viernes, 20 de mayo de 2011

Desde Argentina: La cumbia villera

EL ORTIBA - WIKIPEDIA

La denominación "cumbia villera" surge para identificar un tipo de música cuyos autores, intérpretes y personajes de sus letras pertenecen o pertenecieron al mundo de poblamientos carenciados, históricamente conocidos con la cruda y contundente denominación "villas miserias", y actualmente llamados barrios o villas de emergencia. Que las villas hayan dejado de ser miserables para pasar a ser carenciadas o emergentes, indica el grado de negación de la sociedad y sus referentes políticos y culturales para no mirar lo que siempre estuvo ahí. Musicalmente la cumbia villera se nutre de la clásica cumbia colombiana y de otros ritmos, conocidos en la Argentina como "tropicales", siendo el producto final un nuevo género, fácilmente identificable y empaquetable para el consumo. Comenzó a escucharse a mediados de los años 90 a través de grupos como Amar Azul y Ráfaga, entre otros. Pablo Lescano, músico que nació y creció en una villa y a quien se señala como iniciador de la cumbia villera, tuvo entonces una idea básica y perfecta: si la cumbia es el género más escuchado en la villa, ¿por qué no describir lo que se vive dentro de ella? Así compuso letras descarnadas y directas con el conocimiento que otorga ser parte del contexto. Su idea fue todo un éxito y cuenta en su haber con la creación de varios grupos musicales. La cumbia villera ha trascendido las fronteras y actualmente se baila y escucha en numerosos países, especialmente los limítrofes.

Sus raíces musicales son varías, pero más firmemente de la cumbia peruana de la cual retoma el uso de la guitarra eléctrica, de la cumbia colombiana tomando de allí el sonido del acordeón. En la Argentina el acordeón diatónico, (casi) exclusivamente se usa para tocar el ritmo folclórico argentino "chamamé"; en la cumbia, en lugar del diatónico se utiliza el acordeón de teclado y pistones. También dentro de su composición, toma algunos sonidos de la cumbia sonidera mexicana que apareció en el país norteño alrededor de 1994 por lo que se crea una fusión única, aunada a sus letras poseedoras de lenguaje bastante crudo y vulgar, propio de la juventud marginal o lumpen que van desde letras de amor, hasta historias de vida, muchas veces con alusión a la bebida, drogas, delincuencia (siendo el lunfardismo argentino "chorro" -ladrón-, la palabra más socorrida en el género), sexo promiscuo y los bailes, así por ejemplo se tiene el tema de la agrupación argentina llamada "El empuje" cuyo tema, "Toma la mema" en que hace alusión a las relaciones sexuales, tanto anales como orales (menciona el estribillo "nena a tu cola le falta crema, a tu boca una mamadera"...), lo que provocó que este estilo sea menospreciado, y aún como se mencionó, por las inclusiones de temas delincuenciales, el rechazo fue sobre todo por los medios de comunicación y los sectores altos de la sociedad argentina, más tarde por la de otros países, aunque algunos otros países la escuchan por el ritmo musical pero no por sus líricas que son localismos argentinos inentendibles en países extranjeros, pasando sin ningún prejuicio, así, ha sufrido las mismas estigmatizaciones de otros géneros musicales en el pasado que tratan las mismas temáticas en inglés como el Punk (anarquía social), el rap (delincuencia juvenil) y el hip hop a finales de los 70 que también fueron relegadas y marginadas.

El movimiento de la cumbia villera ha creado controversias de todo tipo en la sociedad argentina tanto a nivel musical debido a que se considera que se desvirtúa el sentido de la cumbia tradicional por sus nuevas líricas y sonido, a pesar de su popularidad en los medios de comunicación, donde quizás hasta se sobrepone al rock "tradicional" del país, como también así en el ámbito social donde muchos aseguran ha impulsado la delincuencia1 y por otra parte algunos que le apoyan.

Las grabaciones de cumbia villera han llegado a diversos países del sur del continente y México. Se ha llegado a difundir en países como: Uruguay, Chile, Paraguay, Colombia, Ecuador, Bolivia, México, y Perú.




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

U.S.A.: Reflexiones sobre la situación de los Estados Unidos

Enrique Campang Chang (Desde Guatemala. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

En los años 70s viví durante tres años en el corazón de los Estados Unidos, en el cinturón de la Biblia y el maíz, Iowa, Wisconsin, Minesota, entre amigos, una comuna hippie, donde hicimos censurado-deleted, protestamos contra la guerra de Vietnam, cultivamos girasoles, calabazas, vegetales y censurado-deleted criamos abejas, gallinas, trabajamos alfarería, cosechamos nueces, manzanas, bayas y hongos silvestres en los bosques, pasamos los fríos inviernos a -20º C, partimos leña para calentarnos.

Celebramos varios Thanksgivings (Día de Acción de Gracias) muy emotivos en celebración de haber sobrevivido momentos difíciles muy cerca de la naturaleza.

Creíamos que éramos autosuficientes, pero un día se nos acabaron los fósforos y necesitábamos dinero para comprarlos, así que nos reincorporamos al sistema, ese fue el despertar de la realidad en los U.S.A.…

Estados Unidos es un proyecto social que ya lleva más de 300 años desde la colonia, basados en nobles principios de libertad, igualdad y fraternidad que inspiraron la Revolución Francesa; el resultado es ambiguo; defienden valores de la democracia, la oportunidad para todos, la tolerancia; sin embargo el país enfrenta una severa crisis humana y política.

Su proyecto de civilización presenta signos problemáticos evidentes; un consumo de drogas muy extendido, una deuda pública inmanejable, una guerra en Afganistán imposible de ganar, extremos materiales de riqueza y pobreza, racismo, intolerancia, familias y matrimonios en crisis.

Al igual de todos los proyectos de civilización anteriores, se confiaron en el desarrollo material y militar, asumiendo que la población sería satisfecha con el complemento de Pan y Circo. Los romanos, mayas, soviéticos, como los Estados Unidos, no lograron desarrollar, en sus proyectos, la calidad humana y moral de sus ciudadanos y clase política.

La decadencia romana dio paso a la invasión de los bárbaros, los reclamos de las poblaciones marginales, la corrupción del gobierno y la incapacidad de satisfacer las demandas del pueblo, sin sentido del bien común, el egoísmo de las clases dominantes aceleraron su caída. Lo mismo está ocurriendo en las protestas del mundo árabe en Túnez, Egipto, Libia, etc.

El proyecto filosófico de los Estados Unidos da signos de agotamiento, de volverse obsoleto, con objetivos frustrados. Ha pasado a ser una sociedad de consumo mecánico, compulsivo, poco inteligente; donde para mantener la maquinaria económica produce la necesidad de basura en la comida, modas, espectáculos, artículos electrónicos, ciudades de fantasía como Las Vegas y Disneylandia.

El pobre Barak Obama debe seguir ese proyecto que hereda sobre todo de George W. Bush, y no encuentra salida. El fundamentalismo Republicano o el Tea Party de Sarah Palin polariza aún más la sociedad con intolerancia y racismo.

Estados Unidos se aferra a la política del gran garrote (Big Stick) desarrollada por Theodore Roosvelt, el imperialismo le hace ganar enemigos en todo el mundo, es el villano favorito en muchos países. Se siente amenazado por todas partes, el terrorismo lo asedia, termina la época de las guerras convencionales que podían ganar, pero no pueden contra las guerras irregulares. Ignoran los principios de Sun Tzu en el Arte de la Guerra.

El problema de las drogas es sólo el síntoma de la insatisfacción del modo de vida de una buena parte de la población, no pueden incorporarse a sus demandas productivas y morales, se marginan, viven en su propia subcultura, que es el medio del cultivo para el narcotráfico y la mafia, que extiende sus tentáculos a Colombia, México, Afganistán y Guatemala.

El sistema político es desnaturalizado por su democracia matemática, donde lo que cuenta es el financiamiento, el volumen de dinero, los votos, las mayorías contra las minorías, sin dialogar efectivamente hacia un proyecto de bien común

Las grandes corporaciones y sus intereses, no son dados a negociar; sesgan la voluntad popular, hace imposible cambios que los afecten en materia energética, ecológica o social. De esta manera se entra en un círculo vicioso irreformable de pronóstico reservado.

El presidente francés de los 60s Charles De Gaulle criticaba a los Estados Unidos como una nación que pasa de la infancia a la vejez sin haber madurado nunca. La madurez duró poco o no fue aprovechada en la época de Jimmy Carter en que trató de darle un sentido de decencia al país, con la defensa de los derechos humanos en todo el mundo.

El sentido de la fuerza militar, el dominio sobre la naturaleza, la expansión económica o lo sofisticado, no son criterios sólidos para darle vida y continuidad a un proyecto de sociedad, sin antes mejorar la calidad humana de sus miembros.

Así como nuestra generación vio lo impensable como la desaparición de la Unión Soviética, los Estados Unidos está en los mismos errores de los romanos, persas y demás proyectos frustrados de civilización.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Fotografías

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Siempre fue desesperado por sacar fotografías. Detener el tiempo en una imagen. Pedía también que lo fotografíen.

Porque de chiquito siempre le sorprendió lo fugaz de los momentos. Lo que veía, lo que escuchaba, los pasos que daba. Todo por última vez. Y repetir le recordaba lo que ya no era. Nunca era lo mismo.
Por eso una fotografía, fotografiar, para él era como detener el tiempo en un momento.
Y con el tiempo fue acumulando fotografías. Y también, él cambiando.
Poco a poco, cuando miraba las fotos se decía: -Yo era así. O él o ella eran así. Y también, a veces agregaba: -Cuando estaba vivo. Se dio cuenta, entonces, que la fotografía era una forma de volver al pasado. De tratar de no morir. Pero que había otra forma: revivir.
Recordar el pasado mirándolo de afuera, como una fotografía. O revivirlo, que era entrar en la fotografía, sentir lo que en ese momento había sentido.
Y así fue que cada vez que miraba una fotografía pensaba: “yo era así”. O “él o ella eran así”. Siempre fotografiar lo que era.
Aunque las fotografías fueron dejando de estar en un cartón especial y pueden verse en la tela de una computadora, es lo mismo. Un momento inmovilizado del tiempo. Y recordaba aquello que estaba en lo que una vez escribió Borges y que llamó Instantes:
“Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, solo de momentos; no te pierdas el ahora”.
Pero entonces, ¿cómo hacer para ser siempre así, siempre igual, como una fotografía? ¿Para no perder el instante?
Así fue cuando hizo un testamento en el que pedía ser embalsamado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Bob Marley, solo en el cementerio de Nine Mine

PRENSA LATINA (Desde Kingston, Jamaica. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Cuando llegan al cementerio de Nine Mine, al noroeste de Kingston, los peregrinos hacen silencio y después, entre susurros, cualquier conocedor identifica la letra de Soul Rebel o Redemption Song: están frente a la tumba de Bob Marley.

