jueves, 15 de diciembre de 2011

Entrevista al cantante de Hiphop boricua Luis Díaz: “La CELAC reconoce a Chávez como un líder de la región”

Indira Carpio Olivo - Ernesto J. Navarro

Viernes 2 de diciembre de 2011. 6:15 PM. Levantamos las artesanías manuales y nos fuimos hasta la Plaza de los museos, en Bellas Artes, Caracas para “parchar” (1) con las palabras. Allí se celebraba el octavo aniversario del colectivo Hip-Hop Revolución en el que uno de los participantes internacionales fue Luis Díaz A.K.A (MC), de Intifada junto a su compañero Yallzee (DJ). Conversamos con el reconocido rapero puertorriqueño, mientras a la vuelta de la esquina, 33 presidentes se reunían para dar nacimiento a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Testigo de nuestra conversa fue el músico venezolano Beni Márquez.

Luis, aparte de ser inspiración para cantantes tan populares como René de Calle 13, es profesor de historia en una secundaria de la isla y no le importa tirarse en unas escaleras mojadas, por el diluvio caraqueño, para hablarnos sobre política y cultura, dos tópicos cada vez más inseparables en los tiempos que corren. Hablando de correr, la canción ALBA de su nuevo disco Intifada III, multiplica los caballos de fuerza y se pasea por la realidad política latinoamericana. “Me huele azufre, por aquí estuvo el diablo”, dice el estribillo. El tema toca muy especialmente a la política venezolana y se atreve a dar consejos a Hugo Chávez, o por lo menos eso deducimos.

“Estoy a sus servicios, vengo del extranjero, le traigo este mensaje de mi general Valero. Usted comanda la esperanza de este sueño, cuente conmigo al deshacerse de los dueños. Cuídese mucho que no lo van a entender. Cuidado mi pana con Páez y Santander, de esa muralla que hay entre el pueblo y usted, de esos burócratas que no le dejan ver. Van a joder este proyecto de hermandad, de Miraflores y de la comunidad...” (2)

Parte del sueño del que habla Luis se hacía tangible al mismo tiempo que conversábamos... aunque Puerto Rico sea el gran ausente de la CELAC y esté más próximo a ser la estrella número 51 de la bandera de Estados Unidos.

-La creación de la CELAC pone sobre la mesa la situación puertorriqueña de coloniaje. En su opinión ¿Qué puede hacer este organismo por Puerto Rico?

LD: El caso de Puerto Rico está en el comité de descolonización de la Organización de Naciones Unidas desde hace tiempo. Entre los casos que maneja este comité, Puerto Rico es el más grave por la cantidad de población, por lo que representa la isla a nivel histórico, por la región en la que se encuentra.
Por la naturaleza del gobierno de Puerto Rico, totalmente clientelista de Estados Unidos. Al ser una colonia de USA no cabe en la cumbre que se lleva a cabo. Eso se entiende.

-¿Qué piensa sobre la conformación de la CELAC?

LD: Lo positivo de esta iniciativa es que incluye a toda la región, incluso a las repúblicas del Caribe. El Caribe completo debe descolonizarse.
Sin embargo, existe la voluntad de algunos pueblos como los de las colonias francesas y holandesas que decidieron seguir dependiendo de la metrópoli.
Como yo lo entiendo, hay que salir del colonialismo para logar una verdadera cohesión.
La CELAC de alguna manera reconoce la figura de Chávez como un líder de la región. Reconoce que tiene fuerza.
Siempre ha habido cierta caricaturización de Chávez, porque él es una persona diferente, en término de su trato y de su forma de ser y de expresarse. Pero estamos hablando de un proceso nada chistoso; estamos hablando de que se ve el trabajo, así que me sorprendió. Esto había que hacerlo desde el principio, desde el Congreso de Panamá en 1826.

-¿Como artista cuál es tu visión de los procesos políticos que adelanta América Latina en países como Ecuador, Bolivia y en la propia Venezuela?

LD: Yo como artista no puedo desligarme del revolucionario. Entonces, yo soy un revolucionario independientemente de lo que sea.
Estos procesos son importantes. Me preocupa un poco que las personas que tienen el poder mediático corran campañas electoreras en un proceso revolucionario y de alguna manera derrumben lo construido. Eso me preocupa, porque yo no creo en esa fórmula del socialismo desde arriba.
Uno de los problemas que hay en Venezuela, por ejemplo, es que en los sectores populares se nota el apoyo al gobierno, pero en el medio hay sectores que no deben estar. Son gente que hubiera estado en el poder con o sin Chávez. Son gente que se pone la camisita roja y ya.
Lo que si debe existir es un puente entre Miraflores y el pueblo, directamente.

-¿Cuál es su impresión sobre los colectivos sociales y culturales con los que te has relacionado en tu visita a Caracas?

LD: He ido a 3 barrios, al 23 de enero, a San Agustín y a La Pastora, pero todavía me falta mucho. Yo creo que seguiré viniendo acá, siempre. El colectivo Hip-hop Revolución es con quien he trabajado desde el principio, son mi contacto principal, es donde están mis amigos.
Yo creo que tengo más amigos en Caracas que en Puerto Rico.
Lo que ocurre es que uno tiene que vivir el proceso para poder opinar sobre él. Pero me sorprende la capacidad organizativa de las comunidades para ocupar edificios, por ejemplo, estructuras que estaban en desuso o estaban siendo usadas inadecuadamente.
Me impresiona el poder de la comunidad. Además hay una apertura para que eso ocurra. Cosa que en Puerto Rico no se da. Yo vivo esa realidad y por más que visite, busque y participe del proceso venezolano, no lo puedo entender completamente. Eso sí, yo lo apoyo incondicionalmente.

-¿Debe un artista participar en un proceso político revolucionario?

LD: Si es una persona que se respeta a sí misma, si; más allá de sus expectativas de fama y fortuna y de cosas que vienen con el arte. Pero el arte no está hecho para eso, el arte está hecho para comunicar con cierta belleza.
Desde ayer he visto en Caracas como 15 tarimas. Hay arte por todos lados. Eso en Puerto Rico no se ve, siendo una isla tan musical.
Hay artistas que han tenido la valentía de olvidar su posición y sacrificar un poco esa seguridad que les da el silencio. Éste es el caso de René de Calle 13 demuestra que no necesariamente es negativo hacer afirmaciones revolucionarias. Todo lo contrario. Cada vez que hace una expresión de esta naturaleza lo que ocurre es que llama más la atención y logra más apoyo de la gente.
Eso se puede y debe hacerse. Si una persona se respeta a sí mismo tiene que trabajar para su gente.

-¿Y una artista que trabaja para una discográfica gringa puede darse el lujo de hacer esas afirmaciones?

LD: No podría hablar por René.

-Pero, ¿Cuál es la opinión de Luis Díaz al respecto?

LD: No quiero hablar de René. Es mi amigo.

-En tu opinión ¿Esos espacios como el Grammy usan a los artistas, o los artistas pueden valerse de esos espacios para expresar esas ideas revolucionarias?

LD: Seguro. Pero ha costado trabajo. Por ejemplo, yo estaba viendo que hace 20 años cuando empiezan a dar los premios de rap, eran premios de mentira. Bueno todavía son premios de mentira. Pero por ejemplo, Public enemy debió haberse ganado 3 grammy corrido, pero se lo ganó Will Smith.
Ha habido gente que se ha sacrificado para abrir los espacios a los que vienen después. Y si esa gente si se respeta a sí mismo, repito, debe agradecer lo que otra gente ha hecho por ellos.
El hecho de que el rap sea tan influyente tiene que ver con sus precursores.
Pero los grammy no hacen más ni menos a Public enemy, por ejemplo. Eso es una cuestión comercial. Si viene bien, sino no importa. Uno está haciendo arte para crear.

-¿Qué le parecen aquellas personas que hacen rap sin comprometerse?

LD: Yo no exijo a quienes hacen música a mi lado que sean revolucionarios, les exijo que se comprometan a llevar la imaginación humana a fronteras más allá de lo evidente. Eso debe ser el arte.
En Latinoamérica, particularmente, el Hiphop es más contestatario y a mí me enorgullece pertenecer a la región con esa naturaleza. El rap chileno, venezolano, colombiano, cubano, mexicano, incluso la comunidad hispanoparlantes en EEUU tiene grupos que rapean en español y se adscriben a nuestro tipo de mensaje, de discurso.

-¿Por qué escoger el nombre de Intifada?

LD: Se utiliza el Islam como chivo expiatorio para obtener lo que realmente están buscando en esas tierras. Escogí el caso palestino porque entiendo que es el más dramático, el caso de una gente que está peleando contra la pared y que llevan años en esa batalla.
Más allá de eso la Intifada representa no solamente una sacudida, sino una rebelión, una puesta en marcha de un movimiento que todavía sigue desde los años '80. Además los que iniciaron esa rebelión fueron jóvenes.
Me quería identificar con todos esos elementos porque mi música viene de un país colonizado, es de gente pobre, es rebelde, es una expresión que se asocia con lo juvenil aunque sea para todo el mundo.

-¿Qué podemos hacer para lograr la unidad latinoamericana?

LD: En América entera sabemos muy poco del Caribe, sabemos muy poco de nuestra historia y ese es un trabajo que tenemos que hacer para acabar con el coloniaje cultural.
Necesitamos una solidaridad regional para poder deshacernos de la idea de ser muy pequeños y de depender de otros para ser libres. Nosotros NO necesitamos a los imperios. Nos necesitamos a nosotros mismos.

-¿Tienes algo más que agregar?

LD: Si ¡VIVA PUERTO RICO LIBRE!

