viernes, 18 de febrero de 2011

La chispa de Cartago

María Eugenia Eyras

Mao Tse Tung advirtió una vez: “Una sola chispa puede incendiar la pradera”.

En Túnez, la antigua Cartago, esta chispa ha sido la autoinmolación de Mohamed Bouazizi, de 26 años, quien se roció con gasolina en la plaza principal de la ciudad y luego se prendió fuego el pasado 17 de diciembre.

A pesar de su diploma universitario, Mohamed se veía obligado a vender fruta y verdura con un carrito ambulante para sustentar a su familia de varios hermanos. Cuando la policía le prohibió este tipo de venta, le quitó la mercadería y lo golpeó, el joven apeló a la suprema protesta.

Con graves quemaduras, agonizó en el hospital durante dos semanas. Cuando falleció el 4 de enero, su sacrificio había precipitado la caída del gobierno tunecino, cuyo régimen autoritario había durado más de 23 años.

El 14 de enero, Zine al-Abdine Ben Ali, hasta entonces presidente de Túnez, se vio obligado a huir a Arabia Saudita, convirtiéndose en el primer presidente del mundo árabe derrocado por una revuelta popular.

Mohamed Bouazizi había logrado un objetivo tal vez ni soñado: derrocar al régimen y convertirse en un símbolo para todo el mundo árabe. La chispa de su sacrificio, avivada por bloguistas y activistas que se comunicaban y convocaban a manifestaciones a través de internet y de las redes sociales, desembocó en una ola generalizada de protestas por el desempleo y la corrupción que azota a Túnez. Rápidamente, este tipo de protestas se está extendiendo ahora a Arabia Saudita, Marruecos, Sudán, Egipto, Mauritania y Argelia, donde no sólo se han producido inmolaciones sino también manifestaciones multitudinarias.

Dos factores hasta hoy desconocidos en la cultura árabe, el suicidio y la libertad de expresión, están generando este fenómeno inesperado. Desde las mezquitas los imanes recuerdan a sus fieles musulmanes, durante los sermones de los viernes, la prohibición de quitarse la vida que les impone su fe. Inmolarse como acto de protesta, hecho hasta ahora inédito, ha prendido como el fuego en un reguero de pólvora, entre los ciudadanos descontentos que son la mayoría.

Aquellos que han apelado a este autosacrificio brutal y definitivo como acto de denuncia (como lo hicieron los monjes budistas durante la ocupación de Indochina, o el estudiante checo Jan Palach cuando la represión rusa en su país) en numerosas ocasiones han alcanzado sus objetivos de torcer el curso de los acontecimientos. Oriente Medio, hasta ahora adormecido bajo el yugo de gobiernos autoritarios, comienza a despertarse y a pedir justicia y democracia para la región más explosiva del planeta. Oriente Medio, hasta ahora adormecido bajo el yugo de gobiernos autoritarios, comienza a despertarse y a pedir justicia y democracia para la región más explosiva del planeta.

Muchos peligros la acechan, siendo los dos más notorios el caos y el islamismo radical, ya que, habiendo surgido la rebelión de manera espontánea entre los ciudadanos disconformes, la oposición a estos regímenes carece de líderes que la conduzcan.

Mohammad Momani, profesor de la universidad jordana de Yarmuk, previene: "Los fundamentalistas tienen tendencia a prosperar en las fases de crisis con el mensaje de que todo va mal y de que ellos representan la única solución".

La volcánica región parece, en estos momentos, libre también de cualquier tipo de control por parte de Occidente. Estados Unidos, el Gran Hermano, se encuentra virtualmente ausente de su escenario. El Banco Mundial, por su parte, afirmaba hace nueve meses: “Túnez expande su economía y crea empleo”, ajeno como siempre a la cruda realidad tunecina de pobreza, desempleo y falta de oportunidades, y amigo como siempre de las dictaduras que se muestran benévolas con los intereses neoliberales.

Tal como solían afirmar Franklin D. Roosevelt de Anastasio Somoza o Henry Kissinger de Augusto Pinochet: “Es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”…

Hace casi 3.000 años, en el 814 c.C., la ciudad de Cartago fue fundada en el actual territorio de Túnez por Elisa (ó Dido), princesa fenicia hermana del rey Pigmalión de Tiro.

Elisa, huyendo de la tiranía ejercida por Pigmalión, se refugió en Cartago, donde terminó apuñalándose y arrojándose a una pira funeraria, con el fin inclaudicable de preservar su libertad.

La historia, en su infinito girar, nos devuelve a veces al punto de partida.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El intelectual malvado de ciudad

José Martínez Sánchez (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La idea viene de Víctor Hugo, el poeta “más vigoroso y popular de Francia”, como lo veía el también creador y crítico literario Charles Baudelaire. El autor de “Los miserables” había advertido la presencia del intelectual malvado de ciudad y su influencia retrógrada para el desarrollo de la cultura en medio de la injusticia social y el enriquecimiento acelerado de comerciantes, clérigos y financistas, a lo que oponía un discurso filosófico en defensa de los desamparados de la tierra. Pero, ¿de qué individuo nos habla? Al situar el personaje, no siempre de origen noble, podemos formarnos una idea de ese intelectual cortesano destinado a entretener a las minorías semiletradas, en la mayoría de los casos llegado a más gracias a su habilidad para abrirse paso a codazo duro contra sus contemporáneos, cumpliendo así una doble misión: por un lado, la de hacer el papel de bufón en las cortes, donde no faltarán las prebendas burocráticas y el aprecio de los señores, si es obediente y no incurre en el desmán de ir contra la corriente. En segundo término, la de servir de muro de contención a otros artistas e intelectuales que, poseedores de un talento natural y una manera de concebir el mundo desde la complejidad propia de un nuevo orden que habrá de ser instaurado en la diversidad de lo existente, sobreviven a las inclemencias de la vieja sociedad.

La Francia del siglo XIX, desde luego, abunda en casos de miseria y exclusión. No en vano tantos poetas y escritores de la época contribuyeron al derrumbamiento de una moral caduca y sentaron las bases para un ser diferente en todos los campos de la actividad artística. No en vano, decimos, el mundo entero fue testigo del alzamiento espiritual propiciado por los manifiestos de vanguardia y la reacción cada vez más probada de artistas e intelectuales contra la sociedad de consumo, acostumbrada a trocar el “objeto cultural” en un modelo de ganancia y mediocridad general, como lo demuestran ahora los mercados del behaviorismo institucionalizado.

¿Cuál es la acción visible de ese intelectual malvado de ciudad, situado en la actual coyuntura histórica, más concretamente en nuestros países dependientes? El hecho cierto de que existe una “cultura oficial”, limitada por tanto a fenómenos como el burocratismo y la corrupción, y en consecuencia antidemocrática, confirma la presencia del bufón en instancias propias del aparato gubernamental. Poetas, escritores, historiadores, amanuenses, planificadores, comunicadores, columnistas, gerentes y demás similares trabajan sin medida con el fin de mantener aceitados los mecanismos de poder. Por fuera quedan las cenicientas, esos “negros” de pluma alquilada que, por unos cuantos pesos, maquillan el falso talento de sus protectores. Los primeros podrán escribir poemas y publicarlos en libros de tapa dura y con excelente diseño, pero jamás accederán a la verdadera poesía. Como se sabe, ésta involucra eficazmente la actitud humana y el sueño milenario del hombre. Tampoco los genocidas disfrazados de poetas hallarán lugar en el arte. Ni el supuesto “genio” de Nerón podrá salvarlos del precipicio de la historia. Ellos, más que cualquiera otro intelectual malvado de ciudad, fabrican día a día su propio sarcófago, sobre todo porque una de sus peculiaridades es la falta de sensibilidad para reconocer la grandeza del hombre, su arrojado vigor al sobreponerse a los desastres originados por una plutocracia insaciable en nuestras economías subsidiarias. Por lo bajo languidece el figurón ingenuo, mezcla de vedette y geniecillo local, ávido de macartismo y narcisodependiente.

Entre las características de un escritor genial está la capacidad de bucear en su tiempo los reductos de putrefacción que habrán de alimentar a la sociedad venidera y, abriendo el espectro, a toda la humanidad. En esto consiste su naturaleza visionaria, la apuesta contra un medio del que no puede ser afirmación sino oposición inevitable. Víctor Hugo así lo comprendió. Por eso su vigencia en estos tiempos de penuria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Poeta libertario: José Martí vive en el presente de Nuestra América

Daniela Saidman (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

El cubano infinito, el poeta de los versos sencillos, el periodista hondo y crítico, es una de las voces más necesarias, de esas a las que hay que volver siempre para no olvidar nunca.

Está más vivo que nunca. Tiene en los ojos el mirar de las palmas y en la voz un poema. Sus manos saben de la siembra que germina en los andares del mundo, en los pasos de los pueblos que cabalgan la historia a lomo de esperanzas y sueños. Y es que José Martí (La Habana, Cuba, 28 de enero de 1853 – Dos Ríos, Cuba, 19 de mayo de 1895) vive prendido en cada arcoiris y en cada voz que enarbola una bandera libre y latinoamericana en esta tierra que florece de mañanas.

“Le está naciendo a América, en estos tiempos reales, el hombre real” sigue diciendo hoy el prócer cubano, en un texto que a pesar de haber sido escrito en 1891, tiene la vigencia de los tiempos presentes. Se trata, de Nuestra América, páginas donde Martí dibujó la América en Mayúsculas como una utopía necesariamente realizable. Voz comprometida de la gesta de Independencia de Cuba y de la América toda, José Martí, dibujó con palabras la geografía en la que los cantos originarios se entrelazan con la sangre de las heroínas y héroes sembrados en las luchas libertarias de los países de Latinoamérica y el Caribe.

