jueves, 31 de mayo de 2012

La soledad de todas me marchita

Lilian Pérez González (Desde Pinar del Río, Cuba. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Y al final; yo sueño contigo,
las nubes y el agua. Tengo
miedo de necesitarte.

Intento llamar tu atención; no te acercas. Retengo el sabor de las manos, de los senos firmes. Trazo líneas de azul en el recuerdo, los pinceles yacen indiferentes.

Dibujan con sus dedos, los pechos que exhibes con tanto orgullo; disfrutas. Ríes con la mezcla de semen y tinta que van regando en el vientre; en tu sexo. Siento rabia, soy culpable por llegar con un payaso. A este tonto de brillos le da un ataque de vergüenza, me arrastra del grupo. ¡Parece monje! Sigues divirtiéndote con tanto azul encima, envuelta entre tantos sexos. Las carcajadas se escuchan desde afuera. Esta noche desespera; con ella, él. Es un chasco; con sus deseos y mis pocas ganas. Apenas muevo el cuerpo. Termina, finjo que duermo y te pienso.

Hoy no se marcha. Toca a la puerta y desespero porque olvide de una vez. Estoy cansada de su voz, enciendo la música. Sentada en la orilla de la cama se confunden las paredes, las arañas hacen arabescos en el techo. Deja de molestar. Camino hasta la ventana y lo veo marchar. Te asomas desnuda, acaricias mi cuerpo que despojas de cualquier centímetro de tela. Ahora soy quien sonríe. Mojas las manos con tinta azul; acaricias mi rostro, juegas a ensuciarme. Me ofreces algo parecido a la noche. Se corre la pintura; la recuperas con los dedos para dibujar círculos en los senos. Los muerdes, los besas. Tomas los pinceles y me llenas de olas gigantes, pequeñas, traviesas. Haces roces imperceptibles en el estómago; nos masturbas. Chocan los senos; la soledad se escurre entre gemidos y temblores. Golpeas mi rostro, me gusta; tú también sonríes y vuelves a pegarme. Voy recorriendo tu cuerpo suave, detenida en las piernas, en los muslos que emergen de las sábanas. Te corres de azul hasta el mar.

Nos encuentro en el espejo. Sumergida en el capricho de volver a verte. La claridad del cuarto se desarma con las horas del día. Esta soledad de todas me marchita. El suelo está cubierto de nuestras siluetas; los pinceles yacen indiferentes y yo no soy capaz de gritar que te quiero.

EL CAMINO DE LAS NUBES

Ella vestida de ciudad agujereada,
muerde sus manos y cruza las piernas
y con la yema de los dedos
roza erizada el pezón.
RL.

Até sus manos y el cuello a la cama con cierta suavidad y astucia. Quedó de espaldas y dejó descubiertos dos círculos redondos, perfectamente suaves, parejos, nevados. La besé despacio, sin apuros desde las orejas por todo el cuerpo, ¡vibró! Buscó mis manos. Mordí y besé entre sus piernas jugando con mis dedos tibios. En segundos quedó desorientada y deambulé detrás suyo mientras seguía besándola entre los muslos. El sabor conocido no dejó dudas, fue aligerándose y sentí en mis manos la piel de sus nalgas.

Salgo convulsa del trabajo; este calor sofoca a cualquiera. Voy al bar de la cuadra y pido una cerveza. Me siento, descanso; saco los pies de los zapatos y recorro con la vista las demás mesas. Ella; con una blusa verde triste, todo el hombro y la mitad del ajustador fuera, se desliza entre las mesas buscando una silla libre. Me pide permiso y yo hago más, la invito a otra cerveza. El pecho le salta cuando se me acerca, evado un ataque de su seno izquierdo y descubro que un nuevo olor desprende su cuerpo. Su figura pequeña luce como resorte en medio de la ciudad. Me muestra un plano de alguna construcción que no logro entender.