Nota de los autores: Estamos convencidos de que la crítica y la autocrítica son necesarias para el avance de la revolución. Con ese espíritu está hecho este trabajo periodístico. NO AUTORIZAMOS A NINGÚN MEDIO DE COMUNICACIÓN PRIVADO, BURGUÉS, CAPITALISTA, DE DERECHA, A REPRODUCIR ESTA INFORMACIÓN, NI TOTAL NI PARCIALMENTE.

*) Periodistas intragables

Para ampliar informaciones

1. Parchar: en lenguaje de los artesanos venezolanos, parar en un sitio, exhibir y vender los trabajos manuales.
2. Más sobre el nuevo disco en: http://www.intifadapr.com/Discografia

Foto: Luis Díaz (MC) Intifada

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

De aquellos huevos nacieron los esbirros

Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Golpea el mar el casco del navío
que me aleja de ti patria adorada.
Es medianoche; el cielo está sombrío;
negra la inmensidad alborotada…

Julio Flores

Dicen los ancianos, campesinos sabios que andan por la vida taloneando historia para mantenerla galopando, que en un lugar lejano donde no entra la mirada humana, el horizonte se junta con el cielo formando un pliegue. Dicen que es allí donde anida el amor y adonde van a llorar las patrias, en secreto, cuando son ultrajadas. Cuando el dolor de sus hijos se vuelve constante y la intolerancia se enquista generando ambientes de rencor e injuria.

Cuando la congoja se convierte en úlcera y la injusticia hace su nido desoyendo prédicas, fragmentando auroras, despellejando recuerdos que se niegan al repliegue.

Las patrias, por tener instinto de madre potenciado, sienten que todos sus hijos son maravillosos y los que no lo parecen tanto, es porque erraron el camino como si se hubieran soltado de sus manos a destiempo. O mejor dicho, porque se los arrancaron.

En la casi penumbra de una tarde que daba la bienvenida al trote apresurado de la noche, antes de resbalar por la pendiente de la sierra, una mujer morena de ojos hermosos, de mirada tan tierna como canción de cuna de una abuela, se acurrucó en el tronco de una palma de cera, su árbol preferido. A sus pies plegó sus alas un cóndor andino mientras la brisa se iba enfriando de a poco.

Dicen los ancianos que esa mujer, igual que sus hermanas, nunca está sola, que la tristeza acompaña cada uno de sus pasos cuando anda hurgueteado el arcón de los recuerdos, sin embargo, su sonrisa es como una luz de esperanza que no han podido asesinar. Eso es más visible cuando las orquídeas estallan de color tratando de neutralizar ¡como si pudieran! otros estallidos que sacuden la tierra y la parten en mil pedazos y la dejan salpicada de trozos de vida que vuelan hacia otros rumbos donde no existe sendero de regreso.

El rostro de esa mujer está lleno de cicatrices igual que todo su cuerpo. Las heridas no lograron opacar su belleza así como tampoco apagaron el brillo de esos ojos tan negros en los cuales, el dolor, pareció encontrar refugio para siempre. Mantiene una relación estrecha con sus hermanas, el viento es cómplice para que sus voces trasciendan los límites que algunos hombres impusieron con la pretensión de mantenerlas separadas. Como cuando produjeron la ablación que a una, la convirtió en tres.

Uno de los dolores más grandes que ella siente es a causa de las diferencias que mantienen sus hijos, discrepancias que datan de mucho tiempo atrás, que jamás lograron conciliar y que cada día se torna más evidente.

Incentivando esa disgregación, la hermana también hermosa, la de los ojos que parecen pedacitos de color arrancados al cielo, la que pasa sus días en su búnker de acero, hierro y concreto, hace esfuerzos increíbles y no cesa en esa tarea macabra, despedazadora, espeluznante.

Cuenta con la amistad interesada de otra mujer. Una que pasa la vida merodeando alrededor de un muro donde todos se desgarran en lamentos personales, en un turismo ombliguista, desde donde son exportados más lamentos.

La mujer, esa tarde casi devenida en noche, alisó con sus manos la túnica que vestía y en la que unos micos graciosos trataban de enredarse para hacerla sonreír.

¡Tan bella es cuando sus dientes asoman por esa boca de cuyos labios tibios mana el amor que mima a la vida!

La vida… Hablar de eso, allí, parece casi una incongruencia, su antítesis irguió su culto en una catedral de infamia programada.

Ciñó su cintura fina con una faja formada por tres franjas, una más ancha de color amarillo como el sol. La otra, azul, donde quedó atrapado el tono del cielo y de los mares, la tercera, roja. En esa banda ella guarda la sangre de los hijos que la defendieron de agresiones sin lograrlo del todo, hasta el momento.

En el hombro izquierdo lleva un escudo donde quedó grabada la memoria y que brilla dándole más imponencia a su figura de madraza brava incorruptible.

Una bandada de colibríes multicolores entrelazó sus cabellos renegridos formando dos trenzas, las que deslizándose sobre su espalda morena, fueron uniendo sus puntas formando la imagen de un corazón de azabache y terciopelo.

Rodearon su cabeza con una corona de orquídeas y flores silvestres, esas que nacen libres, que no necesitan cuidados especiales y se reproducen entre la calidez de la hierba, cerrando sus pétalos cuando el sol se desplaza hacia su covacha en el horizonte enlomado. Flores que perviven pese a las bocanadas de nubes que salen de las panzas de los helicópteros degenerando todo.

Pese al agente naranja y al glifosato.

Pese a las ráfagas de M61 que desangran la naturaleza dejando nuevas heridas en el rostro y en el alma de la Patria.

Ella mira los picos de las montañas y de sus ojos parecen escapar signos de interrogación, como si le preguntara al aire por qué causa cuesta tanto lograr que sus hijos dispersos vuelvan a unirse.

Por qué tantos tuvieron que dejar su paisaje como postal estampada en el centro de los sentidos para ir a buscar refugio atravesando mares, tratando de alcanzar otra luz para protegerse de ese odio ancestral casi santificado, bendecido por el silencio y el olvido.

Bendecido por la insensibilidad de alguna iglesia donde un demonio travestido desalojó a algún dios que andaba distraído.

Esa noche, como todas, volvería su sueño recurrente. Sentiría nuevamente la risa de Jairo, de Juan, de Luz, de Yamile, de Mónica y de Enrique, de Iván y de Jorge Eliécer, de Manuel y de Raúl.

De muchas Juana y montones de José.

Sentiría las voces rebotando contra los bananares saludándola antes de partir hacia sus trabajos o escuelas como hacían cada mañana hasta ser devorados por el tiempo, la distancia y la irracionalidad.

Sentiría la risa de los niños e imaginaría la de los que nacieron lejos, aunque ella conocía muy bien sus rostros sin haberlos visto nunca, porque las caras del desarraigo forzado, del transplante sin consenso previo, tienen los mismos rasgos deschavantes calcados en los poros.

Rasgos de adioses indefinidos que sepultan al abrazo y a las caricias.

Dicen los viejos del pueblo que ella nunca duerme pero sueña, que pasa las horas un poco acá, otro poco más allá. Dicen que sus ojos son tan poderosos que pueden ver tanto de día como de noche lo que ocurre en el norte y en el sur. Que no la mojan las lluvias ni la oscurece la noche. Que no la pudo matar el dolor por más fuerza que hiciera por lograrlo. Igualito que sus hermanas.

Dicen también que ella cambia sus gestos en el momento del recuerdo al que le dedica las últimas horas de los días, cuando el águila cierra sus ojos y al silencio lo rompen estampidos a lo lejos.

En su reminiscencia, la nostalgia se centra en el momento cuando su hermana envió a la serpiente a recorrer su cuerpo dejando huevos que cuando rompieron, dieron luz a espantos que se multiplicaron. Los bananos también allí fueron el tesoro codiciado que el reptil comenzó a arrancar para llevarlos, por la fuerza, hacia el coloso que se yergue a miles de kilómetros.

Historia repetitiva cargada de tristezas que hace falta mantener en movimiento para que nunca se olvide.

Chiquita nunca anduvo sola, escuadrones militares vigilaban que ella pudiera desplazarse a lo largo y ancho del territorio, como dueña impuesta a fuerza de balacera. Bastaba que alguien osara detener su paso enajenado para que ellos actuaran como marionetas irracionales, como lacayos despersonalizados que sólo saben cumplir órdenes inconscientes que también afectarían a ellos mismos y a sus familias.

¡Es que la baba de Chiquita se fue enroscando en la chatura de sus cerebros con precio donde pocas funciones se desarrollaron! Donde prevaleció el dinero y la ignorancia.

La primera tarea de la bestia fue la de desovar por entre las matas y los caminos para que de cada huevo fueran naciendo sicarios, asesinos a sueldo capaces de matar hasta los sueños. Esbirros de carne descompuesta.

La mujer recordaba aquella entrada sin esfuerzo que con el tiempo iría rasgando su túnica, desovillando terrores, acumulando pilas de desperdicios en que se convirtieron algunas almas. Demasiadas, muchas más de las que cualquiera hubiera podido imaginar o soportar.

Cuentan los viejos sabios que los hijos de la mujer que trataron de parar el paso de la serpiente, fueron devorados uno a uno. Que los productos del desove se reproducían constantemente, pero dicen también que hasta el momento no han podido cumplir todos sus deseos porque la esperanza se escondió, una tarde, en esa túnica que parece de nube, en el regazo tibio de la mujer morena.

Se escondió una tarde en la que ella se refugió en un ese lugar lejano donde no alcanza la mirada humana, donde el horizonte se junta con el cielo formando un pliegue donde anida el amor y adonde van a llorar las patrias cuando son ultrajadas. La esperanza no quiso abandonarla, se sintió tan protegida en su seno que nunca cedió el lugar perfumado por la brisa fresca del lugar.

