miércoles, 23 de mayo de 2012

Semblanza de Javier Heraud, 49 años después: Última noticia del poeta Javier Heraud

Armando Orozco Tovar (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Por fin después de cuarenta y nueve años puedo conocer la imagen física de Javier Heraud en dos fotografías que nos llegó con un artículo de internet donde aparece en una vivo y en la otra muerto.

Aquel joven poeta de quien tuvimos una primera noticia mucho tiempo después de su fusilamiento, al obtener un rústico libro editado según se anunciaba en su página interior, que había sido hecho: “Después de un gran esfuerzo financiero y editorial” por la editorial Peisa, del Perú.

El poemario compendia: “Poesías completas y cartas”, con prólogo del intelectual y escritor peruano Sebastián Salazar Bondi, titulado:”Primera y última noticia de Javier Heraud”. Reuniendo toda la obra del joven creador. Se decía también en esta edición, que: contaba con el apoyo “moral y provisional del Gobierno revolucionario del Perú, en su deseo de contribuir al fomento de la cultura.”

Paradójicamente esto quería decir que la misma institución castrense que lo había matado, años después lo editaba, pero en diferentes circunstancias impuestas por un gobierno militar de izquierda, que lo publicaban trece años después del asesinato del poeta de 21 años un 15 de mayo del 63 en el río Madre de Dios frente a Puerto Maldonado, que hoy debería llevar su nombre. Fue abatido cuando estaba desarmado y desnudo encima de una canoa de tronco de árbol, arrastrada por la corriente mientras él levantaba su camisa blanca en señal de paz, para que no le dispararan.

Javier Heraud, había nacido un 19 de enero en la ciudad de Miraflores como el tercero de seis hermanos. Se inicia poeta en a la Facultad de Letras de la Universidad Católica de Lima, descubriendo los males de su país. En “Cuadernos de Hontanar “de1960 y como una premonición publica: “El río”, introduciéndolo con un epígrafe de Antonio Machado: “La vida baja como un ancho río”. Luego vendrá otro titulado: “El viaje”.

En el 61 se desempeña como profesor de literatura de la Gran Unidad Escolar Melitón Carvajal, y ese mismo año viaja al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en Moscú. Al término del evento recorre la URSS y luego en París visita la tumba de su paisano Cesar Vallejo. Heraud ganó los Juegos florales convocados por la Federación Universitaria de San Marcos con el libro: “Estación reunida”, que fuera editado en dos partes: “Alabanza de los días y Estación del desencanto”; y “En espera del otoño.” En el año 1962 , recibe una beca para estudiar cine en Cuba.

Después de su estadía en la isla caribeña parece como combatiente del ELN, dirigido por Luis de La Puente Useda, en la selva peruana limítrofe con Brasil con el seudónimo de Rodrigo Machado. Desnudo y sin armas ante el acoso del ejercito el poeta grita: “¡No disparen!.. Pero ante la suplica de Javier Heraud los militares responden: ¡Fuego!

ARTE POÉTICA

En verdad en verdad hablando,
la poesía es un trabajo difícil
que se pierde o se gana
al compas de los años otoñales.
Cuando uno es joven
Y las flores que caen no se recogen
uno escribe y escribe entre las noches,
y a veces se llenan cientos y cientos
de cuartillas inservibles.
Uno puede alardear y decir:
“Yo escribo y no corrijo,
los poemas salen de mi mano
como la primavera que derrumbaron
los viejos cipreses de mis calles”
Pero conforme pasa el tiempo
y los años se filtran entre las sienes,
la poesía se va haciendo
trabajo de alfarero,
arcilla que moldean fuegos rápidos,
y la poesía es un relámpago maravilloso,
una lluvia de palabras silenciosas,
un bosque de latidos y esperanzas,
el canto de los pueblos oprimidos
el nuevo canto de los pueblos liberados.

La poética de Javier Heraud es simple y desnuda como su muerte y tierna como su vida. Alegría de Pío 05.020.012

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.