miércoles, 28 de marzo de 2012

Poema

Guillermo Henao (Desde Medellín, Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Aquí es en donde hacemos nuestras necesidades
en las letrinas
en la platanera
en el pozo
en la cama
en las calles
en los edificios en las oficinas
en las fábricas
en las escuelas en los hospitales
otra vez en los inodoros

Haz lo que hicieres
en todas partes están o surgen
siempre aparecen o van contigo
Basta con que las sientas para que se conviertan en una necesidad
Y será lo que harás luego
lo que harás siempre
Resolver una
Resolver la siguiente

Ahora me preparo para averiguar cada vez
si mis necesidades sí son necesarias

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La llave

Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Era imprescindible el ingreso hacia otro mundo, mucho más calmo, donde el dolor no fuera una constante. Para ello, había que tener una llave normal, ni tan grande, ni tan chica. Simplemente bastaría que fuera llave y supiera cumplir con la tarea que, dada su condición, le fuera conferida.

El grupo humano sabía que no existía otra posibilidad para hacer la entrada a ese mundo que, por diferente, hasta parecía inalcanzable, que sin embargo estaba allí, a sólo una vueltita de esa llave que no era mágica, sino simplemente llave.

Sólo una cosa se interpuso para que se abriera esa puerta. Otro grupo humano se había adueñado de la cerradura, no tuvo mejor ocurrencia que tapar el agujero por donde debería entrar la llave.

Apenas un detalle no menor, la gente de ese pueblo siguió condenada a vivir entre tinieblas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: Desde la India, los raga

ARGENPRESS CULTURAL

En la música clásica de la India, Pakistán y Bangladesh, los "raga" son esquemas melódicos de improvisación, basados en una colección dada de notas (generalmente de cinco a siete) y patrones rítmicos característicos.

Rāga, en sánscrito, significa literalmente "color" o "modo, estado de ánimo" y en tamil se refiere a los modos melódicos empleados en la música clásica india.

En la música de la India se basa en una serie de cinco notas musicales o más, sobre las cuales se fundamenta una melodía. En la tradición musical india, los raga se interpretan según la hora del día y la estación del año. La música clásica india siempre se compone según un determinado raga. La música no clásica (profana) tal como las populares canciones del cine de India utilizan a veces los raga en sus composiciones.

Rāgini es un término arcaico que designa la contraparte 'femenina' del raga.

Un raga puede ser considerado como un vocabulario de rasgos melódicos que tiende, como un grupo, a enfatizar ciertos tonos de una escala, dándole al raga un carácter específico emocional y denotando el tipo de música a ser improvisada. El hincapié hecho sobre ciertas inflexiones, efectivamente divide la escala en tonos primarios y secundarios; los secundarios sirven de ornamento a los tonos primarios, reforzándose de este modo el vigor.

Cada escala puede tener diferentes ragas variados, dependiendo de qué tonos de la escala se establecen como primarios. Dos factores adicionales contribuyen al potencial artístico del raga: la división de tonos entre primarios y secundarios no es siempre dura y rápida; aún más, un nivel terciario (realces de los ornamentos) es puesto muchas veces a disposición del intérprete.

El concepto de raga, introducido en algún momento antes del siglo IX, se adquirió gran importancia en todo el Sur y Este de Asia.

Para nosotros, occidentales, estas sonoridades no son habituales. Por el contrario, nos resultan llamativas, y hoy por hoy están asociadas a cierto clima de esoterismo, de lejanía cultural. No por ello dejan de ser muy gratas. A título de ejemplo presentamos aquí dos raga: uno basado en música de aerófonos y otro para cordófono (para cítara, más exactamente).



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: El Museo del Oro en Bogotá, Colombia

El Ave Fénix

En el Museo del Oro en la ciudad de Bogotá, se pueden admirar 34.000 piezas de orfebrería y 20.000 objetos líticos, cerámicos, textiles y piedras preciosas de las culturas Quimbaya, Calima, Tairona, Sinú, Muisca, Tolima, Tumaco y Malagana. No se sabe qué admirar más, si el arte con que fueron hechas o la maravillosa técnica empleada para su elaboración.

La pieza más admirada es la célebre balsa que refleja algunas costumbres religiosas, sociales y políticas de los aborígenes.

Los invitamos a este fascinante recorrido que nos dejará con la boca abierta.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

“El hombre no mediático que leía a Peter Handke”, de Edgar Borges, en la Cátedra Unesco de la Universidad Pompeu Fabra

EDICIONES EN HUIDA (Desde España. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

(Barcelona) Luego de abrir el ciclo de presentaciones el pasado 16 de marzo en el Instituto Italo-Latinoamericano de Roma, “El hombre no mediático que leía a Peter Handke” (Ediciones En Huida, 2012), la nueva novela del venezolano Edgar Borges, continúa el debate de su temática y técnica en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

El próximo jueves 12 de abril, a las 11h, en la sala de graus Albert Calsamiglia (edificio Roger de Llúria) Campus de Ciutadella, C/Ramon Trias Fargas, 25-27, la Cátedra Unesco de Cultura Iberoamericana recibe al narrador caraqueño, quien participará en un Foro-Presentación al lado de María Morrás Ruiz-Falcó, coordinadora de la referida Cátedra, y Jordi Carrión, reconocido escritor, crítico literario, profesor del Master de Creación Literaria y autor del celebrado libro “Los muertos”. El evento será abierto a todos los alumnos y público en general.

La nueva obra de Edgar Borges está originando debate en diversas direcciones porque los mismos puntos hacia donde apunta la novela (tanto en forma como en fondo) son diversos. “El hombre no mediático no sufre de angustia ni de ataques imprevistos de prisa. Su lentitud visual le permite ver detalles inexistentes para la mayoría. Sin embargo, él tiene serios problemas para relacionarse con el resto. Su particularidad lo aleja de los otros. Y esto, a pesar de que aún no le representa desequilibrio, opera como una bomba alojada en su existencia (y que podría activarse en cualquier momento). ¿Qué hacer? ¿Cómo detener el inminente peligro que amenaza con implosionar su yo? ¿Él o los otros? Él desearía que el resultado fuese él y los otros, pero sabe que sostener su particularidad no es tarea sencilla”, se confiesa el personaje que relata su investigación como si su vida y obra formasen parte de una tensión narrativa de la cual tendría que enterarse el mundo. En este testimonio se le ofrecen al lector las muchas vías que entrega la novela. Un ser sin intermediarios cuyo único bien comunicacional es la biblioteca de la obra de Peter Handke (Griffen, Austria, 1942). Particularidad que le convierte en un “autista mediático” o en un adulto (como niño) en descubrimiento.

“El hombre no mediático que leía a Peter Handke” se vale de la ficción para investigar la realidad. Para ello combina géneros como la novela, la entrevista y el diario. El propio personaje de la historia se debate entre utilizar, para su trabajo, un cuaderno o un ordenador; encerrarse en su habitación o atender a su familia y a la vida que late en la calle. Contada en tiempo real, enfrente de un reloj de pared que orienta el frenesí apuntador del investigador-personaje (que puede ser el propio Edgar Borges o una ficción de su propuesta), la obra contiene entrevistas reales con Cecilia Dreymüller (Alemania), Vicente Huici (España), Fernando Báez (Venezuela), Vicente Luis Mora (España), Eustaquio Barjau (España), Sandra Santana (España), Aleksandar Vuksanović (Serbia) y Luis Ureta (Chile), escritores, dramaturgos, investigadores o traductores que de una u otra manera han abordado la obra de Handke. “El hombre no mediático que leía a Peter Handke” asume diferentes direcciones sin descuidar su condición de novela. Las tramas y las apuestas del nuevo libro de Edgar Borges nos cuentan la historia de un hombre no mediático que descubrió el sentido de las palabras.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿Y usted de que se ríe: La burla a Noé. La moral del sentido de humor

Enrique Campang Chang (Desde Guatemala. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La Biblia cuenta en Génesis 9:21-25 que Noé cultivó la vid e hizo vino que lo embriagó; al verlo su hijo Cam llamó a sus hermanos para reírse de él, en vez de ello Sem y Jafet lo cubrieron con su ropa de manera reverente. Cam y sus descendientes de Canaan fueron maldecidos a ser siervos de los siervos.


La burla a Noé es la primera referencia al irrespeto a otros, al humor, a costa de la desgracia ajena; en esto caen los que practican el Bullying en los colegios, cuando humor surge de la ridiculización por su aspecto físico, accidentes, raza, nombres o apellidos, religión, orientación sexual, condición económica, hasta el color de su cabello o ropa, por unas pretendidas aristocracias de los populares, bonitas, con dinero, atléticos, los bien vestidos, con carro.

La burla o la humillación puede tener efectos devastadores en la autoestima de personas que de por sí ya la tienen baja, y conducir al suicidio de la víctima por el acoso. No se marca la diferencia entre lo divertido y lo sádico. Me acuerdo de un grupito de compañeros de colegio especialmente crueles en sus burlas, yo fui uno de los afectados.

Los gatos ronronean y los perros sacan la lengua cuando están felices; sólo los humanos tenemos las risas perversas sobre la humillación o sufrimiento de otros, como los que se ríen de los Tres Chiflados, el Chavo del 8 o Jim Carrey.


