miércoles, 19 de septiembre de 2012

Mariano Ferreyra: En el nombre de uno, todos

Alejo Caivano (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El 20 de Octubre del 2010 una patota sindical reprimió a trabajadores tercerizados del ferrocarril Gral. Roca: asesinó a Mariano Ferreyra y dejó varios heridos de gravedad. Hay un juicio oral, este artículo se pregunta sobre el fondo de la cuestión.

Tercerización

El sistema económico que nos impusieron permite que una empresa subcontrate a otras para hacer de todo, no solamente cuestiones “externas”. Esto muchas veces es una forma de fraude para que las empresas no tengan que cargar con los “riesgos laborales” (así le llaman, cuando en realidad son derechos de los trabajadores, indemnizaciones, impuestos, etc.). ¿Qué hacen? Crean una “unidad jurídica” (no importa la forma societaria, que podrá ser S.A., S.R.L., Cooperativa, etc.) Distinta a la principal, le trasladan todos los riesgos, y se quedan con todos los beneficios. De esa forma tienen “seguridad jurídica” para invertir y quedarse con beneficios superiores al 100%.

Cuando el empresario en cuestión prefiera sacarse un problema de encima, la “tercerizada” se evapora, dejando un tendal de trabajadores con reclamos contra la nada misma. De esta forma maximizan su ingreso de capital disminuyendo los riesgos, con el amparo de la ley y del poder político.

La Línea Roca, manejada por la firma privada Ugofe (por “cuenta y orden del Estado”), tiene un intrincado y llamativo esquema de firmas contratadas. Cuenta con aproximadamente 20 empresas tercerizadas que emplean a casi 1.500 trabajadores y desempeñan un amplio abanico de tareas que van desde el arreglo de vías hasta la custodia y vigilancia de talleres y trenes. Los montos semestrales que manejan están arriba de $55 millones. (1)

¿Qué tiene que ver todo lo anterior con Mariano? Demasiado. La Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencias (UGOFE), que es un ente creado por el estado y con injerencia directa de empresarios de transporte y los sindicatos ferroviarios, creó varias “cooperativas” (figura mal utilizada en ocasiones) que contrataba trabajadores pagándole un sueldo sutilmente menor (hasta el 33% máximo del salario de un ferroviario) a trabajadores que realizaban tareas similares a las contempladas en el convenio colectivo de trabajo. Adivine Ud. Quienes se quedarían con la diferencia.

Ahora, para el que lee: ¿trabajaste para alguna tercerizada?

Organización y lucha

Los empleados “tercerizados” no se quedaron tranquilos. Con el apoyo de trabajadores efectivos de la línea roca y organizaciones políticas llevaron adelante un plan de lucha para conseguir el pase a planta permanente. En el marco de eso decidieron cortar las vías del tren un par de horas, para visibilizar el reclamo. La medida no pudo ser llevada a cabo porque al llegar a las vías se encontraron con una patota al servicio de la UGOFE.

Antes de eso, volvamos para atrás. Mariano era un joven militante, luchaba para transformar el mundo, el barrio, la historia. Pero no era uno más. Tenía 23 años y 10 de militancia, notable. Algunos de sus compañeros dicen que participó en las movilizaciones en repudio al asesinato de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán el 26/06/2002. Activista desde el secundario, organizó la FUBA (Federación Universitaria de Buenos Aires) en la sede Avellaneda del CBC, trabajaba en lo que podía, disfrutaba la música y el cine, entre otras cosas. Era un destacado militante del Partido Obrero de Avellaneda. Dedicaba parte de su tiempo a pensar y actuar sobre lo que nos pasa a todos, en forma solidaria y comprometida. Un ejemplo.