Y quiero besarte. No eres tu lo que me atrae, es la curiosidad por saberme capaz de conquistar otras fronteras. El día es todavía más caliente, disfruto el hecho de poder mirar indiscreta y nadie se de cuenta. Tanta realidad en los últimos tiempos me deja exhausta.

Presiento que las nubes te van a mostrar otro camino. La orilla está pobre de ojos; dispuesta a todo por nosotras y las olas espantan a quien se acerca. Mi decisión no es tan firme como tus senos. La curiosidad asalta, quedo en el aire y disfruto de tu perfume y los labios que no he pensado en besar llaman la atención irresistiblemente. Comienza a llover el cielo cargado. La blusa se adhiere a los senos y el fetichismo regresa. El movimiento de tus pies los hace balancearse de forma graciosa. Te invito a un té caliente adorando la idea de verte sudar como la jarra. Llegamos a la casa y voy en busca de ropa seca. No descubro nada que se ajuste pero aun así me doy prisa en reaparecer con una camisa. A mi regreso descubro una figura de arcilla blanca con curvas suaves y el pelo hacia delante de espaldas a mí. Se incorpora con una sonrisa y me enfrenta risueña. Poco a poco seco las piernas, los muslos, la cintura, los senos, la boca…Tanto temor de besarte resulta ahora ridículo. El agua hirviendo me dispara a la realidad. Persigue mis pies por toda la cocina resuelta a secar mis pensamientos. De frente, la camisa se oprime en su cuerpo. Una piel de luna llora con el calor del té. Deja a un lado el vaso y se desliza silenciosa, otra ves desnuda y comienza a acariciarse, lenta, sugerente. Me tiendo junto a ella feliz de su travesura. Toma mi mano (al fin) la piel roza con ella. Disfruto tanto que cedo ante sus senos, incapaz ahora de no besarlos; los labios retozan lentamente y muerdo despacio las puntas duras. Sonríe, se cree suficiente para todo, ingenua. La dejo hundida en su juego. Encuentro un cordón y ato sus manos y el cuello a la cama con cierta suavidad y astucia. Queda de espaldas dejando al descubierto dos círculos redondos perfectamente suaves, parejos, nevados….

*****
Aprovecho sus pies de almohada y finjo cerrar los ojos. Ella apenas me mira pero el nerviosismo pasó a la historia. El olor es una mezcla de sudores multiplicados que llega de nuestros sexos. Me levanto y me visto. Con una mirada le pido que haga lo mismo. Extrañada obedece. Se marcha y la curiosidad va con ella.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Hay cosas que nunca van a cambiar

Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Sé que vos y yo somos muy distintos. El medio en que vivimos y nuestro sentido de la vida, todo, todo nos separa.

Sin embargo te quiero lo mismo. A pesar de las diferencias, a pesar del profundo, infinito abismo, aunque sea tu contacto me causa placer, me calma, me alivia, me da paz.
Es que yo sé, estoy seguro, que aunque parezcas tan lejana, transparente, fría, viviendo en tu mundo, yo sé, estoy seguro que mi contacto, mi presencia, hacen vibrar alguna fibra, algún circuito de tu sensibilidad comienza a temblar, que en lo más profundo de tu ser está, tiene que estar, el recuerdo de cuando los dos éramos uno.

Por eso no me importa, yo sé que me querés mucho, estoy seguro, seguro, como te quiero yo a vos. Sé que sentís mi amor cuando te tomo entre mis manos, te levanto, te acerco a mi mejilla. Te siento húmeda, vibrante, temblorosa. Y me doy cuenta, pese a tu silencio, que lo que entonces cae por tus filamentos no es agua. Son lágrimas.

No, no quiero dañarte. Por eso te pongo nuevamente en el frasco, te devuelvo a tu mundo, te dejo en tu líquido, flotando, tranquila. Sé que con eso no te daño, es un tiempo pequeño, un poquito nomás en que necesito sentirte junto a mí, saber que estás conmigo, tenerte, tenerte conmigo.