Freud en su obra “El chiste y su relación con lo inconsciente” (Alianza Editorial, 1973) analiza chistes, proverbios, o frases en doble sentido que rompen con la lógica provocando la risa. Analiza los mensajes inconscientes de contenido sexual o agresivo. El chiste es una válvula de escape del inconsciente a lo reprimido.

Como actuación o para pasar un rato agradable está bien reírse de un chiste o de algo cómico; pero cuando en la persona predomina la risa maliciosa sobre la desgracia ajena, hay que dar la señal de alarma de tendencias sádicas. La tolerancia al humor cruel, deja un mensaje ambiguo de aceptación de los actos violentos contra otros, en especial entre los niños y personas sin criterio maduro.

La risa es buena y saludable, estimula la secreción de endorfinas, dopamina y serotonina que causan bienestar en el cuerpo; retrasa el envejecimiento y refuerza el sistema inmune; en las personas maduras es producto de la felicidad propia o la de los demás, es la respuesta a algo agradable como el logro de metas o éxitos. Es el producto de la plenitud de vida, como la sonrisa de Nelson Mandela o Madre Teresa; en ellos se nota su calidad humana, en su risa agradable, madura y serena.

La tolerancia cultural al humor humillante puede salirse de control; en Guatemala un niño fue sodomizado por otros adolescentes que se querían divertir, inyectándole aire comprimido por el ano, que le provocó la muerte; o los denigrantes “bautizos o ritos de iniciación” en colegios y universidades. Los críticos de modas disfrutan ridiculizando a otros, como el programa de Joan Rivers, o se burlan de la vida privada y sentimientos en los Reality Shows

De la crueldad del circo romano, a la muerte de gladiadores y cristianos por las fieras que era motivo de diversión, a las cámaras escondidas que ponen en aprietos a las personas incautas; el boxeo, pastelazos en la cara y ciertas comedias juveniles. Todo para divertirse viendo sufrir a otros, incluyendo peleas de gallos corridas de toros, show de delfines, orcas y animales de circos. Bolivia de Evo Morales, prohibió en 2009 muy acertadamente, los espectáculos y peleas con animales.
http://leyproteccionanimal.blogdiario.com/

Unos fomentan la auto ridiculización, en circos, espectáculos carnavales y unas manifestaciones públicas de la diversidad sexual. Condonan, aplauden a las personas que renuncian a su dignidad. Unos han establecido perfiles depresivos entre los payasos y comediantes cómicos, que han tomado el ridículo propio como último recurso para ser aceptados o ganarse la vida.

La burla es una expresión de la envidia de los que no pueden ver a la gente feliz con su pareja, trabajo, en la vida. Descalifican y critican a la gente buena, exitosa, destacada; le ponen obstáculos y pelos en la sopa, (La Pelosopera, Fábula de los cangrejos)

La diversión a partir del sufrimiento ajeno puede ser una descarga de desechos mentales, (Teoría del Inodoro) de la hostilidad, celos o cuanta baja pasión. En las escuelas, estadios, fiestas, se pueden mezclar personas con tendencias vandálicas fecales, cuyo interés es más hacer M… a otros, que divertirse.

Quienes lo quieran justificar como inofensivo, están equivocados, No es maduro ni divertido. Esto puede tener como respuesta crímenes de odio (Hate crime) por discriminación racismo, homofobia, o tiroteos en escuelas, lugares de trabajo, o unos crímenes por soldados en África, Vietnam, Irak o Afganistán. El problema moral está para el que lo fomenta, se presta para ello, como para el que se ríe

La burla a Noé continúa hasta hoy en día, entre los descendientes de Cam, entre los que humillan, acosan y se ríen de la desgracia ajena; mientras que los de Sem y Jafet son los compasivos que respetan y protegen a los que caen en el infortunio.

Es cuestión de educar desde la niñez sobre la dignidad del prójimo, la diversidad humana, de reírse de lo bueno y de compadecer al atormentado De madurar en la calidad de la felicidad. Ríase de la felicidad, de la salud, las buenas cosechas, no de sus diferencias, defectos o desgracias.

“Nadie es malo porque quiere, sino porque no encontró a alguien que le enseñara a ser bueno”.

“Dime de qué te ríes y te diré quién eres”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entrevista a Iván Forero: “36 mil personas han pasado por los CIEs”

Indira Carpio Olivo y Ernesto J. Navarro (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

En entrevista para el programa radial La Brújula del Sur (1), Iván Forero, refugiado colombiano en España, miembro de la Coordinación de migración del Movimiento 15-M y activista por la defensa de los derechos de los migrantes en el Foro Social de Inmigrantes, profundizó sobre los denominados Centros de Internamiento para Extranjeros, mejor conocidos como CIEs.

Los extranjeros que no cuentan con la documentación necesaria para establecerse son recluidos hasta durante 60 días en los CIEs, definidos en la Ley de Extranjería como “establecimientos públicos de carácter no penitenciario, dependientes del Ministerio del Interior”.

“Son cárceles encubiertas”, denuncian organizaciones humanitarias.

Para Forero “si los CIEs fuesen cárceles, los recluidos, al menos, tendrían garantías jurídicas (...) El CIE de Madrid, por ejemplo, se instaló en la última cárcel del franquismo (...) 36 mil personas han pasado por los CIEs en los últimos años”.

Desde el año 2010, no tener documentos de residencia, lo que en el resto del mundo sería una infracción administrativa, en España (y el resto de Europa) se convierte en un delito que como pena máxima se purga 60 días apresado y se le expulsa del país.

Desde estos centros se reportan torturas, humillaciones, violaciones y más recientemente la muerte de los recluidos en las inmediaciones. Tal es el caso de una mujer congoleña y un hombre guineano.

En el documento “Centros de Internamiento de Extranjeros en España/Derechos Vulnerados” (2), divulgado por la red euroafricana Migreurop, se denuncia la vulneración de los derechos fundamentales de los recluidos en los centros de Málaga, Algeciras, Madrid y Barcelona.

“En Europa hay cerca de 400 Centros de Internamiento para Extranjeros, de ellos hay 9 en España”, nos dice el activista.

Se trata de verdaderas cárceles en la forma y en el fondo, pese a que la normativa establece que este tipo de instalaciones no podrá tener carácter penitenciario por retener en ellas a personas que no han cometido delito, precisa el informe.

“Las detenciones arbitrarias tienen un perfil racista en España. Es una cacería de inmigrantes lo que crea un ciclo del terror”.

La conversación con Iván Forero versó sobre los siguientes temas:

1) ¿Son cárceles los CIEs?
2) Entonces, ¿Son peores que las cárceles?
3) ¿Quién fiscaliza y vela por los DDHH de las personas confinadas en los CIEs?
4) ¿Cómo se explica que un gobierno, que se asume socialista, hay implementado estos mecanismos contra los extranjeros en ese Estado y que no está demás decir que pasa lo mismo que en EEUU, que luego de que los utilizan, explotan y subpagan, entonces los echan? ¿Cómo es posible esto?
5) ¿Cuántas víctimas de la represión en los CIEs se reportan en el reino?
6) No sólo desde el punto de vista oficial se aplican leyes antiinmigración, sino que también grupos sociales, como los neonazis, se encargan de golpear y amedrentar a los que tengan “pinta” de extranjeros

Para ampliar las informaciones:
1. La Brújula del Sur es un programa que se transmite en la emisora del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, Alba ciudad (albaciudad.org, @albaciudad, 96.3 FM) y Radio Rebelde de Catia (radiorebelde.info, @radiorebelde915, 91.5 FM), conducido por Ernesto J. Navarro y producido por Indira Carpio Olivo.
2. En: http://www.migrarconderechos.es/bibliografia/CIE_derechos_vulnerados

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Grecia y su universal fortaleza cultural

Jorge Zavaleta Alegre

Grecia se mantiene vigente y vigorosa con sus aportes culturales, no obstante la crisis financiera que la agobia y que se extiende a Europa toda. Este 2012, especialmente en el caluroso mes de marzo, se sumó y celebró la Francofonía. En el Perú, Grecia estuvo activa compartiendo un intenso programa con las representaciones diplomáticas francófonas de Bélgica, Canadá, Egipto, Francia, Marruecos, Suiza y Rumania.

La Organización Internacional de la Francofonía se sustenta en dos pilares: Para los griegos, la Francofonía es una de las grandes comunidades lingüísticas del mundo, que no se limita a tener una lengua común, sino que comparte también los valores humanistas transmitidos por la lengua francesa.

Este año el programa de Francofanía en Perú comprendió conferencias sobre “Arte helenístico”, en el Centro Cultural Ricardo Palma y proyectó la película “Topkapi” de Jules Bassin, protagonizada por Melina Mercouri.

En el norte del país destacó una serie de documentales, ofrecidos a través de la Alianza Francesa en Trujillo. Radio Filarmonía (102.7 FM) se sumó con exposiciones a cargo de cada una de las embajadas francófanas.

Los aportes de la cultura griega son múltiples. En el caso del cine, se recuerda que la primera sala apareció por primera vez en 1897, y el primer teatro fue construido en 1907. Su primera producción es de 1914 cuando se funda la compañía Asty Film y comenzó a producirse largometrajes. Golfo (Γκόλφω).

