viernes, 20 de enero de 2012

Aves rapiñas

Chara Lattuf (Desde Caracas, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Levanta el vuelo y merodea sobre los árboles, dibujando un círculo en el cielo con sus alas extendidas y buscando una presa entre los matorrales. Su color negro es como la invitación a la muerte, al desasosiego, al final de los últimos segundos, esperando que cese el
último suspiro. De pronto se aleja de su presa que había avistado al escuchar el rugir de los motores de un avión. De pronto una ráfaga es descargada a la humanidad de un grupo de pobladores, la insignia con tres letras usadas en conflictos bélicos brilla con la luz del sol y se pierde hacia el firmamento, dejando una estela de muertos en la tierra.

Luego de que el polvo disminuye, baja junto a otras aves rapiña con su color oscuro como lunares en el cielo, en la búsqueda de carne fresca de mujeres, jóvenes y niños. Sus últimos suspiros era la señal para ser atrapados por las garras y picoteo de aves negras.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.