A 30 años de la muerte de la leyenda del reggae, personas de todo el mundo viajan hasta el poblado jamaiquino donde nació y descansan los restos del cantante rasta de los dreadlocks (trenzas) y la bandera tricolor.

"Es la excursión que todo fan de Marley debe hacer", dicen las guías turísticas del país caribeño, y miles lo cumplen al pie de la letra, más en estos días de aniversario.

El 11 de mayo de 1981 el cáncer convirtió en mito al primer hombre que desplegó por el mundo la música de la región y la convirtió en símbolo de rebeldía e identidad, tal vez por eso hoy las calles del poblado tienen un ritmo peculiar.

Fue en otros tiempos una aldea desconocida, pero está ahora llena de quincallas y vendedores ambulantes, que prometen "al mejor de los precios" pullovers de souvenir, collares de piedras rojas, verdes y amarillas, discos, carteles, libros, postales y hasta supuestas reliquias del líder de The Wailers.

Desde inicios de semana, decenas de guías del movimiento socio-religioso Rastafari esperan por los recién llegados en las esquinas, con sus típicos sombreros tejidos, para llevarlos por los lugares donde comenzó a crecer la leyenda.

El recorrido comienza en la casa en que nació Marley el 6 de febrero de 1945, pasan por el monte Zion Rock, donde el cantante solía meditar, siguen hasta un lugar llamado The Pillow (el mismo de la canción Talking Blues) y terminan en el mausoleo, mientras cantan algún tema conocido o besan la losa.

Antes de partir, muchos dejan piedritas o papeles con deseos sobre la bóveda, otros colocan sus collares y muchos realizan ritos de veneración, que incluyen meditaciones y, por supuesto, humadas de la hierba narcótica, conocida aquí como ganja.

Familiares de Marley viven todavía en esta casi aldea, a un par de kilómetros de la parroquia de Saint Anne, unos lejanos y otros más próximos, como primos, tíos, alguna de su veintena de esposas o de sus 14 hijos, quienes controlan los negocios locales.

Los precios se dispararon en los últimos tiempos y una foto del músico puede volverse varios dólares, "hay que aprovechar la ocasión", dicen los comerciantes.

Mientras, cuando se cierran las puertas del cementerio de Nine Mine, callan los susurros de canciones en inglés, las piedras son botadas de encima de la tumba y los restos de Bob Marley, bajo una lluvia pertiz en esta primavera, vuelven a quedar solos.

Con la misma soledad, tal vez, de su mensaje de justicia y defensa de los oprimidos, que entre tantas ventas y visitas, parece pasar a un segundo plano ¿en estos días?.

"Viejos piratas, sí, ellos me robaron y me vendieron a barcos mercantes", cantó Marley en uno de sus temas más conocidos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La literatura de C.E. Zavaleta: La tierra donde se vive

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Después de la segunda guerra mundial, los principales líderes nazis huyeron por el mundo, especialmente a pequeñas ciudades de América del Sur, donde anteriores generaciones habían emigrado con gran éxito, en la presunción de burlar el ajuste de cuentas por sus crímenes y asesinatos colectivos.

Uno de esos presuntos seguidores del supremo führer, se instaló en Caraz, una ciudad del Callejón de Huaylas, muy parecida al paisaje suizo, ofreciendo servicios médicos a los pobladores, según revela un cuento corto de C.E Zavaleta, quien acaba de fallecer en Lima, a los 83 años, dejando una frondosa literatura de alta calidad que ha surcado mares y exigentes centros académicos de los EE UU, Inglaterra y España.


La literatura de los años 50, fue precisamente la de cuentos y novelas sobre fugitivos, entrelazados con historias de amor como una forma pedagógica para explicar la barbarie nazi y contrarrestar aquella ideología que destruyó Europa y buscaba extenderse por las antiguas colonias.

Carlos Eduardo Zavaleta (Caraz, 1928 - Lima 27 de Abril 2011), fue quien dedicó su mayor creación a tratar de romper los “misterios locales” como una forma de evitar la creciente escisión de nuestras naciones multiculturales como es el Perú. Caminamos por el siglo XXI y el país de 30 millones de habitantes, lejos de unirse, la geografía y el poder económico en manos de unos cuantos, generan más pueblos atrapados en atávicos rencores y creciente pobreza material.


La tierra natal de C.E. Zavaleta y el resto de ciudades del Callejón de Huaylas son extraordinarios observatorios de los principales nevados del Perú como el Huandoy y el Huascarán, entre otros. Cuando caen sobre los nevados los rayos del sol y/o de la luna, sus habitantes, congregados en sus campiñas o plazas públicas, disfrutan del paisaje idílico, y aún más durante los días festivos. Al son de bandas musicales, multicolores danzantes y quema de castillos artificiales, la gente de todas las edades y lugares circulan por las calles a la espera de un nuevo y venturoso amanecer.

En la plaza principal de Caraz, que cobijó a Simón Bolívar durante su travesía por los andes hacia la batalla final por la independencia de cinco repúblicas, otro gran atractivo nocturno, igualmente bello, son los desfiles de sus mujeres lugareñas. Ya el Libertador constató la cálida acogida de sus pobladores, además de las “tres” o “doce etc”, según las tradicionalistas Celso V. Torres y Ricardo Palma.

Para los jóvenes estudiantes, causó sorpresa la aparición en la Plaza Bolívar, de un alemana rubia y escultural, que obsequiaba sonrisas a sus admiradores; en tanto su pareja, un hombre bajo de estatura, calvo y taciturno, se le veía agotado por las sombras de los muertes en Auschwitz y Birkenau, campos de concentración, de experimentación médica y de exterminio en masa de los prisioneros tras la invasión de Polonia de 1939.

Desde esa noche singular, los alumnos del centenario colegio nacional “2 de Mayo”, solían caminar siempre detrás de aquellos novios germanos, con la obsesión de cómo arrancarle el amor al huidizo alemán. Y Carlos Eduardo, en versión premonitoria, anunció que muy pronto esa ensoñadora mujer no tardaría en traicionar al amante ultramarino. Y así fue semanas después.


En efecto la belleza berlinesa, apareció con otro acompañante. Su antigua pareja había desaparecido, sin aviso alguno, para nunca más volver. La justicia, aunque tarde, había llegado con un lapidario fallo de los tribunales de guerra.

Estas y otras múltiples historias convirtieron a C.E. Zavaleta en uno de los escritores más destacados del Perú desde mitad del siglo pasado. Fue animador de poetas y narradores peruanos y extranjeros, cuya obra él admiró o discutió. Además de traductor, profesor universitario, fue estudiante de medicina, periodista, viajero, y ejerció con talento las funciones diplomáticos de su país en varias capitales de Europa y América. Carlos Eduardo, no dudó en protestar cuando un joven caracino fue detenido por la policía, por el hecho de vivir a Cuba en el momento que el senador Edward Kennedy iniciaba un discurso en la plaza de Caraz, en 1962, pocas semanas después de que un deslizamiento del nevado Huascarán sepultara el pueblo de Ranrahirca.

Junto con José María Arguedas, Ciro Alegría y Manuel Scorza, logró conjugar esfuerzos, como núcleo de su visión, para exportar la creación cultural urbana del Perú en busca de una relación armónica de carácter mestizo. Y lo hizo, desde tribunas importantes como las universidades norteamericanas de Lawrence, Duke, Columbia, Complutense de Madrid, y London University.

No cesó su labor cultural a través de las revistas Centauro, Letras Peruanas, Boletín Cultural Peruano y como traductor de autores como T.S. Eliot, James Joyce, Ezra Pound, Nathaniel Hawthorne, Tenessee Williams. Sólo el arte popular en sus más diversas manifestaciones ha sido capaz de mostrar y defender, al margen del Estado oficial, el extraordinario mosaico de culturas y el valor de los recursos naturales de la Amazonía, de los Andes y de la franja costera del Pacífico.

Desde 1948, C.E. Zavaleta fue el introductor en su país de las nuevas técnicas narrativas en el cuento y la novela. Mario Vargas Llosa, Nobel de Literatura 2010, confesó en un reciente discurso de agradecimiento a San Marcos, la universidad más antigua de América, que por culpa de Carlos Eduardo Zavaleta, escuchó hablar de William Faulkner y Joyce, en los años cincuenta “escritores que más me han marcado".

Autoridades de la provincia de Huaylas, amigos y familiares de Carlos Eduardo comparten la posibilidad de llevar una parte de sus cenizas a la ciudad de Caraz. El alcalde Fidel Broncano; los músicos David Flores, director de la Lira Huaylina; Efraín Rosales, investigador del huayno o Canto del Cuculí; Agusto Alva, biógrafo del bandolero Luis Pardo y de las rebeldes comunidades ancashinas; la poesía de Isaías Zavaleta Figueroa y el asentimiento del general del ejército Rudecindo Zavaleta Rivera, hermano mayor del escritor, entre otras opiniones, ayudará a que la nueva sede de la biblioteca caracina lleve el nombre de C.E Zavaleta, el más grande escritor que Ancash haya tenido hasta ahora.


Pero esta decisión municipal no pondrá fin al debate de lo que significa el terruño. Carlos Eduardo, hijo de un dinámico telegrafista, acompañó a su padre desde La Pampa, en la provincia de Corongo y otras poblaciones que recibían los servicios de correos y telecomunicaciones. Después creció y vivió en Caraz y otras localidades, circunstancias que le permitieron entender y explicar que el ser humano puede ser de muchos lugares o “uno es de donde quiere ser”.

“Mi vida me permitió conocer el Perú y me permitió conocerme a mí mismo. Me acuerdo nítidamente de las escenas serranas que están en mis cuentos, el paisaje, la gente pobre, pero resistente. Los ancashinos han pasado tremendos aluviones, peligros, terremotos salvajes. Son indestructibles”, declaró en el 2008 al diario peruano El Comercio, respuesta dirigida a revalorar su terruño, como un pedazo de tierra donde uno encuentra la mayor felicidad.