Desde los años de 1920 hasta 1940 hubo algunos films bastante notables, como Έρως και κύματα, dirigida en 1928 por D. Gaziadis, y Aplauso (Χειροκροτήματα), dirigida en 1944 por G. Tzavelas. La más importante es de 1944 en la que Katina Paxinou fue premiada con el Óscar a la mejor actriz secundaria “Por quién doblan las campanas”

La edad de oro del cine griego fue la década de 1950. Se produjeron hasta 60 películas al año, con una película como Estela, dirigida por Michael Cacoyannis, uno de los más famosos directores.

Notables actores y directores de este periodo fueron Alekos Sakelarios, Nikos Tsiforos, Ellie Lambeti, Dinos Iliopoulos e Irene Papas. Cacoyannis, en particular, que dirigió en 1964 Zorba el griego, llegando a ganar 3 premios óscar.

Desde esta época el cine griego ha estado relativamente parado. Sin contar con películas como Loafing and Camoflage (Λούφα και Παραλλαγή), cuyo éxito popular sacó del punto muerto usándola comedia egea.

Otros temas políticos has sido tocados en el film que incluye la inmigración de Albania, por ejemplo Μετέωρο βήμα του πελαργού, Το (1991) (The Suspended Step of the Stork), dirigida por Theo Angelopoulos.

Más recientemente, films como Politiki kouzina (Un toque de canela) y la comedia sexual tabú 'Safe Sex' señaló la tendencia al alza de la calidad del cine griego. Esto puede estar relacionado, en gran parte, con un inigualable periodo de prosperidad económica en Grecia, la cual ha conducido a un incremento de la producción cultural en todas las artes, tanto física como visual.

La Literatura aliada al cine y viceversa. La producción literaria abarca unos 2800 años y a través de varias épocas. La época clásica es la que más comúnmente se relaciona con la literatura griega, que comienza en el 800 a. C. La influencia del Cristianismo comenzó a engendrar un nuevo desarrollo de la palabra escrita. Muchos elementos de la antigua tradición milenaria están reflejados en la moderna literatura griega, incluyendo a las obras de los laureados con el Nobel,Odysseas Elytis y George Seferis. Otros grandes escritores griegos del siglo XX son Yannis Ritsos y Nikos Kazantzakis, autor de la novela Zorba el griego.

Ilustración: Grecia Laocoonte
Jorge Zavaleta Alegre es periodista y licenciado en ciencias sociales.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Una confesión

Rodolfo Bassarsky (Desde Arenys de Mar, Barcelona, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Conmoción y maratón informativa

Estoy conmocionado. Durante muchas horas, 2 días seguidos me la pasé viendo videos y leyendo textos de personajes de Argentina. El discurso completo de la presidenta en el Congreso (casi 5 horas de video con paneos del recinto y de la calle antes del discurso), Mirtha Legrand, Víctor H. Morales, Gassalla, Lanata, Bonadeo, Rodríguez Saa, Dolina, Boudou, Moira Casan , Macri, Nelson Castro, Susana Giménez, Leonardo Favio, Casciari, Les Luthiers, Longobardi, Santiago Varela, Eduardo Segal,Tinelli, Franklin Bassarsky, Garzón, Los Nocheros, Ricardo Alfonsín, Magdalena Ruiz Guiñazú, Néstor Kirchner, Alberto Fernández, Jorge Asis, Mempo Giardinelli, Horacio González, información de Argenpress, de Pájaro Rojo , de Salta 21, de Página 12 , de La Nación . Me estoy olvidando de varios.

Fue una especie de maratón informativa con cambios bruscos de ideas, pensamientos e imágenes y datos. A la lista podría agregar otros muchos personajes a los que acudí en estos últimos años durante largas horas frente al ordenador. Otros muchos textos, medios de difusión incluyendo los españoles comentando acontecimientos argentinos y argentinos refiriéndose a la situación europea y española en particular. Recuerdo mis estadías en mi país durante unos pocos días por año durante los últimos 10 años. Recuerdo las visitas de mis amigos argentinos a mi casa. Y me vienen a la memoria 60 años de experiencias muy diversas en varios escenarios en Argentina. Muchos de esos años vividos intensamente no solamente en lo que concernía a mi vida personal, sino también en lo que afectaba a mi país. Viví con cierta pasión los acontecimientos más importantes que se sucedieron desde que tuve consciencia política, digamos desde 1950 en pleno primer gobierno de Perón hasta 2002 tras el cimbronazo del corralito.

El cúmulo de impactos de estos 2 últimos días me ha conmocionado de manera insólita y ha superado mi capacidad de discernimiento. Dejaré pasar un tiempo para que pueda metabolizar todo.

Urgencia por transmitir algo a mis amigos

No obstante siento la urgencia de trasmitirles algo a mis amigos. Tengo la certeza de que Argentina no cambió esencialmente en la última década. Lo que sí cambió mucho es mi perspectiva para valorarla, para interpretarla, para ubicarla en el mundo. Y tengo también la convicción de que visitas turísticas a otras partes del mundo más o menos frecuentes, son muy insuficientes para adquirir la visión que dan los años vividos en el extranjero.

Quien solamente hace recorridos turísticos por Europa, aunque sea con cierta frecuencia, adquirirá una información necesariamente insuficiente para poder hacer comparaciones precisas y certeras. Más aún cuando con mucha frecuencia, en América los medios de difusión masiva distorsionan la información sobre el llamado Viejo Continente. Y aún más, cuando en países latinoamericanos existen sectores, muchas veces relacionados con el poder político, que están interesados en ofrecer a la opinión pública un panorama bastante alejado de la realidad que se vive en Europa. Vivir en un país europeo más desarrollado que el nuestro, estar en contacto cercano con la cultura del primer mundo, proporciona elementos que necesariamente afinan los sentidos para calibrar.

La comparación y las diferencias

El ejercicio permanente es la comparación. La permanente comparación de lo tangible y quizás más importante, de lo intangible. Comparar sensaciones, impactos espirituales, sentimientos. Comparar experiencias estéticas, morales. Comparar pensamientos de las personas comunes y de los intelectuales y estudiosos. Comparar por ejemplo el significado que tienen en el alma de los pueblos, las fiestas tradicionales, las celebraciones de acontecimientos de raigambre popular.

Las abstracciones adquieren significados y dimensiones distintas a uno y otro lado del océano. Muchas palabras evocan matices muy diferentes en un lugar y en el otro, no solamente referidos al significado sino también y muy especialmente, a lo que el concepto connota. A la circunstancia que lo rodea. Muchas veces dije que por ejemplo, la palabra crisis es una cosa allí y otra muy distinta aquí. Asistencia social, caminos, obligación tributaria, corrupción, huelga, dirigentes gremiales, partidos políticos, etc., etc., todas estas palabras que tienen un significado concreto y acotado, tampoco evocan lo mismo en Argentina que en España. Muchas de estas diferencias, las groseras y las sutiles, no es posible apreciarlas en toda su dimensión si uno no las vive durante un lapso prolongado. No hay inteligencia ni intuición ni conocimientos que hagan posible en poco tiempo, calibrar con precisión esas diferencias y por consiguiente las enormes diferencias generales que se derivan.

La coexistencia de estas diferencias en el pensamiento de quien vivió en ambos sitios y aprendió ambos significados y sus connotaciones, puede ser peligrosa. Puede hacer que se equivoque cuando su intelecto tiende a confundir valores y significados propios de un lugar para aplicarlos a circunstancias del otro. Hay stándares distintos en España y en Argentina para calibrar una misma cosa. Para dar un simple ejemplo. Si un ciudadano español se queja de lo mal que lo atendieron en un Hospital, con toda seguridad no se está refiriendo a lo mismo que un ciudadano argentino protestando por igual motivo. Como éste existen innumerables ejemplos. Entonces el diálogo entre un español y un argentino puede convertirse en algo formalmente coherente pero realmente incoherente y deficiente. Puede ser que parezca que se están entendiendo pero sin embargo, en realidad, existen distancias insalvables entre la comprensión de uno y el mensaje del otro. Algo muy parecido sucede con el monólogo íntimo de un argentino que está viviendo hace 10 años en España. Circunstancia que constituye una experiencia esquizoide que es necesario aprender - con cierto esfuerzo - a superar.

España y Argentina

Lo que precede es un marco referencial importante para entender con exactitud algunas conclusiones.

No tengo dudas de que España es un país más evolucionado que la Argentina en casi todos los aspectos. Aún en épocas de crisis se comporta como tal.

Tampoco tengo dudas de que Argentina vive una etapa muy prolongada de decadencia desde hace varias décadas y de que ha perdido numerosas oportunidades para recuperarse.

