jueves, 5 de julio de 2012

La lista de Obama

Carlos Alberto Parodiz Márquez (Desde Alejandro Korn, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

A veces hay que saltar para saltear, por ejemplo charcos en la calle, la vida, la literatura. En la frontera donde la esperanza parece desterrada me siento a mirar como las postales se van irguiendo en la memoria.

Esto me ocurre, cuando la banalidad se instala hasta en los menores detalles trato, por lo tanto, de ser lo más estúpido posible, pero como en otros campos, fracaso.

Y no me tranquiliza. Ansío la reparadora imagen de una actividad deportiva en la televisión, para que me distraiga lo suficiente. Durante el suficiente tiempo. Sin embargo me angustio, porque no es suficiente.

Lo pensé sin ayuda, sólo, recostado en el portón de hierro de mi casa de Alejandro Korn y dando la espaldas al pasillo de las palmeras. En cierta forma me siento avergonzado, cuando digo mi casa, al respecto me declaro inocente, de propósitos intimidantes como la acumulación de ladrillos.

Viví lo suficiente, esta vez si, como para arrepentirme de todo lo que considerara error, la peor de las pérdidas. Hoy, ahora, se murió Badia, casi cuando se muere junio. Juan Alberto parecía seguro, de la boca para afuera, que lo suyo, la enfermedad, era pasado. Uno suele empecinarse con la meta a la vista. Debe ser porque la meta se quiere cambiarla. Estirar la cinta, correr el propósito, manotear en el espacio un lugar para decidir despacio.

A todo esto, Olivia, mi descendiente de dogo de Bruselas y un atorrante perro de la calle, me mira con esa inteligencia que no parece animal, porque el hecho de no hablar la perfecciona. Me voy a ir de la redacción del diario porque necesito un poco de aire, ver a la gente apurada para volver, tanto como para ir me agota. El apuro es un solapero prescindible, pero nadie lo advierte, más hoy que la radio está de luto.

Yon Eibar, mi vasco amigo, detuvo el Alfa gris casi sin que me hubiera dado cuenta, aunque por mi calle cada circulación es celebrada por los perros con conciertos a la luna, pocos o al sol, muchos.

- Tenemos almuerzo “congresal”, quiero decir que seremos varios, porque hay propios y extraños interesados en darnos información – deslizó con seguridad molestando una vez más, mi franqueable voluntad. Por el sólo hecho de presionar con la comida, algo que todavía no había hecho, pero con el vasco nada es seguro, palabra ausente de su vocabulario.

La reunión será en Guadalupe con parrilla democrática – anunció sin, al parecer, admitir rechazo. A mi se me nubló la vista, por distintas razones, pero no me quiero exceder. Yo escribo, a veces, para no ahogarme. La primera hora del mediodía lucía gris, así que agregué aceptación, hija de la paciencia, cuando subí al auto. La vegetación achaparrada sumaba melancolías. Partimos luego de ordenar, Alejandro Korn quedaba atrás, aguardando, Palermo era, por razones desconocidas, el sitio de encuentro, tan bueno como cualquier otro. Sólo absurdo, como cada cita que contradice motivos.

--

El lugar elegido lucía discreto, con cierta tranquilidad por distancias entre comensales. Agostina, dijo el vasco en la presentación, tiene algo que dice me interesará, anticipó Yon, mientras yo quedaba hipnotizado por la mirada gris verdosa magnética.

Mauricio - dice, aludiendo a esa cabellera revuelta que envolvía una cara despejada de ojos grandes y expresivos, tiene también algo que sorprende, siguió el vasco y si queda algo más, Martín lo va a contar -, añadiendo al cónclave al flaquito del grupo que a mi no me interesaba. Para ser cierto, sólo descubrir detrás de una barra de mármol blanco, el fuego reparador donde se instalaba el motivo de mi presencia, la comida. Tomamos asiento, para empezar en un ambiente color celeste.