Precisamente, José María Arguedas (Andahuaylas, enero de 1911 - Lima, 2 de diciembre de 1969), en el “Zorro de arriba y zorro de abajo”, realizó una conmovedora descripción de cómo los campesinos fueron tragados por el mar de Chimbote para lograr el “boom” pesquero que benefició solo a la industria agrícola de Europa y Asia y no del desarrollo local. Finalmente se preguntó qué es mejor para el hombre: la competencia individual o la cooperación fraternal de todos los hombres.

Con enfoque parecido trabajó Carlos Eduardo Zavaleta. Autor de libros como El Cristo Villenas, El cielo sin cielo de Lima, El cínico, Los Ingar, Los aprendices, Retratos turbios, Un joven, una sombra, Campo pálido pero sereno, Huérfano de Mujer, es considerado un innovador de la narrativa peruana al alejarse del indigenismo y difundir la obra de autores extranjeros. Fue uno de los novelistas que más ha contribuido a reconocer la tierra natal como el lugar más preciado, en tanto todos sus habitantes sean reconocidos.

En su “Autobiografía fugaz” (2000) ratifica el valor de la crítica, y recuerda el permanente retorno a su idílica provincia de Huaylas para presentar, a través de la municipalidad, cada nueva obra literaria. Ahora, cuando se le esfumó la vida, los devotos de la cultura de la muerte, multiplican homenajes, ratificando así que ninguna persona de valía “es profeta en su tierra”, porque la cultura, para una economía de libre mercado, es el lado oscuro de la luna, es la negación de la educación pública de calidad para las comarcas más alejadas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cosas de familia

Eduardo Mancilla (Desde Rosario, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La madre de Osama fue la CIA, su padre, George H.W. Su hermano fue el pequeño George W y su Meca, el petróleo y las ganancias.

Su novia fue la rusa Kaláshnikof, como lo prueban las fotografías. Se peleó con todo un Ejército Rojo, en la aridez de Afganistán, sólo para complacer el mandato de su familia y venerar a la estatua de la libertad, que fue su tía, esposa del tío Sam.

Cuando creció, logró quitarse de encima al soviet, entonces se rebeló contra sus padres, como tiene que ser. Después de algunos berrinches explosivos por aquí y por allá, continuó junto a sus amigos quienes no supieron poner las barbas en remojo. Su enorme ira la probaron unas torres gemelas.

Su hermano George W, le dio casa, y diez años después, Barack le dio caza en su casa, que no era la casa blanca, cerca de Islamabad y lo mandó a los anaqueles de las mejores fábulas Americanas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¡Shakira es de karne y hueso!

Guillermo Guzmán (Desde Barcelona, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Hace poco yo expresé en la red que “La esperanza es un cañón” y hoy, para complementar, me pregunto ¿Qué tiene Chávez que no tenga yo?

Una guitarra y una muchacha / para poder cantar / esas son cosas que en esta vida / nunca deben faltar / siempre cantando /siempre bailando/ yo quisiera vivir / quiero que me recuerden / como la propia felicidad.

Es que “asegún” la Shakira le regaló una guitarra a Chávez, que ahora seguramente va a imitar a Sandro.

La esperanza es lo último que se pierde, yo también quiero una guitarra y no pierdo la esperanza de que la Shakira, que es de karne y hueso y, en consecuencia, sentimental, se konduela de mí y me mande una bicha bien buena.

Yo ignoro donde quedan las puertas del cielo pero, de todos modos voy a hacerle una cartica al Niño Jesús, en los siguientes términos:

Señor Niño.

Su Despacho.

Por medio de la presente quiero que usted hable con la Sakira y le comunique que yo me he portado muy bien durante este año. Tengo 20 puntos en ZKonducta, 20 en Aplicación y 11 en Higiene y aseo personal. Y, por lo tanto, creo merecer una guitarra y una muchacha para poder cantar.

Sí la guitarra que se me proporcione es eléctrica, mucho mejor pero como la luz se va a cada rato, me conformo con una guitarra normal.

Es seguro que sabré tocarla bien bueno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Poema

Guillermo Henao (Desde Medellín, Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

También es plácido mor disquear verdes hojitas
de soleada soledad.
Valor arte como tuyo
-qué es tuyo-,
cuando nadie te oprime con sus burlas,
con sus fatuas quer ellas.

Gritar, disparar disparates,
sin que ellos te co-hiban,
sin que te aprieten la pretina.

Puedes oírte,
hablar por fin contigomismo.

Cuando nace la lluvia
decir está lloviendo
o con furor a que te oigan
preguntarte hoy será arepa nada más.

Qué bueno es estarcercaentretodos,
con todos los canales y sogas funcionando,
empujandoenpujando el re-molino
donde lo míotuyonuestrodetodos se acri sola.

Qué sol y edad,
qué plácido
acercamiento
adentro
de los hombres.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿A qué sabe la traición?

Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Sabe a cielo de espanto,
a fuego sucio que arrasa el sentimiento,
carga el odio de un dios excomulgado
hacia el averno feroz, vuelto despojo.
Me sabe a rosa ensartada por su propia espina.
Me sabe a canto de sirena enronquecida.
Sabe a caricia de hielo y repugnancia,
sabe a reptar de serpiente entre la hierba
con furia de Hecatónquiro silbante,
devorando a sus hijos, de repente.
Me sabe a noche sin pan de los hambrientos,
sabe a suspiro contenido frente al miedo,
a rebelión asfixiada del aliento,
a soledad de viejo, en el olvido.
Sabe a arco iris de luto, tras la muerte.
Son cinco dedos huérfanos de mano,
O cinco manos huérfanas de dedos.
Manos heladas que emergen mutiladas
desde algún laberinto inexpugnable
desentrañando frases inconexas.
Va la traición oculta en recovecos intrincados
Atrapando, una a una, a las sonrisas,
en alguna telaraña camuflada.
Sabe a daga ensartada
en la espina dorsal de los sentidos,
abriéndole las vísceras al tiempo.
Sabe a puñal que se clava por la espalda
a corazón que sangra, sin remedio.
Sabe a un adiós instalado para siempre
sabe a puerta cerrada y a lamentos.
No hay vuelta atrás si la traición se instala
haciendo agonizar a la palabra,
entre paréntesis de margen impreciso.
Es como maldición que brota en madrigueras
decretando la muerte de los sueños,
produce enjambre de lágrimas que cuelgan
cual caireles,
desflorando a la lealtad, con su veneno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Desde Venezuela: Veneteatro estrena “El fantasma de Bonnie” en la sala Rajatabla

ARGENPRESS CULTURAL

Sólo 6 únicas funciones de la conmovedora historia de un intelectual y un discapacitado que muestra su ímpetu ante la adversidad.

“Producciones Veneteatro”, una de las compañías de mayor proyección nacional e internacional del Estado Miranda estrena este viernes 27 de Mayo a partir de las 7:30pm en la sala Rajatabla el estreno mundial de su nuevo espectáculo “El fantasma de Bonnie”,obra del reconocido periodista, cronista teatral y dramaturgo E. A. Moreno Uribe, con las actuaciones especiales de Ulises Acosta y Henry Pantoja, con la coreografía de la bailarina Mexicana Rayito Zamudio, directora de la Compañía “VeOzdanza de México”, bajo la producción ejecutiva y dirección general de Dante Gil.

“El fantasma de Bonnie”, es la segunda obra de Moreno Uribe, que plasma el encuentro no programado entre dos personajes Abdón (30), buhonero parapléjico, y el escritor Antonio (40) el cual termina por cambiarles el rumbo a sus vidas y llevarlos por un camino diferente al que ambos traían. El discapacitado llega, sin que haya sido invitado, al apartamento del intelectual, quien lo recibe de manera nada amigable. Se presentan una serie de conflictos por la nada común curiosidad que surgen entre esas dos personas. El inválido, estudiante universitario, quiere entrevistarlo para una investigación, pero además cuenta su rocambolesca historia de cuando era estríper en Caracas y Nueva York y hasta hace una mínima representación de una escena del monólogo que está escribiendo. Toda la acción transcurre en medio de la vigilante y extraña presencia de la doberman Bonnie, la mascota fantasma del dueño del apartamento o una especie de ángel de la guarda pero con ladridos, gruñidos, cuatro patas y muchos lengüetazos. Al final, hay una tregua, porque la personalidad y los proyectos de Abdón logran convencer a Antonio de que sí pueden probar trabajar y hasta soñar juntos.

“El fantasma de Bonnie”, es una clara muestra de la superación ante la adversidad, nos enseña que una discapacidad física más que un obstáculo es una motivación para cumplir nuestros sueños y metas en la vida. Dos personajes, dos realidades sociales, físicas, espirituales e intelectuales muy diferentes que en un encuentro fortuito descubren lazos comunes para la superación personal.
Cabe destacar, que además la compañía “Producciones Veneteatro” está actualmente en proceso de montaje de “Ricardo III” de William Shakespeare, protagonizada por el primer actor Henry Soto, completando una trilogía Isabelina iniciada con “La Tempestad” y “Antonio y Cleopatra”. “El fantasma de Bonnie” también constituye la segunda de una trilogía de Óperas teatrales escritas por E. A. Moreno Uribe, la primera “Novia en Rojo”, se estrenó en Argentina a cargo de la reconocida agrupación “Teatro del Secadero” de Mar de Plata. El estreno de “El fantasma de Bonnie” se realizará el día 27 de Mayo en la Sala Rajatabla, y la temporada se extenderá sólo por dos semanas, en 6 únicas funciones los días viernes, sábados a las 7:30p.m. y domingos a las 6:00p.m. El costo de la entrada es de 30Bs.

