miércoles, 25 de abril de 2012

Crisis a la descarada

Daniel de Cullá (Desde Burgos, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Mi Musa protectora de Rebuznos me ha escrito con la lengua en la punta de la oreja que sólo un Rebuzno asnal nos salvará de la crisis. Y este grito o clamor tan motejado ya retumba en los valles y en los cerros, en las calles, en las cuadras y corrales, infundiendo a los hombres esperanza y futuro verdadero, sin miedos de la adivinanza Maya de que en este 2012 los banqueros y la gente gorda de dineros morirán con el ombligo lleno de migas, como Felipón, y en cueros, y no los de la “graja esparruá”, con dinero suelto.

Nuestra Ínsula Barataria, cuya política es la de “endiñar la castaña”, engañar, es vergel de fullería, es un toyo, o nido de ladrones. Aquí los toreros, los peloteros, que juegan al balompié, y los tiradores, descuideros de objetos que, yendo a la carrera, los arrebata y huye, cual volateros, y los curas, transigen, tragan, porque a ellos no les ha golpeado la crisis.

Aquí se utiliza mucho la teta, procedimiento de hurto practicado por ladronas que se dejan manosear para hurtar, haciéndose después las ofendidas. Aquí los tomadores, maleantes que escamotean, que utilizan los dedos pulgar e índice, y que cortan la ropa para robar en heroicos pollinales metros.

Y cuéntase que esta Sesé, Ínsula, es primera en plantes y trasplantes. Más, cuidado que no es cuento, que me dice un tal Godoy que lo que más se lleva es el plante, aparato metálico o de hueso de forma cilindroidea empleado para ocultar alhajas o billetes en el recto anal o en la vagina, que por eso pululan las industrias de “compro oro”.

La crisis, ¡o gloria global tuya y mía¡ que alcanza a los desahuciados pero no a las iglesias , es deudora de las gracias, las victorias y los cetros de un Rebuzno en “caja de reflexión”, flor de fullero que consiste en ver las cartas al contrario.

Ah, y en la Facultad he visto este letrero:

Intercourse Turbo Crisis
La Jodienda de la Crisis Y por debajo en letra pequeña: no tiene enmienda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.