Tampoco tengo dudas de que el pueblo argentino no es responsable de su propia desventura. Que son los dirigentes públicos y privados de todos los sectores de la actividad económica y social, quienes cargan con la culpa del atraso relativo, por ineptos y/o por corruptos. Que no existen indicios que permitan augurar que la tendencia se revierta en el corto/mediano plazo. Que este panorama es triste y doloroso para quien quiere que su país salga del marasmo en el que está sumergido. Esta perspectiva desalentadora no excluye el reconocimiento de algunas transitorias (en términos históricos) “primaveras” que vive nuestro país periódicamente. Son lapsos, más o menos prolongados, que iluminan con mayor o menor intensidad la penumbra que subsiste como telón de fondo y que - como las válvulas abiertas de una presa - sirven para aliviar tensiones. Estos períodos suelen ser engañosos, suelen suscitar falsas esperanzas e ilusionan a amplios sectores de la población ávidos del venturoso porvenir para sus hijos tantas veces prometido y tantas veces postergado.

Me atrevo a insistir sobre una lista de asignaturas pendientes en Argentina. Creo que es evidente que son reales y que debieran constituir puntos de partida para acuerdos, políticas de Estado, programas de trabajo ministeriales y su conjunto, ser el faro orientador de las responsabilidades de los dirigentes del más alto nivel.

Es muy recomendable que la lectura de esta lista sea lenta. Detenerse reflexivamente en cada una de las asignaturas ayudará a calibrar su importancia y su incidencia social. Debe evitarse una perspectiva demasiado general que puede provocar el ineludible amontonamiento de un listado. Cada asignatura es una tragedia por sí misma y el orden en que están expuestas no indica importancia ni prioridad.

Esta es la lista de las ASIGNATURAS PENDIENTES:

. Inflación incompatible con desarrollo sostenido
. Inequidad en la distribución de la riqueza
. Sector financiero hipertrofiado y poderoso
. Desarrollo muy desparejo del territorio
. Sistema presidencialista que asigna un papel exageradamente dominante al presidente
. Federalismo proclamado y casi inexistente
. Evasión fiscal gigantesca
. Sistema tributario injusto
. Baja competitividad y rendimiento
. Niveles de pobreza altos
. Infraestructuras viales, del transporte, de las comunicaciones, etc., obsoletas
. Déficit energético
. Altos niveles de corrupción generalizada
. Subsidios ilícitos a empresas privadas
. Subvenciones perversas
. Industria casi desmantelada y obsoleta
. Baja calidad de la educación
. Salud pública carenciada
. Altos niveles de consumo de drogas adictivas
. Florecimiento del narcotráfico
. Jubilaciones paupérrimas
. Jubilaciones de privilegio
. Justicia lenta y por lo tanto tardía, ineficiente
. Justicia escandalosamente venal
. Impunidad extendida
. Altas tasas de inseguridad y delincuencia
. Piquetes
. Punteros, clientelismo político
. Ocupación ilegal de espacios públicos y terrenos privados
. Se protege a delincuentes, especialmente a los de guantes blancos
. Somos víctimas de la perversidad extranjera
. Nada es consecuencia de nuestras propias falencias

España es un país que no ha dejado de mejorar desde el fin de la dictadura franquista y muy especialmente subido al carro de la Unión Europea, motor del llamado estado de bienestar, durante las últimas décadas. Más allá del retroceso y las dificultades que pueda significar la actual profunda, amplia y prolongada crisis, sin duda sobrevivirán los logros más sustanciales porque están incorporados íntimamente al alma de los pueblos. Y una vez superada la actual situación crítica, todo indica que hay un sustrato social, económico y político como para seguir adelante. Y en cualquier caso no parece lógico augurar un futuro a mediano/largo plazo de mayor sufrimiento como una debacle o una guerra extendida, que algunos vaticinan sin fundamento convincente.

Una reflexión angustiosa

Una reflexión no exenta de angustia. Debatiendo con amigos sobre los temas que acabo de exponer, recibí el siguiente inteligente y preocupante comentario:

“…Soy pesimista sobre el efecto que tu confesión pueda hacer en la mayoría.

La tendencia a interpretar construyendo hipótesis ad hoc que satisfagan nuestros deseos o creencias actuales, es muy fuerte.”

Al respecto me hago varias preguntas.

¿Cómo es posible que personas inteligentes, con experiencia, prudentes, no vean y aprecien en su trágica dimensión la evidente realidad de las asignaturas pendientes? Porque, ¿no son realmente evidentes? ¿Se puede ser tan negador? ¿O tan lamentable y equivocadamente “relativizador”?

Y si se acepta la gravedad y la realidad de esas asignaturas pendientes, uno no puede menos que reclamar que los responsables hagan algo para revertirlas. Y aun aceptando que se vea que algo se hace para actuar sobre algunas, es evidente que eso es poquísimo y muy lento. Admito que pueda ser difícil apreciar el drama de la transitoriedad de muchas engañosas mejoras. Pero aún así es sorprendente que muchos se conformen con las declamaciones, promesas e ínfimos logros frente a la enorme magnitud del conjunto de lo que se debe corregir, frente a la descomunal tarea que reclama todo lo que está pendiente en nuestro país.

Otra reflexión

Como corolario, otra reflexión. A nadie le resulta agradable el pesimismo. Y ante una opinión desalentadora, la reacción suele ser de abatimiento o de huída y negación. Una visión pesimista suscita con demasiada frecuencia, alguna de estas estériles e improductivas reacciones. Sin embargo cuando el pesimismo es la coherente conclusión del análisis de la realidad, cuando lo que prevalece es la realidad como fenómeno principal, ese pesimismo debe inducir un reto. Un desafío fecundo, decidido en la lucha firme y alentadora para lograr el cambio. Y entonces se puede lograr el milagro de transformar la amargura y la desazón en un optimismo pleno de esperanza.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Irreversible crisis moral de la Iglesia Vaticana a nivel planetario es lamentable; otras iglesias tampoco tienen mejor suerte

Guillermo Guzmán (Desde Barcelona, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Su Santidad Benedicto XVI anda por estos lares de América Latina tratando de enmendar el capote pero ya es tarde para medidas a medias; lo que se necesita es derogarlo todo y, sobre los escombros, edificar una nueva Iglesia que, en efecto, ampare a la descarriada grey cristiana.

¿Por qué hay tantas ramas del Cristianismo, acaso no es erróneo?

Sí todas las iglesias estuviesen juntas en una sola comunión de fe cristiana podría esgrimirse que Dios existe no como ahora, producto social. Entonces habría más razón para justificar a Dios como un ente divino-al que nadie ha visto-más allá de lo físico, metafísico, y aunque de ninguna manera este que soy accedería a esa fe, la vería con esmerada simpatía.

De Jesús Hombre, hijo del hombre, testimonia la historia como de un Hombre concreto-de carne, hueso y nervios-que existió y que se trasladaba en un burrrito, con su cantimplora de agua y no más, por la antigua Galilea y por Judea de la Palestina de entonces, predicando el amor entre iguales; tanto como hoy, en contrario, precisamente, Obama predica con sus aviones israelíes, bombardeando la Franja de Gaza, para matar niños y destruir olivos que albergan nidos de los pajaritos de Palestina, que también son pajaritos.

Me habría gustado tener un encuentro personal con Jesús para felicitarlo y tal vez acompañarlo y, hasta besarle los pies; igual, de haber sido posible, con Teresa de Calcuta, por idéntica razón: Amar y defender con su propio pellejo, a los pobres.

Presa del dogma y de la degradación moral de muchos de sus sacerdotes, la Iglesia Vaticana arrastra por los caminos / la vergüenza de haber sido / y el dolor de ya no ser /cuesta abajo en su rodada / las ilusiones pasadas / no se las puede arrancar /… / sueeeñaaa, con el pasado que añora / el tiempo viejo que llora / y que ya no volverá (Gardel Dixit en “Cuesta abajo”) (y etc.).

La verdad de los altares está contaminada, ya no reconforta en su fe al feligrés sino que lo envenena hasta atolondrarlo de fanatismo estéril.

El Vaticano añora la Edad Media-(Siglo V al XV)-época oscura en la que el Papa era lo que hoy es Obama, despiadado criminal.

¡Sí “Diez Siglos”-(10 x 100 años)-de abusos contra indígenas y demás compañeros hermanos africanos, esclavizados, no son suficientes pruebas para que el llamado “Tribunal Penal Internacional” lleve al Vaticano al banquillo de los acusados, es que ahí hay una vaina rara!

Isabel la Católica y Cristóbal Colón, dos intocables fichas del Vaticano, pueden ser suficientes datos para que el CICPC investigue.

Además, del Siglo XV al Siglo XX y entrada del Siglo XXI, la cuestión del abuso ha seguido casi igual, por parte de los mismos abusadores.

Los más refinados instrumentos de tortura que contra la humanidad se han aplicado, provienen de esa época-Edad Media- y más que el instrumento en sí, la criminal conducta de matar-en proporciones “industriales”-emanó del Vaticano; testimonio histórico es la virgen de hierro, el aplasta cabezas, la hoguera y pare de contar métodos de torturas, crímenes todavía impunes pero que el Tribunal Penal Internacional ignora, se hace la vista gorda, que no la vista flaca.

La pedofilia, las mafias bancarias (lo del Banco Ambrosiano fue patético), los golpes de Estado contra democracias-tal como en Venezuela en 2002-y muchos otros crímenes cometidos por la Iglesia Católica Apostólica y Romana demuestran que El Vaticano se cae solito sin que nadie de fuera intervenga.

