jueves, 12 de enero de 2012

Hans Magnus Enzensberger: El gentil monstruo de Bruselas o Europa bajo tutela

Francisco Vélez Nieto (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Traducción de Rihard Gross
Anagrama Colección Argumentos

Adiós al desencanto del pasado año, que ya en los anteriores fue desasosiego para los no ilusos ni alienados, aunque por otra parte sí ganancias de los “más favorecidos”. Y de seguro que, según el panorama, irá en aumento este año que hemos estrenado, falsas razones no faltarán en los discursos y sainetes pretenderán consolarnos con sus parodias, porque la verdad no es la misma si la dice Agamenón o su porquero. Envuelto en esta atmósfera de gestos descoloridos he despedido el año con la lectura de un enjundioso ensayo de diáfano y ameno titulado “El gentil monstruo de Bruselas” o la Europa bajo tutela, que me permito recomendar a toda persona que no sea un simple espectador desorientado que va tirando igual que otros malviviendo al filo del precipicio y la desesperación.
El autor de tan fecundos e ilustrativo ensayo es Hans Magnus Enzensberger escritor polifacético y versátil que inició su andadura creativa con la poesía, escritos de textos sociológicos, políticos, novelas y ensayos, considerado uno de los autores más importantes de los últimos cincuenta años en Alemania. La muestra más reciente es este actual ensayo sobre esta Europa del desconcierto, reflejo y comentario de todos. En él desnuda sus reglas de juegos, aquello que se esconde detrás de fachadas espejeantes, puertas casi siempre cerradas, miles de profesionales y políticos de aquellos que generalmente se mandan a Bruselas cuando estorban por razones internas en la trastienda de, los partidos políticos. Los privilegios que disfrutan. “¿Cuánto cuestan en realidad, nuestros empleados de Bruselas, Estrasburgo o Luxemburgo” algo difícil de precisar pero que con los reales ejemplos que por las páginas de este ameno libro. Porque causa pavor ese mundo de privilegiados donde alguien que conoce bien en corral de comedias señaló “Vivian tan bien que habría que obligarlos a mano armada a abandonar Bruselas”.
Un mundo inmerso en una asombrosa y alarmante burocracia cada vez más alejada de la propia realidad de los pueblos de Europa donde: “La cultura molesta por el mero hecho de ser difícilmente homogeneizable” cartera generalmente “encomendada al menos avisado de sus miembros, con un presupuesto de 54 millones de Euros, ridícula cifra si la comparamos con los 161 millones de la misma moneda que disfruta la ciudad de Munich, muestra la valoración que consideran pueda tener el peso cultural en la historia occidental de la vieja Europa, bien poco ejemplar. Mas nada de esto sorprende a quienes conocemos el espacio de la cultura y lo molesto, por no decir peligroso que supone para políticos y burócratas.
Lejos queda esta Europa Unida de aquella “variopinta mezcla de soñadores y duros estrategas la que se reunió en la sala de ceremonias del Parlamento neerlandés, con políticos como Mitterrand, Eden o Macmillan, pensadores como Bertrand Russell, Rougermont, Raymond Aron y poetas y escritores como T. S. Eliot, Ungaretti, Madariaga y Silone, teólogos y obispos anglicanos” toda una constelación de personajes reconocidos y respetados por una sociedad sin fronteras.
Una muestra más a modo de ejemplo “Ese secuestro de los conceptos que recuerda lejanamente la retórica del senador Joseph McCarthy y del Politburó del PCUS, consistente en difamar sistemáticamente lo que no les convenía” Certero análisis de la realidad, crítica expresada con fino humor, exposición sobre un gigantesco aparato que considera el autor debería someterse a “Un tratamiento adelgazante” aunque entiende que esto supondría una tarea heroica, pues “ a nadie le resulta fácil quitarse de encima los kilos que le sobran!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.