bruselas, París, Washington o la ONU, sino la de los países emancipados del colonialismo y sus títeres”.

Patricio Lumumba (fragmento de la carta escrita a su esposa e hijos pocos días antes de su muerte)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cine - “The Fighter”: Siete nominaciones al Oscar desde un ring

Jorge Zavaleta Balarezo (Desde Pittsburgh, Estados Unidos. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

“The Fighter”, dirigida por David O. Russell (autor de “Tres reyes”, comedia “negra” sobre la guerra del Golfo), y nominada al Oscar este año, aspira a presentarse como una muestra de cine independiente y ello se transmite de inmediato en su estética que acude a las granulaciones densas y tonalidades poco cargadas como a las tomas que siempre parecen estar “un poco más adelantadas”. Así, asistimos al desarrollo de la historia sobre "Irish" Micky Ward (Mark Wahlberg), un boxeador norteamericano que en los años 80 llegó a optar el título mundial. Pero en verdad quien se luce y quien aparece muy delgado en este performance es Christian Bale, a estas alturas más identificado con el rol de Batman que Christopher Nolan le ha otorgado en las películas sobre el “hombre murciélago”. Bale le da vida a Dicky, medio hermano de “Irish”, y es otro merecido candidato al Oscar por este rol tan categórico que desarrolla.


La narrativa de “The Fighter” es inusual y al mismo tiempo nos cuenta dos historias: la de “Irish” y la de Dicky. La del primero es una de consagración profesional, no exenta de sacrificios y aunque nunca pueda dejar de lado a su madre y a sus numerosas hermanas que hasta se enfrentan a la bella y carismática Charlene (Amy Adams), quien hace de la novia de “Irish”, y que como en pocas películas de boxeo, anima al luchador en todo momento de su carrera. La otra historia, y la más trágica y verista, es la que protagoniza Bale, ex boxeador, y que tiene que ver con su dependencia de los narcóticos, los escándalos que causa en el vecindario o su propia temporada en prisión que, al final, parece contribuir al hallazgo de un nuevo “sentido” en su existencia.


“The fighter” es una película de marcado tono realista. Aquella escena en el bar, cuando “Irish” y Charlene se conocen, mientras en el fondo suena “Sara Smile”, una balada de Daryl Hall y John Oates de 1976, revela cómo los afectos y las cercanías surgen naturales en la película, marcando instantes decisivos. “The fighter” tampoco es una historia de ascenso y caída ni trae consigo una rémora moralista. El triunfo, si se alcanza, al final será obra conjunta de los hermanos, a veces distanciados por la incomprensión de la duda y el temprano fracaso existencial. Christian Bale luce esos ojos dislocados y disparejos, una gorra y una camiseta mientras se decide él mismo a dirigir a su hermano, sacrificándose en medio de todas las condiciones marginales y hasta abyectas en que sobrevive.


No se trata entonces ni necesariamente de una película de aprendizaje. Es un filme sobre la rutina de los entrenamientos, los sinsabores, los primeros triunfos y derrotas en el ring, la experiencia de saberse humanos y querer conquistar lo imposible. En todos esos registros, representando cada uno de ellos con una gran soltura, Christian Bale aporta lo mejor de sí, su táctica como preparador físico parece imitar su propia técnica de gran actor.

Se dirá que “The fighter” es una cinta morosa y que cae en un permanente sinsentido. Lo primero no siempre es cierto, la cinta parece desmoronarse a ratos desde sus propios momentos de crisis y subyace a ella esa idea de que nunca está comenzando realmente, como si la historia que narra se contara a ratos con entusiasmo y efectividad y en otros momentos sólo se cayera en ese desencanto que persigue a sus protagonistas. Sobre el “sinsentido”, la verdad es que representa la peculiar “filosofía” de Bale, el saberse fraternalmente unido a “Irish”, la obligación que siente por acompañarlo, el no querer abandonarlo todo a pesar de las trampas que le pone la vida, como zancadillas que hieren sus emociones e instintos.