Chiquita y su madre que hasta hoy observa todo desde la estatua, crearon ejércitos legales y otros que no lo fueron, aunque ambos actuaron siempre en concordancia, unos haciendo el trabajo desde una supuesta legalidad, mientras los otros eran entrenados por hombres que trasladaron los lamentos, contaron para la tarea sucia con el aporte monetario, ideológico, geopolítico, de la mujer desde el coloso donde la basura cae como si fuera un manto dantesco empuntillado de perversión y voracidad.

Dicen que todavía lo sigue haciendo, porque si bien Chiquita parece que se replegó, en realidad lo que hizo fue abrir paso a otras sombras apocalípticas. Fue limpiando el terreno, de respuestas nobles, para que otros huevos tan perversos como los que dejara, fueran abriéndose convertidos en génesis de los mercenarios.

Décadas de congoja vive hasta el momento esa mujer bellísima pese a tantas cicatrices.

Décadas de andar de un lado a otro sorteando cuerpos inertes.

Décadas de sentir gemidos de dolor, ayes sofocados en pozos comunes de tierra apuñalada que las huestes del crimen organizado cavan con impunidad por la túnica de la mujer.

Décadas de muerte, décadas de lucha, décadas de siembra de viudas y de huérfanos.

De lágrimas que brotan dejando ríos de sal sobre las mejillas de las hijas e hijos que no quisieron convertir al espanto en una amigo inseparable.

Dicen los mismos viejos que entraron por las puertas de la historia, que ven a la mujer sonriendo con la mirada en la selva. Que su ilusión quedó prendida entre el ramaje verde donde duendes de paz van labrando un camino muchas veces teñido de rojo sangre.

Dicen que esos duendes son los hijos preferidos de esa mujer hermosa, por eso son tan odiados por la otra, la entrometida, la que cuando ve felicidad aplica su veneno porque no sabe compartir dentro de su propio infierno escabullido en su sangre.

Está tan contaminada que su cercanía produce asco en aquellos que pasan cerca y hasta en los que se refugian en ella tratando de encontrar el sueño de las maravillas, que hasta el momento, nadie sabe muy bien donde se esconde.

En que recoveco inmundo de su vestido, escondido bajo cual de las estrellas que aprietan su cintura, inertes, sin vida, sin brillo, porque las instaló la fuerza cuando las arrancaron del sitio donde debían permanecer si esa mujer no hubiera sido tan abominable hasta para con los suyos.

La mujer morena acomoda tiernamente la corona de orquídeas que los picaflores tejieron antes de colocarla sobre su cabeza negra como la noche, sabe que los bananos fueron su desgracia. Pero sabe también que parió hijos e hijas capaces de dar su vida por ella, por su memoria y ese es el orgullo que aún la mantiene viva.

Dicen los viejos que hace poco tiempo, la mujer repugnante, la que convirtió su alma en concreto, la que no entiende de amor ni de respeto, clavó siete dagas sobre la falda espumosa de su hermana morena.

En cada daga dejó el germen de los cerebros corrompidos, hay baba de desprecio, hay zombis que sólo saben acatar órdenes que llegan desde tan lejos implantadas en un idioma diferente. El horror tiene la particularidad de hacerse entender de cualquier forma.

El horror unifica a la Babel, copia gestos, agudiza miedos, deshumaniza volviendo harapos lo que imagina pudieran ser respiros.

Desde esas siete dagas dotadas de la fuerza de cíclopes errantes, la mujer de la estatua puede controlar cada cosa que suceda donde sus hermanas tratan de amasar el sueño de sus hijos, de acunar el mañana, de amamantar el porvenir que de momento sigue desnutrido.

Dicen los mismos ancianos que en las noches de luna aparecen aquellos duendes en puntillas de pie, sin hacer ruido. Que salen a escondidas rasgando la impenetrabilidad del monte para cerrar cada herida nueva que se abre en ese cuerpo doliente.

Dicen que esas caricias tienen la magia de convertir cada herida en costurón de la memoria, que las dejan allí como para que nadie olvide que el cuerpo de su madre fue ultrajado por la serpiente repugnante.

Los viejecitos que suelen soltar la lengua cuando es preciso zamarrear al recuerdo, fieles custodios memoriosos de la mujer aindiada, cuando la noche se cerró completamente, marcando presencia y espantando a las sombras vampirescas, partieron rumbo al palmar para presenciar la escena trascendente del encuentro entre madre e hijos.

Allí estaban ellas y ellos, acariciando a la madre repitiendo la imagen de cada noche de luna lloriqueosa, mientras el sol se despatarraba en su lecho de horizonte tratando de olvidar los espectáculos macabros.

Esos que se hacen gracias a la impunidad con que cuentan las sombras fantasmagóricas.

A lo lejos se escucha el grito destemplado de dragones escupiendo fuego entre el rugido espeluznante de motosierras desbocadas que van partiendo aquellos huevos de los que nacerán nuevos esbirros.

Los hijos que partieron con rumbo fijo y los que partieron hacia el eterno ¡que se yo dónde! agitan las hojas de las palmas para que cada lágrima de su madre se convierta en coraza que impida que la mujer muera del todo.

Ella sigue envuelta en su silencio un poco chasqueando arroyos, otro poco acunando ayeres; viendo el rostro descarnado de la muerte que se arrastra sostenida por marionetas, allí, donde sus hijos tratan de recoger fragmentos para poder recomponer la vida que contaminara la espesa baba de Chiquita.

Esa que ahora tiene otro nombre y que al mudar su piel por los caminos, fue dejando una estela contaminada que se espera no quede para siempre.

Terminan su relato, esos ancianos, dejando una sentencia iluminada.

-Sólo los duendes podrán borrar esa huella cargada de veleidad disciplinante que llegó hace mucho tiempo para instalarse en la hoja de vida de esta madre.

Cerca de allí rompían otros huevos, de su yema voraz nacían más esbirros. Ella acariciaba el sol que en un descuido, sin que nadie lo viera, se metió por su bolsillo para alumbrar el recuerdo de tantos hijos caídos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Universidad de Pittsburgh destaca nueva visión latinoamericana: J. Zavaleta Balarezo y el Cuarto Cine de la Región

Jorge Arturo Figueroa (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El cine latinoamericano contemporáneo está ganando prestigio y se ha convertido en un arte al que el ámbito académico ve con interés y entusiasmo. Se confirma la posibilidad del arte experimental, sin límites, que plantea preguntas cruciales. Esta es una primera conclusión de un detenido estudio de las películas más importantes de las dos últimas décadas.

Así sintetiza el escritor Jorge Zavaleta Balarezo a un reciente y acucioso estudio “Hacia un cuarto cine: violencia, marginalidad, memoria y nuevos escenarios globales en veintiún películas latinoamericanas”, que los académicos de la Universidad de Pittsuburgh, en Pennsilvania, consideran como una de las más destacadas y recientes investigaciones sobre América Latina a través del séptimo arte.



Zavaleta Balarezo, Ph.D en Lenguas y Literaturas Hispánicas por Pittsburgh University, estudió en la Universidad Católica del Perú, y publicó su primera novela “Católicas”, y desde 2007 en revistas y editoriales de varias universidades de EU y América Latina, además de su ejercicio periodístico en Notimex, Unomásuno, DPA y ARGENPRESS.

Este escritor remarca el valor cultural y protagónico en el cine Regional de César Vallejo y Jorge Luis Borges, entre otros, y la clara influencia de directores como Antonioni, Bergman, Tarkovsky.

En opinión de los académicos J. Beverley, H. Herlinghaus, A. Pérez-Liñán, Elizabeth Monasterios y J. Duchesne-Winter, el reciente estudio de Zavaleta Balarezo cuenta con una serie de retratos realistas, en la que los cineastas jóvenes desarrollan su propia visión de las nuevas condiciones de vida en el continente y de los seres que sobreviven en los bordes de la marginalidad y la violencia.

La investigación, articula enfoques críticos de películas producidas en Argentina, Bolivia, Brasil, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, México y Perú. Se trata de obras de una nueva generación de cineastas como Alejandro González Iñárritu, Lucrecia Martel, Israel Adrián Caetano, Carlos Reygadas y Fernando Meirelles que descubren las erosiones de la composición social de los países donde viven.



“Las películas-como artefactos culturales, lúcidos y contradictorios- representan una nueva etapa que se caracteriza por un acceso más fácil a la tecnología y que permite escudriñar la expansión y desarrollo del neoliberalismo en América Latina y las consecuencias críticas de este modelo económico”, precisa.

La investigación analiza las condiciones de marginalidad y violencia en las ciudades a través de Amores Perros, Ciudad de Dios y Pizza, Birra, Faso, La boca del lobo, El secreto de sus ojos...

Aborda la restauración y el mantenimiento de la memoria de los años sangrientos de las dictaduras militares del Cono Sur, que provocaron tragedias nacionales y un ataque frontal al comunismo. En una acertada combinación de su formación literaria y cinematográfica, Zavaleta reconoce que en la modernidad de América Latina hay una directa consecuencia de la revolución industrial y tecnológica de Occidente de fines del siglo XIX.



“América Latina palpita al ritmo de estos nuevos descubrimientos y los reinterpreta, asimila y critica. Como ocurrirá con el cine, más tarde la radio y la televisión que dan lugar a manifestaciones en radioteatro, telenovela, que configuran el rostro de una región dispuesta a ofrecer su propia visión e interpretación del mundo”, concluye el crítico de cine y escritor, remarcado que este camino hacia un cuarto cine, debe ser una fuente indesligable de la formación integral de los niños de América toda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Poema

Guillermo Henao (Desde Medellín, Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Hace equis años no quise conocerte
cuando enantes me dijiste:
-Voy al lugar de donde no se vuelve el mismo: cualquiera.
Y a los que hay que transformar: todos.
Y hoy de nuevo viniste para que yo metiese
mis manos en las mías.

