viernes, 9 de diciembre de 2011

Poema a la clase media

Mario Benedetti

Clase media
medio rica
medio culta
entre lo que cree ser y lo que es
media una distancia medio grande.
Desde el medio mira medio mal
a los negritos,
a los ricos, a los sabios,
a los locos,
a los pobres.
Si escucha a un Hitler
medio le gusta,
y si habla un Che
medio también.
En el medio de la nada
medio duda
como todo le atrae (a medias)
analiza hasta la mitad
todos los hechos y (medio confundida)
sale a la calle con media cacerola
entonces medio llega a importar
a los que mandan (medio en las sombras).
A veces, solo a veces, se da cuenta (medio tarde)
que la usaron de peón
en un ajedrez que no comprende
y que nunca la convierte en Reina.
Así, medio rabiosa
se lamenta (a medias)
de ser el medio del que comen otros
a quienes no alcanza a entender
ni medio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Las fotos más famosas del siglo XX

ARGENPRESS CULTURAL

Presentamos algunas de las fotos más famosas surgidas en el siglo XX, fotos que hicieron historia, que marcaron hitos en nuestra civilización, y que al día de hoy constituyen verdaderos testimonios documentales así como obras de arte.

Imagen 1: Vietnam, niños huyendo de las tropas estadounidenses.

Imagen 2: Llegada del Hombre a la luna (Neil Armstrong, estadounidense, 1969).

Imagen 3: Las tropas soviéticas entran triunfales en Alemania marcando el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Imagen 4: Marilyn Monroe. Foto “escandalosa” para su época, que pasó a ser un ícono para la posteridad.

Imagen 5: Niño africano a punto de morir de hambre y el ave de carroña esperando detrás. ¡Patético!

Imagen 6: El Papa Juan Pablo II reprende al padre Ernesto Cardenal por sus posturas progresistas al llegar a la Nicaragua sandinista.

Imagen 7: Stalin, Churchill y Roosevelt acuerdan las respectivas “zonas de influencia” de sus países al final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945.

Imagen 8: Tapa del álbum “Abbey Road”, de The Beatles.

Imagen 9: Triunfo de la Revolución Sandinista en 1979, en Nicaragua.

Imagen 10: Sucesos de la Plaza Tiananmen, en Pekín, China. Valiente solitario que se paró ante los tanques del gobierno chino. Foto histórica.

Imagen 11: Caída del Muro de Berlín, en 1989.

Imagen 12: “Con la mano de dios”… Gol de Maradona a los ingleses en el Mundial de Fútbol de México, 1986.

Estas son sólo algunas fotos históricas. Obviamente hay muchísimas más. Si te interesa mandar algunas, hacelas llegar y las publicaremos: argenpresscultural@gmail.com

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Una lectura a “La última cifra del sol”, de Ligia Zúñiga

Miguel Fajardo Korea (Desde San José, Costa Rica. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El segundo poemario de Ligia Zúñiga Clachar (Andrómeda, San José de Costa Rica, 2005) es un texto plurisignificativo, donde hay numerosos paralelismos entre los elementos corporales y sus diversos sustantivos, en una serie de dicotomías que marcan una línea estilística en la autora costarricense, entre las que destacan: piel / silencio; venas / ocaso; rodillas / tierra; cuerpo / grito; cuerpo / recuerdo; alma / tiempo. En dicha perspectiva, dichas series focalizan asociaciones de gran fuerza expresiva en la carga de significados que, sin duda, apelan a establecer nudos temáticos expansivos.

La hablante reitera que con un canto al amor / iré por la vida, en una especie de devocionario donde besa al aire o acaricia el alma. Una marca erótica deja leer Beberte con los brazos en cruz, de donde se infiere la plenitud en la entrega. Suena tan lindo como el título de la obra de Henry Miller: La crucifixión rosada. El verbo es altamente expresivo. Implica la acción de los elementos de la liquidez. Por oposición, poetiza trago el silencio / de mi hoguera, pero retoma la liquidez cuando se desea despertar / al crepúsculo eterno / de la sed. Necesidad vivida como puro deseo, como diría los lacanianos de un ser en falta. En este orbe lírico, los flujos de la sensualidad se abren para humedecer la pasión, cuando las manos palpan el tiempo o besan la tierra cuando se cae de rodillas. Aquí, se infiere un proceso de intertextualidad con El Cantar de los Cantares, que también se retoma en Los elementos terrestres, de nuestra Eunice Odio , a quien Ligia admira y lee con devoción.

El símbolo de la hoguera-pasión se desata, / recorre los caminos, / le da vida al silencio, el cual se infiere como un símbolo plurisignificativo que le aporta solemnidad al recorrido amatorio. El topos del camino es una vibración acezante cuando los labios se entreabren (...) Rompo el viento / púrpura. / Encendida / voy hacia ti. El acento amoroso es un tema recurrente en este universo poético. Su camino amoroso es plural y posee la vitalidad de un canto desde el yo al ustedes; desde el yo al mundo. La hablante ama al mundo, aunque dicha acción implique, acaso, la hoguera del incendio interior.


En este segundo libro -escrito tres lustros después de su libro de estreno Cielo aparte (1969-1989)-, lo misterioso es posible cuando acariciamos el alma, cuando Cruzo la ruta señalada / del olvido / y avanzo. Dichas propuestas son aseveraciones que cobran vida Antes después ahora es decir, tres marcas deícticas en una sola conjunción, contra fronteras. Muy intenso el cierre del libro:

Hoy, ¿qué son los años?
¿El espacio incalculable
entre un día, y otro, y otro más?
Hace apenas cuarenta años
aquella tarde de enero,
cuando el agua del mundo
se derramó,
murió mi padre.

La hablante lírica maneja proposiciones léxicas fundadas en quince verbos plenos de actividad plurisignificativa: amo, arde, beso, busco, caigo, desata, deshojaré, escucho, miro, palpo, reafirmo, siento, sobrevivo, soy o viviré. Igualmente, incorpora verbos de restricción semántica en cuanto que abordan un horizonte de expectativas menos vitales: agonizo, claman, naufrago, masacran, sangro...

En este orbe lírico hay una gran preocupación por la ausencia, por lo que dejamos, por lo ido. El yo lírico equipara la ausencia con el sepulcro. Ella posibilita que los colores la reafirmen en el retorno. Todos tenemos ausencias: unas se clavan en antiguos recuerdos y no son nada más; otras se destierran en el olvido, el mejor sitio donde pueden estar. Su poética es concluyente

De nadie he aprendido más
que de la ausencia:
aprendí a conocer el vacío.

La hablante le agradece a la ausencia ser tránsito de mi vida. Creo que las ausencias deben permanecer cerradas, su mejor destino continúa siendo el olvido, para que no dañen a otros, quienes interesan hoy, porque construimos la historia y forjamos las vivencias cotidianas que nos confieren ánimo de vida.

Cabe endiñar, asestar un golpe, entonces, que hay una propuesta de conocimiento hacia el vacío, hacia la totalidad para descubrir la espiral del silencio, como paralelo de la ausencia. La ausencia es estéril cuando no es trascendente. Hay ausencias enterradas en el olvido, pues no son más que intrascendencia. Hay ausencias que se mueren solas, porque jamás alcanzaron ninguna significación vivencial. Hay ausencias de tonos sepia, inscritas en la débil opacidad, en el ocaso del olvido.

En este sentido, la ausencia se proyecta como lo ido sin regreso. El pasado no debe tener futuro. En muchas ocasiones, daña, revive situaciones de contexto, ata, condiciona. La vida es breve, por lo tanto, hay mucho por construir en las manos del día, en el presente cotidiano que se forja como esperanza. Hay ausencias que dañan, porque destruyen, restan confianza, desacomodan el orden de la vida que ha seguido su curso, sin estancamientos, porque la vida nunca ha esperado a nadie. La vida es movimiento, nuevas decisiones, proyectos, realidades, definiciones. No podemos atarnos al pasado sin futuro, sobre todo, si ese pasado es intrascendente, un sueño menos, un recuerdo débil y, además, marchito. Revivir el pasado significa, en diversas circunstancias humanas, causar desajustes, crear anticuerpos en el ahora que cuenta, en la vivencia definitiva. Yo no lo veo así; creo que hay que mirar el pasado desde el presente, para construir un futuro distinto, como bien lo demostrara Piera Aulagnier. En fin, el pasado de la ausencia debe ser un episodio sin retorno, siempre que no construya ni aporte nada relevante en la vida compartida de siempre, así ha sido desde la extensa historia de la humanidad hasta nuestros días digitalizados.

El silencio es otro de los símbolos estelares, toda vez que estremece el silencio de los días. El silencio opera como un símbolo que se desdobla; su antinomia es la palabra, pero también es un espacio de espera corporal:
Has despertado el silencio
de mi carne.

Ciertas veces funciona como un

vacío inmortal
que trasciende
el silencio
después del grito.

En otras ocasiones, el silencio alcanza el planteamiento de la denuncia

el silencio,
marcó el olvido.
Todos quedaron muertos.

En ciertas oportunidades

Es la lumbre
la que mantiene
el silencio.

Es bien sabido que

Detrás de la soledad
el silencio,

el que nuevamente se asocia con lo corporal

Mis pechos prodigan fe
Amor
Silencio”.
Este planteamiento de resemantización se puebla de comienzos y finales, en una historia recurrente a prueba de siempre en la condición humana.


El oráculo ha dicho
su última palabra.

Aquí se revalida el compromiso de ser cuatro dimensiones: en, con, desde, por la palabra. La hablante lírica sostiene

Siento lo que soy.
La misma.
Siglos más tarde.

El texto es circular: inicio y final son recurrentes. Nadie responde al oráculo, pero la palabra lo hace por la palabra. Ella es un espejo de verdad, de vida, de refugio. La palabra salva, aunque sea una sola

Palabra
Etnia.

¿Cuál será nuestra última palabra? La palabra es un misterio en la conciencia existencial. La palabra crística subyace en el fondo histórico de estos poemas abiertos de la autora guanacasteca. La dedicatoria a su hijo Andrés Alejandro es una fundación de afecto, igual que la escrita a su hermano Juan Gabriel y, en la misma línea, la que eterniza la memoria de sus padres. Esteban y Alejandra, sus sobrinos, ocupan un espacio estelar en su tránsito de territorio vital. En el reconocimiento por la palabra ajena, incorpora dos marcas paratextuales, en sendos epígrafes de Zulma Reyo y Eunice Odio.

En este poemario hay un sitio para el espacio regional. Aquí Nicoya posee

Códices destruidos
Savia Chorotega (...)
Nahuatl-origen.

Asimismo, lo observamos en Mazos dormidos, donde incorpora el tema aurífero desde la Sierra de Abangares donde

el alma del coligallero
arrastró sus orígenes
ante el dominio,

el de siempre, hoy disfrazado en el siglo de la modernidad, pero con los mismos propósitos espurios. En el contexto de la patria regional, la actuación política de Ligia Zúñiga, tanto como gobernadora y como diputada, acumula dos experiencias, públicas y honestas, en su abierta hoja de vida. Sé que ese aprendizaje le ayudó a configurar una visión del Guanacaste, como una provincia que construye a paso firme las bases de un desarrollo humano integral y sostenible, ideario que tendremos oportunidad de constatar en otra publicación no literaria.

Paralelamente, Hiroshima y Nagasaki son evocados con el dolor

La tierra bebió el silencio,
masacró el olvido.
Todos quedaron muertos.

