jueves, 28 de junio de 2012

Como “Teresa de Calcuta”, Lugo probó la miel del Alacrán

Guillermo Guzmán (Desde Barcelona, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Digresión previa, nada que ver con “Otrova Gomas” -Jaime Ballestas-, cuyo libro “La miel del Alacrán”, me es ajeno.

Pero, a mi modo de ver, en Roma hay un Alacrán cuya miel, a distancia pero cerca, pica y da carraspera.

Al igual que “Teresa de Calcuta” -Agnès Gonha-, Lugo probó la miel de ese Alacrán. Y, es que los escrúpulos religiosos son, desde Adán y Eva hasta Jesús, una aberración tal que no pudo haber remedio eficazmente curativo. Y, desde entonces hasta hoy la cosa ha empeorado. Son obstáculos para el avance científico y el desarrollo de los pueblos (recuérdese a Galileo).

Como la Madre Teresa, que dejó el convento al percatarse de la hipocresía del Vaticano y se echó a las calles de Calcuta íngrima y sola para probarse a sí misma, Lugo –guardando la distancia- también probó que el sacerdocio es una vida inútil; comprobó además, que no hay peor cuña que la del mismo palo.

Pero, no hay mal que a la larga o acaso a la corta, no venga por bien.

“Por otra parte” El Vaticano es un organismo sin corazón, doquiera hay un golpe de Estado ahí está la zamurada. “Rememberar” a Ignacio Velasco en 2002 pidiéndole la renuncia a Chávez, ahora igual el Nuncio Apostólico en Paraguay le pide la renuncia a Lugo.

Los cancilleres del Vaticano revolotean como las moscas sobre el basurero cada vez que se concreta un golpe de Estado en cualquier parte del mundo. No hay tutía.

Hay que recordar la socarronería del Nuncio Papal Jacinto Berloco cuando la cruenta invasión gringa a Panamá, y durante el Asilo a Nixon Moreno en la cancillería vaticana en Caracas; valga destacar que mientras traicionan a Noriega –que dicho sea de paso no era un niño de pecho pero, se le plantó al imperio, entonces- encubren a un aberrado sexual: Nixon Moreno.

Y, para colmo de males, el insulso Insulza -¡Bah!- anda hablando más estupideces que un loco de carretera.

¿No le da pena al sinvergüenza?

Y es que el Alacrán cree estar más cerca de Dios que de los hombres, por lo que abusa a diestra y siniestra contra nuestros pueblos.

Por tanto, hay que estar muy atentos al movimiento del Vaticano contra toda América del Sur -(de México hacia el Norte, ni con el pétalo de una rosa)- y, la patria venezolana es “la joya de la corona”; ellos suelen moverse con sigilo, primero, y luego como perros rabiosos, he ahí al Cardenal Urosa de ejemplo.

¡Bah!

Falta poco para que él salga con sus sermones chimbos (dudo que al inicio legal de la campaña electoral que llevará a Chávez de nuevo a Presidente de Venezuela, Urosa no salga a hablar necedades junto con “Monseñor” Vicente Díaz).

¡Pero, pa´ bachaco chivo!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.