jueves, 3 de noviembre de 2011

En el aniversario de la muerte de Alí Primer: Alí. Yo no busco en vos a un santo

Evaristo Pérez Suárez (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Introducción:

Un nuevo aniversario de su nacimiento nos convoca de nuevo a la cultura de la alegría más comprometida del pueblo venezolano, por el regocijo de esta tierra cuando todos los 31 de octubre celebra la luz del nacimiento de Alí Primera, El Cantor del Pueblo Venezolano.

Porque el “santo” se ubica en el espacio de la resignación “espectante”
Porque al santo se le ponen velas y vos mismo eras el fuego,
La llamarada direccionada en un sentido poético de impugnación creativa

Porque el “santo” aparece en la ungida luna del dolor de fe
Porque el “santo” no explica y vos lo hacías
Vos no eras el misterio, el “santo” sí
Vos no eras la promesa, el “santo” sí

Vos eras la respuesta bifurcada del olvidado campo
Mientras el “santo” mora huido en la vaporosidad del viento
Vos fuiste quien otorga el terciopelo a lo humillado
Mientras el “santo” le otorga el pañuelo al lagrimear

Yo no busco en vos a un “santo”
Porque la congoja no exprime el sacudir de su dolor
Y tus cuerdas en la noche si rasgan la sanidad del alma
Y miran desde la niña intrépida de tus caramelos

Porque el “santo” calla la voluntad del cambio
Y tu voz vascular en cambio exhala la patria sumergida:
Y le desvanece el argumento al poder hermafrodita
Y unta el aceite naciente en vieja herida
Y Mana la silente miel fresca de una abeja

Tu voz coloca en el pálpito la encrucijada de tres puertas:
La que agitada corre a socorrer el parto de la aurora
La que denuncia y enfrenta la amenaza de serpientes
La que deja la senda de las plantas a los olorosos pasos

Porque el “santo” oculta la mirada esquiva
Y tus ojos apuntan la farsa enmascarada
Porque el “santo” inhibe la lucha en la partida
Que resigna el pecho de piel ofendida
Y vos nos dejaste metodología
De estética, lucha y perseverancia
Metáfora mira las aguas heridas
Que tu voz infiltra en la sangre ríada
Del pálpito quieto y la razón dormida

ALI, yo no busco en voz a un santo

Sino la cantata perenne desde Montecano
que mira la tríada del sol y ventisca de la tierra viva
que interroga al hombre en su sed de justicia
y aniquila la mueca de los cazadores
del alma inocente del niño y la vida


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los filósofos tempranos en Latinoamérica: Juan Crisótomo Lafinur

Ricardo San Esteban (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Durante muchísimo tiempo la lógica fue una especie de instrumento, que algunos consideraban ajeno a la presencia humana, dado por los dioses para iluminar nuestro cerebro. Se tenía por cierto que la lógica del pensamiento era anterior a éste e inclusive, anterior al mundo objetivo residiendo en el “topos uranos”.

Otros la entendían como un método infalible para demostrar su aserto y conquistar así la verdad eterna. O si no, como un juego de ingenio pasatista e intranscendente.

Milenios después de su nacimiento, y cuando era evidente que ella se abría camino, ciertos filósofos la negaron tres o más veces. Otros, en cambio, aferrándose a aquel formalismo canonizado durante el tomismo -y que constituía una sutil manera de negarla también- erigieron a la lógica en verdad absoluta.

Naturalmente, el hombre, cuando razona, se atiene siempre a determinadas leyes, que son aquellas que le permiten, precisamente, razonar. Aunque, por otra parte, el hombre no siempre razona bien. Y lo que es más: la mayoría del tiempo no razona.

Las ruinas de Persépolis y de Babilonia están llenas de tablillas cuneiformes: casi todas contienen juramentos de amor. Dejando de lado los casos de enamoramiento o enajenación, ocurre a veces que intuye, sueña, odia, pide, ordena, canta, clama, duda, escribe, pinta, filma, televisa.. Últimamente se ha hablado bastante sobre los modos no conceptuales del conocimiento (intuitivo, místico, afectivo, psicotrónico).Por cierto que estas acciones no entran en el campo de la lógica formal, ya que escapan a lo que se dio en llamar recta consecuencia del razonamiento.

Pero, ¿quién podría afirmar que tales acciones no obedecen a una necesidad; actos que, por otra parte, son propios del ser humano y que, en algunos casos, poseen una lógica? El hombre avanza desde lo desconocido, desde lo subyugante y aparentemente ilógico. Como decía Einstein, lo más hermoso de la vida es lo insondable, aquello que está lleno de misterio. Es éste el sentimiento básico que se encuentra junto a la cuna del arte verdadero y de la auténtica ciencia. El motorcito de los descubrimientos es todo aquello que no tiene lógica y que surge por esa curiosidad que traemos desde el homínido. Por ella Pandora abrió su caja, con lo cual desafió a los dioses y se quedó con la esperanza, que en realidad era lo ilógico.

El misterio no reside tan solo en explicar cómo surgió y funciona el universo, sino en porqué, en virtud de qué necesidad natural e histórica, es precisamente tal como lo razonamos y lo vemos. El hombre tiende a negar aquello que es ilógico, o le pone magia o se lo atribuye a un dios para, de algún modo, tratar de explicarlo y explicárselo. Y en este sentido, como decía Carl Sagan, a medida que avanzamos en los descubrimientos queda menos lugar para dios Un monje budista japonés, afirmaba que Dios es un invento del hombre, por lo que la existencia de Dios es un hecho poco profundo. El misterio profundo –continuaba- es la existencia del hombre.

Volviendo al tema de la lógica, cierto es que un error lógico a nivel de la toma de decisiones puede llevarnos a la injusticia o a la muerte.

Muchos recordarán haber leído la relación de aquel incidente ocurrido en Grecia durante el juzgamiento de una cortesana llamada Friné. Sabido es que el tribunal de heliastas no razonó muy bien, pues la perdonó, pero no lo hizo por estar convencido de la inocencia de la acusada, sino porque ella mostró la opulencia de sus formas desnudas.

He aquí como las leyes de la estética pudieron más que las leyes jurídicas. El error lógico -por otra parte, bastante atendible- consistió en no seguir la recta consecuencia del razonamiento, confundiendo deliberadamente la belleza con la inocencia, como si no supiésemos que ambos conceptos no son idénticos y que, es más, ocasiones hay en que marchan en sentido contrario.

Inversamente a los conceptos del Derecho, en filosofía el hombre no puede ser condenado por la infracción a leyes que no conoce. Pero este desconocimiento puede ser mortífero.

A medida que se fueron desarrollando las fuerzas productivas, y por ende el homo sapiens tuvo una visión cada vez más profunda e integral del mundo, también hubo de enfrentar paradojas y hechos que lo llenaban de asombro. Por ejemplo, cuando utilizó el caballo y, más aún, al construir sus medios mecánicos de locomoción, sintió que a su paso se aceleraba una visión de los objetos como sin contornos precisos, con formas difusas, debido a la velocidad creciente. Por muchas razones, no era lo mismo observar al mundo de a pie que montado.

A lo mejor algunos de los pensadores de entonces se interrogarían acerca de si lo difuso era el objeto -un árbol, pongamos por caso- o lo era la visión. Otros pensarían que lo que se movía no era el observador, sino el árbol.

Sabido es que las contradicciones que surgen de analizar el movimiento apasionaron a filósofos desde siglos, ya que les resultaba imposible registrarlo en el pensamiento ateniéndose solamente a las reglas de la lógica tradicional.

Y al pasar de una velocidad de desplazamiento obtenida por los medios naturales, a otra que la superaba en mucho, la noción de las dimensiones, del tiempo y del movimiento iría variando.

Imaginemos que Roberto Luis Stephenson, a bordo de su locomotora a vapor, observaba aquel árbol de marras esfumándose al paso. Mas en tanto el viajero se hallaba realizando un tipo de movimiento, que podríamos llamar externo, ¿no se movía internamente el árbol?

No hay duda de que si fue semilla, y sería madera, tenía y tiene su propio viaje. Pero tal viaje, que podríamos denominar interno, ¿no lo sufría asimismo el viajero?¿Y cómo entender que, a un mismo tiempo, ambos se movían y estaban quietos, ya que mientras sufrían las transformaciones permanecían idénticos a sí mismos?

El árbol, es cierto, tenía un movimiento externo: cuando el viento lo desmelenaba y sacudía, o cuando sus raíces buscaban el hondo. Y a lo mejor, hecho leña o madera, un día sería montado sobre aquel tren y emprendería un largo viaje.

Pero todos estarían contestes en que, cuando pasaron delante de él, quienes se movían eran la locomotora con Stephenson a bordo. Pensar lo contrario sería confundir la lógica del movimiento con las deducciones que hacía aquel que, viajando en tren, observaba a los costados de las vías un sinnúmero de árboles que a su parecer viajaba en sentido contrario. Y según sus particulares apreciaciones, aquellos árboles viajaban a una mayor velocidad que el propio tren, por lo que sacó sus conclusiones disponiendo que su viaje de vuelta debía hacerse en árbol.

La rigidez de la lógica tradicional, por otra parte, no podía conciliar los movimientos internos ni conocer su fuente, y tampoco podía explicar los movimientos externos, ya que, por ejemplo, el tren estaba y no estaba en un mismo punto cuando se hallaba de viaje.

Y menos aún entender que el propio viaje, como el viajero y su visión, las vías y la tierra en la que los durmientes se asentaban, debajo de su aparente quietud ocultaban procesos contradictorios, ya que al mismo tiempo que avanzaban, en la misma y exacta medida iban retrocediendo en su existencia. Y además, como es sabido, nuestra visión también variaba en relación con el tiempo

La lógica revolucionaria

Problemas de la lógica fueron analizados desde temprano en nuestro país, preocupando a los pensadores revolucionarios. Si bien fue Chorroarín quien dictó en 1783 una conferencia sobre lógica en el Colegio de San Carlos, Manuel Belgrano dio un impulso importante a esta disciplina al crear su Academia de Matemáticas dirigida por Lavaysse.

Esta Academia tenía por objeto la formación ideológica de la oficialidad y cuadros del Ejército del Norte, con el fin de conocer y llevar los fundamentos de la Ideología y los ideales de Mayo a todos los lugares donde las armas de la Patria desarrollaran su acción libertadora.

A la citada Academia concurrió el puntano Juan Crisótomo Lafinur, quien se había incorporado al ejército de Belgrano en 1814, luego de haber sido expulsado de la Universidad de Córdoba.

Corría el año de 1819 cuando el joven Lafinur aparecía en Buenos Aires -egresado de la Academia de Matemáticas- siendo el primer laico que ganó la cátedra de filosofía en nuestro país. Su incorporación al viejo Colegio Carolino -rebautizado ya por entonces Colegio de la Unión del Sud- provocó un revuelo que habría de ir acrecentándose a medida que aquel mozalbete de apenas 22 años fuera vertiendo una concepción de la lógica fincada en la ideología de la Revolución Francesa.

Para comenzar, decidió dictar sus clases en idioma vernáculo en lugar de hacerlo en el tieso latín de sus antecesores, y así en los claustros se escucharon enseñanzas vinculadas a la naturaleza de la razón.

Tal cosa era intolerable para quienes, como el Padre Castañeda (que se apodaba a sí mismo El filósofo Carancho) y otros, resistían la aparición de esos aires renovadores. De manera que así comenzó la persecución de Lafinur que culminó con su destierro, acusado de ateo y hereje, hasta llegar a su misteriosa muerte a los 27 años de edad en Santiago de Chile.

No obstante, dejó sus discípulos y seguidores, entre los cuales se hallaban Manuel Belgrano (sobrino del prócer), Lorenzo Torres, Ezequiel Real de Azúa, Juan Manuel Fernando de Agüero (autor de Principios de Ideológica, en 1822) y Diego Alcorta, de quien Paul Groussac publicara su Curso de Filosofía en los Anales de la Biblioteca Nacional.

Manuel Belgrano, cuando fundó la Academia de Matemáticas, tenía el propósito de capacitar a la oficialidad -como ya dijimos- para que sus cabezas estuviesen ganadas por las ideas libertadoras de aquel entonces. Comprendía bien que, como suelen decir los criollos, para librarse del lazo primero hay que librar la cabeza para luego hacerlo con los brazos.

Ya por aquel entonces, las matemáticas y la lógica eran vinculadas a la ideología de Mayo por Lafinur y otros pensadores de avanzada. No es extraño que siglo y medio después, durante las dictaduras militares, se prohibiesen las matemáticas modernas por subversivas.

Si comenzamos por la definición de la lógica que daba Lafinur, comprenderemos cuál era su punto de partida. Decía éste que la lógica es aquella parte de la filosofía que enseña al hombre a hacer buen uso de su razón y da reglas seguras para hallar la verdad. Es cierto -continuaba- que no hay hombre, por rústico que sea, en quien no brille esta facultad de raciocinar por el uso más o menos reglado de su entendimiento, y a esto llamamos lógica o dialéctica natural.

Lafinur señalaba, pues, que en todo hombre existe la facultad de raciocinar, de conocer la realidad objetiva a través de la razón.