El golpe de Estado contra Venezuela y que derrocó a Chávez por 48 horas, el 11 de abril de 2002, fue dirigido por El Vaticano a pedido del Pentágono y su coordinador fue el Cardenal Ignacio Velasco GarCÍA, quien desde la Sede de la Conferencia Episcopal Venezolana en Caracas, giró instrucciones para que mataran al Presidente.

El Cardenal Ignacio Velasco-hoy desaparecido y que debe estar en la V Paila del infierno purgando sus crímenes-actuó entonces bajo el seudónimo de “Zamuro Negro”, tal vez porque él era nativo de La Barrosa, un pequeño pueblo surcado por dos ríos: Alcornocal de arriba y Alcornocal de abajo y en cuyas riberas pululan dichas carroñeras aves.

Hoy, de nuevo, esa misma gente pretende tozudamente abatir al pueblo venezolano para esclavizarlo pero, no podrá.

Otras iglesias que pululan por doquier acá y que son financiadas desde USA en su gran mayoría, tienen en común con El Vaticano, la misión de predicar la resignación del pueblo para así esclavizarnos mansitos.

¡Pero, no podrán!

Las viejas salas de cine-en desuso-en todas las ciudades de Venezuela hoy han sido ocupadas silenciosamente por sectas religiosas que inoculan la mente y amansan la conciencia de muchos, en busca de agua y de petróleo.

Las sectas religiosas que hoy invaden a Venezuela en cada ciudad son las mismas que bajo la denominación de “Nuevas Tribus” penetraron la selva amazónica para esclavizar a nuestra población indígena y una vez echadas por la ventana se colaron por la puerta, desafío que está pendiente por resolver, por lo que entraña el peor de los colonialismos: El colonialismo cultural.

El disfraz preferido de los gringos es el de “tarea humanitaria” y el de “grupo religioso”, sendas estratagemas propiamente son cabezas de playas para posteriormente invadir militarmente y saquear.

El avance arrollador de las ciencias y de las tecnologías modernas, que desertifican las salas de cine para llevar las películas a las propias casas, no favorece en nada la pervivencia de las religiones porque, sí bien es cierto que tales avances desarrollan subrepticiamente, de alguna manera, nuevos dogmas, éstos lucen desentendidos de los dogmas viejos, que por tanto, son menos justificables.

Se necesita un cine de descolonización, no una nueva forma colonizadora; se necesita una nueva manera de coexistencia social antes que aislar a cada familia de la sociedad y a cada integrante de la familia respecto a su grupo familiar específico; se requiere una manera de vivir en función de un humanismo fundado en la paz, en el bienestar para todos; no el humanismo burgués y egoísta signo del capitalismo sino, el humanismo revolucionario, el socialismo, única forma visible de sustentable coexistencia Humana con la Madre Naturaleza.

Cualquier libro contentivo de un postulado científico-tecnológico actual, caduca en un tris de año, a lo sumo; mientras que la Biblia tiene miles de años sin cambiar una coma siquiera, he ahí una manifestación del peso del dogma perpetuo. Es que la Biblia está diseñada para un mundo que ya no existe pero hay quienes insisten en metérsela hasta por las ternillas a los incautos.

¡Cristianismo sin Cristo es como Chavismo sin Chávez!

Y, conste, lo digo desde una posición iconoclástica.

“Biblia Santa necesita una fe de erratas” y “Un espejo para Mercedes” que están en la red y que por lo tanto pueden ser vistas, son dos reflexiones complementarias a ésta.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Crítica literaria: Antología de crónica latinoamericana actual, de Darío Jaramillo Agudelo

Francisco Vélez Nieto (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Antología de crónica latinoamericana actual, de Darío Jaramillo Agudelo
Editorial Alfaguara

“Toda clase de escritura está permitida, menos la aburrida”

Voltaire

Tomo esta cita de Voltaire por bandera para Antología de crónica latinoamericana, porque su actualidad me resulta ser un modelo más que recomendable para lectores y lectoras que esperan encontrar en sus lecturas algo más que la mera distracción. Lo que no impide que el entretenimiento sea un factor más para sentirse agradecido de esta obra y la viva variedad de su contenido. Pues de verdad que no aburre ni por asomo. Como señala el autor de ella Darío Jaramillo Agudelo: “La crónica periodística es la prosa narrativa de más apasionante lectura y mejor escrita hoy en día en Latinoamérica” Y no nos deben de doler prendas del charco para oceánico acá reconocerlo, de igual manera que ya en su fecha y tiempo lo hicimos con el boom de la narrativa de allá del charco oceánico con esa enriquecedora continuidad en nuestra lengua es decir: la de Cervantes.

Son cuarenta y ocho los autores y autoras los que representan dignamente a todo el continente que escribe en la lengua común del español, que con vivaz estilo y calidad estas crónicas literarias abordan los distintos mundos en los que se refleja una realidad que seguro será muy agradecida por quienes tengan el encuentro con su lectura, ya que exponen un panorama propio planteado desde la justicia crítica, comprometida profesionalmente a la que las circunstancias obligan. Algo muy distante del memorial de rutina literaria que se padece en el espacio de la palabra escrita. Aquí hasta la anécdota se eleva y amplía para alcanzar ese valor literario entre crónica y relato. Porque como señala Juan Villorio: “La crónica es la encrucijada de dos economías, la ficción y el reportaje”.
El plantel elegido para esta entusiasta obra muestra tener muy presente los comentarios de Albert Chillón: “La literatura es un modo de conocimiento de la naturaleza estética que busca aprehender y expresar lingüísticamente la calidad de la experiencia” Lo que expresa con diafanidad la diferencia y distancia existente entre el periodismo de redacción y conversaciones y chácharas telefónicas, siempre con la premura de tiempo y la disciplina a los criterios del medio al que presta servicios, frente al cronista dispuesto a asumir un riesgo para dar una información en la que se manifieste alta dosis literaria de la crónica, que adquiere categoría de relato tejiendo los detalles sin caer en el sensacionalismo chabacano y fantasioso.

Peligro del ahogo es el serial de los sucesos y los escándalos adobados impuestos por los imperativos económicos que obligan, envueltos en un laberinto publicitario por encerrar en su espacio esas muchedumbres apresadas en el tiempo de los poderes empecinados en la total alineación del individuo, pues sus cálculos giran únicamente alrededor de las ganancias por encima de toda ética y estética. Esto no es nada nuevo, aunque puede ser una “modernidad” impuesta por los poderes financieros y la servil complicidad de políticos siempre fieles a las joyas de la corona entronada en la cúspide.
Mientras que la sociedad a medida que transcurre el tiempo se encuentra más hipotecada. Como escribía Walter Benjamin en el primer tercio del pasado siglo: “Nos hemos hecho pobres. Hemos ido entregando una porción tras otra de la herencia de la humanidad, con frecuencia teniendo que dejarla en la casa empeño por cien veces menos de su valor para que nos adelanten la pequeña moneda de lo “actual” Lo cotidiano adulterado es lo único que les importa a la gran mayoría de los medios de la palabra escrita y hablada, frete a estos otros que se defiende incluso ganando lentamente terreno a la par que se consolidan. Algo que tenemos que observar y propagar para que esa minoría comprometida con el oficio de escribir y describir las crónicas de las realidades sociales en su más amplio y libre espacio se realice, frente a esa pobreza de boletín informativo “retórica y eufemismos y a su necesidad de ventas y escándalos”, para los que el tiempo necesario para escribir honestamente, la actual moneda corriente no admite por falta de tiempo. De aquí que tener tiempo es una fortuna para los amantes del limpio oficio de escribir.
Esta es la razón fundamental no solamente para los que escriben el deber de asumir como libro de cabecera esta antología, para entender y conocer con esta amplia muestra de variedades vivencias profesionales, desentrañar el boom del periodismo narrativo, que más que milagro es constancia y pundonor, corriente de fresco cauce sin dejar de lado ninguna región del continente, de escritores reconocidos por su alto valor profesional que ofrecen con una prosa narrativa de la mejor línea de frente que se escribe actualmente en Latinoamérica. Invitación que extiendo al buen lector para que a la vez disfrute del buen desparpajo, se reafirme intelectualmente de necesidad solidaria para hacer frente común en esta lucha entre el bien y el mal al mismo tiempo que defensa de sí mismo.
Entre lo falso y alienante periodismo, mejor la transparencia y calidad del buen oficio de escribir. Vivimos frente a un desafío, el pulso es duro. Pero maestros existieron como manantial y venero para calmar la sed, por lo que bueno es recordar algunos como Bernal Díaz del Castillo, el Inca Garcilazo de la Vega, sin dejarnos atrás a José Martí y a Gutiérrez Najera. Una interesante crónica panorámica, realista, no visionaria que se complementa al final con una biografía y bibliografía de los autores que componen esta agradecida manifestación de un periodismo literario persistente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El marqués de Queensberry, el hombre que humanizó el boxeo y condenó el amor

Cristina Castello

Fue el octavo Marqués de Queensberry quien, junto a John Graham Chambers, creó las reglas del boxeo moderno en 1867 e inventó los guantes «nuevos y de la mejor calidad». Su objetivo fue dar a lo que en aquel momento era una disputa sangrienta -brutal- el aspecto de un arte. John Sholto Douglas, tal su nombre, quiso para el boxeo lo mismo que los griegos habían logrado ya en el año 1900 antes de Cristo, lo cual les permitió que lo incluyeran en el 688 de la misma era en los Juegos Olímpicos. Quería hacer de este deporte, que se practicaba particularmente entre la aristocracia, un culto al cuerpo.