Parece mentira que en tres versos cortos se pueda sistematizar la tragedia y el dolor de miles de muertos por la insania de una minoría que detentaba el poder en ese momento. Esa condición sigue ocurriendo como un sistema kafkiano en diversas latitudes del planeta. Esos dos sustantivos propios son el paradigma del dolor, como en muchos otros sitios de la aldea global, desde el facilismo del clic de esta velocísima era digital. Este libro de Ligia Zúñiga Clachar equidista entre los espacios de la mundialización, que es como aprender a ser uno, siempre solo, en este mundo desangelado que traspone valores, porque en esta sociedad mercantil se prioriza el materialismo del objeto, antes que la importancia de los sujetos, quienes deberíamos ser la máxima razón en esta casa global que es el mundo.

La última cifra del sol, pulcramente editado por Ediciones Andrómeda, privilegia 35 palabras que la hablante lírica incorpora con plenitud: agonía, alma, anturios, años, ausencia, caminos, caricia, carne, cielo, colores, crepúsculo, día, distancia, espera, esperanza, grito, hoguera, incendio, mar, miedo, muerte, nadie, noche, ocaso, olvido, palabra, poesía, recuerdo, sed, silencio, sol, soledad, tiempo, vida o viento... Habría que deslindar cada lexema, releerlo muchas veces y encontrarle su intensidad de campana, su tañido renovado en sus alcances lingüísticos, después de acabar cada lectura, que siempre es otra, porque como lectores nos renovamos a cada momento, acumulamos nuevas experiencias y se las aportamos al texto, de acuerdo con la perspectiva teórica sobre el texto, planteada por Roland Barthes y que compartimos por convicción.

La poesía de Ligia sobrevive para estar con vos, en la vida o el dolor. Su proclama es origen, respuesta telúrica para confirmar el pacto de la energía, en las manos encendidas contra la muerte de las más necesarias energías del ser humano.

Comunidad lectora: hay un nuevo texto de 72 páginas desde la poesía costarricense La última cifra del sol (1990-2003). El texto inscribe, en la contracubierta, tres criterios de lectura de Guadalupe Urbina, Otto Apuy y Miguel Fajardo. El diseño gráfico es de Viviana Ujueta y la dirección editorial de Alfonso Peña, de Ediciones Andrómeda. Es la segunda obra lírica de Ligia Zúñiga Clachar (1951). Contiene un orientador prólogo de Otto Apuy Sirias, quien, además, aporta el hermoso acrílico Lenguaje y memoria que acompaña la portada. Para mí, fue especialmente placentero deleitarme con los dieciocho dibujos a plumilla de la muestra gráfica Mi patria, de la abnegada maestra paradigma, María del Socorro Clachar Hurtado, quien nos sigue haciendo mucha falta. Estoy seguro de que, desde los otros espacios donde se encuentre, la tía Cocó esbozará una sonrisa de regocijo, y estará leyendo, sin prisa y a plenitud, el libro de su hija, en un cielo aparte de ojos grisazulados, los cuales siguen vigilándonos para que no claudiquemos en nuestros compromisos morales con el Guanacaste eterno, en la ruta del compromiso histórico con la gran Nicoya, con los afanes de este siglo, pero respetuosos de las intensas raíces de nuestro árbol territorio, en este espacio de esperanza que es nuestra patria, en la memoria y el espíritu de la poesía, en los textos plurales y sin título que nos entrega Ligia Zúñiga Clachar en La última cifra del sol. Así sea.

Miguel Fajardo Korea es Premio Nacional de Promoción y Difusión de Costa Rica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: Desde Puerto Rico, Calle 13

ARGENPRESS CULTURAL

“Calle 13” es una banda de música urbana de Puerto Rico, encabezada por René Pérez Joglar, apodado Residente, y su hermanastro Eduardo Cabra que se hace llamar Visitante. René es cantante y compositor, y Eduardo canta los coros y es compositor, multiinstrumentista (piano, melódica, guitarras eléctricas, etc.); su hermana Ileana Cabra, llamada PG-13, participa en algunas canciones como voz femenina. La banda ha ganado diez Premios Grammy Latinos y dos Premios Grammy, siendo así en la música urbana los máximos ganadores del Grammy. En poco tiempo de trayectoria, el dúo se ha popularizado en América Latina. La banda fue fuertemente influenciada por artistas como Vico C Tego Calderón y Julio Voltio.

Sus apodos provienen de la identificación que tenían que dar al guardia de seguridad para entrar a su casa, ubicada en la Calle 13, en una urbanización de Trujillo Alto, un pueblo en el área metropolitana de San Juan.

La banda se caracteriza por su estilo musical ecléctico, a menudo utilizando instrumentos no convencionales en su música y su capacidad de abordar distintos temas. La banda también es conocida por sus letras satíricas, así como un comentario social sobre temas latinoamericanos y de cultura.

Como consecuencia de los mensajes llevados por Residente en sus camisetas y en su discurso durante los Premios MTV Latinos 2009, el gobierno de su país ha censurado al artista. También por su mensaje en alusión a Álvaro Uribe Ex-presidente de Colombia, la Alcaldía de Manizales le canceló una presentación en la feria de esa ciudad, que estaba pautado para el mes de enero de 2010.

En 2010 el videoclip oficial de su canción "Calma Pueblo" generó mucha controversia en los medios por su letra explícitamente contestataria y la inclusión de escenas con gente desnuda. Luego de causar polémica con su canción y vídeo “Calma Pueblo”, el irreverente dúo Calle 13 vuelve a saltar al candelero, esta vez con el tema “Digo Lo Que Pienso”, incluido en su más reciente propuesta musical ”Entren los que quieran”.

Se especula que “Digo lo que pienso” René Pérez, podría referirse al alcalde de San Juan, Jorge Santini, en la que dice “periquero”, lo tilda de “narcotraficante con miedo” e incluso ofrece pagarle una rehabilitación.

Los problemas entre el cantautor, mejor conocido como “Residente” y Santini, se remontan al pasado mes de octubre cuando aquél desafió públicamente al alcalde capitalino, para que ambos se sometieran a un análisis de detección de drogas y que los resultados fueran revelados a todos los puertorriqueños.

El intérprete atajó así las acusaciones que había hecho Santini, quien en ese entonces lo tildó de “tecato”.

El 23 de noviembre de 2010 la dupla boricua aprovechó su estadía en la Argentina, en el medio de una visita promocional, para tocar en forma gratuita junto a bandas como Damas Gratis, Karamelo Santo y Onda Vaga en un festival organizado por la FUBA y el Movimiento Unidos por el Rock en reclamo de justicia por Mariano Ferreyra, militante del Partido Obrero asesinado por una patota de la Unión Ferroviaria el 20 de octubre de 2010 en el barrio porteño de Barracas.

El jueves 17 de febrero de 2011, nuevamente en Argentina, René Pérez participó de una charla-debate en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, colaborando con la difusión en toda América Latina de la lucha de los estudiantes universitarios portorriqueños contra el aumento de la cuota. En dicho debate participaron, junto a Residente, Alejandro Lipcovich, co-presidente de la Federación Universitaria de Buenos Aires, Hernán "Cabra" de Vega, líder de la banda Las Manos de Filippi y Xiomara Caro, portavoz del Comité de representación estudiantil de la Universidad de Puerto Rico. En dicho debate, una de las declaraciones que quedará para la memoria de los estudiantes que luchan en toda América Latina en defensa de la educación fue “Empezamos en Argentina, pero ésta es sólo la primera reunión para unificar a nivel de Latinoamérica a comités de estudiantes y que cada vez que ocurra algo funcionemos en conjunto porque la educación es fundamental”.

El Miércoles 23 de febrero de 2011, Calle 13 junto a PG-13 participan exitosamente de la 52ª Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar Chile y no exento de polémicas, Residente impide la interrupción del show por parte de los Animadores del Certamen, por lo que el cierre de la transmisión televisiva se vio abruptamente afectada, terminando a las 4:00 de la madrugada. Residente cantando la última canción de la jornada se lanzó al Público de la Quinta Vergara provocando la conmoción del las personas asistentes al show, posteriormente y al regresar al escenario le informan que el Show había acabado por lo que molesto, Residente lanza el Micrófono al sector de la Platea, retirándose rápidamente de la Quinta Vergara.




Fuente: WiKIPEDIA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Apuntes de una novela. (La contemplación)

Edgar Borges (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Le atormentaba pensar que un impostor pudiera firmar la autoría de “La contemplación”. Se había aferrado a esa novela como si fuese la última rama que le impediría caer al abismo. En “La contemplación” Pedro el hostelero logró convocar a buena parte del pueblo en el centro de la plaza. Allí proclamó (a todo pulmón) la solución de la crisis. La solución no es continuar avanzando por el camino equivocado. Hace mucho tiempo, para abandonar el atraso, copiamos el frenético ritmo de las ciudades industrializadas. Y el resultado lo tenemos hoy en nuestras propias casas: le hemos cerrado las puertas a nuestros vecinos. Las familias se han distanciado; cada uno de sus miembros se han refugiando en su cuarto; sería engañarnos a nosotros mismos negar en público algo que todos sabemos, y que padecemos. De seguir así, pronto, supongo, el suicidio será la epidemia de moda. Hemos llegado a un punto extremo de nuestra historia; estamos padeciendo una vida que no es vida, estamos transitando un camino que no es camino. Es tanto el daño que venimos dejando atrás que ya hasta nos pesa la memoria. La frase de aquella canción que decía "Recordar es vivir" ha sido cambiada por "Recordar es sufrir, recordar es no vivir". Por esta vía no encontraremos jamás luz en el túnel. O nos detenemos o nos pulverizamos en el camino; también es posible que nos convirtamos en fieras. Y nos devoremos por hambre y por rabia.

Como solución, si es que deseamos conseguir una solución, he propuesto que nos detengamos de inmediato. Se trata de que todo el pueblo se siente en las aceras, en las calles y en las plazas. Los invito a echar la prisa a un lado, la idea es recordar todos los momentos imperceptibles de nuestra historia, como pueblo, como amigos, como familia. Propongo repensar lo no pensado; se trata de volver la cara y apreciar las experiencias con mayor detenimiento. Es mucho más sencillo de lo que parece. Invito simplemente a que observemos; no hablo de caminar ni mucho menos de correr; considero que necesitamos valorar los amaneceres lentos y las noches largas; creo que sensato sería vivir todo de nuevo pero con la cámara lenta de la memoria. Avancemos hacia atrás con la lentitud de un recién nacido; levitemos en dirección al pasado. Vayamos en sentido contrario a la prisa, a paso sereno con los ojos muy abiertos a la belleza de las cosas pequeñas que nunca antes vimos. Seamos capaces de pensarnos; juguemos a darle una nueva utilidad a las palabras. Pensamiento: imaginación; adulto: memoria; fantasma: estupidez; mundo: uno; uno: todos. No nos importe si todo esto lo dijo alguien antes; la intención es justamente repetirnos, pero esta vez, muy lentamente, muy poco a poco. Que nadie haga nada más que recordar; que nadie se mueva, que nadie hable; propongo que hasta en la memoria los recuerdos transiten en voz muy baja. En esa posición de contemplación debemos pasar todo el tiempo que sea necesario. Sólo debemos caminar el día que seamos capaces de volver a valorar cada experiencia con la mirada de un niño.

