jueves, 15 de noviembre de 2012

“Mr. Gwyn”, de Mr. Gwyn


Francisco Vélez Nieto (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Alessadro Baricco
Mr. Gwyn
Traducción de Xavier González Rovira
Anagrama


Alessandro Baricco un creador literario incisivo y sutil, ensayista agitador de culturas en el más atrevido sentido del término frente a lo usual y nada amigo de literatura acomodada. En España resulta conocido por sus novelas Seda y Esta historia. Con su nueva novela nos ofrece por medio de su personaje Mr Gryn una interesante y meditada actitud sobre el poder de la escritura, dando vida a una narración nada ajena al mundo interno de todo escritor, en el momento menos previsto, que se aprecie de este ejerció de creación. Quiero decir, distanciado de aquellos otros que escriben, con sus derecho y aderezos propios, sobre temas más mundanos dedicados al entretenimiento y pensando en el pelotazo del posible Best seller. En la historia que reseña el protagonista se siente poseído de la imperiosa necesidad de un cambio. Porque el autor se considera todo lo contrario de aquello que se puede calificar sin caer en la etiqueta fija, como buceador y francotirador en el mundo interno de la literatura. Modos y maneras que aborda en esta narración atrevida y experimental donde el personaje Jasper Gwyn escritor muy reconocido, de improviso decide abordar envuelto en una sólida convicción de cambio algo que bulle en su interior, que ha provocado una crisis muy usual entre aquellos en el oficio de escribir cuando movidos por inquieto monólogo se interrogan a sí mismo, sobre la razón de escribir y para qué, dentro de una sociedad frente al poder establecido.

Situación que lo lleva a tal estado interno que decide dejar esa escritura, esa que aflige a todo escritor exigente, para adentrarse de la mano de la interrogación a sopesar el cambio de perspectivas con la que indagar hasta lo más profundo y personal del compromiso propio sobre aquello que pueda liberarlo de lo que considera una escritura rutinaria. Idea y propósito cuya urgencia va tomando cuerpo cuando camina por el Regent`Park “a lo largo de un paseo que, entre muchos, elegía siempre” Y cuando llega a casa decide escribir un artículo y llevarlo en persona “atravesando toda la ciudad, hasta la redacción del Guardian. Allí bien lo conocen y aceptaron su propuesta de publicar el artículo, de manera que a la mañana siguiente según lo acordado aparecía en el conocido Guardian “con un gran despliegue, en el suplemento dominical”, mientras él ponía tierra por medio trasladándose a Granada, calculando que las circunstancias obligaban a este alejamiento para evitar lo que de una u otra manera sería inevitable. Pero su agente literario Tom Bruce, enormemente sorprendido, no es para menos pues el escritor le deja buenos beneficios, logra localizarlo por teléfono y lanzarle todo “¿Qué es esta historia, Jasper?”, sobre los cincuenta y dos puntos de lo que pretendía llevar a buen puerto plasmada en el periódico.

De forma y manera que con tan inesperado y atrevido planteamiento inicia esta nueva andadura profesional decidido a no escribir más novelas, pese a la tentación, dada su reputación de autor muy leído, que se resiste a la tentación de nuevos contrato “para firmar, que se referían a libros que ya había escrito. Renovaciones, nuevas traducciones, adaptaciones para el teatro”. El se encuentra seguro del camino por el que ha decidido andar en la busca de ese mundo secreto lleno de misterio por donde poder llegar a realizarse a si mismo desde un objetivo que le de una identidad más real a su vida de autor que no escribe, algo paradójico. Transformarse en copista tras esa apuesta que le permita transformarse por medio de su anulación como novelista. pero, que de ninguna manera puede parecer la conocida aventura literaria de un personaje en busaca de un autor, sino un autor que lucha desesperadamente con una negación a todo lo anterior, hacia la búsqueda real e intelectual que lo sitúe en el espacio deseado.

Aquí, el nuevo desafío de Barricco por medio de su protagonista Mr Gwyn que ofrece al lector, quien una vez inicia lectura se sentirá atrapado por la trama y la especulación, mientras pasa páginas con impaciencia para llegar al final y conocer el resultado de esta extraña historia y los experimentos que, para no escribir se vienen produciendo, esos que el autor no escribe, pero anota, para luego analizar las sensaciones que dichos experimentos originales y extraños que por si de producen, anhelando conocer los resultado. Resultado, naturalmente, que uno no le va a desvelar al posible lector de esta crónica atrapada donde un universo diferente del escritor busca contenido y calidad, compromiso con su propia escritura poseedora de universo, aunque al final, el riesgo puede resultar ser encontrar una calle sin salida, volver atrás tras la experiencia vivida y anotada.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.