miércoles, 29 de junio de 2011

Santiago Santiago Santiago nacido en Santiago

Carlos Alberto Parodíz Márquez (Desde Lomas de Zamora, Buenos Aires. Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

“El Negro” se paseaba por la redacción, con visible alteración. Vale señalar que lo del color es, como la dudosa realidad, mentira. Otra contradicción que se acuña por esta Casa. Sucede que nunca sabe como presentar el caso. Los parientes se heredan, los amigos se eligen. Una de las 20 verdades “parodiztas”. No sólo proclamadas, sino defendidas a ultranza por tirios y troyanos.

Pero esa historia está situada en otra frecuencia y la bruma de la confusión.

Lo cierto es que la naturaleza humana produce, en cantidades, falibilidad y los datos del tío/primo, perdido en algún viaje intergaláctico desde Compostela a Buenos Aires, desvelaban a “Santiaguito”, quien ostenta el colorido mote del inicio.

Sucede que una secuela puede convertirse en juego de perinola: “todos ponen” o “lleva todo”, es la cuestión jugosa por competir.

Unos y otros (parientes) debaten sobre la legitimidad de los pergaminos familiares. Mucho no, para alguien que no sabe si tiene nombre o apellido, no es un juego de palabras, Santiago apellido materno, Santiago, apellido paterno, no tuvo mejor suerte cuando le buscaron nombre, lo llamaron, Santiago. En realidad no pensaron demasiado.

Hay, por lo tanto, hoy, en el seno de una tranquila familia de Villa Galicia, cierto terremoto. Están como en el ojo de la tormenta, allí todo es quietud pero alrededor, bulle el maremoto. Habrá que ayudarlos, recurriendo a las líneas subterráneas que Yon mueve desde Bilbao, será Justicia.

---

Alguien, “Chapita”, pasó raudo por la redacción, con un manifiesto flameando en su mano derecha y vociferando rumbo al archivo fotográfico, mientras proponía un ordenamiento catastral distinto, para promover la región.

- Lanús: “ciudad luz”, casas más, casas menos, con perdón de los hermanos Abalos.

Valentín Alsina: próximamente comparable con los Angeles, cuando llegue el subte (H), letra muda si las hay. Será sin ruido, como los progresos de la escuela avanzada de post grado, para chicos cartoneros. Mientras, a la vera del Riachuelo el agua potable preocupa a la embajada francesa, al asentamiento 10 de enero, llegaron el saneamiento y los camiones sanitarios: tarde pero seguro.

Hay un desalojo en Sasetru y se van “pagerli”, gruñó.

Avellaneda Beach: después de sus proyectos de hotelería y “manzana de las luces” en las viejas barracas, apenas pudo recuperar, con parches, su viejo puente Barracas (Pueyrredón). Transformada, con una estación ferroviaria incendiada, pomposos hiper y una gloriosa historia de Pavón y Mitre, que no se puede rescatar y todavía espera. Las farolas. Los canteros con flores y el resurgir de su comercio de antaño. Paseo del tango, “que me hiciste mal y sin embargo te quiero”. Centro neurálgico del piquete y de la muerte. Ad honorem para la gloriosa Villa Tranquila, entiéndase “la impenetrable”.

Berazachusetts, capital del vidrio molido y del aumento del 100% de las tasas. Reino del “piquete financiado”.

Varelachusetts, prima hermana de calamidades en los suburbios del planeta.

Llavallol, ciudad jardín, según el Pozzobón (y su personaje Estefan) ilustrado.

Gritaba, exhibiendo un modelo de catálogo para turistas exigentes, que serán distribuidos por el mundo: primero, segundo, tercero y cuarto, a través de las embajadas, conchabadas al efecto.

---

La secretaria del Yupi, está enamorada de él. La estudia masticando Nuprin y estrenando una resaca visible. Ha dejado atrás “el pasón” duro de coca que no es de cola, sino de “primera”, que seguro empezó con inocencia, no se me ocurre otro nombre para la morocha, que flamea en su memoria.

Se lo notaba pensativo, en tanto atacaba, en la mesa de la derecha, naturalmente, un bloody mary light. Ella lucía chaqueta roja de seda, camisa de croché con vivos de rayón y zapatos con lazo de raso. Para que nadie dude que la miraba.

Estábamos en un lugar adecuado al tono de nuestra desmesura. Eso sí, la discreción se notaba en sus paredes claras, muebles oscuros, música de Bach, deslizada en el ambiente discreto y la mantelería blanca, impecable, matizada con leves toques rojos de las servilletas.

Supuse un cónclave con temas de sensible nivel y cierto secreto. Pensé en personajes oscuros que, como siempre, abastecen a Yon, con documentos de dudosa difusión.

Como siempre estuve errado. La claudicación es mi compañera fiel, casi tanto como los resfríos, munidos del ticket por peaje anginoso, que van y vuelven, casi tanto como los sueños y esperanzas, tan manoseados en estos tiempos argentinos.

Las ostras, el budín blanc, el conejo asado y el pastel de camembert, eran estaciones de placer, antes de la torta de nuez. La pareja de la mesa lindera, tomó ensalada campestre, vieiras y tarta de limón. Nosotros y ellos rociamos todo con Sauvignon blanc del ´85.

El sacrificio de la tarea periodística requiere consideración y el piadoso manto solidario del resto. En realidad es un sacerdocio, con voto de silencio incluido. ¿Qué se trataba en ese oasis del placer gastronómico, ese día? Hay conjeturas posibles. Yon nunca fue explícito y no tiene porque cambiar ahora.

…………………………………………………………………………………

El temario divagaba, como los protagonistas, pero cierto salero consumado, estaba abierto a la participación de los convocados, que llegaban desde expectativas encontradas.

-Troya, no tiene caballo – dijo sigiloso el hombre del traje gris.

- Troya no tiene caballo ni casa, apenas fue marca de vino- zumbó Yon.

- Sin embargo, la playa está desierta y el pueblo parece esperar a alguien-

- Pueblo, me parece una exageración. La sociedad está fragmentada y en extinción, por las buenas o por el hambre – avanzó -un culto a la causticidad- el vasco.

Richar se acercó a la mesa, para empezar por tomar asiento, luego todo lo demás y en orden. No sólo había perdido la “d” final. Las tormentas de la vida desarbolaron su barco. Cuentan los amigos del “angel gris”, que acompañan al gran Alejandro, que se lo vio en fiestas oscuras, con el JB a media asta -culpa de Cavallo- Ya no duerme en el suelo, porque la dueña de la otra mitad de la cama y esa decisión, partió de su vida -por razones de peso(s)- cuenta y su risa estridente resonó –un tanto histérica- por el “Bajo”, atacado de esterilidad creativa. Claro que lo hizo acompañado de chicas que maúllan. De ese peregrinaje por bodegones…

No como los lugares que ustedes frecuentan – acusó, antes de arrojar su noticia como tributo al retorno decidido al diario. La gente siempre tropieza con la misma piedra.

- Es un aporte a los cambios ordenados por la Real Academia - que no es un rango de Racing precisamente-, sino una suma de reflexiones para que entrenen los hispanos despiertos, que los debe haber – anunció pomposo. Mis ojos descontrolados, siguieron las huellas del previsible sobre oficio, marrón y engomado. Yon se apiadó y me lo entregó primero; me perdí en el anuncio…

SIGNIFICADOS RELATIVOS (PARA PENSAR)
Diccionario- Versión Actualizada 2002- POLINESIA: mujer policía que no entiende razones. CAMARÓN: aparato enorme que saca fotos. DECIMAL: pronúncialo equivocadamente.
BECERRO: observar una loma o colina.
BERMUDAS: mirar a las que no hablan.
TELEPATÍA: aparato de TV para la hermana de mi mamá.
TELÓN: TV de 50 pulgadas o más.
ANOMALO: hemorroides.
BENCENO: lo que los bebés miran cuando toman leche.
CHINCHILLA: auchenchia de un lugar para chentarche.
DIADEMAS: veintinueve de febrero.
DILEMAS: háblale más.
DIOGENES: la embarazó.
ENDOSCOPIO: me preparo para todos los exámenes excepto para dos.
MANIFIESTA: juerga de cacahuetes.
MEOLLO: me escucho.
ONDEANDO: sinónimo de ondetoy.
TALENTO: no tan rápido.
NITRATO: frustración superada.
PLATON: plato grande.
REPARTO: mellizos.
SILLON: respuesta afirmativa de Yoko Ono a Lennon.
SORPRENDIDA: monja corrupta.
ZARAGOZA: bien por Sara.

Esto no tiene arreglo, ni cura, como una iglesia que conozco. Por lo pronto, para todos feliz navidad y para quienes puedan brindar, salud…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Crónica de una noche de San Juan entre las bardas

Eduardo Palma Moreno (Desde Neuquén, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

una papa pelada otra sin pelar y otra a medias sin pellejo
debajo de la cama de troncos acá en las bardas
donde intentamos rescatar los últimos restos del navío
en esta noche que comienza a ceder
-irreversiblemente-
alguna de sus sombras

las estrellas silenciosas saben de nuestro secreto
y se sonrojan bajo el árbol
entre cenizas
en medio del pulchén

nada sobra en este ambiente: ni tu recuerdo adherido a la memoria
ni siquiera el frío que congela mis ideas

Wall Street tambalea allá en el norte
Obama retira su legión de Afganistán
Irak ya es una historia enmohecida
y hay que buscar nuevos pretextos en otros rincones del planeta

en todo caso en Chile las muchachas y muchachos han roto sus cuadernos
y han derribado la estatua del Consenso de Washington
en la Alameda

pero tú y yo acá
interpretando la magia de estas manchas de tinta
descifrando el bing-bang de nuestras vidas
en este tiempo sin reloj
donde la arena y la sal nos pertenece
-tú y yo-
devorando esta noche:

la Noche de San Juan entre las bardas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Buscando los 10 momentos que han cambiado a la Humanidad

Iñaki


Los candidatos a los 10 momentos que más han influido en el ser humano son….

1. El Fuego.


Podemos cocinar, calentarnos, moldear materiales… Nuestras posibilidades de supervivencia aumentan.