Para Lafinur, las cosas cotidianas y comunes que nos fuerzan a resolver los problemas de subsistencia aparecen con una lógica indiscutible, y requieren de nosotros el manejo de sus elementos. Y lo mismo ocurre cuando estudiamos la actividad de los planetas o lo hacemos con los pequeños organismos; el estudio discurre de acuerdo a las mismas leyes generales. Para descubrir misterios de las altas montañas o de las profundidades (no importa a qué disciplina se ajuste el conocimiento) había que atenerse a un método, a diversas formas y leyes del razonamiento.

Naturalmente que una cosa es el proceso lógico del pensar -y que es preciso respetar para lograr hacerse entender- y otra cosa son las ideas e ideologías expuestas. Hay que distinguir entre el proceso de cómo surgen y se forman, del proceso por el cual estas ideas desempeñan un papel frenador, transformador y/o movilizador. En aquellos tiempos la intelectualidad de la incipiente burguesía era revolucionaria, jacobina. En los tiempos actuales, la burguesía es enemiga acérrima del pensamiento, cuando éste se ajusta a una realidad que no le conviene.

Pero también, uno de nuestros pecados de izquierda ha sido el de intelectualizar al mundo y querer reformarlo desde la razón o de las razones, pues como hemos visto en trabajos anteriores, los nexos y relaciones existentes en la realidad son enormemente más ricos y profundos que cualquier idea que tengamos de ellos. Recuerdo que se decía que si la teoría no coincidía con los hechos, tanto peor para los hechos, pero como también escribía Carlos Marx, los hechos son testarudos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El XXIII Festival Cine Europeo: El cine en las aldeas

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Huancabamba, tierra de brujos, curanderos y hechiceros, descendientes de la Amazonía, adquirió celebridad por la innata capacidad espiritual de devolver esperanzas a quienes sufren mal de amores.

Fue uno de los primeros territorios donde llegó el cine, a lomo de bestia, para estimular aún más la imaginación y la sabiduría de psicoanalistas intuitivos que terminan el tratamiento de sus numerosos pacientes peruano ecuatorianos y de otras latitudes, sumergiéndolos, en noches de luna llena, en Las Huaringas, una laguna a mas de 4,500 metros sobre el mar Pacífico.

El cine llegó a esa ciudad piurana gracias a la iniciativa del profesor José Alegre Mejía, cuya vocación por el arte, había sido alimentada por su padre, un probo juez de paz muy querido en su tierra natal, Huaylas, en la Cordillera Negra, quien en las noches, tomaba la guitarra para entretener a sus nueve hijos, nietos y esposa, tocando tangos, valses y huaynos y contando historias de conflictos por el reparto de las aguas, siempre escasas, y condicionadas a los requerimientos, inclusive amorosos, de los gamonales a las aparceras y comuneras.

Con el fin de la guerra fría, en 1989, empieza la universalización del sétimo arte, tal como se aprecia en múltiples Festivales. Este año, entre octubre y noviembre, se realiza en el Perú, el XXIII Festival de Cine Europeo, el más antiguo en América Latina, ofreciendo en decenas de salas de Lima y de las ciudades de Arequipa, Cusco, Iquitos, Piura, Trujillo, Chiclayo y Huancayo, Cusco, más de cincuenta películas de los más destacados directores. El calendario anual incluye diversos ciclos de cine de los otros continentes, fundamentalmente Latinoamericano.

En la organización de estas fiestas concurre Europa, movilizando embajadas, centros culturales públicos y privados, universidades, municipios y gremios profesionales como la Sociedad de Psicoanálisis que ha puesto en el debate “Eros en el cine”, “Los sueños en el Cine”, “El Padre en el Cine”, “La Madre en el Cine” y “El Diván en el Cine”, en una tácita crítica a la programación paupérrima de la costosa televisión por cable y de señal abierta, que ha derivado a más sensacionalismo, deformación o silencio frente a los caminos democráticos que tratan de atender viejas demandas populares.

Todo este esfuerzo grupal no podría haber logrado una dimensión social sin el concurso de instituciones y el liderazgo de la señora Norma Rivera, coordinadora de la Filmoteca de la Pontificia Universidad Católica del Perú, para lograr “un espectáculo que implica presentar directores, actores y situaciones de otras culturas que son muy difíciles de ver normalmente en la cartelera local, casi dominada por el cine norteamericano”, además de la motivación a jóvenes talentos y población en general para estudiar y hacer de este arte, un instrumento promotor de la interculturalidad interna e internacional, indispensable para el desarrollo de todos.

Este año el Festival Europeo lidera Polonia. Incluye el homenaje a Czesław Miłosz con “El valle de Issa”, así como “Zero” y “El árbol mágico”. Polonia, después de la caída del Muro de Berlín, revela mayor libertad en su producción y conquista de más público. Su producción cultural denuncia la guerra y la ocupación militar del territorio, la masacre de millones de sus pobladores en los frentes de batalla y los campos de exterminio. El primero de sus cineastas en revelarse fue Alexander Ford, con su filme “La verdad no tiene fronteras” (1948). En Polonia hay escuelas estatales para la formación de cineastas, donde se formaron Wajda, Polanski y Kieslowski, además de instituciones de radio y tv con alta capacidad para fomentar la creatividad y realización.

En XXIII Festival de Cine Europeo se podrá apreciar largometrajes de Polonia, Bélgica, República Checa, Alemania, Grecia, España, Francia, Italia, Países Bajos, Portugal, Rumania, Finlandia, Reino Unido y Suiza como país invitado. Además, una programación especial de cortometrajes británicos, de homenajes al polaco Czesław Miłosz (1911 – 2004), premio Nobel de Literatura en 1980, a Michael Cacoyannis, director de “Zorba el griego” y las invitadas especiales: la novelista francesa Valérie Mréjen y a la especialista alemana Cathy de Haan que dictará talleres sobre mitos y leyendas en el cine contemporáneo.

El Festival, en efecto es un relevante evento cinematográfico de la diversidad cultural de las distintas nacionalidades. El Cine Latinoamericano es un movimiento que, según críticos especializados, gana cada vez más aceptación y demuestra que su materia prima -la realidad de la vida cotidiana- se ha convertido en un tópico imitado no con menos éxito en otros países como Brasil, México que estuvo en condiciones de competir con Hollywood ya desde los años 20.

En el Perú, “La teta asustada”, premiada en festivales y muestras internacionales, revela junto con “Paraíso”, “Contracorriente”, “Octubre” una corriente local cada vez más intensa de hacer cine de calidad, lección que aleja las visiones aldeanas de gobiernos y sectores patrimonialistas.

En el XV Festival de Cine Latinoamericano 2011, el jurado y público, premiaron a las películas que compitieron:”Tropa de Elite 2”, "Sin Retorno", ‘La Inca, la boba y el hijo del ladrón’, producidas, respectivamente, por Brasil, España-Argentina; y Perú.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

En el semáforo. (Reflexiones sobre el “otro modelo”)

Edgar Borges (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Es mucho lo que se ha discutido sobre el “modelo alternativo”. Entre quienes admitimos que el problema de fondo de la sociedad mundial es el capitalismo, una y otra vez llegamos a la conclusión de que se hace necesario construir “otro modelo”. Bastaría con entrar al supermercado y observar (la mujer que corre y corre metiendo la compra del día en el carrito abarrotado de productos instantáneos; el hombre que pide permiso en la cola porque en el banco le concedieron un brevísimo permiso para comprarse un refresco light; la cajera que mueve y mueve la mano entre la caja y las ofertas del “nunca podrás ahorrar más de lo necesario”) para asumir que esta forma de “vida” (la vida que no era vida) no tiene sentido. Vital es un cambio de “modelo”.

El indiferente, aquel que se deja llevar por los “hilos invisibles del destino” (los hilos que engordan la cuenta del maquinista), debería detenerse un brevísimo instante, justo cuando corre rumbo a la escuela en busca de los niños. Y de pronto, en medio de la loca carrera, se ve obligado a esperar en el semáforo que demora demasiado en rojo (porque la productividad del sistema depende más de las máquinas que de las personas). Ahí, justo ahí, en ese semáforo que ha sido testigo de tantos ir y venir en la ruta del sin sentido (y a más de uno ha visto rodar en la diaria competencia), el sujeto debería aprovechar la discriminación que la maquinaria hace de su tiempo (su vida) para plantearse qué mucho le podría beneficiar a él (que nunca piensa en los otros) el “otro modelo”. (El capitalismo, más que modelo, se ha convertido en la cultura que genera la reacción invisible de las personas).

A veces, cuando yo mismo participo en una de las tantas carreras (del supermercado al colegio y del colegio a la casa trabajo), el prolongado alto que me marca el semáforo me sirve para dialogar (conmigo mismo) sobre qué significa ese “otro modelo”. (¿Por qué no logramos construir ese “otro modelo”?). Y luego de las mil y una preguntas (las mismas que posiblemente se han hecho los otros inconformes de la lógica consumista), me sobreviene una interrogante un tanto más detallista (pero clave): ¿Por qué los gobiernos de izquierda no logran levantar (y legislar) ese “otro modelo”? Y en el semáforo (mientras contemplo a los corredores que desesperados deciden sortear la “sagrada” velocidad de los automóviles de última generación -“mala madre la que los parió”, dice un hombre a punto de infarto-, me respondo que, unas veces, la falta de voluntad, y otras, la complicidad de “gobernar” para rentabilizar la injusticia, determinan la continuidad del modelo capitalista establecido (y en vuelo directo hacia una forma de dominio superior). ¿Qué tan difícil sería legislar para que cambie la dinámica social? ¿Qué tan imposible sería, desde el gobierno, establecer otra relación entre el semáforo y el hombre? Si tanto la izquierda desea cambiar el mundo, ¿por qué desde los gobiernos que lidera no ejecuta políticas palpables que giren el rumbo del tren hacia una dirección contraria al desarrollismo? ¿Por qué no se cambia la concepción social en su movimiento minúsculo para que el “gran monstruo” pierda peso y costumbre? No puedo evitar, mientras aguardo mi turno en el semáforo, que me invadan las sombras de la sospecha. (¿Incapacidad o participación en las cuentas del drama?). ¿Por qué los llamados “gobiernos progresistas”, luego de que celebran los votos, no legislan el diseño de otra política de progreso? ¿Cómo podemos cambiar el mundo si no transformamos, en ley, la dinámica de las personas? ¿Por qué en los mandatos de izquierda todas las áreas de gobierno (educación, cultura, ambiente, economía, tráfico, defensa, comunicación) avanzan en el mismo sentido de la noción derecha-capitalismo? ¿Por qué el estado tiene que practicar la misma ley del “apetito voraz” que mueve el hambre insaciable de la gran corporación privada? (El funcionario público que dice “izquierda” y a escondidas trabaja sólo para su provecho es tan nocivo como el empresario que negocia su bienestar a cambio de la vida de los otros). ¿Qué pasaría si un gobierno cambiara los horarios, la concepción del ir y venir y la relación del ser con la madre naturaleza? ¿Existe en el mundo algún gobierno que no siga la línea abismal del desarrollismo? (Y alguna vez, en el semáforo, llegué a la conclusión de que tanto con la defensa como con el ataque que practicamos sólo sembramos el mismo modelo). ¿Llegará algún día el gobierno que sea capaz de diseñar la cotidianidad de ese “otro modelo” que camine en sentido contrario a la desaforada carrera?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cosas que pasan

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Una lágrima caía
un pájaro volaba
una nenita reía
una bomba explotaba.

Una hoja bamboleaba
cuando el viento soplaba
alguien llora porque recuerda
cuando escucha un tango
mientras una hormiguita
camina por una cuerda.

Se mete un cuchillo
se hace una caricia
se aprieta un gatillo
se muerde
se besa
se rema
se corta una cabeza
se escribe un poema
mientras una mariposa
roja, verde y amarilla
planea suavemente
alrededor de una plantilla.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cultura y culturas: Desde la colonialidad del poder y desde los pueblos indígenas (Parte I)

Rodrigo Montoya Rojas (Desde Lima, Perú. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Introducción
En este texto trato de avanzar un paso más en mi reflexión sobre el concepto de cultura y sus múltiples usos en las ciencias sociales -particularmente en la antropología- , en la política, en los medios de comunicación y en la vida cotidiana . El hilo conductor es la profunda diferencia que existe cuando se habla de la cultura en singular y en plural. Si se examina con atención la profunda relación entre la cultura y el poder en los espacios de lo que se llama política, el concepto teórico en singular se confunde con la cultura occidental y, por eso, los pueblos no occidentales no son tomados en cuenta, y se impone un modelo da cambio o de ¨desarrollo¨ para que las culturas indígenas dejen de ser lo que son y se conviertan simplemente en nuevos segmentos de la cultura occidental criolla. Pareciera que hubiera una especie de acuerdo unánime para que el nosotros del razonamiento etnocéntrico moderno de occidente se convierta en la única opción de pensar la realidad y, en consecuencia, no se tomen en cuenta los derechos particularmente políticos de los pueblos indígenas.
Además de Examinar la riqueza y complejidad del concepto cultura, intentaré una primera aproximación sobre la colonialidad del poder como fuente principal del razonamiento de la cultura en singular, y volveré una vez más sobre el mestizaje cultural para mostrar que se trata de un concepto profundamente equívoco que en última instancia se confunde con la cultura occidental sin nombrarla. Finalmente, toco el tema de la política cultural construida desde el poder global en la sociedad y señalo la importancia de la propuesta de un Estado plurinacional que desde las canteras de los movimientos políticos indígenas surge como alternativa al Estado nación unicultural impuesto en las repúblicas formadas luego de la independencia de España.