Ficha Artística:

“EL FANTASMA DE BONNIE”

ANTONIO: ULISES ACOSTA, ABDON: HENRY PANTOJA

Ficha Técnica:

AUTOR EDGAR MORENO URIBE
MÚSICA JOHN JAIRO TRIVIÑO /IRIS FIGUEROA
COMPOSICIÒN LETRA Y VOZ PEDRO UREA
MEZCLA DIGITAL JHON JAIRO TRIBIÑO
FOTOGRAFÍA GREGORIO TERÁN
ILUMINACIÓN DANTE GIL
VESTUARIO ANDRÉS ELOY IZARRA
ASISTENTE DE DIRECCIÓN LUISANA ORTIZ
DISEÑO GRÁFICO JAMES PRADA
PROMOCIÓN Y PRENSA DANTE GIL
ASISTENTE DE PRODUCCIÓN WILLIAM PEREZ
PROMOCIÓN Y PRENSA LUIS MIGUEL SANCHÉZ, PAOLO PATELA, MELISSA MUÑÓZ
COREOGRAFÍA RAYITO ZAMUDIO (Coreógrafa invitada VeOzdanza de México)
PRODUCCIÓN EJECUTIVA Y DIRECCIÓN GENERAL DANTE GIL

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¡Hay que denunciar la censura en los medios!: Edgar Borges gana concurso literario con novela sobre censura mediática

Diego Samper (Desde Barcelona, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El escritor venezolano Edgar Borges (Caracas, 1966) acaba de ser reconocido con una Beca Residencia en el Centre d'Art La Rectoria, de Barcelona gracias a un proyecto de novela sobre la obra del escritor austríaco Peter Handke y la censura mediática. Anualmente el Centre d'Art La Rectoria premia a artistas internacionales de las más variadas disciplinas para que concreten un proyecto de trabajo que luego será dado a conocer públicamente. En el caso del escritor caraqueño, fue premiada su participación por una investigación novelada sobre la obra de Peter Handke y la forma cómo la industria mediática europea pretendió silenciarlo por su posición crítica ante los bombardeos de la OTAN en la guerra de los Balcanes.

En declaraciones dadas al periodista venezolano Edgard Moreno Uribe, Edgar Borges considera que su trabajo premiado “No es un ensayo ni una investigación al uso; se trata de una novela, híbrida, pero novela al fin; es híbrida porque tiene algo de diario y mucho de investigación. La novela se cuenta desde los apuntes que recopila día a día un investigador. Podría decir que es la historia de una investigación contada desde el plano intimo, desde los detalles de una persona que busca datos que le permitan, por un lado, disfrutar de la obra de Peter Handke, a quien admira mucho, y, por el otro, demostrar cuánto puede censurarse una voz literaria dentro de un mundo reconocidamente democrático, y es aquí cuando opera la ley impositiva del mercado: sólo se conoce lo que al sistema de consumo le conviene”. El escritor viene trabajando con este proyecto desde hace algo más de un año, si bien asegura ser un lector de la obra de Peter Handke desde hace más de una década. Al respecto Borges dice sentirse atraído por la forma cómo “la literatura centroeuropea le saca brillo a la cotidianidad”. En el caso especifico del autor austríaco que motiva su trabajo, el venezolano señala que “la literatura de Peter Handke representa la reivindicación de la palabra en medio de un mundo enajenado por un sistema uniforme de sobreinformación”.

Edgar Borges es autor de novelas como “¿Quién mató a mi madre?” (Ediciones Irreverentes. Finalista III Premio de Novela Ciudad Ducal de Loeches. Madrid 2008); “¿Quién mató al doble de Edgar Allan Poe?” (Grup Lobher, Barcelona 2009) y “La contemplación” (Grup Lobher, Barcelona 2010. I Premio Internacional de Novela “Albert Camus”). Su más reciente libro se titula “Crónicas de bar” (Editorial Milrazones, Barcelona 2011). El tema del conjunto de su obra se centra en proponer las múltiples versiones que ofrece una misma realidad, como si de un juego de ficciones y subjetividades se tratara.

Centre d'Art La Rectoria, fundado en 1987, tiene como objetivo conciliar las artes, las nuevas tecnologías y la naturaleza. Es un lugar de residencia y de trabajo para artistas, escritores e investigadores. El Centro nace con la voluntad de ser una plataforma de expresión, desarrollo y pensamiento del arte contemporáneo. El proyecto de investigación novelada con el que ha sido reconocido Edgar Borges, según resolución del jurado fechada en mayo de 2011, incluye una serie de entrevistas con intelectuales como Cecilia Dreymüller (Alemania); Vicente Huici (España); Fernando Báez (Venezuela); Vicente Luis Mora (España); Eustaquio Barjau (España); Sandra Santana (España); Aleksandar Vuksanović (Serbia) y Luis Ureta (Chile). Para concluir su obra, y como parte de la Beca Residencia, a partir del mes de julio el escritor se instalará, durante dos meses, en Centre d'Art La Rectoria, ubicado en Sant Pere de Vilamajor (Barcelona). El trabajo, que aún no tiene nombre definitivo, saldrá publicado a comienzos del año 2012.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Poeta de Nuestra América: Juana de Ibarbourou. La vida, un verso

Daniela Saidman (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Juana de Ibarbourou supo siempre de la palabra que desnuda, de la metáfora perfecta, del adjetivo que no sobra ni falta, sino que cuenta, contándonos los sueños y otras bienvenidas.

Con la Juana de América se enamora uno, una y mil veces. Con sus versos nace la caricia convertida en eco derramado. Con su palabra certera el amanecer se vuelve lecho florido, amante campo sembrado.

Y es que Juana de Ibarbourou (Melo, Uruguay, 8 de marzo de 1895 - Montevideo, 15 de julio de 1979) supo siempre de la palabra que desnuda, de la metáfora perfecta, del adjetivo que no sobra ni falta, sino que cuenta, contándose, contándonos los sueños y otras bienvenidas.

Esta poeta uruguaya es uno de los estandartes de la literatura de Nuestra América de principios del siglo XX. Cuentan que temprano encontró el amor y por eso a los veinte años se casó con el capitán Lucas Ibarbourou. Se trasladó a Montevideo tres años después, donde vivió desde entonces. Sus primeros versos aparecieron impresos en diversos periódicos. Lenguas de diamante (1919), El cántaro fresco (1920) y Raíz salvaje (1922), fueron sus primeros libros de poesía, en los cuales convergen versos modernistas de los que emergen imágenes y sensaciones, colores y sueños, pero en los que ya su voz era cuenco y tiento para todo lo que aún tenía por decir.

Los grandes temas de la humanidad están presentes en su obra. La búsqueda de la libertad, el amor, el tiempo, la vida que pasa y también la que queda, las cotidianidades y la trascendencia. Su voz fue encontrando en los versos las verdades y las incertidumbres de las tierras y sus gentes. Y el cuerpo tomó en ella la dimensión exacta de la caricia, del gesto que acompaña el desnudo, y a veces también, de la soledad sin aspavientos, de la soledad más sola. Tal vez por eso escribió sabiéndose divinamente humana, entera, pero también escindida de las agujas de un reloj que detiene el paso de las horas sobre el sueño batido entre las alas de las almohadas.

“Por el molino del huerto / Asciende una enredadera. / El esqueleto de hierro / Va a tener un chal de seda / Ahora verde, azul más tarde / Cuando llegue el mes de Enero / Y se abran las campanillas / Como puñados de cielo. / Alma mía: ¡quién pudiera / Vestirte de enredadera!”. (Fragmento de La enredadera, del poemario Raíz salvaje).

De América

La poeta, la honda mujer de los versos que saben del rocío entretejido en el verdor, fue proclamada Juana de América, en 1929, en el Palacio Legislativo del Uruguay.

En la América mayúscula el vanguardismo irrumpía en las letras. Y poco a poco la poética de Juana de Ibarbourou se fue desvistiendo de poses para mostrarse cada vez más humana y más sensible. En La rosa de los vientos (1930) se adentró en esta corriente literaria, pero sin los fanatismos que muchos otros poetas blandieron desde el papel, sino más bien valiéndose de ciertas imágenes con las que pudo dejar al descubierto cada vez más honda, su voz de vida que estalla en cada mañana inaugurada de sol y de sombras.

“Si todas las gaviotas de esta orilla / Quisieran unir sus alas, / Y formar el avión o la barca / Que pudiesen llevarme hasta otras playas... / Bajo la noche enigmática y espesa / Viajaríamos rasando las aguas. / Con un grito de triunfo y de arribo / Mis gaviotas saludarían el alba. / De pie sobre la tierra desconocida / Yo tendería al nuevo sol las manos / Como si fueran dos alas recién nacidas./ ¡Dos alas con las que habría de ascender / Hasta una nueva vida!”. (Fragmento de Las olas, de La rosa de los vientos).

Entre versos y cuentos

Entre 1930 y 1950 la poeta uruguaya no publicó ningún libro de poesía. Sin embargo se dedicó a una prosa que lleva entre las hebras y las entrelíneas toda la carga sentipensante de una mujer que encontró en la palabra los adioses y las bienvenidas, los hasta siempre y los jamases.

Los loores de Nuestra Señora y Estampas de la Biblia (1934); Chico Carlo (1944) y en 1945 Los sueños de Natacha son algunos de los cuentarios, con matices autobiográficos que salieron publicados por esos años. En 1971 apareció Juan Soldado, donde recogió narraciones de diferentes épocas. Finalmente, cuando se reunió el hilo poético con Perdida (1950) ya el verso no se iría más.

En 1932 Juana fue la promotora de un concurso internacional que tenía como premisa dotar de una bandera a la Hispanidad, izada por primera vez el 12 de octubre de 1932, en la Plaza de la Independencia de Montevideo.

Juana de América, la poeta uruguaya, ocupó la presidencia de la Sociedad de Escritores de su país en 1950, y cinco años más tarde su obra fue premiada en el Instituto de Cultura Hispánica de Madrid. En 1959 recibió el Premio Nacional de Literatura entregado por primera vez. Entre sus poemarios posteriores se encuentran Azor (1953), Mensaje del escriba (1953), Romances del Destino (1955), Angor Dei (1967) y Elegía (1968).

La obra de Juana de Ibarbourou será siempre una tregua, un instante de calma, donde la amorosa serenidad de la pasión y la soledad que nace en los espejos recuerdan la vida, la vida vivida y la que tal vez aún queda por vivir.

“Crecí para ti. / Tálame. Mi acacia / implora a tus manos su golpe de gracia. / Florí / para ti. / Córtame. Mi lirio / al nacer dudaba ser flor o ser cirio. / Fluí / para ti. / Bébeme. El cristal / envidia lo claro de mi manantial”. (Fragmento de El fuerte lazo)

Extracto de Historia de la Literatura Uruguaya

Por Ida Vitale

“En Juana de Ibarbourou, gradualmente, el paisaje se transforma en comprobación tenaz de lo natural, en búsqueda de lo concreto, no del símbolo o del simulacro, sino de la suma de elementos verídicos y verificables, esos mismos que una mirada simple descubre en el contorno. A través de toda su obra poética, la autora es fiel a ciertos temas; algunos, aunque no sean exclusivamente privativos de ella emanan de una experiencia vivida, que no comparten necesariamente otros poetas.

Los años pasan, la muerte toca en torno y se lleva los amores mayores y empieza a verse sola, y esta soledad se le hace anticipo de otra soledad más radical”.