Todo parecía dispuesto. La recepción es con un aperitivo que resultó diverso nosotros, el vasco y yo, atacamos un Absolout con juego de naranja, derramados en hielo granizado, Martini coloridos para el resto, una panera y empanaditas de carne, más cuidados por el punto de cocción.

Este exceso de detalle obedece a la necesidad de adecuación de los visitantes a mi silenciosa, presencia. El vasco siempre domina el lugar de los encuentros y el contacto que fertiliza casi sin hablar. Todos confían, porque le confían y eso a mi me salva de rispideces protocolares. Agostina que cultiva un tono mesurado y dulce para hablar, lo hace sin afectación, pero además de anticipar su condición de bloguera y diagramadora, excusa el paso por sus manos de mucha información para contar y lo hace.

Revelan la “lista secreta de la muerte”, anuncia como si enumerara las bondades de una crema para piernas sensibles.

“El New York Times reveló esta semana que el presidente Obama supervisa personalmente una "lista secreta de la muerte" que contiene los nombres y fotografías de individuos que deben ser asesinados como parte de la guerra con aviones no tripulados de EE.UU”, prologó sin sorprenderme.

“Según el medio Obama aprueba cada asesinato selectivo que se planea en Yemen y Somalia, así como las operaciones más complejas o riesgosas en Pakistán. Entre las personas que están en la lista hay ciudadanos estadounidenses, además de mujeres adolescentes de tan solo diecisiete años de edad.”, añadió repasando a los asistentes.

"El presidente de Estados Unidos cree que tiene la facultad de ordenar el asesinato de personas, en absoluto secreto, sin proceso, sin transparencia, ni control de ningún tipo", sostiene Glenn Greenwald, abogado constitucionalista” remarcó, la rubia.

"Creo de verdad que literalmente se trata del poder más radical que un gobierno y un presidente pueden lograr y sin embargo el gobierno de Obama lo toma y lo ejerce de manera agresiva sin que eso sea objeto de polémica", cerró

Yo, en realidad pensaba en que comeríamos, para ser franco. La carta es tradicional, muy buena provoleta con rúcula y tomates secos, chorizo criollo de rueda y mollejas. Desde la parrilla asado de tira, bife de chorizo, entraña y un muy buen ojo de bife. Todas las carnes llegan con cazuelas para acompañar. Una de espinacas, otra de zucchinis con crema, otra de remolachas y una criolla. Las papas fritas, vienen en canasta. Hubo silencio de circunstancias, que interrumpió Mauricio para notificar, como al pasar.

Assange pidió asilo a Ecuador

“El fundador de Wikileaks, Julian Assange, se refugió en la embajada de Ecuador en Londres y solicitó asilo político para evitar su extradición del Reino Unido, anunció el canciller ecuatoriano”, en boca de Mauricio.

“El ministro Ricardo Patiño dijo que Ecuador está analizando el pedido, que llegó luego de que la Justicia británica rechazara reabrir el caso de Assange y ratificara su extradición a Suecia para enfrentar acusaciones de delitos sexuales, informó BBC.

En la carta al presidente de Ecuador, Rafael Correa, Assange afirma que es "imposible" el retorno a su país de origen tras la "lamentable declaración efectiva de abandono" recibida por las autoridades australianas, dijo Patiño, quien no admitió preguntas de la prensa”, amplió Mauricio.

"El Gobierno de Ecuador se encuentra evaluando el pedido del señor Julian Assange y cualquier decisión que adopte sobre el mismo tendrá en cuenta el respeto a las normas y principios del derecho internacional, así como la tradicional política de Ecuador de precautelar los derechos humanos", dijo el canciller.

“El Supremo británico, máxima instancia judicial, dictaminó el 14 de junio que el proceso para la extradición de Assange comenzará no antes de 14 días, período en el que su defensa podría presentar un recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo”, amplió Mauricio.

