miércoles, 26 de septiembre de 2012

“Tumbes accesible”, una América sin barreras


Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Tres buenas noticias de profundo contenido social: El procurador brasileño Ricardo Tadeu da Fonseca, un abogado que perdió la visión cuando estudiaba derecho y que durante 18 años trabajó sin inconvenientes en el Ministerio Público, se convirtió en el primer ciego en ser nombrado como juez en la historia de Brasil.

El ejemplo ha repercutido a países vecinos. Edwin Béjar, con 32 años, también abogado. En octubre próximo se convertirá en el primer Juez invidente de la historia de Perú, cuando asuma el cargo de juez supernumerario del distrito judicial del Cuzco.



Ecuador y Perú han decidido poner en marcha “Tumbes Accesible”, un proyecto innovador de dimensión internacional para garantizar la atención prioritaria de los derechos de las personas con discapacidad. Los primeros avances en Ecuador muestran perspectivas sorprendentes en la población censada, incluyendo el retorno de migrantes de España, Italia y de Estados Unidos.

El viceministro peruano de Poblaciones Vulnerables, Julio Rojas Julca, explica que la decisión ha sido tomada por el Ministerio de la Mujer y Población Vulnerable y la Vicepresidencia de la República del Ecuador. Dos países que hace unos años se mataban entre sí, se guerreaban entre sí, ahora ponen por delante la agenda social como base de la integración de América Latina.

Son varios los programas, proyectos binacionales que vienen desde atrás, que enriquecen la convivencia pacífica. El uso ecuatoriano del oleoducto norperuano para facilitar las inversiones y salir por el puerto peruano de Bayóvar, es una muestra reciente de esta cercanía.

Este entendimiento binacional encuentra un ejemplo singular en la experiencia de vida del carismático vicepresidente ecuatoriano Lenin Voltaire Moreno Garcés, autor de una decena de libros sobre la teoría del humor, creador del movimiento internacional “América sin Barreras” - empezando con Perú, Colombia, Chile, Uruguay, El Salvador, Guatemala y Paraguay - en defensa de los derechos de las personas con discapacidad. Es una propuesta avalada por la OEA y la ONU. “Los pueblos deben estar unidos para lograr el desarrollo de la población y olvidar enfrentamientos pasados”, sostiene el Lenin Voltaire.

Frontera ecuaperuana

En pocas semanas, empezará una encuesta, con participación de brigadas de médicos rehabilitadores, psicólogos, profesores, voluntariado y miembros de seguridad. La encuesta es programada por el Instituto Nacional de Estadística, después de conocer los resultados del censo, y así atender los casos excepcionales no registrados.

El departamento fronterizo de Tumbes, tiene una población total de 228 mil habitantes, en su territorio geográficamente accesible. El 10% son personas con discapacidad y según la OMS llega a 15%, es decir 34 mil discapacitados.



“Tumbes Accesible” demanda el intercambio de experiencias científico técnico sobre discapacidades. La complejidad de la iniciativa demanda la permanente coordinación entre diferentes sectores, instituciones, gobiernos y disciplinas para ejecutar planes regionales y locales y crear estrategias para las políticas.

El modelo de gestión involucra al Gobierno Regional de Tumbes, Ministerio de la Mujer y Población Vulnerable y su consejo nacional – CONADIS, con participación de tres municipalidades provinciales y diez distritales, alcaldes delegados de los centros poblados, gobernaciones y organizaciones de personas con discapacidad.

Es más. Compromete la presencia activa de todos los ministerios. Involucra a la cooperación internacional. Cuenta con un comité regional, un equipo binacional Perú-Ecuador y grupos de trabajo específicos.

Los promotores de “Tumbes Accesible” están convencidos que la iniciativa será accesible en tanto se fortalezcan las políticas, la institución y la participación ciudadana. Y los elementos determinantes serán: la salud, educación, empleo, accesibilidad y la protección de derechos.

El promotor y la Declaración de Quito

Lenin Voltaire nació sano y robusto en Nuevo Rocafuerte, provincia de Orellana, en 1953. Pero hace más de veinte años, tras un asalto con un disparo a quemarropa, perdió la movilidad de sus piernas y pasó a la categoría de persona discapacitada, vulnerabilidad casi invisible e inadvertida que en América Latina presenta cifras conmovedoras.

Después de una larga recuperación decidió “volver a vivir” y se transformó en un mensajero de la solidaridad. El programa ecuatoriano lleva el nombre de Manuela Espejo, primera enfermera ecuatoriana, hija de un prócer republicano, y de Joaquín Gallegos Lara, escritor guayaquileño de profundo arraigo popular.

En 2010, la cumbre de vicepresidentes del continente “América sin Barreras - Por la Democracia y la Solidaridad”, culminó con la suscripción de la Declaración de Quito que proclama el fortalecimiento de las políticas y programas nacionales y regionales para la atención, rehabilitación y prevención de las discapacidades.

El censo ecuatoriano indica que de las 300 mil personas con discapacidad involucradas en el programa, 15 mil sufren una discapacidad física o intelectual severa, segmento al que se dotará de una vivienda "adaptada aunque modesta" a través del programa. Incluye un salario íntegro para quien está al cuidado del discapacitado. Han sido atendidas 245 mil personas y se proyecta atender el retorno de migrantes discapacitados de España, Italia y Estados Unidos.