La novela planteaba un final contradictorio, abierto y cargado de drama. Los habitantes del pueblo aceptaron la idea de Pedro el hostelero; el hombre logró cautivar, incluso, a los más escépticos, con su extraño discurso. No obstante, en principio la gente consideró muy complicados los ejercicios de memoria. Difícil fue relatar los momentos imperceptibles, la mayoría ni siquiera recordaba cuándo ocurrieron. Una anciana confesó que le daba vergüenza reconocer que era incapaz de volver a valorar sus experiencias con mirada de niña. Pero a pesar de las dificultades todos se empeñaron en el intento. Se detuvo la historia y se detuvo el progreso. Y es que el pueblo, dispuesto a lograr el objetivo, decidió pasar la vida en una constante contemplación.

”La contemplación” obtuvo en 2010 el I Premio Internacional de Novela “Albert Camus”. Ese mismo año la publicó la editorial Grup Lobher de España y en 2011 Amazon editó una versión en libro electrónico. Hoy ambas versiones están disponibles en el catálogo internacional tanto de Amazon como de la librería Barnes y Noble. La novela ha recibido importantes reseñas de escritores y críticos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

A la muerte no le pica el chile

Carla Chyzy (Desde México. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Una vez más me fui en búsqueda de una aventura. En esta oportunidad me dirigí hacia Michoacán, uno de los estados en donde más cabezas se cortan debido a la problemática con el narcotráfico. Y que irónico es el destino, que me lleva a conocer este lugar justamente en el día de muertos.

México es mundialmente conocido por su clásico festejo de origen prehispánico, que honra y adora a la muerte. Lo que pocos saben, es que es el único país que se burla de la parca. Como dijo el escritor Octavio Paz “para el habitante de Nueva York, París o Londres, la muerte es palabra que jamás se pronuncia porque quema los labios. El mexicano, en cambio, la frecuenta, la burla, la acaricia, duerme con ella, la festeja, es uno de sus juguetes favoritos y su amor más permanente”.

Para poder entender esta antigua ceremonia, me trasladé hacia Janitzio desde el muelle principal en un bote, que tenía una capacidad para 74 personas.


Crucé el lago que provee de cardumen a los pescadores de Pátzcuaro, ellos son figuras reconocidas a nivel turístico por su estilo de pesca con redes mariposas.


Al llegar a la isla, me resulto fácil encontrar el panteón. La gente, que caminaba como perteneciendo a una manada, me guió hacia el ombligo de la noche de muertos. Allí me encontré con un paisaje nocturno, que se dibujaba solo, gracias a la infinita cantidad de velas y su romántica luz.

Flores de calabaza adornaban el camino entre una lapida y otra en medio de altares, fotos de difuntos, familias que se tomaban las manos y una que otra supuesta viuda, que pedía limosna justificando su inclinación capitalista al decir: “écheme una manita pa´ las velitas”.


Y yo, entre tequilas y el deseo de obtener una buena fotografía, no tuve más remedio que dejar la limosna. Tal vez el catolicismo no tenga vacaciones.

Al caminar entre esa cantidad de gente, puede haber quedado confundida pensando que estaba en campo de algún concierto de rock. Sin embargo entre esquivos pasos confundidos, esa muchedumbre y algunos kilos de tierra, justo abajo de mis pies, yacían cadáveres.

Es difícil poner en palabras lo contrastante que puede resultar esta aventura, experiencia, cultura y tradición. Ya que en un extremo se podía observar el fiel reflejo occidental, ese difícil inicio de duelo. Mientras que en la otra punta del cementerio "panteón", la gente se amontonaba para tomar fotos como si cada tumba fuera la de Jim Morrison, mucho más teniendo en cuenta que algunos altares hasta botellas de tequila alojaban.

Más allá de las cosas bonitas, se me hizo inevitable pensar...

Será que en México, ¿hasta a la muerte se le pone el chile?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entrevista a Gioconda Mota: “El Código penoso Venezolano es inconstitucional y decimonónico”

Indira Carpio Olivo - Ernesto J. Navarro

Para practicarse un aborto no hay que ser médico, hay que saber usar Internet.

Era necesario deshumanizarla, aunque fuese ella la que hacía posible que la raza humana subsistiese. Merecía el desprecio por excitar la lujuria que nos lleva al ciclo del nacimiento y de la muerte, del cual jamás podremos desprendernos.

Jack Holland. Breve historia de la Misoginia

Según uno de los resultados de la más reciente encuesta realizada por GIS XXI, Sociología del gusto, 87% de los consultados en una muestra estadística de 2.000 personas, están en desacuerdo con el aborto adolescente. Estos resultados sirvieron de base para un artículo publicado en el Diario Panorama (2) en contra de la despenalización del aborto libre y voluntario, en el que se recogieron diversas opiniones a través de las redes informativas y en boca de “representantes” electos por el mismo pueblo.

A través de del Sistema Nacional de Medios Públicos -Snmp- las mujeres venezolanas son visibilizadas en campañas como “Al calor de la fe”. Mientras que la lucha por su derecho a la salud y a la vida no cuenta con el mismo espacio en pantalla. Aunque es justo decir que recientemente se inició una campaña para la prevención del embarazo adolescente. Esto no quiere decir que apoyen la despenalización de la interrupción libre y voluntaria del embarazo, al contrario algunos encumbrados voceros operan en contra de esta lucha socialista.

Para Gioconda Mota, educadora y directora del único programa feminista televisado en el Snmp, la pregunta de la encuesta de GIS XXI estuvo direccionada hacia aquello que produce mayor sensibilidad en la sociedad. “En el país hay una problemática importante al respecto, porque somos una de las naciones en la región con mayor índice de embarazo adolescente”. Mota considera que en esa encuesta de alguna manera “se le increpó a la gente ¿crees que ese problema se solucione con el aborto? Y obviamente la respuesta fue negativa”. Pero la interrupción libre y voluntaria del embarazo con quien menos ocurre es con las adolescentes, caso probado en estudios realizados en el DF mexicano, donde la interrupción del embarazo es legal.

“El aborto NO es un método anticonceptivo para quienes promovemos su despenalización”. Explica Gioconda Mota que la posibilidad de que ocurran embarazos no deseados es gigantesca “Y van a seguir ocurriendo”. “Los embarazos no deseados no sólo se derivan de las violaciones, sino también de un uso irresponsable de los métodos anticonceptivos, del propio uso de los métodos, así como también en contextos de abuso sexual intrafamiliar. Más del 90% de las violaciones ocurre dentro del seno de la familia, asunto del que nadie habla”. La lucha por la despenalización del aborto es “un tema de agenda mundial para las feministas y Venezuela no escapa a este debate”. Diversas consideraciones giran en torno a la discusión sobre la despenalización del aborto en el país de la revolución bolivariana.

Desde la Asamblea Nacional -AN- los diputados de derecha Miguel Pizarro (Podemos) y Dinorah Figuera (Primero Justicia) declararon a Panorama su rechazo a la interrupción del embarazo no deseado y su intención de averiguar y llevar hasta las últimas consecuencias la supuesta ilegalidad de la Línea aborto información segura (0426-1169496). Esto no es extraño.Lo realmente asombroso es que dos diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela -Psuv-, Henry Ventura y Zulay Martínez, coincidan ideológicamente con Podemos y Primero Justicia en condenar de antiético, inmoral e ilegal las luchas feministas por el derecho a decidir sobre su cuerpo y prevenir las muertes maternas producto de abortos inseguros, clandestinos e insalubres que se elevan a 30% de los casos de mortalidad materna en Venezuela.

-¿Por qué atacan al colectivo Faldas en revolución y a la Línea aborto información segura?

-Lo que pasa es que no se trata de feministas hablando, intelectualizando, reflexionando, proponiendo ante las instancias, haciendo marchas, sino que se trata de un grupo de mujeres valientes realizando una acción concreta para enfrentar una problemática que no atiende el Estado. Por eso es que hay un ataque sistemático, porque no es un discurso, no es reflexión, no es una pugna con banderas frente un lugar, se trata de una acción que tiene incidencias en la realidad. El colectivo Faldas en Revolución es quien impulsa la línea aborto información segura. La línea es un programa suramericano, no sólo de Venezuela. En Argentina su fuerza es tal que actualmente impulsan que la discusión sobre la interrupción voluntaria del aborto en la Cámara de Diputados. También existe en Ecuador y en Perú, entre otros países.

-¿Cuál es el propósito de la línea aborto información segura?

-La línea se orienta a desmitificar la medicación y la acción médica ¿Por qué? Uno de los argumentos que erige el diputado del Psuv en sus declaraciones al diario Panorama es la “irresponsabilidad” de las personas que operan tras los teléfonos de la línea para medicar sin licencia. Las feministas luchamos contra la excesiva medicación y la línea no llama a la gente a practicarse un aborto, la línea lo que promueve es la información específica sobre el uso del Misoprostol como un medicamento que posibilita la interrupción libre y voluntaria del embarazo. Además, esta información es completamente pública, que se puede encontrar en la página de la Organización Mundial de la Salud -OMS-(3), y en otros sitios en Internet. Lo que sí debería atender el Ministerio del Poder Popular para la Salud -Mpps- es el acceso al Misoprostol.
Se ha generado alrededor del Misoprostol un mercado negro, negocios en torno a la venta de este medicamento. La línea promueve información pública y de libre acceso y se ampara jurídicamente en el derecho constitucional a la información. A ninguna persona que llame a la línea se le indica si debe o no abortar. Sólo se le da la información correcta ¿Por qué? Porque quienes venden las pastillas en el mercado negro si que están dando la información incorrecta y el Estado no está haciendo nada al respecto. Eso contribuye a que se sigan acentuando las muertes y los daños en el aparato reproductivo de las mujeres con informaciones falsas, incorrectas, erróneas. Las mujeres vamos a seguir interrumpiendo los embarazos no deseados.

-¿Qué ocurren con las mujeres que se practican abortos insalubres, clandestinos e inseguros?

-Casi 30% de la mortalidad materna en este país es por la práctica de abortos inseguros. Eso es un asunto de Estado, un asunto de políticas, de salud pública.


-En el artículo se dice que las personas que atienden los teléfonos de la línea son inexpertas ¿Es esto cierto?

-Una no tiene que ser médico para conocer sobre el uso del Misoprostol, sólo tiene que saber usar Internet. En vez de medicarse según las recomendaciones del delincuente que se lucra con la venta del Misoprostol y a quien no le interesa su salud, usted métase en la página de la OMS y obtenga allí la información necesaria y correcta sobre el uso de la pastilla. Esa información, de libre acceso y pública, es la misma que las chicas de la línea transmiten, que además no son datos inventados por la línea de aborto información segura, sino que son promovidos por un organismo internacional, del cual Venezuela todavía está suscrito. Lo que ocurre es un proceso de democratización de esa información.

-¿Es peligroso el uso del Misoprostol, tal y como lo plantean en el artículo?

-No hay tal nivel de riesgo. Obviamente, si hay alguna complicación de orden clínico, las instituciones deben atender a las mujeres que lo presenten como a cualquier otro caso médico. Hay que desmitificar el aborto quirúrgico como un procedimiento complejísimo. Un procedimiento ambulatorio, en ocasiones, es mucho más complejo que la interrupción de un embarazo. De lo que se trata es de una campaña moral e informativa efectiva en contra del aborto en la que se cree que es un proceso médico hiper complicado, traumático, cuando realmente no lo es.

-¿Por qué representantes de la mayoría “socialista” de la AN condenan estas luchas, si se dicen próximos al feminismo revolucionario?