Pero el arte y el respeto a lo corporal del hombre no le importaban al Marqués, sino tan sólo para el pugilismo. En cambio, para el amor -para ese amor donde anida la Gracia- Sholto Douglas guardaba la hipocresía propia de su moral victoriana. Paradojas de la existencia. En el cementerio de Père Lachaise de París, en una tumba que más parece un pájaro en siempre vuelo, están las cenizas de su víctima: uno de los escritores y poetas célebres de la historia universal.


Boxeo, ¿deporte o violencia?

El hombre utilizó sus puños a manera de arma desde tiempos remotos. En Albacete, España, hay pinturas rupestres de los años 10.000 a 5.000 anteriores a la era cristiana, con representaciones de estas luchas; y en siglos posteriores, pero siempre antes del nacimiento de Cristo, la historia registra la existencia del boxeo en muchos países. En África, Egipto, India, Irak y Grecia ¬-ya estaba dicho: Homero escribió sobre boxeo en La Ilíada, la epopeya y el poema más antiguo de la literatura occidental-.

El Imperio Romano lo tomó de la cultura griega y lo convirtió en un espectáculo bestial, injusto, salvaje. Era un espectáculo al que se sometía a los esclavos, gladiadores y prisioneros, en los circos romanos. ¡Cómo no iba a ser un imperio el que introdujera todos los condimentos de la crueldad!

Los púgiles-víctimas, usaban el cestus. ¡Ah, cuánta falta hacía el marqués de Queensberry… pero no para condenar el amor, sino para salvar vidas! El cestus era una suerte de guante de metal con clavos y cuchillas, para amputar los cuerpos… o matarlos, mientras el circo romano reía y aplaudía.

Lástima -en este aspecto-, faltaban siglos para que naciera el Marqués. Aquel imperio -que es como el imperio de nuestros días- llegó a incluir un myrmex, para hacer más horroroso el horror. El myrmex era una espuela de bronce que se adosaba a los guantes y que podía pesar hasta tres kilos. Mirmex significa despedazador de miembros.

Por suerte, cuando el Imperio Romano decayó, ya no pudo costear estas carnicerías tan divertidas y el cristianismo también se opuso a aquellos enfrentamientos dignos de una pesadilla.

Y pasaron los años como las nubes pasan por el camino del ancho cielo.

Y llegó a Inglaterra el noble (venía de la nobleza) arte de «fistiana», el arte de «fistear». A ver… hablemos en lengua «humana», digo… comprensible.

«Fistiana»: del inglés «fist» = puño, en castellano.

El primer registro de un combate de boxeo en la modernidad data de 1681 cuando el duque de Albermarle organizó -en Inglaterra, por cierto- un combate entre su mayordomo y su carnicero. A mi juicio, el circo romano continuaba; también en 1719, cuando el boxeo era un deporte popular en Londres y James Fig, el gran héroe y campeón.

Pero los combates se hacían sin guantes, los adversarios rodaban por el suelo, se agredían a mano abierta y a puño cerrado, los espectadores apostaban como en el casino… ¡Pégale más fuerte, mátalo, destrózalo!… bramaba la multitud caníbal. Seguía la matanza.

Y, entonces, llegó el que se conoce como el «Padre del boxeo», Jack Broughton, quien pudo reglamentar apenas una pizca de aquella salvajada.

Según sus dictados, un boxeador no podía permanecer más de treinta segundos en el suelo, a noventa centímetros de su contrincante (¿o enemigo?); y, si no reaccionaba, el entrenador podía darlo por derrotado.

Sin eufemismos: salvarle la vida… o tratar de hacerlo.

Después, las reglas del London Prize Ring acortaron los treinta segundos a ocho y si el deportista era volteado, se daba por finalizada la pelea.

Pero aquello era sólo un analgésico para semejante sangría.

¡Que llegue el Marqués humanista!
Y llegaron John Sholto Douglas -Marqués de Queensberry- con John Graham Chambers. ¡Qué alivio! Claro que ya corría 1867 y los heridos, muertos y mutilados por el boxeo eran innumerables. Eran innumerables se-res hu-ma-nos.
«Nuestro» -por ahora- hombre de Queensberry (1844-1900), cambió las categorías de «peso» de los deportistas e instituyó los salvadores «guantes de la mejor calidad y nuevos». En realidad, este código habría sido redactado por John Graham Chambers y producido y patrocinado por el Marqués, quien -además- lo publicó.

A partir de entonces, se estableció que los «asaltos» no podían durar más de tres minutos, con un minuto de descanso entre ellos; el boxeador que cayera al suelo o sobre una de sus rodillas, no podía permanecer en esas condiciones más de diez segundos. En ese momento, se daba por perdida la pelea.

Del dúo Chambers-Sholto Douglas proviene también la idea del famoso «cuadrilátero»: el ring debía ser un espacio cuadrado de 7,3 x 7,3 metros y la clasificación de los luchadores por categorías, de acuerdo a su peso.

El hombre bisagra

En 1889, el estadounidense John Sullivan, campeón de los «pesados», peleó y ganó frente a Jake Kilrain el último combate sin guantes de la historia.

Después, en Nueva Orleáns (Louisiana) y ya con los guantes que imponían las reglas de Queensberry, perdió la competencia de su categoría frente a James Corbett. Fue el 7 de septiembre de 1892.

John Sullivan fue el hombre-bisagra entre dos etapas de este deporte y las pautas de Queensberry se mantienen hasta hoy como código de conducta.

Pero… ¿Hasta dónde los boxeadores eligen ese camino por amor al cuadrilátero, hasta dónde por necesidad de dinero y/o por qué ansían la fama? ¿Hay violencia en ellos… o las carencias los empujan a tomar los guantes de Queensberry?

Pienso en algunos de los considerados Reyes del boxeo.

El Campeón gaucho Carlos Monzón, campeón del mundo del peso medio, a quien entrevisté tantas veces. El 12 de febrero de 1988 asesinó a su última esposa, Alicia Muñiz, a quien tiró por el balcón de un edificio de la ciudad de Mar del Plata. En 1995, murió en un accidente automovilístico, cuando iba a su casa para gozar de un permiso penitenciario.

http://www.youtube.com/watch?v=WmxUspNqyho

Aquí, algunas de las declaraciones que me hizo durante nuestros diálogos:

- Además de popularidad y dinero, no gané nada con el boxeo. (21/02/84 en revista El Gráfico)

- Tengo todo: fama, plata, buena casa y buen auto. ¿Qué más quiero? (26/02/87 en revista Gente).

- Alicia (Muñiz) estaría desprotegida si no tuviera un marido como yo. (26/02/87 en revista Gente).

Otro de los Reyes, el mexicano Ricardo López, (El Finito), «Campeón del mundo del peso paja» en 1990 y del peso «mini mosca» en 1999. Cincuenta y una victorias, ninguna derrota, la frente alta y considerado por muchos como un ejemplo. Tanto más, sin duda, lo sería el sinaloense Julio César Chávez, cinco veces campeón mundial en diferentes categorías. El Marqués de Queensberry aplaudiría sin guantes.

¡Que se vaya el Marqués!

El Marqués de Queensberry, John Sholto Douglas, fue el padre del lord Alfred Douglas, «Bosie», pareja amada-amante del escritor, dramaturgo y poeta Oscar Wilde.

El mapa del mundo estará incompleto si en él no incluimos al país de la Utopía, escribió. Y vivió sus palabras.

http://www.youtube.com/watch?v=Rdh9pVnub1M

Pero su utopía, que no era otra cosa que el amor total con «Bosie», lo llevó a la cárcel, donde escribió La balada de la cárcel de Reading. Allí estuvo condenado a dos años de trabajos forzados, a raíz de un juicio por indecencia grave por la comisión de actos homosexuales. El marqués lo había acusado de sodomía, lo cual fue una expresión de la falsedad, del cinismo político de la época -¿sólo de la época?-, de la soberbia del Poder y, por cierto, de la intolerancia.

Oscar salió de la prisión arruinado financieramente, y con su espíritu herido: se equivocó al creer que «Bosie» ya no lo amaba; y tras las rejas le escribió un largo texto que se conoce como De profundis.

Paradojas de la condición humana: el mismo marqués que salvó tantas vidas, gracias a las reglas del boxeo y a la obligación de los guantes, quiso matar el amor.

Bajo el nombre falso de Sebastian Melmoth, Wilde pasó el resto de su vida en París, donde murió en soledad a los 46 años.

Su sepulcro de pájaro enamorado tiene cientos de señales de besos de quienes lo amamos. Bendita su vida, que quiso ser vivida como poesía y no como la prosa que escriben los mediocres. Debo decir que cuando lo visité en el cementerio de Père Lachaise, sentí que en aquellos versos de su Balada escrita tras las rejas, no hablaba de otro, sino de sí mismo:

… Entre los reos caminaba
con un mísero uniforme gris
y una gorrilla en la cabeza;
parecía andar ligero y alegre,
pero nunca vi un hombre que mirara con tanta avidez la luz del día.
Nunca vi a un hombre que mirara
con ojos tan ávidos
ese pequeño toldo azul
al que los presos llaman cielo…

El suyo era un cielo sin reglas porque el amor no las necesita.

