jueves, 23 de febrero de 2012

La Sinfónica de los tilos

Carlos Alberto Parodíz Márquez (Desde Alejandro Korn, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Tiene dos horarios de actuación. También dos prolongadas funciones que no se agotan con el aplauso, el más rotundo porque trata del silencio consagrado por los abonados al placer, una legión casi en extinción. Una complicidad circunstancial, como el milagro de la vida. Así pensaba asomado al cierre de ese 2003.

Los tilos son altos, están alineados frente a la casa por una de las calles fronteras. Son orgullosos y devuelven agradecidos, al caer la tarde y durante la transición con la madrugada fiel, un suave aroma de aromos. Exhalan casi copulando con esa música alrededor, concluyendo en un orgasmo fuerte, penetrante, celestial.

Los ejecutantes son zorzales varios, una extensa y numerosa familia y especies diversas que no distingo si no es por sus tonos.

Se congregan y seguros de tener la sala colmada, desgranan la música de los trinos que se deslizan sobre heladas y lustrosas superficies verdes, fruto del rocío que todavía llega para quedarse, dispuesto a no perder un sonido. Es que se cuentan historias de vuelos perdidos y encontrados.

Los tilos exhaustos pero felices contienen residuos rumorosos. A veces inventan brisas leves, que suenan como coros lejanos, complacidos con un festejo que se repite cada día. Yo asisto a todos los que puedo, claro.

Esa tarde noche, Yon quien llegó como las noticias, sin anuncios, había estacionado el Alfa gris concesionado por la grácil propietaria, sin apuros a la vista; vale recordar que, ella, dispone otro Alfa bermellón y convertible, estirpe que cuenta con un solo ejemplar en el país –que se sepa- el suyo.

El vasco, con el hermetismo adherido su marca de fábrica, desalojó bártulos del baúl. Armó la parrilla, por supuesto sin consultar y mucho menos recoger opiniones sobre el asado de tira, única opción y la ensalada, misteriosamente transportada en recipientes que ocultaban de indiscreciones, sabores de contrastes, según aromas que se deslizaban al pasar. Docto, me dijo casi con desdén.

- Este es un acontecimiento imprescindible para mantener la identidad – me quedé con la boca abierta y una luciérnaga traviesa y trasnochada casi me investiga sin pedirme documentos.

Además tiene significado, no como el amor – allí mi asombro claudicó porque no había bebido suficiente, como para justificar asombro y confusión. Pero el vasco siempre es propietario (yo inquilino) de lo inasible.

Un don que tal vez deviene de la historia. Los pueblos que se ubican en las alturas (vascos por ejemplo) suelen ser hoscos, parcos e invasores de los que moran en las llanuras (negociadores perpetuos). Quizás con esto justifico mi cobardía; mi reticencia a protestar cada vez que él lo hace (invadirme), amparándome en el afecto inexplicable.

Lo cierto es que presté atención –en realidad lo único cierto- a la caja de Malbec “El Portillo de Salentein”. Sucede que Malbec es nuestro DNI en vinos y una lágrima furtiva se escurre cuando uno coteja la cruda imposibilidad que ofrece una realidad blindada. Afortunadamente Yon me distingue, como mecenas de la buena mesa, tanto como para que no lo olvide.

En síntesis, el poder de convocatoria que dispone esa uva, para mí, sobre todo lo que destila su aroma frutal, puede hacerme parpadear como la espalda pecosa de la mujer dorada, un mapa arrasador para explorar el sur de su cuerpo. Agradecí en silencio el recuerdo y el presente, preservado en esa caja de cartón rugoso, pergamino de una fragante aristocracia nacida en el valle del Uco.

El vasco, en esa individual decisión, como todas por otra parte, traía el buen pasar en la ausencia de apuros –al contrario de mi famélica militancia en la necesidad -, como prueba estaban los delicados cortes de quebracho colorado, elegidos como de una muestra precolombina en Zurbarán, para organizar el fuego y las vísperas. Las copas de cristal rojo jugaban reflejos paridos por las chispas, como una cometa intermitente en el cielo del vino.

- ¿Que te trajo y a quien vas a traer, si se puede contar? – me atreví.

- A “hermosa”, respondió con impavidez y naturalidad, a prueba de cualquier perturbación. Eso volvió a provocarme un espasmo indefinible.

¿Qué quiere? – pregunté, cuidadoso.

-Consultar – fue su extensa explicación.

- ¿Tal vez el índice Merval? -, quise ironizar sobre el móvil del visitante, habitante de los “barrios costeros” del arroyo “Las Perdices”, zona buena para todo, menos para vivir. Pero en este país, entre otras cosas que no se eligen, está el lugar del arraigo. “Vivir se puede pero no te dejan”, profetizó alguna vez Tato de América.

- La necesidad es la misma en cualquier geografía, sólo cambia la calidad y el motivo – refutó Yon.
-
Convengamos – dijo, luego de aprobar el primer sorbo del melodioso Malbec – que las urgencias, si las hay, no tienen dueño -, agregué como débil protesta.

¿Que cuestión de estado puede originarse en el Barrio San José?, más que la sobrevivencia, pensé, visto la escasa y nula intención y atención con que siempre los distinguió el estado de turno. Siempre fueron útiles para cantar y movilizar, en realidad servir a los “caudillitos”, también de turno, aunque el turno, como se ve, resulte excesivo y tenga derivaciones no deseadas por eso inquilinos indeseables del poder.

- Vos pensás más de lo que decís -, acusó con la severidad de un fiscal, compungido y, para peor, honesto.

- Por lo menos démosle una oportunidad, como a la paz, según Lennon. Hablando de oportunidades pensé en que, a mí la carne me gusta “vuelta y vuelta” y este asunto podría prolongarse y poner en riesgo la oportunidad.

“hermosa” luce gallardo, pese al tiempo, cala anteojos sobre su tez oscura. Porta un bolso azul que, cuando abre, permite ver la Beretta en su funda. La faca en la otra, como parte del equipaje diario que lo acompaña.

Vivir es un oficio, predijo Pavese. El pelo cano y su paso acompasado lo llevan y lo traen a y de su romances clandestinos, como la vida, en este caso la suya.

Me ignoró al entrar, pese a tratarse de mi casa.

Tiempo, carne, vino y después, se dirigía a Yon entre bocados y sorbos. Es bueno para eso, también, pese a su pasado poco grato, para mí por supuesto.

- Damiani está de vuelta -, le contó al vasco, dando por seguro que era un dato público.

- ¿El que te baleó en el almacén? -, preguntó Yon, como si nada.

- Ese -, respondió “hermosa” seguro del seguimiento. Su tono nordestino le hace morder, además, las palabras.

- ¿Y que pensás hacer? - , deslizó el bilbaíno.

- Vine a consultarte -, dijo el otro – porque los de “narcotráfico” me dijeron que me quede tranquilo, que van en cualquier momento, a la casa, y lo “limpian”.

- ¿Y cual es la consulta entonces? -, el sarcasmo no resultó audible para el visitante, ocupado en “pelar” una costilla, no sé si jugosa.

- Que no quiero -, dijo, para agregar dubitativo – por lo menos en la casa, tiene chicos y eso no me gusta –fue su pudorosa explicación.

Me colgué de la impunidad. Me hamaqué en el absurdo. Miré desde la cima de derechos. Pensé en los humanos y los otros. La moralina del poder, respecto de la “poli” y el clon de vida y muerte que se negocia en cada barrio del suburbio.

-Te repito, voy a decir que no -, más se habló para consigo que para nosotros, pero la decisión le costaba.

- ¿El sabe que se equivocó con vos? – lo ablandó.

- Mirá la cosa fue así: aquel día llegué a mi casa, dejé el auto en la puerta, entré y no cerré. La mesa estaba lista, casi al lado del portón. Yo tenía un inquilino que puso un almacén y ese medio día se había ido.

Damiani entró y me madrugó. Empezó a gritar, pidiendo la plata, como mi familia estaba en la casa, quise tranquilizarlo y, si podía, ganarle de mano. Yo tenía la pistola en la espalda y cuando me moví, fue tarde. El primer tiro me lo puso en la panza -, exhibe la cicatriz como si fuera una escarapela, que lo surca, alcancé a sacar la Beretta y le tiré, pero ya no estaba bien. Casi me lleva puesto; fue hace tres años. El tipo se perdió por un tiempo largo, pero después empezó a volver a la casa Tiene familia. Nunca nos cruzamos, pero supo, enseguida, que se equivocó -.

- Tal vez estaba “dado vuelta” -, lo animó el vasco.

- No lo creo. Pero también supo que yo era “vigi” y no le puedo dar la ventaja de que lo vuelva a intentar.

- ¿Por qué? -, fue plañidero, cándido y persuasivo, el vasco.