(Ida Vitale poeta y crítico, uruguaya, 1923)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La tala

Ricardo Plaul (Desde Remedios de Escalada, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La noche siempre había sido para Kinaka, el territorio de sus fechorías. En este lugar, sin embargo, lo desconocido lo atemorizaba. Al caer el sol, el aullido del viento se entremezclaba con el de repugnantes criaturas. Los riscos puntiagudos semejaban fantasmas infernales surgidos de abismos insondables.

Desde la antigüedad el ostracismo era la pena más infamante que se le podía infligir a un ciudadano.

Fue afortunado que una patrulla de guardias internacionales pasara por allí. Tuvieron que esforzarse para que la chusma enardecida no lo linchara, después que él talara el único de los setenta mil pinos que sobrevivieran en Rikugentakata al tsunami del 2011. No quisieron atender razones cuando Kinaka pretendió explicarles que se aproximaba el invierno y él necesitaba leña para calefaccionarse y cocinar porque a su familia no le había tocado el cupo de energía eléctrica ni gas que el Estado asignaba a los indigentes.

Hacía un mes que lo habían dejado en Shifo y todavía no se acostumbraba a la falta de oxígeno. Se acomodó el equipo y salió a observar las gigantescas Novas resplandecer sobre las aguas rojas del estanque. Un olor nauseabundo impregnó el aire de la noche. Kinaka, enfundado en su traje, no lo advirtió y se acercó aún más al pinar exótico plantado a metros de los barracones.

Las dos lunas de Shifo iluminaron el reguero de sangre que corrió hacia la orilla cuando la garra afilada de aquella criatura taló la cabeza de Kinaka, el único humano abandonado a veinte mil años luz de la tierra.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Palabras en la presentación de la novela “El sol negro de papá”

Reinaldo Spitaletta (Desde Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)


Pero otro sol, aún más bello, está en tu frente…

De la canzonetta napolitana O Sole Mio, de Giovanni Capurro y Eduardo Di Capua
Dicen que todo lo que les ocurre a los escritores (claro, y también lo que les pasa a los demás) les sirve para su literatura, o, en otras palabras, para la creación de sus bellas mentiras, que son, al final de cuentas, sus únicas verdades. Creo que era Marguerite Yourcenar la que decía que el escritor puede tener entre sus materiales de uso la bofetada recibida, el insulto proferido por su patrón, la pérdida de la virginidad de su hermana o la infidelidad de su vecina, el escupitajo arrojado por un agresor, en fin, que todo puede ser parte de sus ficciones a la hora de la escritura. Las historias pueden estar en el afuera o en el adentro. En las experiencias vividas, en las experiencias inventadas. En la casa primera, en la que hubo canciones de cuna, o en la última morada de sus allegados, del amigo, del vecino, de los que se marcharon.

Hubo poetas que lo dijeron hace tiempo, y les sonó hermoso: la única patria es la infancia. Otros, advirtieron que la única patria era la casa, el hogar, aquel sitio de fuego permanente y palabras que andan de cuarto en cuarto. Esa palabra, patria, que en rigor significa la tierra de los padres, ha sido envilecida por ciertos políticos y gobernantes, que la convirtieron en materia desechable y excrementicia. Porque, a la larga, la patria puede ser la cuadra en que está o estuvo tu casa; o el barrio, que es una geografía sentimental que trasciende al funcionario y los conceptos catastrales. La patria, lo sabemos todos, no se puede representar con escudos y banderas ni con discursos presidenciales. Digamos que la patria es ese patrimonio entrañable, encarnado por los parientes y los amigos, tanto los que están como los que se fueron. La patria pueden ser las memorias personales, la mesa de un café, las hojas de un cuaderno de tareas, las viejas cartas con olor a mar que llegaban con noticias de un familiar lejano, en fin.

La patria, en última instancia, puede ser sólo la literatura, esa en la que se amasa aquello tan abstracto y tan concreto que llaman la condición humana. Y con en ella, los modos de la soledad, de la muerte, de los amores contrariados, de las desazones existenciales, de la alegría de vivir. En la literatura siempre se ha intentado resolver aquel necesario e infinito interrogante de “¿qué es un hombre?”, qué pasa en el ínterin que va desde su nacimiento hasta su extinción material. El hombre, decía Faulkner, prevalecerá, pese a las bombas atómicas, a la guerra, a todos los desastres que él mismo provoca.

He estado hablando de la infancia como patria, porque en la novela “El sol negro de papá”, hay en buena parte un intento por recuperar ese tiempo, en un territorio imaginario y real como Bello, en sus calles, en sus aceras y solares, en su obreríada de plusvalías y conductistas pitos de fábrica. En esta novela que hoy ponemos a consideración de los lectores, hay un recorrido entrañable por cafetines y juegos de calle, por la música popular, pero, a su vez, por esa patria múltiple y a veces indefinible conformada por casas, voces idas, fantasmas burlones y muchachos festivos.

Puede ser un juego de la memoria, una reinvención de lo real, una constancia de lo que hubo. ¿Pero, por qué la figura del padre? ¿Por qué un tema del cual en literatura hay ejemplos maravillosos de Shakespeare y Balzac, de Bashevis Singer y Kafka, de Manuel Mejía y Juan Rulfo? ¿Por qué atreverse a novelar los significados y símbolos del padre? ¿Por qué intentar una galería de espejos paralelos entre la cultura caribe y la cultura antioqueña? Las respuestas pueden estar en El Sol negro de papá, o en otras partes. Aunque, me parece, que la literatura más que dar respuestas debe crear interrogantes. Decía la precitada novelista francesa que al escritor todo lo sirve, y de alguna manera, como en un poema de Baudelaire, uno mismo puede ser la bofetada y la mejilla, la herida y el cuchillo, la víctima y el verdugo, digo que en este sol puede haber asuntos de mi padre, pero también del padre de otros. Y, además, de padres inventados e invocados. ¿Qué significa la muerte del padre? ¿Qué rupturas produce? ¿Por qué padre e hijo pueden, a veces, ser uno solo?

Aquí, en este punto, tal vez sea pertinente evocar un fragmento del ensayo de Raymond Carver, titulado La vida de mi padre. Su papá también se llamaba Raymond. Después de los funerales del viejo, el otro Raymond consignó esta escena final: “Escuché a la gente que consolaba a mi madre, y me alegré de que hubiera aparecido la familia de papá, que hubiera ido donde yo estaba. Pensé que recordaría todo lo que se dijo y se hizo ese día y que quizás hallaría la manera de contarlo alguna vez. Pero no. Lo olvidé todo, o casi todo. Lo que recuerdo es que esa tarde nuestros nombres se escuchaban mucho, el nombre de papá y el mío. Pero yo sabía que estaban hablando de papá. Raymond, seguía diciendo esa gente con sus hermosas voces de mi niñez”.

En El sol negro de papá, hay un padre sin nombre y otro nombrado. Uno sin bautizo, que debe estar todavía deambulando por su limbo de sombras, buscando un sol que lo redima de todos los olvidos. Ojalá, él, ese padre de novela que era un gran lector del Dante, no se encuentre con esas palabras lapidarias, en la entrada del infierno: “perded toda esperanza”. Y ojalá que pueda encontrar la puerta, no del cielo, que es lugar irreal y monótono, sino de la infancia, que es, a la postre, la única patria del hombre. Pero a todas estas ¿qué es un hombre? He ahí el enigma.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entrevista a Teresita Fernández (trovadora) (Premio nacional de Música CUBA-2009)

Luis Alberto Figueroa Pagés
“No temas a los truenos, que tú eres trueno mayor”

Fina y Cintio

¿Cómo hacer? De encuestador he tenido que cuestionarme muchas cosas en la medida de adentrarme en el mundo de esta mujer esponja, que canta y provoca, que ama e impresiona hasta la saciedad, hasta la incontable cantidad de años que reúne en su estuche personal a favor de la vida y de los suyos. Teresita es medula del sentimiento, estridente dulzura del quehacer cotidiano, imperecedero amor de eternidad femenina. ¡Trabajoso cuestionario!

¿Qué eres, por qué te entregas así, a plenitud? ¡Cómo te das mujer!

Soy maestra, una maestra, eso es lo que siempre quise ser; maestra a ultranza, el oficio más sagrado que tiene la sociedad. Ahora puedo decirlo con firmeza y claridad; mira, soy y he sido toda la vida amante de la poesía, como lo puedes ver, amante de la pintura y de la música, pues ahí están todas las formulas que me hacen lo que en definitivas soy, todas esas pequeñas cosas que, reunidas en mi se convierten en un personaje a veces farandulero, renombrado y no por gusto. Un ser traído desde aquellas hermosísimas tierras pobres donde nací y me crié de la grande Santa Clara. Aquí me tienes echa “Una Maestra que canta”. Ahí llegue a reunir mis aspiraciones y cumplir con unas palabras de Martí que siempre me impresionaron, cuando dice…” de vez en cuando hace falta que vengan gente al mundo a conmover”. Eso es lo que hago, cuando veo a las personas muy cargadas y aburridas pues, suelto mariposas, formo ramos de rosas, agarro la guitarra y me pongo a cantar para sacarlos de esa tela de arañas y trato de conmoverlos. Pero a los niños les enseño todo lo que se a pleno corazón sin alguna predisposición. En fin…trato de ser coherente conmigo misma; ser buena, ser dulce, pero… ni tan aguantona, ni tan crítica, ni tan, tan. Practico una síntesis que está en el evangelio; “…sencillo como la paloma y astuto como la serpiente”. No soy más que un grupo grande de cosas, contradictorias y coherentes a la vez, tal me parece, y me estoy respondiendo, ¡Que todo eso me hace un ser humano, complementario, complejo! Y que valgan todas las redundancias.

¿Eres lo que quieres y cómo quieres? ¡Eso es querer!

Me repito, soy maestra, educadora, desde siempre y para siempre: lo que no logro es quedar totalmente satisfecha, no creo lograr esa cualidad casi inalcanzable de ser “mejor”. Estoy aun, a estos años, en el empeño de ser mejor, cada segundo intento aprender a entregarme más, con una decisión de entregarme en sonrisas, en flor. Ser agradable y a la vez ser clave para crear amor, cordialidad, comprensión entre todos los que me rodean. A veces no me dejan ser como quiero y eso es consecuencia de la vulgaridad en lo cotidiano, que no nos acerca al mundo en que vivimos ni como lo vivimos. Mientras me quede un ápice de vida la voy a emplear para hacer el bien, entonces, la voy a emplear bien. Pero nunca voy a cejar en el empeño de superarme. Siempre voy a estar ahí empeñada en el intento. Eso sí, haciéndolo como yo quiero.