Era un cielo sin guantes.

Artículo publicado en la revista «Open» - México - 2008

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: La escuela de Atenas, de Rafael Sanzio

ARGENPRESS CULTURAL

La escuela de Atenas es una de las pinturas más famosas del italiano Rafael Sanzio. Fue hecha en boceto entre 1509 y 1510 y pintada entre 1510 y 1512 como parte de una comisión para decorar con frescos las habitaciones del Palacio del Vaticano. La Stanza della Segnatura, sala donde se encuentra la Escuela de Atenas, fue la primera habitación en ser decorada, y La escuela de Atenas la segunda pintura en ser finalizada, tras La disputa del Sacramento.

Para conocer más profundamente esta monumental obra del arte universal, les invitamos a pasear por la presentación siguiente.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Mi 15-M

Manuel Filpo Cabana (Desde España. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Recién comenzadas las manifestaciones del 15-M en las ´setas’, abarrotadas de jóvenes manifestantes las escalinatas de la costosa edificación, colocado en un carrito el rudimentario amplificador, después de intervenir algunos, solicité la palabra. «Faltaría más, suyo es el micrófono, aquí puede hablar cualquiera».

Antes de agradecer el ofrecimiento del joven, recuerdo que le dije: «¿Te fías de un viejo más que jubilado y de las posibles tonterías que pueda lanzar?». Me ojeó ligeramente: «Seguro que usted dirá algo o mucho de interés». Aunque tenía contadas ideas confiaba en mis resortes o dotes de improvisación por la experiencia contraída años atrás cuando formé parte de dos movimientos: Comisión Antivertedero de Gerena y Plataforma por la Homologación de la Enseñanza Privada, donde más de una espontánea charla pronuncié.

«¡Lleváis toda la razón, sois una esperanza viva, símbolo de una juventud que no estimo anquilosada ni refugiada en los paraísos alcohólicos. Sabed que mucha gente os apoyará en unas reivindicaciones justas e imprescindibles para instaurar nuevos valores. Mantened rabiosamente vuestra independencia porque muchos querrán canalizar para sus intereses vuestro noble sentir…!».

Gran sorpresa cuando un día me enviaron un vídeo, ajeno en aquellos momentos a la filmación. Reconozco que pude argumentar mejor, quizá me faltó algo de práctica dado el tiempo de inactividad parlanchina. Al finalizar quedé sorprendido por el calor de unos largos aplausos por mi arrojo y ancianidad.

Me parece que el discurso resultó algo más largo pero el núcleo es lo escrito. Cuando terminaron las efusiones me buscaron grupos de muchachos para felicitarme, un par de periodistas esperaban mis comentarios, otros jóvenes me grabaron para salir directamente en Internet. A este paso –pensaba aturdido– me convierto en un divo de esos que presumen de imprudentes en las cadenas televisivas…

Pero lo que más me impresionó fueron las palabras de una encantadora muchacha: «Gracias, señor, muchas gracias, se nota que está acostumbrado a hablar en público. ¿Cree que este movimiento tendrá continuidad?, ¿Podremos seguir independientes y sin un líder?». Me lo dijo con tal calor y dulzura que desarmó mi objetividad: «No tengas la menor duda, seguro que la semilla de vuestra cívica revolución fructificará. No podrá la dictadura del capital sofocar tan nobles sentimientos. Vuestro es el futuro, luchad por él».

Muchas veces veo su bello rostro rebosante de ansiedad y agradecimiento. Seguí deambulando hasta muy tarde por las gigantescas setas, impávidos leviatanes de una ilusión emanada en sus pies, y entablé conversación con muchos. Presencié sus asambleas, los acuerdos, las originales formas para expresar los pactos, la sorprendente disciplina, la puesta en marcha de una incipiente lucha.

Pero no dejé de pensar en ella, en la joven citada, personificación de las muchas criaturas preparadas y sin futuro. Tuve que mentirle, no podía expresarle con el frío análisis de esta puerca vida que lo tendrían muy difícil, que ya se encargaría el tinglao de estrechar filas con su tradicional contubernio.

Charlé con un camarero de aspecto agitanado que perdió el empleo, padre de dos hijos, conocedor del mundo clásico, un filósofo que me dejó prisionero de una sana envidia. Lo escuché con gran atención y, posiblemente desacostumbrado por la falta de audiencia, no dejó de buscarme para continuar con su jovial pesimismo. Hablé con un doctor en biología, también en paro, pordiosero de una beca, carne de emigración. Me enfadé con un viejo porque, siendo el único emblema visible, se empeñaba en enarbolar una bandera republicana. «Mire, señor, que no es el lugar, que no soy sospechoso, que navegamos en el mismo barco pero que ahora y aquí somos ciudadanos de un mundo internacional y sin emblemas…».

Me abordó un antiguo alumno, rechazado en su niñez por sus excentricidades artísticas y literarias. Encontró en mí un apoyo y le animé en sus actividades intransigentes, aunque tuvo que abandonar el centro donde la norma y el canon imponían su acerada armadura. «¡Don Manuel, no sabe cuánto me alegro de verle aquí! Si no tiene mucha prisa espere, que pronto terminaré de escribir el acta de la reunión». Lo vi marchar presuroso para busca un rayo de luz filtrado por las aberturas de los famosos hongos. No vi rostro político significativo, posibilidad a todo el que hubiese participado como un ciudadano normal. Seguramente dormirían tranquilos, seguros de que antes o después el control volvería a sus expertas manos.

Marché, sin prisa cuando la noche reinaba. Dejé a algunos envueltos en mantas y cartones para pasar una fría madrugada bajo la original techumbre, simbólica guardia de una nueva cosmovisión. Seguro que soñarían con un mañana más justo y solidario logrado a golpes de paz…

Durante el camino recordé una larga charla con don Antonio García Santesmases en el bar de la Universidad: «Amigo, hay carencias de debates de fondo: los partidos han institucionalizado la participación, son máquinas electorales aconsejadas por los asesores de imágenes. Existe un tercio de la sociedad marginado, invisible. La clase media va desapareciendo. La política es más espectáculo que otra cosa…».

Aquella noche dormí balanceado entre la esperanza hecha carne en la bella muchacha y el desánimo ante el machaqueo por la corrupción de una clase política, profesional de la manipulación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Quilombo: Cuando la palabra vela... desvela

Carlos Alberto Parodíz Márquez (Desde Alejandro Korn, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

- Ayer por la noche - de noviembre en el 2002 -, alquilé una película porno donde la rubia bronceada, perfecta e implacable acababa con otra rubia y un tipo de máxima dote-, contaba afligido el yuppy de anteojos con montura de titanio, cabello prolijamente peinado hacia atrás y oliendo a fragancia de pinos que, desde la orilla pastosa de la mesa que ocupamos con el vasco, me despertó de la somnoliencia. No es para menos. Sobre todo cuando el conciliábulo es por cuatro, aunque yo me exceptúe, dado que los otros tres llevan el peso del disparate.

¿Por qué estoy aquí? Ni siquiera lo pregunten. Es casi socrática, por lo menos, la respuesta. La invitación a comer sigue siendo el muro de los lamentos. Allí naufragan mis resistencias y el vasco lo sabe. En realidad es el único que conoce mis debilidades, porque convengamos que siempre hay alguien que conoce las claves de otro.

Yon, en ese soleado momento en que es tarde para temprano y temprano para Tarde, planificó en la terraza luminosa de Nello's, el encuentro con vista Al río en esa estación "tangeriana", donde las dunas te mudan de sitio Aunque no lo decidas.

-Compré lo nuevo de Stephen Bishop, en CD, casette y álbum porque quiero tenerlo en los tres formatos- le contestó el yuppie, clon del primero, sólo distinto en el verde fosforescente de la camisa de seda y el brillo de los zapatos acharolados, además de los anteojos para sol con armazón de oro. Su voz, melosa, era disparada por la brisa primaveral de este noviembre encantador, donde el índigo del cielo confronta dorados refulgentes que luego estallan rosas y rojos, apegados a la postal violada de una sandía, en el verano fragmentado bajo un puente en Río Colorado.

Pero los hechos no estaban allá sino acá.

-Deberíamos pedir Diet Pepsi, en lugar de Diet Coke, es mucho mejor. Tiene más burbujas y un sabor más limpio. Va mejor con el ron y viene con más bajo contenido de sodio-.

El yuppy uno, provocó el colapso colectivo, por lo menos en las inmediaciones de la mesa; fue como una observación diabólica, apocalíptica, derrumbe de un mito, quiebre de juramento; esto incluía a Yon, quien pareció retornar, por un instante, del debate con Fernando -quien cuando no "corre" vuela- y...

Me refugié tras la servilleta de hilo, azul, primorosamente bordada en blanco tembloroso, espasmódico y casi no pude tragar, por la revelación.

El yuppy "terrorista" restó importancia a su afirmación con el revoleo de Un Rolex de oro, insultante enarbolado en la muñeca izquierda.