- Porque me avisaron los vecinos que ha vuelto a pasar por mi casa y en una de esas... repite. Yo no lo puedo “limpiar”, porque “pierdo” -, fue su explicación. Hamlet dudó algo más que “hermosa”, extraño apelativo el suyo, pero ciertos códigos de las “fronteras móviles”, son un misterio más.

- ¿Y que puedo hacer por vos? -, fue solícito Yon.

- Vos conocés gente adentro y afuera, asegurate que no le metan mano a Damiani, no me fío de ellos, y se que a vos te lo pueden garantizar.

El vasco siguió hablando en voz baja.

Mucho no me interesaba. Conocer del oscuro mundo de las cuentas impagas, no estaba en mis planes.

Pensé de qué depende una vida en ciertas ocasiones y con ciertos personajes. Lo que las mayoría ignoran, les permite dormir en paz (¿?).

Puse la copa de Malbec, como una lente y vi la luna, casi pura y asombrada.

La oración miente: no es igual aquello de “en la tierra como en el cielo”, tanta serenidad arriba, para tanta confusión abajo.

Le tomé la temperatura: justa.

Me levanté rumbo a la parrilla; la última costilla me llamaba, parecía la de Adán, por lo simbólica.

En el camino bebí el penúltimo sorbo y los dejé... para lo que hay que oír...

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: Las ilusiones de Octavio Ocampo

El Ave Fénix (Desde Nueva York, Estados Unidos. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Octavio Ocampo nació en Guanajuato, México, el 28 de febrero de 1943. Estudió en el Instituto de Bellas Artes en ciudad de México, y se graduó en 1974 en el San Francisco Art Institute.

Después de haber dado muestras precoces de su genial talento para un arte multiforme, a partir de 1976 se dedicó sólo a la pintura y la escultura. Actualmente trabaja y reside en Tepoztlan, cerca del DF.

Trabaja principalmente un estilo metamórfico, utilizando una técnica de sobre y yuxtaposición realística y figurativa con las increíbles imágenes que crea.

Octavio Ocampo es mundialmente famoso por sus cuadros donde entrecruza detalles e imágenes que ayudan a dar vida a una imagen más grande que sólo se ve de lejos, no de cerca, creando una sensación única, una verdadera ilusión óptica.

Ver presentación completa aquí: http://www.divshare.com/download/16861666-b31

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿Y yo qué culpa tengo que lo golpiaron a Perón? (Parte II)

Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Yiyita, cuando derrocaron a Perón cambió la infancia que estabas transitando, la llenaron de clavos igual que a las de otros niños Se abrieron agujeros, escuchaste palabras raras que no entendías pero que tal vez quedaran espiraladas en tu cabecita revuelta: proscripción, Ley Marcial, Proclama Revolucionaria ¿Qué imaginarías que era todo ese montón de letras incomprensibles?

Revolución Libertadora, decían, y me pregunto ¿“libertadora de qué”? Fue el golpe ensañado contra un pueblo que eligió a sus líderes y que fue dignificado luego de años de sufrimiento y negación permanente de sus derechos dormidos en cajones de escritorios. Aunque hubiera habido errores nada justificó el accionar del odio en esta tierra partida en dos para siempre.

No se por qué recorrer tu infancia, casi como recortada de golpe, no llega a ponerme triste. Es más, creo que es todo lo que recuerdo de esa etapa tuya, otras imágenes se las fue tragando el vacío. Estas vivencias reflotadas son las únicas que encuentro en el cajoncito de recuerdos que uno guarda en el corazón y les pone llave. La que no pudiste ponerle a tu primer diario porque no era de “tela de vaca”.

Tu padre fue expulsado de su trabajo como tantos hombres y mujeres de entonces, tu madre comenzó a dar clases de apoyo escolar para suplir las carencias que se presentaban aunque lograron que no las descubrieras. La persecución no tuvo límites y muchos hogares padecieron lo que el tuyo. Fuiste una “afortunada” Yiyi, muchas veces me dije, porque pese a la crudeza de la realidad circundante no hubo que llorar fusilados en el seno de tu hogar, aunque aún sientas el recuerdo de los “tíos que no eran tan tíos pero a los que igual querías mucho”, esos que de la noche a la mañana dejaste de ver para siempre.

Domingo 15 de abril de 1956

¡¡¡Perdoname diario!!! Te lo digo en secretito porque papi siempre me dice que perdon se le pide nada más que a tata dito y a mami y me dice que no hay que arrodiyarse nunca y tambien me dice que nunca tengo que bajar los ojos para el piso cuando alguien me reta como la seño el otro dia.

Porque los chicos tiraron tisas al piso y bollitos de papel. Habian sido Ruben y Marito y otros pibes yo tire uno solito. La seño pregunto quien hiso eso y nadie dijo nada. Entonces dijo que todos ibamos a tener una penitensia de muchos deveres y sin recreo.

Entonces yo me pare y dije que fui yo seño para que no sepa que habian sido ellos y la mama les iba a pegar. La seño me dijo que no tenia que mentir que yo no habia sido. Y yo le grite que si que habia sido y basta y que no le mande deveres a mis compañeros. Y ella llamo a mami para decirle que le habia gritado pero papi siempre dice que siempre pero siempre ay que defender a los compañeros.

Mami no me va retar por eso. Y si me reta me defiende papi. Ojala que este en casa mañana tambien. Hoy comi huevodepascua.

Pero en secretito te pido perdoname diario querido porque te rayé muchos dias y no escribi nada. Estaba muy enojada porque YO QUE CULPA TENGO SI LO GOLPIARON A PERON eeeeeeeeeeeee

Yo no lo golpie diario yo no lo golpie yo no logolpieyonologolpieyonologolpieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee
Me voy porque es el cumple de papi.

Lunes 16 de abril

Ayer a la noche era el cumple de papi y le hisieron una torta y cuando hablaban y yo estaba jugando en mi cuarto igual los escuche y que se jodan. Si me traen un hermanito seguro que no escucharia nada porque el bebe estaria yorando y yo lo cuidaria.

Mami le preguntaba a pa cuando para todo esto y papi le desia que cuando vuelva Peron. Perón yeva asento ya lo aprendi. Perón, Perón, Perón, Perón.

Y me da bronca porque por culpa de elllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllll papito no esta conmigo muchos días.

Despues escuchamos la voz de Perón que siempre yega a casa con discos y desia que habia que seguir la risistencia. Abue le dijo a mami tendras que sufrir mucho todavía, es igual que su padre.

El padre era mi abuelo y yo no lo conoci pero Pochita si y Robertito tambien. Dicen que el abuelo estaba siempre preso porque eranarquista y yo no se que carajos es eso y nadie me lo esplica.

Y dicen que estuvo preso en todas las uelgas pero el no robaba y era bueno pero no lo querian porque era asturiano como la abuela y ademas era tambien español y estuvo en la semana tragica que debe haber sido fea. Y disen que asia mucho lio porque en España habia guerra civil y el hacia fiestas para juntar plata para ayudar a los compañeros en España para que puedan sacar a un hijodeputa que se llama Franco y por eso lo metian preso y lo golpiaban mucho.

Mi abuela decia algo de eletrisida que le daban y no se porque si en la carcel no te dan nada se ve que esos tipos no eran malos si le davan algo ¿no diariooooooooooooooooo?

Después me fui a dormir en mi camita y papi vino a decirme que yo era una nena ermosaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa y me alcanso mi muñeca negra que es la que mas quiero.

Miercoles 18 de abril

Ayer no te conte nada porque tenia los gatitos en el pecho y no dormi y no fui a la escuela y después me puse mas triste todavía. Mami y papi se peliaron por mi culpa esta tarde y papi se fue corriendo y tenia las pistolas abajo del braso en una cosa de tela de vaca como el diario de Pochita.

Despues no vino pero vinieron mas gatitos que me hacen jjjjjjjjjjjjjj y no me entra aire y measusto.

Jueves 19 de abril

Ayer mami y papi se peliaron por mi culpa y yo quede triste ahora tambien. Papi vino y me sento mucho tiempo en las rodiyas y a mi me gusta mucho porque mami me mira y estamos los tres juntitos. A y a veses esta la abuela y es mas lindo todavía igual que cuando estan mis primos.

Estuvo pocos dias y a la noche haciamos como siempre que esta en casa, papi agarraba la bolsa con balitas que tiene por si le quieren robar algo y tiene que defenderse. El no tiene la culpa que no es policia y se tiene que defender solito porque hay muchos gorilas pobrecito.

Y yo lo defiendo si veo que le hacen algo me cuelgo del cogote y le arranco los pelos y listo.

Pa le hace con una limita una crucecita como el por x de las cuentas 2x1=2. Me gusta como quedan y me gusta que me deja que yo se las alcance una por una y tiene un monton.