1. RIQUEZA Y COMPLEJIDAD DEL CONCEPTO CULTURA.

Para hablar en Perú de cultura y culturas ternemos la inevitable necesidad de precisar lo que entendemos por esta palabra que está en el corazón de las ciencias sociales, particularmente de la Antropología, y que con diferentes contenidos, está en boca de casi toda la población de Perú. Cuatro podrían ser los bloques en los que es posible agrupar las múltiples acepciones del concepto cultura.

Uno. El punto de partida y secreto más profundo de su universalidad y complejidad se encuentra en el saber escolarizado, como sinónimo de conocimiento, que existe a partir de la institución llamada escuela-colegio-universidad, sede de lo que en la occidental se llama educación. Hace más o menos cinco mil años fue inventada la escritura como el formidable recurso para guardar la memoria, desde un simple trozo de papiro con las primeras frases –ayer- hasta un pequeño disco duro portátil de mil gigas, que puede guardar una biblioteca con miles de libros, luego del milagro tecnológico conocido como computadora u ordenador –hoy-. Antes, y paralelamente a la escritura con un alfabeto, hubo y existen formas de guardar la memoria, de escribir a través de hilos, como en los kipus de la sociedad inca, o dibujos en rocas, piezas de cerámica y tejidos, en todo el mundo. Europa tuvo el privilegio de recibir, difundir y enriquecer la escritura que recibió de Mesopotamia. La posibilidad de escribir es un recurso maravilloso de comunicación que fue visto desde el comienzo como una fuente de poder, del mismo modo que la invención y uso del fuego, muchas decenas de miles de años antes. Otra sería la historia de la humanidad si el saber leer y escribir hubiese sido ofrecidodo a todos los seres humanos desde hace cinco mil años y no en los últimos dos siglos. Hoy, en 2011, estamos aún lejos de conseguir que todos los seres humanos dispongan de esa herramienta de conocimiento. En tiempos medioevales, hace más o menos mil años, la escritura en Europa fue capturada por la Iglesia Católica y sus curas fueron los primeros beneficiarios de ese privilegio. La apropiación privada de esta forma de comunicación es uno de los cimientos de la colonialidad del saber-poder que entre otros elementos se expresa en dos ecuaciones: de un lado, cultura=escritura = saber y, de otro, analfabetismo = falta de cultura = ignorancia. Razonando a partir de esta premisa, peruanas y peruanos nos dividiríamos entre “cultos” que tenemos cultura porque sabemos leer y escribir, e incultos que no la tienen porque saben leer ni escribir.
En latín, culture -cultura- significa, saber, conocimiento agrícola, cultivo, crianza. Hasta hoy, en las ciencias agronómicas se enseñan cursos como “cultura” del maíz, de la vid o del trigo. De esa fuente deriva el concepto de cultura identificado de modo general con el conocimiento y, también, la idea de educar, en el preciso sentido de cultivar. El saber escolarizado acumulado se ofrece en diferentes dosis para cultivar la mente de los niños, para enseñarles a conocer y a comportarse, siguiendo las reglas de lo que se llama una “buena educación”. En las escuelas medioevales de las ciudades europeas en formación, fue gestándose el concepto de civilización, como una cultura de la ciudad, en oposición a los llamados bárbaros y luego salvajes, de las áreas campesinas iletradas de Europa y de las sociedades mal llamadas “primitivas” en el resto del mundo.

Dos. Por extensión del saber escolarizado o conocimiento, una segunda acepción generalizada de cultura en Perú, América Latina y, tal vez todo el mundo, la identifica como sinónimo de bellas artes, como una página en periódicos y revistas, en las que se habla de libros, literatura, cine, teatro, música clásica, pintura, escultura, museos, y - últimamente- patrimonio material e inmaterial y gastronomía. A las decisiones que los Estados toman sobre cada uno de los elementos que acabo de describir se les llama política cultural. En oposición a las culturas muertas cuyos objetos de arte aparecen en los museos, se habla de culturas vivas, como otro modo de nombrar la diversidad cultural, existente.

Tres. Con la aparición de la Antropología, una de las ciencias sociales, la cultura fue pensada de un modo mucho más rico: “Cultura o civilización… es aquel complejo dentro del cual se incluyen, conocimiento, creencias, arte, ley, moral, costumbres y otras capacidades y hábitos adquiridos por el hombre como miembro de la sociedad” (Taylor, 1871). A partir de esa visión de Taylor en la que el modo de vivir, pensar, sentir, sería lo primordial de la cultura, en la Antropología ha habido múltiples desarrollos, entre los que destaca para este breve resumen, el elemento de dar sentido para entender la lógica de razonamiento de las personas. El concepto antropológico incluye a millares de pueblos, naciones y lenguas en todo el mundo, independientemente de si saben escribir y leer o no. En su versión clásica, la antropología se ocupó de las culturas indígenas, mal llamadas primitivas, para luego incluir a las llamadas sociedades tradicionales, ni primitivas ni industriales modernas, y recientemente subrayar la cuestión cultural e intercultural dentro de todas las sociedades del mundo, incluidas las llamadas modernas.

Los hábitos o costumbres de los pueblos, que forman parte del concepto antropológico de cultura, han salido de los circuitos de iniciados en las ciencias sociales y forman parte del acervo del castellano medio o estándar. Cuando se dice “no tenemos una cultura democrática en Perú”, la frase significa, simplemente, no tenemos los hábitos de la democracia o no estamos acostumbrados, por ejemplo, a respetar los derechos de los otros ni a valorar los nuestros.

Cuatro. Luego de los procesos coloniales europeos en América, Asia, África y Oceanía, en los siglos XVI y XIX y la formación de los Estados naciones, las grandes y pequeñas culturas han pasado a formar parte de uno o más Estados; por ejemplo, los quechuas están en Ecuador, Perú, Bolivia, y Argentina, del mismo modo que los aimaras se encuentran en los territorios de los Estados Bolivia, Perú, Chile y Argentina. En los últimos cuarenta años, los pueblos indígenas se han constituido en un nuevo actor político en el escenario Latino Americano gracias a sus diversas formas de organización étnica y política creadas para lograr sus objetivos y reivindicaciones que apuntan en dirección de la descolonialización del Perú y de América Latina .
Como consecuencia de este proceso político original de la realidad en la esfera teórica, el concepto de cultura se enriquece doblemente: de un lado, pasa a ser sinónimo de pueblo indígena y, de otro, es parte de un fértil acercamiento entre un cierto número de antropólogos con los intelectuales indígenas y con los propios pueblos indígenas. En mi artículo “Cuando la cultura se convierte en política” (Montoya 2009) analizo este feliz encuentro y el enriquecimiento del concepto de cultura .
II. Mestizaje cultural: un concepto equívoco u otro nombre para designar a la cultura occidental

Si nos preguntan a qué “raza” pertenecemos, la primera respuesta que aparece sin pensar dos veces entre nosotros las peruanas y peruanos es: mestizos. Pocos se ven como blancos y negros, nadie dice soy amarillo, como a nadie le gusta que le llamen indio- india o negro-negra, por la carga de racismo que esas palabras expresan, preferimos llamarnos mestizos-mestizas, aunque nos parezcamos mucho más a Atawallpa y Mama Ocllo y poco o nada a Francisco Pizarro o a la reina Isabel la Católica; o morenos-morenas, aunque seamos “retintos” (de piel muy negra). El concepto de “raza” y las categorías: blanco, negro, indio y amarillo, son parte de la propuesta europea en el campo del saber y el poder, y funda el racismo que florece aún en nuestro suelo por eso de las llamadas razas “superiores” e “inferiores” y de los dos tipos de hombres “creados por Dios”, unos inteligentes para mandar y otros, torpes, para obedecer, desde tiempos de Aristóteles en Grecia, hace más de dos mil años, y del cura Ginés de Sepúlveda en la España del siglos XVI .

Abundan los ejemplos de racismo y profunda discriminación en Perú. Me parecer pertinente citar aquí un reciente ejemplo en boca de Alan García Pérez cuando era aún presidente de la república por segunda vez:

“...En tercer lugar derrotar las ideologías absurdas, panteístas, que creen que las paredes son dioses y el aire es dios, en fin, todavía volver a esas fórmulas primitivas de religiosidad, donde se dice: no toques ese cerro porque es un apu, está lleno del espíritu milenario y no sé qué cosa. Si llegamos a eso, entonces no hagamos nada, ni minería, no toques esos peces porque son criatura de dios y son la expresión del dios Poseidón. Volvemos a este animismo primitivo, yo pienso que necesitamos más educación, pero ese es un trabajo de largo plazo, eso no se arregla así, porque usted puede ir a cualquier lugar que, (donde) la población de buena fe, y de acuerdo a su educación te dice: ¡No! No me toquen a mí esta zona porque es un santuario. Y uno pregunta: ¿santuario de qué?; si es un santuario de medioambiente, santo y bueno, pero si es un santuario porque allí están las almas de los antepasados... oiga, las almas de los antepasados están en el paraíso seguramente no están allí y deje usted que los que ahora viven se nutran o tengan trabajo en la inversión en esos cerros, de manera que es un largo trabajo, que estemos trabajando no significa que todas las formas antiguas de pensamiento hayan sido superadas.” (Resumen de la entrevista publicada el 17.06.11 en Youtube por methos789 disponible en:
http://www.youtube.com/watch?v=2Vf4WfS5t08)

Si tomamos en cuenta los rasgos biológicos, la heterogeneidad de la especie humana es extraordinaria, puesto que peruanas y peruanos asumimos cuando repetimos la vieja frase atribuida a Ricardo Palma “en Perú quien no tiene de inga, tiene de mandinga”, o cuando en una polka criolla se alaba el amor de una “samba-china-chola”, una mujer que deriva de “españoles, negros, e indios”, en otras palabras: aquí todos somos mestizos .
Si desde tiempos coloniales somos biológicamente tan heterogéneos, mestizos, sería igualmente “mestiza”nuestra cultura peruana y Latino americana, como una preciosa síntesis de España y de la sociedad Inca. Al confundir las categorías raza y cultura, se produce un contrabando deseado desde el poder colonial en el mundo y en Perú. Cuando en 1888, después de la derrota peruana en la guerra con Chile, Manuel González Prada preguntó quiénes son los “verdaderos peruanos”, él mismo respondió: son los indios:

"Hablo señores de la libertad para todos y principalmente para los desvalidos. No forman el verdadero Perú las agrupaciones de criollos y extranjeros que habitan la faja de la tierra situada entre el Pacífico y los andes. La nación está formada por la muchedumbre de indios diseminados en la banda oriental de la cordillera. Trescientos años a que el indio rastrea en las capas inferiores de la civilización, siendo un híbrido con los vicios del bárbaro y sin las virtudes del europeo. Enseñadle siquiera a leer y a escribir y veréis si en un cuarto de siglo se levanta o no la dignidad de hombre. A vosotros, maestros de escuela, toca galvanizar una raza que se adormece bajo la tiranía del juez de paz, el gobernador y del cura, esta trinidad embrutecedora del indio. Cuando tengamos pueblos sin espíritu de servidumbre, y militares y políticos a la altura del siglo, recuperaremos Arica y Tacna, y entonces, y sólo entonces marcharemos sobre Iquique y Tarapacá, daremos el golpe decisivo, el primero y el último. Para ese gran día, que al fin nos llegará porque el porvenir nos debe una victoria, fiemos solo en la luz de nuestro cerebro y en la fuerza de nuestros brazos. Pasaron los tiempos en que únicamente el valor decidía de los combates, hoy la guerra es un problema, la ciencia resuelve la ecuación. Abandonemos el romanticismo internacional y la fe en los auxilios sobrehumanos: la tierra escarnece a los vencidos, y el cielo no tiene rayos para el verdugo. En esta obra de reconstitución y venganza no contemos con los hombres del pasado: los troncos añosos y carcomidos produjeron ya sus flores de aroma deletéreo y sus frutas de sabor amargo. ¡Que vengan árboles nuevos a dar flores nuevas y frutas nuevas! ¡Los viejos a la tumba, los jóvenes a la obra!" (González Prada, 1960, Discurso en el Politeama, Páginas Libres I: 67-68).

