miércoles, 6 de junio de 2012

Plástica: Adolphe-William Bouguereau (1825-1905)

El Ave Fénix

Fue uno de los principales representantes de la corriente academicista de la pintura que se desarrolló en Francia durante el siglo XIX. Sin duda fue uno de los pintores más grande de la figura humana en toda la historia del arte. Sus figuras cobran vida como ningún artista anterior haya logrado. No sólo era el mejor de la historia en la pintura de la anatomía humana, y lo que es más importante capturó los más sutiles matices de la personalidad y estado de ánimo.

Su considerable obra (828 pinturas conocidas) era característicamente académica; con una técnica muy depurada, buen acabado que cuidaba con esmero, colorido variado, tema narrativo y sentimental desde perspectiva clásica. Viajó por Italia estudiando a los clásicos italianos.

Muy trabajador y metódico, ayudó a muchos pintores jóvenes a continuar con su carrera artística. En 1903 fue nombrado "Gran Oficial" de la Legión de Honor francesa.

Aunque su fama decayó al principio del Siglo XX, probablemente debido a su oposición al movimiento impresionista, hoy en día existe en algunos sectores un reavivado interés en su obra.

Bouguereau fue una persona recta y directa, ya fuera en sus funciones oficiales o con sus relaciones personales, lo cual le ganó más de un enemigo; a él no le gustaba el abuso del poder y la injusticia, y era un fiel seguidor de sus ideales.

Desde 1903 su estado de salud se fue deteriorando rápidamente, estaba tan delicado que le era prácticamente imposible pintar, Adolphe-William Bouguereau murió de una enfermedad del corazón en su casa de La Rochelle la noche del 19 de agosto de 1905.

En la actualidad está considerado como uno de los mayores genios artísticos de la historia.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.