Entonces me gusta el ruidito que hacen. Mami le dice no la dejes jugar con esa mierda a la nena. Pa me guiña el ojo y me dice que si con la cabesa y entonces yo sigo haciendo ese ruidito que me gusta, cric cric cric y quiero jugar a la payana pero se me resbalan. Y junto el polvito que queda arriba de la mesa y escribo con ese polvito y me queda rebien cuando pongo papi Perón Vuelve y el se rie y mami tambien y se me vuela todo.

Yo le pregunté a pa porque le hace el por X arriba y el me dijo que porque si se le pierden se las van a devolver porque saben que son de el.

Y tiene rason, pa siempre tiene rason y me defiende cuando mami se enoja y los abu me defienden tambien. Y mis primos. Y doña Catalina y Josefina y todos me defienden. Igual mami no me reta mucho.

Papi me deja que agarre las pistolas que eran de mi abuelo y me dice que nunca les tenga miedo a las armas pero que hay que respetarlas. Papi no las tiene cargadas porque se puede escapar el tiro.

Como hay que respetarlas yo empese a decirle buenas noches señora pistola de papi ¿quiere algo seniora? Bueno hasta mañana que descanse y la guardo en el cajon y la tapo con un trapito blanco que es para eso solo.

Mami se largo a reir y papi me daba besos.

El otro dia no vinieron los hombres malos y ahora aprendi que se llaman marines y yo los estraño cuando no vienen, porque cuando vienen yo me tiro en la cunita y cuando se van mami me pasa a mi cuarto donde tengo la cama de nena grande que a beses le presto a mis primos cuando se quedan en casa. Muchos dias me acoste en mi cama de nena grande y a la mañana apareci en mi cuna y la ropa toda tirada por todos lados. Que loco eso.

Mami me dijo que algun angelito me habia pasado a la cuna para que tape el colchoncito y que los hombres no revisen pero revisan igual el ropero y los cajones. Son mas metidos.

Menos a beses que los escucho que dicen vamos que la nena duerme pobresita que no la cuidan los padres hijosdemilputas y me dio ganas de decirle que no se debe mentir ni decir malas palabras delante de dos mujeres solas y el padre que no esta. Que saben ellos si no vienen de dia cuando mami me hace flan o torta. Yo no duermo a veces que vienen nada mas cierro los ojitos y me tapo los ojos con el braso para que no se den cuenta que se me mueven las pestañias. Todo todo todo me lo enseño mi mama porque son trampitas y no se lo cuento a nadie mas que a vos. ¿Entendiste e e e e?

Domingo 3 de junio

Hoy estoy muy enojada los gatitos se quedaron muchos dias y Josefina me dio inyecciones que duelen.

Cuando vino pa del trabajo a la noche yo le dije no te vayas mas papito y me enoje y tome fuersas y me pare en la cama y le dije que no podia ser que nunca me yeve al soologico y que me yeve el papa de Elisa.

La cama se movia porque el colchon es blando y no me podia quedar bien paradita pero no me importo. Entonces le grite a pa que porque yo no podia estar con mi papa como todas mis amiguitas. Y que los padres de Elisa y de Olguita y de Estelita eran policías y nunca iban los hombres malos a su casa y ellas no tenian que acostarse en las cunitas y aserse las dormidas.

Y me quede sin aire cuando grite asi y se despertaron los gatitos que tengo en el pecho y que no me dejan rispirar muchas veses. Y me agarro esa tos de los gatos.

Y le dije tambien que el padre de Marito y el de Beba tampoco era polisia y no iban los hombres malos a su casa y no le tiraban la ropa a su mama como le tiraban a la mia. Y le dije a vos te gustaria que le tiren todo al suelo a tu mama. A mi noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Entonces mi papá me sento en la cama, me peinaba el pelo con los dedos y tenia cara un poco triste y me dijo escuchame bien Yiyita vos sos una nena muy inteligente y me dijo que el no estaba conmigo para que nunca mas aya nenas que esten sin sus papitos. Y me dijo que yo era una heroa y que ellos estaban muy orguyosos de mi que tambien estaba ayudando para que buelva Perón.

Y yo me tire y agarre a papi por el cueyo y me daba muchos besos.

Nunca mas le voy a gritar asi diario. Hoy papito todavía no bino y yo estoy muy triste porque ayer le grite y el no se enojo.

Mami un poquito si pero no mucho porque después me dijo que a papito no se le grita asi.

Diariiiiiiooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo yo quiero gritar muchoooooooooooooooooo

Domingo 10 de junio

Todos los tios estan enojados con aramburu y rojas y no los pongo con mayuscula porque son muy malos y no me da la gana. Yo escuche que decian en casa que iban a hacer una cosa y justo cuando habia boxeo y pa siempre escucha el boxeo cuando esta en casa. Pero se llevaron presos a todos los que iban a leer eso que no se que es y después lo busco en el dicsionario y te cuento.

Y bueno que queres se iba a cortar la pelea por que no la hacian en otro lado y no se enojaba nadie. Algunos compañeros de pa se los llevaron presos y aramburu y rojas que papi le dice cuervo pusieron una ley que decian que era de guerra y fusilaron a unos tíos de los que no son tan tios pero algunos siempre vienen a casa. Me puso triste porque le pregunte a ma que es fusilaron y cuando supe me puse mas triste porque ellos me decian polaquita linda y decian que mi papa era el lechero porque mami y papi no tienen ojos claritos como yo. Mañana me voy a esperar al lechero y le pregunto si es cierto que es mi papa y yo no quiero yo ya tengo a mi papa.

En casa estan todos tristes y vinieron muchos tios y mi papa se fue con ellos en un coche muy ligero y mami me also a upa.

Habia muchos comandos civiles en todos lados que tambien son malos como los tipos que vienen a mi casa y revuelven todo.

Todo se complica mucho le dijo mi mama a una compañera que vino a visitarla y que es profesora de frances y habla con mami y yo no entiendo nada. No se porque no me compran un hermanito de una vez. Asi no escucho mas cuando hablan cosas de grande. Igual se que hay que ver oiry callar mi mama me lo dice todos los dias

Sigue…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Una prensa para todos

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La prensa ha de ser como los correos antiguos, tener los caballos enjaezados para llegar antes que nadie al lugar de los acontecimientos, con el fin de atender esa innata curiosidad del lector, casi siempre escaso de voluntad, de tiempo o de dinero.

Esta definición corresponde a José Martí (Cuba, 1853 - 1895), uno de los más grandes poetas hispanoamericanos y periodista que apostó por la Revolución de Mayo de 1810, en Buenos Aires, contra el dominio de Inglaterra.

La actual innovación tecnológica, en esencia, no ha cambiado el sentido ni los ideales libertarias de la prensa. Ahora, la persona está más informada que dos o tres décadas atrás, pero, no necesariamente, mejor para asegurar la conservación de los recursos naturales renovables y no renovables en función de la humanidad entera.

La prensa sigue siendo un aliado o enemigo del poder. Pero nadie, ni el personaje más humilde o poderoso, es desaprensivo con la crítica o el halago. Sobre este tema existen ejemplos mil. Y quien mejor para explicarlo que el ilustre autor de Madame Bovary, la célebre novela que Gustavo Flaubert, la despreció hasta su muerte.

Flaubert, reservaba todas sus iras para la prensa. “El estruendo de los periódicos, la importancia que se dan, las tonterías que imprimen inevitablemente, dada la precipitación con que se hacen, le enfurecían. Hablaba de suprimirlos todos de una vez”, confiesa su amigo, Emile Zola, en El Hombre.

Lo que más le molestaba a Flaubert eran los pormenores que algunas veces daban acerca de su persona. Parecíale irrespetuoso, decía que solamente el escritor pertenecía al público. Jamás quiso reconocer que en el mundo todo marcha simultáneamente y que la prensa que da noticias es la hermana menor, muy mal cuidada, si se quiere de Madame Bovary.

Pero, agrega Zola, que aquel hombre feroz, que hablaba de ahorcar a todos los periodistas, se conmovía hasta derramar lágrimas cuando el último de los gacetilleros escribía de él un articulillo…”Rico trabajando a sus horas, sin haber pasado por el periodismo, lo desconocía por completo, despreciándolo a veces demasiado y creyendo en él otras veces también demasiado”.

Si esas reacciones sobre el periodismo le produjeron al célebre autor de Educación Sentimental, de Un corazón sencillo, La Leyenda de San Julián o Herodías, cómo no entender la vanidad de vanidades de los poderosos emergentes que su ego nos les permite distinguir las diferencias de aquellos medios, que cual fábricas de vanidadess, cooptan a Los Aprendices, como muy bien recrea Carlos Eduardo Zavaleta, recordando a los caudillos de las comarcas de su juventud, en la Cordillera Blanca.