"Encontramos a niños, jóvenes y adultos con discapacidades en agujeros en la tierra, en gallineros y perreras, pero esa realidad ya no va más", aseguró Lenin Montero en su presentación ante el secretario general iberoamericano, el uruguayo Enrique Iglesias, otro promotor de la integración social, cuando presidía el BID.

La lección aprendida

El viceministro Rojas Julca menciona que este programa ecuatoriano de inclusión social comprende asistencia médica, una casa sencilla, una silla de ruedas, una cama con colchón para evitar escaras y asistencia médica para rehabilitar hasta donde sea posible. Y un pago mensual de 250 dólares a la persona que cuida. En Ecuador, el presupuesto asignado para este proyecto nacional supera los 100 millones de dólares.

El valor del proyecto piloto “Tumbes Accesible” se explica por si solo. Basta una muestra: “Una madre tuvo un parto de dos niñas. La primera, normal y la segunda parapléjica. Pobre, con dos hijas, lavaba ropa entre otros menesteres, dándose por entero a la niña parapléjica. No le quedaba tiempo ni recursos para seguir apostando por la vida. La vicepresidenta Marisol Espinoza, visitó a la niña y recibió una sonrisa y gestos de desprendimiento, una valiosa compensación para alentar el programa”.

El gobierno del presidente Rafael Correa desarrolla estudios biomédicos, psíquicos y sociales de los discapacitados, y los casos como el de la niña parapléjica son declarados con discapacidad severa y necesitan de una tercera persona que los ayude. Con el programa, la vida de esa familia ha cambiado.

Convencido de los resultados “quiero que esa experiencia también se produzca en mi patria, con la ayuda necesaria”. En Lima, en coordinación con el CONADIS se ha elaborado un proyecto de resolución suprema. Se ha nombrado el Comité Multisectorial “Tumbes Accesible”. El proyecto ya empezó. Sabemos cuántos son. Tenemos la resolución suprema, un censo. Necesitamos de una intervención biomédica, psicológica, educacional, pedagógica para conocer el grado de discapacidad de la persona. La tercera operación es disponer de ayudas mecánicas y prótesis. De nada vale saber qué tiene la persona, si solo seguimos esperando décadas”.

¿Por qué la prioridad?

La persona con discapacidad es una persona “invisibilizada”, cuya relación es directa con la extrema pobreza y la discapacidad. Muchas familias que tienen a personas con discapacidad, en muchos casos, las esconden detrás de rejas, amarradas. Visitemos Ucayali, Cusco y otras ciudades del país y encontramos dramas, de personas que viven en cuevas. La salud mental es otro mundo poco atendido, aunque ha sido superado en algo, no obstante la anomia del Estado.

Dirigentes de la Federación de Poblaciones Nativas de la Selva Central, después de visitar el Viceministerio de Población Vulnerable, opinan que la magia milenaria de sus chamanes y remedios locales, resulta insuficiente, en muchos casos, para atender a sus discapacitados.

¿Quién se preocupa de la supervivencia de esta gente? Sostengo que hay dignificar a estas personas. Es el Estado que ha creado las barreras para la exclusión, la marginación y el olvido. La inclusión social significa superar esa realidad.

Se ha logrado que el INEI haga el censo. Las próximas semanas se conocerán resultados de una encuesta. Está en marcha la organización de brigadas de salud, con participación del MINSA, la Policía y Técnicos del Ecuador. Es una intervención binacional. Según el INEI hay 250 mil familias con discapacidad en todas las regiones del Perú.

“Tumbes Accesible” demuestra que se pueden hacer políticas públicas, validar una metodología, un protocolo. Está en marcha una línea de intervención para replicar esta experiencia en todo el país. El proyecto tiene una potencialidad, es una experiencia que está en camino de ponerse en agenda, las proyecciones son contundentes.

Los contenidos del proyecto son accesibles por los vicepresidentes, los presidentes. Es el proyecto social más interesante que ahora esta germinando, y que hay convertirlo en realidad.

Tenemos un programa presupuestal por resultados, que ha demostrado validez ante el MEF. A partir del próximo año se estimulará a todos los sectores que inviertan en discapacidad y con evaluación permanente de los resultados. Ahora los distritos tienen recursos pero que no lo dedican a proyectos de esta magnitud.

En Tumbes queremos evaluar las condiciones de personas con discapacidad y poder levantar una propuesta de acondicionamiento de los servicios públicos para que brinden atención. Diversos gobiernos regionales también están solicitando poner en marcha esta propuesta, a pesar que no se ha promovido tanto entre la población. Ya comienza a dar destellos este proyecto profundamente humano, unitario que ningún grupo social o político puede oponerse.

La Vicepresidencia ecuatoriana cuenta con importante presupuesto para impulsar la inclusión social de las personas discapacitadas. Los aviones y los barcos, están a disposición para apoyar la vida de estas personas. El vicepresidente ecuatoriano tiene 98 por ciento de respaldo popular. Acompañó a las autoridades peruanas, en abril último, para poner en marcha “Tumbes Accesible”.

La discapacidad puede ser mental, visual, auditiva, física. Hay ocho maneras y grados de discapacidad severa, discapacidad limitada. Las personas con discapacidad son también los desplazados por la violencia, los migrantes internos. En la memoria de Julio Rojas Julca, doctor en ciencias sociales, con larga experiencia en la ONU, siempre está presente la dimensión social del Vaso de Leche, programa del cual fue uno de sus promotores en la década del ochenta, como parte del equipo asesor del Alcalde de Lima, Alfonso Barrantes.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.