2. Agricultura y Ganadería.

Dejamos de ser nómadas y nos asentamos. Aparecen las primeras ciudades, el comercio, los oficios, las leyes…


3. La Escritura.

A las palabras ya no se las lleva el viento. Se crean registros que superan el tiempo y se transmiten conocimientos…


4. Los Metales.


Es la primera gran revolución tecnológica. Se crean mejores herramientas y también mejores armas. Quien domina el secreto de los metales, domina el mundo…

5. La Navegación. Productos y personas se intercambian con más facilidad…


Los Fenicios empiezan a enseñarnos lo grande que es el planeta donde vivimos. Las culturas,

6. La Grecia Clásica.


El pensamiento humano cobra importancia, empezamos a descubrir y a descubrirnos. También nace la política.

7. Las Grandes Religiones.

Buda, Jesús, Mahoma… Da lo mismo el dios del que hablemos. La religión nos influye de gran manera y es una de las principales causas de enfrentamientos.


8. El Dominio Romano.

El mundo clásico se comunica, se conoce, se aúna y se comienza a poner algo de orden en medio del caos. Su caída traería un retroceso.


9. Conquista Islámica.

La mitad del mundo conocido se convierte al Islam. Vuelve un poco de orden, al menos en el Mediterráneo y Oriente Medio. Damasco y Córdoba se convierten en centros de ciencia y cultura. A ellos les debemos que la cultura clásica no se perdiera para siempre y se avanza enormemente en matemáticas, medicina, astronomía…


10. La Imprenta.


El saber se pone al alcance de cualquiera y el conocimiento se universaliza.

11. Y sin embargo se mueve.


Gracias a Copérnico y después a Galileo nos empezamos a dar cuenta de que sólo somos un diminuto punto en el universo. También comenzamos a comprender que la ciencia nos puede dar más respuestas que dios.

12. El Descubrimiento de América.


De pronto el mundo se ha hecho mucho más grande y además empezamos a tener medios y conocimientos para explorarlo. Las fronteras se expanden y las mentes se abren.

13. La Ilustración.

La razón humana contra la ignorancia, la tiranía y la superstición. Fue la mecha que encendió la Revolución Francesa y la declaración de independencia de EEUU.


14. La Teoría de la Evolución.


¿Quiénes somos? ¿De donde venimos? Darwin con su teoría del origen de las especies nos muestra el camino.

15. La Electricidad.


Sabíamos de su poder gracias al rayo, pero nos ha costado miles de años “domesticarla”. Ignoramos cómo sería el mundo sin la electricidad, pero sin duda que nuestras vidas serían muy, muy diferentes.

16. La Revolución Industrial.

Con la máquina de vapor y la electricidad llegaron las fábricas, el trabajo en cadena, el proletariado, la patronal, la emancipación de las mujeres, las jornadas de trabajo, las huelgas… Aquí nació, para bien o para mal, nuestro actual modelo de vida.


17. La Aviación.


La tierra se empequeñece. Cualquier lugar del mundo está al alcance de cualquiera.

18. La Penicilina.


Desde que Fleming descubriera la penicilina hasta nuestros días, las muertes que han evitado los antibióticos se cuentan por millones.

19. Las Dos Guerras Mundiales.

En sólo 30 años el mundo sufrió dos de sus experiencias más traumáticas y éste cambió totalmente. Cambiaron políticas, formas de gobierno, fronteras, reglas sociales… También aparece la energía nuclear que nos abre nuevos caminos pero que hace recaer sobre nosotros una peligrosa responsabilidad. Tenemos en nuestras manos una enorme capacidad de destrucción. De propina nos traen la guerra fría y su carrera armamentística y espacial.


20. Los Ordenadores.

Alta tecnología y toda la información del mundo en nuestras casas. Los ordenadores son los culpables del profundo cambio científico y avalancha tecnológica que estamos viviendo estos últimos 20 a 30 años.


Como se suele decir, no están todos los que son, pero si son todos los que están… Ahora, si lo deseáis, podéis elegir entre estos 20, los que según vuestro parecer, son los 10 más importantes.

¡Suerte!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cuentos para no dormir 2: Venezuela, mi pequeño pony

Indira Carpio Olivo (Desde Caracas, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

OFERTA LIMITADA: Si lee las palabras en MAYÚSCULA y negrillas puede obtener el resumen del texto -EN tan sólo segundos- sin necesidad de leerlo todo.

Érase una vez un país con un nombre que no se parece al de sus primeros habitantes, no Jirajara, ni Ciparacoto, tampoco Arawaco ni mucho menos Caribe, es un territorio con un mote que indicaba el supuesto parecido a Venecia: VENEZUELA.

Así como fue obligada su denominación, también se impusieron nombres y apellidos a sus originarios. Ya no serían Guaicaipuro, sino motilones bravos, ya no serían Tiuna, sino Cristóbal Cortéz, en honor a los dioses “descubridores”.

Descubridores que a lo largo de la historia se convertirían en los representantes de Dios en la tierra, es decir en los adinerados, porque ése es el otro apelativo de Dios: dinero. Los más y los menos heredaron del holocausto llamado mestizaje, en la pequeña Venecia, una llave maestra que cierra y abre puertas según la clase social: el apellido.

En este lejano país los presentadores y dueños de la televisión venezolana, a quienes nunca se les toca ni CON el pétalo de una rosa, tienen nombres como Napoleón Bravo, Marcel Granier, Martha Colomina, Carla Angola, Sergio Novelli, Nitu Pérez Ozuna, Nelson Mezerhane, Beatriz De Majo, Alberto Ravell y un largo etcétera de identificadores extrangerizados que se encargan de vociferar los sucesos ocurridos durante los fines de semana a los Barrio, a los Martínez, a los Pérez -a secas-.

Nombres y apellidos como Eligio Cedeño no forman parte de la población penal porque la justicia fue comprada a este nombre y apellido: María Lourdes Afiuni, por ejemplo. Y es que la justicia también tiene su alías: DINERO.

--Mamá, ¿qué es un alías?

--Un alías es el nombre de un malandro, mi amor. Por ejemplo ésta jueza se llama María Lourdes Afiuni y su alías es corrupción, ¿entiendes?

--Más o menos

PUEDES ver que en la web está hasta en inglés la detención de Afiuni. La de José Gregorio Alciles sólo la padecieron los familiares en castellano y tras las puertas de su rancho en Charallave. Su “delito” fue noticia porque no tuvo suficiente justicia, alías dinero, para COMPRAR su libertad.

La reciente lista de privados de libertad muertos (1) en el Centro Penitenciario El Rodeo I y II, producto de enfrentamientos entre bandas por el control del penal y luego por la intervención de la Guardia Nacional Bolivariana, no tiene nombre.

Para unos y para otros, estos muertos son VOTOS ganados y perdidos; no seres humanos con identidad. Todos tributan a reforzar al poder y a su apellido: dinero. En la sociedad capitalista una persona vale como obrero, como consumidor, como voto, no como ser humano.

Sus instrumentos de manipulación, los medios de información, tiran y encogen la vida humana como les da la gana. En el caso El Rodeo, el globo de ensayo para el terrorismo mediático: Globovisión, instaló una microondas para desinformar desde el primer día del suceso en la cárcel venezolana, apellidándose SOSOBRA. Mientras, el globo de ensayo para un mundo de fantasías: VTV se hizo presente varios días después, asumiendo el remoquete de fresita.

--Mami ¿qué es VTV?

--Es el canal 8, Venezolana de Televisión, que sólo ven 5 de cada 100 venezolanos. (2)

--Ahhh, con razón.
_____________________
Si, Venezuela es el nombre y su apellido es tierra de gracias. Este apellido data de la colonización, pero ¿darían las gracias los colonos por el saqueo? El genocidio indica que no. Sólo agradecieron A DIOS, porque después de todo, “el que lleva dinero le pide a Dios que lo cuide y el que roba le pide al señor que le deje robar”.

Los descendientes del exterminio llamado descubrimiento sí que las dan. Dan las gracias a Dios cuando se levantan y se acuestan, pagan el diezmo al rey Estado, a la Iglesia y en la quincena encuentran sus bolsillos diezmados. También dan las gracias por trabajar horas extras, porque sin ser explotados no llegarían a fin de mes.

Agradecen cuando alguien de apellido BURÓCRATA les adelanta en la fila, les ahorra trámites y les presta el bolígrafo azul, porque el negro no es el indicado para llenar las fórmulas. Todo tiene un costo. Su nombre: tráfico de influencias, aunque muchos lo mientan “gracias, Dios se lo pague”.

Lo que olvidan estos deudos es que en Venezuela el tráfico de influencias es un delito en la administración pública, penado con cárcel, razón por la cual muchas y muchos deberían estar presos compartiendo la tierra con UN PEQUEÑO PONY con los reos del Rodeo.

El rodeo de apellido muerte, en algunos países de América, es un deporte que consiste en montar a pelo potros salvajes o reses vacunas bravas y hacer otros “ejercicios”, como arrojar el lazo, (3) colear y acabar con la vida de los animales, tal cual ocurre en el mundo de fantasías de las cárceles venezolanas, en las que se reúnen una ínfima parte de los ladrones y rufianes.

Del otro lado del rodeo, algunos delincuentes caminan sin miedo y los más osados se retratan en el mago de la cara de vidrio, en el que brillan sus apellidos: Mendoza, Machado, Zuluoga, Cisneros, etc. En la pobre Venezuela pobre a quienes matan y dan golpes de Estado les otorgan amnistía y a quienes roban en la miseria: hacinamiento Y muerte.

A LA pequeña Venecia -que todas y todos pueden montar- se le convirtió su gente en Nape y Arijuna (4), en personas que guardan una caleta, porque nunca saben cuándo les llegará el turno para comprarse otro apellido: LIBERTAD.

Para ampliar informaciones:

• 22 privados de libertad fallecidos por enfrentamientos internos el 12 de junio de 2011. 1 reo fallecido y 2 guardias nacionales muertos en intervención de la GNB el 18 de junio de 2011, según cifras oficiales.
• Eleazar Díaz Rangel, en su columna de Ultimas Noticias, destaca que “la cuota de audiencia de los canales estatales es mínima, actualmente de sólo el 5%”, Earle Herrera, en: http://www.aporrea.org/medios/a122948.html
• Rodeo, según el diccionario de la Real Academia Española. También: Conjunto o reunión de ladrones o de rufianes.
• Términos Yanomami y Wayúu para describir al extraño, al peligroso en lenguas ancestrales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Las palabras que se lleva el viento

Liliana Perusini (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Las palabras…se las lleva el viento,
así se llevó tu amor,
en otros tiempos,
y me dejó sólo el dolor,
y una pena de años,
en mi corazón
y en mi cuerpo.

