jueves, 19 de abril de 2012

La Pelosopera

Enrique Campang Chang (Desde Guatemala. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Hace ya muchos años, en mi niñez, en la casa de mis abuelos celebramos el Año Nuevo; el anterior había sido bueno, en la mesa tamales, cochinito, pavo, pato, jamones, embutidos, pasteles, roscas, dulces, ensaladas, ponche, chocolates, mazapanes, vinos y otras golosinas.

A la hora de servirme, estaba feliz, me serví de todo; pero mi querida Tía Rosa, (Que en paz descanse), ya con sus estudios de doctorado, con ceño fruncido y en forma airada, me dio una larga lección sobre el colesterol, los triglicéridos, la sal, el azúcar los carbohidratos, el ácido úrico, las amebas, que iba terminar diabético, a dar un infarto, un derrame, etc.; yo era un niño de 10 años, me puse triste y a llorar. Ya no disfruté la cena, hasta el refresco me podía subir el azúcar.

Años después, con la conciencia ya formada y mucho enojo me di cuenta que mi Tía Rosa era una ¡PELOSOPERA! *

El o la Pelosopera, es un personaje molesto que merodea en los mejores momentos de la vida, que tiene la maldita costumbre de ponerle el pelo en la sopa a todo. Asume buenas intenciones, pero es odio encubierto o envidia

Una mi alumna le cuenta a su mamá que estaba saliendo con un joven fabuloso; su contestación fue "de plano es gay"; ya llorando le preguntó si lo conocía; le dijo que no, pero estaba segura que todos los patojos fabulosos eran gay.

Una vez estaba en el hospital, recuperándome luego de una delicada cirugía por una hernia lumbar y llega un “amigo” a decirme “ahora si estás en problemas, ni un rollo de papel higiénico vas a poder levantar”; este infeliz me terminó de hundir en la depresión.

El Pelosopero tiene una forma de agresividad que la libera frente a cualquier situación, les está echando su mierda a los demás. (Teoría del Inodoro). Tiene un placer orgásmico perverso de hacer sufrir a los demás, arruinando cualquier situación. Veamos unos ejemplos:

Voy a una fiesta en la casa de la Nacha; En ese lugar van a hacer una redada por drogas y prostitutas.

Qué bonita cara tiene la niña: Es puro maquillaje de su abuela, se ve vieja, se va a poner fea, es tonta, le apestan los pies, está gorda

¿Quiere comer de esto?, está sabroso: No me gusta, me hace mal, que asco, apesta, tiene demasiado… yo lo hago mejor, eso es para perros

Voy a estudiar psicología: Te vas a volver más loco y a morir de hambre, porque no sabes matemáticas, estudia algo más útil.

Me compré un bonito carro: Esos se descomponen, dan vuelta, se los roban, no tienen repuestos, se deprecian rápido gastan demasiada gasolina.

Que linda la gatita: Tiene pulgas, rabia, está sucia, es malcriada, transmiten enfermedades.

Me gradué en la universidad: A puro soborno y chivos, no vas a encontrar trabajo, compraste el título

Vamos a escalar el volcán: Que aburrido, va llover, te van asaltar, ya estás viejo para eso, está lleno de serpientes, va a estallar, te vas a morir de frío.

La Pelosopera no actúa por verdadera preocupación hacia la otra persona; es agresión, sadismo, fijación anal, torpeza, incapacidad de hacer sentir bien a las personas.

También puede ser un ECOPATA, (del griego oixo (eco)= casa, pathos)= dolencia, enfermedad), la persona que contamina emocionalmente un ambiente, con chismes, intrigas, insultos. Su presencia en un aula, fiesta o trabajo causa malestar.

Se puede combinar con un CLAVERO, que es la persona que no se puede comportar según las normas de conducta de un ambiente específico, o las descalifica. El que no puede dejar su Blacberry en medio de las clases, las misas o conciertos; el que elogia a Hitler en una reunión de judíos.

El MELINDROSO que ninguna comida le gusta, le cae mal, le da asco, o simplemente rechaza todo. A todo le encuentra defectos y le hace la cara chiiissshh. (Problema en la fase oral, siente que la comida es su enemiga). Capaces de provocar el suicidio al mejor cocinero.

Un cuadro similar al Pelosopero es el de CASSANDRA que era una pitonisa de Troya que anunciaba las calamidades o las malas noticias. A ellos les encanta contar con morbo y detalle, cosas como las masacres en Ruanda o las torturas en el Congo, asesinatos, violaciones y el fin del mundo en los momentos más inoportunos, en la intimidad, fiestas o cenas. Todos serán víctimas del futuro.

El BUSCAPEROS o BUSCADEFECTOS es el perfecto interruptor automático de una conversación, a todo le encuentra defectos, inmediatamente luego de pocas palabras, surge su “pero crítico”, le lleva la contraria a todo o le encuentra primero un error entre muchas virtudes; no tiene la cortesía de dejar que termine el que está hablando. Critica un detalle de la comida, sin apreciar las otras delicias. Sinónimo: Inspector de calidad, corrector compulsivo

El POLIGRAFO o DETECTOR DE MENTIRAS que de oficio desmiente cualquier mentira inocente, lo corrige todo en público; o el inspector que a todo le ve falsedad pero jamás habla de la verdad a pesar de tenerla enfrente; uno termina con delirios de persecución por esta reencarnación de Torquemada, el Inquisidor. No perdona una exageración. Unas parejas arruinan su relación al actuar como el polígrafo del otro.

LOS MELAZA en referencia a la trágica tira cómica mantienen un credo que dice “No importa como sea, todas tus palabras, ideas, trabajo o intenciones, siempre, siempre estarán erradas; hasta que la muerte nos separe”. (In hoc tanta re, tua omnia, verba notiones, labora et voluntatis, semper, semper in errare versante, uste mortis dissocie nos) De oficio se llevan la contraria, corrigen donde no hay nada que corregir.

Tomemos conciencia de los efectos molestos de estos personajes que nos pueden hacer la vida miserable; aceptemos los defectos inocentes de otros, evitemos ser uno de ellos, y si aparecen, hagámonos el quite; que resbalen sus comentarios con manteca o TEFLON y no se queden prendidos como VELCRO. Felicidades

P.D. 50 años después, me doy mis gustos, disfruto la comida, libre de mi Tía Rosa; sigo vivito y coleando.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.