Enfrentar la tercerización (encima en este caso impuesta desde el propio estado) no fue nada fácil. Pero lo llevaron adelante con contundencia. El rol de apoyo que tuvieron Mariano y militantes de otros espacios es importante. Les dio mucha fuerza a los trabajadores en su reclamo. Es muy difícil organizar una comisión interna o una agrupación de trabajadores. Porque tenemos leyes que regulan los derechos sindicales (la 23.551 de asociaciones sindicales entre otras, aunque cuestionada judicialmente), pero cada vez que un grupo decide reclamar sus derechos, los empresarios los echan, el estado los reprime, etc. Luego venimos los abogados a litigar, pero ya no es la misma situación. A lo sumo conseguiremos en muchos meses una reincorporación, para empezar (casi) de nuevo.

Esa lucha se venía dando y continúa hoy día. Lo que pasó ese 20 de Octubre fue que reprimieron a los trabajadores un grupo de patoteros pagados por el propio sindicato (y algunos sometidos a la misma infame situación de aquellos que sufrían la represión), para amedrentarlos, para que dejen de luchar, para que no se organicen. En esa lucha cayó Mariano. Pero no se detiene ningún proceso de esa forma, los trabajadores lo tomaron como ejemplo.

Que cada trabajador que quiera reclamar sea apoyado es un gran punto a favor de la democracia, siempre entendiendo que los métodos no los decide el que tiene la tranquilidad de sentarse en su comodidad a hablar de cómo debería ser el mundo.

Producto de toda la lucha de los tercerizados, junto con la que se viene dando para conseguir juicio y castigo a los asesinos de Mariano Ferreyra, el gobierno nacional tuvo que empezar a pasar a los trabajadores a la planta del FF.CC Roca, proceso aún incompleto.

El mejor homenaje que podemos hacerle a Mariano es continuar su lucha, enfrentando las tercerizaciones (y a quienes las permiten), y apoyando las organizaciones de los trabajadores, en la calle.

Pero nos falta un punto no menor.

Burocracia

Los jóvenes crecemos viendo las enormes diferencias que hay en la sociedad: unos duermen en palacios y otros en la calle. Un factor importantísimo que permite lo anterior es un pequeño sector de trabajadores que tiene ingresos como para vivir en palacios (y de hecho viven así), mientras dicen representar a los que peleamos mes a mes para pagar el alquiler, o la comida de nuestros hijos.

José Pedraza (líder de la Unión Ferroviaria) vivía en Puerto Madero, antes de su estadía carcelaria con todo pago. ¡Son demasiados los “sindicalistas” que tienen lujos desconocidos para los trabajadores que dicen representar!

Debemos ser cuidadosos de diferenciar a los sindicalistas de los burócratas. El primero lucha para conseguir mejoras salariales, de condiciones de trabajo, de organización, etc. El segundo garantiza que las cosas sigan como están. Utilicemos una definición para facilitar: “La burocracia se ha asociado firmemente a las patronales bajo la hegemonía de los monopolios y el imperialismo y defenderá tenazmente esta asociación patentizada en el pacto social. Podrá propiciar denuncias o reajustes pero la filosofía del pacto social se mantendrá y promocionará constantemente puesto que lo esencial es el concepto y la práctica de la conciliación de clases”.(2)

En este aspecto, la burocracia es ese sector de los trabajadores que recibe beneficios de las tercerizaciones, que cuando Menen privatizó los ferrocarriles buscó como hacer negocios y no enfrentó esa política. Pero no solo eso. Pedraza, quién es un millonario “representante” de trabajadores, fue cafierista, menemista, y duhaldista, actualmente kirchnerista. ¿En el futuro? Ha tenido problemas con la Justicia que en 2006 le dictó un embargo por 50 millones de pesos (se lo investiga por un gigantesco fraude a sus propios afiliados, impresionante) y el que era uno de los mejores hospitales de la Ciudad de Buenos Aires, el Policlínico Ferroviario, quebró. Como salvataje, el kirchnerismo estuvo a punto de expropiar por ley sus instalaciones en Retiro, una operación por la cual el sindicato recibiría unos 12 millones de pesos.