Frente a una tesis tan subversiva como la de Manuel González Prada, Víctor Andrés Belaunde -uno de los más importantes intelectuales de la derecha peruana- debió haber respondido: “los verdaderos peruanos somos los descendientes de España”, pero prefirió decir que los peruanos somos una síntesis, fruto de un mestizaje biológico y cultural entre españoles e incas:

"La peruanidad es para nosotros una síntesis viviente de la cultura hispano- católica y de los elementos telúricos y biológicos que existían en este pedazo del nuevo mundo que habitamos. La peruanidad no es una yuxtaposición sino síntesis verdadera; y agregamos: viviente, para expresar que, en continuidad palpitante, fue, es y seguirá siendo. Síntesis no concluida que debe afirmarse, completarse y superarse en extensión y altura. En lo primero, porque es necesario concluir la asimilación del elemento indígena; y en lo segundo, porque esa síntesis no excluye los valores nuevos que, con nuestro sentido católico y ecuménico, podremos tomar de otros pueblos. Nueva sangre portadora del espíritu occidental se incorporó a la tierra y a la sangre del Imperio Incaico. El sentido cristiano de la vida, empleando la lengua y lo que había de mejor en las instituciones hispánicas, fue el verdadero factor aglutinante, la virtud de asunción en aquella síntesis creadora" (Belaunde 1987: 411-412).

A continuación de este pasaje, Víctor Andrés Belaunde cita los cinco valores nuevos importados de España: 1. "la individualidad o sea el sentido de la dignidad y el valor absoluto de la persona humana… 2, La fuerte estructura del hogar castellano…3, La comuna o el cabildo…4, la mayestática primacía atribuida a la administración de justicia…, y 5, la concepción ético religiosa de la vida que es inspiración, conciencia acusadora, norte y guía" (p. 412). Víctor Andrés Belaúnde escribió también.

“Cuando González Prada -enorme pero trágico ejemplo de desviación y resentimiento- afirmó que el Perú estaba constituido por las masas de indios que habitaban detrás de la cordillera, y cuando Mariátegui cristalizó ese mismo pensamiento en las fórmulas de costa criolla o mestiza y sierra indígena… " (1987: 63).

Don Víctor Andrés no dijo una palabra sobre la contribución inca en esta “síntesis viviente”. De la sociedad inca solo tendríamos el paisaje (lo “telúrico”) y los rasgos biológicos. Hispánico sería el contenido e ïndio¨, mestizo y americano, el continente. Sin sus lenguas y culturas, a los pueblos indígenas les queda la posibilidad de aparecer pintados en la pared como una simple foto Benetton o una carta postal de rostros hermosos, sonrientes y vestidos con todos los colores del arco iris . Esta es la única definición que los intelectuales peruanos de la derecha han ofrecido sobre el llamado mestizaje cultural, y esa es una especie de legado nacional para pensar el Perú, que se repite sin análisis previo alguno. No hubo desde el lado de las direcciones de izquierda voluntad alguna para ir más allá de ese llamado mestizaje cultural, tampoco la convicción de investigar a fondo el tema de las culturas existentes en el país, salvo el caso de José Carlos Mariátegui.

El conflicto abierto entre hispanistas indigenistas (“Lima es el Perú”, “Lima no es el Perú”), tan intenso en la primera mitad del siglo XX, es una expresión de la no aceptación en los hechos de esta supuesta síntesis o mestizaje, tanto por los peruanos orgullosos de sus raíces españolas como por quienes se sentían herederos directos de los Incas. Entre ambos extremos los indigenistas defendían el mestizaje como una síntesis si se tomaba en cuenta sobre todo, el arte indígena en sus diferentes formas (música, danza, cerámica, tejidos, orfebrería, etc.).

La ideología del mestizaje como propuesta colonial, sustentada por Víctor Andrés Belaúnde en Perú, recibió un aporte extraordinario desde la revolución mexicana, por parte de Lázaro Cárdenas, presidente del país y gran gestor del indigenismo y nacionalismo mexicanos:

“La Revolución ha proclamado como procedente la incorporación de la cultura universal al indígena; esto es, el desarrollo pleno de todas las potencias y facultades naturales de la raza, el mejoramiento de sus condiciones de vida, agregando a sus recursos de subsistencia y de trabajo, todos los implementos de la técnica, de la ciencia y del arte, pero siempre sobre la base de su personalidad racial y el respeto de su conciencia y de su entidad. El programa de emancipación del indígena es, en esencia, el de la emancipación del proletariado de cualquier país, pero sin olvidar las condiciones especiales de su clima, de sus antecedentes y de sus necesidades, que le dan una peculiar fisonomía. Como expresé en reciente ocasión, nuestro problema indígena no está en conservar ´indio´ al indio, ni en indigenizar a México, sino en mexicanizar al indio. Respetando su sangre, captando su emoción, su cariño a la tierra y su inquebrantable tenacidad, se habrá enraizado más su sentimiento nacional y enriquecido con virtudes morales que fortalecerán al espíritu patrio, afirmando la personalidad de México”. Citado por Alejandro Rey de Castro, 2008: 331).

Para convertir al indio, en mestizo mexicano y en proletario, el indigenismo mexicano propuso: 1. La enseñanza universal del castellano en las escuelas y colegios, 2. La conversión de los llamados indios en cristianos católicos, 3. La adopción de la medicina occidental y el abandono de lo llaman brujería. Finalmente, 4, la modernización de la agricultura con la adopción de tecnologías que multipliquen la producción para el mercado (semillas mejoradas, abonos, insecticidas). Ninguna de esas propuestas era revolucionaria; las tres primeras estaban ya vigentes en el siglo XIX y sólo la cuarta, era una novedad derivada de la revolución verde en la década de 1940 . Con estas herramientas y el apoyo teórico y financiero de los sociólogos y antropólogos de la Universidad de Cornell -responsables de la Antropología Aplicada, particularmente en el “Proyecto Vicos”- el Instituto Indigenista Peruano, dirigido por Luis Valcárcel, asumió la conducción de ese proyecto político. A diferencia de la propuesta mexicana, en el caso peruano ninguno de los antropólogos propuso convertir a los indios en proletarios.

Una conclusión de esta sección es muy sencilla. La frase “Todos somos mestizos” no corresponde a la realidad multi, o pluri cultural y multi o plurilinguística del país. Es en parte cierta si sólo tomamos en cuenta nuestros rasgos biológicos (color de la piel, forma de los ojos, color y forma del cabello). Decir “todos somos mestizos” es un modo particularmente eficaz para esconder el profundo racismo de la sociedad peruana. “Soy mestizo”, “sí hay racismo” pero “no he sufrido personalmente ninguna discriminación racial”, son respuestas con las que peruanas y peruanos nos negamos a reconocer el racismo que vemos y sufrimos, o hacemos sufrir a otros y a otras, y que son muy útiles para no aceptar las imágenes que de nosotros nos ofrecen los espejos. Tener vergüenza de ser descendientes de pueblos indígenas y afro peruanos, sigue siendo uno de los grandes dramas del país. Este sentimiento de vergüenza ha sido inculcado desde el primer momento de formación del virreinato llamado peruano.

Está fuera de duda la importancia de la cultura occidental, española del siglo XVI, en la formación del Perú a partir del enorme peso de la Iglesia católica en todas las esferas de la vida social y no sólo en la religiosa, y de la imposición del castellano como lengua del poder y su posterior transformación en lengua general del país. Las creencias religiosas existentes en América fueron vistas en el virreinato de Perú como obras del demonio, y los centenares de lenguas existentes en nuestro territorio fueron consideradas como un obstáculo para la difusión e imposición de la religión católica. De ahí la necesidad del poder colonial de convertir al quechua en lengua franca, como un escalón intermedio para llegar al catolicismo. Fruto de esa política ha sido el uso de palabras quechuas como topónimos en prácticamente toda la Amazonía sin que ese hecho quiera decir que los quechuas conquistaran esas tierras, y es también la visión de largo plazo de la corona española para dividir el virreinato en las dos conocidas repúblicas: una de españoles y otra de indios, como espacios y mundos separados, pero conveniente unidos para sostener el poder económico y social de los españoles y criollos. Por razones a la vez distintas, parecidas y opuestas, Guamán Poma de Ayala - el cronista y etnógrafo- propuso en su carta al Rey que los españoles e indios vivieran sus vidas por separado (Guamán Poma de Ayala, 1980).

La llamada “escuela cusqueña de pintura” puede ser un buen ejemplo de lo que Víctor Andrés Belaúnde definió como mestizaje cultural, porque es en los hechos española-italiana en su concepción central y en sus técnicas, roducida por artistas cusqueños -algunos de ellos descendientes de incas, todos católicos conversos, que incorporaron algunos elementos propios como el sol y los cerros, que corresponden, precisamente, a lo que Víctor Andrés Belaúnde consideraba como ¨telúrico¨. . El historiador Antonio del Busto, en su trabajo ¨Breve Historia de los negros del Perú¨ sostiene que el culto del Señor de los Milagros es ¨la devoción mestiza por excelencia del Perú:¨, una síntesis de ¨limeñismo y africanidad¨:

¨El negro peruano, en líneas generales, fue creyente y practicante, así mismo pecador. Fue piadoso y rezador, temeroso del infierno y del purgatorio, pero a la larga la religión católica reconfortó su vida. El que Cristo también hubiera muerto por él fue lo único que lo igualó al blanco. En este mundo podían ser desiguales, pero en el otro el negro podía salvarse y el amo no, o viceversa. El negro criollo asimiló la religión católica con más convicción que el indio. Su proximidad a los blancos le hizo conocer -de cerca o de lejos- la fe, la esperanza y la caridad. Si sumó al culto cristiano algunas de sus costumbres ancestrales, no pasó de allí. Sumó lo exterior pero respetó el dogma.

Acaso la síntesis de todo esto se aprecia en el culto al Señor de los Milagros, extraña manifestación de limeñismo y africanidad. La procesión del Cristo morado o Cristo Moreno… llegó a convertirse en la más multitudinaria del catolicísimo. La verdadera imagen fue pintada en un muro por 1651, por un esclavo de casta angola. Desde entonces la procesión ha pasado de negra a negroide y hoy es la devoción mestiza por excelencia del Perú. Discrepamos con la tesis que insinúa que este culto se origina en Pachacámac.No existe ninguna prueba de ello. Si el muladar limeño de Pachacamilla se llamó así fue porque en él se alojaban los indios de Pachacámac encomendados en el conquistador Hernán González de la Torre cuando venían a Lima con el tributo a su encomendero.¨ (Del Busto, 2011 c: 32)

Si lo central fue el dogma católico, si la contribución negra fue sólo con algo exterior de sus creencias africanas que no sabemos cuáles son, y si la contribución india fue nula, ¿qué sentido tiene llamar al culto del Señor de los Milagros como ¨la devoción mestiza por excelencia del Perú¨?

III. CULTURAS: IMPORTANCIA FUNDAMENTAL DEL PLURAL

La pregunta ¿cuántas lenguas y cuántas culturas hay en Perú? interesa a muy pocas personas en el mundo académico de la lingüística y la antropología, a los intelectuales indígenas que dirigen las organizaciones de tipo étnico y político, y, de modo muy marginal, a funcionarios del Estado peruano y sus últimos gobiernos entre 1990 y 2011. En el inconsciente colectivo del país anida una especie de verdad oficial surgida e impuesta en 1821 con la formación de la república: tendríamos un Estado, una nación, una cultura, una lengua, una religión y un Dios verdadero, una justicia; en otras palabras, un Estado y nación criollo constituido por los descendientes y herederos de los españoles, con el castellano, la Iglesia Católica y su Dios cómo único Dios. Quedó excluido de esa visión europeo centrista el conjunto de pueblos con lenguas y culturas originarias existentes en ese momento en nuestro territorio. San Martin, Bolívar y la clase política criolla de entonces, tomaron la categoría ciudadanos de la revolución francesa solo para ellos y no para los llamados indios, que seguirían siendo sus indios, sus cholos, sus peones, también nuevos contribuyentes obligados a pagar tributos, y soldados para dar sus vidas por los caudillos en nombre de la patria, como lo hicieron en la guerra de independencia, al lado de los españoles y de los patriotas.

Esa verdad oficial de 1821 se reproduce hoy aunque en la última constitución de 1993, impuesta por Fujimori y aceptada por Toledo y García, hay un tímido y verbal reconocimiento de algunos derechos que no pueden negarse luego de la emergencia de los movimientos políticos indígenas como nuevo sujeto en el escenario político de América Latina y también en Perú .