El cubano infinito, el poeta de los versos sencillos, el periodista hondo y crítico, es una de las voces más necesarias, de esas a las que hay que volver siempre para no olvidar nunca.

Luego de una juventud marcada por las artes y las rejas, José Julián Martí Pérez fue deportado a España, en 1871. En las universidades de Madrid y Zaragoza cursó estudios para licenciarse tiempo después en Derecho Civil y en Filosofía y Letras. De España a París y Nueva York, José Martí llegó finalmente a Veracruz el 8 de febrero de 1875. Precisamente en México entabló relaciones con Manuel Mercado y conoció a Carmen Zayas Bazán, la cubana de Camagüey que sería su esposa.

En 1877 y luego de un breve paso por su Habana natal, en la que estuvo de incógnito, se estableció en Guatemala, donde impartió clases de literatura e historia de la filosofía, en la Escuela Normal Central. Ese mismo año volvió a México para contraer matrimonio con Carmen el 20 de diciembre de 1877. Pero regresó a Guatemala a inicios de 1878.

Al concluir la llamada Guerra del 68, Martí retornó a Cuba el 31 de agosto de 1878, para fijar su residencia en La Habana. El 22 de noviembre de ese mismo año nació José Francisco, su único hijo a quien le dedicó buena parte de su obra literaria. Comenzó sus labores conspirativas figurando entre los fundadores del Club Central Revolucionario Cubano, del cual fue elegido vicepresidente en marzo de 1879.

Debido a un levantamiento que se produjo en las proximidades de Santiago de Cuba, entre el 24 y el 26 de agosto de ese año, Martí fue detenido y deportado nuevamente a España.

El Martí de la prensa

Fue precisamente entre los años 1880 y 1890 cuando Martí alcanzó renombre en la América, debido a su palabra incendiaria y comprometida que plasmaba en artículos y crónicas, que desde Nueva York se publicaban en periódicos como La Opinión Nacional, de Caracas; La Nación, de Buenos Aires y El Partido Liberal, de México. Por estos años llegó a Venezuela (20 de enero de 1881) donde fundó la Revista Venezolana, de la que pudo editar sólo dos números.

Su tarea de revolucionario y militante de la ternura fue siempre una premisa. El fue un poeta de hojas sabias y acciones valientes. Trabajó por la organización popular y revolucionaria que hiciera posible la liberación cubana de la España colonial.

Colaboró activamente con Maceo y Gómez Báez en el diseño de un plan insurreccional contra la corona española, redactó las bases y los estatutos del Partido Revolucionario Cubano (1892) y creó el periódico Patria, órgano oficial del Partido.

Vida y palabra

Como poeta y ensayista este cubano trascendental escribió entre otros libros de poemas Ismaelillo (1882), Versos sencillos (1891), Versos libres y Flores del destierro. Algunos de sus ensayos más leídos son El presidio político en Cuba (1871) y Nuestra América (1891), aunque es importante resaltar que su obra epistolar, por lo general bien apreciada literaria y conceptualmente, fue extensa y aún hoy da luces de su pensamiento emancipador.

Martí fue precursor del modernismo en América junto a escritores como Manuel González Prada (Perú), Rubén Darío (Nicaragua), Julián del Casal (Cuba), Manuel Gutiérrez Nájera (México), Manuel de Jesús Galván (República Dominicana), Enrique Gómez Carrillo (Guatemala) y José Asunción Silva (Colombia), entre otros.

Su vida toda, sus sueños, sus ganas, la mirada del mundo y sus pasos, todo en él está presente y estará siempre. Por eso Silvio, ese otro cubano infinito, lo canta como un ángel y lo dibuja en las cuerdas de una guitarra que sonríe cuando su nombre vibra, porque él es llama encendida, fuego fundamental de la historia de Nuestra América. “Se lanza un ángel de la altura, caída libre que da frío. La orden de su jefatura es descender hasta Dos Ríos. Es diecinueve y también mayo, monte de espuma y madre sierra, cuando otro ángel a caballo cae 'con los pobres de la tierra'".

Nuestra América (fragmento)

“Ya no podemos ser el pueblo de hojas, que vive en el aire, con la copa cargada de flor, restallando o zumbando, según la acaricie el capricho de la luz, o la tundan y talen las tempestades; ¡los árboles se han de poner en fila para que no pase el gigante de las siete leguas! Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes. (…)

El buen gobernante en América no es el que sabe cómo se gobierna el alemán o el francés, sino el que sabe con qué elementos está hecho su país, y cómo puede ir guiándolos en junto, para llegar, por métodos e instituciones nacidas del país mismo, a aquel estado apetecible donde cada hombre se conoce y ejerce, y disfrutan todos de la abundancia que la Naturaleza puso para todos en el pueblo que fecundan con su trabajo y defienden con sus vidas. El gobierno ha de nacer del país. El espíritu del gobierno ha de ser el del país. La forma de gobierno ha de avenirse a la constitución propia del país. El gobierno no es más que el equilibrio de los elementos naturales del país”.

José Martí (publicado en La Revista Ilustrada de Nueva York, 10 de enero de 1891. Y en El Partido Liberal, México, 30 de enero de 1891).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Canto de amor al niño tarefero

Nechi dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Es pequeñito, tiene sus ojos tan tristes
como esperanza abortada por decreto.
En la ciudad encandilada por luces de neones
encontró su escondite, una bandada
de ángeles huyentes
de aquella realidad obscena, lacerante.
El niño empieza su tarea entre las hojas
como duende extraditado de los campos a destiempo,
condenado por un dios incompetente.
Como cíclope emergiendo del fondo de la tierra,
eclipsándole el calor al sol ardiente,
el niño tarefero cava la tumba de su infancia
a un costado reseco del camino.
El niño sale a quebrar, casi quebrado,
las hojas verdes, en los yerbatales.
Hambreado, carga fardos de dolor en sus espaldas,
mientras ara los rastrojos del olvido
que lo arrastran a los brazos de una muerte
incipiente, evitable, descarnada.
El sol desbrilla avergonzado en las mañanas
montado sobre el firmamento del escarnio.
Sobre un cielo de luto que se traga las lágrimas
haciendo que el llanto muera en las gargantas tibias
de la nada.
Entre las nervaduras de la caá*, trabaja el niño,
devorado por un rayo de atropellos,
controlado por los ojos del capanga*
que no le pierden pisada.
Canta canciones de cristal, el niño en la tarefa,
apenas , horas antes de su muerte.

*Caá: en guaraní hierba o planta que se utiliza para el mate en varios países suramericanos.
*Capanga: capataz.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Muerte, comida y ritual

Ramiro Delgado Salazar (Desde Antioquia, Colombia. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Los muertos son vivos de otros mundos

Proverbio africano

A mi mamá, mujer que me introdujo al universo de la comida.
A la presencia de los diversos espíritus de todos nuestros antepasados, que me permitieron acercarme tanto de la vivencia de la muerte familiar, hasta el acercamiento a esta en diversos contextos colombianos.
A los Iran, expresiones ancestrales africanas del mundo de las creencias, que en Guinea-bissau me invitaron a una ceremonia del choro o celebración última luego de la muerte.
A mis amigos y amigas mexicanos que me introdujeron en la vivencia del Día de Muertos, lleno de comidas, de ofrendas y consumos.
Testimonios sobre el ritual de la muerte y sus relaciones con la comida – relatos etnográficos con especial alusión al mundo culinario que circula alrededor de la muerte y que implica una estructura social de relaciones, deberes y derechos en función de la relación fundamental del ser humano: la vida y la muerte.
Muerte – rituales a su alrededor – momentos del ciclo vital – procesos que nos llevan de un lugar a otro: contextos de paso – transición - liminalidad – fronteras – ser – no ser: nuevo ser.
África – Afro Colombia: Chocó – pacífico, cristiano, indígena: México – Colombia
Transformación – esencias – comensales alrededor de la muerte: Ayer- Hoy.

Desde diversas miradas que hagamos alrededor de los cementerios como patrimonios de la humanidad, tenemos una profunda y contundente reflexión central alrededor del tema de la muerte, de esa muerte tanto fisiológica como cultural en la que siempre hay diferentes contextos en los que el referente de la comida, tiene su lugar. La muerte abre a su vez la permanente combinación con el contexto de la vida, como momentos diferentes, es decir se hable de vida y muerte y en ambos la comida está presente. El proverbio africano plantea de forma central la idea de los muertos como vivos de otros mundos, desde el cual se sigue la idea del alimento para los muertos, pues esencialmente no son muertos, como referente de no existencia e irrealidad, sino que son vivos y tienen que comer, se tienen que alimentar.

Religión, muerte y comida forman una serie de referentes articulados que están anclados en la historia de cada sociedad. Las diversas religiones de la humanidad siempre han codificado la relación entre los alimentos y la muerte, han construido ejes de edad, género, oficio para ver la comida que acompaña los diversos rituales fúnebres, que siguiendo Vincent Thomas (1) al hablar sobre culturas africanas enfatiza lo profundo o central que es este momento, su relevancia su valor.

Se puede decir en cierto sentido que los funerales negro-africanos constituyen una verdadera renovación de la sociedad. Estamos en presencia de un drama que conmueve a los diversos actores, y del cual participa todo el linaje, el poblado entero (niños incluidos)... y que puede durar desde un día a una semana. (1993: 320)

Desde diversos ángulos, la muerte es un momento de conmoción social y simbólica, en esa relevancia, es un evento de índole colectiva, plural, en el que se revive el sentido de pertenencia a un contexto particular. Desde esta mirada, la muerte reúne, reencuentra, reafirma lazos, convoca de forma comunitaria y, en ese sentido, de una participación plural, y de unas referencias simbólicas, la comida tiene un lugar central. Ese amplio proceso de ceremonias colectivas alrededor de la muerte demanda la presencia de la comida para compartir con los que han llegado a acompañar la parentela, pero de forma bien significativa tiene lugar la comida que está relacionada con el muerto o la muerte, que se le ofrece, que se le coloca, que se comparte y se consume, que hace alusión a la permanente figura de la muerte como el inicio de un viaje y la pertinencia de la comida para poder hacer este viaje, las energías.

