miércoles, 31 de octubre de 2012

Libros: “Historias dulces color de rosa”, relatos de Marcelo Colussi


ARGENPRESS CULTURAL

Como a veces lo hacemos, presentamos aquí un libro completo, en PDF, con algo de literatura. No nos atrevemos a decir “literatura de la buena”; eso le toca decidirlo al lector… Buena o mala, se trata de una colección de 23 relatos que, según el título, podrían ser cuentos con final feliz, “color de rosa”.

De acuerdo al prólogo: “Todas las historias son estrictamente verídicas. Cualquier coincidencia con la realidad… nos alegraría grandemente, pues significa que hemos sabido transmitir con fidelidad los hechos narrados. Los nombres de los protagonistas, por razones obvias, por supuesto que se mantuvieron siempre (para hacer más creíble los relatos y para que el lector, si lo desea, pueda corroborarlos investigando pertinentemente). En algunos casos son historias que el autor tuvo la ocasión de vivir directamente, nunca en forma personal -salvo una, donde fue protagonista-, pero sí siendo testigo presencial de los hechos referidos; en otros, son relatos contados por terceros, que se han tratado de reproducir lo más fielmente posible. Pero en todas las circunstancias, son historias dulces color de rosa, claro que… no siempre con final feliz. Perdón si pudieran resultar chocantes. No existe la más mínima exageración en nada. Tampoco se trató de edulcorar nada de lo relatado, de deformarlo, de hacerlo más presentable para el lector. Por el contrario, son sólo una pequeña muestra de nuestro mundo, de nuestro drama humano, de nuestra más cotidiana condición.”

Aunque de “color rosa”, en realidad, no tienen nada. Son más bien trágicas. Por lo que, ya para terminar los últimos tres relatos, un segundo prólogo se pregunta:

“¿Qué tienen de rosa estas historias? ¿Dónde están los anunciados finales felices? ¿Por qué “rosa”? (si es que aceptamos que ese color es símbolo de dulzura). Pues bien: en parte, podríamos conceder que tienes algo de razón: hasta ahora hubo más de patetismo, de truculencia y tragedia que de alegría, de dulzura. Lo aceptamos: la vida no es muy dulce que digamos. Y estos relatos no hacen sino presentar la descarnada realidad, siempre más amarga que dulce.” Pero, efectivamente, los tres últimos cuentos llenan de esperanza; permiten ver que las cosas no están escritas en piedra, que la historia no terminó, que la grama siempre reverdece… Son, en realidad, un llamado casi desesperado a la esperanza. Como el mismo autor lo dice en algún pasaje: “aún de rodillas ante la historia, en una cámara de tortura, no debemos perder las esperanzas”.

Como “crítica” del libro (si bien no creemos mucho en esto de las críticas) nos permitimos citar las palabras del venezolano Guillermo Guzmán:

“Leí «Historias dulces color de rosa», narrativa del escritor argentino Marcelo Colussi; pero, más parece un guión de Alfred Hitchcock. Un “infidente” me hizo llegar el libro. Próxima a salir del horno, dicha narrativa seguramente dará que hablar, tanto es así que inclusive yo me impresioné con el primer relato -es una serie de cuentos espeluznantes- y tuve que coger pausa antes de proseguir con la lectura. Os advierto que cuando digo “…inclusive yo…”, no se trata de una mera fanfarronada sino de una apelación a mil peripecias por las que he pasado personalmente y que han dejado magullones sobre mi cuero, hasta endurecerlo, mas, no traumas extrafísicos. No obstante, es una simple apreciación personal no endosable pero que sustento en ese elocuente aforismo que reza: “El que está picao de culebra cuando ve un bejuco brinca”. No creo estar a la altura de juzgar de modo significativo la narrativa del prominente y trashumante (tengo entendido) escritor pero, estimo que pudiese ser un magnífico libro, especialmente para quienes gustan de “deportes extremos” -valga paráfrasis- pero no estaría de más, recomiendo, que al abordar su lectura, se disponga de una bolsita de cotufas y una tacita de té de valeriana y/o en su defecto, un traguito de ron. Puede ocurrir que cuando ese bicho salga a la luz pública, no dé frío ni calor o tal vez sí, una y otra cosa simultáneamente, al intrépido lector, a tal punto que éste coja un pasmo en la cabeza. Es un libro estupendo para obsequiarlo a las siete suegras (en una) -el que la tenga- y darle un susto insuperable. Y es (o mejor, habrá de ser), en serio, un libro emocionante hasta para el más flemático lector.”

Pues bien, aquí le dejamos el libro. Si se atreven, entonces…. ¡feliz lectura!


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.