No, no sientas que te quiero incomodar o lastimar al sacarte a veces del frasco. Quizá hasta pueda parecerte egoísta, pero sé que te das cuenta que es porque te quiero y te necesito.

Yo sé que te das cuenta que mantengo tu PH con amor, que te cambio el agua como corresponde, que cuido siempre la temperatura, que me desespero por conseguirte el mejor plancton.

Yo sé, mamita, que nos queremos mucho, estoy seguro, mamita querida, estoy seguro que me querés mucho porque las madres quieren mucho a sus hijos, porque hay cosas que nunca van a cambiar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Carta abierta a marta Isabel Hincapié, directora del cortometraje colombiano “Los demonios sueltos”

Jesús María Dapena Botero (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Promoción: http://www.youtube.com/watch?v=dLZroNWo4eQ

Película: http://www.youtube.com/watch?v=QOawg2G8Yz0

¡Silencio! Vamos a entrar en la intimidad de un alma.

Querida Marta:

¡Nunca pensé que me demoraría tanto para ver la película que hiciste sobre tu mamá!

La tenía ahí, en mi agenda, siempre dispuesto a hacerlo; pero, una u otra cosa se me atravesaban, sin que pudiera aplicarme a la realización de mi deseo de mirar la cinta con los ojos bien abiertos; aproveché que el jueves pasado, día de las Letras Gallegas, que es festivo en toda la comunidad, que fala o galego, para disponerme a hacerlo.

Me interesaba particularmente porque he tenido una relación demasiado tangencial con tu madre, con quien sólo crucé unas breves palabras el día que presentabas la película sobre los inmigrantes en Catalunya, y de quien la emérita malarióloga colombiana, Silvia Blair, además mi amiga del alma, hace años, en alguna conversación que tuvimos me dijo:

- La mujer más inteligente que conozco es María Teresa Uribe.

Entonces tuve que preguntarle quién era; ni siquiera la había oído mentar y me contó que era una investigadora sobre la violencia en Colombia, muy querida por su hermana Elsa Blair, otra profundizadora tenaz, desde el campo de la sociología, de ese profundo malestar en la cultura que han dejado los inquietantes demonios que andan sueltos en Colombia, los cuales marcaron el proyecto existencial de tu madre, quien desde una forma sublime se ha acercado a un fenómeno tan grotesco y doloroso, que debería de llenarnos de vergüenza a todos los colombianos, así la violencia sea inherente a la condición humana, como un asunto que cada uno debe tramitar en su interior, para poder tomar una posición frente a ella, que en unos casos será la actuación casi refleja, al estilo del Zarco, ese personaje inolvidable de La vendedora de rosas, como único medio para sobrevivir en una sociedad salvaje, o el caso de tu progenitora que la piensa y la repiensa para encontrar soluciones frente a los desastres que la pulsión tanática provoca en el seno de la cultura.

Arturo Cova, el protagonista de La vorágine, esa excelente novela de José Eustasio Rivera, declaraba al principio de esa magna obra de la literatura colombiana: - Antes de que me hubiese apasionado por mujer alguna, jugué mi corazón al azar y me lo ganó la violencia.

En el caso de tu mamá, pareciera ser que otra hubiese sido la circunstancia, que antes de que se hubiese apasionado por hombre alguno, más allá del tierno amor agradecido a un padre protector y a un abuelo héroe - en el mejor estilo del Coronel Nicolás Márquez Mejía, el abuelo de nuestro entrañable Gabito - lo azaroso de la violencia se ganó el corazón y la mente de una niña de siete años, para convertirse en un enigma por desentrañar, que es lo que tú nos presentas en la película que haces sobre tu madre, aunque no sea todo sobre tu madre sino apenas el comienzo de un viaje iniciático. De tal forma, que esa nena sí que supo qué hacer con ese trauma, convertido en obsesión y en indagación científica.