En estos contextos de la muerte es importante plantear el referente del ritual, como aquella acción cargada de significado y de sentido, que permite que los seres humanos que lo realizan, se incorporen a un momento significativo y valioso al interior de su comunidad; en la vivencia de esta comunalidad ritual, el acto de la “comensalia” o el ritual de la comensalía, siguiendo a Van–Gennep(2), se refiere a la posibilidad de comer y beber juntos como forma de unión o agregación propiamente material, se trata de consumir físicamente el alimento (Van – Gennep, 1986: 38 ) y a través de esto sellar, consolidar y quizás constituir una unión definitiva.


Sería innecesario recorrer la amplia literatura de las culturas indígenas para recordar el lugar tan significativo que ha tenido la comida asociada a la muerte; de ésto la arqueología esta llena de evidencias en las que se muestra todas las jerarquías posibles alrededor de cómo la comida se ha incorporado al mundo de la muerte, en ofrendas al difunto o en consumos comunitarios de esta durante el velorio del difunto, en la novena y quizás al aniversario.

Sin embargo no sobra recordar iluminados por muchos principios indígenas, el concepto de la muerte, como un viaje que se inicia y se termina con la ubicación del espíritu del difunto o difunta en su lugar específico y definitivo en esos “otros mundos”, en los que se resalta la referencia a la comida como una necesidad infranqueable, para poder realizar ese viaje, en otras palabras: ese mundo es el mundo de la comida para el viaje.

En este contexto hago mención desde la memoria indígena al mexicano con la celebración del Día de Muertos en muchos lugares del país. Ocasión bien significativa en la que entre el 31 de octubre y el 2 de noviembre la vida funciona alrededor de la muerte, teniendo como lugares centrales tanto el cementerio o panteón, como las casas y sus altares a los muertos y la calle con los mercados, panaderías y dulcerías. So pretexto de la muerte, los vivos se comunican con sus antepasados a través del ofrecimiento y del consumo de una amplía gama de bebidas y comidas, acompañadas estas con las flores, y una serie de eventos alrededor de todo lo anterior. Se coloca año tras año la muerte y su universo representada en los “panes de muerto” y en las “calaveras de azúcar con nombres propios”, comidas estas que se consumen ampliamente desde el contexto rural hasta en el mundo urbano; acompaña esta comida un amplio consumo de las mil versiones de panes de muertos y calaveras de azúcar. Las casas se vuelven una ofrenda de comida a los antepasados en los “altares de muertos” en el que tanto bebidas como comidas, flores amarillas, recortados en papel de seda y fotos de los difuntos constituyen el alma de estos altares; pero si dejamos este contexto y nos desplazamos a los cementerios encontramos una romería constante cerca de estos lugares durante el día y la noche de otras delicias culinarias y de una diversidad de personas; el ponche o hervido de frutas y caña se toma mientras el frío de las noches acompaña a los vivos que acompañan a los muertos en sus tumbas, las cuales lucen llenas de flores, comidas, bebidas y adornos como pequeños altares de muerto caseros.

Toda la gastronomía del difunto como la mexicana, en general, está presente para acompañar este ritual sagrado en función de los que están en otros mundos, de tal manera que estos días podríamos decir es “una dimensión cordial, amable y festiva del tema de la muerte, donde dialogan sus códigos e identidad. Levantar la ofrenda en la casa o hacer el altar de muerto, implica la realización de un ritual en el que se coloca el alimento al espíritu o los espíritus de los antepasados para que vengan en la noche del primero de noviembre al dos y al tres, y comande todo lo que en vida les gustaba, “Mi madre, te espero, me vienes a saludar este día, te pongo una torta de pan para ti, no más ese día vienen a visitar” (Cortes et al, 1995: 22).

La ofenda de los grandes consiste además del pan del muerto y las calaveras de azúcar, en fruta, mole servido en platos, en cazuelas (...) y se colocan en punto de las doce para que primero coman los muertos (...) en los barrios de Xochimilco ponen un pollo o guajolote cosido pero separado del mole. En todas las comunidades ponen tortillas, cigarros, vasos o jarras con agua, pulque, tequila, mezcal. (Cortes et al, 1995:22 –23).

A su vez acompaña este mundo de los muertos, el acto de “calaverear” en el que se recogen de casa en casa para las ánimas dulces, tamales y otras comidas propias de las distintas regiones del país.

Todas las celebraciones de estas fechas, los lugares que tiene que ver con el tema de la muerte se ven llenos de referentes culinarios en relación de ofrenda y avivamiento de los sentidos colectivos e individuales alrededor de los difuntos. Panadería, dulcería, bebidas, flores, velas y una amplia parafernalia adorna los lugares de los antepasados y los vivos que hacen estas celebraciones también consumen el universo culinario que rodea el mundo de los muertos.

Encontramos entonces en esta vivencia alrededor de la muerte, una permanente elaboración contemporánea, de una ancestral memoria indígena. La vida contemporánea mantiene el mundo de las celebraciones a los antepasados, a partir de un vinculo alimenticio, que reafirma los sabores ancestrales y específicos de una colectividad y su vez se articula a los referentes alimenticios de la contemporaneidad. De una u otra manera este panorama mexicano plantea el termino no exclusivo de estas culturas de “alimentar al muerto”, como la real esencia de conmemorar en estas fechas católicas los días de todos los santos y de las “ánimas”. Se trata indudablemente de ingerir físicamente y simbólicamente y a su alimentar física y espiritualmente a los antepasados.

Louis-Vincent Thomas, contextualiza en su texto Antropología de la Muerte, 1993 la relación muerte y alimento: Puesto que la vida no puede concebirse sin el alimento, y sin la sexualidad que es simultáneamente su fuente y expresión por excelencia, el hombre no podía dejar de evocar las categorías del alimento y el sexo. Lo que en varios sentidos constituye un medio simbólico de trascendencia (...) vida, muerte y alimento se ligan estrechamente y de maneras diversas. De hecho, se muere por inanición, por falta de fuerza y de alimento, o si el brujo devora el alma (canibalismoimaginario)” (Vincent Thomas, 1993: 537).

En este contexto el mismo autor nos abre la reflexión para ver y sentir el lugar de las comidas en el contexto de la muerte en muchas culturas africanas, digamos por último que el papel primordial de los antepasados es el de prodigar vida y alimento a los sobrevivientes: Así los Sara en el Tchad (3) admite una dualidad fundamental: tierra no cultivada-niña virgen-alimento crudo – tierra cultivada- mujer en cinta-alimento cocinado (...) El alimento permite a una vida humana perpetuarse hasta la muerte. (1993:538.)


En muchos contextos africanos y en el de sus descendientes en América y en Colombia particularmente, la comida acompaña permanentemente el mundo ritual de los difuntos. En la realización de la investigación “Una aproximación al universo de la comida en Guinea-Bissau (África Occidental )”, se compartió la ceremonia del “choro” o ritual de la muerte entre los Manjaco, y en el mismo sentido ya expresado por Vincent del lugar tan significativo que tiene la muerte en las culturas, expongo para terminar, el viaje del espíritu de una mujer adulta y poderosa muerta en 1976 se realizaron celebraciones por más de cuatro días, casi 15 años después de su muerte en 1991, en dichas celebraciones se congregaron parientes que tenían la obligación de estar en acompañamiento del espíritu de esta mujer que llegaron de los más distantes lugares del mundo, a su vez el consumo de ganado vacuno fue abundante aproximadamente 20 cabezas de ganado y a su vez el vino de palma, el whisky y la cerveza tuvieron su presencia significativa. Acompañando estas bebidas, estaba el arroz preparado durante varias veces esos días, y que permitía sentir y vivir esa comunicación con los espíritus de los muertos como vivos de otros lugares. Un ritual de celebración comunitario, colectivizador, reencontrador, alimenticio y fortalecedor de los sentidos de identidad y pertenencia, en el que además las diversas comidas, acercan los hilos de ancestralidad con productos propios de sus territorios como el arroz y el vino de palma y también abren el panorama a las transformaciones generadas por los procesos ínter y transculturalidad, hablo de otros licores que acompañan el vino de palma (Delgado, 1996 ) . Así como este caso ilustrativo podríamos recorrer la etnografía pasada y presente africana para percibir la importancia de las comidas alrededor de la muerte, y el hito que marca esta en la vida de la colectividad.

En otro texto emparentado con África en Colombia, continua transformada la presencia e importancia del comer y el morir. José Fernando Sierra Amaya en sus trabajos investigativos sobre la muerte en el río Baudó en Colombia comenta:

Un grupo de mujeres mayores rezan y entonan cantos que solo se usan para la ocasión. Al frente de las casas los hombres juegan domino y se cuentan historias. Bandejas con café, pan, cigarrillos recorren el lugar de vez en cuando, acompañado de una botella de aguardiente o biche. (Serrano, 1998: 243)

Ahí encontramos algunos referentes significativos del papel de la muerte, la comida y la religión en el proceso de construcción de identidad y ancestralidad de estos grupos de afrocolombianos, para quienes la muerte igual que para muchos pueblos africanos, y la religión son los medios para la transmisión de valores fundamentales; a su vez específicamente para los africanos esclavizados en América, sirvieron las ceremonias y rituales alrededor de la muerte y de lo religioso como formas de reagrupamiento y conservación de su comunidad y la reagrupación institucional de ellos. (Serrano, 1998: 244).