El fundador de WikiLeaks, que ha divulgado miles de documentos comprometedores para numerosos gobiernos, es reclamado por Suecia por presunta violación y acoso a dos mujeres a las que conoció durante un viaje a Estocolmo en agosto de 2010, con las que él asegura que mantuvo relaciones consentidas.

Assange asegura haber sufrido amenazas de muerte y un boicot económico En la carta enviada a Correa, que leyó Patiño a la prensa, Assange dice que "hasta el día de hoy no hay una acusación formal ni cargos contra él por ningún delito en ningún país del mundo".

Añade que "la persecución" de la que se considera "objeto en varios países, deriva no sólo de sus ideas y sus acciones sino de su trabajo al publicar información que compromete a los poderosos, de publicar la verdad y con ello desenmascarar corrupción y graves abusos a los derechos humanos alrededor del mundo".

"Amenazas de muerte, boicot económico y la posibilidad de ser entregado a las autoridades de Estados Unidos de América por autoridades británicas, suecas o australianas, hacen que busque en territorio ecuatoriano el asilo político y la protección para permitirme continuar con mi misión en un territorio de paz", indica Assange en la carta. Los comensales se reservaron un hueco en sus bocas ocupadas a mandíbula batiente, para comentar el episodio. Yo pensaba que silenciarlo a Assange no sería difícil, habría que ver que cosa lo protege por el momento. Lo pensé también solo y luego de mi tercer Chateau Vieux tinto, que comenzaba a calmarme. Quiero mucho a Buenos Aires y otras patrias, pero todavía había más.

Martín, un chico chispeante y laborioso notero, quiso dejar su descubrimiento y compartirlo.

Hay Comando Sur en Uruguay

Sea cual sea el motivo, lo cierto es que comenzaron en el país menos sospechado, Uruguay: Naturalmente estar sobre el acuífero Guaraní, indica motivos.

Desde mediados de mayo fuerzas especiales (SEALs), de la IV flota norteamericana están en Uruguay. Llegaron con el propósito de “entrenar a efectivos del Cuerpo de Fusileros Navales (FUSNA) de la Armada Nacional en Contra Interferencia Ilícita de Buques (CIIB)” por solicitud de la Armada uruguaya aprobada por el Ministerio de Defensa y el Presidente.

La autorización para el ingreso de militares norteamericanos armados fue enviada como Proyecto de Ley por el Ejecutivo. Se señaló que fue tratada en el Parlamento de manera urgente. El Proyecto de Ley ingresó a la Comisión de Defensa de Diputados y fue analizado en la sesión del 2 de mayo a la que compareció el Contralmirante Daniel Núñez del Comando General de la Armada del Uruguay quien dijo que el entrenamiento con los SEALs es “fundamental” para la Armada que enfrentará “claras amenazas emergentes en nuestro mar como tráfico de drogas, tráfico de armas, contrabando y el terrorismo a bordo de buques”.

En principio el ejercicio de cooperación suscripto por el ejército uruguayo no fue informado al Consejo de Defensa Sudamericano (CDS) como acordaron los Ministros del área en la Cumbre de Quito de 2010 en un intento de armonizar las relaciones entre Fuerzas Armadas vecinas”, concluyó en tono quedo Martín, mientras mordía con fruición una molleja saltarina.

“Desde luego he conocido la desdicha como todos los hombres y he conocido también la dicha, como todos los hombres. Estuve en el infierno y el paraíso, como Dante, el cual lo señala como un hecho singular”, leí que dijo Borges. No voy a hablar del postre, porque el mapa de batalla es elocuente. Nuestra América, tal como la conocemos está en riesgo creciente, antes no fue necesario, porque la condición de “patio trasero” la hace objeto de acumulación de objetos, para redundar como se debe, total es lo que hay, pensé mientras el vasco hacía abrir la siguiente botella de tinto y para mí era suficiente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.