Los días crecen
-crecen en ellos las semillas aplastadas y reverdecidas-
y de noche también los que se oponen.
Vendré entonces aunque nadie venga
aunque se sepa
que hay algo más entre nosotros.

No he podido confiar en sus palabras,
toscamente aferrado a lo no asible.
Me dices: -Ven para acá, pero por qué,
si en estas zanjas –que hay que abrir-,
cómo dejarme así si es que no puedo.
Cómo, si aquí me entrego con lo mío.

Pues bien. Eso es cuanto somos
y hasta esta brecha llegamos con los pasos pasados,
casi siempre perdidos.

Pero ahora
aquí nos arrojamos
aquí me arrastro con tu arrastre
porque me llames y me pongas
entre tantos racimos apretados.

De nuevo estás acá. Bien sé por qué has venido:
porque pongamos nuestras manos en todo.
Eres mucho más que cada uno de nosotros,
Eres todos nosotros.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Charly García: ¿“genio” o “loco” del rock argentino?

ARGENPRESS CULTURAL

Carlos Alberto García Moreno, de nombre artístico, Charly García (Buenos Aires; 23 de octubre de 1951) es uno de los más reconocidos músicos, compositores y productores latinoamericanos de rock. Fue integrante de dos de las bandas más importantes del rock argentino, Sui Géneris y Serú Girán, grupos de culto como La Máquina de Hacer Pájaros, y tiene una amplia carrera solista. En 2010 Fue declarado Ciudadano ilustre de la Ciudad de Buenos Aires por la Legislatura.

Tuvo varios ingresos por adicción a las drogas, como en 1991, 1994 y 2008.

Le fue prohibido un tiempo el ingreso a Uruguay tras un escándalo al agredir a un paparazzo que intentó sacarle una foto. García tuvo conflictos en Colombia al llamarla "Cocalombia". En Costa Rica, durante la década del ochenta, un recital de García terminó en una batalla campal cuando los organizadores quisieron suspender el recital por la lluvia. García tuvo problemas en Paraguay, cuando encerró a cuatro chicas en un hotel.

En Quito fue detenido por el escándalo que lo tuvo como protagonista durante un recital ante unos diez mil espectadores la policía detuvo al rockero argentino en el camerino del Coliseo General Rumiñahui, donde se efectuó el concierto, aunque no dieron más detalles. García tenía que cerrar en la madrugada el megaconcierto, pero después de entonar una canción abandonó el escenario mientras arremetía a puntapiés contra los micrófonos y otros equipos de sonido.

En una oportunidad un fanático de García fue herido durante un recital y el músico se solidarizó y le llevó una guitarra autografiada al hospital.

Charly representa un desafío para muchos periodistas. Susana Giménez entrevistó al músico en varias oportunidades. En una de ellas Charly le rompió las hojas en donde tenía anotadas las preguntas que la conductora le iba a realizar al músico. En otra entrevista, Susana le dijo: «¡Estás más gordo!», a lo que García respondió: «¡Vos también!». Jorge Guinzburg también entrevistó varias veces al músico, obteniendo entrevistas muy recordadas. Jorge Lanata, Sergio Marchi, el Bebe Contepomi, Jaime Bayly (Perú), y otros periodistas tuvieron memorables entrevistas con el músico. Charly, sin embargo, mantiene conflictos con algunos periodistas, como con Mauro Viale.

García sostuvo muchos conflictos en la provincia de Mendoza. En 1983, se desnudó en pleno recital. Después un policía golpeó la puerta de la habitación donde se encontraba el músico y le dijo: «¡Abra: soy policía!», a lo que García respondió: «¿Y yo qué culpa tengo de que usted no haya estudiado?». En otra ocasión, de acuerdo a una denuncia presentada a la fiscalía, García encerró a cinco prostitutas negándose a pagarle por sus servicios. En Mendoza, en 2002 luego de haber tocado gratis junto a Mercedes Sosa, García se tiró a una piscina desde el noveno piso de un hotel.

Entre personalidades de la música, mantuvo serios conflictos con el músico Andrés Calamaro, a pesar de haber grabado con él y haber sido productor de dos de sus discos. Además, Calamaro integró la banda de acompañamiento de García en su etapa solista por dos años. El conflicto parece haber tenido origen en una supuesta relación entre García y la ex esposa de Calamaro, con quien García vivió en España unos meses.

En 1988, durante un recital en River, le dijo a Bruce Springsteen (apodado El Jefe): «Acá el jefe soy yo». Ese día García tocaron juntos en el cierre de la gira de Amnesty International.

El disco Rock and Roll YO tendría canciones dedicadas a Florencia, su novia, que por ese entonces tenía 15 años. Los padres de Florencia no dejaban a García acercarse a su hija y por tal motivo aparecen temas como Dileando con un alma.

Durante un recital en Ferro en el 2004, después de las declaraciones de una mujer que decía ser su hija y que incluso ya le habría dado una nieta. Charly gritó a los espectadores: «Esa que dice que es mi hija, ¿vino o no vino?». En dicho recital también rompió dos vasos con la mano y destrozó varios instrumentos. García dijo que en ese recital iba a quemar el piano pero que la lluvia no se lo había permitido.

En 2005 García dejó su huella en el Paseo de la Fama de Mar del Plata, ubicada en la costa atlántica argentina.

En YouTube se muestran videos grabados de celulares sobre Charly García, ya sea en una pelea en The Roxy de Buenos Aires o en incidentes en Chile cuando una chica subió al escenario.

En una entrevista al periodista Luis Majul, reveló que fue agredido por empleados de seguridad del lugar en el último recital de una serie dada en La Trastienda.

En 2007, le cancelaron un recital por llegar tarde.

García gritó: «Mi ejército, rompan todo». Al otro día La Trastienda amaneció con pintadas a favor de García. Los seguidores de García suelen llamarse Los Aliados o El Ejército Say No More. Muchas veces sus seguidores le perdonan todo al músico, que llegue tarde a los recitales o que ni siquiera vaya. La respuesta que dan los aliados a eso: «Charly es Charly, es un genio, es Dios».

Fuente: WIKIPEDIA







Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El poder y las banalidades del sistema tribal africano

Antonio José Guevara (Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Es muy banal, irresponsable e irrespetuoso dejar a un lado la problemática que tiene que ver con la participación de los africanos dentro del negocio de la venta de seres vivo (que ya tenía sus raíces en África a través de los árabes, los cuales son los culpables de su internacionalización), y más cuando tratamos de ocultar lo que está sucediendo con Sudan y actualmente con Siria (además de lo que pasó con Libia), donde la Liga Árabe y la Unión Africana se han puesto de acuerdo con el imperio Norteamericano y la Unión Europea para partirla en dos (donde uno de esos estados va a responder a sus intereses y en el que se demuestra que siempre los africanos están en el gran negocio y por ello no les importó en el pasado de dedicarse al oficio impío de la caza y venta de seres humanos a los barcos negreros europeos e intercambiarlos por objetos suntuarios que solamente satisfacían el ego de los jefes tribales), demostrándose que lo que está pasando hoy con el cuerno de África va a responder a la manera como se conformó su dinámica histórica durante más de quinientos años y en el que podemos notar que va a tener sus raíces en un sistema muy híbrido, pero que respondía a los intereses de quienes controlaban su poder, permitiéndoles que se internalizara con el tiempo un sistema de casta aristocráticas, que no les importó transformar a sus afines en Piezas de India para apropiarse de su voluntad, puesto que eran pueblos que respondían y estaba encubiertos de una serie de solemnidades que se caracterizaban por ser complejas y cerradas, convertidas en una herramienta para la expropiación y la enajenación.

Por ello mantenemos que el sistema religioso tuvo una gran influencia en la creación del sistema del negocio negrero y en el que podemos encontrar las causas de lo que está pasando hoy en el continente africano; el cual era cruel, inhumano, basado en la acumulación y en principio que tienen que ver a lo interno con la economía africana (por eso los jefes de tribus pudieron hacer y obtener grandes privilegios y muestra de ello, lo podemos ver en lo que hoy está sucediendo en Camerún y sierra leona, considerada el segundo pulmón del mundo y el mayor reservorio de diamantes, teniendo su centro de negociación en Francia y donde se negocian toneladas de madera por armas en plena presencia del poder africano), puesto que no importaba si eras africanos o miembros de sus mismas tribus, porque se les veía como un producto, cosa o pieza de india y es una de las cuestiones en que no se quiere profundizar y por ello se omite, se deja a un lado (como un coroto), como no queriendo aceptar que somos el productos de un desarraigo, de una venta para fortalecer el tránsito hacia el capitalismo liberal, y no es posible que algunos sectores en el país se cobijan bajo la actitud de no reconocer que el sistema tribal africanos (principalmente los árabes) estaban demasiados enlodados en la trata negrera. participación que fue contundente y de mucha importancia, producto de un proceso de acumulación originaria, ya que el producto que se comercializaba eran vidas humanas (donde la peor parte la llevaba la mujer africana, lo que quiere decir que era sociedades muy primitivas gobernadas por un sistemas de formas elementales, caracterizadas por culturas mecánicas, donde prevalecía la imposición del tótem, en base a un sistema de creencia impuesto y donde los jefes eran dueños de la vida de quienes estaban en sus predios por voluntad divina, y donde un jefe se daba o se da el cache de tener todas las mujeres que pretendía y un hombre común comprar las que quiera y pagar por ellas un precio en dinero, producto, propiedades, animales, etc. porque para el sistema son consideradas cosas, piezas de intercambio que pudieran sea cambiadas por otros objetos y por ello no les importó el trato cruel, impío que se le dio), porque en África se tenía claro quien ejercía el poder y los europeos no eran ningunos tontos y supieron sacar provechos de esa realidad, donde el imperativo se imponía en la apropiación del conocimiento sobre las formas elementales de la vida religiosa (revisar los estudios de Fraser, Durkheim sobre el tema y la imponencia del evolucionismo de Darwin que predicaba al más acto). por ello decimos.., que África nunca se preocupó por el trato que se les dio a nuestra ascendencia, porque no les importaban, puesto que al sistema tribal africano estaba muy comprometido con el problema religioso y éste se había convertido en una herramienta que se asumió como un proceso que implicaba una tensión permanente entre los sujetos que entran en relación con el factor de persuasión (como toda relación de poder, se impone una moral cuando se está bajo el poder de otro, por ello el papel jugado por la iglesia católica).