Allí también resalta Serrano la necesidad de entender el sentido de la muerte entre los africanos y sus descendientes en América pues ahí el plantea esta también el lugar representativo de los rituales a su alrededor, habla del contexto del anuncio de esta, también de la ruptura colectiva que genera el morir, una ruptura en esencia de los elementos centrales del ser humano; cuerpo, alma-sombra y alma-energía vital, también plantea el autor como los ritos a su alrededor movilizan a todas las comunidades, todos participan con trabajo o dinero y resalta finalmente la muerte como el espacio de expresiones emocionales de los parientes y cierra su caracterización con el papel permanente que tienen los antepasados y la relación constante que se tiene desde la vida con ellos, hay toda una ritualidad para estar en comunicación con ellos, las almas de los difuntos están en permanente contacto con los vivos y estos a su vez a través de ritos específicos están en relación con ellos, y evidentemente la comida, el alimentar el alma, forma ejes de entendimiento de este universo muerte comida, y de las visitas y apariciones de estas almas al mundo de los vivos. William Hurtado de Buenaventura comentaba como en las ceremonias de muertos, la comida esta permitiendo a la familia del finado, fortalecer y reafirmar los vínculos comunitarios y parentales y a su vez emitir señales de poder, prestigio, abundancia; café, biche, tabaco, sancocho, arroces, chicles, sandwiches con mortadela, rondan en las distintas celebraciones del velorio, de la novena y del cabo de año, no sólo le brindamos ofrendas culinarias, se le deja comida en el cementerio, sino que quines acompañan comunitariamente el proceso consumen líquidos y sólidos que hablan de lo local y de la importancia de la comida en el campo de la muerte.

Todo este compartir culinario de los descendientes de africanos se ve acompañado de los códigos religiosos y por lo tanto de la musicalidad que todo ritual debe tener, cantos, tambores, marimbas, reggae, salsa, champeta, vallenato u otros ritmos musicales dialogan con las almas de los antepasados desde el mundo de los vivos.

Y en este recorrido llegamos a nuestra cotidianidad urbana, cotidianidad que ha transformado rituales alrededor de la muerte y por lo tanto de las relaciones entre la comida y la muerte. Quizás una primera memoria hace más de 35 años con la muerte, me permite ahora mirar como esa muerte era a su vez la memoria de la cocina en casa de la abuela, donde durante 48 horas, los fogones, los platos, las ollas, las bolsas y las cajas que llegaban con comida, aliviaban la pena de la muerte cristiana, y permitían a mis tías y madre distribuir constantemente tintos, aguas aromáticas, caldos y sólidos a quienes acompañaban el cuerpo de la abuela muerta; ésta era una dinámica bastante significativa que impacto mi memoria de niño, la cual con los años continué viviendo en otras experiencias de muerte tanto en la ciudad como en la costa atlántica y en la depresión momposina, sin embargo fue bastante significativo el cambio, de este consumo ritual de la comida en los velorios en las casas, al momento en que las casas de velación o funerarias aparecieron y fueron tomando fuerza, auge y significado. Ahí la comida está presente indudablemente, pero de forma diferente, diría más impersonal, más industrializada, eventualmente en el salón en que se hace la velación específicamente se distribuyen tintos, té, aguas aromáticas y consomé con galletas y a demás toca desplazarse a las “cafeterías de las salas de velación” a consumir sólido o líquido; se ha transformado ese vínculo personal, familiar de colectividad y de participación que se vive en las casas en el campo o en la ciudad alrededor del acto de comer y la muerte, donde el sentido de apoyo, ayuda, acompañamiento de los parientes y amigos, le da un sentido particular a esa comida que se come en los velorios; además no sobra recordar como en estos momentos de muerte , los seres humanos consumimos demasiadas energías emocionales, estamos agotados, débiles y fatigados, y esa energía física se recupera sólo con el acto de comer, pero comer inicialmente no cualquier comida, sino de esa que llega de mano en mano como solidaridad alrededor de este evento tan significativo de este ciclo vital de nuestra existencia.

Es este un panorama desde diferentes contextos del presente y el pasado, del ayer y del hoy y del mañana en el que la ruta de la comida esta paralela a la ruta de la muerte y de los vivos de otros mundos, es a través del consumo real y simbólico del alimento como construimos los seres humanos esas múltiples tramas de relaciones con la vida y con la muerte. Los mundos sagrados, religiosos se intercalan con la vivencia cotidiana y desacralizada de la muerte y de sus contextos culinarios; la relación vida-muerte, muerte-vida nos mantiene en constante reelaboración de referentes de identidad alrededor de las ceremonias de la muerte y sus códigos culinarios. Contextos indígenas del pasado y presente, miradas a las culturas africanas y afro-colombianas, así como a los mundos mestizos de ayer y hoy, resaltan la necesidad de investigaciones que aporten a la construcción de marcos de análisis más amplios, pero a su vez más particulares, alrededor del tema de la muerte, el ritual y el comer.

Rutas desde la hermenéutica, la interpretación y el mundo de los símbolos, así como desde el panorama de las racionalidades económicas y religiosas entran en juego para sentir y pensar, revitalizar y fortalecer los procesos de identidad de los pueblos, a demás abriendo una dimensión ecuménica del tema, en la medida en que las diversas religiones del mundo, de diversas maneras han elaborado esta reflexión y han simbolizado y cargado de significado distintos contextos culinarios y el mundo de los difuntos y de los vivos de esos difuntos. Es necesario mirar a su vez otras múltiples expresiones contemporáneas urbanas alrededor de la comida y la muerte, el licor, el tinto (café claro), y su presencia no sólo en las casas de velación, sino en el mismo cementerio, permitiéndonos esto además ver que es un panorama con una amplia cobertura. No en vano cerramos este recorrido y esta reflexión trayendo a colación la memoria de muchos velorios en los que nunca falto la presencia del borrachito, persona esta que en medio de su dolor y de su percepción de la muerte, busca estar en otro estado con el difunto, con la realidad, con la vivencia y dolencia causada con la muerte.

Indudablemente cada contexto cultural ha elaborado su sentido del morir y del vivir, cada modelo religioso lo codifica a su vez, construyéndose así una forma para estar en el mundo de los vivos y en el mundo de los vivos de estos otros mundos; una dimensión de las expresiones culturales como de la circulación de la energía material que se vuelve espiritual como esa comida que ingerimos por la boca y que nutre nuestra mente, nuestros sentimientos, nuestra producción humana, y la constante reflexión a las ofrendas de los difuntos, las comidas ceremoniales fúnebres, los comeres y beberes de nuestra vida urbana.

Es pues este amplio recorrido sobre diversidad de comida y diversidad de muertes en donde vamos construyendo cada cultura y cada sociedad un patrimonio vivo alrededor de la muerte, un patrimonio gastronómico que tiene lugar no sólo en la muerte, sino en las mil circunstancias de nuestra vida no sagrada, en nuestra cotidianidad, pero que en el contexto de la muerte es un patrimonio sagrado gastronómico en el que se consume la energía física base de la vida fisiológica, pero se consume lo espiritual y trascendente del mundo de los muertos en relación con los vivos.


Notas:
1) Louis-Vincent Thomas (1922-1994) fue un antropólogo francés, especialista en África, en especial su tanatología, con sus saberes teológicos, filosóficos y científicos sobre la muerte. Fue profesor en la Universidad de Dakar en Senegal y después en la Sorbona, donde impartió la cátedra de sociología. Estudió también sobre las medicinas tradicionales, las ideologías y el socialismo en el continente negro. Hizo un famoso libro sobre la antropología de la muerte, con sus ideologías funerarias en el África negra, sobre los fantasmas en la vida cotidiana, las obsesiones y el poder de los hechiceros.
2) Arnold Van Gennep (1873-1957) también es un antropólogo francés de origen alemán, quien investigó los ritos y el totemismo.
3) La república del Chad es un país del África Central sin salida al mar, que limita al norte con Libia, con Sudán al este, con la República Centroafricana al sur, con Camerún y Nigeria al suroeste y con Níger al Oeste. Tiene una zona desértica, otra árida al centro y una sabana fértil al sur. Su economía ha sido fundamentalmente comercial pero es uno de los países más pobres y con mayor índice de corrupción del mundo, con una agricultura y una ganadería que apenas les da para la subsistencia. El grupo sara es su principal grupo étnico.

Bibliografía:

• Cortes Ruiz, Efraim et al. Los días de muertos: Una costumbre mexicana. Editores GV: México, 1995.
• Delgado Salazar, Ramiro. Una aproximación a la comida en Bachile (Guinea-Bissau). Tesis de Maestría en Estudios de Asia y África: Área África. El Colegio de México, 1996.
• Serrano Amaya, José Fernando. ““Hemo de mori cantando, porque llorando naci”, ritos fúnebres como forma de cimarronaje”. En: Maya, Adriana (coord). Geografía Humana de Colombia: Los Afrocolombianos. Instituto de Cultura Hispánica: Bogotá, 1998.
• Thomas, Louis-Vincent. Antropología de la muerte. FCE: México, 1993.

Ramiro Delgado Salazar es Profesor del Departamento de Antropología de la Universidad de Antioquia, Colombia

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: “La Biblia” de Vox Dei (rock argentino)

Roberto Langella (SUITE 101)

Aparecido en 1971, es uno de los trabajos más importantes de la discografía del rock argentino. El que nunca tuvo la difusión que hubiera merecido.

Vox Dei fue una de las bandas pioneras del rock cantado en español, en Argentina. La que constituyó uno de sus primeros hitos al presentar la que debió ser la primera obra conceptual del rock argentino, La Biblia, inspirada obviamente en los textos sagrados.

Vox Dei, una banda pionera del rock en Argentina

Constituida por Ricardo Soulé (guitarra y voz), Juan Carlos Godoy (guitarra), Willy Quiroga (bajo y voz) y Rubén Basoalto (batería), la banda Vox Dei apareció en 1968, integrando una de las bandas inaugurales del rock en Argentina, junto a otras tales como Los Gatos, Almendra y Manal.