Cuando los españoles llegaron al suelo americano, reconocido como Abaya Yala por los movimientos políticos indígenas, el número de lenguas y culturas era muchísimo mayor al de hoy. Se han perdido ya, por ejemplo, las lenguas moche, tallan, y chimú de la costa norte, el puquina de la sierra sur y en la Amazonía, probablemente un centenar de lenguas y pueblos indígenas ha desaparecido. Hay en Perú de hoy 50 lenguas: 42 en la Amazonía, dos en los Andes (quechua y aimara), la occidental criolla en todo el territorio y cinco de las más importantes lenguas extranjeras cuyas lenguas y culturas se enseñan en colegios interculturales y bilingües (italiano, japonés, chino, hebreo, árabe) . Sobre el número de culturas que existen hoy, no disponemos aún de una información y debate suficientes. Si se identificase a las lenguas con las culturas, sería muy fácil decir que hay 50 culturas. El problema es mucho más complejo de lo que puede suponerse. Si introducimos el espacio geográfico en el análisis podemos distinguir que las culturas quechua y aimara tienen variaciones muy importantes en los valles andinos que se encuentran entre 2,000 y 3,000 metros de altura) y las tierras altas de pastos por encima de 4,000 metros. Lo mismo ocurre en la Amazonía, en la que la selva alta sin ríos navegables y la selva baja con ríos navegables responden a desafíos ambientales muy diferentes. Con este simple razonamiento sería posible sostener que en los Andes y en la Amazonía habría 6 culturas. Si en el análisis introducimos la dimensión histórica, es posible distinguir tres formas de aparición de lo que llamamos cultura occidental criolla: la medioeval con los valores feudales, en los valles costeños y en los Andes, que va desapareciendo, la del capitalismo inicial en bolsones económicos y geográficos, desde la segunda mitad del siglo XIX hasta más o menos 1990, y, la del capitalismo neo liberal con la ideología de ganancias y pérdidas en plena expansión en el conjunto de la sociedad, que en los últimos 20 años. Por ese camino, el número de culturas subiría a 9. Si agregamos otras 5 que corresponden a las colonias extranjeras de italianos, chinos, japoneses, árabes, judíos, árabes que en colegios particulares para sus hijos tratan de preservar sus lenguas y culturas, el número sube a 14 .

Entre 1821 y hoy, la ceguera estatal y de los gobiernos de la derecha para no ver y no tomar en cuenta a los pueblos indígenas, fue enorme. El europeo centrismo de su perspectiva, su falta de espíritu crítico y su convicción profunda de considerar a los indios como seres humanos de tercera o de última categoría, heredada desde el siglo XVI, los condujo a confundir Lima con el Perú. Sus ideas políticas aparentemente democráticas no tenían convicción alguna sobre los derechos de la ciudadanía. Tomaron de la revolución francesa y norteamericana sólo el discurso de la democracia como concepto prácticamente vacío, reduciéndolo a las campañas para elegir representantes de tiempo en tiempo, y respetar los resultados sólo cuando ganan sus candidatos. En la novela Garabombo el invisible, Manuel Scorza (1977) cuenta la historia de un dirigente campesino, indígena de Cerro de Pasco, que llega a Lima para presentar en los ministerios los problemas y reclamos de sus comunidades. Al regresar de ese viaje inútil, informó a sus compañeros comuneros que él había llegado a la conclusión de que en Lima se había vuelto invisible. La metáfora de su invisibilidad era un modo de decir no existimos, no nos toman en cuenta, no debemos ser como ellos. Tampoco vieron a los primeros migrantes andinos llegados de los ayllus y comunidades a Lima en el siglo XX y les cerraron las puertas, se burlaron de su forma de vestir, de su incipiente castellano. Su música, canto y danzas fueron motivo de burlas y menosprecio.

Entre 1880 y 1940, fueron los indigenistas quienes dieron los primeros pasos de acercamiento y los que ofrecieron una mano de respeto y consideración a los pueblos indígenas. Desde el mundo de la literatura y el arte (pintura, música, canto y baile), personas extraordinarias como Clorinda Matto de Turner, José Sabogal, Daniel Alomía Robles y Alicia Bustamante, como algunos de los nombres más destacados, saludaron el arte andino, reconociéndole el valor que tenía, solidarizándose con sus reclamos. Se les llamó “indigenistas” por acercarse desde fuera y desde lejos a los llamados indios, con su voto a favor, su respeto y solidaridad. Desde el espacio y perspectiva socialista, José Carlos Mariátegui, fue más lejos que todos los indigenistas porque fue el primero en reconocer los derechos plenos de los pueblos indígenas a ser considerados como parte plena del país y a reconocer las reivindicaciones indígenas como reivindicaciones revolucionarias del mundo. Con Luis E Valcárcel, su libro “Tempestad en los Andes” ( 1972/1928) y el Instituto Indigenista Peruano, del que fue su primer presidente, el indigenismo literario, artístico y pre político cambió de rumbo al asumir la propuesta indigenista mexicana para convertir a los llamado indios en peruanos. Con este indigenismo nació la antropología peruana, (1941 en Cusco, 1946 en San Marcos). José María Arguedas, en su novela “Los Ríos profundos” (1983 /1958)), hablando de sí mismo se identificó como un quechua Lucana . Luego, con la metáfora “Todas las sangres”, título de una de sus novelas (1964/1983) anuncia el ciclo de la defensa política de los propios pueblos indígenas. Al final de su vida dijo que él no era un aculturado, antes, había escrito sin ambigüedad alguna que no era indigenista. Por ese camino va una pequeña corriente antropológica en el país hasta su encuentro con los movimientos indígenas étnicos y políticos de nuestros días.

Los textos y prédicas indigenista, socialista mariateguiana, y antropológica fueron útiles sólo para sensibilizar a reducidos núcleos de las capas medias y académicas. El gran cambio para enfrentar la teoría y práctica unicultural del Estado limeño y criollo comenzó con el ciclo histórico de las tomas de tierras que dieron lugar a las reformas agrarias entre 1963 y 1969. Siguió con la acción silenciosa de los migrantes, particularmente en Lima, y en las grandes ciudades del país, y, finalmente, con la aparición de los primeros movimientos étnicos y políticos en los últimos 30 años. Las tomas de tierras, las reformas agrarias y la masiva llegada de migrantes andinos a Lima han sido los tres grandes hechos sociales, culturales y políticos más importantes del siglo XX, que han servido para cambiar parte de las estructuras y el rostro del país. Con los migrantes en Lima, el quechua y el aimara, el canto, la música, las danzas, los productos para nuestra gastronomía, la coca y nuestras plantas medicinales fueron incorporándose en parte a la vida cotidiana de una parte de Lima y, principalmente, en los cinco conos: Comas, Villa el Salvador, Huaycán, Carretera central y San Juan de Lurigancho. Poco después, la Amazonía sigue ese camino, con mayor rapidez después de la rebelión de Bagua en 2008 y 2009 . Además, debemos tener en cuenta que los grandes descubrimientos arqueológicos (Señor de Sipán, Sicán, Señora de Cao, en la costa producen una especie de renacimiento de identidades que habrían pertenecido a culturas que parecían muertas, aunque sus lenguas están ya, irreversiblemente, perdidas.

Gracias a los millones de migrantes andinos, amazónicos y costeños, también al indigenismo, a la antropología, a las carreteras y a los medios de comunicación en la era digital, las culturas se han vuelto visibles. Las tarjetas postales, los rostros y cuerpos hermosos de indígenas y afro peruanos con todos los colores y sonrisas, pasan a ser como una especie de riqueza nacional y, hasta de orgullo nacional, sobre todo en las agencias de turismo. Mistura, el fenómeno gastronómico de los últimos cinco años cierra con intensidad mediática extraordinaria este largo período de visibilización de las culturas peruanas.

IV. CULTURA EN SINGULAR Y COLONIALIDAD DEL PODER

Con el llamado descubrimiento y la conquista de América, empezó lo que Aníbal Quijano llama la colonialidad del poder a escala mundial:

“América se constituyó como el primer espacio/tiempo de un nuevo patrón de poder de vocación mundial y, de ese modo y por eso, como la primera id-entidad de la modernidad. Dos procesos históricos convergieron y se asociaron en la producción de dicho espacio/tiempo y se establecieron como los dos ejes fundamentales del nuevo patrón de poder. De una parte, la codificación de las diferencias entre conquistadores y conquistados en la idea de raza, es decir, una supuesta diferente estructura biológica que ubicaba a los unos en situación natural de inferioridad respecto de los otros. Esa idea fue asumida por los conquistadores como el principal elemento constitutivo, fundante, de las relaciones de dominación que la conquista imponía. Sobre esa base, en consecuencia, fue clasificada la población de América, y del mundo después, en dicho nuevo patrón de poder”. De otra parte, la articulación de todas las formas históricas de control del trabajo, de sus recursos y de sus productos, en torno del capital y del mercado mundial4. Raza, una categoría mental de la modernidad La idea de raza, en su sentido moderno, no tiene historia conocida antes de América5. Quizás se originó como referencia a las diferencias fenotípicas entre conquistadores y conquistados, pero lo que importa es que muy pronto fue construida como referencia a supuestas estructuras biológicas diferenciales entre esos grupos. La formación de relaciones sociales fundadas en dicha idea, produjo en América identidades sociales históricamente nuevas: indios, negros y mestizos y redefinió otras. Así términos como español y portugués, más tarde europeo, que hasta entonces indicaban solamente procedencia geográfica o país de origen, desde entonces cobraron también, en referencia a las nuevas identidades, una connotación racial. Y en la medida en que las relaciones sociales que estaban configurándose eran relaciones de dominación, tales identidades fueron asociadas a las jerarquías, lugares y roles sociales correspondientes, como constitutivas de ellas y, en consecuencia, al patrón de dominación colonial que se imponía. En otros términos, raza e identidad racial fueron establecidas como instrumentos de clasificación social básica de la población” (Quijano, 1992: 1).

Desde una perspectiva muy próxima, Inmanuel Wallerstein ha escrito varios libros fundamentales sobre el “sistema mundo” y de la economía y la historia en un escala mundial (Wallerstein, 1979. 1984,1998). A partir de la conquista de América empezó a forjarse una nueva estructura de poder, un mercado mundial, un modo de conocer la realidad y una manera de pensar sobre la relación nosotros-los otros desde una perspectiva etnocéntrica y europeocentrista. A partir de las categorías de raza superior e inferior fue gestándose lo que se llama modernidad. En lo que se conoce como cultura occidental europeo-norteamericana, se ha formado, en algo más de cinco siglos, un modo de razonar y pensar la realidad a partir de una matriz dual de múltiples oposiciones, que aparece reunida en el cuadro de la página siguiente. Se trata de una visión con enorme poder porque sirviéndose de la categoría progreso se apropió del futuro reduciendo a todo lo que no es occidental como parte del pasado, supuestamente arcaico.

Por lo expuesto hasta aquí, es fácil observar que en el espacio de lo que llamaos Perú la realidad peruana hay una heterogeneidad de culturas, fenómeno que se describe también con las categorías multiculturalidad o pluriculturalidad, desde hace literalmente miles de años, y que desde el Estado solo se considera a la cultura occidental criolla como única, con la novedad de que en los últimos treinta años los gobiernos tratan de integrar o incluir en su política educativa y cultural algunos aspectos de las culturas indígenas, forzados por la presión de los movimientos indígenas étnicos y políticos y por el Banco Mundial, antes que por su propio convencimiento sobre la necesidad de cambiar radicalmente de perspectiva. En otras palabras, se trata de más de lo mismo. Las preguntas quién integra a quién y quién incluye a quién que he planteado en repetidas veces se responden fácilmente: son los gobiernos e instituciones como el Banco Mundial quienes desde su matriz de colonialidad del poder deciden abrir pequeños espacios a algunos aspectos de las culturas indígenas con el propósito de mantener la política del pasado y simular una transformación que es sólo artificial. Ofreceré un ejemplo de los que acabo de señalar: en tiempos del gobierno de Alberto Fujimori, por decisión del Banco Mundial, el ministerio de Educación en Perú se vio obligado a asumir un programa de Educación Intercultural Bilingüe, que beneficia a no más de cinco de cada cien niños indígenas en el país, a quienes se les enseña hasta el sexto año de primaria en su lengua materna indígena y también el castellano como segunda lengua, sin que paralelamente se enseñe a los niños monolingues en castellano ninguna lengua indígena como segunda lengua. La insistencia en los últimos años en la interculturalidad, dejando prácticamente de lado a la educación bilingüe, ilustra también la misma tendencia.

Desde el poder: cultura (solo en singular)
¿Culturas Indígenas? SÍ, que los llamados indios canten, bailen, hagan música y artesanías pero que no hagan política.

La cuestión del poder es mundial desde hace quinientos años aunque la llamada globalización parece una novedad solo en los últimos veinte o treinta. Desde hace ya casi un siglo, Estados Unidos es la potencia mayor aunque ya es visible en el horizonte el final de su reinado. Entre tanto, sigue ejerciendo su poder sobre una parte del mundo, particularmente en América Latina y Perú. Paralelamente a sus negocios e inversiones de todo tipo, los norteamericanos disponen de instituciones públicas y privadas, de organismos secretos como la CIA, (Agencia Norteamericana de Inteligencia) que desde sus puestos en el mundo entero informan al Departamento de Estado de todo lo relevante que ocurre y contribuyen para analizar la situación mundial y ofrecer las recomendaciones pertinentes para reproducir el control de su poder, ensancharlo, y cerrar el paso a todo intento de oposición y rebelión en contra.

En las universidades públicas y privadas de Estados Unidos, hay espacios de reflexión sobre los problemas mundiales y muchas profesoras y profesores universitarios en todas las disciplinas del conocimiento reciben encargos puntuales para examinar los problemas y ofrecer los consejos apropiados en bien de los intereses norteamericanos. Por debajo de todos los discursos sobre la globalización y la ciudadanía global, Estados Unidos, es uno de los países más nacionalistas del mundo .