La bruma de litio era sólida y el generoso escocés helado no la dispersaba. Las ostras escalfadas eran desaparecidas con la activa colaboración de un blanco brut escarchado delicioso. La jornada sería larga y yo no tenía apuros visibles salvo las botellas vacías alineadas por orden del yanki, por algún control, más remoto que nunca.

---

Fernando extrajo un documento que leyó en voz alta. Todo lo serio que se puede a esa altura de la libación y, por supuesto, de la trascendencia de la noticia.

- Hoy tenemos una recordación oculta hasta ahora- anunció solemne.

- ¿De qué se trata?-. Arriesgó cauteloso Yon quien dirigió una imperceptible mirada al Alfa gris, reluciente, estacionado debajo de cuatro tilos.

- De la oculta historia del primer estado independiente de América-, esgrimió, pomposo, en la continuidad, antes de dar lectura al documento que desenfundó como una Colt del ataché color guinda.

"El 20 de noviembre de 1695, con la muerte en combate de su jefe militar, Zumbi dos Palmares, concluyó la rica y oculta existencia del primer Estado independiente de la América poscolombina, la República de los Palmares, fundada hacia 1600 por un grupo de esclavos negros fugitivos en la Sierra de la Barriga, en el actual estado brasileño de Alagoas.

La historia dice que la República de los Palmares, que derrotó las invasiones de los Países Bajos y mantuvo a raya a las tropas portuguesas durante casi un siglo, tenía una superficie de unos 30 mil kilómetros cuadrados, bastante más que la actual provincia de Tucumán, la isla de Sicilia y la Roma de los siete reyes, previos a la República.

Poseía unos 200 kilómetros de litoral marítimo por 150 kilómetros hacia el interior, y tenía como extremos atlánticos la margen izquierda del Río San Francisco, hasta la altura del Cabo de Santo Agostinho. En su interior se encontraban la planicie de Garanhuns; las sierras de la Barriga, do Cafuchi, Jucara, Pesqueira y Comonati, y nueve ríos que completaban un territorio accidentado de difícil tránsito para los soldados europeos.

Hacia el 1600, de los ingenios azucareros de Pernambuco comenzaron a huir esclavos negros (yorubas, angolas, benguelas, congos, monjolos, cabindas, quiloas, minas, rebolos y de otras etnias), que empezaron instalándose en la Sierra de la Barriga, a la que llegó diez años después la princesa Aqualtune, que trabajaba como doméstica de un gran plantador.

El crecimiento de la República de los Palmares era al comienzo lento, al punto de que en 1630 la población era de sólo unos 3.000 habitantes, circunstancia en que se produjo la invasión de los Países Bajos a Pernambuco, con lo que el conflicto entre portugueses y nederlandeses desestructuró la producción azucarera regional y facilitó la fuga de esclavos, de manera que hacia 1670 los palmarenses eran unos 30 mil.

El total de poblaciones conocidas era de 11 (entre ellas las de Sucupira, Tabocas, Zumbi, Osenga, Acotirene, Danbrapanga, Sabalang y Andalaquituche), y conformaban el conjunto urbano del quilombo (federación de poblados) de Palmares, cuyas viviendas eran de madera y fibras, con la techumbre cubierta por hojas de palmas.

La producción, si bien en un comienzo inspirada en las plantaciones azucareras de la zona, tendió a diversificarse en busca de inserción comercial con las poblaciones de blancos de la zona, y así existió una economía en la que los frutales, las palmeras, el mijo, los porotos, la mandioca, las legumbres, las verduras y los animales domésticos tuvieron mucha importancia, frente al monocultivo del nordeste brasileño.

A medida que la población fue creciendo se hizo necesario dar al nuevo Estado un sistema basado en leyes, adoptadas en asambleas de las que participaban todos los adultos, y entre las cuales, en un marco de dureza, estaba reglamentada la pena de muerte para delitos como el robo y el homicidio, para garantizar la mejor convivencia entre los habitantes del quilombo.

Dado que la procedencia de los mismos era tan diversa, en un comienzo se utilizó el portugués como lengua franca, aunque más tarde se fue desarrollando un dialecto de esa lengua europea, la que siempre sirvió como base para la asimilación de nuevos esclavos fugados que buscaban en Palmares una suerte de "tierra de promisión", lo que irritaba a grandes plantadores de Pernambuco.

En 1655 nació un nieto de la princesa Aqualtune, denominado Zumbi (que en la lengua africana original de aquella signfica "El es el espíritu"), que a los 7 años fue capturado por portugueses que lo trasladaron a Porto Calvo, donde fue vendido al cura Antonio Melo, quien lo bautizó como Francisco.

En 1670 Zumbi logró regresar a Palmares, justo en circunstancias en que su tío Ganga Zumba, hijo de Aqualtune, asumió la jefatura del quilombo.

Sufrió en 1675 la ocupación de un poblado de mil habitantes por las tropas mandadas por el sargento mayor Manoel Lopes, pero los palmaerenses, tras retirarse, en una sangrienta batalla, cinco meses después, obligaron a los portugueses a regresar a Recife.

En esa batalla, Zumbi, de sólo 20 años, se convirtió en el principal jefe militar de los quilómbolas, bajo la conducción de su tío, por lo que en 1676 volvió a derrotar otra vez a los portugueses, esta vez comandados por Fernao Carrilho, quien a pesar de verse forzado a retornar a Recife, como su antecesor, en 1677 atacó Cerca do Macaco, de donde huyeron la vieja Aqualane y Ganga Zumba. Posteriormente, Carrilho marchó sobre otro poblado, defendido por Gana Zona, otro tío de Zumbi, pero el mismo fue arrasado por los pobladores que practicaron la política de entregar tierra arrasada, mientras el jefe portugués pasó a Sucupira desde donde pidió refuerzos con los que logró matar muchos negros, y capturó al propio Gana Zona y a dos hijos de Ganga Zumba, tras lo cual volvió a Recife confiado en sus éxitos.

Sin embargo, a los pocos meses los quilómbolas se habían recuperado, por lo que el gobernador Pedro de Almeida ofreció una paz condicionada, reconociendo la libertad de los palmarenses a cambio de su reincorporación al mundo colonial, pero con la limitación de no ampliar su población aceptando nuevos esclavos prófugos. Ganga Zumba dijo que sí a estas condiciones y firmó los acuerdos con la corona en 1678.

Pero el viejo jefe, que había recibido un importante cargo militar portugués, cuando a su vuelta organizó festejos para conmemorar el acuerdo, se encontró con la oposición de Zumbi, que tras recibir el respaldo mayoritario, expulsó a su tío de Cerca do Macaco, e inició una fuerza militar regular con la que comenzó el acoso a los portugueses hasta llegar a las puertas de Recife y Porto Calvo.

Almeida liberó a Gana Zona y lo envió a convencer a su sobrino, lo que no consiguió, mientras Ganga Zumba fue envenenado, con lo que, convertido Zumbi en jefe indiscutido, se reinició la guerra que se expandió a buena parte de la Capitanía de Pernambuco, por lo que en 1680 llegó un nuevo gobernador, Aires de Sousa e Castro, enviado por el Conselho Ultramarino Portugués, para intentar un nuevo acuerdo con los palmarenses.

Zumbi rechazó los honores que le ofrecieron y en 1686 fue enviado otro gobernador, Souto Maior, que en 1691 buscó una alianza con el bandeirante paulista Domingos Jorge Velho, quien acababa de realizar una matanza de indios en Piaui, pero que a pesar de atacar con más de mil hombres fuertemente armados Cerca do Macaco, fue rechazado por Zumbi y sus tropas de Jovem Guarda, con lo cual el agresor debió retirarse a Porto Calvo.

El gobernador juntó nuevas fuerzas al mando del capitán Vieira de Mello y las sumó a las del bandeirante, de manera que entre el 23 y el 29 de enero de 1694 cargaron en dos oportunidades contra Cerca do Macaco. Otra vez fueron rechazados, en batallas en las que participaron incluso las mujeres, lanzando agua hirviendo sobre los portugueses desde lo alto de las empalizadas.

Pero la situación cambió el 6 de febrero. Ese día llegó desde Recife la artillería, que tras largos bombardeos debilitó las posiciones de los quilómbolas y abrió brechas en la empalizada.

Los portugueses entraron a Cerca do Macaco y obtuvieron una importante victoria, mientras en medio de la matanza Zumbí logró huir, herido por dos balazos, con algunos de sus colaboradores.

Pasó más de un año en el que los portugueses buscaron terminar con él, lo que lograron el 20 de noviembre de 1695 cuando, al detener a un viejo palmarense en el camino de Penedo a Recibe, el mismo, a cambio de su vida, guió al bandeirante André Furtado de Mendonca hasta el reducto de Zumbi, a quien logró derrotar y luego degollar. Volvió a Recife con su cabeza y concluy¢ así un proceso de casi un siglo.

Desde entonces, el 20 de noviembre se celebra el Día de la Conciencia Negra".

Yo miré para otro lado. Yon asintió en silencio. Pensé en la trascendencia De la revelación. Por suerte la botella de escocés era el témpano Apropiado. Recordé que la mujer dorada suele decir. Persiste y sólo por eso me resigné.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.