Su primer disco apareció en 1970, Caliente, poniéndose a trabajar rápidamente en la composición de La Biblia, la que terminaría por ser la obra cumbre del grupo, que se publicaría un año más tarde.

La banda produjo tres discos más, pero en 1974 Ricardo Soulé anunció su retiro de la formación, algo que anteriormente ya había hecho Juan Carlos Godoy.

Nunca se resolvió el tema de si la composición de La Biblia pertenecía absolutamente a Soulé, o si había sido realizada en colaboración con Quiroga, algo que originaría fricciones en la relación y terminaría por desgastar a la banda.

Ya como solista, Soulé emprendería una obra sobre el Cantar del Mío Cid, también en versión rock, pero nunca pasó de la presentación de dos o tres canciones.

"La Biblia", la obra cumbre de Vox Dei

Enseguida de darse a conocer la elaboración del trabajo, el Arzobispado de Buenos Aires se mostró muy interesado al enterarse de la factura del producto, pero enseguida se volcó a favor de la obra, encontrándola recomendable para la juventud, y sorprendiéndose de la enorme capacidad de síntesis (el disco dura apenas cincuentaiséis minutos), por lo que el mamotreto pudiera reflejarse fielmente en apenas un puñado de canciones.

Lejos de sonar a banda de Acción Católica, la obra de Vox Dei es irrefutablemente rock, con una poética despojada de todo partidismo religioso y pretensión evangelizadora; antes bien, es un mensaje de amor universal, más parecido a lo que como antecedente puede encontrarse en Jesucristo Superstar.

La lista de canciones es la que sigue:

• Génesis
• Moisés
• Las guerras
• Profecías
• Libros sapienciales
• Cristo (Nacimiento)
• Cristo (Muerte y Resurrección)
• Apocalipsis (instrumental)

La versión sinfónica de "La Biblia"

Nunca fue La Biblia de Vox Dei una obra que tuviera el reconocimiento ni la difusión que hubiera merecido, esto responsabilidad de un país que no acostumbra proteger ni estimular la expresión cultural, al menos la de una calidad definida.

Lo más que se llegó a hacer, un homenaje, quizás, fue una versión de la obra, a principios de los años ’70, a iniciativa de los productores discográficos Billy Bond y Jorge Álvarez.

La misma es una versión sinfónica, interpretada por el Ensamble Musical de Buenos Aires, orquesta dirigida por Pedro Ignacio Calderón, y actuando toda la galería de solistas, bandas y dúos más reconocidos del rock argentino, tales como Alejandro Medina, Cubero Díaz, Miguel Cantilo, Billy Bond, David Lebón, Óscar Moro, Carlos Cutaia, Sui Generis, Claudio Gabis, Jorge Pinchevsky, Raúl Porchetto, Juan Rodríguez y Rinaldo Rafanelli, entre otros.

En su momento la crítica fue bastante despiadada con esta versión, pero con el tiempo se puede escuchar y reconocer que no es mala; solo quizás actualmente se podría realizar un mejor producto, con mejor calidad de grabación, dados los avances técnicos, y de aquella solo resta decir que resulta incomprensible por qué no se hizo participar a los autores e intérpretes originales.

Con los años Vox Dei se reuniría para dejar registro de una grabación en vivo de su creación, esta vez con músicos invitados tales como Andrés Calamaro y Fito Páez. En la actualidad, la banda se sigue reuniendo esporádicamente, pero ya sin la participación de Ricardo Soulé.

Aquí ofrecemos tres pasajes de la obra completa, a título de ejemplo.




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Amistad

Kenkibari (Desde Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

I
Palabra que debe de cultivar tu mente
Que brote de tu corazón
Es una razón que sale de tu alma
Pura sincera que cultiva tu espiritualidad
con respeto y sinceridad.
El amor cultivada llena de amistad
Es llena de alegría en tu ambiente
Donde no reina la hipocresía
Porque va más allá de uno.
La amistad es comprender
A la biodiversidad que defiendes
Con leyes o no, pero perdura tu amistad
Con la naturaleza, así tú puedes brindar amistad
Al ser humano que esta a tu alrededor.

II

La amistad no tiene precio
La amistad no es con oro, plata ni perlas
La amistad es saber oír y guardar
La amistad se cultiva sin distinción
La amistad es entender, respetar y comprender
La amistad es tener amigos sinceros
La amistad es construir la cultura de tranquilidad
La amistad debe de reinar en el hogar
La amistad debe de ser en todo momento
La amistad es con amor, ternura, sin rencor ni odios
La amistad no debe de llegar después de guerras

III

La amistad es como el suave amanecer con frio y calor
de la vida, como la suave brisa que nos da la naturaleza
Pintadas con los colores del arcoíris.
La amistad es como la noche y el día que no vuelven jamás
La amistad por siempre se construye en segundos, minutos
Meses y años, aunque se derrumben los cielos y la tierra
Porque siempre perdurara el amor y la amistad
Cuando la amistad llega es divino
La amistad no perdona, solo disculpa y se olvida
Solo la amistad y tu conciencia perdonaran por siempre.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Algo huele mal…

Andrea Dufournel Mellado (Desde Temuco, Chile. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

A días de cumplir un año en el gobierno la “nueva derecha” tiene a su haber un rosario de “errores” que, si los analizamos, lo menos que producen es una profunda preocupación, ya que, al asumir su mandato prometieron: “gobernar con los mejores, los más capacitados, con quienes nadie pudiera poner en tela de juicio ya que serían los más probos”.

Desde un comienzo algunos de los nombrados en cargos de confianza del presidente, debieron renunciar ya que su currículo distaba mucho de lo que se esperaba de ellos. Conflictos de interés entre sus negocios y el cargo que ocuparían, entre otros “problemas”, en que el mismísimo presidente ha sido cuestionado. Algunos de los nombrados debieron dejar sus cargos a días o incluso horas de ser nominados al salir a la luz pública sus antecedentes.

Como guinda de la torta, la investigación a que está siendo sometida por Contraloría la ex alcaldesa de Concepción, ahora Intendenta, Jacqueline van Rysselberghe cuyas cuentas no calzan… Las cifras no son una bicoca, se está hablando de alrededor de 3.000 millones de pesos que no cuadran en la municipalidad de Concepción, a lo que se suma las grabaciones entregadas por pobladores que dejan a la luz pública las mentiras urdidas por la intendenta del Bío Bío para obtener mayores recursos post terremoto incluyendo en los proyectos a gente que no sufrió ningún daño, según ella se trata de una mentira blanca que beneficiaría a la gente más pobre, no dice que sus pretensiones son ganar votos para la próxima elección parlamentaria a la que pretende postularse.

Los despidos masivos en los servicios públicos porque, según el gobierno, los trabajadores exonerados eran operadores políticos del gobierno anterior, fueron una verdadera razzia lo que nos recordó la actitud de la dictadura luego del golpe de estado.

La cadena de desaciertos que le costó el cargo de ministro de defensa a Jaime Ravinet, cobró, además, la cabeza del jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general Cristián Le Dantec quien pretendía adquirir una vivienda, donde viviría con su familia, de más de un millón de dólares que sería pagada con fondos fiscales.

Las metidas de patas del gobierno son muchas y para no caer en la majadería, podemos decir que la contraloría tiene varias investigaciones que exigen dar solución a los conflictos generados por los funcionarios de “excelencia” y de confianza de palacio.

Los últimos días se ha informado que el gobierno ha promulgado un decreto que le permitirá tomar las medidas, según ellos, para mitigar los efectos de la sequía que afecta al país las que incluirían racionamiento eléctrico. La idea de generar preocupación en la población y dar la sensación de que habría que pensar rápidamente en cómo generar más energía, apunta a instalar en la opinión pública que es absolutamente necesario instalar las centrales hidroeléctricas y, seguramente, termoeléctricas que están en carpeta, buena forma de poner fuera de discusión lo perjudicial que sería para el medio ambiente y quienes habitan esas zonas, concluyendo de que son más importantes los intereses económicos de las grandes empresas que las personas.

Para variar, al igual que las promesas de su campaña, las leyes y decretos generados en la Moneda tienen letra chica, las decisiones tomadas en materia energética, salud, educación, trabajadores, alzas en la locomoción colectiva, combustibles, alimentos de primera necesidad, entre otras, a pesar de que aún no cumplen un año en el gobierno, ya han comenzado a oler muy mal.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Campeón mundial de embustes

Guillermo Guzmán (Desde Barcelona, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El actual Campeón Mundial de Embustes -en el peso pesado- es uno que está en Roma; hace poco él estuvo en Brasil y dijo allá que en América nunca hubo genocidio de aborígenes ni mucho menos colonización sino que Cristóbal Colón fue llamado por celuloko para que, dados sus tan buenos modales, él viniera a enseñarnos conducta, aplicación y aseo personal.

El referido “Campeón Embustero” es ampliamente conocido con el remoquete de “SS” debido a sus andanzas al servicio de un tal Adolf Hitler.

El Ránking mundial de retadores en orden jerárquico está constituido por los siguientes púgiles:

1) George Bush alias “W” -también conocido como “Dobliu”- es uno que estuvo en Irak durante un día de acción de gracias y mostró a la CNN, desde allá, un pavo de anime que parecía un ñandú real-horneado-de lo gordo que parecía el bicho, en la televisión. Dijo además que Saddat Husseín tenía armas de destrucción masiva, lo que posteriormente desmintió con la excusa de que después de clavo pasao no vale santa lucía. Es de aclarar que lo del pavo fue una estratagema para hacer ver que el referido embustero compartiría la comida con sus tropas asesinas. Era la viva representación de la moral gringa.

2) Jorge “Cardenal” Urosa Sabino-Arzobispo de Caracas -alias “Eminencia” y quien dijo que aquí en Venezuela hay una dictadura.