-El asunto de fondo, como bandera en contra, es la religión. Es un debate de orden religioso y moral. Se erige una supuesta defensa de la vida como argumento central; sin embargo los que erigen esa defensa no se hacen cargo, posteriormente, de las personas que nacen de los embarazos no deseados. Porque sin uno dijese que todos los embarazos no deseados los van a asumir la iglesia o aquellas instancias donde se promueve “la defensa de la vida”, entonces deberían criar, educar, darle calidez, amor a todo ese conjunto de personas que nacen en el seno de los embarazos no deseados. Además, hay que pensar que el embarazo no deseado ocurre y va a seguir ocurriendo por razones múltiples. El embarazo no siempre es producto de la decisión.

-¿Por qué en una asamblea de mayoría “socialista” todavía no se discute la despenalización del aborto, cuando Estados como el argentino que no se etiquetan como revolucionarios, ya se está discutiendo un proyecto de ley al respecto?

-Yo traigo a la mesa el ejemplo de Cuba, madre intelectual y acompañante del proceso revolucionario venezolano, en el que está despenalizado por completo la interrupción libre y voluntaria del embarazo desde el año 1965 (4). No sólo está despenalizado en la isla, sino que en Cuba hay cero mortalidad materna por abortos clandestinos e inseguros. En ese sentido es altamente, es incomprensible cómo una revolución que se asume socialista, humanista y feminista, porque además no es sólo el presidente Hugo Chávez que se asume como tal, sino que los documentos del Psuv caracterizan a ese movimiento político como feminista, por lo menos en la palabra escrita, no haya abanderado estas luchas. Llama poderosamente la atención que propuestas como estas no encuentren acogida política por parte de estos sectores del partido. Y no es sólo la lucha por la interrupción voluntaria del embarazo, sino que en el ámbito legislativo, también constituimos la vanguardia con lo referente a la reforma de la Ley Orgánica del Trabajo, que implica la extensión del post-natal, con la seguridad social universal para todas las mujeres trabajadoras (5).
Otro elemento que no está garantizado es el tema de la paridad política, una lucha para materializar el 50-50 en los cargos de elección popular, aun no logrado. Porque es verdad que somos mayoría en los consejos comunales y en todas partes, pero no somos las decisoras. Sólo 17% de las y los integrantes de la AN son mujeres. En términos mayoritarios los cargos medios en la administración pública y en las empresas privadas son ocupados por los hombres. Sigue existiendo la lógica de la representación masculina. Además apostamos por el reconocimiento jurídico de la unión entre personas del mismo sexo para el goce de derechos, como el patrimonial, la seguridad social, la identidad.
Tienen que haber cambios culturales, pero deben estar acompañados por medidas de acción jurídicas positivas, y políticas públicas que permitan que esos cambios se aceleren. Lo que ocurre en la AN es que se mezclan los preceptos de orden religioso y moral con la promulgación de leyes verdaderamente revolucionarias, lo que termina privando más allá de la mirada de derechos, transformadora, desde el punto de vista socialista. Por eso decimos que no hay socialismo sin feminismo.
En conclusión, en la AN lo que pasa es que terminan erigiéndose las banderas religiosas, porque no hay otra explicación. Esto frena propuestas como las nuestras.

-¿Pero las instancias que aplican la Ley por una vida libre de violencia y la creación del Ministerio para Asuntos de la Mujer no son los encargados de abanderar los derechos de las mujeres venezolanas?

-Avances han habido muchos. Avances concretos y tangibles como esta ley promulgada en el año 2007. Una ley impresionantemente buena, muy bien conceptualizada, que tipifica 19 tipos de violencia contra la mujer, anteriormente invisibilizados. Incluso, es una normativa que le da herramientas a las mujeres para el conocimiento propio, porque a veces las mujeres somos víctimas de violencia y ni siquiera lo sabemos, ya que la violencia física es la que reconoce la mayoría. El ministerio es un logro importante para transversalizar el enfoque de género en las instituciones de ejecutivo. Pero de allí a que esto esté ocurriendo hay un trecho.

-¿Estos avances son todos los necesarios?

-No son los únicos. Por eso diversos puntos conforman nuestra agenda de lucha. Porque como decía Lenin: “la igualdad ante la ley no es la igualdad ante la vida”. La ley es un instrumento y un avance grandioso. Pero el problema no es la ley, el problema radica en la administración de justicia. La justicia no la hacen elementos abstractos, sino hombres y mujeres que aplican las herramientas jurídicas para hacerla cumplir. Si somos parte de un sistema patriarcal y tenemos una cultura machista, entonces la interpretación de la ley y su aplicación es errónea. Apenas el 10% de los casos de violencia de género denunciados por mujeres llega a juicio. Pero el asunto no es sólo punitivo. Consideramos que hay un avance significativo con la promulgación de la ley, pero existe una tranca en la aplicación de la justicia.
Es verdad que se han creado tribunales especializados en temas de género, fiscalías especializadas, cuerpos policiales y eso es un avance importante como país, pero seguimos teniendo un problema grande de violencia y está internalizado en hombres y mujeres. Lo grave es que éste es un país que no ha aplicado la primera campaña masiva de opinión pública al respecto. Sobre la violencia hay que actuar, no sólo en materia jurídica, sino en la generación de conciencia.

-¿Qué tiene que decirnos sobre los artículos 430, 431 y 432 del Código Penal Venezolano -CPV- que condenan a prisión a las personas que participen en la interrupción de un embarazo?

-En el artículo 76 de la constitución (6), la familia tiene el derecho de decidir cuántos hijos tener y cuántos no. Feministas como María León han planteado que, a la luz de la carta magna de 1999, el CPV actual es inconstitucional. Difícilmente nosotras estemos haciendo apología al delito, porque no estamos promoviendo el aborto, promovemos información de acceso público, avalada por un organismo internacional. Hay que comprender políticamente, y esto es importante, que la interrupción del embarazo es siempre una decisión muy difícil para las mujeres. Hay una responsabilidad muy grande de la sociedad con respecto de la subvaloración de las mujeres, sobre el verdadero conocimiento sobre nosotras y nuestra capacidad de decidir. Nunca un aborto es una decisión sencilla. Nunca es ligera. Tanto es así que llegas a tomarla poniendo el riesgo tu propia vida.

-¿Vida que no contemplan aquellos que supuestamente defienden la propia vida?

-Así es. No promovemos el aborto desde la lógica del asesinato de niños, es un tema de defensa de la vida, de la vida de las mujeres. No es la promoción de un delito. Los abortos ocurren y seguirán ocurriendo. Y éste es un problema que el Estado no está atendiendo. No van a dejar de ocurrir porque el Código “penoso”, decimonónico que tenemos los condene. El CPV así como condena el aborto también establece penas mayores para las mujeres, en casos de adulterio. Estamos hablando de un código penal “vergonzoso”. Quienes deberían revisar la apología al delito son aquellas personas que promueven que las mujeres sigan muriendo por la práctica del aborto clandestino, porque la acción del Estado no termina de romper con esa práctica.

-¿Son las mujeres venezolanas dueñas de su cuerpo?

-En este país no es legal que el marido autorice que una mujer se pueda ligar las trompas, pero hay hospitales y clínicas que no practican la ligadura sin preguntarle primero al marido. Son esas formas de control que siguen operando culturalmente y que señalan a la mujer: “tú no eres libre de decidir sobre ti misma”. No sólo con lo que respecta al embarazo, si vas más allá, a lo más íntimo, si te vas al tema de la sexualidad se ve más claro la ausencia de control sobre el propio cuerpo, cuando éste es dominado por otro. Entonces ya no eres dueña de tus orgasmos, ni de la libertad para sentir el placer porque tienes todo un sistema que opera a través del sujeto masculino, en un esquema permanente de dominación y control. Las feministas insistimos que nuestra lucha no es contra los hombres, sino contra el sistema que hace que mujeres y hombres actuemos de determinada manera. La existencia de la penalización constituye un elemento más del control societal sobre la vida y el cuerpo de las mujeres. Quienes sabemos cuántos hijos o no queremos traer al mundo, cuántos hijos o no estamos en capacidad de criar, de mantener, somos las propias mujeres y quienes debemos tener además capacidad de decisión sobre lo que ocurre con nuestros cuerpos somos nosotras mismas, ni el Estado, ni el marido, ni Dios, ni el cura. El tema de la interrupción del embarazo forma parte de las luchas históricas de las mujeres no sólo las venezolanas. Nosotras no estamos pidiendo que se legalice el aborto en cualquier condición. Estamos hablando de la semana número doce como límite para abortar.

-Pero, el Estado y principalmente las instituciones religiosas se oponen de plano a esta lucha

-Sí, pero no hay una responsabilidad por parte de quienes erigen una bandera contra el aborto. No son las instituciones religiosas, ni el Estado quienes luego asumen la responsabilidad por el nacimiento de personas no deseadas. Lo asumimos las mujeres, además como una modalidad de castigo. Porque en la medida en que tienes hijos no deseados se disminuyen tus posibilidades de desarrollo. No hay una armonía entre quienes levantan las banderas en contra del aborto y las acciones que ejecuta en función de eso. Para las religiones, las mujeres siempre hemos sido impuras, malvadas, brujas, mentirosas, seres inferiores, entre otras caracterizaciones de estas instituciones hacia el sexo femenino.

-¿Cuál es el papel de la Araña Feminista en la búsqueda de despenalizar el aborto?

-La Araña es un colectivo donde confluyen varios movimientos. Y aunque somos un colectivo de reciente data, nuestras luchas se inscriben dentro las luchas históricas de las mujeres venezolanas. Trabajamos en agrupadas en comisiones, una de ellas está dedicada al tema de la despenalización de la interrupción libre y voluntaria del embarazo. Este tema es parte de nuestra agenda central. No lo abordamos a media máquina ni disfrazado, es frontal.

-¿Cuál es la situación del feminismo en Venezuela?

-Hay un re-despertar del movimiento feminista de izquierda revolucionaria. Porque ha habido un proceso de creación de colectivos, de ampliación de otros, de inclusión del tema de género en diversos movimientos como el Frente Campesino y el de Pobladores, que ahora tienen un ala feminista. Eso significa que el tema ha ido tomando fuerza y desarrolla espacios de articulación como la Araña Feminista. Hay que reconocer que diarios como Ciudad Caracas y el Correo del Orinoco dediquen centimetrajes al desarrollo de nuestros temas. Pero estos cambios operan lentamente y desde todas las instancias, en permanente pugna. Nosotras nos enfrentamos a la forma de opresión primara en la sociedad que es la opresión que ocurre entre los sexos, en la que todo el mundo tiene “rabo de paja”. Todavía falta, pero ha habido una ampliación de los espacios de lucha y su visibilización. No estamos escondidas.

-¿Qué te hace feminista?

-De la violencia contra la mujer todas hemos sido víctimas, directa o indirectamente y esos son golpes vitales que transforman mucho el proceso de empoderamiento de las mujeres. Cuando una empieza a resistirse a todo aquello que culturalmente no te permite ser libre, que no te permite decidir por ti misma, y no sólo te das cuenta sino que empiezas a accionar en contra de eso, entonces ya eres una feminista, independientemente de que te llames o no. Porque el feminismo no es otra cosa que la lucha contra un sistema de opresión. No puede haber socialismo sin feminismo.