En su informe ¨Conclusiones sobre la cultura estratégica peruana¨, preparado para el FIU Applied Research Center (Centro de Investigación Aplicada de la Universidad Inernacional de La Florida), los académicos Joseph S. Tulchin y Brian P. Fonseca dan cuenta de su reflexión sobre los problemas peruanos y de sus recomendaciones para el gobierno norteamericano. Sostienen que la cultura estratégica es: “La combinación de influencias externas e internas y experiencias –geográficas, históricas, cultuales, económicas, políticas y militares- que forman e influencian el camino para que un gobierno entienda sus relaciones con el resto del mundo, y sepa comportarse en la comunidad internacional” (Tulchin y Fonseca, 2010: 4). Dentro de ese marco los autores sostienen las tesis siguientes: 1. La principal amenaza para una cultura estratégica peruana es la idea que los militares peruanos tienen de recuperar el territorio perdido en la guerra con Chile. (p. 4), 2. Los peruanos se sienten víctimas mientras los chilenos se ven a sí mismos como vencedores, (p. 4). 3. La opinión divida entre los peruanos debilita la cultura estratégica, (p.5). 4. El Perú está dividido en tres dimensiones: entre trabajadores y campesinos, entre la sierra y la costa y, entre no indios e indios , (p. 17). 5. IIRSA con Brasil, “sugiere una posible transición hacia una cultura estratégica más coherente y pragmática” . (p. 5). 6. Finalmente, “El éxito de la colaboración con el Comando Sur del Ejército de Estados Unidos y los militares peruanos depende de persuadir a las Fuerzas Armadas peruanas para superar su histórica obsesión con una invasión chilena, aceptar que una invasión desde el sur es crecientemente improbable y estar dispuestos a colaborar en maniobras conjuntas con los Estados Unidos” (p.5).
El Banco Mundial es una de las instancias de pensamiento y acción política para la reproducción y expansión del capitalismo, justifica sus acciones con un discurso sobre la necesidad de profundizar la democracia, el ¨desarrollo¨, y luchar contra la pobreza. Por acuerdo de los países europeos, Canadá y Estados Unidos, el gobierno norteamericano se reserva el derecho de nombrar al presidente del Banco Mundial y la Unión Europea al presidente del Fondo Monetario Internacional, FMI. Ambos reciben un salario anual de alrededor de medio millón de dólares y numerosos privilegios adicionales. Los funcionarios del Banco Mundial están debidamente instruidos y convencidos de que los pueblos indígenas no deben hacer política y se limiten a presentar sus “proyectos de desarrollo” para que el BM, el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, otras instituciones de Cooperación y los gobiernos nacionales, los financien, cooptando como consultores a los dirigente indígenas más representativos. Un antropólogo amigo mío oyó decir a un funcionario del Banco Mundial en una reunión social en Quito, que “la política del BM fue pensada para desactivar la bomba indígena en los Andes”. La frase es fantástica, pero no podría ser oficialmente sostenida en esos términos. Los gobiernos nacionales de América Latina siguen esa línea, se prestan dinero del BM para que el Banco realice sus propuestas de desarrollo a favor de los indígenas. Para que los responsables del BM hagan lo que quieran, nosotros los contribuyentes debemos pagar esa deuda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Variaciones Goldberg a la carta

Carlos Alberto Parodíz Márquez (Desde Alejandro Korn, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Nadie es profeta en su tierra, yo menos, pensé cuando el Alfa gris, versión 2011, se detuvo en el puentecito de madera que da acceso a la casa. Yon es discreto y buen conductor, cuando quiere naturalmente, pero esas coincidencias astrales, no son frecuentes. Ese día sí, por lo menos me lo pareció. La mañana se cansaba de prometer sol primaveral, aunque luego el día decidía alguna variación, más que legítima, no completada, pensé recordando a Bach, que lo hizo con las Goldberg.

De camisa blanca y pantalón azul zapatos negros, anteojos para sol y un tostado envidiable, Yon Eibar me saludó levemente, casi de casualidad. Estacionó debajo de las palmeras, tropicalizando el clima de ese lugar de Alejandro Korn, donde vivo. No hace caso del riesgo que las ramas portadoras de agujas penetrantes, que suelen desprender las palmeras, dice que las cosas suceden siempre no un minuto antes o después de su tiempo y que nadie puede avisarle antes de que ocurra, por lo tanto es su manera de no darme espacio.

-Cambiate que salimos porque tenemos una charla pública, y será antes de ir a comer – me tranquilizó con la última parte del comentario. Pero los lunes que se van sucediendo con cosas cada vez más extrañas, me agotan. Charla me huele a conferencia, rótulo que he clausurado hace mucho. Desvié la mirada para comprobar la lujuria verde del predio donde la primavera pisa fuerte. Mi esperanza, de ese momento, radicaba en que no se tratara de la re-reelección de Julio Grondona en la Asociación del Futbol Argentino ni anuncios del fin del mundo (para el 21 de octubre) hecho por el pastor Harold Camping, quien busca que la tercera sea la vencida. Se me ocurrieron, además, una serie de temas posibles para huir de la invitación pero en realidad era una orden encubierta, una obediencia de vida para mi, por el hambre que me azotaba.

El cielo suele jugar a las escondidas con algunas cuentas del rosario de la vida. Aquí, se puede ver eso con absoluta seguridad. Despunta el día soleado y sin viento, hasta parecer que este ha decidido descansar de un peregrinaje sin destino. En el momento del anuncio del vasco, las variaciones no sé si Goldberg, se anunciaron en forma de brisa arrachada que enfrió el aire sin aviso marino No obstante fascina el juego de mutaciones que no se pueden explicar y esa es una debilidad que en mi no envejece. En eso estaba cuando regresé a la formación de palmeras que dan forma al parque.

- Habrá tres expositores, uno de ellos serás vos y los otros dos Santi que no se priva de nada y Nicolás quien parece estar a la altura de lo que habla -. Yo seguía inmutable porque el vasco cada tanto, invade mis decisiones y conviene esperar que me cuente esta aventura contravencional de la palabra. Hay demasiada gente convencida que debe exponer, así se trate de l vida sexual de las amebas a riesgo de perder el cerebro o lo que queda de él, en mi caso, pero rehúyo estas cuestiones y complejos de figuración, aunque con esfuerzo. El siguió hablando como si tuviera mi consentimiento.

-Un episodio internacional será suficiente. A propósito te voy a pasar este resumen que me enviaron de la embajada (no pregunté cual), que te puede servir de apunte – afirmó suelto de cuerpo y de conciencia. - Mientras viajamos lo podés leer – me acotó generosamente. - Será en Lanús, donde hace un toco que no pasamos – evaluó pensando en los términos .más apropiados bajando un cambio para convencerme y hacer andar el Alfa, la simetría es oportuna a ciertas alturas. La ruta estaba libre casi despejada, pero en lugar de dormitar que es mi preferencia, debí enfrascarme en otra lectura casi tóxica puesto que no hay temas incontaminados.

-Octubre 2011-

“Energía limpia y segura”

La catástrofe nuclear de Japón luego del terremoto y la decisión de Alemania de por lo menos sustituirla, dejaron mal herida la fábula de la energía atómica “limpia y segura”. Gracias a esfuerzos de agrupaciones anti-nucleares, ignorados por las corporaciones de prensa de Estados Unidos. Donde se desarrolla la puja de intereses.

La energía atómica amenaza a la humanidad en proporciones sin precedentes: Es capaz de inducir accidentes catastróficos capaces de matar miles de personas, con subproductos tóxicos que sobreviven por milenios. Decir que es energía “limpia” afrenta a la ciencia, al sentido común y al idioma, aunque los que hacen de sponsors para la industria, intentan establecer nuevo “estándar de energía limpia” promoviendo la energía nuclear. Estas ofertas surgen de ciertas ideas falsas: que los agentes contaminantes, con excepción del dióxido de carbono, no son relevantes al definir “energía limpia”; que la radiación es invisible e inodora y no un agente contaminador tóxico y que la energía atómica es carbono-libre.

En un informe divulgado en el 2005, la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos determinó que no existe ningún nivel seguro de exposición a la radiación. Cada exposición aumenta el riesgo de cáncer, defectos de nacimiento y otras enfermedades. La Comisión Reguladora Nuclear (NCR, sigla en ingles) de Estados Unidos acepta la hipótesis lineal (LNT) que es un modelo conservador para estimar riesgos de la radiación, al establecer que ningún aumento de la radiación, no importa lo pequeño, da lugar a un aumento ampliado del riesgo.

La permisividad de las autoridades norteamericanas ante el negocio de la energía nuclear puede sospecharse por los aportes de las corporaciones atómicas a las campañas electorales, en Estados Unidos para llevar adelante negocios regulados por el Estado federal Durante los últimos 10 años, la industria nuclear gastó más de 650 millones de dólares en lobby, contribuciones a campañas electorales y publicidad, promoviendo un "renacimiento nuclear. No se puede confundir la energía atómica con “limpia”, aunque la radiación por cada reactor nuclear tuviera el color y la textura del petróleo u oliera como el gas natural, o pareciera hollín negro”, precisó NIRS.

Lo que leí no replantea otra cosa que la batalla de la energía y su utilización, si se conoce y comprende que el petróleo busca cerrar espacios o imbricarlos, pensé, sin darme ganas de hablar del asunto. El vasco en tanto disfrutaba el sol que las ventanillas del Alfa permitían, supe que sabía que yo sabía cuanto sabía él, y no alcanzaba a comprender otra cosa que explicar en esa charla como funciona el poder.

El dióxido de carbono, no es el único contaminante del planeta, pero si la causa saliente del cambio de clima global. Pero los estándares de “energía limpia” no mencionan a la atómica.

Las instalaciones nucleares liberan radionúclidos cancerígenos, como el tritio, estroncio-90, cesio-137, plutonio-239 entre otros. La energía atómica apenas califica como tecnología “con poco carbono”, la presencia y liberación al ambiente de estos otros agentes contaminadores, descalifica claramente la energía atómica como “limpia”, en cualquier sentido del término.

- ¿Acaso no sos uno de los suscriptores de la teoría conspirativa de la historia?, sumale por favor la página que sigue y ya tenés la charla que vas a dar – yo seguí en silencio. Miré la siguiente página del informe.

Octubre 2011

En el reportaje de Perfil al Encargado de Negocios persa: titulado "A EE.UU. no le gusta la verdad", este se explaya sin dejar ningún tema por tratar. "¿Cuántas veces tienen que mentir para que nos demos cuenta de que son mentirosos?...".

“La inclusión de Argentina en el supuesto complot denunciado por EE.UU-, fue en junio, antes de que el iraní/yanki –sindicado como el terrorista killer, viajara a México a cerrar el trato (drogas según consta en la denuncia) y antes de que la "oferta" iraní de cooperación se conociera. Entonces el embajador saudí en Buenos Aires avisaba del "complot" al gobierno y pedía protección. De esto se infiere

que el complot estaba armado antes de que lo "descubrieran" y que EE.UU: ya sabía del "acuerdo" argentino con Irán y trataron de abortarlo, antes de que se oficializara en julio.

En el mismo medio hay un artículo de Eliaschev: "Improvisados y oportunistas", dando detalles sobre el movimiento en Venezuela y Nigeria de funcionarios iraníes que, dice, pertenecen a AlQud, (fuerza de elite de la Guardia Revolucionaria iraní) y cabe considerar que ese detalle pueda haber sido dado por gente del Mossad. El periodista insiste en que el acuerdo argentino-iraní "es para olvidar los atentados", omitiendo la otra punta del palo, que podría significar poner de relieve la voluntad de una investigación conjunta, que está por verse. Me quedé pensando en que la energía siempre está por detrás de los planos de ciertos episodios. El petróleo de Irán alienta fantasías. Si se atan…

El guiño de Yon, podría significarme que estuve bien al moderar la charla. La verdad puede decirse a uno no a una multitud, pensé, suponiendo que uno sepa realmente cual es la verdad. Esta economía de gestos me ahorró discursos vascos. La mesa está servida, y no faltaba nada. Me serví como un sediento, un Chardonay helado, que se deslizó manso hacia mi garganta. Leonardo y su lugar de 30 mesas presentó un appetizer (“stuzzichino di benventi”), una muy buena burrata d´andria con mazzetto di insalate, prosciutto tipo parma e pomodori al forno (mozzarella en crema de leche con verdes, jamón tipo Parma y tomates. El tinto espeso serenó los ánimos, el servicio como siempre fue diligenciado por anónimos sponsors, que nos hacen amable la vida. El vasco me miró fijo.