Y sentí revoltijo de dolores
y de amores,
borrascas de sentimientos,
caricias, te quiero y suspiros,
arrebatados por el viento.

Y las palabras volaron,
y hubo vendaval de besos,
abrazos y sueños,
arrastrados sin piedad,
y yo desnuda de emociones
y mi corazón despojado,
en pena y en silencio.

En este tiempo de reencuentro,
sin caricias, ni miradas nuevas,
siento al futuro prisionero del pasado
y a tus palabras… se las lleva el viento.

Y sin embargo,
no puedo liberar de mi corazón,
los recuerdos de ese tiempo de embeleso,
sin sombras ni misterios,
sin ataduras ni obediencias,
que guardé con obstinación y celo,
al abrigo del viento.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Leyendo a Hessel desde la cama de León

María Luisa Etchart (Desde San José de Costa Rica. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Hace algunos años, cuando llegué a Costa Rica, proveniente de Argentina, no me alcanzaban los ojos para admirar tanta naturaleza: el poder ver de cerca ardillas, colibríes, monitos, árboles eternamente verdes de formas increíbles, ver volar mariposas de variados colores, escuchar el canto de pájaros y verlos bajar cada mañana a comer los pedazos de fruta que yo les echaba hacían que sintiera que así debía ser el paraíso de que tanto nos han hablado.

Mis largas caminatas por caminos serpenteantes en constante ascenso o descenso hicieron que comenzara a tener problemas con el nervio ciático de mi pierna izquierda, de manera que cada noche, al acostarme, por más cuidado que pusiera en la posición a adoptar, el dolor comenzaba a invadirme y no conseguía ayuda efectiva para esto.

Una mañana, caminando por los alrededores de Santa Ana vi un pequeño tallercito que decía que allí se fabricaban camas y muebles y como evidentemente la cama que yo tenía, pese a ser de hermoso aspecto y alto precio, era parte de mi problema, decidí entrar a preguntar qué clase de camas fabricaban.

Me atendió un señor que dijo llamarse León que trabajaba en medio de un taller artesanal modesto y desordenado. Ante mi consulta sólo me escuchó con atención y me dijo: “Yo puedo hacerle una cama donde no va a sentir esos dolores pero no va a ser nada de lujo, mas bien como un cajón”. Algo en su actitud poco “comercial” me encantó y me hizo confiar en él. Así que convinimos en que estaría lista en unos cuantos días y en un precio que era absolutamente moderado. El mismo me la hizo llevar en un desvencijado camioncito y quedé un poco sorprendida por la austeridad del aspecto de la camita. Era un simple cajón de madera con una especie de colchón empotrado en el mismo y recubierto por una tela gruesa de algodón y cuatro patas simples y no muy altas.

Ese mismo día quise estrenarla y confieso que cuando me acosté sobre esa superficie que era una mezcla de mullido con una superficie de base totalmente rígida tuve algunas dudas sobre los resultados que tendría sobre mi maltrecho ciático. Han pasado más de 8 años y cada noche, cuando me acuesto, me maravillo por poder estirarme y disfrutar de esa camita humildísima que, sin embargo, gracias a la sabiduría y experiencia de Don León, palió mi agudo dolor y lo hizo desaparecer hasta el día de hoy.

Un tiempo después, volví al taller de León para agradecerle y contarle los resultados pero encontré el lugar cerrado y, preguntando por él, me enteré que había muerto atropellado por un vehículo al bajarse del bus frente al taller, algo bastante normal en estos tiempos en que todos parecen estar tan apurados al frente de sus volantes, con caras de arrogancia suprema.

Los vehículos se han hecho parte del ego de sus propietarios, como las marcas de ropa, las alhajas que lucen, o el perfume con que se embadurnan, y sus rostros se crispan mientras conducen, como si se sintieran molestos por tener que compartir las calles con otros señores y ni qué hablar de con los peatones, que hemos pasado a ser como cucarachitas molestas totalmente prescindibles.

La cama de León me trajo a la memoria a los hábiles artesanos que vivían en el pueblo donde pasé los primeros años de mi niñez y que eran reconocidos por sus habilidades particulares: el que armaba radios, el que reparaba bicicletas, el que elaboraba riquísimos helados, el panadero que amasaba sus delicias a la vista de todos, el que fabricaba escobas de paja y se jactaba cantando mientras las ofrecía: “escobas de Rosso, cada día me salen mejores”, el que reparaba calzado y ponía las espléndidas media suelas a los zapatos que ya tenían más de un año de constante uso pero que seguían siendo lustrados cada noche y que habían sido hechos para durar años.

La comparación entre esos productos fruto de la habilidad y el orgullo con que eran producidos y la proliferación de objetos de aspecto atractivo, pero carentes de calidad, que son los que hoy predominan, no se hizo esperar.

El calzado es hoy mal diseñado anatómicamente, ya que los seres humanos no tenemos un pie plano como una tabla ni un arco capaz de soportar tacones aguja altísimos, máxime para caminar en terrenos desparejos, sin dañar nuestra espina dorsal y, sin embargo, eso es lo que nos exhiben en todas las llamativas vidrieras y, después de varias posturas, descubrimos que ya no sirven, que hay que volver a comprar. Lo mismo ocurre con casi todos los enseres: están hechos en talleres donde la mano de obra es automatizada y explotada al máximo para producir, producir, producir, sin que nadie se pueda sentir orgulloso de su producción, sino que está regido por el nuevo slogan: maximizar beneficios para unos pocos en detrimento de la dignidad de los muchos.

Las maravillas naturales de este país han pasado a segundo plano, inclusive el turismo se ha visto mermado en forma escandalosa por los precios que, traducidos al dólar mantenido artificialmente bajo, se hace caro para los extranjeros que también se sienten inseguros en playas donde no se cuida sus vidas con la necesaria presencia de personal idóneo para prevenir accidentes, con miradores desde los que se pueda vigilar a los que se internan en el mar. No basta con poner un letrerito indicando que allí el mar es peligroso, y así los continuos accidentes en que pierden la vida turistas y locales desmoralizan a los posibles visitantes.

Los famosos progresos que supuestamente traería el tan resistido TLC no se ven por ningún lado, sólo surgen misteriosos edificios cuyo propósito y origen nadie conoce, siguen aumentando los letreros publicitarios en todas las rutas que sólo sirven para ocultar el paisaje, se talan árboles sin misericordia y uno se vuelve a preguntar por qué no se cuida lo que existe en forma generosa natural en vez de insistir en un supuesto “progreso y desarrollo” que no es tal para las mayorías silenciosas que miran el cambio sin comprender.

¿Cuál es la ventaja de tener un enorme estadio que se usa de vez en cuando para ver espectáculos que sólo algunos pueden pagar, en vez de crear lugares simples donde todos los niños y jóvenes puedan practicar deportes por el placer de jugar, sin tener que insistir en que lo importante de estos deportes es “ganar” o lucir camisetas con logos publicitarios.

Si este modelo hubiera demostrado ser exitoso tal vez sería cuestión de adaptarse a él, pero el país que más lo propició cada día muestra sus propias falencias y uno ve con horror que ha dejado de ser una democracia para convertirse en súbdito del Pentágono y Wall Street y que invierte en armas y fuerzas armadas sumas que podrían traer el bienestar a grandes zonas del planeta. No hace falta mucho seso para comprender que estos gastos incalculables provienen de los recursos que se esquilman de países satélites a los que se someten pretextando ayudarlos, entre otras excusas, a combatir el narcotráfico que, oh casualidad, va dirigido a los países más poderosos donde no por casualidad cada día sus habitantes necesitan más estupefacientes para poder seguir adelante en su peculiar forma de vida.

En cuanto a los jóvenes y niños, se los engaña como que el progreso es que cada uno pueda tener un celular o uno de esos aparatitos para mandar mensajes de texto, aunque todos los días muchos sean asaltados para robárselos y aunque la calidad de dichos mensajes estén plagados de errores de ortografía, por la falta de lectura de libros que hoy ha dejado de ser valorada, y que no contienen en su mayoría pensamientos nutrientes.

Tenemos todos la obligación moral de no hacernos los distraídos, de analizar las prácticas erróneas que han hecho de la vida un eterno consumir y descartar, un constante mentir y aceptar mentiras.

Tal vez tenga razón ese maravilloso ancianito, Stephane Hessel de origen alemán, nacionalizado francés, con sus 93 años y una larga experiencia de lo que son las dictaduras y las guerras, quien fuera uno de los redactores de los Derechos Humanos, cuando nos recomienda en su último libro: “¡Indignaos!”, que proseguiré leyendo con avidez desde la cama de León.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

“Vivo entre belleza y rebeldía para que el capitalismo no me robe el cuarto de mi infancia”

Edgar Borges

Encuentro digital con los lectores del diario El Comercio de España.
Un consejo para una escritora amateur como yo, de un escritor polifacético como usted (M. Belén. Álvarez).
Leer, leer y leer.

El narrador describe, conjetura, vuelve real lo inverosímil? Tu dijiste por ahí que el Bar era un confesionario, verdad? ¿Tú lo hiciste como escritor? Pienso que, como dice Kundera, la narración siempre se apega a la descripción de la escena, pero ese no es tu caso no? Háblame de esa experiencia (Federico Ruiz Tirado).
Sí, como escritor, y como ser humano me he confesado en los bares. Y lo seguiré haciendo.

Desde tu perspectiva como creador, y ateniéndonos a los múltiples reflejos que somos sometidos los ciudadanos, ¿qué percepción de la realidad creen que tienen éstos a tenor de los índices de consumo televisivo? ¿Cuáles serían tus argumentos para motivar a la lectura? Y, por último, ¿tu concepción de la literatura es afín al concepto de resistencia? Gracias por tu amabilidad, atención e interés en atender estas cuestiones. Un fuerte abrazo. (Pedro Luis Ibáñez Lérida).
La televisión, como medio masivo, vende "realidades". Eso podría ser lógico si hablamos de programas de ficción. Lo más normal es que un programa de ficción venda ficciones. El problema surge cuando se trata de un programa informativo que pretende vender ficciones. Incluso, también es un problema que la televisión pretenda sustituir determinadas realidades y convertirlas en prejuicios. La lectura se motiva desde el juego, desde el descubrimiento. Y en cuanto a la visión de resistencia, en efecto, la ficción es un acto de resistencia ante la "realidad" que nos pretenden imponer.