Arguedas, Vargas Llosa o Ribeyro se anticiparon en señalar en Todas las Sangres, Conversación en la Catedral o El Banquete, historias de la zalamería criolla con los políticos de turno, en marchitos clubes, de muros y recuerdos coloniales, cuando los movimientos migratorios ya han cambiado de raíces las faz de las ciudades, y la prensa convencional ha dejado de tener el poder de viejo cuño.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Poema

Guillermo Henao (Desde Medellín, Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Cúantos días me faltan
para contar los turnos respirados
desde entonces.
Te perdiste y te llevaste los recuerdos.
Si pudiera
de nuevo re-dactar el documento
y llegar a tu casa
y preguntarte cómo está(s).
Pero qué voy a hacer si el agua
de tu frente y yo sediento,
si los cielos sin nubes de tu sol.

Qué te habrás hecho
con tu vestido azul para mi vista
y de rojo color para mi pecho.
Ya no sabré
si viajarás a pie o sentada
-te va a coger la noche hay que marcar tarjeta-
o acaso habrás abierto
la ventanilla de cuál bus.

Por qué me de-tendría a con-templarte,
por qué te llamaría desde lejos
desde lejos,
cuando tú nunca sí, por qué tú siempre.

Dónde estarás con los volantes
-no fuiste a la asamblea-
pues estas hojas
se quedaron
y esa brisa,
y los panfletos se me caen
y este adiós.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Tolerancia

Margarita Schultz (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El aire tolera el vuelo
Y la tierra, las raíces del árbol
Que la penetran

El paisaje tolera el viento
Y el agua, el ir y venir de los peces
Que se desplazan
Tolerancia

El aire tolera el vuelo
Y la tierra, las raíces del árbol
Que la penetran

El paisaje tolera el viento
Y el agua, el ir y venir de los peces
Que se desplazan

El silencio tolera el trueno
Y el cielo se deja recorrer
Por el oro de los relámpagos

El nido tolera el huevo
Que será después retoño ingrato
Y ha de abandonarlo

Solo nosotros
Pobres humanos
Hemos cultivado
La intolerancia

El silencio tolera el trueno
Y el cielo se deja recorrer
Por el oro de los relámpagos

El nido tolera el huevo
Que será después retoño ingrato
Y ha de abandonarlo

Solo nosotros
Pobres humanos
Hemos cultivado
La intolerancia

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Edgar Allan Poe (1809–1849). Narrativa completa

Francisco Vélez Nieto (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Edgar Allan Poe
Narrativa completa
Cátedra
Traducciones de Julio Cortázar y Margarita Rigal Aragón
Edición, introducción y notas de Margarita Rigal Aragón
Biblioteca AVREA

“Ante el mundo y ante los hombres, Edgar Poe se alza, altivo, impone todo lo que puede su superioridad intelectual, su causticidad, su técnica de ataque y de respuesta: Y como su orgullo es el orgullo del débil y él lo sabe, los héroes de sus cuentos nocturnos serán o bien como él, o bien como quisiera ser; serán orgullosos por debilidad como Roderick Usher, como el pobre diablo de “El corazón delator, o bien serán orgullosos porque se sienten fuertes, como Mrtzengerstein o William Wilson”

(Julio Cortázar Obra) Crítica (Galaxia Gutenberg)

Han transcurrido cuarenta y dos años desde aquel 1970 cuando Alianza Editorial editó en dos volúmenes de bolsillo los 67 Cuentos de Edgar Allan Poe, traducidos por Julio Cortazar, garantía de calidad por la viva belleza del lenguaje que logra presentar en español toda la pureza de los cuentos fruto del conocimiento, como de pasión que el autor de Rayuela ha dejado lúcida prueba dentro de su extensa Obra Crítica. Y ahora en la excelente Biblioteca AVRA de Cátedra de dorada lista de autores clásicos, ofrece bajo el título la Narrativa Completa de Poe, compuesta por Julio Cortázar (Cuentos y A. G. Pym) y a la que se suma Margarita Rigal Aragón con (Julius Rodman) también es autora de la extensa, medida y clarificadora, introducción acompañada con las justas y necesarias notas.

Un reflexivo trabajo aclaratorio que la investigadora aporta con justicia y acierto para bien del lector, separando lo inventado de lo verdadero en cuanto a las leyendas en las que se ha venido, y continua, ejerciéndose sobre la vida y obra del autor de El escarabajo de oro. Testificando mitos y distorsiones según criterios a veces personales de algunos críticos y biógrafos: “Lo mucho que se ha escrito y dicho sobre la obra para dejar en su exacto lugar a quien junto a Emerson, Hawthorne, Thoreau, Whitman, Melville y Dckison, gracias a los cuales se produjo en Estados Unidos un fenómeno literario equiparable en importancia a lo que en su momento supuso el Renacimiento Europeo” señalando más adelante:”Por ello hoy en día, cuando la ficción y realidad se mezclan de manera tan confusa en torno al autor, es todavía necesaria “revistar” su vida y obra para desmentir muchos de los “mitos” que se repiten edición tras edición de sus obras y que se están acentuando también, en la conciencia de nuestros jóvenes, como que John Allan era tío o que Poe se unió a los griegos en defensa de las libertades... “Firme denuncia que continúa en las páginas siguientes.

Aunque algunos afirman que el nacimiento de la denominada novela policial nació antes que el autor del poema que hoy comentamos, la verdad es que los criterios generalizados muestran a Edgar Allan Poe como el creador del género, aunque se puede afirmar que de ninguna forma, como señala Julian Symons (1912-19994), escritor de novelas policíacas de renombre y autor de Historia del relato policial, merecedor del mayor agradecimiento por los apasionados cultores del género, “nunca creyó estar escribiendo relatos detectivescos (la palabra detective era desconocida en la época de la primera edición de El doble asesinato de la calle Morgue) y que nunca concedió excesiva importancia a este tipo de historias” Sus verdaderas raíces se encuentran en el cuento de terror del periodo romántico, afirmación que aunque con curiosos criterios contrarios es una realidad que supera todos estas afirmaciones que ya señaló Edmund Wilson (1895-1972), considerado uno de los titanes de la critica norteamericana del siglo XX cuando manifiesta, que: “ De este modo a estas alturas en que “Edgar Poe” ha estado figurando en Europa durante tres cuartas parte del siglo como escritor de importancia capital, en Norteamérica aún nos preocupamos –aunque ya no con indignación moral” por su mala reputación como ciudadano”

Y con mayor firmeza y vehemencia, en este ensayo crítico sobre el poeta de El cuervo, confirma como “Poe es sin duda, una de las figuras más típicas; es decir, es totalmente romántico, estrechamente emparentado con sus contemporáneos europeos. De este modo, la espeluznante vena de la fantasía es muy semejante a la de Coleridge, su poesía en la fase temprana deriva de Shelly y Keats, sus “fugas oníricas” recuerdan a De Kuincey y sus “poemas de prosa”. Sus temas-que como dice Baudelaire, están relacionados con “la exención en el orden moral”- pertenecen a la tradición Chateaubriand y Byron, y al movimiento romántico en general. Así pues, es en términos del romanticismo como debemos buscar la realidad de Poe” Y fue el Quijote modelo del que toma recurriendo en el relato epistolar a la coartada, como Cervantes, que es tan solo el editor de una historia recogida o encontrada.” El poeta y narrador se dio a conocer en España de la mano de Charles Baudelaire; los primeros comentarios de carácter crítico se remontan a 1858, a cargo de Pedro Antonio de Alarcón en su ensayo “Edgar Poe: casta a un amigo”, estudio realizado a partir del prólogo de Baudelaire a la traducción de un grupo de cuentos de Poe agrupados cono Historias extraordinarias. Como resumen de mi artículo, sencillamente manifestar el acierto de esta Narrativa Completa en tan cuidada edición.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: El pasito duranguense

ARGENPRESS CULTURAL

El género duranguense se origino en México aunque es frecuentemente confundido el origen de este ya que la banda que lo popularizó es proveniente de Durango, un estado del noroeste mexicano (de ahí su nombre). Muchos de los conjuntos de pasito duranguense fueron fundados en Chicago por inmigrantes procedentes de Santiago Papasquiaro, Guanaceví, Canatlán, San José De Gracia, Tepehuanes, Santa María del Oro y la ciudad de Durango (la capital del estado).

El género duranguense está muy relacionado con la música de Banda y norteña mexicanas. Algunas veces se hace referencia a los conjuntos de pasito duranguense como bandas, aunque su estilo musical es distinto y tiene varias características que lo diferencian de los dos géneros mencionados. En primer lugar, los conjuntos de pasito duranguense tienen muchos menos integrantes que los de banda y algunos más que los de música norteña. Además, el ritmo es notoriamente más rápido que el de la música norteña y depende considerablemente de percusiones. Cualquier canción de pasito duranguense tendrá muy probablemente fuertes redobles y sonoras percusiones.