Por lo tanto muchos autores sostienen que el poder tiene variadas fundamentaciones doctrinarias, las cuales dependen de tiempos históricos distintos y de parcelas de dominio que no pueden encerrarse en el mismo campo, en el que el sistema religioso africano fue y es una forma de poder, la cuales tienen una gran influencia en las relaciones sociales que se describe como influencia o como dominio epistémico que se ejerce, siente y padece, en las relaciones poseedor-poseído, donde no se ve, ni se huele, ni se toca. Somos conscientes de las operaciones de la mente, pero el poder no es una operación más, sino algo que las acompaña a todas como condición suya. Aparece en nuestra conciencia como un concepto necesario. que a veces, en el sentido propio de la palabra, nos resulta menos evidente si se piensa que la conciencia es aquel poder de la mente por el cual se tiene un conocimiento inmediato de las propias operaciones. Casualmente el trato diario, periódico, habitual, cotidiano entre unos y otras fue construyendo el tejido propicio para el acercamiento. Lo cotidiano no se refiere exclusivamente a lo que acontece en el ámbito privado, por el contrario, la vida cotidiana se construye por prácticas, lógicas, espacios y temporalidades que garantizan la reproducción social, además de la imponencia del que posee el mayor fuego simbólico. en lo cotidiano entran acciones, hábitos mentales y rituales. Así, la vida cotidiana no puede pensarse al margen de las estructuras que la producen y que son simultáneamente producidas y legitimadas por ella. Sus mecanismos y lógicas de operación constriñen a los actores sociales, les imponen unos límites y unos modos de operación aunque dejando un espacio también para la improvisación; lo mismo para hacer frente a situaciones desconocidas como para incorporar desde el orden social elementos novedosos. en este sentido al querer invisibilizar esa realidad, no se dan cuenta que se está cometiendo una injusticia, puesto que los hechos históricos están allí, esperando que sean aclarados para que la verdad se manifieste y la impunidad no se haga manifiesta.

A veces nos preguntamos ¿dónde estaba África, cuando se vendían a sus originarios, a sus hermanos, hijos, hijas, abuelos, etc.? La lógica nos dice que estaban demasiados imbuidos, ocupados en tal negocio, pero lo que nunca se imaginaron era, que esos negros que ellos vendieron se iban a convertir en ciudadanos, con una nacionalidad que los caracteriza como miembros de un país, además que se convirtieron en creadores de la cultura negra y que además iban a gozar del reconocimiento como seres humanos de la humanidad ¡Tamaña sorpresa!

Por ello no entendemos que se les quiera dar hoy un premio a quienes vendieron nuestra ascendencia histórica y se eche a un lado.., la participación de los africanos dentro del sistema de la trata negrera y que no se quiera reconocer que lo que está en juego..., es la venezolanidad, lo cual de manera solapada se puede intuir, puesto que nota el desprecio que se tiene a las posturas del libertador simón bolívar, y a la formas como éste vislumbro la creación de la república que tanto aspiró, soñó y para ello era necesario que se le diera a las poblaciones negras el reconocimiento de ciudadanos venezolanos que después de doscientos años, hay quienes pretenden negar su venezolanidad para reconoce como africanos y tirar por el suelo tal ideario, puesto que es un asunto de poder que se encontraba desplegándose e institucionalizándose internacionalmente (que es diferente), y por ello, siempre hemos dicho que somos venezolanos creadores de la cultura negra, ya que por encima de nuestras cadenas (impuesto por el sistema tribal africano y europeo), nuestra ascendencia fue capaz de entender lo que les estaba pasando, puesto que tenían conciencia de la dinámica histórica que estaban viviendo, como de la necesidad de su apropiación, porque se presentaba una oportunidad para ser reconocidos y la supieron aprovechar..., dentro de esa estructura de contradicciones, de explotación, dominación y agresión simbólica que permitió que los constructos para la dominación y la dependencia se impusiera como tipos ideales, los cuales fueron utilizados para la imposición del logo centrismo y el afro-centrismo, que los conllevó a negar su estética, construyendo hegemonía frente colectivos de menor impacto. por lo tanto, no fue fácil nuestra aceptación como poblaciones que nos habíamos convertido en originarios de los incipientes estados nación que se estaban emergiendo en un ambiente donde no se reconocía que éramos el producto de los cambios que se dieron y que vinieron a influir a la nueva estructura social venezolana (aunque se siguió manteniendo los mismos paradigmas que mantenían al estado social europeo), lo cual conllevó a una serie de conflictos que trajeron como consecuencia que la esclavitud se remozara y adquiriera otro carácter, donde las ventajas fueron a favor de los caudillos y de los hacendados (se abolió la esclavitud, con grandes pérdidas para el estado venezolano y un gran negocio para los caudillos y dueños de haciendas, en vista que los negros quedaron desprovisto de tierra y dineros para su sustento y sobrevivencia, lo cual conllevó a que el vinculo con los hacendados se acentuara, profundizándose el conuco como un sistema de explotación y de neocolonialismo, ya que se impulsó la figura jurídica del arrendamiento, donde la convención no fue a título oneroso para los negros venezolanos), aunque tardíamente se comprendió la importancia estratégica para que se incorporaran a las luchas de independencia que se venían gestando en nuestro país y por ello se promulgó una serie de decretos, leyes en pro de su abolición y fue en 1854 (con la llegada al poder del general José Gregorio Monagas) que se tuvo garantía de una acción jurídica que puso en vigencia su liberación con la puesta en marcha de una justa indemnización que contribuyó acrecentar las arcas de los hacendados.

Es por ello que venimos sosteniendo desde hace mucho tiempo que el término "afro-descendencia", es antijurídico, intrascendente, antihistórico que irrumpe en contra de las fuentes que sirvieron para crear la república (1814), donde no se explica que se utilice este momento, en el que la revolución bolivariana está propiciando un nuevo sistema de participación centrado en la cohesión, participación y corresponsabilidad que incluye el relanzamiento de nuevos paradigmas que vienen a favorecer una generación de alternativas que están auspiciando un sistema que implican una serie de procesos con el propósito que transfieran su efectividad dentro del contexto local y para ello se hace necesario adecuarlos dentro de una serie de principios y valores consustanciados con el proceso histórico que estamos viviendo, en donde la participación debe conllevar a la cimentación de una visión compartida que genere un pensamiento holístico en función de concebir un ciudadano que tenga una capacidad de comunicación proactiva que a la vez pose a un esquema conceptual actualizado y socializado, con el propósito de que se pueda discernir en cuando al uso agudo de herramientas que confieran su formación particular, lo cual implicaría compartir una imagen de futuro que permita el desarrollo de la energía generativa de lo humano, con la finalidad de afirmar la nacionalidad venezolana y reconstruir un país más justo y ético que tome en cuenta la importancia que tienen los principios y valores para el desenvolvimiento de sus potencialidades, la imaginación productivas, la sensibilidad de percepción y la comprensión del espíritu (por ello... la lucha por su memoria no se puede separar de su nueva geografía espacial, ya que la ancestralidad se perdió, no existe, se transformó y nació otra, puesto que la cultura negra no es producto de lo africano solamente, sino también de lo blanco y lo indígena, en el que ninguna de estas culturas se puede adjudicar su origen, aunque fenotípicamente la pigmentación sea parecida a la africana porque en otro casos, se imponen otros tipos de rasgos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entrevista con Edgar Borges: “El sistema capitalista subsidia la estupidez y multa la inteligencia”

Félix Duarte (Desde Uruguay. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Edgar Borges (Caracas, 1966) es autor de novelas, relatos, crónicas y obras de teatro. La literatura de Edgar Borges, que según el propio escritor "observa los detalles invisibles que acompañan lo cotidiano", ha originado diversos estudios. La publicación de sus libros ha despertado la atención de importantes intelectuales. Edita desde 1992 en América Latina y Europa. Colabora en importantes medios.

– Félix Duarte: Entrando en materia… como pensando en voz alta…desde la sombra que proyecta el obsesivo tema de la crisis, que oscurece este presente y desdibuja el futuro… ¿Qué le sugiere la realidad en que estamos…?

– Edgar Borges: Pues que es, efectivamente, una crisis profunda y su duración será muy larga, pero fue provocada. Como suele hacer el poder, en este caso el poder global, nos sembró un discurso y una actuación que después se convirtió en realidad. Uno se pregunta, ¿por qué los grandes medios, que pertenecen a los mismos que administran las finanzas del mundo, marcaron la hoja de ruta de la crisis antes de que estallara? ¿Es posible que si esta crisis no estuviera dirigida esos medios fueran a repetir segundo a segundo que se acerca el caos económico, a riesgo de perjudicar la rentabilidad del poder?....

– FD: Compartiendo que fue provocada surge la pregunta… ¿Cuál habría sido el objetivo desde su punto de vista?