Hola, Edgar. Espero que estés muy bien. He venido siguiendo tu trayecto literario, y como venezolano, me siento orgulloso por tu obra y los aportes de ésta a la evolución de la literatura venezolana. Mi pregunta es la siguiente: ¿Desde tu experiencia como escritor cómo crees que se debe promover la lectura en las instituciones educativas? (Raúl Márquez).
La mejor forma que existe de promover la literatura, y la educación en general, es a través del juego. Lo que ocurre es que nos educan para no comprender. Habría que cambiar radicalmente la forma y buscar el fondo desde el juego, desde el disfrute, desde la aventura que significa querer descubrir.

Hola Edgar. Cuando leí que naciste en Caracas, los recuerdos embriagaron la añoranza. Por mi parte, yo considero, que los Bares y cafeterías son lugares idóneos para empezar a entablar una conversación, relacionada con distintas situaciones o planificaciones. Son los mejores lugares para tomar decisiones y también para hacer amistades o enemistades. ¿Consideras que estos lugares, son los testigos más auténticos de la personalidad de cada uno? (Cristina).
Hay algo de eso, el bar es un refugio que nos aparta del ruido público, de todo aquello que nos satura en la calle. El bar, incluso en solitario, puede convertirse en el mejor amigo espacial de una persona. Y, cuando eso ocurre, en ese bar transitan todos los tiempos de esa persona.

El escritor ¿es un agente político? ¿En qué sentido? ¿Qué y cómo se puede transformar algo con la literatura? (Marcelo Colussi).
Considero que todo acto creativo es un acto político en el sentido que plantea otra visión de la realidad. El acto creativo tiene sus códigos, sus reglas, su ética, su moral. Entonces en ese acto creativo hay política, hay una posición ante la vida. Con la literatura se puede transformar la realidad personal, la visión íntima que se pueda tener de la "realidad". La literatura es un acto transformador de las perspectivas.

Saludos Edgar. Te leo en Rebelión. Como escritor cuestionador que eres, ¿qué opinas del Movimiento 15M de España? (Belkis Moreno).
Cada vez que alguien que no es “técnico en asuntos financieros” habla de crisis se le hace pasar por ignorante, como si el tema económico no fuera un asunto que nos compete a todos. Cualquier persona tiene derecho a expresar su inconformidad, a su manera, sin dictar cátedra, sobre las decisiones políticas, pues estas nos atañen a todos. Pretender que de la economía solo pueden hablar los expertos y que la solución a los problemas sólo tiene una vía uniforme, sagrada y misteriosa, es parte del fundamentalismo financiero que nos quieren imponer. Observo con respeto al Movimiento 15M. Me parece que es un grupo de discusión normal. Es lo menos que se le puede pedir a una generación que ha sido etiquetada de perdida por los “técnicos en asuntos financieros”. Sin embargo, con esto de la generación perdida hay que ser justos, el desarrollismo lleva tiempo tragando y vomitando a generaciones completas. Nuestros padres, nuestros abuelos y sus padres, todos surgidos de la necesidad primaria como herencia histórica, ya soñaron un mundo mejor. El gran problema es que los sueños, que antes se vendían bajo la marca de la “esperanza”, ahora se convirtieron en una marca que tiene un slogan que dice: “prohibido el presente en la tierra”. Ya desde hace algún tiempo se viene trabajando porque las personas se desprendan del presente como opción de vida, nos educaron para esperar todo en el “mañana”; nos desubicaron el tiempo, nos cambiaron el reloj de los deseos; cada día nos venden lo que deberá pasar mañana; pero ahora nos dicen que no hay salida para la crisis hasta después de 20 años. Eso es un chantaje que las personas del mundo no podemos permitir. Nuestra vida y nuestra dignidad es hoy y los políticos están para respetarla y cogestionarla, con la voluntad, obviamente, de cada ciudadano comprometido con su propia participación. Lo que le viene encima a la humanidad no es asunto sencillo, es la consecuencia de una larga cadena de injusticias y de carreras por el sentido contrario a la vida; los interesados en sostener el “orden” absurdo y confuso del planeta no deberían preocuparse mucho por el Movimiento 15M, deberían reservar la preocupación para cuando salgan a las calles del mundo los miserables de la tierra.

Cuándo escribís, las ideas que deseas volcar en tu libro, cómo lo hacés? Es decir, esa primera idea, dónde la escribís? ¿En un papel, en el móvil, en el portátil, en dónde sea..? (Sinda Miranda).
Si es un artículo periodístico lo escribo directamente en el portátil, si es un texto literario lo escribo primero en papel, tacho mucho y luego lo paso al ordenador para seguir revisando.

Hola Edgar, aparte de preguntar le felicito por su gran obra literaria “Crónicas de bar”, muy buena. Ahora te pregunto que te inspiró a la realización de esta novela tan amplia y profunda que hace que uno se compenetre con todo y piense. Gracias de antemano, Felicitaciones. (Andreina Pulido).
Salí a buscar bares, salí a buscar la soledad de los otros. Luego me di cuenta de que había encontrado, en la soledad de los otros, mi propia soledad refugiada en un punto de observación. Estas 21 crónicas intentan ser un medio que muestra que detrás de todos los huracanes ajenos también hay un poco de nosotros.

Hola Edgar. ¿Qué espacios acerca el ambiente de bares y cafés?, ¿por qué son lugares donde puede curvarse el tiempo y hacer que convivan personajes reales con otros inexistentes? (Emilio Barrachina).
El bar es el único lugar público a donde vamos a compartir lo que recordamos. Ya bajo esa idea el bar se convierte en un refugio de la memoria colectiva. Al bar vamos a compartir recuerdos. Los otros lugares públicos que tienen características de confesionarios son limitados por otras circunstancias. En la iglesia como en el cine, por citar dos ejemplos, seguimos unas pautas más cerradas, que por su propia finalidad, rigen cada uno de estos espacios. El bar es un ejercicio de libertad personal compartida de a dos o a los cuatro vientos, según la cantidad de tragos. De ahí surge la convivencia entre personajes reales con otros inexistentes. Llega un momento de la noche en que unos y otros se confunden.

Dime Edgar: ¿Cuales son tus preocupaciones más presentes en el instante de escribir? (poesia_58@yahoo.com).
Mantener la disciplina que me permite no perderme entre las ideas.

¿Si los bares, según tú son confesionarios? Entonces hace tiempo fui confesor: ¿qué hay más allá del confesado y confesor? ¿Cómo se articula y determina el mundo real y de ficción en la observación reflexiva del que como un voyeurs contempla el mundo que oníricamente parece existir en esos bares? Se dice que en los bares se arregla el mundo, y entre vino y vino se hacen manifiestos, y el amigo Cortazar decía que cuando el escritor no tiene claro qué escribir en un momento determinado, lo mejor es destensar el arco y salir a tomar unos vinos con los amigos. ¿Está la inspiración en los bares? ¿Qué reacción tienes si al entrar en un bar te encuentras a Walser, a Pereç o al mismo Cortazar y un Rocamadour correteando bajo las mesas: escribes Crónicas de bar II? (Alvaeno).
Más allá del confesado y del confesor está la vivencia que se convierte en recuerdo. Eso siempre es el bar, un lugar para recordar lo que acaba de ocurrir o lo que aconteció hace mucho tiempo pero que aún no ha pasado de los pasillos cercanos de la memoria. En el bar es posible que el escritor, como buen viajero de la memoria, construya su juego imaginario. Ya anduve en muchos bares y en cada uno de ellos me encontré a varios de los personajes que citas, así como a otros más; luego me senté a escribir “Crónicas de bar”.

Hola Edgar. ¡Enhorabuena por tu libro y muchas gracias por compartirlo conmigo! Los bares me han parecido siempre lugares de encuentro y de tertulia con los amigos. Lo que me da lástima es que cada vez haya menos espacios íntimos, entrañables, de esos de toda la vida donde la conversación podía prolongarse horas y en los que no había dos o tres televisiones encendidas a todo volumen emitiendo estos programas tan horrorosos que ponen por las tardes y en los que sale tanto Belén Estebán y toda su camarilla. De todos modos pienso que "Volverán las oscuras golondrinas...". La pregunta te la haré otro día. Un abrazo. (María).
Gracias por compartir su idea; todo pasa por la aceptación que nosotros mismos hagamos de lo que no fue, de lo que es y de lo que será. No conozco a Belén Estebán.

Hola Edgar. Felicidades por tu libro que he disfrutado mucho. En tu obra sueles hablar, no de una realidad, sino de múltiples realidades. Cuéntanos cómo se plasma esto en Crónicas de bar (Javier Farto).
En “Crónicas de bar” acudo al bar como espacio donde efectivamente transitan múltiples realidades. Al día, en un bar, van y vienen muchas historias. Cada visitante es una vivencia que se grita o se calla entre tragos. Lo que hice en muchos casos fue entrar al bar, cuaderno en mano, y observar la vida de los otros, como uno más, siempre esperando que a mi espalda otro curioso estuviera jugando a construir su historia con su observación.

Usted acaba de ganar una beca residencia en Barcelona que según pude leer es una investigación novelada sobre a obra de Peter Handke. ¿Qué representa Handke como influencia en su obra? (Gabriela Mendoza).
Peter Handke es un escritor que invita a descubrir lo que hay detrás del lenguaje: la sensación verdadera, como se titula uno de sus libros. Handke nos enfrenta al peso de la palabra desgastada con un acercamiento a la utilidad del lenguaje. Es como si en su literatura nos encontráramos con las palabras desmesuradas, colocadas ahí, en cada historia, listas para ser reinterpretadas y vividas. Peter Handke es un escritor necesario para despertar la mirada (y el oído) en este tiempo de saturación del ruido.

Nací en España y soy hijo de colombianos y me inquieta saber si un escritor venezolano como Edgar Borges admira o sigue la literatura colombiana. Saludos. (Pablo Varela).
En literatura no creo en nacionalismos, pero es evidente que Colombia tiene una alta cultura en materia de ficción, y esto vale tanto para sus grandes escritores como para sus grandes lectores.

¿Se considera usted un escritor de izquierda? (Rodolfo González).
Soy un escritor de ficción y soy un hombre que trabaja para la construcción de una nueva izquierda. Son dos realidades que coexisten sin ningún problema. El hombre comprometido con la sociedad y el escritor comprometido con el salto que le propone la ficción.