Aunque este estilo musical probablemente se originó en Durango décadas atrás, no fue sino hasta la primera década del siglo XXI que se volvió tan popular como la música norteña y de banda, si no es que más. El Grupo Montéz de Durango, uno de sus más conocidos exponentes, han alcanzado los primeros lugares de las listas de popularidad de música latina en EE.UU. Su disco De Durango a Chicago fue uno de los más vendidos y en Chicago alcanzó la categoría de Top 10 music bestseller en Amazon.com. Canciones como Como Pude Enamorarme de Ti y No Aprendí a Olvidar, ambas de Patrulla 81, fueron también éxitos notables en la radio mexicana.

El pasito duranguense tiene una historia de unos 30 años, pero era popular sólo en algunas poblaciones de este estado. Con la migración de duranguenses hacia Chicago, el pasito fue tomando popularidad en esa ciudad de Estados Unidos y de ahí surgieron otros grupos. Recientemente se ha vuelto muy popular y ha invadido discotecas y corazones de los amantes de banda y sonidos norteños de todo México y Estados Unidos.

A diferencia de estos ritmos, el pasito duranguense es más rápido. Es una mezcla entre quebradita y merengue, por lo que su baile es más movido y tiene un toque sensual al mover caderas y hombros. Se destaca además por los instrumentos de aire, los famosos vientos que son característicos del estilo musical.

Existen diversas versiones de los orígenes del Pasito Duranguense, convergiendo la mayoría en la división del pasito duranguense en dos vertientes, una como un tipo de música y otra como un tipo de baile. Y para que la gente que no la conoce se viene de Durango y Sinaloa




Fuente: Wikipedia

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Mis escollos para la crítica literaria

Manuel Filpo Cabana (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Tengo un buen amigo miembro destacado de una asociación literaria. Todos los años tan dinámica entidad convoca un certamen en el que se presentan más de un centenar de trabajos, muchos de origen hispanoamericanos. Al estimar mi querido amigo unas cualidades críticas que en absoluto poseo, me ruega una apreciación de algunos según unos criterios concretos, pero con la libertad de hacer una estimación ponderada.

A pesar de mis ruegos, conmovido por el enorme trabajo que supone para mis altruistas amigos dilucidar tan abrumadora cantidad de relatos, accedo con una conciencia repleta de escrupulosidades.
No puedo evitar colocarme en el lugar de esos escritores que con tanta ilusión presentan sus logros. Pienso que una eliminación por mi parte sin la suficiente formación en la crítica literaria, podría perjudicarles en su futuro. Puede que exagere o, como afirmé, mis escrupulosidades posean demasiada entidad. Lo cierto es que me enfrento a justipreciar, recordando mis tiempos de maestro en los que mi disfrute residía en enseñar, no en evaluar al alumnado.
No hace mucho leí una crítica feroz a don Ricardo Senabre -personalidad filológica indiscutible en el mundo de las letras- por su juicio a una determinada obra literaria. Aunque el apasionamiento termina por descalificarnos, nada aconsejable en cualquier actividad humana y mucho menos a la hora de emitir juicios, reconozco que pudo don Ricardo yugular unos comienzos ilusionantes. El crítico que alcanza relieve tiene un difícil papel, colocado en esa zona intermedia entre los editores y los lectores. Seguro que una mayoría reconocerán las grandes tensiones que experimentan dado el complejo mundo de influencias que flota sobre tan inestable triángulo.

Por fortuna no es mi caso, condescendiente crítico de anhelos prófugos, pero mi formación anclada en conceptos clásicos no puede evitar sentir chirridos mentales cuando leo un texto, por ejemplo, sin un signo de puntuación de principio a fin. Escritos impecables en cuanto a faltas ortográficas, de gran originalidad, bien estructurados, pero al carecer de esos signos -quizá a la búsqueda de una rocambolesca originalidad formal-, a los cuales les di un gran protagonismo cuando enseñaba, marcadores de la inflexión, los que me colocan una y otra vez en continuas tesituras cuando escribo.

Mi asombro se une a una relativa satisfacción cuando a través de las cataratas que canaliza Internet llega un impetuoso oleaje de libros a los embalses de los concursos. Uno, que vive cabalgando a lomos de una intuición forjada a golpes de lecturas, suelo darme cuenta de aquellos autores que dominan tan difícil arte. Otros dan la impresión de haber aprendido en un cursillo acelerado; puede que olviden que solo la constancia a través del tiempo conseguirá el reconocimiento de los lectores. En cualquier caso, de ser perfectas las obras literarias no habría quienes las leyesen.
Después de mis circunloquios, valgan los certámenes para que la literatura nunca se queje de las historias perdidas o de los silencios olvidados.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La terrible venganza