– EB: Para mí es claro que fue así. Esta crisis se ha sembrado con la finalidad de desmontar el sistema que el mismo capitalismo colapsó y así construir un nuevo funcionamiento de explotación aún mayor. La gran amenaza de esta crisis es la propuesta que la industria mediática le está vendiendo al mundo: el subempleo y la subalimentación son las máximas aspiraciones que podemos tener. Algo así como que “resígnate con lo que hay porque no hay más”. Y resulta que eso es falso, los recursos del planeta están ahí secuestrados, con mayor voracidad y puntería, por los clanes de siempre. Para algo les han dejado a los pueblos el consecutivo desarrollo de la industria del entretenimiento, sobre todo en el campo de las telecomunicaciones. ¿Por qué si aumenta la crisis también aumenta la consecutiva fabricación de nuevos dispositivos de tecnología?

– FD: Su pregunta Edgar sitúa el diálogo en algo que es por demás evidente… algo así como el “boom” de la tecnología en ese campo… ¿Por qué se da ese avance?

– EB: Porque detrás del escenario de la gran farsa el poder parece decir: “Jueguen a comunicarse con el ruido de la palabrería mientras nosotros les administramos la vida”. El capitalismo se está dando el lujo de mutar ante nuestros ojos. El capitalismo está derrumbando su funcionamiento clásico, que ha colapsado por la misma voracidad de la bestia, para levantar una forma de dominio absoluta y superior. Dependerá de nosotros si nos quedamos defendiendo un subempleo y una subcomida, o reinterpretamos los acontecimientos de cara a poner en práctica una ofensiva social acorde a la actual mutación del capitalismo.

– FD: Veamos este otro tema –aunque creo relacionado con lo que veníamos hablando– que es el llamado “Calentamiento global”, que estudiosos como Leonardo Boff lo ubican en relación a la propia sobrevivencia del planeta… ¿Usted qué opina al respecto?

– EB: Opino que es correcto ese concepto previo a la pregunta. Es parte de la crisis y en relación directa. Diría que el clan que maneja los hilos del mundo está enfermo de ambición. En el proceso de mutación que está poniendo en práctica se pueden llevar por el medio al mismísimo planeta. La diatriba es humanidad o capitalismo. No obstante, para responder, con eficacia y urgencia, hay que actualizar los procedimientos. El factor de dominio del capitalismo está basado en el individuo. Es en la fragmentación del uno donde nos han robado el todo. El individuo es un aliado del sistema y él no lo sabe.

– FD: Si capto bien el hilo de sus dichos… que el individuo-masa no tenga claro eso… ¿eso evita que la gente enfrente organizada a la despiadada estampida del sistema…?

– EB: Correcto… he ahí el dilema. Existe un adoctrinamiento sociocultural que enseña el todos contra todos. Los pueblos, con la enseñanza diaria de los medios, han degenerado en el gran ejército defensor de la salvajada capitalista. El sistema se da el lujo hasta de administrar las formas de respuesta y lucha. Hoy habría que preguntarse qué es el sistema. El sistema es el funcionamiento de un todo que incluye ofensiva y defensa, pregunta y respuesta. La única manera posible de enfrentarlo de manera puntual y real es diseñando un nuevo modelo y una forma de desmontar el actual. Y, para mí, eso comienza en el individuo. Sólo en la liberación del individuo será posible el declive del sistema. Lo que ocurre es que el único que puede liberar al individuo es él mismo.

– FD: En la reciente XVII Conferencia de la ONU, en Durban, en ese tema del calentamiento atmosférico que un camino sería impulsar las fuentes de energías limpias, estando citada ahí en primer lugar la energía nuclear…

– EB: El clan que administra el sistema le vendió al mundo un camino, un guión, un destino, como si no hubiese alternativas posibles, como si el modelo de ellos fuera parte de un plan divino. El camino es el desarrollismo, el camino es el consumo, lo macro, la energía nuclear, la plasticidad, lo desechable, lo efímero. Pero resulta que la posibilidad de equilibrio que tiene la humanidad está en otro camino: la naturaleza. ..

– FD: Deduzco de sus palabras que el nuclear no sería un camino acertado si de energía que no incida en el calentamiento global se trata…

– EB: Esta demostrado que no lo es. La única respuesta posible que yo conozco es la vuelta a casa, el retorno a la identificación con la madre tierra. Nos robaron el tiempo y el espacio y nos pusieron a correr una veloz carrera. Y por ese rumbo sólo vamos directo al abismo de la no historia. Es necesario un plan político y social que tenga la suficiente capacidad de observación y análisis como para comprender lo que está ocurriendo, dar un alto y con proyecto en mano regresar a casa. En un plan sociopolítico que incluya el respeto al ser en coherencia con el todo (la naturaleza) estará la respuesta.

– FD: Además ocurrido el tsunami en Japón, Fukushima es uno de los casos que, en este pasado inmediato –un año y poco– expuso con más crudeza el riesgo que implica la energía nuclear para la humanidad.

– EB: Japón ha representado el experimento más inhumano del abominable concepto de sociedad capitalista. Prisa, productividad y competencia al servicio de la nada (que también equivale al servicio de unos intereses ajenos).

– FD: Sin desconocer un sistemático –y no casual– ocultamiento, por los grandes medios, de los efectos en Fukushima… sin olvidar el fabuloso negocio que implican construcción y mantenimiento de esos enclaves atómicos ¿Qué puede esperar el mundo de tanta locura?

– EB: El mundo no puede esperar nada sano de una ambición enferma que ya no tiene marcha atrás. El alto lo tiene que dar cada uno de nosotros, en su acción íntima y cotidiana. Puede parecer que para esto no hay tiempo, pero yo creo que la única forma posible y sostenible de cambio radica en el individuo. Nos hemos pasado toda la historia dejando a los políticos y a los grandes empresarios el diseño de los hechos. ¿Y nosotros? ¿Dónde está la responsabilidad de ese uno que no se siente parte del todo? Las cuentas de la responsabilidad no cuadran. Falta algo y ese algo es uno. La historia nos está pidiendo participación. O este será el siglo donde unos pocos acaben con todos o será el siglo donde todos construyamos el todo.

– FD: A esta altura parecería que el actual sistema se extiende por el planeta se torna más visible una parte –para nada pequeña– de la raza humana que va quedando al costado de la vida. Los millones del paro, los que crisis y tecnologías expulsan, seres que llegan al mundo y no tendrán manera de capacitarse y legiones sin tener siquiera capacidad de sobrevivir… ¿Qué opina sobre eso…?

– EB: Estoy de acuerdo. Pienso que la parte que resista y forme la ofensiva será la que origine el contrapeso crítico. De hecho ya está ocurriendo. Y eso lo saben los clanes del sistema, de ahí que se la pongan bien difícil a los hacedores del pensamiento crítico. El sistema capitalista subsidia la estupidez y multa la inteligencia. La tecnología en sí misma, como todo en la vida, no es ni mala ni buena. Sin embargo, en la utilización de las llamadas “nuevas tecnologías” se basa la progresiva colonización del planeta. En el alto grado de estupidez que se está viendo envuelta la sociedad mundial nos están inoculando la derrota. A través de las llamadas “nuevas tecnologías” nos están educando para la idiotez. ¿Cómo movilizar a una masa que ha desvalorizado la palabra, el pensamiento y la existencia? Creo que la respuesta la podemos comenzar a dar cuando dejemos de ser masa y ruido.

– FD: Usted dijo al inicio….”La gran amenaza de esta crisis es la propuesta que la industria mediática le está vendiendo al mundo” y en esa propuesta las guerras –con el peligro atómico– como política de expansión… ¿no vendría a ser casi una obsesión compulsiva hacia el hara kiri de la raza humana?

– EB: Yo tengo mis dudas de que esa supuesta amenaza atómica no sea otra cosa que un chantaje parido desde el seno de quienes tienen las principales armas nucleares. (Estados Unidos). Las intervenciones armadas de hoy tienen como fin sembrar el caos interno (tanto en lo individual como en lo geográfico). Ya no se invade para colonizar en términos clásicos. Hoy existen diversas formas de invasión de características más sofisticadas: la idiotización de las conciencias a nivel global; la quiebra de los estados, caso Europa y la siembra del caos, caso África y Medio Oriente. ¿Y América Latina? Pues, debemos ser capaces de diseñar ese otro modelo que equilibre la sociedad humana con la naturaleza.

– FD: Por estos días asoman críticas hacia movidas como los “Indignados” y una crítica está en que esas acciones sin una base ideológica y planteos de salidas se agota en sí mismos. Lo cual tiene mucho de razón. El punto vendría a ser… ¿Que ha pasado con las izquierdas en el mundo, con las fuerzas progresistas que desde sindicatos, partidos políticos y organizaciones sociales daban sentido y organización a las masas? ¿Dónde están?

– EB: Diría que se cayeron en la carrera. Así de simple. En la década de los 80 del siglo XX, el capitalismo diseñó un nuevo espacio-tiempo. Le cambiaron al mundo el escenario y la velocidad del reloj social. Todo formó parte de un cambio en el entramado. No se trata de un asunto real, desde el punto de vista de medición científica, puesto que la velocidad de la luz es la misma, más bien se trata de una invención vendida a través de los medios de comunicación. Las sociedades aprendieron una nueva lógica cultural: todo marcha más rápido, las necesidades cada día nos asfixian más la existencia, la violencia nos devora, el otro cada día es más monstruoso. La industria mediática nos fabrica la desconfianza en el otro, que en su intimidad padece los mismos miedos.

–FD: Algo así como que de repente andamos transitando por un mundo diferente…

– EB: Nos fabricaron una serie de condicionantes que nos desubicaron el espacio-tiempo tradicional que conocíamos. He ahí que ruedan todos los actores sociales, incluyendo sindicatos, grupos de izquierdas, las familias y todo aquello que no forme parte de la dinámica de productividad fugaz. Por eso es que todos repetimos hasta el cansancio que el mundo es otro. El mundo no es otro aún, pues la evolución es un asunto muy lento (por más que el sistema nos imponga la prisa y el miedo como métodos de dominio), lo que es otro es el maquillaje de ese mundo.