Soy venezolana residenciada en Madrid, pero viajo mucho a Venezuela. En nuestra tierra encontré dos libros suyos de hace mucho, una obra de teatro sobre Héctor Lavoe y otro de Caín. Pero porqué razón no se consiguen sus libros nuevos. Gracias y felicitaciones por su trabajo en España. (Dinora Arias).
Eso habría que preguntárselo al ministerio de cultura, que rige las políticas de las principales editoriales del estado, y a las editoriales privadas de Venezuela. Creo que un viejo drama de la gestión cultural en Venezuela es que la dirigen escritores “disfrazados de funcionarios”. O Viceversa. Situación que perjudica a los muchos creadores que trabajan día a día la obra con el esfuerzo y la honestidad que el trabajo artístico exige. Y eso ha sido así mucho antes de que Hugo Chávez llegara a la presidencia de la república; Venezuela, y creo que buena parte de los países de habla hispana, están regidos por políticas culturales conservadoras y oportunistas. Por otra parte, desde tiempos inmemoriales existe un prejuicio hacia la literatura de ficción. Y su pregunta me mueve a insistir en lo mismo: no existe nada más revolucionario que la ficción. El llamado realismo es para la literatura una noción ultraconservadora de la vida, mientras la ficción es la posibilidad de dar saltos a estados superiores.

Sus artículos son excelentes, lo sigo con mucha atención. Recuerdo en especial un artículo suyo sobre la mutación del capitalismo. Me podría explicar ese artículo en detalles. Saludos desde La Calzada. (José María Reyes).
Desde la década de 1980 estamos viviendo la mutación atropellada del sistema capitalista. Los que manejan los hilos invisibles del poder saben que el modelo de consumismo voraz colapsó. Sin embargo, mientras la izquierda conservadora duerme, el gran capital inventa los males y las soluciones. De ahí las consecutivas crisis, de ahí la amenaza a los intereses nacionales, de ahí el juego de las agencias de riesgo y sus consecuencias en las bolsas de valores. De ahí la necesidad de construir un nuevo modelo de consumo vía exclusivamente virtual. La intención es mudar el modelo de oferta y demanda al orden virtual. Si esto ocurre de manera absoluta, sin alternativa posible al comercio de la superficie, considero que se crearán las condiciones para instaurar la gran dictadura capitalista. Las reglas del juego estarían canalizadas desde un centro de poder invisible y de escala global, de ahí la necesidad que tiene, ese poder, de regularizar al máximo el uso de Internet. El otro gran dilema que tiene la humanidad, de concretarse esta mutación, es la memoria colectiva. Según como se maneja el sistema virtual, creando cada día un nuevo soporte, la capacidad humana podría quedar reducida a la nada, al vacío, a la negación de la memoria como hilo conductor de los tiempos. Internet, como cualquier otro medio, sólo tiene sentido si es útil a la vida, no si se instrumenta para manipular a los vivos. La vida, el acto contemplativo, y el compartir, son procesos lentos, nada tienen que ver con la fugacidad que se nos vende e impone como ley de mercado. Por ello pienso que en un futuro inmediato el regreso a la coexistencia del ser y de la naturaleza será la gran necesidad a buscar.

Edgar, un gusto saludarte. Leí ¿Quién mató a mi madre? y me pareció una novela apasionante, luego busqué ¿Quién mató al doble de Edgar Allan Poe? y la verdad es que no encontré el libro. ¿Cómo lo consigo? ¿Por qué estas dos novelas con nombres de quién mató? Disculpa la curiosidad. Gracias y éxitos. (Luis Castillo).
La verdad es que yo tampoco consigo el libro “¿Quién mató al doble de Edgar Allan Poe?”, y espero que en algún momento se reedite. Ocurre que estas son las cosas que escapan al hecho literario pero lo aprisionan. La incomunicación, la distribución, la promoción, la imposición. En fin, por ello digo, como cuando uno tiene una novia nueva: “Crónicas de bar” ha llegado porque tiene una editorial que está trabajando para ello. Para que el libro exista debe haber la tríada escritor, editorial y lector. El aparte editorial, a su vez, debería subdividirse en distribución y librería, como dos soportes vitales para que se concrete la lectura. Creo que en lugar de pensar, y enfermarse pensando en nuevos soportes, se debería, primero que nada, mejorar los existentes. Inventar cada día un nuevo mecanismo sólo favorece a los fabricantes, por lo demás, más allá de los inventos consecutivos, siempre queda el libro de papel esperando por el lector que sólo llegará si se cumplen todos los giros de la cadena.

Tras releer estas Crónicas de bar, mezcla de ocio y cultura viva, un juego a dos a través de un recorrido ambientado dentro de la cultura popular del bar y la taberna herencia enraizada en el pueblo, pues por ejemplo acá por Andalucía, por el Sur, lo que no se pueda hacer o acordar en un bar o una taberna difícil de lograrse en otro espacio. Luego, tras digerir con placer este libro de aperitivos y huellas de cultura, se me ocurre preguntarle: ¿Si no le han surgido desde la páginas de sus crónicas sugerencias tales como que, su contendido pueda estar pidiendo otro nuevo libro sobre el propio libro? (Francisco Vélez Nieto.).
Creo que ese otro libro surgido a partir de “Crónicas de bar” lo han realizado ya las múltiples lecturas que ha tenido. Encontrarme con cada lectura, con cada interpretación, ha hecho posible que me sienta como un lector de ese otro libro.

Hola Edgar, te felicito, Crónicas de bar es un gran libro, me lo leí en una tarde. Soy alumna del profesor Vicente Huici y descubrí tu libro gracias a una excelente crítica que él le formuló en la prensa. Me llama la atención eso que escribe Huici y que tiene que ver con la no narración clásica, con esa forma de narrar que utilizas, y que es motivo de trabajo en las propias investigaciones de Huici, y que tiene que ver con apartarse de la trama convencional para describir lo cotidiano y sacarle punta a todo eso que parece común pero que ignoramos. ¿Cuáles son tus influencias literarias en ese sentido? Gracias y enhorabuena por Crónicas de bar. (Patricia)

El sentido de esquivar la narración clásica y abordar una narración más libre y menos sometida a los mandatos conservadores, que poco tienen que ver con la vida como espacio donde transitan diversas realidades, me llega de la literatura centroeuropea. Ahí, en su sencillez, en su observación, me confieso un admirador de la literatura centroeuropea. La literatura centroeuropea es un paseo que invita a descubrir los espacios maravillosos que se esconden en los puntos imperceptibles del camino. Es una forma de leer para descubrir que todo aquello que hemos buscado se encontraba muy cerca, en lo pequeño, en lo cotidiano. La respuesta no estaba lejos sino en nuestra propia casa.

¿Establece usted algún paralelismo entre el movimiento del 15M de España y los procesos revolucionarios de América Latina? Saludos. (Robinson).

Si bien cada realidad es distinta, todas las realidades sociales provocadas en el planeta a partir de la década de 1980 tienen en común la implantación del pensamiento uniforme, del poder de las finanzas como mano invisible que lo domina todo por encima del cielo, del infierno y sobre todo de la política. Cada realidad ha estallado a su manera y de acuerdo a su propia dinámica. En el marco de esta “dictadura global” de los llamados mercados, el primer proceso de características populares que estalló contra la instauración del pensamiento único ocurrió en Venezuela el 27 de febrero de 1989, cuando el pueblo se lanzó a las calles para oponerse a lo que se conoció como “el paquetazo” y que no fue otra cosa que un grupo de medidas económicas que significaban la asfixia para las mayorías y el bienestar para unos pocos. No obstante, aún no existe una opción política que en forma y fondo pueda mostrar un modelo alternativo a la salvajada de los llamados “mercados”. En los países donde gobierna la izquierda se gestiona una política de defensa o de reproducción del mismo sistema que se cuestiona, eso no es alternativo, eso no es reinterpretación y reeducación de los acontecimientos que se cuestionan. En el planeta impera la política del todos contra todos, habría que construir un nuevo modelo que posibilite en la cotidianidad la coexistencia del ser humano con el cosmos. Esa es la otra sociedad, la que debería estar por nacer.

Leí en alguna parte que tu libro Crónicas de bar se escucha, se oye. ¿Piensas en música cuando escribes? ¿Hay influencia de la música y si la hay de qué música en Crónicas de bar? (Pablo).

El comentario al que haces referencia es del poeta dominicano René Rodríguez Soriano. Decir que “Crónicas de bar” se escucha y se oye es un elogio de fiesta para mí. Le doy mucha importancia a la musicalidad de la escritura, musicalidad que no mido en preciosismos ni en acrobacias estilísticas, sino en tempos, en puerta de entrada a posibilidades distintas a la “realidad social” que nos enseñan. Cuando escribo no pienso en una música en particular, pero sí, una vez que avanzo en la escritura, leo en voz alta, o pido me lean, cada párrafo, cada idea, y retroceso o sigo adelante sólo si en lo escrito percibo una sonoridad, un tempo propio de lo que se cuenta y que no puedo explicar más allá del acto literario.

¿Qué siente que Enrique Vila-Matas haya elogiado su novela La contemplación? (Anna Vega).

La lectura que ha hecho Enrique Vila-Matas a mi escritura es un gran compromiso. Vila-Matas es una de las dos referencias más importantes que tiene, para buena parte de los escritores latinoamericanos, la literatura contemporánea surgida de España, la otra es Javier Marías.
Edgar, tenga usted mi saludo y enhorabuena por su libro Crónicas de bar, lo he disfrutado mucho. Se me ocurre hacerle la pregunta más frecuente para cualquier escritor. ¿Por qué escribe? Gracias por su respuesta. (José Alejandro).

Escribo para intentar construir otras realidades, pero sobre todo leo a otros escritores para intentar vivir otras realidades.

No cree que se lee poco y se escribe mucho; cual es su caso, sabe el número de lectores, aproximadamente que tiene. (Sonia).
No sé si se escribe mucho, lo que sí creo es que se publica demasiado. Me cuesta creer que hayan tantos lectores pero también que existan tantos escritores. Yo formo parte de los escritores modestos, tengo un pequeño grupo de lectores que, como los amigos, aceptan mis invitaciones por muy locas que sean.

No es bueno escribir de lo que te rodea, los problemas sociales, los eventos culturales que unos decían que no podían acogerse en el campus y ahora, hoy leo, que no hay problema, que todos están de acuerdo con la Semana Negra. Es habitual de la semana negra? (Colombina).