-Cuando Gioconda Mota se dice feminista y lo expresa y práctica en su vida, seguro le dirán radical y eso hoy, en la revolución bolivariana no está bien visto

-Yo soy radical. El feminismo es radical, porque lo radical es verdaderamente revolucionario. Las cosas que hay que cambiar, hay que cambiarlas de raíz, por ejemplo el patriarcado. Porque cuando hablamos de transformar el sistema capitalista no hablamos de echarle pinceladas, hablamos de intentar transformar este sistema en otra cosa. Cuando me dicen radical me siento bien conmigo misma. Si me dijeran medias tintas, me pondría a llorar. Ser radical con el discurso y la práctica conlleva la comprensión del proceso. Nosotras soportamos milenios de patriarcado, de misoginia. Apenas tenemos cientos de años de capitalismo, pero siglos y siglos de patriarcado. No pienso que con las acciones actuales cambiemos totalmente esa realidad, pero comprender ese sentido de proceso no significa no actuar, no decir, no significa CALLAR.

Nota de los autores: Estamos convencidos de que la crítica y la autocrítica son necesarias para el avance de la revolución. Con ese espíritu está hecho este trabajo periodístico. NO AUTORIZAMOS A NINGÚN MEDIO DE COMUNICACIÓN PRIVADO, BURGUÉS, CAPITALISTA, DE DERECHA, A REPRODUCIR ESTA INFORMACIÓN, NI TOTAL NI PARCIALMENTE.

(*) Periodistas intragables

Para ampliar las informaciones:
Gioconda Mota es educadora, feminista y socialista, directora del programa de TV “El Entrompe de Falopio” y coordinadora nacional de la Araña feminista.
AN pide investigar líneas de “abortos seguros”, edición impresa en: http://www.panorama.com.ve/10-11-2011/por-impre.htm
Aborto sin riesgos... Por ende se recomienda a aquellos servicios que quieran introducir un método médico de aborto que utilicen mifepristone y misoprostol y no..., en: whqlibdoc.who.int/publications/2003/9275324824_spa.pdf Página 36
Sociedad abortada, milagro en espera (datos sobre el aborto en Venezuela y en Latinoamérica), en: http://indiracarpio.blogspot.com/2011/06/sociedad-abortada-milagro-en-espera.html
El artículo 88 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela CRBV dice que el trabajo en el hogar genera valor agregado, riqueza y bienestar social y que debe garantizarse la seguridad social del ama de casa. Desde que tenemos la constitución al presente no ha habido un avance legislativo que permita operacionalizar ese artículo en la práctica. Eso significa que las amas de casa siguen estando desprotegidas en el sistema de seguridad social y todas las trabajadoras no remuneradas, porque todas las mujeres somos trabajodoras, remuneradas muchas y no remuneradas todas.
Artículo 88: El Estado garantizará la igualdad y equidad de hombres y mujeres en el ejercicio del derecho al trabajo. El Estado reconocerá el trabajo del hogar como actividad económica que crea valor agregado y produce riqueza y bienestar social. Las amas de casa tienen derecho a la seguridad social de conformidad con la ley.
Artículo 76 de la CRBV: La maternidad y la paternidad son protegidas integralmente, sea cual fuere el estado civil de la madre o del padre. Las parejas tienen derecho a decidir libre y responsablemente el número de hijos o hijas que deseen concebir y a disponer de la información y de los medios que les aseguren el ejercicio de este derecho. El Estado garantizará asistencia y protección integral a la maternidad, en general a partir del momento de la concepción, durante el embarazo, el parto y el puerperio, y asegurará servicios de planificación familiar integral basados en valores éticos y científicos.
El padre y la madre tienen el deber compartido e irrenunciable de criar, formar, educar, mantener y asistir a sus hijos o hijas, y éstos o éstas tienen el deber de asistirlos o asistirlas cuando aquel o aquella no puedan hacerlo por sí mismos o por sí mismas. La ley establecerá las medidas necesarias y adecuadas para garantizar la efectividad de la obligación alimentaria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Dialéctica del espíritu y la materia

Ricardo San Esteban (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Nada espiritual puede darse sin extensión
Benedicto Espinosa

Esta frase, de aquel genial pensador que fuera Baruj (Benedicto) Spinoza (Espinosa) proveniente de una familia expulsada de la Península Ibérica, indica que no puede haber espíritu sin materia o alma sin cuerpo. Las ideas no vagan, es evidente, por la estratósfera ni por las regiones supralunares esperando algún castigo para penetrar en los cuerpos de los terrestres.

Existe un dicho, todo tiene que ver con todo, y que refleja una gran sabiduría popular pues es sabido que los seres, objetos, pensamientos, procesos, energías y campos se hallan conectados entre sí, y por lo mismo, interactúan, reflejan, y son -de una u otra forma- ellos mismos y también el mundo que los rodea. Y esas conexiones no existen de cualquier manera, sino que obedecen a procesos complejos, contradictorios, unidireccionales e irreversibles, en donde, por ejemplo, la albúmina puede pasarse al ácido nucleico pero no a la inversa, y por ello mismo su salto cualitativo es irreversible.

Y esto que se da en lo que llamamos la naturaleza, se da también en las ideas, visiones del mundo, categorías, concepciones, teorías y prácticas sociales, vale decir, nada es para siempre, ni en espíritu ni en materia.

Nosotros interactuamos a través de formas con otras formas y, en diferente plano, también lo hace la naturaleza y así hemos penetrado –hasta cierto punto- en los entresijos de la denominada materia, materia que se nos “invisibiliza” en el micromundo pero que, y esto es muy palpable en la sociedad humana, interactúa a través de formas visibles y está en nosotros descubrir, a través del comportamiento de esas formas visibles –es decir, personas- las leyes y rasgos esenciales de procesos y cosas.

Aun en las primitivas formas de vida que aparecieron sobre la caliente geografía terrestre, existía esa propiedad de la concatenación inteligente -que no alcanzaba, por supuesto, a ser conciencia en el sentido humano- actuando en el comportamiento de los organismos unicelulares con la atracción y la repulsión originadas por la irritabilidad; o la contracción debida al oleaje marino, como es el caso de los espongiarios.

Se descubrió hace ya mucho tiempo, precisamente, un principio de transmisión neuroide en las esponjas, pese a carecer ellas de un sistema nervioso. Y se ha visto que constituye una forma secundaria del comportamiento, pues se origina en la irritabilidad, la atracción y la repulsión.

De lo que se trata, pues, es de aceptar la capacidad universal de interinfluenciar en forma activa, interna y externa, de todo el mundo exterior e interior. Pero el solo hecho de reflejarlo no otorga a las esponjas ni menos a las piedras la virtud de crear sustantivos comunes o conceptos.

En la escala animal, hasta llegar al hombre, existe una facultad cada vez más profundamente reflexiva y ni el hombre ni sus modernas herramientas se quedan en la superficie del reflejo. Así lo demuestran las nuevas evidencias acerca de la existencia de conexiones a todo nivel, además del papel fundamental de la probabilidad. Del hecho de que en condiciones de no equilibrio existan señales recorriendo todo el sistema, en el que elementos de la materia “leen”, y cuentan con algún tipo de sensibilidad. A ello se agrega todo lo concerniente a la informática y la cibernética.

La dialéctica o lógica natural, como decía Lafinur, constituye una práctica empírica fundamental y de ahí debemos partir.

El gaucho con su caballo

Para buscar un ejemplo sencillo, supongamos que un criollo está observando un caballo con ánimo, quizá, de comprarlo. Primero lo observa a bulto, y luego lo analiza detalle por detalle, para saber si es joven o viejo, veloz o lento, bueno para la silla o para tracción.

El tiene en su cabeza la imagen del caballo ideal, imagen que ha construido a lo largo de su vida y de los relatos de sus antepasados, y entonces procede a confrontar al caballo real -aquel que tiene delante de sí- con el otro imaginario.

El caballo visible es ese animal que entra por sus ojos, por su tacto. Es el caballo real quien le sirve de punto de partida para construir un silogismo, al tratar de compararlo con el caballo ideal.

Por ejemplo el criollo analiza que este caballo tiene las patas finas, y que todos los caballos que tienen las patas finas son veloces, por lo tanto, este caballo tiene que ser veloz. Pero, hombre práctico, no arriesgará un juicio definitivo hasta que lo vea correr, es decir, hasta que la práctica le indique que está en lo cierto. Por eso concuerda con aquel dicho del Martín Fierro: para conocer a un rengo, lo mejor es verlo andar.

El hombre primitivo, cuando vio al antecesor del primer caballo -más primitivo que él, por supuesto-, no exclamó ahí pasa un caballo, sino que seguramente reflejó al objeto y luego dedicaría una larga serie de representaciones para identificarlo y posteriormente una larga frase para nombrarlo. Pensaría o diría algo así como ahí va eso con cuatro patas, pelos, cola y cabeza. Al proceder a atraparlo, le habrá agregado el atributo y que sirve para comer y con cuyo cuero me abrigo.

Con el correr del tiempo el hombre tomaría todas las facetas del animal y trataría de juntarlas en una sola palabra que tuviese la virtud de reflejarlas sin necesidad de estar nombrándolas a todas ellas cada vez que lo necesitaba; de ahí surgiría el pensamiento o representación caballo, la palabra caballo, el sustantivo común caballo, el concepto caballo.

En la observación inmediata, el hombre jamás habría encontrado al caballo abstracto o ideal. Debió ver, sin duda, diferentes animales de distinta forma y color, pelaje, patas, más rápidos o más lentos, más altos o más bajos.

Al aumentar su conocimiento respecto del mundo circundante, sin duda le resultaría cada vez más difícil nombrar los bichos en forma individual, como lo pudo hacer hasta ese momento: eso con cuatro patas, crines, cola, cabeza, que come hierba, que sirve para alimentarnos y abrigarnos con el cuero...de color alazán o tobiano...más alto que otro que vi esta mañana.

Y tendría dificultades al hallar varios caballos de un mismo color o con características similares. ¿Cómo distinguir uno del otro, y cómo designar a todos los de una misma especie y género?

Debemos tener en cuenta que el mundo animal de entonces no se componía solamente de equinos, y que por tanto el hombre primitivo debía separar cuidadosamente a aquellos de los demás animales. Llegar a la palabra caballo y al concepto caballo significó un largo proceso de generalización.

Es decir, debió tener en cuenta lo singular -el caballo individual-, ir de allí a lo particular -algunos caballos- y luego a lo universal -todos los caballos-, con lo que culminaría la generalización.

Recorrió así las categorías de individuo, especie y género, para separar al caballo de los demás animales y distinguirlo entre los de otra especie y género. Y ese proceso de generalización se fue dando a través de juicios, de razonamientos, que constituyen formas de pensar en donde se enlazan y desarrollan conceptos.

Aquel largo proceso de generalización, con sus etapas intermedias, no obedeció a una invención o capricho del hombre, sino al desarrollo de leyes objetivas del conocimiento, basadas, a su vez, en la realidad. El concepto caballo no es solamente el fruto de un largo proceso de generalización, sino también el resultado de un largo proceso evolutivo.

El hombre venía observando a muchos seres, objetos y procesos distintos, con propiedades diversas y diversa naturaleza, a partir del contacto que con ellos tenía para cubrir sus necesidades o para defensa. La naturaleza y el hombre actuaron para que de los primitivos animales surgiera uno que les fuese útil en grado sumo. De la evolución, selección natural y humana surgió objetivamente el caballo y el concepto respectivo.

Por ejemplo, la distinción entre el reino animal, el vegetal y el mineral sin duda habrá sido ligada a sus urgencias vitales. Dentro del reino animal -del cual formaba parte, y continúa haciéndolo, aunque algunos lo hagamos en mayor medida que otros- encontraba las mayores acechanzas y también muchos recursos para sobrevivir.

Su subsistencia exigía distinguir entre los diversos géneros y especies -no con afán científico, precisamente- pues debía conocer cuáles eran comestibles y cuáles venenosas; cuáles más feroces, más lentas o más rápidas, domesticables o no.