Nicolai Gogol

En el oscuro sótano de la casa del amo Danilo, y bajo tres candados, yace el brujo, preso entre cadenas de hierro; más allá, a orillas del Dnieper, arde su diabólico castillo, y olas rojas como la sangre baten, lamiéndolas, sus viejas murallas. El brujo está encerrado en el profundo sótano no por delito de hechicería, ni por sus actos sacrílegos: todo ello que lo juzgue Dios. Él está preso por traición secreta, por ciertos convenios realizados con los enemigos de la tierra rusa y por vender el pueblo ucranio a los polacos y quemar iglesias ortodoxas.
El brujo tiene aspecto sombrío. Sus pensamientos, negros como la noche, se amontonan en su cabeza. Un solo día le queda de vida. Al día siguiente tendrá que despedirse del mundo. Al siguiente lo espera el cadalso. Y no sería una ejecución piadosa: sería un acto de gracia si lo hirvieran vivo en una olla o le arrancaran su pecaminosa piel.
Estaba huraño y cabizbajo el brujo. Tal vez se arrepienta antes del momento de su muerte, ¡pero sus pecados son demasiado graves como para merecer el perdón de Dios!
En lo alto del muro hay una angosta ventana enrejada. Haciendo resonar sus cadenas se acerca para ver si pasaba su hija. Ella no es rencorosa, es dulce como una paloma, tal vez se apiade de su padre... Pero no se ve a nadie. Allí abajo se extiende el camino; nadie pasa por él. Más abajo aún se regocija el Dnieper, pero ¡qué puede importarle al Dnieper! Se ve un bote... Pero ¿quién se mece? Y el encadenado escucha con angustia su monótono retumbar.
De pronto alguien aparece en el camino: ¡Es un cosaco! Y el preso suspira dolorosamente. De nuevo todo está desierto... Al rato ve que alguien baja a lo lejos... El viento agita su manto verde, una cofia dorada arde en su cabeza... ¡Es ella!
Él se aprieta aún más contra los barrotes de la ventana. Ella, entretanto, ya se acerca...
-Katerina, hija mía, ¡ten piedad! ¡Dame una limosna!
Ella permanece muda, no quiere escucharlo. Tampoco levanta sus ojos hacia la prisión, ya pasa de largo, ya no se la ve. El mundo está vacío; el Dnieper sigue con su melancólica canción y la tristeza vacía el alma. Pero, ¿conocerá el brujo la tristeza?
El día está por terminar. Ya se puso el sol, ya ni se lo ve. Ya llega la noche: está refrescando. En alguna parte muge un buey, llegan voces. Seguramente es la gente que vuelve de sus faenas y está alegre; sobre el Dnieper se ve un bote... Pero, ¿quién se acordará del preso? Brilla en el cielo el cuerpo de plata de la luna nueva. Alguien viene del lado opuesto del camino pero es difícil distinguir las cosas en la penumbra..., ¡pero sí!... Es Katerina que está volviendo.
-¡Hija, por el amor de Cristo! Ni los feroces lobeznos despedazan a su madre. ¡Hija mía!..., ¡mira al menos a este criminal padre tuyo!
Ella no lo escucha y sigue su camino.
-¡Hija!... ¡En el nombre de tu desdichada madre!
Ella se detuvo.
-¡Ven, ven a escuchar mis últimas palabras!
-¿Para qué me llamas, apóstata? ¡No me llames hija! Ningún parentesco puede existir entre nosotros. ¿Qué pretendes de mí en nombre de mi desdichada madre?
-¡Katerina! Se acerca mi fin. Sé que tu marido me atará a la cola de una yegua y luego la hará galopar por el campo... ¡Y quién sabe si no elegirá una ejecución más terrible!
-¿Acaso hay en el mundo una pena que se iguale a tus pecados? Espérala, nadie intercederá por ti.
-¡Hija! No temo el castigo, más temo los suplicios en el otro mundo... Tú eres inocente, Katerina, tu alma volará al paraíso, al reino de Dios. Mientras, el alma de tu sacrílego padre arderá en el fuego eterno, un fuego que nunca se apagará. Arderá cada vez más fuerte; ni una gota de rocío caerá sobre mí, ni soplará la más leve brisa...
-No está en mi poder aplacar aquel castigo -dijo Katerina, volviendo la cabeza.
-¡Katerina! ¡Una palabra más, tú puedes salvar mi alma!. Tú no te imaginas qué bueno y misericordioso es Dios. Habrás oído la historia del apóstol Pablo, un gran pecador que luego se arrepintió y se convirtió en un santo.
-¿Qué puedo hacer yo para salvarte? -respondió Katerina-. ¿Acaso yo, una débil mujer, puede pensar en ello?
-Si pudiese salir de aquí, renunciaría a todo y me arrepentiría. Confesaría mis pecados, me iría a una cueva, aplicaría ásperos cilicios sobre mi cuerpo y, día y noche, rogaría a Dios. No sólo no comería carne, ¡ni siquiera pescado comería! No cubriría con ningún manto la tierra sobre la que me echara a dormir. ¡Y rezaría, rezaría sin descanso! Y si después de todo esto la bondad divina no me perdona aunque sólo sea la décima parte de mis pecados, me enterraría hasta el cuello en la tierra y me amuraría dentro de una muralla de piedra. No tomaría alimento, no bebería agua. Dejaría todos mis bienes a los monjes para que durante cuarenta días con sus noches rezaran por mí...
Katerina se quedó pensativa.
-Aunque yo abriese la puerta -dijo-, no podría quitarte las cadenas...
-No son las cadenas lo que yo temo -dijo él-. ¿Crees que han encadenado mis manos y mis pies? No. Yo eché bruma en sus ojos y en lugar de mis brazos les tendí madera seca. ¡Mírame!... Ninguna cadena hay sobre mis huesos -añadió, surgiendo entre las sombras del sótano-. Tampoco temería estos muros y pasaría a través de ellos, pero tu marido no se imagina qué muros son éstos: los construyó un santo ermitaño y ninguna fuerza impura puede hacer salir a un prisionero, pues la puerta tiene que abrirse con la misma llave con que el santo cerraba su celda. ¡Una celda así cavaré para mí, pecador, el mayor de los pecadores!
-Escucha... yo te pondré en libertad, pero ¿y si me estás engañando? -dijo Katerina, deteniéndose junto a la puerta-. ¿Y si en lugar de arrepentirte sigues hermanado con el diablo?
-No, Katerina, ya me queda poca vida. Ya, aunque no fuera a ser ejecutado, mi fin estaría cerca. ¿Es posible que me creas capaz de exponerme al castigo eterno? -sonaron los candados-. ¡Adiós! ¡Que Dios todo misericordioso te ampare, hija mía! -dijo el hechicero, besándola en la frente.
-¡No me toques, horrendo pecador! ¡Vete, pronto! -decía Katerina.
Pero él ya había desaparecido.
-Lo he puesto en libertad -se dijo ella, asustada y mirando con ojos enloquecidos las paredes-. ¿Qué le diré a mi marido? Estoy perdida. Lo único que me queda es enterrarme viva -y sollozando se dejó caer en el tronco que servía de silla al prisionero-. Pero salvé un alma -dijo ella, quedamente-, hice una obra grata a Dios; ¿y mi marido?... Es la primera vez que lo engaño. ¡Oh, qué horrible! ¿Cómo podré guardar mi mentira? Alguien viene. ¡Y es él, mi marido! !Es él, mi marido! -gritó desesperadamente, y cayó a tierra desvanecida.
-Soy yo, mi niña. ¡Soy yo, mi corazón! -oyó decir Katerina, recobrándose y viendo ante sí a la vieja sirvienta. La mujer, inclinada sobre ella, parecía susurrar ciertas palabras y con su seca mano la salpicaba con gotas de agua fría.
-¿Dónde estoy? -decía Katerina, incorporándose a medias y mirando a su alrededor-. Ante mí se agita el Dnieper, y detrás de mí se alzan las montañas. ¿Adónde me has traído, mujer?
-Te he sacado en brazos de aquel sótano sofocante y luego cerré la puerta con la llave para que el amo Danilo no te castigue.
-¿Y dónde está la llave? -dijo Katerina, mirando su cinturón-. No la veo.
-La desanudó tu marido, hija mía, para ir a ver al brujo.
-¿Para verlo?... ¡Ay, mujer, estoy perdida! -exclamó Katerina.
-Dios nos libre de eso, mi niña. Tú debes permanecer callada, mi niña, nadie sabrá nada.
-¿Has oído, Katerina? -exclamó Danilo, acercándose a su mujer. Sus ojos llameaban, mientras el sable, tintineando, se balanceaba en su cinturón. La mujer quedó muerta de espanto-. ¡Él se escapó, el maldito Anticristo!
-¿Acaso alguien lo ha dejado huir, amado mío? -dijo ella, temblando.
-Seguramente lo dejaron salir, pero fue el diablo. Mira, en su lugar hay un tronco encadenado. ¡Por qué habrá hecho Dios que el diablo no tema las garras cosacas! Si sólo se me cruzara por la cabeza la idea de que alguno de mis muchachos me ha traicionado, y, si llegara a saber... ¡Ah!, no encontraría un castigo digno de su culpa...
-¿Y si hubiera sido yo? -dijo involuntariamente Katerina, pero enseguida se calló.
-Si tal cosa fuese verdad, no serías mi esposa. Te cosería dentro de una bolsa y te arrojaría al Dnieper.
Katerina se sintió desvanecer, le pareció que sus cabellos se separaban de su cabeza.
En la taberna del camino fronterizo se juntaron los polacos y hace dos días están de gran juerga. Hay bastante de toda esta chusma. Se habrán juntado probablemente para una incursión; algunos de ellos hasta llevan mosquete. Se oyen sonar las espuelas y tintinear los sables. Los nobles polacos beben, gritan y se vanaglorian de sus extraordinarias hazañas, se burlan de los cristianos ortodoxos, llaman a los ucranianos sus siervos, retuercen con aire digno sus mostachos y se repantigan en los bancos con las cabezas erguidas. Está con ellos el cura polaco, pero ese cura tiene la misma traza de sus compatriotas; ni por su aspecto perece un sacerdote: bebe y festeja como todos y con su impía lengua pronuncia palabras repugnantes. Tampoco los sirvientes se quedan atrás: arremangándose sus rotas casacas como si fueran hombres de bien, juegan a los naipes y pegan con ellos en las narices de los perdedores... Y se llevan mujeres ajenas... ¡Gritos, peleas!... Los señorones parecen poseídos y hacen bromas pesadas: tiran de la barba al judío tabernero y pintan, sobre su frente impura, una cruz; luego disparan contra las mujeres con balas de fogueo y bailan el krakoviak con su inmundo cura. Nunca se vio tal desvergüenza ni siquiera durante las incursiones tártaras: es posible que Dios haya querido, permitiendo estas atrocidades, castigar los pecados de la tierra rusa... Y entre el endemoniado rumor se oye mencionar la chacra del amo Danilo y de su hermosa mujer, allá, en la otra orilla del Dnieper. Para nada bueno se ha juntado esta pandilla.
El amo Danilo se halla sentado en su habitación, acodado sobre la mesa. Parece meditar. Desde el banco el ama Katerina canta una canción.
-¡Estoy muy triste, querida mía! -dijo el amo Danilo-. Me duele la cabeza, me duele el corazón. Algo me oprime... Se ve que la muerte anda rondando mi alma.
-¡Oh, mi amado Danilo! Apoya tu cabeza en mi pecho. ¿Por qué acaricias en tu corazón pensamientos nefastos? -pensó Katerina, pero no se atrevió a decirlo en voz alta. Se sentía culpable y le resultaba imposible recibir caricias de su esposo.
-Escucha, querida -dijo Danilo-. No abandones jamás a nuestro hijo cuando yo deje esta vida. Dios no te daría felicidad si lo abandonaras, ni en este mundo ni en el otro. ¡Sufrirán mis huesos al pudrirse en la tierra, pero más, mucho más, sufrirá mi alma!
-¿Qué dices, esposo mío? ¿No eras tú quien se burlaba de las débiles mujeres, tú, que ahora hablas como una de ellas? Aún has de vivir mucho tiempo.
-No, Katerina, mi alma presiente su próximo fin. Se vuelve triste la vida en esta tierra; se acercan tiempos aciagos. ¡Ah, cuántos recuerdos! ¡Aquellos años que ya no volverán! Aún vivía Konashevich, gloria y honor de nuestro ejército. Veo pasar ante mis ojos los regimientos cosacos. ¡Aquélla sí fue una época de oro, Katerina! El viejo hetmán montaba en su caballo moro, en sus manos refulgía el bastón, mientras a su alrededor se agitaba la infantería cosaca... ¡Ah, cómo se movía el rojo mar de jinetes de Zaporozhie. El hetmán hablaba y todos quedaban como petrificados. Y el viejo lloraba cuando recordaba nuestras antiguas hazañas, aquellas luchas cuerpo a cuerpo. ¡Ah, Katerina, si supieras cómo peleábamos con los turcos! En mi cabeza conservo una profunda cicatriz. Cuatro balas me han atravesado y ninguna de estas heridas ha terminado de curarse, ¡Cuánto oro arrebatamos entonces! Los cosacos traían sus gorras llenas de piedras preciosas. ¡Y qué caballos, Katerina, si supieras qué caballos apresábamos entonces! No, ya no podré pelear como entonces. Parece que no estoy viejo, mi cuerpo se mantiene ágil; pero la espada cosaca se cae de mis manos, vivo sin hacer nada y yo mismo ya no sé para qué vivo. No hay orden en Ucrania. Los coroneles y los esaúles1 riñen entre sí como los perros; no hay guía que los dirija. Nuestras familias de abolengo adoptaron las costumbres polacas, aprendieron su hipócrita astucia... Vendieron sus almas al aceptar la unia2. Los judíos explotan al pobre. ¡Oh tiempos, tiempos pasados! ¿Dónde han quedado mis años juveniles? ¡Anda, muchacho! Tráeme de la bodega un jarro de hidromiel. Beberé por nuestra suerte de antaño, por los tiempos idos.
-¿Con qué vamos a convidar a las visitas, mi amo? ¡Por el lado de las llanuras se acercan los polacos! -dijo Stetzko, entrando en la jata3.
-¡Sé muy bien a qué vienen! -exclamó Danilo, levantándose de su asiento-. ¡Ensillen los caballos, mis servidores. ¡Colóquenles sus guarniciones! ¡Todos los sables fuera de las vainas! ¡Ah, y a no olvidarse de la avena de plomo: recibiremos con honra a los visitantes!
Los cosacos aún no habían tenido tiempo de montar sus caballos y cargar sus mosquetes cuando los polacos, cuál ocres hojas cayendo de los árboles en otoño, cubrieron totalmente la falda de la montaña.
-¡Bueno, bueno! ¡Aquí hay con quién charlar a gusto! -dijo Danilo, mirando a los gordos señores que muy orondos se balanceaban en sus cabalgaduras con arneses de oro-. ¡Por lo que veo nos está esperando una fiesta hermosa! ¡Goza, pues, tu última hora, alma de cosaco! Ha llegado nuestro día: ¡a festejarlo, pues, muchachos!
Y comenzó la orgía de las montañas. Comenzó el gran festín: ya se pasean las espadas, vuelan los proyectiles, relinchan los corceles. Los gritos enloquecen la mente, el humo enceguece los ojos. Todo se mezcla; pero el cosaco siente dónde está el amigo y dónde el enemigo. Y cuando estalla una bala, cae del caballo un bravo jinete; cuando silba el sable, una cabeza rueda por tierra murmurando palabras confusas.
Pero en medio de la multitud siempre sobresale el rojo tope de un gorro cosaco. Es el amo Danilo: brilla el cinto de oro de su casaca azul, vuela como un torbellino la crin de su caballo moro. Está en todas partes, parece un pájaro. Grita y agita su sable de Damasco y pega golpes a diestra y siniestra...
-¡Pega, asesta tus sablazos, cosaco! ¡Date el gusto, diviértete, cosaco! Goza con tu corazón de valiente!, pero no vayas a distraerte con los arneses de oro y las ricas casacas. ¡Pisa con herraduras de tu corcel el oro y las piedras preciosas! ¡Clava tu lanza, cosaco! Goza, goza, pero mira hacia atrás, los impíos polacos están prendiendo fuego a las viviendas y se llevan el asustado ganado.
Y el amo Danilo, como un torbellino, vuelve grupas, y ya se ve su gorro con el tope rojo cerca de las jatas, y mengua la muchedumbre de los enemigos.
Varias horas duró la pelea entre cosacos y polacos. El número de éstos era cada vez menor, pero el amo Danilo parecía incansable. Con su larga lanza abatía a los jinetes enemigos, y su bravo caballo picoteaba a los que estaban de pie. Ya queda libre de invasores el patio, ya huyen los polacos, ya los cosacos se abalanzan sobre los enemigos muertos para arrancar sus casacas adornada de oro y los ricos arneses. Y el amo Danilo se disponía a reunir a su gente para iniciar la persecución, cuando... de pronto, se estremeció... Creyó ver al padre de Katerina. Estaba ahí, sobre la loma, apuntándole con un mosquete. Danilo fustigó su caballo hacia donde se hallaba el otro...
-¡Cosaco, estás ideando tu perdición!
Retumba el mosquete y el brujo desaparece detrás de la loma. Sólo el fiel Stetzko ve cómo desaparece la vestidura roja y el extraño gorro. Pero el cosaco vacila, cae a tierra. Ya se lanza el fiel Stetzko, para ayudar a su amo, tendido en tierra, cerrados sus claros ojos. Pero ya Danilo ha percibido la presencia de su fiel servidor. ¡Adiós, Stetzko! Dile a Katerina que no abandone a su hijo y no lo abandonen ustedes, mis fieles servidores -dijo, y luego calló.
Ya vuela el alma del cosaco de su cuerpo, morados están sus labios... Duerme el cosaco y ya nadie podrá despertarlo.

