miércoles, 22 de agosto de 2012

El Papa Benedicto XVI, el Obispo Lugo, el Monaguillo Chávez y el Ateo -éste, de todos el más cercano a Cristo- Fidel

Guillermo Guzmán (Desde Barcelona, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Realidad y fantasía no son del todo contrapuestas porque todo lo que existe antes estuvo en una cabeza.

El Papa, un Obispo, un Monaguillo y El Ateo Fidel constituyen para mí una valiosa y determinante referencia para examinar el contexto político actual.

Fidel ha devuelto la vista a millares de ciegos que no sólo han sido operados de los ojos en Cuba sino que Cuba ha enviado a sus médicos oftalmólogos a otras partes del mundo, bajo un plan de trabajo que, precisamente, se ha denominado “Misión Milagro”, término -milagro- que obvio, entraña una connotación religiosa.

Y, es de destacar que Cuba es el mayor ejemplo de solidaridad humana en este Planeta Tierra, todo ello posible bajo la anuencia de Fidel.

¿A cuántos cristianos ha devuelto la vista El Vaticano, en comparación a Fidel?

Por si poco fuere, Fidel se ha trasladado 86 veces (y un poquito más), infatigable, alrededor de El Sol, con la inmensa isla cubana sobre sus hombros.

¡Medalla de Honor!

Apenas, traigo a colación una sencilla grandiosa obra de Fidel pero son muchas otras y por todos conocidas, excepto para nematelmintos y de lo peorcito bizcos, que no quieren ver.

¡Fidel, Fidel, ¿qué tiene Fidel qué el imperialismo no puede con Él?!

Bueno, francamente yo no sé que tiene Fidel pero supongo que Él tiene las bolas bien puestas y un cerebro antisísmico.

Fidel es, a mi modo de ver, un Maestro abierto que en vez de descansar dedica sus horas de reposo a los pobres del mundo para que se superen; mas, el secreto de Fidel pudiese ser que Él hace todo con inconmensurable cariño y con la convicción profunda de su enorme responsabilidad ética.

¡Tremenda combinación, ética y cariño del bueno!

Estimo que lo que Fidel haga no afecta el infinito pero, lo cercano, es decir, del Polo Norte al Polo Sur, sí.

Su cerebro de pensar es un taco, y es tanto así que cuando por fortuna yo leo sus reflexiones, obligatoriamente debo tener a mano un mapamundi para complementar la comprensión porque, de lo contrario, me quedo un tanto loco.

No obstante, la mayoría de personas que van a las iglesias a darse golpes de pecho, son mujeres acomplejadas, agobiadas por el peso secular de prejuicios, esclavas del dogma religioso.

Ignoro, francamente, si el cerebro que Fidel tiene ha funcionado dentro de Él toda su vida o acaso sea un implante del cerebro de Jesucristo, hecho por científicos del “Eje del Mal” pero, es sospechoso que Fidel sea tan parecido a Jesús, en sus obras.

Mira -Fidel- en gran perspectiva, su alto nivel de coherencia entre lo que hace y lo que dice es revelador de ello; no se desentiende de lo que pasa a su alrededor, lo que contrasta con la cerrada postura de un Vaticano hasta racista.

Además de ignorar a la mitad del mundo, a la mujer, la elección del Papa se caracteriza porque hacen salir humo negro por la chimenea cuando no se han puesto de acuerdo y humo blanco cuando han logrado escoger al sucesor de Pedro.

El Papa es vitalicio pero el alto clero pretende dar lecciones de democracia y hasta critican a Chávez tildándolo de dictador y ello es revelador de que la dimensión religiosa se ha trastocado; el modelo de universo y el papel desestabilizador del Vaticano contra nuestros pueblos, es histórico, se puso de manifiesto en abril de 2002 cuando la Conferencia Episcopal Venezolana encabezó el golpe de Estado que derrocó a Chávez y asesinó a decenas de venezolanos; a la sazón entonces el Cardenal Ignacio Velasco presidía las reuniones conspirativas y se hacía llamar con el remoquete de “Zamuro Negro”, para despistar pero fue descubierto.

El pueblo venezolano se batió contra los criminales y rescató al “dictador” para ponerlo otra vez en el mando, y Chávez esgrimió entonces un crucifijo y llamó a todos a la paz.

“Creced y multiplicaos” es al parecer un mandato divino y el Obispo Lugo como buen cristiano lo ha cumplido muy bien pero por ello el Vaticano ha evitado defenderlo luego de ser derrocado de la Presidencia del Paraguay e inclusive le ha retirado el título de Obispo.

Es probable que la iglesia haya metido sus manos en el golpe de Estado contra Lugo.

Su Santidad Benedicto XVI, Lugo, Chávez y Fidel tienen en común ser jefes de Estados pero el menos cercano a Cristo –dada por cierta su historia- es el Papa.

Cuando Jesús, los bancos funcionaban en los templos y dice la historia que Jesús echó a patadas a los mercaderes banqueros del templo y los llamó sinvergüenzas por esquilmar a los pobres.

A Lugo le faltó coraje para defender la presidencia del Paraguay pero puede reivindicarse si asume la pelea, él es de los cuatro el más cercano al Papa y éste a su vez también puede reivindicarse con Cristo.

Y, Chávez es el más cercano a Fidel; Chávez y Fidel son audaces pero no temerarios. Viven pendientes de los pobres y hacen todo cuanto está a su alcance para que los pueblos sean felices.

Pero en este mundo hay algunos cuyo sacramento es con la billetera antes que con el altar, no obstante y aunque parezca fantasía, qué bueno sería que enmendaran.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.