A mí, como a cualquier ser humano, me rodean muchas cosas, unas visibles y otras más invisibles. De algunas de ellas escribo. No soy habitual de la Semana Negra. Me separa el no creer que para atraer a la gente a la literatura haya que actuar de acuerdo a los parámetros de la sociedad del espectáculo.

Se puede vivir de la literatura, cual es su caso, tiene apoyo municipal o del Principado de Asturias, no cree que los poderes políticos son muy partidistas en los repartos. (Inés).

Mi caso siempre ha sido el de un escritor que compatibiliza su actividad con el periodismo. He trabajado en medios de comunicación como periodista, guionista o redactor creativo. Todo lo que sea escritura con tal de defender mi idea de vida. Si bien soy contrario a los intereses del “libre mercado”, tampoco creo en el capitalismo de estado. La relación poder político-gestión cultural, que conocemos hasta ahora, tanto en España como en América Latina, siempre me ha parecido terrible. Es una máquina que fabrica “escritores funcionarios”. No imagino a Julio Cortázar llamando a la puerta de algún ministro de cultura para que le publicaran sus libros. Lo más sano que puede hacer un creador, para su obra, es escribir al margen de los intereses políticos. Ese es mi caso. La función de la gestión cultural es ejecutar políticas públicas que permitan sensibilizar a la población. No tengo claro cómo deberían operar las colaboraciones al hecho artístico, pero en todo caso la decisión debería pasar por concursos transparentes y equipos de estudiosos de la materia artística. Me niego a entregar el conocimiento de quienes estudiaron algo, en este caso un área artística, al dedo político. Sobre el tema económico y los múltiples problemas que causa para que las personas no puedan cumplir sus sueños, vivo entre belleza y rebeldía para que el capitalismo no me robe el cuarto de mi infancia.

En que se diferencia la literatura venezolana, con la española y en concreto con la asturiana. (Menchu).
La literatura, como acto de ficción, es individual. Obviamente existen literaturas regionales, y es necesario que existan como expresión cultural de los pueblos. No obstante, mi caso es el de un escritor de ficción que cuenta situaciones relacionadas con cualquier ser humano en cualquier lugar del mundo, o de la existencia.

No le interesan los temas sociales, no sería mejor que historias de bar, se profundizara en las vidas de las personas que hacen cola para poder comer. Eso si que son crónicas, para ver si 'alguien' que vive muy bien se diera cuenta que hay otro mundo. Quizás no vendería ningún libro. (Pedro Pablo).
Con todo respeto creo que usted no conoce mi escritura. Le invito a conocerla. Como ciudadano y como escritor me mueve lo social no como un fin sino como un camino. El sentido de la existencia no lo debemos perder, pues, si se pierde, aceptamos bajar al sótano de la escala universal. El sentido de la existencia debería ser la primera de las necesidades básica de cada individuo. Lo que ocurre es que el sentido de la existencia peligra cuando impera la injusticia social. Y en ese sótano andamos encerrados a comienzos del siglo XXI. Existir es comer, pero también es saber respirar, caminar, crear, sentir, vivir. Me niego a que las sociedades del siglo XXI sólo protesten por la comida. Nuestro sentido de la protesta, en este escalón de la historia, debería ser mucho más exigente en su contenido. Sin embargo, existe una dualidad en mi trabajo. Mi escritura intenta ubicarse en dos niveles revolucionarios. El primero lo abordo como articulista transitando una fase social en la que con la palabra confronto la estupidez y la deshumanización. La segunda fase, a la que aspiro como escritor, está ubicada en un nivel superior al de la revolución social. Esa fase se denomina ficción. En ese espacio, donde está ubicada la creación como acto tanto de lectura como de escritura, está la ficción, que es la fuerza más revolucionaria que conozco. La ficción es la perspectiva, la confrontación y el equilibrio del uno con el todo.

Que significa internet para un escritor como usted (Sehila).
Internet es otro medio de difusión, muy importante y muy de este tiempo de velocidades. Como yo soy un convencido de las distancias largas, me gusta observar a Internet sin descuidar la calle y la vida en su sustancia. No creo que Internet tenga por qué sustituir nada que las personas no estén dispuestas a entregar. La vida es el resultado de muchas cosas: un paseo, el sexo, un libro en papel, la comida, el baño, el cine, el teatro, la música, la pintura, la radio, Internet, la palabra, el silencio

Quién vende más, hablar de sexo o de política, tiene experiencias políticas o está más encuadrado en el desencantado que hoy gritan que los políticos no representan a nadie, aunque tengan muchos votos prestados (Guadalupe).
Cuando escribo no pienso en las estadísticas, es más, cuando leo tampoco. Me da igual si soy el único lector de un libro que me interesa o si soy el lector un millón cuatrocientos. Es posible que nunca me entere de qué lugar ocupo en la lista de lectores de ese libro. Es materia pública, sobre todo a nivel mediático, observo que lo que vende no es hablar ni de sexo ni de política, sino las deformaciones que de una y otra cosa se hacen. Ojalá lo que estuviera en el tapete de la discusión pública fuera el sexo y la política en mayúscula, creo que tuviésemos una sociedad mundial más sana. Con respecto a la política que se practica actualmente a nivel mundial, no me considero un desencantado, me considero un activista que, como ser de este siglo, está dispuesto a participar, como uno más, en la construcción de un nuevo modelo de sociedad acorde con las necesidades de las personas y del entorno del siglo XXI. Hace falta cambiar la noción político-ciudadano, pero también es necesario cambiar la noción ciudadano-ciudadano o vecino-vecino. Me parece que al mundo lo perjudican más los que aplauden a Berlusconi que el propio Berlusconi. Con un aplauso o con un silencio también se hace política. Hay que ser consecuente con las ideas de cambio a nivel personal, decir que Berlusconi es un maleducado y luego llegar a la casa lanzándoles cuatro gritos a los niños equivale, si equiparamos la acción individual con la general, al político que dice representar a los ciudadanos pero luego vota leyes que sólo favorecen al gran capital. La incongruencia ciudadana es cómplice de la incongruencia política.

Como un venezolano en Gijón y desde cuando, cual es su autor preferido, no cree que no se lleva las tertulias literarias por que hay muchas rencillas e intereses contrarios (Pedro María).
Estoy en Gijón viviendo una pasantía personal. Me gusta vivir otras experiencias, conocer otros ritmos. Cada lugar tiene su ritmo; el de Gijón es un ritmo un tanto más pausado que permite detenerse un poco para observar la carrera atropellada que impera en la sociedad global. Estoy en Gijón desde el año 2007, pero antes he estado en otras ciudades, en otros países, pues el escritor, aún a contracorriente, necesita viajar. Es posible que siempre esté viajando, aún en su propia tierra. Pero como dice una canción del peruano César Miró que interpreta el panameño Rubén Blades: “Todos vuelven”. En algún momento del camino estaré de nuevo en Caracas. Mi autor preferido es Franz Kafka; vuelvo tanto a Kafka que lo descubro en Peter Handke o en Enrique Vila-Matas. Mis autores necesarios son muchos, pero también tengo que citar a Julio Cortázar, sin él no hubiese aprendido que la lectura es un juego. Del mundillo literario le podría decir que su principal problema es el de siempre y de todas partes, en esos clubes se cultiva más el mundillo literario que la propia literatura.

En su libro no leo para nada ninguna historia de Pravia, por ejemplo, cuando aquí hay muchos bares y cultura participativa. (María).
En las 21 crónicas del libro asumo nombres y decorados de locales, que se dieron bajo una dinámica puntual. Son referencias a muchas otras experiencias. Más allá de los nombres y de los decorados, las vivencias, en su mayoría abiertas a cualquier interpretación, pretenden ser una puerta hacia cualquier bar, hacia cualquier pueblo o ciudad no sólo de Asturias sino de cualquier punto del mundo. Mi idea es que una vez que el lector entra al bar, su memoria reconozca su propio tiempo en ese espacio. Una voz, una mirada o un silencio es posible que despierte alguna vivencia ocurrida en Pravia o en Caracas.

¿Qué libro le recomendaría a una persona que no le interesa leer? (Paula).
"Lucie en el bosque con estas cosas de ahí” del escritor austríaco Peter Handke; lo considero un libro de iniciación literaria. Es el libro que debería leer todo adulto apático a la lectura. Después de leer ese libro, es posible que el adulto descubra el rincón de la infancia donde dejó abandonado sus juegos de imaginación.

De usted me llama la atención algunos de los títulos que le coloca a sus artículos, apenas me enteré de que estaría en el chat recopilé algunos. Sociedad en transición, la trampa, el otro lenguaje, la sacudida del observador, de regreso a casa, la materia poética de Rimbaud. ¿Por qué estos títulos? ¿Tienen alguna unidad, alguna idea en común sus artículos? ¿Cuál es su filosofía política? Gracias, enhorabuena por su libro Crónicas de bar. (Sonia Prado).
Mis artículos nacen de una necesidad reflexiva que si tuviera que plantearla en la ficción terminaría dañando el objetivo estético que considero deber tener toda obra literaria. Por eso escribo ensayos y artículos de opinión, para darle paso a mi mirada crítica. Tanto en periodismo como en literatura le doy mucha importancia a los títulos. El título es la puerta cerrada. Dependerá de su poder de persuasión para que el lector se decida a entrar. Todo mi trabajo, periodístico y literario, es un camino de regreso a la naturaleza. El ensayista o el narrador y sus personajes se enfrentan, de un modo u otro, a la perdida del tiempo, pues caminaron, y hasta corrieron, buscando cada quien su respuesta en sentido contrario. Pero la ruta de regreso está ahí, siempre ahí. Sólo hay que detenerse un poco para descubrirla. En cuanto a mi filosofía política, el siglo XXI debería ser el siglo de la construcción de una izquierda ecológica que sea capaz de ofrecer un modelo socialmente alternativo a la involución que hasta ahora ha representado la complicidad entre la derecha y la izquierda concebidas, ambas posiciones políticas, como formas conservadoras de coordinar las realidades del individuo y del colectivo.