Notas:
1. Esaúles: oficiales de cosacos.
2. Unia: facción de la ortodoxia rusa que reconocía al Papa.
3. Jata: casa ucraniana de adobe.

Nicolai Gogol: 1809-1852, ucraniano de origen, siempre escribió en ruso. Está considerado como uno de los grandes autores en esa lengua. Se le considera autor de la primera novela rusa modera: “Almas muertas”. Es autor de muchos célebres cuentos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

VI Festival Internacional de Poesía “Palabra en el Mundo”

Vorto en la mondo, Palavra no mundo, Parola nel Mondo, Worte in der Welt, Rimayninchi llapan llaqtapi, Paràula in su Mundu, Cuvânt în Lume, Parole dans le Monde, Ordet i verden, Word in the world, Palabra no mundo, Ñe’ê arapýre, Paraula en el Món, Chuyma Aru, Koze nan lemond, Kelma fid-dinja,(milá baolam), Nagmapu che dungu, Tlajtoli ipan tlaltikpaktli, (Vort in Velt), Dünyada kelime, lhamet ta íhi honhát, Titzaa yeezii loyuu.

10 al 22 de mayo del 2012
Démosle una oportunidad a la paz

A las y los poetas que también son personas de palabra, organización y acción:
a las maestras y maestros en la tarea de alumbrar futuros;
a las y los periodistas que no callan verdades;
a las trabajadoras y trabajadores de la cultura, aquellos que hacen florecer los sueños,
a quienes desde la promoción y la creación hacen la diferencia,
a las miles de personas que luchan por la paz y la justicia social.
El Festival Internacional de Poesía Palabra en el mundo es la gran reunión poética en todas partes; es como el día que ensancha el mundo descubriendo el sentido de los rumbos, el color de las cosas, la esencia de la vida que nos explica la Paz con la naturalidad de sus manifestaciones, sin necesidad de justificaciones ni complejos discursos.
Palabra en el mundo es un festival de poesía que libera desde cada palmo de planeta, desde cada casa, la luz de las fraternidades, y crece y alimenta la ronda infinita.
Esto es Palabra en el mundo: gran encuentro sin fronteras en torno a la poesía.
Desde el 2007, la primera experiencia inédita de este tipo realizada en el planeta, siempre sosteniendo su carácter plural, horizontal, autogestionario, libre. Nace desde cada uno de nosotros y se multiplica; buen pan de mano en mano, canto y esperanza.
Decenas de países, centenares de ciudades, miles de acciones poéticas integradas a lo largo de los últimos años para ejercer a plena voz la poesía por las calles, en los pueblos, aulas y fábricas, plazas y mesas de café, bibliotecas, universidades, cárceles, parques y donde la imaginación empuje a que se haga realidad gracias a la vocación constructora de trabajadores poetas, docentes, artistas, gestores culturales...
Unidos decimos que Entre Todos podemos construir un gran abrazo por la Paz. Y que la Paz no es el silencio de los cementerios; la Paz no fructifica bajo opresión, no es la Paz el producto de la instauración del miedo al Gran Garrote ni crece al amparo del desarrollo de fuerzas económico/militares de disuasión de nada. La Paz no sobrevive a los silencios cómplices, tampoco es mercancía ni necesita de submarinos nucleares ni mercenarios ni pastores de rebaños alucinados en las visiones consumistas.
La Paz es un niño leyendo poesía, nuestros prójimos en torno al pan y a la libertad, un canto colectivo. Esto decimos, juntos, como palabra mágica que abre las puertas de los pueblos para que la fraternidad sueñe con nosotros el mejor futuro para todos.
Nos convocamos para construir lo posible y también lo imposible.
Entre el 10 y el 22 de mayo del 2012, en cada lugar y en poesía.
Lo posible (y también lo imposible) en breves líneas

Palabra en el mundo es una iniciativa unitaria y se construye desde la participación de todos. La idea básica es que cada uno de nosotros arme una actividad poética en su ciudad, la suma de todas nos dará como resultado un Festival de Poesía En Todas Partes.