- No hay mejor música que la que da un estómago lleno – deslizó en tono quedo y empezamos a comer.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El caso de Ilich Ramírez era para tratarlo de forma subterránea

Indira Carpio Olivo y Ernesto J. Navarro (Desde Caracas, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Ilich Ramírez Sánchez “Carlos”, es un revolucionario venezolano, un luchador internacionalista que combatió contra el imperialismo y el sionismo a favor de la liberación del pueblo palestino durante los años 70 y 80, atacando la raíz del problema que se esconde tras el dominio mundial. Nacido el 12 de octubre de 1949 en Táchira es hijo de un discípulo de Jorge Eliézer Gaitán. Es comunista, actualmente y pese a las torturas que le aplican en las cárceles parisinas, mantiene intacta su moral revolucionaria. El 14 de agosto de 1994 fue secuestrado por el gobierno francés en Sudán y acusado de homicidio por la muerte de 2 policías y un civil (el delator), encarcelado desde entonces de manera ilegal. En la tierra de la libertad, fraternidad e igualdad se violan los derechos humanos fundamentales de quien consideran un símbolo revolucionario de estos tiempos, al que hay que quebrar y mostrar arruinado.
En 1998 Ilich recurrió a una huelga de hambre como medida de presión para llamar la atención del gobierno venezolano (de derecha y abiertamente a favor de la prisión para Ilich) sobre su secuestro y la prisión ilegítima que purga, en un país que no garantiza el respeto a sus derechos elementales. El 18 de octubre de 2011 el revolucionario vuelve a acudir a la huelga de hambre como recurso con el mismo fin, ante un aparato estatal “revolucionario” de Venezuela que se hace la vista gorda con la situación de un ciudadano revolucionario venezolano, en el extranjero. El próximo 7 de noviembre de este año enfrentará -sin defensa- un nuevo juicio en el que se le endilga la muerte de 11 personas más, ante la inacción del gobierno bolivariano.
A propósito de esta situación conversamos con el Coordinador de la Brigada Internacionalista de Solidaridad Activa -Brisa-, quien además es el hermano de Ilich, Vladimir Ramírez.

----

-¿Cuál es la ayuda que puede ofrecer el Estado venezolano a Ilich Ramírez Sánchez en esta situación?

-Ya en este momento no pueden prestar ninguna ayuda, salvo que suministrasen los recursos financieros que permitiesen a Isabel Coutan Peyre (abogada y esposa de Ilich) cubrir los gastos de la defensa durante el juicio de casi seis semanas. Es lo único que pudiera hacer el gobierno para, de alguna manera, permitirle a Ilich algún vestigio de defensa en este juicio.

-Pero ¿Qué tipo de ayuda debió ofrecer el Estado venezolano?

-El caso de Ilich es esencialmente político. La situación de privación de libertad de Ilich no es un caso que se resuelva mediante meros procedimientos legales, por lo tanto al ser un caso político debía ser manejado políticamente. De entrada el gobierno venezolano debió haber denunciado el secuestro, establecer posiciones de fuerza frente a su contraparte francesa, darle a entender de manera tajante que el gobierno revolucionario que lidera el comandante Hugo Chávez era totalmente contrario al gobierno anterior de Rafael Caldera, en cuanto a que no permitiría que se cometiera ese tipo de violación a los Derechos Humanos -DDHH- de un venezolano y no hacer nada a cambio.
A partir de ese momento, los franceses hubiesen entendido que tenían de frente un gobierno con el cual tenían que entrar en un proceso de negociación y de discusión. Al no producirse esa instancia obviamente el gobierno francés sigue actuando de manera impune, porque nuestro Estado no ha hecho nada.

-¿Por qué no ha hecho nada el Estado venezolano?

-El silencio que ha mantenido el gobierno venezolano no permite establecer con claridad una razón, sin embargo ese silencio apunta a hacia varios escenarios. Por una parte, pareciera que existiera una excesiva cautela por parte del gobierno nacional para asumir un caso tan polémico, pero que además es un caso que de ser asumido representaría un rumbo muy firme y radical como política de Estado. Yo creo que dentro del gobierno hay componentes reformistas que no desean transitar ese camino. Creo que hay componentes dentro del gobierno que prefieren conciliar con el imperio para que nuestro proceso revolucionario no esté marcado, sino que vaya a mitad de camino y no desentone con el escenario político internacional y con el contrincante. Estos sectores no desean ir a una política de confrontación con el imperio. Yo estoy en total desacuerdo con ese enfoque, de ser ese efectivamente así, porque ya estamos viendo lo que le pasó a Gadafi por procurar un acercamiento con el imperio.
Hay otro componente muy importante: el lobby sionista, porque Ilich es un preso con unas características muy particulares. Es un internacionalista que practicó fielmente la unión de los factores revolucionarios en contra de un mismo enemigo. y eso el imperio no se lo perdona. El hecho de que un venezolano luchara por el pueblo palestino, contra el sionismo, uniéndose a japoneses, alemanes, vascos, latinos, suizos, entre otros, es de lo más peligroso para el imperio.

-Como cuando atacaron al Mavi Mármara (1)...

-Sí. Porque el imperialismo está claro que su estrategia de triunfo es desunir a su enemigo para vencerlo. “Divide y vencerás”. Ellos no toleran a nadie que impulse esa misma estrategia en su contra. El problema que hay con Ilich es que él es un enemigo que el imperio desea destrozar y hacerlo ver como utópico porque lo más peligroso que puede haber para ellos, y de allí la política de invisibilizarlo, es que se llegue a crear con Ilich un ícono, una figura a ser seguida por la juventud revolucionaria (2).

-Después de la carta del presidente Hugo Chávez ¿Qué más ha hecho este gobierno para ayudar a Ilich aparte de la simbólica correspondencia?

-Es que yo creo que el presidente como líder de este proceso ciertamente tiene que simbolizar, tiene que dar las señales claras que deben ser implementadas por el gobierno, por su aparato burocrático. Yo creo que Chávez, en ese sentido, ha sido claro. Inclusive, yo creo que el presidente ha mencionado a Ilich cuando -quizás- no ha sido prudente, desde un sano punto de vista. Yo no creo en la política kamikaze, yo no creo que uno deba ser siempre frontal y agresivo en la política. Para mí, Chávez ha sido consecuente y ha emitido los pronunciamientos que a su vez son lineamientos a seguir por sus colaboradores en el gobierno. Donde yo creo que ha habido la enorme falla ha sido dentro de ese aparato gubernamental, por razones que pueden ir desde diferencias ideológicas claras con Ilich, hasta posiblemente el temor de tener éxito una gestión del gobierno para recuperar a Ilich y algunas figura que en estos momentos pudieran ser emblemáticas para el gobierno tendrían que tener un contrapunteo ideológico con un revolucionario de la talla de Ilich, lo cual no creo que les agrade mucho. Además que yo creo que Ilich ayudaría a desbaratar la figura de algunos que se dicen revolucionarios dentro de este proceso.

-Se han hecho manifestaciones auspiciadas por la oficialidad gubernamental venezolana a favor de los 5 héroes cubanos ¿Por qué no se ha hecho ninguna de este tipo por Ilich? ¿Acaso no es también un héroe?

-Por supuesto que lo es, para los revolucionarios lo es. Hay varios factores que hay que tomar en cuenta. Por una parte, Cuba es un socio estratégico para el gobierno venezolano y eso es entendible. Ha sido un soporte ideológico, logístico para nuestro proceso revolucionario y yo entiendo que el gobierno cubano ha planteado, en el buen sentido de la palabra, un quid pro quo (2), es decir “yo te ayudo a fortalecer y consolidar el proceso revolucionario y ayúdame con una serie de cosas”, entre ellas el esfuerzo internacional por la libertad justa y merecida de los 5 cubanos. Ahora, yo percibo, por otra parte, que hay un lobby sesgado en el caso de los 5 cubanos, que maneja enormes cantidades de dinero. Yo no sé si eso ha producido un sesgo, un afán por darle una excelente cobertura a ese caso. Mientras, lamentablemente el lobby de Ilich no cuenta con ninguna institución del Estado que le esté dando apoyo. El caso de los 5 héroes cubanos ha sido muy fácil de aceptar y de seguir por el pueblo cubano, porque son 5 coterráneos que fueron a Estados Unidos -EEUU- a combatir grupos terroristas que amenazaban a su patria.
En cambio Ilich es un venezolano que se fue a Europa, desconocido para el resto del pueblo venezolano pero que luchó contra un enemigo que lo es de nuestro proceso, aunque no de manera directa. Es decir Ilich no luchó contra quien subyugaba al pueblo venezolano directamente, como quienes lideraban el Pacto de Punto Fijo, o quizás hasta contra los estadounidenses, por ejemplo.

-Pero los de acá eran títeres de estos poderosos...

-Es correcto. Ilich se fue a luchar a un escenario internacional que, para mí, ha sido también un factor para que el pueblo venezolano no se sienta compenetrado con la lucha de Ilich, porque posiblemente ni la entienden (3).

-Eso fue lo que hizo el Che

-Claro, pero el Che contó con una Revolución cubana consciente de la importancia de su figura y que lo exaltó. Lamentablemente, Ilich practicó su militancia revolucionaria en la época que Venezuela tenía un gobierno de signo contrario. Aunque tampoco hoy se ha llegado a entender su talante revolucionario. El comandante Chávez lo ha dicho, pero una buena parte de los que están a su lado no tienen esa compresión de la figura revolucionaria de Ilich. Fíjense que hay algo curioso con el lobby de los 5 cubanos. En la isla se han generado importantes movilizaciones, de los propios cubanos, de sus ciudadanos en el exterior y otras comunidades amigas. Pero yo realmente no he visto una manifestación masiva del pueblo venezolano a favor de los 5 héroes cubanos. Es un lobby que también se basa en las grandes figuras del gobierno y en movilizaciones puntuales quizá hasta oportunistas. Ese lobby no ha llegado a calar de manera espontánea en nuestro pueblo. Si esa campaña no lo ha logrado contando con Un grano de Maíz, Debate Socialista, La Hojilla, Dossier, por mencionar algunos de los medios que permanentemente mencionan el caso de los 5 héroes cubanos, imagínense cómo podemos hacer con el caso de Ilich.

-La lucha de Ilich al igual que la de Fidel y el Che fue una lucha contra el imperialismo, una lucha armada ¿Por qué se condena una y se exalta la otra?

-Peor aún, dentro de este proceso hay una condena contra la lucha armada.

-El Che es usado como una figura utópica, idílica. Lo que hizo parece no importar y olvidamos que la lucha armada tenía un propósito ¿Esperamos que Ilich se muera para convertirlo en un mártir revolucionario?

-Yo he advertido claramente que cualquier farsante, que en este momento tenga un alto cargo en el gobierno y que no haya hecho absolutamente nada por Ilich, que pretenda usurpar su figura luego de muerto va a ser denunciado de forma vehemente por la familia y el movimiento que se está generando y que está creciendo a favor de Ilich. Nosotros, a esos traidores a la causa revolucionaria no les vamos a permitir erigirle estatuas, bustos, cantos a Ilich después de muerto, bien sea por causas naturales, o por acciones inducidas por los franceses, o por el imperialismo. Todo aquel que vaya a pretender posteriormente proyectar la imagen de Ilich, hacer uso de su imagen para impulsar una conducta revolucionaria, deberá demostrarlo previamente en vida. En eso somos tajantes. Vamos a estar claros, esa criminalización de la lucha armada es algo perverso. Inclusive, algunas personas que apoyan a Ilich mediáticamente llegan a señalar que los 5 héroes cubanos no llegaron a empuñar un arma y que no están acusados por homicidio o actos de terrorismo ¡Perdónenme! Las personas que, como los 5 cubanos, cumplen funciones de inteligencia o contrainteligencia forman parte de un aparato mucha grande, el militar. Ellos mismos forman parte de una maquinaria de defensa y ataque. Es perverso, es maniqueo, es una manipulación burda y deformante de la militancia revolucionaria, pretender hacer ver que a los 5 héroes cubanos hay que defenderlos porque jamás dispararon un arma y entonces criminalizar a todos los luchadores antiimperialistas que entromparon directamente al enemigo.

-¿Qué decir de esas personas que llevan una franela con la cara de Fidel o el Che (que empuñaron las armas) y criminalizan la lucha de Ilich?

-Es que los cubanos no llegaron al poder vendiendo estampitas de la caridad. Ellos llegaron matando a sus rivales, porque era una guerra.
Es un discurso acomodaticio.

-El movimiento que se manifiesta a través de la campaña por la liberación de los 5 héroes cubanos ¿apoya la lucha por la repatriación de Ilich?

-Jamás. Ellos lo tienen clarito como estrategia. Quieren deslindarse de la causa de Ilich. Nosotros en cambio, que no somos mezquinos en la solidaridad, si apoyamos la causa de los 5 cubanos y sí queremos que salgan de la cárcel.

-Es de suponer que las empresas privadas de información en Venezuela, que hacen abierta oposición al gobierno, se refieran a Ilich como “terrorista”, pero por qué en medios del Estado recurren a este adjetivo para referirse a un revolucionario internacionalista?