En aquellos tiempos, confundir un caballo primitivo con un tigre dientes de sable hubiese constituido no solamente un error lógico, sino también patético.

Como en sus tiempos decía Juan Crisóstomo Lafinur, y del cual ya hemos hablado, el ser humano en guerra contra la naturaleza, debía procurarse un asilo contra las injurias (se refería a las necesidades, RSE): ved ahí el móvil único de sus ideas, de sus invenciones, y la causa primera de su ilustración y de su filosofía.

Como se puede ver, Lafinur colocaba a la naturaleza en primer término, y a las ideas como subsidiarias de aquélla, generadas por las necesidades del hombre.

Explicaba que en el proceso de su entendimiento debió recurrir a la confrontación, confrontación que él veía constantemente en la naturaleza.

Es decir, que él debía comparar, pongamos por caso, unos animales con otros, separar y enfrentar en su inteligencia los distintos objetos que lo rodeaban.

Su primer paso, como decía Hegel, fue superar lo concreto inmediato, determinarlo y dividirlo. Efectivamente, esa división y determinación debían surgir dentro de una relación, en unidad.

Y tal relación que unificaba y contraponía los conceptos no era sino la frase, una frase común que obedecía a una determinada forma de pensamiento donde se aseveraba o se negaba algo de algo. En el ejemplo que veíamos, decir aquel animal es un caballo constituía un juicio. Para llegar a formularlo, el hombre había partido de comparar los diversos animales, uniéndolos, para separar luego -sobre la base de sus cualidades- el concepto de caballo de todos los otros. Después, realizar la comparación cuantitativa, es decir, si uno de los animales era más alto o más bajo, más veloz o más lento que otro u otros.

La separación que operaba el hombre en su intelecto, sin embargo, constituía una separación relativa, ya que al pensar aquel animal es un caballo, procedía a unir lo particular -en este caso, el sustantivo caballo- con lo universal, es decir, con el concepto de animal. Unía lo específico con lo genérico, y de esta manera la comparación se daba en unidad de contrarios.

El hombre había reunido así en su pensamiento incipiente: todos los animales que tenían crin y cola, cuatro patas con cascos, carne comestible y cuero para abrigarse, y de todos ellos hizo un solo animal ideal.

Partió, eso sí, de la existencia de uno y otro caballo concreto -de lo singular o individual-, llegó a lo particular, donde ya comenzaba a realizar una abstracción, para finalmente arribar a lo universal, es decir, a lo abstracto por antonomasia.

No podemos saber si el proceso histórico siguió ese orden estricto, pero indudablemente sí lo hizo el proceso lógico.

El caballo que el hombre primitivo comenzó a conocer tenía un determinado color, tamaño, cualidades. El caballo en general, aquél que surgió después de observar a miles de animales con iguales o disímiles características, y por centurias, no tenía color ni tamaño, no se hallaba pastando en los prados sino que existía solamente en la cabeza del hombre.

Sin embargo, no era un invento suyo, pues el concepto caballo surgía de atributos que eran comunes a todos los animales de la misma especie y que al generalizarlos se reunían en uno solo, perdiendo entonces algunos elementos no esenciales (color, tamaño), pero ganando en el contenido esencial, ya que con un solo vocablo o concepto nombraba a millones de animales de similar característica, como lo eran los caballos que vagaban entonces por los suelos y aquellos que vagarían en los milenios venideros.

Así es como los conceptos, siendo generales, guardaban sin embargo en su interior lo singular y lo particular, constituyendo una unidad de contrarios entre lo singular y lo general.

Volviendo al tema, el concepto caballo no podía haber surgido si no existiesen los caballos singulares, inmediatos, vivos, relinchantes. Es la realidad la que suministra la base del conocimiento. Se trata del punto de partida y del de llegada, del punto permanente de referencia, y aun habría que agregar que también se trata del punto intermedio.

En la necesidad de procurarse el sustento, el abrigo, el ser humano debía penetrar inevitablemente en la realidad objetiva (en la que de hecho habita y de la cual es parte) y observar los nexos y elementos comunes de una misma naturaleza y de otras diferentes, agruparlos entre sí o dividirlos, según los casos, para luego utilizarlos o transformarlos.

Así comienza el conocer. Y, por cierto, el conocimiento no está dado de una vez y para siempre. El hecho de haber formulado el concepto caballo, por ejemplo, no significó que dicho concepto permaneciera inalterable en su contenido a través de la historia. Muy por el contrario, fue cambiando con la evolución, el desarrollo de las fuerzas productivas y el conocimiento.

La primera impresión ¿es la que vale?

Si en un principio el contenido del concepto caballo se refería a atributos más o menos externos, como la posesión de crines, cola, cabeza, cuatro patas, de ser herbívoro, posteriormente ese contenido se profundizaría o enriquecería.

Es sabida la importancia que tuvo el caballo en poder de los pueblos originarios, cuando aprendieron a domesticarlo, pues ahí se generaliza como medio de transporte, de combate y de fuerza motriz.

Ahí el contenido del concepto caballo se ha ampliado, pues ya se trata de un animal esencial para el transporte, el trabajo y la guerra.

Vale decir, que los conceptos abstractos van cambiando su contenido -o lo van profundizando- a medida que avanza el desarrollo de las fuerzas productivas y el del conocimiento, vinculado a ellas en última instancia. Tal cosa demuestra que los conceptos no son inmóviles y eternos, apartados de la realidad.

Y así, aquel concepto caballo hoy ya no posee la importancia y el contenido que tuvo en la organización nacional y ha comenzado su declinación al ser superado por otros medios de trabajo, de transporte y -lamentablemente-, de guerra.

Y ocurrirá que, como especie, solamente permanecerá por sus atributos deportivos o por preservaciones de orden ecológico. Y el concepto caballo reunirá esas cualidades actuales, con lo cual podemos ver que la realidad objetiva y las abstracciones corren por caminos, en cierto sentido, paralelos.

Refiriéndose a la evolución de las especies, Florentino Ameghino escribía en 1884 (1) que podemos no sólo reconstruir los tipos primitivos de donde derivaron las formas actualmente existentes, sino también, por medio de cálculos matemáticos, predecir el descubrimiento de nuevas formas.

Sabemos que la primera impresión recibida no constituye la verdad, pues la verdad no reside en el comienzo, sino que es un proceso que sigue al desarrollo de la propia naturaleza. La veracidad es problemática -en nuestra impresión inicial no llega ni siquiera a esto- pero esa impresión inicial es la puerta de acceso.

Y la primera impresión que el hombre tiene de una cosa no es la verdadera -por varias razones que no vamos a dilucidar ahora- y hasta el más corto ciudadano sabe que nunca hay que llevarse por primeras impresiones, o por un conocimiento superficial de la cosa.

Para explicarnos el proceso de abstracción y generalización es menester indagar en su causa real, y esa causa real no se halla en el propio pensamiento, sino más allá de lo que podría ser su límite.

De haber surgido un pensamiento en nuestra cabeza -y lo acabamos de ejemplificar someramente-, es porque tal pensamiento obedece a algo objetivo que lo motivó. No existen las ideas innatas, aunque sí una codificación genética que trasmite ideas y situaciones de generación en generación, pero que va siendo actualizada de acuerdo a una realidad contemporánea inexorable.

La raíz de la interacción del mundo exterior con lo abstracto constituye un proceso que va más allá de los propios mecanismos del humano conocimiento -naturalmente histórico-; ello sin negar la cognoscibilidad de esa raíz.

Es que la fuente de lo abstracto no se halla dentro del cerebro, ni siquiera en la propia capacidad de abstracción del ser humano, sino que constituye una parte objetiva de toda la naturaleza (sin caer por esta afirmación en el hilozoísmo).

No sólo en cuanto a reflejarse en el pensamiento humano, sino en esa acción de autoconocimiento delegada por dicha naturaleza en el homo sapiens.

Hay quienes afirman que lo abstracto es reflejo del mundo objetivo, razonamiento cierto. Pero no solamente es reflejo, sino que también -y al mismo tiempo- es parte de ese mundo.

Ocurre que el pensamiento constituye una necesidad del hombre en tanto que elemento de la naturaleza; naturaleza que se halla fuera, dentro y en el ser humano. Por tanto, el proceso de abstracción es un hecho objetivo, necesario, fundamental, de la concatenación general del mundo, de la cual el hombre participa.

Lógicamente, esa concatenación general se expresa a través de acciones particulares diversas y de la propia organización del mundo, pero no podemos ignorar que una de las más importantes acciones resulta ser el proceso de abstracción general.

Anteriormente hablábamos de la primera impresión que una persona recibe, señalando que ella aún no significa el conocimiento de la verdad. Se trata, simplemente, del inicio del camino de una verdad incierta o problemática pero que ya debe tener granos de verdad absoluta.

Para ello, la explicación de la ley de identidad concreta aplicada a los razonamientos de Marx en su Introducción General a la Economía Política de 1857-58 (2) es muy interesante pues allí dice que Das Konkrete ist konkret, weil es
die Synthese von vielen Bestimmungen und dass daher ist die Einheit des Mannigfaltigen (Lo concreto es concreto porque es la síntesis de muchas determinaciones y que, por tanto, es unidad de lo múltiple). Cabe acotar que esta definición era propia de un momento histórico en el proceso del conocimiento, una visión media –que aun cabría designar cuasi empírica- del mundo y que, como hemos señalado en muchos de nuestros trabajos, se profundizó enormemente luego de la aparición de las teorías cuánticas y otras, pero de igual manera conserva, para esa visión empírica, validez actual.

El mecanismo de la abstracción tiene infinitos peldaños temporales y espaciales y obedece a distintos grupos de leyes objetivas, las cuales son inherentes al propio desarrollo del mundo, de las que el conocimiento humano asimila sus fenómenos como así también los fundamentos de tales fenómenos, es decir, las regularidades, la concatenación y la dialéctica de los procesos. Primero copió inconscientemente -junto a los fenómenos y sus leyes- la metodología que de su desenvolvimiento se derivaba; posteriormente, procedió a estudiarla y a vertebrar inconscientemente el proceso lógico de la abstracción.

La abstracción abstracta y la abstracción concreta están mediando entre la apariencia y la esencia, lo que constituye un hecho objetivo. Y luego de la esencia está el fundamento, como razón suficiente de la propia naturaleza, una razón suficiente que tampoco es eterna ni absoluta.

Los diversos niveles de abstracción son parte fundamental del mundo y no sólo del lenguaje humano corriente o inclusive del conocimiento en sus etapas empíricas y científicas. El conocimiento en general es más amplio que la lógica y que todo el discurso humano, pues actúa objetivamente y se trata de una interacción de cada nivel entre sí y de éste a todo nivel entre los elementos del universo y del ser humano cuando éste piensa y cuando no piensa.

Ciertos vulgarizadores peroran sobre los problemas del lenguaje como aspectos insolubles para expresar los fenómenos del micromundo, porque el macromundo sería uno y el micromundo, otro, diametralmente opuesto, Desean hablar sobre la estructura de los átomos pero no pueden hablar de los átomos en el lenguaje corriente, y de ahí concluyen que lo mejor es acudir a la intuición mística, o equipararlos a la danza de los dioses.

Si bien a cada nivel estructural de la materia le son inherentes sus leyes y propiedades, que no puede reducirse a otro, no existe un macro y un micromundo en el que cada parte vaya por su lado. Ambas teorías constituyen un gran poema hecho como un cóctel explosivo de realidad y fantasía. La interacción -ha escrito Engels- es la verdadera causa finalis de las cosas. En todo caso, existen visiones, enfoques o teorías que estudian los distintos niveles de organización de la materia.