–FD: Estos tiempos de crisis han reactivado textos marxistas. Estudiosos de Marx, Lenin, Trotsky reflotan escritos sobre cómo habían pensado la historia en aquellas bibliotecas y las coincidencias de la actual realidad pero ¿Dónde esta la levadura para que esa masa crezca?

–EB: La levadura está en la rebelión del individuo. Sólo un individuo rebelado para coordinar su existencia y su acción podrá hacer sostenible el nuevo sentido de vida en el planeta.

Félix Duarte. Jubilado del trabajo en la banca. “Aprendiz de periodista y escribidor”, como el mismo se define. A un pasito de los 80, en ese pequeño hueco de la mochila que aún resta, sigue con la esperanza de que es posible otra sociedad...

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Las 20 verdades son todas mentiras

Carlos Alberto Parodíz Márquez (Desde Alejandro Korn, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

¿Podrías recordarme las 20 verdades?

Cuales 20 verdades, porque la propiedad de la verdad es materia opinable.

No te haga el otario.

O....tario.... si le agrego una n hasta de nacionalidad cambio, y eso me vuelve a dar la razón. Porque los habitantes de Ontario, nada de otarios tienen.

Cuando quieres pasar por inteligente, superado, cuidadosamente cínico, no sólo no te va bien conmigo, sino que me irrita gravemente, documentó el vasco en un mediodía invernal de aquel fatídico inicio de milenio, donde cobró vitalidad y certidumbre lo que dijo Balcarce...”hace un frío de cagarse”.

El recuerdo de ese general que le “caloteó” la plata a San Martín para que la expedición a Chile abortara, me puso nostálgico.

Yon estaba particularmente enojado, pero como siempre empieza por un atajo, hay que dejarlo que desoville la queja. Por otra parte eso facilita esperar haciendo cosas más amables que discutir pelotudeces.

Por ejemplo saborear un Shirah La Anita, que sabe mejor que la propia Anita, por lo menos la que desde la barra de la Gárgola, comanda los distintos movimientos que sus tropas de blanco, se encargan de cumplir completando una estrategia guardada en la página 107 de Spengler, ratificando que, aquello de que “el miedo viene del este”, es cierto.

Por que no, también, reparar que tras el vidrio esmerilado, la sombra dorada huye como el día.

Moyano, Lingeri, Barrionuevo, Daer, Palacios, que serán alcanzados por el tsunami de puteadas, podrían hacerse cargo de cuatro verdades cada uno, para concluir que ninguna es cierta, en boca de ellos -, vomitó Yon, dando señales de vida en cuanto a que rondaba su cabeza.

El silencio me resulta cómodo, él lo sabe y se abusa cordialmente.

Por mi parte regresar a las aceitunas negras rellenas, es tan emotivo como el desembarco en Normandía para los aliados; el gol de Tevez en la Copa América para los hinchas de futbol, el regreso de Tinelli para Meridiano y otros, Laysa-Raúl y el “puma”, juntos pero separados para muchas familias argentinas, atacadas por extrañas compulsiones; por citar algunos ejemplos.

Bueno, te tiro cuatro, le dije y repasemos que tienen que ver estos tipos con el asunto, imagina que el 26 de julio, se levanta la Eva del cajón y vuelve para hacer justicia, ¿quienes quedan?, esto último lo dije sin repasar la lista, visto la actualidad de tales personajes.

Bueno, dale con las cuatro primeras y después vemos.

1. La verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés: EL DEL PUEBLO

2. El Peronismo es esencialmente popular. Todo círculo político es anti popular, y por lo tanto, no es peronista.

3. El peronista trabaja para el Movimiento. El que en su nombre sirve a un circulo, o a un caudillo, lo es sólo de nombre.

4. No existe para el Peronismo más que una sola clase de hombres: los que trabajan.

¿Qué tal? Algunos de estos cinco dirigentes y el resto, de los que integran “la columna vertebral del movimiento”, ¿que pueden decir si nunca cumplieron con ninguna de las obligaciones que juran respetar?, le pregunté dispuesto a liquidar la menor concesión. El vasco se mantuvo en silencio y exhortó

Tirá las cuatro siguientes, bastante contrito.

5. En la Nueva Argentina el trabajo es un derecho que crea la dignidad del hombre y es un deber, porque es justo que cada uno produzca por lo menos lo que consume.

6. Para un Peronista de bien, no puede haber nada mejor que otro Peronista.

7. Ningún Peronista debe sentirse más de lo que es, ni menos de lo que debe ser. Cuando un Peronista comienza a sentirse más de lo que es, empieza a convertirse en oligarca.

8. En la acción política la escala de valores de todo peronista es la siguiente: primero la Patria, después el Movimiento, y luego los Hombres.

¿Vos creés que alguna de estas verdades, por asomo, la han cumplido estos muchachos que se reunieron con el presidente el otro día. Que se reunificaron para recobrar (o cobrar) el control de la gente que trabaja, a la que piensan hacer desfilar, desde la marginalidad? Yon seguía en silencio, cabizbajo.

Dame cuatro más, como quien pide una copa en la barra

9. La política no es para nosotros un fin, sino solo el medio para el bien de la Patria, que es la felicidad de sus hijos y la grandeza nacional.

10. Los dos brazos del Peronismo son la Justicia Social y la Ayuda Social. Con ellos damos al Pueblo un abrazo de justicia y de amor.

11. El Peronismo anhela la unidad nacional y no la lucha. Desea héroes pero no mártires.

12. En la Nueva Argentina los únicos privilegiados son los niños.

Es cierto, son los primeros en morir de hambre en un país donde se tira la comida para protestar; por las dudas, cada enojo se potencia con el alimento propio del protestante.

Yon parecía al borde del nock out, ahora el gesto de cuatro dedos levantados, fue toda la fuerza que se agotaba para completar la lista.

13. Un gobierno sin doctrina es un cuerpo sin alma. Por eso el Peronismo tiene su propia doctrina política, económica y social: el Justicialismo.

14. El Justicialismo es una nueva filosofía de vida simple, práctica, profundamente cristiana y profundamente popular.

15. Como doctrina política, el Justicialismo realiza el equilibrio del derecho del individuo con la comunidad.

16. Como doctrina económica, el Justicialismo realiza la economía social, poniendo el capital al servicio de la economía y ésta al servicio del bienestar social.

Igualito a lo que han hecho durante los últimos años sin ser selectivos para saber a quien le queda mejor el hábito, porque monjes no salieron en esta hornada de 30 años, ¿te parece? Eibar estaba acopiando y poniendo en orden las ideas, para finalizar.

¿Y qué falta?

17. Como doctrina social, el Justicialismo realiza la Justicia Social, que da a cada persona su derecho en función social.

18. Queremos una Argentina socialmente justa, económicamente libre, y políticamente soberana.

19. Constituimos un gobierno centralizado, un Estado organizado y un pueblo libre.

20. En esta tierra lo mejor que tenemos es el Pueblo.

Perdón, debo rectificarme por la número 20, es la que le va a pasar factura a tanto atorrante suelto. Yon me miró y añadió.

¿Puede ser que ninguna de estas 20 verdades se cumpla? O será que en la práctica son todas mentiras y estos tipos le han mentido a la gente haciendo lo contrario de lo que debían proclamar, ejercer y resolver?

A mi los discursos me dan asco. Me dediqué durante un rato a los mollejas envueltas en un delicado manto de ajo y perejil, me pareció mucho más razonable que explicarme este nuevo pacto de Olivos, con quienes se van a tomar el olivo, aunque el saludo tuviera lugar en la rosada, donde ahora, todos los gatos son pardos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Reseña del libro de Salim Lamrani: Estado de sitio. Las sanciones económicas de Estados Unidos contra Cuba

Maurice Lemoine (LE MONDE DIPLOMATIQUE)

El 2 de septiembre de 2004, la compañía aérea española Iberia recibió una multa de 55.000 dólares por parte de la justicia estadounidense: transportó tabaco cubano e hizo escala en Miami (la mercancía nunca salió del avión). Por su parte, el banco suizo UBS tuvo que pagar 100 millones de dólares por recibir transferencias de fondos cubanos en dólares; Washington colocó a la Netherlands Caribbean Bank (NCB) en la lista negra a causa de sus relaciones comerciales con La Habana.

A quienes pretenden o creen que el embargo de Estados Unidos contra la isla ya no tiene efecto, el libro de Salim Lamrani les brindará una información preciosa. Vigentes desde el 7 de febrero de 1962, agravadas por las leyes Torricelli (1992) y Helms-Burton (1996), estas sanciones económicas unilaterales, además de violar el derecho internacional y constituir “una aberración jurídica por [su] carácter a la vez retroactivo y extraterritorial”, afectan a todas las categorías de la población cubana. Lamrani recuerda que en enero de 2004 el entonces senador Barack Obama rechazó categóricamente esta política declarando: “Pienso que es tiempo para nosotros de levantar el embargo”.

Salim Lamrani: Estado de Sitio. Las sanciones económicas de Estados Unidos contra Cuba. Una perspectiva histórica y jurídica.
Prólogo de Wayne S. Smith
Prefacio de Paul Estrade
París, Ediciones Estrella, 2011
172 páginas
15 €
Disponible en librerías y en http://www.amazon.fr/Siege-Sanctions-Economiques-Etats-Unis-Contre/dp/2953128425/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1317400645&sr=8-1
Para peticiones dedicadas: lamranisalim@yahoo.fr

Fuente : http://www.monde-diplomatique.fr/2011/12/LEMOINE/47069

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Piedra y camino

Juan Carlos Giuliani (ACTA)

Don Atahualpa Yupanqui nació en enero de 1908 como Héctor Roberto Chavero en el paraje Campo de la Cruz, distante 30 kilómetros de la ciudad donde lo anotaron en el Registro Civil, Pergamino. Luego de su fecunda tarea creadora es, a no dudarlo, el paradigma por excelencia del cancionero popular argentino.