¿Te gusta la sinceridad? ¡Primerísimo!

La sinceridad es algo que cultivo y me gusta, yo creo que el evangelio es un libro subversivo y a la vez una lección grandísima de sinceridad, por eso admiro tanto sus enseñanzas. Y te juro, que cuando miro a los grandes hombres, valiosos estandartes de nuestra historia, han tenido en su formación, unos más que otros, pero siempre ha estado en ellos la influencia de cristianismo. Empiezo por José Martí, y más,” Nuestro Fidel”. Cuando yo veo a Fidel, enfundado en su uniforme, luchando por la unidad de Nuestra América, esa es la imagen más humana de nuestros días, la imagen humana de la contemporaneidad y la honradez del hombre hecho de pura sensibilidad cristiana.. Esa es la gran sinceridad que me gusta, que amo. Que practico.

¿Al margen de qué vives? ¡… para vivir!

De los convencionalismos, me importan muy poco las formas y los esquemas y menos las reglas que no determinan en el mejoramiento humano, para nada me interesan esas cosas; y desde mucho tiempo no las he tenido en cuenta, lo cual no determina en mi forma de vivir. Sigo siendo intransigente, determinante, por el amor, como lo dijo Martí: “Con todos y para el bien de todos”

¿Cuándo aparece la guitarra en tus brazos? ¡Solo el amor por ella!

El día que me di cuenta de que no iba a ser una buena pianista, primero porque mi mamá y mi hermano mayor eran muy buenos con ese instrumento, lo interpretaban todos los días y me hice un fuerte complejo con ello y más, al darme cuenta de la disciplina que exige el piano para poseerlo, cualidad que yo no tengo, pero quería tanto la música a la cual nunca iba a renunciar. No tenía otra alternativa “La guitarra” ese espectacular instrumento seria mi gran compañera. Es un ser extraordinario que podría llevar apretado al pecho a todos los lugares, un complemento inseparable de mi figura, desde una simple clase en mi escuelita en el “Bajo de la Llanada” hasta esta edad en que ambas vivimos unidas, y mucho hay para decir , desde cómo vivimos juntas hasta las cosas que hemos logrado . Esa ha sido una gran compañera de las mejores y mayores alegrías y también de los malos momentos. Pero siempre existe una compensación para ella, yo la hago sonar, cantar, disfrutar, la hago feliz también.

¿Tú quisiste ser cantante, artista, interprete? ¡…soy como soy!

Nada, no lo pensé, me parece que ese mundo es muy competitivo y yo no vine al mundo a competir, vine a cooperar, a convivir de la mejor manera y desde muy temprano lo hice con mis seres queridos. Para mi dar es importante y lo hago con los vecinos, a veces pido un ají para hacer frijoles y después pago con una cebolla a otro que le falta; así lo hago en el mundo del arte, creo canciones, canto canciones, escribo poemas y los brindo a todos, a los que lo necesitan, grandes y chicos a cada cual lo suyo de lo mío. Así hago mi vida y la vínculo a los demás, claro sin imposiciones, a los que así lo quieren, a veces voy a sus pueblecitos y me arrincono en sus casas, otras canto en los barrios, en los teatros y en la televisión, pero nunca me verás con vestuarios espectaculares no mucho maquillaje, yo quiero parecer lo más sencilla para todos ellos y en la medida que envejezco pues me hago más simple y compleja a la vez.

¿A quién extrañas? ¡A la más pura, la más amorosa!

A mi madre, porque no la supe comprender, ahora es cuando más la echo de menos, a ella y a todo el ambiente familiar creado por mis padres, del cual era alma y sentido: Esas lindas mañanas con un nocturno de Chopin al piano ¡era maravilloso! Mi querida madre nos tenía al tanto de la vida cultural de las cosas más emotivas que aparecían, de una obra de teatro, de un libro o de una película, siempre hablaba de todas esas cosas que enriquecían nuestro hogar. Ella era el vínculo de todos nosotros con Valencia, nuestras raíces ancestrales que siempre han estado presentes en todos. Por eso amo tanto a la música de Veny y la pintura de Sorolla y la poesía española. Me pongo a veces a mirar mis orígenes y el de las personas que tanto amo y me doy cuenta de que es de puro campesino. Todos llevamos el origen de la tierra, por eso está claro que la tierra lo da todo, hasta el intelecto. Ahí está mi origen en la tierra, en la de allá y en la de acá, “todo mezclado” como decía Nicolás Guillén. Cuando rememoro todo lo que fue mi infancia, la adolescencia, incluso la juventud, sale a la luz la digna imagen de mi madre! Y cuanto la añoro! Hay una canción mía que siempre la recuerda…

Tin, tin, la lluvia cayó
Ella juega conmigo y con ella yo
tin, tin, la lluvia cayó
con su frescura el aire se perfumó.

¿Y tus sueños? ¡Sobre ascuas, pero de punta!

Soñar,¿ soñar? soy muy ingenua y siempre lo hago, pero no he soñado imposibles. Fui lectora del Tesoro de la Juventud y me hice siempre propósitos muy fuertes que más fueron ideales y trate de lograrlos con mucha voluntad. No sabes qué pena me da el saber que La Cenicienta y Blanca Nieves sean cuentos y aún más, que los reyes magos no sean ciertos, lo he comprendido ya de adulta y eso me hace saber que la vida sin sueños es muy roma, las ilusiones que despiertan la fantasía me hacen vivir diferente, ajena a los desastres del mundo cotidiano, y a cierta edad eso es un valor agregado a la vida que le da un extraordinario sentido. La felicidad que yo conozco, sin precio y sin condiciones, es una gran parte del sueño principal de las personas buenas; esos son sueños ¿o no? Sí, también soy soñadora.

¿Los has logrado, qué te falta? ¡Seguir con los ojos bien abiertos!

Si he logrado que muchas cosas soñadas se realizaran, escribir, cantar, hacer felices a mis semejantes fueron y son mis sueños; para eso trabajo mucho, me he exprimido el corazón y sin pretensiones puedo sentirme realizada, he logrado hacerlo. No esperé por la casualidad, lo hice. Lo más importante es estar claro en que mientras no le sacas las entrañas a los sueños siguen siendo eso, sueños sin realizar Solo me falta llegar a la perfección, a la perfección espiritual, lograr la absoluta empatía con la armonía del universo. ¡No sé si llegare a obtenerla, aunque pienso, me va a faltar tiempo!

¿Eres muy fervorosa en tu devoción? ¡Gracias a Dios!

Soy una persona con una fuerte formación católica, mi madre fue alumna de un sacerdote y eso ha sido determinante, la educación en mi casa era religiosa y consecuente, aunque tradicional. Yo he ido decantando a todo lo largo de mi vida, lo que se convierta en devoción y liturgia, pero creo en el evangelio y creo en la conducta evangélica, figúrate que para mí el evangelio es el libro más subversivo que existe y digo que el “Padre Nuestro” hay que empezarlo por detrás, repartiendo el pan, pues con hambre nadie va a entenderlo, eso también me hace subversiva.
Hay un anhelo de justicia social histórico, interminable, para la gente que tiene un mínimo de decencia con el prójimo y entre ellos estoy yo, en paz con todos. ¿Sabes? Cielo e infierno no son sitios, sino estados de conciencia que se alcanzan en este mundo terrenal, si eres bueno y tienes tus deudas materiales y morales satisfechas, estas en paz con todo y todos ; entonces , nada tienes que temer, yo no temo.

¿Qué te ha servido de inspiración para crear tus canciones, para hacer poesía, para dar amor a través de la belleza? Hemos visto a cientos de personas cantando tus canciones al unísono. Niños y adultos corean “El gatico Vinagrito”. ¿Qué edad tiene esta canción? “¡Yo soy arte entre las artes!”

Pues te voy a responder por el final de tus preguntas. El Gatico Vinagrito tiene tus años, tú la pudiste cantar de niño y eso ha traído consigo que ya varias generaciones de hombres y mujeres lo cantan desde su niñez, ahí está la magia, cuando la interpreto en un teatro todos la cantan, todos la recuerdan y la disfrutan. En las calles de mi pueblo se escucha a cualquier hora, en cualquier sitio, desde una escuela, un circulo infantil y en las mismas casas te puedes extasiar, eso hago yo, con el canto del “Gatico”, de” La palangana”, de” La ronda “y muchas otras canciones mías. Bueno, ya son más del pueblo que las ha hecho una sarta de alegría pueblerina. Yo pienso que eso se logra cuando uno es verdadero y el tema es verdadero también, analiza mis canciones y verás que en ellas no existen duendes, enanitos y seres mágicos, las hadas no están en mi mundo poético a pesar de mi fantasía, del misticismo personal que me acompaña en todas partes, no es por gusto que conmigo todos cantan.

¿Por qué La Ronda? ¡Por el amor a Gabriela!

La Ronda es de Gabriela Mistral, yo sólo contribuí a que se convirtiera en una pieza de la cultura tradicional de mi país. Esa era una deuda que tenía con ella y creo haberla cumplido pues a través de mi música, con su texto, logro que se reconozcan sus valores como escritora vanguardista y extraordinaria en toda América Latina, escuchar los versos de esta pieza hace vibrar el alma de cualquier tumulto de niños, hombres y mujeres, donde quiera que los reúnas, un teatro, un solar yermo , un estadio, donde sea. Una unión de amor eterno hecho a dos manos, “Mi amiga Gabriela y yo”

“Dame la mano y danzaremos
Dame la mano y me amarás
Como una sola flor seremos
Como una flor y nada más.

Te llamas Rosa y yo Esperanza
Pero tu nombre olvidarás
Por que seremos en la danza
Como una flor y nada más”

¿No crees en esos personajes del universo infantil? ¡No quiero copiar, y soy inédita!

Pues claro que sí, yo vivo con un enanito, es mi compañero, con quien comparto los momentos de soledad, con él converso largas horas y discuto mis problemas y mis deducciones, valoro todo lo que hago con relación a lo que debo hacer, discuto de las acciones que siempre provocan la paz y las satisfacciones del hogar. Pero yo pienso que la belleza esta en la vida, en todo lo que nos rodea. Witman lo decía “un ratón justifica la existencia de Dios” vivo de la realidad y eso me ha hecho pensar mucho, pensar en el polvo de las alas de las mariposas, las luces del cocuyo, el polen de las flores, la cantidad de estrellas que existen en el universo, en la física y en la química de la escuela y en las de nuestras vidas, pues son muy necesarias para mezclar y componer las formulas de vivir. Ahí los tienes, esos personajes están en todas partes de la vida y no sólo en la vida de los niños, cada uno de nosotros carga con las bolsas plañideras de la infancia y en ellas llevamos a nuestros personajes. Vuelvo a decirte, yo prefiero usar los recursos cotidianos, los más cercanos a los niños y su mundo poético-práctico.