En realidad, la pluralidad de estructuras, de interconexiones y la pluralidad de niveles existentes en la naturaleza, en la sociedad y en el pensamiento no pueden ser plenamente expresados en el lenguaje corriente, pero de ahí no se sigue que dicha dificultad los torne imposibles de designar o, más grave, los haga desaparecer o haga desaparecer la objetividad con la que nos deberíamos manejar con el mundo.

Dichas pluralidades son vastísimas: siguiendo con el ejemplo del agua, que dábamos en el artículo anterior, pensamos en algo muy simple, la nucleación de una gota de agua en un vapor sobresaturado. Tenemos niveles por debajo y por encima del volumen crítico, y al tal volumen se le suele llamar dimensión embrionaria. Una gota es inestable, mientras que por encima de este volumen, aumenta y transforma el vapor en líquido. Este efecto de nucleación se da en cualquier estructura disipativa y su aparición suele atribuirse a dos efectos antagónicos. Por un lado, el mundo exterior actúa como un campo medio que tiende a amortiguar la fluctuación a través de las interacciones que se producen en los límites de la región fluctuante. En el caso de las pequeñas fluctuaciones, los efectos del contorno predominan y las fluctuaciones remiten a él. Por el otro, en las fluctuaciones a gran escala, los efectos de contorno son despreciables.

Notas:
1) Ameghino Florentino, Buenos Aires, ed. Tor, s/f. En 1884 publicó ''Filogenia'', una obra teórica en la que desarrolla su concepción evolucionista, de neto corte lamarckiano, y propicia, con intuición precursora, la fundación de una taxonomía zoológica de fundamentos matemáticos. Poco después tuvo Cátedra de Zoología de la Universidad de Córdoba.
2) Karl Marx, Introducción General a la Crítica de la Economía Política/1857, introducción de Umberto Curi, Cuadernos de Pasado y Presente, traducción de José Aricó y Jorge Tula, Córdoba, Argentina., digitalizado en Buenos Aires (Hemos elegido esta traducción que creemos es más o menos certera, para no complicar a los lectores con las versiones en alemán, que nosotros hemos consultado en su idioma original). Se trató de unos cuadernos titulados Grudrisse der kritik der politischen okonomie (rohentwurf) mejor conocidos como Grundrisse. Ver también G. Lukács, Historia y conciencia de clase. Obras completas, T. III. Ed.Grijalbo. México, D. F., 1969. Lukács redactó un nuevo prólogo, que se agrega a la edición española, firmado en Budapest, 1967.Los Gmndrisse fueron publicados inicialmente en Moscú, en 1939.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Se niegan a mirar en las oscuridades

Juan Alonso (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Salen a la calle y miran la luz del sol, las vitrinas, los autos.
Entran a sus casas y comen viendo imágenes de puntos en una pantalla.
En la noche duermen quizás porque tomaron pastillas con el vaso de agua.
Temprano se levantan y esperan la luz dulce y cálida de su estrella.
Con un círculo cierran la entrada a todo lo que pudiera debilitar su seguridad de la inseguridad que aceptan.
Se alejan molestos si oyen que se alistan armas eficaces para destruir todo el planeta, que el calor del aire arrasará las casas y campos, que las máquinas quedarán quietas sin energía y los aviones en medio del pasto en los aeródromos.
La mayoría nunca ha sabido que se puede ir atrás como los feudales para Roma. Que sería mejor una democracia griega igualitaria para ir al teatro, al baile, el canto, la gimnasia en las tardes
No quieren saber y apartan al que se los diga

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La eternidad de los parques

Paul Fortis

El niño corría en el parque y no se detenía a platicar con el viejo que todos los días sentado en un banco veía a los niños jugar en el parque.

El viejo sentado en el banco veía a los niños correr en el parque que no se detenían a platicar con nadie, jugaban, jugaban, jugaban hasta que los rayos del sol se ocultaban se iban del parque sin decir palabra.

El niño corría en el parque, el viejo dormía en el parque como si el parque lo hubiese adoptado, como si su casa fuera el mismo parque, como si el parque lo hubiese parido para que el viejo le diera cuidados.

Con el tiempo los niños crecieron y no aparecieron jamás en el parque, se fueron, se fueron sin decir palabra como si el parque y el viejo y el banco fueran la incógnita de la magra patria.

El parque y el viejo y el viejo banco se quedaron solos por tiempo sin tiempo, por tiempos ingratos y sólo la imagen del niño corriendo que no se paraba a hablar con nadie iba diluyendo el tiempo del parque.

Pasaban de prisa los hombres de saco, otros con fatigas y cuerpos armados y el viejo pensaba- quizá son los niños que ayer corrían en el viejo parque-, no se detenían a hablar con el parque. Pasaban camiones bien camuflajados con grandes cañones y hombres armados y se oían bombas y aviones volando y a veces, el parque y el viejo a solas lloraban.

El viejo y el árbol y también el banco veían figuras que se arrastraban y amaneceres y noches cambiando y aquellos hombres vistiendo oscuras fatigas, machetes y balas, noches tras noches y de madrugada se hicieron visitas perennes del parque. Qué hacían? quizá no tenían como el viejo casa; pero en los periódicos del nuevo día los muertos cubrían el césped del parque. Nadie preguntaba nada al pobre viejo, aunque el viejo sí se percataba lo que en la patria a diario pasaba.

Cuando el fuerte viento azotaba al parque, las hojas caían como alborotadas, cual nubes sin agua y el viejo hablaba, más; con quién hablaba? Si no había gente visitando el parque, parecían voces por alguien grabadas, cayendo del árbol cual herido pájaro: Di a todo mundo lo que aquí te digo, fue el enemigo quien se ensañaba, quien asesinaba, dejó nuestros cuerpos solos en el parque y así no pudimos pronunciar palabra; pero aún seguimos por siempre luchando. No hablaba el viejo, no habían palabras que decir pudieran lo que ahí pasaba…su alma lloraba.

Un niño corría de largo en el parque: mamá, -entre sollozos, el niño gritaba- ahí está un viejo dormido en el parque y tiene los ojos cubiertos de lágrimas.

Hoy he vuelto al parque, allá está el viejo sentado, el viejo y el banco, el tiempo y el viejo, la vida y el viejo, el banco, el parque y el viejo son inseparables. Viendo al pueblo herido desangrarse al alma.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Tarik Carson, un escritor de raza

Pablo Dobrinin


Tarik Carson es uno de los mejores escritores del Río de la Plata. Sin embargo, como ha publicado en editoriales pequeñas o de escaso tiraje, su obra no es tan conocida como debería serlo.

Pese a ello, ha sido elogiado por numerosos críticos y cuenta con buen número de adeptos. Es reconfortante que este escritor uruguayo sea tan querido en el exterior. Lo han premiado numerosas veces, y entonces no nos extraña cuando en revistas de ciencia ficción de Argentina los jóvenes y no tanto lo llaman cariñosamente "el maestro". Y es que Carson genera un veneno sutil que seduce y conquista. Ahora que escribo esto, me parece estar repitiendo las palabras de Lautréamont: No es bueno que todo el mundo lea las páginas que siguen; sólo algunos saborearán sin peligro ese fruto amargo. Casi siempre en el límite entre la realidad y la ficción, el autor va generando un clima opresivo que se va instalando en el lector como una enfermedad. Después que uno termina de leer un relato suyo, tiene la sensación de quedar atrapado en un silencio onírico, poblado de fantasmas.

Para Carson, lo fantástico no es nunca un mero decorado, sino una situación privilegiada donde el mundo se despoja de sus vestiduras y revela su naturaleza desaprensiva. Su arte tiene huellas de los maestros anglosajones de la ciencia ficción, pero también de Lautréamont, Cortázar, Felisberto Hernández y Roberto Arlt, con quien comparte la habilidad innata de escribir desde las entrañas y con un vigor extraordinario.

Siempre he creído que —a grandes rasgos— existen dos tipos de escritores. A nadie se le ocurriría pensar que se encuentran en estado puro, sin embargo, esta distinción suele ser bastante ilustrativa. Por un lado tendríamos a los "escritores profesionales" y por el otro a los "artistas". Los primeros se concentran en su obra (una novela, por ejemplo), piensan al escribir en un mercado, utilizan un tipo de escritura llana que se aproxima al español de traducción y a lo que se suele inculcar en los talleres literarios, y si tienen fortuna pueden acceder a una condición que les permita vivir de su literatura. Los segundos se concentran en sí mismos, hacer una "obra" equivale a recorrer un paisaje interior. Esto los lleva a repetir sus obsesiones, bajo diferentes formas pero con similar fondo. El continuo bucear dentro de sí mismos los hace desarrollar una escritura más personal, con una carga importante de dolor o rebeldía. Escribir no es un trabajo sino una necesidad. El triunfo difícilmente los catapulte a ser el best seller del mes o del año. Para ellos existe un triunfo más importante y más noble: el eterno reconocimiento de aquellos lectores que han sido "iniciados" en la buena literatura. Naturalmente Carson pertenece a este grupo.

Su tema es el ser humano, pero siempre partiendo de él mismo. Confiesa sentirse identificado con sus personajes perdedores, pero no se limita a un trabajo de introspección. A la obra de arte, como a la muerte, explica el autor, se la debe enfrentar solo. Pero tratando de que a uno se le agudicen los sentidos, para que pueda percibir y sopesar el universo que le rodea. El mundo que nos describe es violento y degradante, y los hombres no pueden o no quieren hacer nada para cambiarlo.
Un riverense buscando oportunidades

Tarik Carson da Silva nació el 23 de agosto de 1946 en la ciudad de Rivera. Conoció muy poco a su padre, que reside en Brasil, y fue criado primero por su abuela y luego por su madre. En 1963, ella huyó a Montevideo de un matrimonio desde el principio destruido, y lo llevó a estudiar y a ver si iniciaban una vida algo mejor. Buscaban "oportunidades".

Vivían en una piecita frente al Parque Central, a unas cuadras del club Nacional de Fútbol y de 8 de Octubre. Mientras ella trabajaba en una fábrica, él estudiaba educación física, carrera que debió abandonar dos años después por razones económicas. En Montevideo, fue aprendiz de carpintero, oficinista, cajero. Todavía cree que el peor error de su vida fue haber un dejado el empleo que tenía en una oficina de seguros de enfermedad, "porque hoy", señala, "estaría jubilado con un buen sueldo, pudiendo hacer lo que quisiera con mi tiempo". Tener tiempo para crear siempre fue para él una obsesión, como para todos los artistas que provienen de una familia humilde. Si bien una vida de sacrificios ayuda a templar el espíritu de un escritor, también es cierto que le restan posibilidades de dedicarse a su obra.

Durante esos años estudió en horarios nocturnos: inglés, psicología y literatura en la Facultad de Humanidades, y dibujo y pintura en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Aunque nunca terminó ninguna carrera, todo esto dejó en él un sedimento cultural que más tarde sería aprovechado en beneficio de su arte.
Un escritor de raza

En 1965, empezó a escribir novelas y fundamentalmente cuentos. Los reconocimientos no tardaron en llegar. En 1968, obtuvo premios literarios en los concursos de la Feria Nacional de Libros y Grabados de Montevideo, y, en 1969, la Revista Brecha le otorgó un primer premio por un relato que estaba destinado a darle un dolor de cabeza: "Por la patria".