Aún no se debe aventurar quién fue que disparó el arma que mató a Mariano, pero lo que sí se sabe, es que salió del grupo que responde a la burocracia de Pedraza, Fernández, etc. La policía liberó la zona mientras la fuerza de choque avanzaba. Una represión privatizada, novedad de estos tiempos.

La clave que permite que exista este sector dentro de los trabajadores es el de la triple asociación: “Estado-Empresarios-Burocracia”. Hay que entender que el poder económico está en la sociedad de Roggio, Romero y Cirigliano con el gobierno nacional y con Pedraza y su gente, a través de la mencionada UGOFE. Ellos son los responsables de que se viaja como se viaja. El estado se encarga de pagar el salario de los trabajadores, los empresarios de llevarse la ganancia y el sindicato se queda con el salario de los “tercerizados”, entre otros negocios. Un triangulo cerrado.

A fin de cuentas, el triple juego anterior utiliza “filtros”(uno es la violencia, otro la cooptación, el principal siempre la inseguridad salarial) para la expresión de los trabajadores, porque ningún trabajador aprobará eso. Pero no lo consiguen. Día a día los trabajadores se organizan de distintas formas.

Hoy por hoy Pedraza está preso. Aunque, en el juicio que se lleva adelante por Mariano, reclamó la “excarcelación”, que por suerte la justicia no les dio.(3) Antes, cuando detuvieron a algunos de los responsables de la represión, convocaron a un paro en el tren. (4)

La burocracia está preocupada, porque los trabajadores se organizan. El negocio de ser siempre oficialistas (que este gobierno aprovechó en todo su mandato) se les acaba.

Será más que impresentable una condena “leve” a Pedraza, ni hablar del resto. Merecen la perpetua.

Juicio y castigo
La burocracia defiende lo suyo, con la complicidad del gobierno y la tranquilidad que les da ser parte del estado que permite que sucedan estas cosas. Muchos no nos comemos el cuento del “enfrentamiento entre sindicalistas”, como tituló 6,7 8 el mismo día que cayó Mariano. Y las palabras de la presidenta para relacionar la lucha de Mariano con Néstor fueron de una caradurez difícil de igualar.

Por las razones anteriores, con organización y lucha para enfrentar a la burocracia y su esquema de tercerizaciones, es que solicitamos juicio y castigo para los asesinos de Mariano Ferreyra.

Nuestra sociedad fue protagonista de que se terminara con los delitos de lesa humanidad (aunque algunos se padecen, lamentablemente). Ahora tenemos que terminar con los delitos de “lesa economía”, que son aquellos que cometen los que buscan preservar su privilegiada situación económica, cometiendo cualquier acto contra los trabajadores, con la represión privatizada k.

Que la lucha de Mariano no haya sido en vano está en nosotros. Es importante que alrededor de este juicio se den las mayores expresiones populares que llenen de argumentos y de participación las calles, reclamando justicia por el compañero y por todos los que han caído en la lucha por conquistar la justicia social.

Los empresarios tienen como instrumento a la burocracia y la policía, pero nosotros tenemos los nuestros: la organización y la lucha, los únicos capaces de conseguir juicio y castigo para todo aquel que reprime.

Muchas veces nos dicen que las cosas pasan, que no se vuelve para atrás. Ojala que no tuviéramos que volver a cantar esta canción.

“…sepan que solo muero, si ustedes van aflojando.
Porque el que murió peleando, vive en cada compañero”. (5)

La cantaremos hasta que sea necesario.

Notas:
1) Info en: http://www.ugofe.com.ar/empresa/informe_de_gestion.html
2) Agustín Tosco, artículo publicado en diario “El Mundo”, del 1 de marzo de 1974.
3) http://www.cij.gov.ar/nota-9698-Caso-Mariano-Ferreyra--rechazaron-la-excarcelacion-de-Jose-Pedraza-y-de-otros-cuatro-acusados.html
4) Esa nota merece ser conocida, por lo lamentable: http://www.impulsobaires.com.ar/nota.php?Id=101546
5) Carlos María Gutiérrez y José Luis Guerra - Milonga del fusilado (1972).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.