3) Entre sus sparrings más connotados figuran los no menos sobresalientes obispos, embusteros todos, Ubaldo Santana, Roberto Lückert, Baltazar Porras, Ovidio Perez, y etc.

4) José Miguel Insulza mejor conocido con el remoquete de “Cantinflas” -lo cual explica todo- se las da de “tal” y de “cual” pero no es lo uno ni lo otro sino todo lo contrario.

5) La “Bacheleta” de Chile que estuvo en USA, subrepticiamente, procurando el asesoramiento de Soros-(George Soros, el Mayor especulador financiero habido y por haber)-para sacar a los chilenos pobres, de la pobreza. Y, de paso estuvo en la Casa Blanca conversando con Obama (Bin Laden ) para que le metiera la mano en esos asuntos.

6) Mohamed Baradei, alias “El monifato”, enviado por USA a Egipto, nada en dos aguas para tratar de abortar la rebelión del pueblo egipcio.

7) CNN (que no reportea sino que embustea las 25 horas del día).

8) Mario Vargas Llosa, alias “Mister Plagio”.

9) Mónica Lewinsky (Dijo que estaba en el “salón Oval”, orando) y se le recuerda con el remoquete de “locutora” porque le gusta el micrófono y el sexofón.

10) Porfirio Lobo, que reformó la Constitución irreformable de su país.

11) El árbitro que le metió la “Mano de Dios” a Inglaterra en 1986.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Un buen hombre -La breve historia de una estatua-

Gustavo E. Etkin (Desde Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Don Ambrosio era muy querido en el barrio. Ya jubilado de años de oficina, ayudaba siempre a todos los vecinos.

Bromista y simpático, todos los chicos gustaban de él.
Una vez la ayudó a doña Edelmira, su vecina, a levantar una pared, ladrillo por ladrillo. Llevaba a pasearlos perros de otros. A veces, le pedían cosas para comprar en el supermercado, y él no se las cobraba.

Los partidos políticos de la zona siempre lo invitaban a sus reuniones. Hubo una época en que lo querían proponer como intendente.
Don Ambrosio también cuidaba de pajaritos y palomas. Les ponía cereales en lugares de su jardín, por lo que siempre estaba rodeado de pajaritos.

Hace años era viudo. No tenía hijos. Vivía solo. Una vez por semana venía una señora, mucama por horas, para hacerle la limpieza.

Comía en una parrilla cerca de su casa, siempre en la mesa con algún vecino, con el que hablaba de otros vecinos. Si les iba bien, mal, si se peleaban con sus mujeres, y como, si se emborrachaban, y las cogidas de la zona. Quien con quien. Cuando. Donde. Quien corneaba a quien.
Y siempre hacía cuestión de pagar él. Les decía:-“Tengo mis rebusques”, y sonreía y guiñaba el ojo.

Con el tiempo fue apareciendo un enigma a su respecto. Nadie sabía porque, pero a veces desaparecía por dos o tres semanas. A veces por unos meses. Nadie sabía lo que iba a hacer, pero siempre volvía con regalos para los vecinos. Surgió la hipótesis de que tenía una amante en otro lado, porque ahí no se le conocía mujer. Más que hipótesis. Convencimiento, certeza. Y cuando se iba lo hacía en un coche último modelo.

Su ropa era fina, delicada, cara.

Casi siempre, cuando volvía, comentaba con sus vecinos en la parrilla, sobre los países donde estuvo. Japón, Brasil, Suecia, otros.

Otro misterio era de donde le venía el dinero para tantos viajes. ¿Solamente de su salario de jubilado?

Hasta que un día, cuando estaba comiendo y tomando su vino parrilla con sus amigos dijo que estaba mareado. Y cayó para atrás. Empezó a respirar roncando hasta que dejó de respirar.

Después que lo enterraron, doña Edelmira, su vecina, fue a la casa de él para juntar sus ropas y diferentes objetos para repartirlos entre los necesitados. Entre esas cosas Doña Edelmira encontró un cuaderno escrito por Don Ambrosio. Era su diario. Entonces decidió entregárselo a los amigos que se reunían con él en la parrilla, que combinaron irlo leyendo en voz alta entre ellos. Era una forma de seguir teniéndolo presente.
No tenía mucho escrito. Decía, entre otras cosas:
“¿-Por qué escribo esto? Porque tengo que hablarlo con alguien. Aunque ese alguien sea yo. Soy boletero. Un trabajo como cualquier otro. Prefiero usar el 38 caño corto. Fácil de llevar en el bolsillo. Ni se nota. Y usarlo con bala en la nuca. Cosa rápida. Ni duele. No soy cruel. Solamente cumplo con mi profesión. Boletero. Aunque siempre que puedo fabrico un accidente. Como el de aquella princesa Diana, que aparentemente fue un accidente de auto. Y debo reconocer que me pagan bien. Los bancos tienen guita.

Trato de no averiguar las causas por las que me hacen el encargo. Pero a veces tengo curiosidad, reconozco.

Casi siempre es por deudas no pagadas. Gente jodida que se lo merece. Jamás una mujer o un nenito”
De todas maneras, a pesar de eso, su muerte conmovió al barrio. ¡¡¡¡Alguien tan querido...!!!! Entonces decidieron levantarle una estatua, solamente con su nombre abajo: Don Ambrosio.
Estatua en la que, en los aniversarios de su muerte, siempre ponen flores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los peligros de Paulina (1947)

Jesús Dapena Botero (Desde Vigo, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)


NACIONALIDAD: Estadounidense
GÉNERO: Comedia musical biográfica
DIRECCIÓN: George Marshall
PRODUCCIÓN: Paramount Pictures
PROTAGONISTAS:
Betty Hutton como Pearl White
John Lund como Michael Farrington
Billy de Wolfe como Mr. Timmy Timmons
Constance Collier como Julia Gibbs
GUIÓN: P.J. Wolfson, Frank Butler
FOTOGRAFÍA: Ray Rennahan
MÚSICA: Robert Emmet Dolan
DURACIÓN: 96 minutos

Los peligros de Paulina del director George Marshall ha resultado para mí, una auténtica revelación.

Ya que es el relato de ese verídico grito espontáneo del que nos hablara el psicoanalista inglés Donald W. Winnicott, el cual permite que el verdadero self, el sí mismo más auténtico, encuentre su realización en la vida, dentro del más sano feminismo, ese que permite que hombres y mujeres busquemos juntos la felicidad, el logro de nuestras potencialidades, en un divertido tono de comedia musical al narrarnos, como lo hace el Bildung-romanz, la novela de formación, episodios de la juventud de Pearl Fay White, la actriz del cine mudo, nacida en 1889 y muerta en 1938, quien hiciera posible la serie cinematográfica Los peligros de Paulina, actriz, quien, además fuera, en su momento, más famosa y solicitada que la misma Mary Pickford.

Esta chica había nacido en una granja de Missouri, hasta que se trasladaran a Springfield, donde ella empezaría a interesarse por el teatro, campo en el que trabajaría tanto en compañías como interpretando canciones estadounidenses en casinos y salas de baile hasta que en 1914 se consagrara en el cine como la protagonista de la serie mencionada, un conjunto de veinte episodios que relatan las desventuras de una damisela en apuros, ese tema clásico del arte la literatura y el cine, en el que una mujer joven, bella y virginal, al borde del abismo, es puesta en aprietos por un cruel villano o un terrible monstruo, por lo que precisa de un héroe masculino que la rescate, como sucedía con las antiguas damas del Medioevo eran rescatadas por caballeros errantes, a la espera de un buen San Jorge o como una especie de Dulcinea, en busca de un ingenioso hidalgo, figuras tan criticadas por las feministas, con la paradoja de que la persona, detrás del personaje, de Pearl White, parte aquí de ser una modistilla que trabaja de obrera, con un abusivo patrón, en una pequeña industria de la confección del que sabe burlarse con gracia y defenderse de sus acosos sexuales hasta encontrarse con una actriz de renombre que la lleva a las tablas y, de ahí, al cine, donde siempre cuestionan el poder masculino y la desconsideración de los machistas, aunque aún conservan el alma romántica de las damas del siglo XIX y, a través de estos cuestionamientos, lograr transformaciones en los personajes del sexo contario, a veces al responderles con agresividad a la violencia y otras con los persuasivos encantos del amor verdadero.

Pearl White es aquí felizmente interpretada por Betty Hutton, otra actriz y cantante, para mí, hasta ahora desconocida, nacida en 1921, en Michigan, quien había tenido una infancia bastante desgraciada por el abandono paterno de su familia, por causa una madre, alcohólica, situación que la empujaría, dado su atractivo físico y su talento como vocalista a lanzarse al mundo de la música, a mediados de los años treinta, para debutar en Broadway una década después y luego convertirse a finales de aquel decenio, en una actriz de la Paramount Pictures, como protagonista de comedias musicales, en las que actuaría con Bob Hope y Bing Crosby, Dean Martin y Jerry Lewis, para tener un pronto ocaso, como una verdadera estrella fugaz, pero así son los designios de esa fábrica de sueños que es Hollywood, así alguna de las canciones cantadas por la Hutton en esta versión de Los peligros de Paulina, hiciera que la cinta fuera nominada para el Óscar de 1947 por su mejor canción.


Pero volviendo a Pearl White, hoy sabemos que su atrevimiento para realizar acciones riesgosas para el serial de Louis G. Gasnier, que le permitiría grandes ingresos al director de Pathé pero terminaría por ocasionarle a la estrella, serias lesiones que dejarían como secuela dolores crónicos que ella trataría de mitigar con su adicción a las drogas y el alcohol, las cuales darían al traste con su vida antes de la cincuentena, ocasionada por una cirrosis hepática.