En 1970, co-fundó y editó la Revista Universo con un grupo de jóvenes escritores y pintores. Aunque la publicación no pasó de los tres números —vieja costumbre de las revistas nacionales— en ella Carson se destacó como una de las figuras más prominentes. Incluso, como años después lo recordaría "Marlow & co" en una nota de El Popular, alguno comentaría que lo mejor de ella era ese "gringo" que escribía esas "cosas terribles". Lo curioso es que ese escritor, de nombre tan atípico que hacía pensar a algunos que no era uruguayo, tuviese una voz tan personal y contundente siendo sólo un muchacho de veinticuatro años.

Cuando, en 1973, la editorial Géminis le publicó un volumen de cuentos, El Hombre olvidado, ya se hizo más que evidente que estábamos frente a uno de los llamados "escritores de raza".

En este libro, Carson hace un soberbio trabajo de demolición. Nada parece escapar a su visión irónica y mordaz: la política, el totalitarismo, la tortura, el progreso, el fanatismo, la historia, y hasta la ciencia que avanza con botas de ogro. Todo lo que sea necesario para demostrar que el ser humano es la peor de las bestias es volcado en estas páginas. Al leer alguno de los cuentos, como en el que da nombre al libro, sentimos que deberíamos remitirnos a Sade o a Lautréamont para encontrar en las letras una expresión de semejante violencia.

El volumen incluye, entre muchas joyitas, Por la patria, el polémico relato ganador del premio de Brecha. En este cuento tempranero (1968), Carson plasma algunos de sus rasgos esenciales, como la crueldad, el desamor y el desprecio entre las clases sociales. Lo que luego le traería severas críticas es un fragmento en el que un ladrón —con aspiraciones a político— se lleva una "sierva" de Pocitos a un comité, y mantiene con ella relaciones sexuales, utilizando como colchón las banderas de la patria.

Si bien, la crítica le señaló algunos defectos o imperfecciones formales, más que comprensibles en una obra primeriza, no por eso dejó de destacar sus logros. Ante todo, su condición de escritor nato, como apuntó Gustavo Seija en las páginas de El País.
Dictaduras rioplatenses

Sin embargo, como advertirá el lector, un libro de ese calibre, editado en aquel período histórico del país, no podía considerarse menos que "políticamente incorrecto".

Carson recuerda que, ya en plena dictadura, "en un diario muy leído" salió un comentario breve que atacaba duramente a "El Hombre Olvidado". Un "crítico" que firmaba con seudónimo, apuntaba que el volumen contenía un cuento ("Por la Patria") que se escarnecía sobre los símbolos patrios. Y sugería que el autor debería ir preso. En ese ambiente cargado de terrores y sospechas, el libro fue prontamente retirado de las librerías.

A pesar de que las circunstancias no eran las propicias, en 1975, se reunió con un grupo de amigos para editar una revista de arte, plástica y literatura que se iba a llamar Palabra. Era un proyecto importante, en un momento en que todo estaba congelado por el miedo, pero alguien del ambiente delató que en ella había nombres de comunistas y nunca llegó a salir. El director Ariel Méndez fue detenido y el propio Tarik Carson debió soportar un allanamiento en su domicilio particular.

Al año siguiente, emigró a Buenos Aires. Quería escapar de la situación política y pensaba que en el país vecino podría tener posibilidades de ganar dinero, obtener más tiempo para el ocio y poder así desarrollarse como escritor. Pero tuvo tanta mala suerte que llegó justo cuando la dictadura argentina acababa de instalarse.

Los tres primeros meses, trabajó al frente de una fiambrería. Luego su hermano lo inició en el oficio de la orfebrería, actividad que todavía mantiene. En Buenos Aires, volvió a padecer un nuevo allanamiento. Aunque había traído algunos libros del Che y otros libros de política que podían involucrarlo, tuvo la presteza de deshacerse de ellos a tiempo y la policía sólo encontró un montón de libros de ajedrez y otros de budismo.

Al principio, Carson tenía simpatías por la izquierda, pero jamás se afilió, ni estuvo en la lista de ningún partido. Él cree que probablemente por eso se salvó. Con el correr de los años, llegó a la conclusión de que todos los partidos "están hechos del mismo barro", y que los mejores sistemas políticos son aquellos, no importa la nomenclatura, donde no hay espacio para la corrupción, y cada uno tiene posibilidades en función de sus talentos.

El reconocimiento de la crítica

Una prueba de que las cosas no fueron tan sencillas como esperaba es que hasta 1980 no volvió a escribir. Comenzó luego a publicar en revistas y antologías rioplatenses. En 1985, ganó un premio de Editorial Banda Oriental-Olivetti, y al año siguiente la editorial Monte Sexto le publicó El corazón reversible, un volumen de cuentos que merece ser considerado un hito en las letras rioplatenses. Se lo advierte aquí más maduro y con un mayor dominio del lenguaje. En términos generales la brutalidad y la sátira han dado paso al misterio y la alegoría. Trabaja excelentemente bien los aspectos psicológicos en La muerte de los reflejos insoportables y los simbólicos en El corazón Reversible. Pero particularmente sobresalen dos cuentos que toman al artista como tema. En Un sueño viejo y oculto, el autor nos muestra a un ser que ha desarrollado una extraordinaria sensibilidad artística, y que por eso mismo tiene dificultades para hacerse comprender por la gente corriente. La incomunicación incluso es a veces patente al nivel de las frases, con alteraciones sintácticas del tipo: "La necesidad de". "...a veces la forma de la expresión sale de lo común y la gente no". "Percepciones Extrañas" es probablemente el mejor y más cautivante relato escrito sobre el mundo del arte, y sin dudas uno de los mejores del propio Carson. La singularidad del artista, su vida a menudo lastimera, la incomprensión, el anhelo de trascender el mundo de los vivos; todo parece concentrarse allí de manera maravillosa. Y lo mejor, es que más allá de todo lo que se dice sobre las obras y los artistas, el autor ha sabido transmitir la necesidad de preservar el misterio de la creación. Con esta colección de relatos la crítica no tuvo más remedio que reconocer el trascendente aporte de Carson, y a partir de aquí conquistó un sitial de privilegio en el que se mantiene por derecho propio. Por ejemplo, Alejandro Paternain (en Aquí) se refirió a un narrador con voz propia, que parece no deberle nada a nadie y calificó los cuentos como textos ácidos, desengañados y valiosos. Claudio Barbeito, en la revista Cuásar, reconoció su estilo personal, lo calificó como uno de los mejores escritores fantásticos y de terror de estos pagos, y señaló que estábamos frente a una colección de relatos de una calidad difícil de alcanzar en la literatura latinoamericana de estos años, si exceptuamos a los pocos grandes que quedan vivos. Con El corazón reversible, Carson efectivamente se consolida como narrador, al tiempo que comienza a cosechar críticas entusiastas, no solo en el Río de la Plata, sino también en EE UU.

Aunque su fuerte son los cuentos, también escribió excelentes novelas. La primera de ellas, Una pequeña soledad (1986) aborda el aislamiento y los deseos de ganar prestigio social desde una perspectiva satírica. En 1989, ganó el Premio Más Allá, que se otorgaba anualmente en Buenos Aires, a la mejor obra de ciencia ficción, por su novela corta El Estado Superior de la Materia (que luego rebautizaría como Ganadores). Este mismo premio lo volvió a obtener dos veces más en años posteriores por los cuentos largos La Garra Perpetua y La Perfección del Anzuelo. Luego, en 1995, obtuvo con Océanos de Néctar (otra obra de c.f.) el segundo premio en el Concurso Latinoamericano de Novela Onetti-Rulfo.

Desde el primer relato publicado en libro (Ogedinrof, en El Hombre Olvidado), la ciencia ficción de este autor riverense ha mantenido una constante. Más que preocuparse de inventos o tecnologías futuras, busca ser una ácida crítica de la condición humana. La palabra progreso es casi siempre una burla en sus labios. Aunque la dictadura puede haber dejado su huella en el planteo de sociedades opresivas o en la figura de un personaje como el torturador, el autor se ocupa de señalar (en Ganadores) lo fundamental de su planteo. No importa que antes haya habido un gobierno de emergencia nacional, y ahora estén los hombres de empresa y sus banderas de libertad...Todos nuestros problemas surgen por esta condición humana.

Ya hace años que Tarik Carson no escribe, aunque no es de extrañar que dos por tres aparezca un cuento suyo en alguna revista argentina, ya que todavía conserva varios y muy buenos relatos inéditos. Continúa ganándose la vida con la orfebrería, y los fines de semana se dedica a pintar. Según él, allí todavía es posible encontrar la belleza.
Los Libros de Tarik Carson

El Hombre Olvidado, cuentos (Ed. Géminis, Montevideo, 1973)

El Corazón Reversible, cuentos (Ed. Monte Sexto, Montevideo, 1986)

Una Pequeña Soledad, novela (Ed. Filofalsía, Buenos Aires, 1986)

Ganadores, novela (Ed. Proyección, Montevideo, 1991)

Océanos de Néctar, novela (Ed. Electrónica Axxón, Buenos Aires, 1992)

Además ha publicado cerca de cuarenta cuentos en revistas, diarios y antologías en Francia, España, EE.UU., México, Uruguay y Argentina.)…”

“Y al final una luz... Tarik Carson y la Pintura


Tarik Carson es un escritor notable, pero en cierto sentido es mucho más que eso, es un artista. Para él, la literatura es un vehículo para la expansión del yo —como decían los surrealistas— pero ciertamente no el único. Ante la imposibilidad de vivir de la literatura, algo que tuvo en claro desde muy temprano, debió ganarse la vida con distintas profesiones. Una de ellas fue la orfebrería, que es aún hoy lo que le sigue dando el sustento. Con ella, al igual que con sus relatos y novelas, también obtuvo premios. Pero no se acaban aquí los reconocimientos de que fue objeto, sino que en los últimos años se ha dedicado a la pintura, y nuevamente cosechó premios. Pienso que si se hubiese propuesto ser músico, también habría sido apreciado. Él es primero un artista y luego cualquier otra cosa.

Cuando me enteré de que pintaba, pensé sería algo así como la representación visual de su literatura, pero me equivoqué. Si uno considera la obra literaria de Carson podría llegar a afirmar que se trata de un gran fresco expresionista, en cambio, su pintura se inscribe dentro del surrealismo, con influencias sobre todo de Miró y Tanguy. Huxley diría que Carson redescubre los colores "surreales" de los sueños, y Breton seguramente afirmaría que él efectivamente "vio".

Tarik Carson encara el acto de pintar como un hobby, en el sentido de que no lo hace para ganar dinero sino para "distraerse". Esa distracción no quiere decir que no le dé importancia a lo que hace, sino más bien que a él le sirve para relajarse. Observando sus cuadros, uno siente la felicidad del pintor cuando los creó. Se abandona a la pintura como a un sueño. Los colores y las formas surgen con libertad absoluta para expresar su voluntad más íntima. En ocasiones, los personajes se ven pequeños en los oníricos escenarios. La realidad, inabarcable, satiriza las pequeñas vidas de los hombres. Una estética naif disuelve los terrores. Otras veces, en una paradójica naturaleza muerta que rebosa de vida, una suprarealidad se hace presente y palpita en los colores espectrales. Y como si bastase algo para mostrar el gran cambio que se ha operado en Carson, en un gran acto de desprendimiento, abandona las formas, crea otras nuevas, y abre colores siderales en la noche del espíritu…

FUENTE: http://axxon.com.ar/rev/174/c-174ensayo1.htm

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.