-Esas son conductas inexplicables entre quienes se dicen revolucionarios. Porque me pueden hacer la pregunta para generar una respuesta explicativa, eso es entendible. Pero lo que preocupa es que observo en figuras del gobierno y de los medios de comunicación públicos progubernamentales que realmente hay prurito con respecto al uso de la violencia en la vida revolucionaria de Ilich. Y yo me pregunto ¿Qué clase de revolucionarios tenemos nosotros, que creen que la lucha revolucionaria se basa en una actitud de centro comercial? Uno no puede pretender enfrentar a un enemigo sanguinario, implacable como es el imperialismo con un discursito blandengue: “yo te voy a enfrentar y voy a tratar de tumbarte, pero si no lo logro, seguimos siendo amigos”. Estos señores no se comen ese cuento. O ellos acaban con nosotros o nosotros acabamos con ellos. Esa es la realidad de la guerra. Ahora ¿Por qué altas personalidades dentro del gobierno están optando por ese discurso bobalicón, genuflexo? Yo no lo entiendo. Si me llama la atención que, por ejemplo, en el caso de la lucha que llevaron a cabo los 5 héroes cubanos, se enfrentaron a los grupos anticastristas en EEUU. Ilich se enfrentó contra el sionismo. Son dos enemigos muy diferentes. El anticastrismo es un enemigo de menor tamaño, de menor peligrosidad que el sionismo. Y yo sí creo, definitivamente, que el sionismo tiene sus tentáculos dentro del gobierno. Tiene sus actores claramente identificados y que están trabajando a favor de sus intereses.

-¿Por qué lo dice?

-Porque a mí me ha toca, en reuniones de grupos de solidaridad, evidenciar cómo hay factores de la izquierda que se paran y dicen, por ejemplo, que ellos consideran que no es conveniente mencionar en la campaña a favor de Ilich al sionismo, o criticarlo porque eso puede levantar roncha entre la gente. Pero es que Ilich enfrentó al sionismo y el sionismo es genocida. Entonces ¿Cuál es el problema en denunciarlo? Hay esa actitud medio extraña de una izquierda revolucionaria, más bien de centro izquierda, que no puede ser revolucionaria. El caso de Ilich es un caso incómodo para la gente, porque con él no puede haber posiciones ambiguas. Una persona con cinco dedos de frente no puede decir “Ilich no es terrorista, no es revolucionario, no tengo ninguna opinión al respecto”. Bueno lo pueden decir. Lo que viene a significar que es un tarado mental, que no tiene opinión sobre absolutamente nada en la vida. Mucha gente en este proceso se niega a opinar sobre Ilich, porque para ellos Ilich es un terrorista y estarían fijando su posición. Y recordemos que en el campo revolucionario, la izquierda siempre dice lo que piensa y siempre formula sus tesis políticas. La derecha no. La derecha se esconde. La derecha evita el debate y fijar posiciones.

-¿Es el gobierno francés el único responsable de la situación que ha vivido y vive Ilich?

-En lo absoluto. En estos momentos el más responsable de lo que le está pasando a Ilich es el gobierno venezolano. Que con su silencio le permite al gobierno francés hacer lo que le venga en gana con Ilich. Que no hay nadie ni nada en el mundo que los pueda frenar.

-¿Además de los llamados públicos, Brisa se ha dirigido de manera formal a los organismos competentes del Estado venezolano?

-Varias veces. Nosotros nos hemos dirigido de manera particular a la Cancillería y a la Defensoría del Pueblo, cuya ley orgánica establece (4), de manera inequívoca que la defensoría tiene la obligación de defender a cualquier venezolano residente en el exterior, cuyos derechos sean violentados. Ilich reside, aunque si bien es cierto de manera ilegal porque fue secuestrado, en Francia. Lo que le pase a Ilich es responsabilidad del gobierno francés. Entonces el Estado venezolano está en la obligación de brindarle apoyo a su ciudadano y no lo ha hecho la defensoría. No lo hizo siendo Germán Mundaraín y tampoco lo ha hecho Gabriela Ramírez. No han dado ninguna respuesta o cuando se han producido han sido respuestas ambiguas, “blandengues”, que no apuntan a ninguna solución.

-Tenemos entendido que algunos parlamentarios del extinto congreso le prestaron algún tipo de asistencia a Ilich...

-Eso es triste. Porque cuando Ilich hizo la primera huelga de hambre en noviembre de 1998, hace casi 13 años, tuve que recurrir al viejo congreso. En la cámara de diputados no me atendieron y en la del senado sí. Y parece mentira, recibimos una mayor receptividad de los senadores copeyanos, que la que estamos recibiendo ahora de los parlamentarios revolucionarios del Psuv. Yo me pregunto cómo es posible que pasaran 13 años y que Ilich haya tenido que repetir la misma medida de presión drástica, que se justificaba y se entendía en un gobierno de derecha, pro-sionista, aliado a Francia; y ahora en un gobierno revolucionario, él tiene que hacer exactamente lo mismo y sus condiciones han empeorado.

-¿A quién le duele Ilich Ramírez Sánchez?

-A los revolucionarios.

-¿Por qué es un preso de conciencia?

-A Ilich lo agarran en Sudán y no lo matan, optan por el secuestro, porque el imperialismo necesitaba acabar con su ejemplo y derrotarlo moralmente, porque él había transmitido con su accionar el mensaje del internacionalismo activo. Ilich empezó por la formación intelectual, trascendió a la lucha armada y el secuestro lo devolvió al campo del análisis y él está en su trinchera. Bien equivocados quienes creen que Ilich está anulado en esa celda. La gran frustración que tienen los franceses con Ilich es que ellos esperaban, para esta época, tener una piltrafa en esa celda, que hubiera renegado de la lucha, que hubiera pedido perdón, que a lo mejor hasta estaría libre si hubiera “cantado” y traicionado a todo el mundo; pero en cambio, se consiguen con un revolucionario de talante histórico que cada vez que se para delante de los jueces los denuncia por genocidas, porque son ilegítimos jueces de él, por secuestradores, por imperialistas. Ese “chin-chín” lo ha mantenido durante 17 años.

-¿Cómo viola el Estado francés los DDHH de Ilich?

-Primeramente con haber cometido el secuestro y una privación de libertad ilegal. Segundo. Las condiciones en las cuales lo han tenido preso en las cárceles, aislamiento durante largos períodos de tiempo, muchísimo más allá de lo establecido en las leyes y convenios internacionales. Tercero. Le han privado de muchos derechos que le corresponden a los privados de libertad, al margen de la condición de ilegalidad de su estado. Me refiero a la negación de la posibilidad de estudiar. Además, no ha podido disfrutar de las visitas conyugales, en una acción perversa hacia Isabel e Ilich. Cuarto. A Ilich lo han golpeado en diversas ocasiones. Lo han mandado a agredir con otros presos. Ha sufrido agresiones por parte de algunos guardias. Lo trasladaban en un cajón metálico, no una jaula, sino en un baúl metálico de 90cm x 90cm de base y 1,50m de alto, con paredes sólidas, con un “huequito” por donde lo veían. Lo encerraban ahí, en cuclillas, porque Ilich mide 1,80m y él no cabe dentro del cajón. Además estaba esposado por la espalda y ha tenido que ir en esa posición durante tres horas aproximadamente, que es lo que dura el traslado desde la cárcel hasta el tribunal. No bastando con eso, lo han devuelto entre 15 y 20 minutos después de llegar al tribunal, porque la convocatoria del juez se genera no para un trámite específico, sino como excusa para generar el traslado, para el método de tortura. En ocasiones, le han retenido su correspondencia. Hubo una época en que lo torturaron mediante una técnica de privación de sueño (en la que le prendían y apagaban la luz cada hora, todas las noches, durante un año). Esto constituye las violaciones en cuanto a las condiciones de la cárcel. Adicionalmente están las violaciones a sus derechos como procesado. Ante las cuales cualquier funcionario que esté medio decidido en este gobierno a enfrentar esas irregularidades, tiene un terreno abonado para iniciar acciones en contra del Estado francés.

-Entonces ¿es el Estado venezolano el que viola el derecho a la defensa de Ilich?

-Directamente, no. Es cómplice del Estado francés al no ejercer sus deberes constitucionales de defender a un venezolano y de denunciar cualquier violación de los DDHH de cualquier ciudadano. No es directamente el Estado, ni el gobierno los que violan los DDHH de Ilich, mediante el ejercicio de una acción, lo están haciendo por omisión, porque no están haciendo absolutamente nada para impedir la violación de los DDHH de Ilich.

-¿Por qué ustedes insisten en la figura de la repatriación?

-La única salida viable para devolver a su estado legítimo de libertad a Ilich es que se le envíe a su patria. Los franceses que han demostrado no respetar el orden internacional, ni las leyes, ni los DDHH y que además, con cinismo, violentan las normativas en la cara de todo el mundo, son capaces de inventar cualquier ardid para hacer con Ilich lo que les dé la gana. Hay una medida que estaríamos dispuestos a negociar y es el intercambio de presos franceses por Ilich y después nosotros presentaríamos los argumentos de por qué él no debería estar privado de libertad, pero en su patria. El único delito por el que condenan a Ilich es por homicidio, no por terrorismo; sin embargo, los franceses hacen una excepción al convenio con Venezuela en materia de intercambios por considerar a Ilich un terrorista.

-En declaraciones a los medios, Ilich plantea que tiene información sobre jefes de Estado franceses que colaboraron con él en los movimientos de liberación Palestina ¿Es ésta una razón para someterlo como lo hacen?

-Por supuesto. A Ilich le tienen mucho miedo. Él no ha usado esa carta, porque el día en que la use ya no tendrá utilidad para él, pero Ilich escribió sus memorias hace unos años y entregó 2 ejemplares a personas que no conozco, ni sé quiénes son. Él giró instrucciones de que 20 años después de su muerte se publicarán.

-¿Autoridades palestinas han hecho alguna manifestación de apoyo a favor de Ilich?

-Hemos tenido información de que han habido gestiones extraoficiales por parte de componentes palestinos para ayudar a Ilich. Quienes se manifestaron abiertamente fueron los grupos revolucionarios palestinos. En la actualidad, tanto la Autoridad Nacional Palestina como Hamas son de derecha, no son la izquierda de esta nación. Inclusive cuando Ilich hizo su primera huelga de hambre quien le insta a finalizar este propósito fue el Doctor George Habash, uno de los líderes históricos del Frente Popular para la Liberación de Palestina (ahora fallecido). Creo yo, que por lo complicado de la situación palestina y su búsqueda del reconocimiento internacional, han manejado el lobby tras bastidores. Que de paso, sea dicho, era lo que yo consideraba correcto hacer por parte de nuestro gobierno.

-¿Aquel gobierno ha hecho lo que el nuestro no?

-Eso es correcto. Yo jamás he pedido que nuestro gobierno salga frontalmente a solicitar a Ilich. Estas cosas se hacen tras bastidores, se hacen con negociaciones, como están acostumbrados a hacerlo los franceses con muchos gobiernos, como lo hacen los gringos con los iraníes, con los cubanos, con los norcoreanos. Esa es una real politic aceptable. Aquí por el contrario y creo que ha sido impulsado por factores dentro del gobierno, con vínculos muy claros con el sionismo, sobreexpusieron el caso de Ilich para hacerlo inmanejable. Tenemos comunicadores sociales afectos al gobierno que son especialistas en eso y lo hicieron a propósito. Llevaron el caso de Ilich a una sobreexposición para hacerlo inmanejable. Y lo lograron. Denuncio que factores expertos en el área comunicacional dentro de este gobierno le llevaron la contraria a esa estrategia a propósito y creo yo que lo hicieron para complacer requerimientos del lobby sionista en este país. El caso de Ilich era para tratarlo de forma subterránea. Yo no habría tenido ningún inconveniente en no aparecer públicamente, si éste gobierno hubiera hecho lo que tenía que hacer.

--------------------------

Nota de los autores: Estamos convencidos de que la crítica y la autocrítica son necesarias para el avance de la revolución. Con ese espíritu está hecho este trabajo periodístico. NO AUTORIZAMOS A NINGÚN MEDIO DE COMUNICACIÓN BURGUÉS, CAPITALISTA, DE DERECHA, A REPRODUCIR ESTA INFORMACIÓN, NI TOTAL NI PARCIALMENTE.

Para ampliar informaciones:
Mavi Mármara. Barco turco integrante de la Flotilla de la Libertad, en la que varios activistas de todas partes de la orbe se dispusieron, el 31 de mayo de 2010, alcanzar las costas de la Franja de Gaza en una misión humanitaria atacada por los ejércitos israelíes con un saldo de 9 activistas turcos asesinados (uno, de nacionalidad estadounidense).
Quid pro cuo. Del latín «algo por algo», o «algo a cambio de algo», según DRAE.
Vladimir Ramírez. “Haciendo una lectura concienzuda del discurso del Che Guevara Dos, tres, muchos Vietnam. Él denunciaba en el año 1966 el dolor que sentía por ver la heroica lucha del pueblo vietnamita, pero la realidad era que ese pueblo estaba totalmente solo. El mundo revolucionario no se había levantado en armas junto con ellos, para enfrentar ese rival, sino que lo dejaron solo y a su suerte”.
Ley Orgánica de la Defensoría del Pueblo, Artículo 29 Atribuciones del Defensor o Defensora del Pueblo. Parágrafo 17: Proteger y defender de oficio o a petición de parte, a los venezolanos o venezolanas residentes o en tránsito en el exterior, contra violaciones a sus derechos humanos, mediante la utilización de la vía diplomática o judicial internacional.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.