El serial tenía mucho del género folletinesco en literatura, una modalidad fílmica que prodigaba cuentos melodramáticos por entregas en presentaciones semanales, en las que muchas mujeres del público se desmayaban como lo muestran, muy a las claras, en la película de George Marshall, cuando estas se identificaban gracias a la magia de Méliès, con una pobre mujer que se veía en el peligro de una muerte inminente, que se resolvía en lo programa siguiente, cuando la televisión estaba lejos de existir, con sus famosos enlatados, gracias al fenómeno descrito por la psicóloga soviética Bluma Zeigarnik, como el fenómeno que lleva su epónimo, el cual consiste en la tendencia a recordar lo inacabado o interrumpido con mayor facilidad que aquello que tiene una forma completa, de tal manera que se mantengan el enigma y el suspenso.

El cuento original tenía varios carretes, que mostraban en teatros un buen número de veces, en ocasiones con versiones corregidas y aumentadas o, por el contrario, recortadas, en los locos años veinte aunque las cintas ya habían empezado a rodarse antes y después de la Primera Guerra Mundial, hecho al que bien se alude en la versión de Marshall.

El director de esta nueva versión de Los peligros de Pauline hace un filme argumental, a partir de las cintas del serial, una interesante combinatoria de la trasescena del cine mudo con la comedia musical, ya que había habitado en el ámbito del cine desde antes del sonoro, en las que hacía filmes de vaqueros hasta hacer buen uso del sonido con la música y la canción, en el mundo de la comedia melodramática, ya que su nueva versión del serial, que tanto éxito tuviera a principios del siglo XX, como un cine de bisagra, que nos da muy buena cuenta de lo que había sido la historia del cine hasta entonces y así, en este pot-pourri de teatro, cine mudo y sonoro, podemos disfrutar del estilo realista, de los gags, del slapstick, de esas bufonadas de títeres de cahiporra, con la exageración de la violencia física, como parte movimiento, privilegiado por el cine mudo, en el mejor estilo de Buster Keaton o de Harold Lloyd, pero a su vez con los horrores tragicómicos del cine de terror con la mímica exagerada del cine de vampiros o de los cuentos extraordinarios de Edgar Allan Poe, o las vocalizaciones exageradas de los actores que pasaban del cine mudo al sonoro, para terminar en alegres coreografías de la verdadera comedia musical, a la manera de la encantadora Gilda de Rita Hayworth.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Día Internacional de los Humedales: mucho ruido y pocas nueces

Vicent Boix (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Numerosas organizaciones ecologistas, celebraron el pasado 2 de febrero el 40 aniversario de la Convención de Ramsar sobre humedales, que creó las bases para la puesta en marcha de un tratado intergubernamental que proporcionaría el marco para la acción nacional y la cooperación internacional para la conservación y uso racional de los humedales y sus recursos. Con el paso del tiempo el tratado fue firmado y ratificado por 160 países.

Muchos grupos ecologistas del estado español, coincidiendo con la efeméride, han mostrado su preocupación por la escasa protección de ríos y humedales, así como por el riesgo que entrañan ciertas infraestructuras creadas por los humanos y que acaban alterando su dinámica. Coincidiendo con la celebración, Ecologistas en Acción de Aragón destacaba que “El Gobierno de Aragón y la Confederación Hidrográfica del Ebro, actuando como promotores de actuaciones de gran impacto ambiental y social como son los proyectos de embalses de Biscarrués, Yesa y Mularroya, unido a su mínima implicación en el desarrollo adecuado y aplicación de la normativa sectorial que es de su competencia, se convierten en los principales impulsores de la destrucción de los ríos aragoneses y ecosistemas asociados.”

En la misma línea la “Sociedade Galega de Historia Natural” (SGHN) indicaba que “Desafortunadamente, a pesar de los pequeños avances en Galicia, este no es un día de felicidad o para celebraciones, ya que, lejos de mejorar, la situación de nuestros humedales sigue deteriorándose cada día antes de la complicidad pasiva de gobierno (municipales, diputaciones y Xunta) y la indiferencia de muchos ciudadanos.”

La “Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galiza” (ADEGA) mantenía, el pasado 2 de febrero, posicionamientos idénticos a los de la SGHN. Galicia es una de las regiones con más humedales inventariados (más de 1000) pero sin embargo sólo se pretende proteger 5 de ellos. En palabras de ADEGA esto demuestra el desinterés de la Xunta que ha sido substituida por muchos colectivos que han iniciado acciones para estudiar y velar por la salud de estas peculiares zonas.

Incluso 2 de los 5 humedales gallegos catalogados en la “Lista de Humedales de Importancia Internacional Ramsar”, han sufrido impactos negativos según denuncia ADEGA. Recuerdan que “El manejo inadecuado de estos ecosistemas provocó en muchos casos el sangrado, desecación y destrucción de muchos humedales gallegos, como las desaparecidas laguna de Pantín (Valdoviño) y Corme, las maltrechas turberas del Xistral, arrasadas por los eólicos, la situación crítica de las Gándara de Budiño, más allá del reciente vaciado de la Frouxeira y los rellenos en Ortigueira.”

En Badajoz, voluntarios y miembros de Ecologistas en Acción de Monesterio sembraron 150 árboles y arbustos en las riberas del Río Culebrín, Río Bodión y Río Ardila, mientras pedían que “…no se entiendan los ríos y riberas como simples canales de agua -criticando sus encauzamientos artificiales- sino como zonas dinámicas donde tanto las plantas como el terreno sufren variaciones en cortos espacios de tiempo.”

También Ecologistas en Acción de Sanlúcar criticaba que “Como cada año, la primera semana de febrero, y especialmente el día 2, se conmemora el Día Mundial de los Humedales, y desde Ecologistas en Acción estamos obligados a manifestar que en Sanlúcar, no podemos celebrar este día porque no hay nada que celebrar. La causa es que en toda lo que ha sido esta última legislatura no se ha apostado para nada en la conservación y regeneración de las Zonas Húmedas y concretamente, en las que son las Lagunas de Bonanza.”

Como se observa con los datos obtenidos de diferentes colectivos dispersos por toda la península, la situación de los humedales sigue siendo preocupante. La desidia de la administración es más que evidente, como se vislumbra es las denuncias de los ecologistas, que en muchos casos y filantrópicamente, han substituido a las administraciones a la hora de proteger y cuidar los humedales, los ríos, etc.

Sin embargo cabe recordar finalmente, que la protección de estos parajes es fundamental como sentencia la SGHN al recordar la importancia vital de los ecosistemas acuáticos en las personas. Por eso se “…exige un desempeño eficiente del gobierno en la conservación y restauración de los humedales y se anima a los ciudadanos a proteger activamente su patrimonio natural”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Palabrotas

Marcos Winocur (Desde México. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Está en boga soltar palabrotas como parte del lenguaje corriente, fenómeno que se registra en el corte generacional.

Veamos.

Si eres sesentón o de más edad, se supone que te has enterado de la onda escuchando el léxico de tus nietos o frecuentando el cine. Y tu programación mental rechaza las palabrotas, salvo contadas ocasiones: cuando estás con los cuates o con los compas del trabajo; cuando no hay mujeres o menores delante; cuando estás muy enojado, en cuyo caso "se te escaparon". Si fuera de esas ocasiones empleas palabrotas, se verá forzado; y si llegas a prologarlo de un "con la disculpa de los presentes", no será difícil que escuches risitas.

Vamos a un segundo grupo de edades.

Si eres cuarentón o cincuentón, te encuentras situado en un singular intermedio: en tu casa, de niño, no se empleaba ese léxico; pero después -ya siendo joven o adulto- se comenzó a escuchar, y entonces lo adoptaste para no quedar como antigüito. Y no hubo problema, salvo una nota: no evidencias completa naturalidad, parece que te autocomentaras en el momento de pronunciar las palabrotas: ya ven, ya ven cómo yo también estoy en la onda.

Así, las generaciones de los abuelos y de los padres, resta la de los nietos, treintones, veintones o de menos edad. ¿Y qué vino a suceder? En tu casa, de niño, fuiste escuchando ese léxico en boca de tus padres, no hubo contradicción entre el hogar y la escuela, entre el hogar y el cine, entre el hogar y los cuates, y entonces sueltas las palabrotas con naturalidad. No piensas en el significado original de expresiones insultantes como chingar o muy cagado como algo muy malo o, al revés, algo muy bueno; igualmente el uso admirativo de pinche. Claro, todo depende del tono y contexto en que se digan pues se conservan ambivalentes, no han perdido su otro significado, el insultante o al menos negativo. Pero dentro de la conversación corriente -tal cual las emplea la generación de los nietos- se asimilan al resto, modifican su contenido al punto de querer decir lo contrario y así llegan a ser usadas sin rubor, como quien dice mesa o silla, frío o calor.

De palabrotas, se han convertido en palabras.

A este fenómeno han contribuido la literatura, los medios en ciertos países, algunos comics, y sobre todo Hollywood. Allí el shit y el focked se disparan como fuego granado.

Tal cual el tuteo generalizado y el abreviar las palabras, se trata de una tendencia dominante dentro de la lengua y, por lo que sé de otros países, se da a nivel mundial.

Ni modo, pos qué chingaos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Poesías

Ian Welden (Desde Dinamarca. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Los niños de la sabiduría

Descifran el misterio de la vida
a los pocos días de su llegada al mundo
y dan cátedras acerca del universo
desde sus pequeñas cunas blancas.
.
Tienen el asombroso talento de reír
cuando deberían llorar de amargura
y derraman lágrimas de impotencia
ante la ignorancia de los predicadores.
.
Aman con un amor tan poderoso
que son incapaces de odiar
y en tiempos de dudas y derrotas
buscan consuelo entre ellos mismos.
.
Son agredidos por bestias al acecho
seres oscuros que hieden a cobardía
dejando profundas heridas de interrogación
en sus transparentes cuerpos y almas.
.
Saben con certeza que existen los ángeles
porque vuelan con ellos por parques y plazas
y construyen fabulosas obras de ingeniería
al borde de los grandes océanos del verano.