Edgar, es usted un creador polifacético, escritor de novelas, relatos, ensayos, artículos, talleres de escritura y hasta de una serie en la radio sobre El Quijote? ¿Con que género se encuentra en su salsa, considerando la musicalidad que hay en la literatura? (Ana Zar).
Cada espacio artístico tiene su particularidad, pero en el fondo cada uno representa un molde para difundir una idea. En mi caso pienso en la vida como un teatro y a partir de ahí el decorado se me convierte en novela o relato.
Sus obras tienen influencia, más bien son como ?vivencias psíquicas?, de un paseo de la mano con maestros de la literatura: ¿Quién mató al doble de Poe? De Edgar A Poe; La Contemplación, de Robert Walser, con su contemplación desde el paseo, en este caso desde un tren; en su nueva obra hay un desfile de escritores, desde maestros como Cortázar, introduciendo nuevos autores, escritores anónimos, sinónimo de noveles, que buscan quizás encontrar ese sueño de un hueco en la literatura, adentrándose en la estupidez de este siglo?

¿Qué piensa de la estupidez? ¿Está ya preparando su próxima obra? (Ana Zar).
No me atrevería a decir que mis escritos sean ?vivencias psíquicas?, aunque desde la perspectiva de cada mente todo es posible. Sin embargo, desde mi estado consciente escribo a partir de la observación, de la contemplación de lo cotidiano y de lo imperceptible. Intento darle forma al espacio-tiempo. En todo ese engranaje ciertamente me gusta jugar a convertir en personajes a escritores leyendas pero también a escritores de mi tiempo. De la estupidez pienso que es una enfermedad que seguirá dominando la ?realidad? social de la primera mitad del siglo XXI; luego, en la segunda etapa, apuesto por el surgimiento de una nueva conciencia universal. Quizá necesitemos descender al sótano de la estupidez para descubrir la puerta de acceso a una energía más libre. En cuanto a la preparación de una nueva obra, sí, estoy trabajando en una investigación novelada.

¿Qué opina de los programas del corazón que abundan en la televisión de España? (Manolo).
No veo televisión.

Dos preguntas y me disculpa, pero tienen que ver con el mismo tema, los gustos literarios de un escritor. ¿Carlos Ruiz Safón o Dan Brown? ¿Roberto Bolaño o Mario Vargas Llosa? (Juan Manuel Sánchez).
De los dos primeros no conozco su trabajo; a los dos escritores que menciona en su segunda pregunta los considero protagonistas de dos ciclos importantes de la literatura. Mario Vargas Llosa me dijo mucho, Roberto Bolaño me sigue diciendo.

Por que Xuan Bello en la presentación de su libro? (Maria)
Con Xuan Bello tengo acuerdos importantes: la poesía, Fernando Pessoa, la observación, el reconocimiento de la naturaleza como la Madre Tierra. Soy un lector que necesita la poesía, y en esta necesidad me reconozco lector de la poesía de Xuan Bello.

¿Qué opinión tiene de las nuevas rebeldías americanas en contra del imperio liberal? (Norma Segades - Manías).
El día en que los estadounidenses comiencen a reclamar sus derechos y se les permita hacerlo con total libertad de acción y de participación, ese día podremos comenzar a contar las últimas horas del imperio liberal.

Nadie es profeta en su tierra? (Sara).
Eso dicen, aunque también es posible que sea un problema de estima generado por la forma de hacer política que conocemos hasta ahora. Habría que ver qué pasaría con una clase política que trabajara para la evolución de los pueblos. Seguramente la estima sería una prioridad de la gestión. Y hablo de estima porque para querer el trabajo de un compatriota primero hay que quererse a uno mismo.

Usted cree que se puede vivir de un Bar con los escritores dialogando entorno a un café; no creo que es mas bien literatura, realidad virtual? (Alejandro).
El bar es una fuente de literatura y la literatura no copia vida, la altera. Un grupo de escritores dialogando entorno a un café sólo pueden estar alterando la realidad.

La creación literaria tiene patria, se puede escribir sin tener experiencias de vida? (Leandra).
La patria de la ficción es la memoria. La memoria funciona como un motor reconstructor de realidades. Al recordar hacemos ficción, pues nunca recordamos las cosas exactamente como las vivimos. Es difícil saber si la experiencia puede determinar la obra; seguramente cada escritor es un caso. Ahí tenemos a Jorge Luis Borges: su patria y su memoria fue la biblioteca. Mi caso es la calle, la calle es mi biblioteca (y ando en ella con mis libros en mente).

Por favor, ha tenido una noticia interesante en sus visitas a los bares, no cree que los comunicadores están demasiado ocupados en su mesa de trabajo y no viven las calles, bueno algo así como los políticos encumbrados. Usted que opina, tenemos que conformarnos con estos nuevos tiempos? (Raúl).
No, para nada debemos conformarnos con “estos nuevos tiempos”. Creo que cada tiempo depende de los pensamientos y de las acciones de sus personas. Este tiempo lo hacen unos de una forma y yo quiero que sea de otra, un tanto más humano, un tanto más justo, un tanto más equitativo, un tanto más reflexivo, un tanto más vivo, más natural, más de encuentros, más de calle.

¿Quién le gustaría que estuviera en la presentación de su libro y que no estará; cree que apoyan los actos las instituciones, dicense 'culturales'? (Patricia).
Me vienen a la mente amigos, familiares. De las instituciones culturales, en general y a nivel internacional, no confío mucho. Si los directivos de las instituciones culturales supieran hacer su trabajo, que no es otra cosa que gestionar con altura la sensibilidad de los pueblos, el mundo fuera otro, o por lo menos no hubiera llegado al nivel de confusión al que ha llegado. El arte y la ciencia no son lujos, son las necesidades más vitales para una especie que se dice racional.

Que significa para usted la editorial Milrazones y por que, cuando los escritores tienen tan pocos apoyos. ¿Desde cuando trabaja con esta editorial y cual es la experiencia. Positiva? (Aurelio).
Mi experiencia con la editorial Milrazones es positiva desde el momento en que su editor, Jesús Ortiz, es una persona culta, leída y sobre todo ama a los libros. “Crónicas de bar” es mi primer libro con esta editorial, que por cierto se especializa en publicar ensayos. Espero que en algún momento hagamos otro trabajo en combinación. Una editorial puede ser pequeña, mediana o grande, lo importante, creo, es tener una visión aproximada de a dónde quiere llegar, cuáles son los posibles lectores de sus libros. En este caso percibo esa aproximación.

Cuantos libros se han vendido y cuantos se esperan vender; cuatro euros es un precio muy asequible. La literatura es cara en estos tiempos, cuantos libros se han editado de Crónicas de bar (Santiago)

"Crónicas de bar” tiene un valor de 12 euros, creo que es un buen precio. De ventas y cifras se encarga la editorial Milrazones, que hace muy bien su trabajo. Una de las cosas más difíciles de luchar en este medio es lograr que cada quien se dedique a lo suyo, el escritor a escribir, el editor a editar, el distribuidor a distribuir, el librero a atender, el lector a leer. Lo importante es que aún existen personas que lo hacen muy bien en cada una de estas áreas.

Por que tantos escritores terminan en política, decía el otro día un político que aspira a ser presidente del gobierno de Asturias que no hay ya derecha, ni izquierda. Usted que opina (Mónica).
Creo que muchos escritores y artistas en general terminan en política por esa necesidad que tiene el creador de que la realidad sea algo mejor de lo que es. Crear ya es un acto de subversión ante la realidad. Lo más normal es que el creador se vea tentado a participar en la construcción de una realidad más justa y equitativa. Lo que ocurre es que la “realidad social” la diseñan personas poco creativas y de ahí nace el aburrimiento milenario. En relación a la segunda pregunta, de acuerdo a cómo están las cosas, lo que existe es una derecha y una izquierda que sólo hace política defendiéndose de esa derecha. Haría falta crear una izquierda que construya otra forma de sociedad.

Como va a ser la presentación de un libro, en su caso Crónicas de bar, precisamente en un centro de venta de lectura de libros y revistas. No hubiese sido mejor en un viejo café, usted nos habla en el libro del Café Dindurra (Iván).
Original planteamiento, un libro se debería poder presentar en cualquier lugar. Ojalá se presentarán libros en plazas, en parques, en bares, bajo los puentes, a la orilla de los ríos. Pero también en las librerías que son, junto a las bibliotecas, la casa natural de los libros.

Hola Edgar! Un gusto comunicarme contigo y felicitarte por todas tus creaciones. En relación a Crónicas de bar, ¿qué te inspiró a escribir esta obra y qué quieres dejar como mensaje principal al ser humano? (Dalia).
Esta obra nace, como todas las anteriores, de mi necesidad de observación. Vivo para contemplar. De ahí me surgen sensaciones o ideas. A veces una y otra cosa viene al mismo tiempo, en otras ocasiones llega por separado y luego se convierte en escritura. Me es difícil pensar que la literatura tenga otro mensaje distinto a posibilitar libertades individuales en beneficio del entendimiento colectivo.

Hola Edgar felicitaciones por todas tus creaciones, eres un orgullo para los Venezolanos. ¿Cuál fue tu inspiración para escribir? ¿Quién mato al doble de edgar Allan Poe? y porque le pusiste ese nombre ¿crees que Edgar Allan Poe y tu tienen algo en común aparte del nombre? (Germain).
Mi inspiración para escribir nace de la observación. En varias horas o en un minuto de observación la memoria cocina historias. El caso del relato “Quién mató al doble de Edgar Allan Poe?” nace de mi admiración por el escritor y de mi intención de contar la historia de un poeta maldito que lucha por defenderse de su otro yo, que en realidad es un mercenario literario que está dispuesto a todo por triunfar en el mundo de las letras. De ese trabajo también surge una conferencia titulada “Nunca más señor Poe. El final de los malditos”. Sobre la segunda pregunta, más allá del nombre y de la necesidad de leer y de escribir, no tengo más nada en común con Poe.

Actualmente en mi país México manejo un proyecto de fomento a la lectura, con jóvenes de nivel básico. Hemos leídos diversos libros. Este sábado leímos gran parte de su libro crónicas de bar, excelente! Mi pregunta es la siguiente. ¿Es la vida en la ciudad la que influye en la literatura, o es la literatura que influye en la ciudad? Marien Torres de Mazatlán, Sinaloa, México. (Marien Torres)
Para mi es un honor que mi trabajo esté siendo leído por los jóvenes mexicanos. Toda mi voluntad la ofrezco en beneficio de ese proyecto. En relación a su pregunta, en mi caso particular de lector, que es la necesidad que en el fondo me mueve a escribir, el vínculo entre ciudad y literatura, “realidad” y literatura, va y viene. La ciudad le da recursos a mi literatura y mi literatura (tanto la que escribo como la de otros que llevo en la memoria) me da recursos para transitar la vida.