La guitarra será el amor de toda la vida de quien “viene de lejanas tierras para contar algo”, tal la etimología de su nombre.

Será un reconocido y consecuente militante de la causa indigenista del Siglo XX y el primero en traducir, con nombre propio, ese compromiso en nuestro folclore. Yupanqui fue el primer músico popular en introducir la palabra “indio” en una canción.

En efecto, en 1926 escribió “Camino del indio”, ese “sendero coya sembra’o de piedras…que junta el valle con las estrellas”. No era mera casualidad y, mucho menos, una pose intelectual. Su padre, nativo de Loreto, Santiago del Estero, tenía sangre quechua. El indigenismo le llegó, además, a través de su preocupación por lo incaico, por la historia y el destino de la América sufriente. Pensó la reivindicación de los pueblos originarios -que en este año del Bicentenario adquirió una notoria visibilidad con la Marcha Nacional de los Pueblos Indígenas- integrándola al proyecto de la Patria Grande.

Yupanqui se identificó a través de su descomunal obra con los desamparados del sistema, más concretamente, con los trabajadores rurales que en términos étnicos tienen un fuerte componente indígena. Cuando veía trabajar a los zafreros en Tucumán, a los salitreros en Chile, a los mineros en Jujuy, a los peones de estancia en la pampa, encontraba el sujeto que habita en las 325 canciones de su autoría registradas oficialmente. En ellas, el paisaje es el contexto que sirve de telón de fondo para narrar las penurias y alegrías del paisano, de a pie o a caballo, que deja su estela vital en el valle, la montaña y la llanura.

Recorrió todos los caminos de nuestra geografía depositando su confianza en el hombre común, de carne y hueso, el obrero, el arriero, el peón. En ellos encontró la poesía que alcanzó una estatura universal a partir del testimonio de sus profundas raíces nacionales y latinoamericanas.

Don Ata murió en Nimes, Francia, en 1992. Por su expreso deseo sus restos fueron repatriados. Hoy sus cenizas descansan en los jardines de su casa museo en la localidad cordobesa de Cerro Colorado, a la sombra de un roble, junto a las de Santiago Ayala, "El Chúcaro", el gran bailarín.

Por tener voz propia, Atahualpa Yupanqui no recibió el favor de los gobiernos, ni de los medios masivos de comunicación. Fue uno de los tantos “malditos” de la cultura oficial a los que el pueblo venera y se reconoce con afecto y emoción en sus canciones. El poder lo miró siempre con desconfianza, como lo hace con toda expresión genuina de la cultura popular.

Su figura patriarcal y aindiada bien podría presidir las miles de experiencias que trabajan con el arte, la comunicación y la cultura en cada barrio y lugar de nuestra Argentina en la construcción de una sociedad más justa. Con el teatro, la plástica, la música, la danza, el cine y el video, la radio y la televisión comunitaria, con la murga, las culturas tradicionales y las nuevas culturas urbanas, en centros comunitarios, escuelas, plazas y barrios.

Agrupados en redes, combinan la producción estética colectiva con la organización y la gestión de circuitos culturales más solidarios e incluyentes que los del mercado formal, dando un sentido distinto al espacio público, como un lugar de encuentro para la felicidad y el aprendizaje comunitario.

A partir de esa lucha, se encuentra en el Congreso de la Nación para su tratamiento la Ley de los Puntos de Cultura, ya aprobada en el Parlamento del Mercosur. Una ley que puede significar el apoyo económico y técnico a miles de experiencias comunitarias de arte, cultura y comunicación en todo el país si se le asigna, como se plantea, el 0,01% del Presupuesto Nacional a su implementación, esto es, alrededor de 200 millones de pesos anuales. Una ley que merecería ser sancionada en homenaje a la memoria del gran creador.

Resulta un acto de estricta justicia, pues, reconocer que la vida y obra de Don Atahualpa Yupanqui ha dejado un legado histórico y cultural incomparable, que se transmite de generación en generación y anida definitivamente en el alma del pueblo.

Juan Carlos Giuliani es Secretario de Relaciones Institucionales de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Una noche en La Paz

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El recuerdo
de tímpanos
empantanados
en blandas
miasmas
de aquellos días
era olor a café
y brillo
de risa fuerte.

Eran hombros
y tetas
que
entraban
y salían
en suaves
y gomosos
cuerpos
previsibles
que flotaban
en el charco liso
de antiguas melodías.

Eran palabras
pájaros
blancos
y negros
que volaban
por el aire
tintineante
de platos
y cucharas
y cuchillos
de rápidos odios
y locas calenturas
para siempre

Y una lluvia
de meteoros sonrientes
avisaba
que todo eso
era recuerdo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El hombre nuevo tras un mundo diferente

Juan Alonso (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Un hombre, una mujer nuevos
deben tener desde hoy una imagen vívida
de su otra sociedad,
un modelo que los guíe
para hacerse y hacerla

¿Autos, ropas, viajes en avión, aumentos de sueldos,
casas grandes, comidas abundantes, para alcanzar ese nivel humano
nunca visto antes?

¿Silencios en sus discursos, pinturas, partidos,
poemas, novelas como sello de sabiduría?

No. Lo completamente nuevo que por el momento es una obra incomprendida

Nadie debe pensar a la juventud naciente con bienes del presente
sino con las sencillas cosas que durarán hasta el fin de la Tierra

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Las pretensiones de los vendedores de ilusiones

Emilio Romero (Desde Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Existen vendedores de ilusiones de todos los tipos y para todos los deseos. ¿Usted quiere ser rico y feliz? ¿Desea conquistar a su príncipe azul con una respetable cuenta bancaria? ¿Está deseando un pasaporte seguro hacia el cielo? ¿Desea alcanzar la iluminación sin grandes sacrificios? ¿Quiere solo mejorar su suerte? ¿Quiere prosperar en sus negocios?

Quédese tranquilo, nunca faltará un sinvergüenza de grave apariencia y palabras solemnes que atenderá a sus deseos. No promete la lámpara de Aladino, pero una buena alfombra oriental le permitirá ir mucho más lejos.

Entre todos estos vendedores de ilusiones existen los llamados esotéricos. No son los peores, hasta algunos de ellos son gente estudiosa y bien intencionada.

Los escritores esotéricos -esos que enseñan que existen poderes superiores, ocultos, que gobiernan los destinos del mundo- me dan la impresión de que esconden algunas cartas de la baraja, pretenden ganar una partida usando alguna triquiñuela. Insinúan que saben mucho más de lo que revelan. Pretenden estar en posesión de una ciencia más competente. Sugieren que conversan con un Dios desconocido y que saben espantar los demonios. Más aún, muchos de ellos afirman que tienen libre tránsito para el más allá. Tremenda pretensión. Swedenborg (1780) iba y volvía del cielo y del infierno como si fuera a visitar a su abuela; era lo que afirmaba.

Los más sensatos afirman que si usted sigue sus enseñanzas, alcanzará la vía de la perfección y el camino de la salvación. Los menos preparados se apoyan en un libro como fuente de toda sabiduría, cuyos preceptos bastaría seguir con paciencia para alcanzar alguna especie de iluminación.

¿Cómo creer en tanto prodigio?

Hablan de que su ciencia estaría en condiciones de inventar una nueva humanidad, que sus poderes precisan ser resguardados para evitar una catástrofe en caso que caigan en manos de hombres perversos.

Lo peor es que parecen ignorar las condiciones concretas de la existencia de la inmensa mayoría de los seres humanos, como si la miseria de toda esa gente fuese simple confusión de sus mentes, mera consecuencia de la supuesta ciencia secreta. La mayoría de los gurús que circulan por Occidente pregonan que la perdición del hombre está en su materialismo y falta de espiritualidad, pero ellos, generalmente hindúes, se enriquecen a costa de sus seguidores. ¿Acaso Bagwan Rajneesch, conocido también como Osho, no tenía una colección de Rolls-Roys y un avión de su propiedad? Como ve, un santo varón.

Gurjief y madame Blavatsky, (1) siempre muy reverenciados, (*) nunca escribieron una página sobre los factores materiales que atormentan a la mayoría de los mortales. Jamás mencionaron en sus escritos los factores económicos como los determinantes de las horribles diferencias existentes entre los pobres y los ricos. ¿Acaso vivimos de la brisa vespertina y del canto de los pájaros? Parecen ignorar la importancia de la distribución de la riqueza en el bienestar y entendimiento de los hombres; parecen juzgar natural que una minoría de 15 a 20% posea 70% de la riqueza, mientras 80% agarra el 30%. Una doctrina que se presenta como la única forma de liberación de los seres humanos, de los males del mundo no puede ignorar las perversiones del poder económico, que favorece a unos pocos y condena a la pobreza a la inmensa mayoría.

¿Cómo creer una palabra en lo que pregonan, si pasan por alto las injusticias del sistema social? ¿Acaso las personas son individuos autónomos, independientes del sistema social? ¿Acaso la vía espiritual que proclaman puede ignorar el espíritu de su época, y especialmente, del sistema social que impone su ley y sus normas?

*) Cito estos dos nombres muy conocidos, sin ignorar que tienen méritos notables, pues también ellos combaten el orden social dominante, aunque su propuesta señale una vía de superación puramente individual, apropiada para pequeñas elites, lo que jamás implicaría cambios estructurales significativas del sistema.

1) Gurjief: Encuentro con hombres notables Madame M.Blavatsky: La Doctrina secreta

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.