Con todo, la película de David O. Russell es asimismo un examen de conciencias personales, la constatación de un periodo en la vida de unos personajes marginales que de pronto cobra un sentido más allá de cualquier sueño. Por eso los instantes celebratorios del combate final dicen mucho acerca de esos objetivos que se alcanzan tras una pelea que no sólo ha sido como las que “Irish” protagoniza entre las cuerdas sino que involucra a amigos y familiares para quienes se abre el camino de una definitiva redención. Claro que la principal figura en esta nueva etapa es el propio Bale, quien nunca abandona a su hermano y que, más allá del frenesí o los improperios, impone su propia visión de la vida. Una vida maltratada y doliente, la de un luchador, él también, al que ya no parecían quedarle tiempo ni oportunidades para más. Con Mark Wahlberg, Christian Bale conforma una pareja estupenda en este filme que llama poderosamente la atención por su eficacia y originalidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: “La familia presidencial” (1957), de Fernando Botero

EL PODER DE LA PALABRA


Fernando Botero es pintor, dibujante y escultor colombiano en el que la monumentalidad, el humor, la ironía y la ingenuidad se combinan con un admirable dominio del oficio y gran talento. Nacido en Medellín en 1932, inicia su actividad artística en 1948 como ilustrador del periódico El Colombiano, al tiempo que participa en su primera exposición conjunta -Exposición de Pintores Antioqueños- Medellín 1948. Tres años más tarde se traslada a Bogotá y celebra su primera exposición individual (Mujer llorando, 1949). En 1952 viaja a España y sigue estudios en la Academia de San Fernando de Madrid, al tiempo que asiste al Museo del Prado donde estudia y copia la obra de Diego Velázquez y Francisco de Goya. Entre 1953 y 1955 viaja a Francia, Italia y estudia en Florencia pintura al fresco, tras su regreso en 1955, permanece un año en Bogotá (donde su obra no tuvo buena acogida), otro año en México (conoce a Rufino Tamayo y José Luis Cuevas) y en 1957 visita Estados Unidos. Allí celebra su primera exposición individual en la Pan-American Union de Washington. A los 26 años es nombrado profesor de pintura en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Bogotá. En 1960 se instala en Nueva York y en 1973 fija su residencia definitivamente en París. En principio sus obras revelan cierta admiración por el muralismo mexicano y la pintura del renacimiento italiano (Partida, 1954), pero más tarde estas influencias van desapareciendo en favor de un personalísimo estilo, en el que las figuras engordan y se deforman hasta cubrir en buena parte el lienzo (Prelado, 1959).

Los cuadros de esos años denotan la influencia del surrealismo. La historia del arte (Autorretrato con Luis XIV visto por Rigaud, 1973), la vida burguesa (Escena familiar, 1969), la cultura colombiana (Baile en Colombia, 1980) y los personajes históricos (Luis XIV y María Antonieta en visita a Medellín, Colombia, 1990) constituyen a lo largo de su carrera las principales fuentes de inspiración, de una dilatada y variada producción en la que abundan paisajes, retratos y escenas costumbristas. Sus primeras pinturas muestran una pincelada suelta y concreta, pero poco a poco ésta se empasta, al tiempo que las perspectivas y las figuras se hacen arbitrarias en función de la importancia que tengan en la representación. Óleo, acuarela, pastel, sanguina o lápiz son manejados con gran destreza a lo largo de su obra.

Botero emplea la gordura como base de una cariñosa burla para comentar ciertos aspectos de la vida (La alcoba nupcial, 1958). A partir de 1960, lleva a cabo entre su variada temática una serie de obras en las que parece rendir tributo a los grandes maestros de la pintura universal como Mona Lisa a los doce años (1959), Rubens con su esposa (1965) o Autorretrato según Velázquez (1986). Su afición por los toros le lleva en la década de 1980 a dedicarse casi en exclusiva a este tema (La pica, 1984, El quite, 1988). La misma voluptuosidad e ingenuidad que caracteriza su pintura se encuentra en la escultura, cuya producción se inicia en París en 1973. Se trata en su mayor parte de figuras y animales de tamaños grandiosos y desproporcionados de gran singularidad (Venus, 1977, Perro, 1981, Soldado romano, 1986, Mujer a caballo, 1991), realizados en bronce, mármol y resina fundida. En 1992 Montecarlo y los Campos Elíseos de París acogieron una Exposición de Escultura Monumental, y el Gran Palais (París) otra sobre toros, La Corrida. El tratamiento exagerado en sus proporciones de la figura humana es hoy una de las características inconfundibles de su obra, que ha sufrido pocas variaciones desde sus comienzos. En la actualidad vive entre París, Nueva York y Bogotá.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.