¿Qué opina sobre el programa nacional de lectura en México, cree que está en función de formar lectores? Marien Torres. México.
El proyecto específico que usted maneja, que es el que conozco y el cual aplaudo, apunta hacia el gran objetivo de formar lectores a través del juego, del disfrute, del placer, que es la vía más honesta de aproximación a los mundos de la lectura. México, con todo y sus contradicciones sociales, es un país que cuenta con indudables recursos literarios. Y eso lo confirman sus escritores, sus lectores, sus ferias y buena parte de su industria editorial. Sólo faltaría que la clase política comprendiera que la vía más directa y real de acabar, a mediano y largo plazo con la violencia, es el arte

¿Su novela Quién mató a mi madre es autobiográfica? (Hortencia.)

No, la novela "¿Quién mató a mi madre?" es una ficción publicada en 2008. Ocurrió que mi madre falleció por muerte natural en el año 2005, mientras la protagonista de mi historia fue asesinada.

En sus inicios usted estuvo muy vinculado con la música salsa. Incluso creo que Sonido Urbano, un libro de crónicas de salsa, fue su primera obra. Buscando en internet también encuentro que lo mencionan en biografías sobre Héctor Lavoe, Rubén Blades y otros artistas. ¿Qué significa hoy para usted la salsa desde su mundo de escritor? (María de los Angeles)

Efectivamente, mi primer libro fue "Sonido Urbano, calle, salsa y cuentos". Se trató de una serie de crónicas de salsa. La salsa, en sí misma, es una crónica de la ciudad, del sentir de las personas que viven y sueñan en la urbe. En el caso de los dos artistas que mencionas, Héctor Lavoe y Rubén Blades, representan una expresión muy importante en la historia de la salsa. Conocí a Blades en mi época adolescente y tuvo la amabilidad de darme unas palabras que me sirvieron de estímulo como escritor.

Gracias en nombre de todos los escritores anónimos, esos escritores noveles que no han conseguido que una editorial los publique, por compartir nuestro nombre en tu literatura con esta incursión de nuestra humilde obra. No sólo por ser el ganador del premio Albert Camus, sino como admirador de tu obra, nos vemos complacidos, agradecidos, de formar una pequeña parte de tu novela? Gracias Edgar Borges (Ana Zarzuelo)

Gracias a ustedes, yo soy uno más de esos escritores anónimos que buscan un espacio en el complejo mundo editorial. Cuando pienso en cada escritor que le cierran las puertas pienso en mi mismo. Un abrazo Ana y a seguir escribiendo.

Ser ganador de un premio de narrativa; menor de 35 años; publicar en catalán, gallego o asturiano? ¿Cómo luchar contra todas las reglas preestablecidas para poder llegar una editorial a editarte y que te publiquen un libro en papel?`Felicitaciones por tu obra literaria (Ana Zarzuelo)

Es un trabajo que tiene que ver con la disciplina y la confianza en uno mismo. Esas son las claves.

Edgar Borges (Caracas, 1966), autor de novelas como ¿Quién mató a mi madre? (2008); ¿Quién mató al doble de Edgar Allan Poe? (2009) y La contemplación (2010), es según Enrique Vila-Matas “un escritor que entiende la literatura como un complot contra la realidad”. Por su parte, Vicente Luis Mora considera que “con su escritura está profundizando en una nueva vía de la subjetividad”. “Crónicas de bar” (Editorial Milrazones, 2011) es su nuevo libro.

Versión completa del encuentro digital en: http://videochat.elcomercio.es/videochat.php?videochat=edgar-borges

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La Investigación científica en el Perú: El retraso de la computación

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Si revisamos el endeudamiento público de América Latina con la banca multilateral podemos constatar que el apoyo a la Ciencia de la Computación no aparece entre las prioridades. No obstante la costosa prédica a favor de mejores sistemas de gestión, se prefirió destinar cuantiosos fondos para infraestructura de carreteras y módulos físicos para descentralizar la justicia, pero se omitieron soluciones de fondo. Una revolución educacional puede cambiar sustantivamente el destino de los préstamos y programas de cooperación internacional.


La constatación más elocuente está marcada en el Perú, por la prolongada postergación en la creación de Escuelas Profesionales de Ciencia de la Computación. Con un retraso de tres décadas, recién hace un año han surgido, casi en forma paralela, la Escuela en la Universidad Nacional San Agustín de Arequipa y en la Universidad Nacional de Ingeniería, como una quinta Escuela de Postgrado de la Facultad de Ciencias.

En Arequipa, la EPCC pondrá énfasis en el desarrollo de software; y en Lima para fortalecer las Escuelas de Física, Matemática, Química e Ingeniería Física de la centenaria universidad fundada por el primer gobierno civilista del país.

El Dr. Javier Solano Salinas, Director de la EPCC de la UNI, con solemne optimismo, informa que esta Escuela abrió sus puertas con presupuesto cero. Los escasos recursos provienen de la cesión de una parte de la partida asignada a la Escuela de Matemática, que ha permitido la asignación de dos profesores y diez alumnos, más fondos de contratos docentes no efectuados y la donación de un laboratorio por una empresa minera mexicana.

Ambas escuelas, de acuerdo a sus proyecciones, van a necesitar de apoyo sostenido en los siguientes ciclos, a partir del 2012. La reestructuración de la currícula, que involucra cursos de computación a otras facultades, implica un reto.


Actualmente, la relación de la Facultad de Ciencias con la industria es muy escasa, a diferencia de la Facultad de Ingeniería de Sistemas y otras ingenierías. En un futuro próximo los alumnos podrían ser parte de grupos de trabajo en proyectos con raíces en el Perú o en el extranjero. También tendrían capacidad para producir patentes, acreditar la carrera internacionalmente. Esta dinámica facilitará la interacción constante con la industria y diferentes instituciones del gobierno, actividades que se traducirán en ingresos para las escuelas y las universidades.

Sería una desilusión para la Escuela Profesional que los alumnos se contenten con la función tan simple que cumplen las academias e institutos de computación que solo operan programas; en tanto una Escuela Profesional busca soluciones, crea nuevos programas y nuevos sistemas operativos, hace cosas nuevas, ataca problemas nuevos. De la Ciencia derivan tecnologías que apoyan a muchos progresos de la computación.

La formación de profesionales altamente capacitados en este campo podrá contribuir en la docencia universitaria, en investigación y en la solución e innovaciones computacionales en las instituciones y empresas. Los profesionales peruanos y latinoamericanos no tendrán necesidad de dejar el país y podrán desde aquí trabajar conjuntamente con los grandes consorcios o centros de investigación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Mano dura

Gustavo Díaz (Desde Guatemala. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Mano de gorila, cavernícola mano

Mano dura que exprime
Mano dura que desgarra
Mano dura que golpea

Que la mano dura tortura
Que la mano dura masacra
Que la mano dura atormenta
Que la mano dura extermina

La mano dura
Atropella y ríe
Roba y ríe
Mata y ríe
Miente y ríe
Hasta el agotamiento, próximo ya...

La mano tierna y dulce
Es cada vez más y más humana
La mano de la mujer del pueblo
Es cada vez más y más humanizante
La mano del hombre del pueblo
Es cada vez más y más humana
La mano de la niñez del pueblo
Es cada vez más y más dulce

La mano de la adultez del pueblo
Cada vez es menos enajenada
Y cada vez más y más nuestra

Por que la ternura es antagónica
a la mano dura
Como la mano dura
antagónica es de la ternura.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: Desde la selva amazónica, los yanomami

ARGENPRESS CULTURAL

La etnia Yanomami habita en parte de la selva amazónica; más precisamente –al menos según nuestra denominación occidental– en el extremo norte de Brasil, en los estados de Roraima y Amazonas, y en las zonas boscosas de la Sierra Parima, en el estado de Amazonas, al sur de Venezuela. Es una región de bosques, cordilleras y estrechas corrientes de agua donde transitan por cientos de veredas que unen a las numerosas poblaciones indígenas. Hoy en día su territorio ha sido invadido y contaminado por la civilización occidental, pero a pesar de ello, los Yanomami continúan cantando y creyendo que mientras ellos estén vivos el planeta permanecerá vivo.

Los primeros contactos de “hombres blancos” con los Yanomami se ubican hacia finales del siglo XVIII. En ocasión de la fijación de los límites territoriales de Venezuela con Brasil, se organizó una expedición en 1758. La misma se encontró con miembros de la etnia cuando exploraba la Sierra Parima y las fuentes del río Orinoco al sur del actual Estado Amazonas, en Venezuela. A partir de esa época, y hasta entrado el siglo XX, los Yanomami conocieron o tuvieron poco contacto con la sociedad criolla.

El interés por la etnia Yanomami se ha ido intensificando en el tiempo. En efecto, han sido visitados con fines de estudio o por exploradores y buscadores del balatá o caucho. De hecho han sufrido ataques sanguinarios provenientes de los buscadores de oro y diamantes, tanto en Venezuela como en Brasil. Tal es el caso célebre de la matanza del poblado Haximu en 1993. Además estas invasiones de blancos o criollos, les han traído enfermedades no conocidas por ellos, todo lo cual ha conformado un cuadro de epidemias que sus conocimientos de medicina ancestral no puede combatir con eficiencia. Debe añadirse que circularon noticias (1999-2000) que uno de los investigadores más asiduos de los Yanomami, el antropólogo estadounidense Napoleón Changon, habría sido expulsado de la Sociedad de Antropólogos de Estados Unidos por un affaire relacionado con el presunto uso de una vacuna que estaba aún en estudio, pero que no podía ponerse a prueba en seres humanos en dicha nación, la que fue aplicada por Changon o su personal, engañando a los Yanomami, causándoles numerosas víctimas.

Es una etnia que ha desarrollado una rica cultura. De entre alguna de sus expresiones, hoy rescatamos su música.

La música de los Yanomami es relativamente simple, basada en escalas tanto pentatónicas como tritónicas, es decir escalas musicales de manufactura muy antigua, distintas a las usadas en la música occidental. Generalmente utilizan, en los cantos shamánicos, imitaciones de animales que intercalan en la medida de las necesidades relacionadas con los textos. Sus instrumentos son pocos. Un palo zumbador Imi-tsuwo y una maraca sagrada que usa el shamán, en los actos de curación. De manera que es el canto, personal o colectivo lo que predomina en su música.




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.