______

El náufrago
Desde mi viejísimo sofá azul
te envío botellas verdes con mensajes de amor
aviones de papel rosado
y volantines del dieciocho de septiembre.

Todo lo que tengo a mano te lo envío.

Mis cigarrillos y cenicero,
mis anteojos,
mis libros
aún no leídos.

La fotografía de mi madre
tomada en el patio de mi casa
esa última navidad.

La rústica pipa de mi padre
labrada por él
una tarde de primavera
el día antes de que se fuera
para siempre.

Con la infantil esperanza
de que vengas a rescatarme
esta noche tan solitaria.
_____________ * * * ___________

La mujer transparente
En memoria de María
Y entonces
simplemente enloqueció.

Revisando sus deudas
con el sol en la espalda
un puñetazo en los dientes
y el film que recién había visto
en el porno-shop.

Ella no sabía
que tipo de mundo era este.

Una moneda de cobre
o un millón de dólares
un pan reseco
o un asado de cordero.

Lo intentaba
pero jamás llegaba lejos.

Y entonces
simplemente enloqueció
escribiendo su testamento
regando ríos
regalando miel a las abejas
revisando las viejas fotos
olvidadas en su saco de dormir.

Ella no sabía
qué clase de amigos tenía
si eran una manada de buitres
esperándola a la vuelta de la esquina
o tan solo un grupo normal
de humildes pecadores.

Lo intentaba
pero no llegaba lejos.

Era tan bella
y jamás la entendí
bailarina fresca
entre las multitudes
las luces de la ciudad
le iluminaban su cuerpo bendito
su sonrisa desinhibida
se clavaba en mi sexo.

Y así, sin preámbulos,
enloqueció.

Intentando sobrevivir
con su joven corazón tan viejo
y su alma de túnel
se transformó en una sombra
perdida en la luna.

Jamás supo que lugar era este
un vaso de muertes
un espejo quebrado
una manada de caballos
desbocados en el hipódromo.

Intentó duramente
pero jamás llegó lejos.
_____________ * * * ___________

Selma

Se ríen de ti
de tu tez de sombra
de tus cabellos de noche
de tu aldea tragada para siempre
entre escombros y niños muertos.
Llegas al paraíso caucásico
envuelta en mantas de la cruz roja
solitaria como una estrella fugaz
frágil como una cucharita de cristal
triste y asustada como una lágrima.
Y se burlan de ti
de tus ojos de carbón
de tu verbo extranjero
Selma de las montañas heridas
¿a dónde te irás ahora?
_____________ * * * ___________
El viejo en el exilio y el Ejército
de la Dictadura Bancaria del Norte & Co.
Por ser viejo
gris, canoso,
aficionado a los crepúsculos
fiel amante de subversiones
y eterno estudiante de la vida,
el Ejército de la Dictadura Bancaria
del Norte & Co. (EDBN & Co.)
me ha destituido y privado
de todas mis habilidades
privilegios y ocupaciones
tales como hilar sombras de colores
amar con ángeles en las esquinas oscuras
o liberar a viejas almas de sus tumbas
en las gélidas y oscuras tardes árticas.

Sin embargo desafío al EDBN & Co.
y oculto en estas noches poderosas
grito auxilio encaramado en los icebergs
lanzo fuegos artificiales
bailo cuecas y tangos
rock y ballet
canto Gracias a la Vida a todo pulmón
y las sombras y los ángeles y las almas
se han aliado conmigo
trayéndome misteriosos mensajes
solidaridades y declaraciones de amor
desde lejanas tierras cálidas y melancólicas
en verdes botellas de náufragos.
Me siento entonces aquí
en los arcaicos bloques de hielo
a esperar mi rescate final
mientras reviso mi noble bitácora.

_____________ * * * ___________
Los machos

Vengo de la pega
colgado de un gancho.
Todos mis compadres
colgados de un gancho.
Y el bus nos escupe
al llegar al paradero Trece
paradero negro y hediondo.

Caminamos eternos caminos
hacia la población.
Chao compadrito nos dispersamos.

Sigo solo
la policía me observa
y no hay luces en este sendero
mi instinto me conduce.

Huelo.
Escucho.
Tropiezo, caigo, desmayo
y pierdo el escaso conocimiento
que alguna vez casi poseí.

Pero pienso
luego soy
y despierto
y encuentro oliendo
cual perro guardián
mi territorio.

Ahí están
mi hembra
mis mujercitas y mis hombrecitos.

Traigo apio húmedo aún
y papas recién desenterradas.
Hacemos maravillas en la olla
y después de comer
nos acostamos todos juntos
a mirar las galaxias fugaces.

_____________ * * * ___________
Jugando a las escondidas

Con el pretexto de jugar a las escondidas
nos podemos tocar, impunes.
Trece años de de edad
no es lo peor que tenemos.
Te descubro oculta entre los pinos
te atrapo
te siento temblar contra mi pecho
cual coqueta gacelita en celo.

¿Tan jóvenes fuimos?
te pregunto pensativo
mientras tejes y yo reviso el álbum.

Sonríes cautelosa
vieja gacela astuta.
¿Vamos a la cama? Es tarde
mañana vienen los niños.

Me duele la cabeza te respondo.

Ian Welden. Nació en Santiago de Chile en 1948. Estudió comunicación de masas y cine en la Universidad Técnica del Estado.

En 1974 viajó a Barcelona donde trabajó como radio-operador e intérprete en un barco que buscaba petróleo en el suelo marino de Barcelona.

En 1975 se asentó en Copenhague, Dinamarca, donde trabajó en los campamentos para refugiados de la Cruz Roja. Ahí, entre muchísimas otras tareas, escribió cientos de poemas y relatos y recopiló además poemas, relatos y gráfica de refugiados de muchos países.

En 1974 inauguró su exposición GUERRA MUNDIAL-TERCERA FASE, compuesta por montajes fotográficos y literatura del autor. La exposición versó sobre la sangrienta guerra civil en la otrora Yugoslavia.

Escribe poemas y cuentos que publica en diversas revistas virtuales del mundo y en su blog «Milagros»: http://1234qwer.ohlog.com/

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Elogio latinoamericano a Coquito

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Las elecciones generales en el Perú del próximo domingo 10 de abril para renovar al Presidente de la República y a los 120 miembros del Congreso unicameral deberían constituir un acontecimiento de una democracia legítima, cada vez más robusta y demostrativa que, en efecto, es el mejor sistema político creado hasta ahora por la humanidad.

Sin embargo, en el Perú, probablemente, dada su diversidad étnica, cultural y geográfica, el proceso electoral camina por senderos equivocados. Asistimos a un espectáculo de frivolidad, racista, disperso, incongruente hasta mafioso, alimentado por medios que aún arrastran las desviaciones emocionales alimentadas por el autoritarismo y que insiste en retornar al poder.

En este maremágnum también se encuentran expresiones del gran potencial de la cultura nativa, que sigue tan fuerte y sólido, venciendo a la conspiración. A partir de las propuestas de las principales agrupaciones políticas que participan en esta contienda, emergen debates de gran interés, referidos a la prioridad de la Educación.

Con la ayuda de las comunicaciones, el tema de la Educación va convirtiéndose en primordial, siempre y cuando tenga como punto de partida a las poblaciones rurales, donde se encuentran los más desposeídos y sin acceso directo a las fuentes del conocimiento.

Precisamente, en un conversatorio radial de fin de semana, que más bien fue un debate alturado y reproducido por televisión y redes sociales, los diferentes voceros políticos convocados, coincidieron en reivindicar el aporte de varios amautas. Uno de los invitados al panel, ex Ministro de Educación, evocó su infancia en Arequipa y al autor de Coquito, Everardo Zapata Santillana.

Coquito es el libro que sirvió para que millones de peruanos y latinoamericanos, sin distinción de clases sociales, aprendieran a leer y a escribir. Everardo Zapata tuvo muchos seguidores y su trayectoria docente continúa ahora por la senda de la responsabilidad social en las empresas, el nuevo Coquito para los grandes inversionistas en el Perú.

“Estoy orgullosa de ser peruana y haber aprendido a leer gracias a Coquito y a mi profesor de aula”, dice por ejemplo una ejecutiva desde Suiza. Los diferentes testimonios resaltan la labor del buen docente y demandan para él, en primer lugar, un salario digno, en una época en que el alumno es, por lo general, el primer contacto con las novísimas herramientas tecnológicas.

Coquito, con la sencillez y claridad de su metodología, seguirá siendo una reflexión para conseguir el acceso de todos a las bibliotecas escolares y universitarias, instituciones que deben convertirse en centros cívicos de cualquier aldea o ciudad de Los Andes, de esta gran columna vertebral que desde la Patogonia hasta la América Central es depositaria y generadora de antiguas y nuevas civilizaciones.

El Ministerio de Educación desde hace diez años viene impulsando diversos productos cibernéticos, desde un portal especial con las diferentes materias y programas de gestión educativa, además de excelentes producciones para los principales colegios públicos, y que son mejor aprovechados por los planteles privados sin costo alguno.

La tecnología nos posibilita el acceso a las grandes bibliotecas, como a la British Library, la Nacional de Francia, de España, la del Vaticano, la de Alejandría o la Biblioteca del Congreso de EEUU, que es la más grande del mundo con más de 126 millones de volúmenes en más de 460 lenguas, incluyendo una tableta de piedra del año 2040 adC.

Estas ventanas seguirán cerradas para millones de niños, jóvenes y adultos del Perú, solo por falta de motivación y promoción del maestro, parte esencial de cualquier reforma o revolución educativa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.