Eso es filosofía Teresita, perdóname pero cuando rememoro tus violetas en una palangana vieja y su melodía, el hecho se me pierde. ¿Piensas tanto cuando elaboras tus canciones? ¡El mundo es toda la fantasía que le aporto, y más!

No, claro que no, en la vida todo va saliendo con espontaneidad solo que hay que observar las cosas, los hechos y permitirles que entren en el alma, ahí está la parte filosófica. Yo recuerdo que mi papá enamoraba a mi madre con ramitos de violetas. Ella las guardaba dentro de los libros, en las ropas del escaparate, donde quiera te las encontrabas: eso me pareció tan bonito y sobre todo que fuera con violetas. Era mucha poesía, tan así, que escribí un poema que dice: “me alegro que existan flores tan pequeñas/ que quepan en el corazón de una carta”. Fíjate si eso ha trascendido, que mi padre siempre tenía en la casa una palangana vieja (de esas de peltre) con violetas sembradas para mi madre: y yo, hoy, tengo en las alturas de mi apartamento, una palangana con violetas para mí, para todas las personas que penetran en ella a disfrutar conmigo. Eso es lo que decía Martí: “Ser cultos para ser libres” cuando tu más estudies, más vez, mejor aprecias las cosas y puedes guardar la belleza, expandirla; una cualidad que está en todas partes y a disposición de las personas que tanto la necesitamos. También aparecen esas cosas en el Gatico Vinagrito, pero eso tiene más de historia. Es una historia triste que tuvo su relación con la toma de la ciudad de Santa Clara en el 1958. Vinagrito era un gato normal pero entre todos los tropeles que se armaron fue accidentado y se le dañó la columna vertebral; entonces no podía caminar. Cuantas historias me propuse urdir con mi gato. Después que estuve pensando acerca de su problema me decidí en amarrarle unas rueditas de su parte trasera. Corría como una tromba por toda la casa ¡Volaba!

Estaba en un cartucho
cuando yo lo recogí
chiquitico y muerto de hambre
botado por ahí.

Le di un plato de leche
y se puso tan feliz
que metía los bigotes
las patas y la nariz.


Ahí creo que está presente la historia y la piedad por los animales. Ahí logre hacer la hermosa canción que aman los niños, que trascendentalmente aman los adultos que la cantaron cuando fueron niños.

¿Desde cuándo te identificas con los animales domésticos? ¡Ojo por ojo. Ah naturaleza!

Desde niña, me acuerdo que desde los cinco años tuve mi primera perra “Cleopatra” y hasta siempre tendré animales a mi alrededor, gatos, perros, jicoteas, aves, de todo, ellos me hacen sentir bien. ¿Has visto como existen animalitos abandonados en los parques? ¡Ah! A veces veo el reguero de hormigas y hasta las ayudo para hacer la fila, fíjate que una vecina que viene mucho a mi casa me dijo: “- Tere, el dulce de guayaba está lleno de hormigas” y le respondí: - “si, a ellas también les gusta la guayaba”. Esa es una respuesta poco comprendida, pero ya es hora de pensar con miras de futuro hasta en la manera de botar la basura hay que tener en cuenta las consecuencias. “El desastre ecológico viene porque ya no tenemos piedad ni con nosotros mismos”. A veces se hace tristísimo ver que con actitudes propias estamos destruyéndolo todo. Hasta nuestras casas acaban por deshacer la vida…Eso lo debemos pensar y cuidar de que no siga ocurriendo.

¿Qué es lo más importante para ti, en estos momentos? ¡Ay Omara, “Lo que me queda por vivir”!

Prepararme para la muerte, todos los días pongo un granito de arena para que ese momento me acoja con la mayor satisfacción de haber sido como soy. Si me fuera posible escoger quisiera una muerte en paz conmigo misma y después con los demás. Eso si, quisiera que mi velorio lo hicieran en un lugar abierto y lindo, así como el Parque Lenin, Que me pusieran el poncho más alegre que tengo y las personas vayan y canten y se diviertan, esa será mi mejor aporte de despedida de esta tierra que amo y sé que me ama.

¿Qué más te gusta? ¡Vivir, hacer, creer, crear…!

.La vida contemplativa, sigo tan entretenida como lo era de niña, es muy lindo observar la naturaleza, más aun lo es el observar a las personas. Yo veo todo lo que ocurre a mi alrededor, las flores, los pájaros. Todo, todo lo que significa un proceso de cambio provoca mi atención. En estos tiempos que ya me están tocando a la puerta, hay muchas otras cosas que me gustan. Nadie duda de mis debilidades para con el café y el tabaco, si también he pecado pero eso no ha sido lo más importante ni lo mejor, lo reconozco. Algo que no dejo de hacer y es por lo que me gusta; es dar mi ayuda a los jóvenes, y no me canso de eso. Es como a mí me acogieron las personas que me ayudaron, ¡Cuánto me ayudaron Fina y Cintio, Luis Carbonell, Esther Borjas, con aprobaciones y reprobaciones me forjaron para estas lides de la creación,. Ahora me toca ayudar a las nuevas promociones de creadores, trovadores, escritores… No ves cuanto se está desarrollando este país en la creación.

¿Cómo crees que las personas te ven en la tercera edad? ¡Necesitada de mucho amor!
Mira, en la medida que me he ganado el público este se ha ido incorporando a mi vida, los niños de ahora son los hijos de otra generación crecida cantando mis canciones, ¿no los ves en el teatro como siguen mis canciones? Son pocos los que se han olvidado de “Vinagrito”. Pues son ellos mismos los que enseñan mi obra a sus hijos y así es que me encuentro muchas veces en medio de padres, madres, hijos y abuelos, rasgando la guitarra con el más grande orgullo que pueda tener un artista, también soy artista y cuido mucho a mi ego. Entonces… ¿cómo tú crees que me ven los demás?. En cualquier edad soy amor, por sobre todas las cosas, y así creo que me ven las personas, mis contemporáneos, los más jóvenes y los niños… para ellos soy uno igual, así me siento. ¡Ah! Te quiero aclarar; La vida es una sola y no pienso que la “tercera edad” está fuera de ella y de ésta manera yo sigo viva, contenta, orgullosa y queriendo que todos seamos felices, Así fue en mi “primera edad” y por todas las que he vivido ha sido igual y lo seguiré siendo en las otras edades que me quedan por vivir. Claro que a mis años hay que aceptar los cambios, más los físicos que los psíquicos. Ahora veo las luces con un iris más elegante, voy por las calles y tantos papeles tirados, los veo como palomas; También los jóvenes se me acercan con una ternura que me fascina y los niños son los que más se identifican conmigo. Yo me estoy sintiendo un poco más solemne, más cuerda y más seria pero a pesar de todo, sacrifico eso por el cariño de los niños y a ellos me entrego totalmente, porque me siento muy querida, porque los quiero mucho a todos.

¿Solo has escrito para niños? ¡Lo mío es para que todos se sirvan!
Pues no, todo mi trabajo, lo que escribo, canto y compongo es para el que lo necesita, el que se siente feliz con lo mío es para él, niño o adulto… Recientemente la editorial SED DE BELLEZA de Santa Clara me editó un libro de poemas “Arco Tenso” que es mi experiencia más profunda en el mundo de la creación poética, por supuesto que está destinado para adultos, pero quien dice que dentro de unos añitos los niños de hoy no van a ser adultos también… Yo me siento muy satisfecha cuando veo a los adultos que me cantan;:pero quieres ver algo más hermoso que cien, doscientas, mil personas , de todas las edades cantando al unísono “La ronda” y después “El gatico vinagrito”… Cuando esto me ocurre, y son muchas veces, siento que el teatro se cae y mi corazón se eleva. Eso hace felices a todos y me hace muy feliz a mí. También soy feliz si mi poesía sirva de acicate a los hombres de bien…

Inocente amor.
Quisiera que de una vez
redujeras a cenizas
la enfebrecida sombra
empeñada a mantener por siglos
la mirada clara.
Si comprendieras
que no es ajeno mi canto
sino la idea purificada
en la aguzada llama,
no reprocharías
el corcel salvaje de mi alma
que con tu nada funde
las torturas de este inconsciente amor.

¿Cuánto es José Martí para tu vida? ¡Él lo es todo!

Martí es una versión cubana del Cristo que yo amo. Es un paradigma insustituible por su amor, su inteligencia y su dedicación. Es el hombre capaz de hacer lo que tanto preconizó.. Se inmoló por lo que creía y rubricó su obra con el sacrificio en Dos Ríos. Lo mejor de la literatura que conozco, fíjate que yo conozco toda su obra, la he leído y se de memoria cada uno de los versos que escribió y para más decirte, he musicalizado mucha de esa poesía y la he cantado en todos los escenarios del mundo donde he estado.
José Martí es mi más grande ejemplo de vida. Martí hizo de la palabra una palabra nueva, ahí está lo mejor de la literatura y de la filosofía cubana. No por gusto es el guía inspirador de las fuerzas vivas de Cuba.

¿Algo impresionante en tus recuerdos? ¡Al combate corred!

Ser honesta es una de las acciones que me caracterizan al hablar de los demás y ahora te voy a decir algo que nunca he hecho público, nunca lo he dicho, sin embargo siempre lo he disfrutado y siempre me he sentido orgullosa de ello. Es la valía de ser parte de este pueblo mío, de vivir y vibrar a su ritmo y con sus virtudes y defectos hacer una historia que también es orgullo de muchos seres humanos, no solo cubanos. El Che es estandarte y certeza. Nada me ha sido más impresionante que ver a este pueblo, bailando, desfilando, peleando y sirviendo a todos sus semejantes en cualquier circunstancia. Esa es La Revolución que hemos hecho junto a los hombres que se desvelaron por su devenir glorioso. No es el decir monotemático de los que solo ven las manchas del sol.

¿Una anécdota interesante de tu vida? ¡Quizás no tenga mucho que decir!