Quienes lo acojan en cada lugar, están en la plena libertad de integrarle las variantes que estimen necesarias: música, teatro, artes plásticas, títeres, fotografía, cine, danza, ciencia, historia, etc.

La publicidad llevará el encabezado:

VI Festival Internacional de Poesía Palabra en Mundo,

Vorto en la mondo, Palavra no mundo, Parola nel Mondo, Worte in der Welt, Rimayninchi llapan llaqtapi, Paràula in su Mundu, Cuvânt în Lume, Parole dans le Monde, Ordet i verden, Word in the world, Palabra no mundo, Ñe’ê arapýre, Paraula en el Món, Chuyma Aru, Koze nan lemond, Kelma fid-dinja, מילה בעלם (milá baolam), Nagmapu che dungu, Tlajtoli ipan tlaltikpaktli, אין על (Vort in Velt), Dünyada kelime, العا لمفي كلمة, lhamet ta íhi honhát, Titzaa yeezii loyuu,
10 al 24 de mayo del 2012

Démosle una oportunidad a la paz y se añade la institución, el grupo, etc, que convocan a nivel local en cada punto de encuentro.

Promoción:

Todos los organizadores asumen la misión de promover entre sus contactos el Festival, en la idea de lograr la más amplia participación de público y ampliar el Festival a otras ciudades y países.

Poesía en la escuela:

Charlas de poetas en escuelas; docentes trabajan con poesía; los alumnos la escriben, ilustran; Las ilustraciones pueden montarse como muestra en la escuela o intercambiarse con otras que participen e incluso exponerlas en las vidrieras comerciales de la ciudad. Actividades lúdicas en torno a la poesía. Interacción de la poesía con la escultura-pintura-música-teatro-circo-títeres-etc.

Universidad:

Organización de coloquios, seminarios, conferencias en torno a aspectos de la poesía, obra de autor/es, generaciones, etc. Homenajes a poetas locales y universales, debates sobre el papel de la poesía hoy. Actividades de extensión: Realización de recitales, muestras de poesía ilustrada y/o poesía visual. Las secretarías de Extensión u órganos de vinculación con la comunidad ya tienen la dinámica necesaria para estas propuestas, en el espíritu de integración: comunidad universitaria – sociedad.

Canto y poesía:

Invitamos a los músicos, cantautores, grupos musicales, que programen un recital con participación de uno o más poetas. Compartir escenario, musicalizar poemas u otras variantes novedosas. Lo esencial es que la música y el canto se den la mano para expresarnos poéticamente.

Radio:

Durante los días del Festival pueden emitirse programas o microprogramas de poesía, con poetas invitados, entrevistas, lectura, etc. Transmisión de encuentros poéticos en el marco de Palabra en el mundo. Apoyo desde las radios a las actividades de la ciudad.

Televisión:

Puesta al aire de programa o serie de entrevistas a autores locales o incluso cápsulas culturales con poesía leída en el estudio o exteriores. También placas musicalizadas con audio de lectura de una poesía. Etc.

Prensa y revistas:

Publicación en diarios y periódicos de una página o suplemento de poesía. Las revistas pueden participar con un número especial dedicado a la poesía.

Bibliotecas:

Organizar homenajes a poetas o recitales de poesía. Difundir en esa semana, de manera especial, el patrimonio poético de la Biblioteca acercando los libros al público, invitaciones a charlas, debates, lecturas con participación de autores y comunidad. Realizar campañas para acrecentar el patrimonio de libros de poesía. Difusión de su patrimonio poético en los medios.

Jardines Botánicos, campus universitarios, parques:

Organizar una lectura y plantar un árbol por la poesía o en homenaje a uno o varios poetas, con la idea simbólica de crear, con el tiempo, un “Bosquecito de la Poesía” o “Bosquecito de la Palabra Poética en el mundo”, etc.

Municipios:

Muchas municipalidades han declarado la actividad de la ciudad en el marco de Palabra en el mundo: de interés municipal. El interés de las autoridades culturales del municipio o la provincia se ha manifestado en varias oportunidades y esto ha ayudado mucho a los organizadores locales.

Para ser declarado de interés se realiza un simple trámite ante las autoridades de Cultura con el debido tiempo de antelación. Los municipios que lo han hecho se han visto retribuidos enormemente con el éxito de cada convocatoria, que ha tenido eco en diversos medios, no sólo locales.

Los municipios a través de su gestión cultural pueden realizar con gran éxito actividades vinculadas a la poesía en todo su territorio, dando un importante aporte a las dinámicas culturales locales.
Otras Acciones:

Diversos grupos culturales y-o poéticos han llevado poesía a las calles, estaciones ferroviarias y de subterráneos, centros comerciales, cárceles, hospitales, parques y museos. Se han trazado recorridos en parques y bosques bautizando árboles con nombres de poetas finalizando el camino con la plantación de un árbol y una lectura o pequeño acto artístico. También varios grupos distribuyeron poesía por las calles, realizaron afiches con poesía ilustrada que se mostraron en vidrieras, carteleras, paredes, vehículos de transporte público de pasajeros. Se realizó un papiro poético trashumante, se colgaron pasacalles poéticos...

¡La imaginación es inagotable!
Compromisos:

A cada organizador se le enviará el poster promocional vía mail para que pueda ser impreso y distribuido; también – por la misma vía – el certificado de participación para los asistentes.

Muy Importante:

A cada organizador le solicitamos los siguientes datos (que serán incluidos en los programas generales y dados a difusión):

país:
ciudad:
lugar exacto:
día y hora:
Organizadores:
Poetas participantes:
Coordinador para Palabra en el mundo y mail de contacto:
Apoyos de:
Para programas de radio y tv agregar:
Emisora / programa/ conductores, si tiene emisión por la web, el link.
Para las escuelas:
Niveles que participan, docentes y otros datos institucionales que sean oportunos.
Cada organizador debe comunicar los avances y hacer un resumen de resultados.
¡Nada puede acallar el canto, cuando existen justas razones!

En poesía!
Un abrazo cordial
Equipo Festival

Tito Alvarado (presidente honorario Proyecto Cultural Sur) pcsur@aei.ca
Gabriel Impaglione (director Revista Isla Negra) poesia@argentina.com
Alex Pausides (presidente Festival Internacional de Poesía de La Habana) proyectosurcuba@uneac.co.cu
Carolina Orozco (responsable del blog oficial del Festival) pcsur-nc@colombia.com
Cintia Oliva (responsable de la página web del Festival) cinoliva@gmail.com
Rey D' Linares (coordina Venezuela) sociedaddepoetas2004@hotmail.com
Maria Elena Mesa (coordina en Inglés) m_e_mesa@yahoo.ca
Salimah Valiani (coordina en inglés) well_13905@yahoo.com
Sinda Miranda (coordina radios) sindamiranda@gmail.com
Melenn Kerhoas (coordina en francés) melenn.kerhoas@gmail.com
Giovanna Mulas (coordina en italiano) giovannamulas@yahoo.it
Luis Sanchez Rivas (coordina norte de Perú) ranchoclub@hotmail.com
Maria Regina Moura (coordina en portugués) m.rmoura@yahoo.com.br
Patrícia Custódio (coordina en portugués) pa_custodio@yahoo.com.br
Mirna V. Viveros (coordina Centro América) citlalmina53@gmail.com
Marisa Trejo Sirvent (coordina Universidades) marisatrejos@hotmail.com
Festival integrante de la Red Nuestra América de Festivales Internacionales de Poesía-
Festival co-fundador del Movimiento Poético Mundial.
blogger: http://palabraenelmundo.blogspot.com/
space: http://festivalpalabraenelmundo.spaces.live.com
web: http://www.palabraenelmundo.net/
Vorto en la mondo (esperanto), Palavra no mundo (portugués), Parola nel Mondo (italiano), Worte in der Welt (alemán), Rimayninchi llapan llaqtapi (quechua), Paraula in su Mundu (sardo), Cuvânt în Lume (rumano), Parole dans le Monde (francés), Ordet i verden (danés), Word in the world (inglés), Palabra no mundo (gallego). Ñe’ê arapýre (guaraní), Paraula en el Món (catalán), Chuyma Aru (aymara), Koze nan lemond (creole), Kelma fid-dinja (maltés), מילה בעלם (milá baolam), (hebreo), Nagmapu che dungu (mapuche), Tlajtoli ipan tlaltikpaktli (nahuatl), אין על (Vort in Velt),Idish, كلمة في العالم (árabe), Dünyada kelime (turco), lhamet ta íhi honhát (Wichi),Titzaa yeezii loyuu, (zapoteco) (tibetano).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.