Te voy a hacer la anécdota más reciente de lo que me está ocurriendo en estos tiempos de madurez y reconocimiento por parte de mis compañeros y de las instituciones de mi país. Nos pasó algo muy simpático y patético a la vez, tu sabes, estas cosas hay que verlas desde todos los ángulos para ser justo y a la medida. Estaba en los bajos del edificio conversando con una vecina y llegó una prima de esta, con premura mi vecina nos presenta y dice del Premio de Música, que recientemente se me otorgara, pero esta mujer del campo no me reconocía. Le canté, a capela, una estrofa del Gatico Vinagrito y enseguida se le alumbró el rostro, dijo,-! Teresita! ¿Es la señora de que tanto me hablabas? Pero mira que bien estas. Si no pareces tan vieja, ni siquiera que te vayas a morir. Entonces ¿Por qué te ponen todos los días por la televisión y te hacen tantos homenajes? Nada, así es el desenfado y la sinceridad de mis coterráneos de la tierra, para ella lo más importante era reconocerme, de gente a gente. Eso es de Cuba, en pocos lugares te puedes encontrar tales cosas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los militares matan hasta con la deriva en el mar

Juan Alonso (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La brisa fresca les llega azul del Mediterráneo
el barco avanza a la tierra modelo de prosperidad
los dos niños se abrigan en los brazos de sus madres
las mujeres y hombres oyen el ruido de la proa
y miran el viaje de los pájaros que no tienen frontera
El buque se mece sin dirección
se quedó aturdido bajo el sol
mientras su radio avisa lejos que el motor murió
Un helicóptero armado se suspende y arroja agua y galletas
no importa esperar la noche o la mañana
porque vendrán
La luz turba los ojos y los miembros
las cabezas cuelgan desplomadas
flotan sin agua ni pan
una nave surca por el costado y les muestran a los niños
que ahora son huérfanos
Se fueron
el crepúsculo marca que terminaron las 24 horas
y deben botar cadáveres
Una torre con aviones descansando los mira
dos aviones vienen a examinarlos
se va
Otro cuerpo vuela hacia el color azul
La nave se mece en la costa
la corriente devuelve a la África amarilla de sequedad lo que partió
muy pocos sobreviven la pesadilla de los 16 días de sal
De nuevo ven a esos militares
dejan caer lluvias de bombas
para que florezca el respeto a los civiles
el derecho de todos a la vida
son los que los dejaron morir en un olvido mediterráneo,
desaparecer en la profundidad 61 flores oscuras del sur

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿Homófobos ¡temblad!?

Indira Carpio Olivo (Desde Caracas, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Próximo a celebrarse el 17 de Mayo el Día Internacional contra la Homofobia, Lesbofobia y Transfobia, Venezuela se queda atrás en el camino hacia la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, así como en la adopción de niñas y niños por parejas homosexuales y el reconocimiento de la identidad de las personas transexuales.

Argentina y, más recientemente, Brasil reconocieron estos derechos a la comunidad de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales -GLBTI-. En el país de la revolución en cambio, cada día mueren más personas producto del odio a la comunidad sexo-diversa.

La lucha por las reivindicaciones sociales de los históricamente excluidos debe ser bandera revolucionaria de cualquier movimiento que se considere transgresor del sistema capitalista. En la Venezuela bolivariana, los colectivos sexodiversos combaten a diario para que se les reconozca la libertad y la igualdad de derechos. Mientras, se les mata por atreverse.

En el país no existe la pena de muerte para personas GLBTI, como si existe en Mauritania, Somalia, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Yemén e Irán; tampoco se les aplica electroshock como se hacía en países progresistas antes de 1990 cuando la homosexualidad era considerada una enfermedad mental; sin embargo, la cultura machista venezolana juega a la muerte cuando se dan de baja a transexuales, homosexuales como delito de odio.

Venezuela, 6 de mayo de 2011. Diversos activistas del colectivo GLBTI se apostaron en la avenida Libertador de Caracas para protestar por el asesinato de 2 personas transexuales.

Las víctimas contaban con 18 y 39 años de edad. Según informaciones de la asociación civil Venezuela Diversa, más de 4 sujetos con arma blanca acabaron con la vida de las trabajadoras sexuales.

“La única manera de aminorar la muerte de estas hermanas venezolanas es que se les garantice el derecho al trabajo, en contra de la cultura patriarcal y capitalista que les obliga a venderse sexualmente”, dice Rumy Quintero, representante de la Organización Divas de Venezuela.

Sin embargo, hasta el momento en el país el derecho a la identidad de estas personas está negado. Quintero agrega que para “la comunidad trans aun persiste la práctica de una identidad falsa, contraria a la autopercibida”.

Esta realidad parece una política de Estado, salvo en algunas instituciones que empiezan a caminar rumbo al reconocimiento legal de la comunidad GLBTI. Tal es el caso del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería -Saime- donde “una se puede tomarse la foto como realmente es, con la imagen actual; pero todavía no se nos reconoce una nueva identidad, aunque el sexo no se establezca como parámetro para registrar los documentos de identificación nacional y, a pesar de los artículos 20 y 46 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela -CBV-”, agrega Rumy.

En los apartados a los que hace referencia la líder LGBTI, toda persona tiene el derecho a su libre desenvolvimiento y al respeto de su integridad física, psíquica y moral.

Rumy considera como denigrante y difamante el hecho de saberse mujer y tener que asumir otra identidad. “Menoscaba los derechos de una como persona”, asegura. Esta situación afecta, no sólo la psiquis de estas personas, sino su vida social. “Por esta razón no nos dan trabajo”. Así que algunas recurren a la mercantilización de su cuerpo.

En abril de 2011, diversos colectivos GLBTI sostuvieron un encuentro internacional latinoamericano con especialistas en materia de registro civil de 8 países, como parte de las actividades en reconocimiento de la diversidad de género y la influencia del cambio legal de nombre -por difamación o cambio de género- en el desenvolvimiento social de las personas afectadas.

Asimismo, estos colectivos han elevado sus exigencias a instituciones como el Consejo Nacional Electoral -CNE- y la Asamblea Nacional -AN-, quienes dieron esperanzas de solucionar, al menos, el tema de la identidad.

En febrero de 2011, las redes GLBTI y otras agrupaciones hicieron entrega a la AN diferentes exigencias sobre la sexodiversidad para ser incluidos en la agenda de la plenaria venezolana. Todavía no hay discusión sobre el tema, pero la recepción de sus demandas “por el compañero Soto Rojas es un adelanto”, arguye Quintero.

Las agrupaciones GLBTI, apoyados por movimientos feministas de los cuales forman parte, demandan la inclusión de las personas de sexo-género-diversa en el artículo 21 de la CBV, que dice que “todas las personas son iguales ante la ley”.

El artículo 21 de la carta magna no abarca a la comunidad GLBTI. Estas personas tienen los mismos deberes, pero no así los mismos derechos. Igualmente, requieren incorporar el concepto de NO-discriminación de género-diverso en todas las leyes del Estado venezolano.

Según cifras no oficiales del Centro de Investigaciones Psiquiátricas, Psicológicas y Sexológicas de Venezuela, “entre 9 y 11% de los venezolanos son homosexuales y de 15 a 20% de la población es bisexual. Otras cifras nos revelan que una de cada cuatro familias tiene un miembro homosexual”. Es decir, un 30% de la población venezolana es discriminada.

Por tradición, venezolanas y venezolanos hemos sido criados en el hedor de la superioridad machista, bastión del capitalismo y como consecuencia conviven la desinformación y las posturas intolerantes de personajes de ambos bandos políticos, que se mofan unos de otros haciendo alusiones a sus preferencias sexuales.

A propósito de mi artículo ¿Puede ser homofóbico un revolucionario? un supuesto militante del PSUV-Zulia me escribió “Ya sea por voluntad divina, por falla evolutiva, genes defectuosos o lo qué sea, ustedes existen. Pero pertenecen a la estera de lo anómalo (...) La homosexualidad es una aberración. Es una enfermedad de lo peor, porque carcome el cuerpo moral de la Patria. El "matrimonio" entre estos desviados es un verdadero asco. Y sólo pensar en verlos "criando y educando" niños provoca náuseas (...) Entiendo que sí de Chávez dependiera, estas perversiones ya fueran un hecho. Él mismo y su peste socialista es una grotesca perversión (...) ¿Porqué no se conforman con relacionarse sólo entre ustedes? (...) Apártense de la gente normal y decente. No la contaminen”.

Ante opiniones como estas, ¿se puede hacer algo para garantizar los derechos de estos colectivos? ¿Algún día temblarán de miedo los homófobos al ver una parejita homosexual con hijos? ¿Dejarán de ser piezas del museo de la pornografía las lesbianas y trans de la Libertador?

Como en otros países latinoamericanos, en Venezuela no hay un censo oficial sobre estas poblaciones. No sabemos con exactitud cuántos son, pues el hecho de “salir del closet” representa un acto de valentía, debido a que están expuestos a la discriminación y reacciones violentas por parte de las instituciones tradicionales que conforman el estado, llámese familia, iglesia, militares, entre otras.

Pese a ello el Gobierno Bolivariano atiende a la población vulnerable a través de organizaciones del Estado. Rusilenia De Sousa, representante del Viceministerio de Protección Social del Ministerio de las Comunas en Venezuela explica que existe un programa de atención a los grupos vulnerados, que se dedica al desarrollo de 2 temas: la orientación sexual de estas personas y a los trabajadores sexuales, formando y sensibilizando sobre el tema de la sexo-diversidad, la tolerancia y los Derechos Humanos. Como parte de este proyecto de investigación-acción también realizan jornadas de atención médica-psicológica en sitios como el Belinda Álvarez, ente que forma parte de la Misión Negra Hipólita y atiende a la comunidad sexo-diversa en situación de calle.

Poco a poco, en el mundo se alzan las voces a favor de los discriminados por la historia, porque cada vez somos más. El 11 de mayo la AN aprobó una Ley contra la discriminación racial. Aristóbulo Isturiz conminó al país a “aceptarnos como somos” y lo que somos es muy amplio, somos DIVERSOS.

Durante todo junio se realizarán marchas del orgullo gay en Venezuela. El 3 de julio será la final, en Caracas, desde la estación del Metro Miranda hasta la Zona Rental de Plaza Venezuela. Que pertinente sería celebrar este mes con la discusión del tema en la AN o estos colectivos ¿tendrán que hacer como en México, amenazar con publicar una lista de altos representantes políticos y religiosos que forman parte de su comunidad? Homófobos, transfóbicos y lesbofóbos ¡temblad!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.