El epígrafe de la cinta, con los versos de Emily Dickinson:

Muchas veces pensé que era llegada
la paz, cuando la paz estaba lejos,
así como los náufragos en el centro del mar
piensan que ven la tierra.
Y amainan el esfuerzo, sólo para encontrarse
tan lejos como yo de la esperanza.
Cuántas ficticias playas
Hay antes de llegar a la vida.

con estos versos, acompasados por el doblar de las campanas y el trinar matinal de los pajaritos, al repuntar el día, pude intuir que ibas a darnos una mirada distinta de la violencia y cuando, entre las ramas, nos introdujiste en el dormitorio de tu madre, me dije una frase, que no recuerdo a qué autor le leí, quizás a Thomas Mann, quien empezaba un relato diciendo:

- ¡Silencio! Vamos a entrar en la intimidad de un alma.

Ya estaba yo ahí frente al plato de cereales, junto a las pantuflas y los queridos libros de la habitación propia de tu madre, como si entráramos, a través de la ventana, casi en compañía de esas tórtolas, mensajeras de paz, a una de las piezas del apartamento florentino o la mansión de Amherst, donde tejieron sus poemas esas dos mujeres célebres, Elizabeth Barrett Browning y Emily Dickinson, para asistir a la mirada reflexiva que se desliza por la primera plana de un periódico, quizás con titulares acerca de una violencia que estalla en la paz íntima de la alcoba personal, como un ruido en sordina, como los bichos y las alimañas, que vienen a romper una paz soñada, en los puntos de unión de las secuencias fílmicas. Esos ojos maternos que no sin un deje melancólico retumban en el alma de quienes somos sensibles al dolor de la humanidad, siempre incomparable, con los pequeños dolores que nos acompañan en nuestro trajín cotidiano.

Los ojos melancólicos de tu madrecita, parecían degustar una tristeza reflexiva y serena, de quien ha mirado el mundo con los ojos bien abiertos, entremezclada con el humo de deliciosos cigarrillos, para irse tras los espejismos del recuerdo, a la manera de Marcel Proust, en busca de un tiempo perdido, pero siempre vigente, en medio de un eterno presente.

No estábamos entonces ante un vulgar biopic televisivo, sino ante una lírica y artística película biográfica, que me llevaba -al menos a mí- a aquellos paseos en las fincas antioqueñas de mi infancia, con todo lo naïf, que puede haber en ellas, al compás de una cajita música, evocadora de las ternezas infantiles, que pareciera cantar el happy birthday de una mujer tan ilustre, como María Teresa Uribe, justo en ese momento, en el que el catecismo de Astete, nos decía que adquiríamos el uso de la razón, y encontrarnos con esas huellas mnémicas, esos engramas, que almacenan los recuerdos más profundos, como el vínculo con un padre admirable, tu abuelo, Eduardo Uribe, un sabio clínico, quien al pie de la cama de sus pacientes, prodigaba su amor, en una entrega que la medicina contemporánea ha olvidado, aún en el campo que debería ser más humanitario, el de mi especialidad, la psiquiatría, lo que lleva a gritar:

- ¡Qué se hicieron los maravillosos doctores de antaño!

Y así con esa herencia sabia, transgeneracional, nos llevas con tu madre a recrear el acontecimiento, a través de las montañas paisas, para llegar donde una bisabuela, que bien pudiera recordarnos a la Úrsula Iguarán, como si fuera una de esas mamás grandes, que pueblan el territorio colombiano, campo donde han florecido más de cien años de soledad y de desgarramiento por la violencia; bien sabemos, Martica, que no todo empezó en 1948, con la muerte de Gaitán, sino que hay una historia con un montón de guerras civiles en el siglo XIX, que se adentra en el XX, bajo los cañonazos de la llamada Guerra de los Mil Días, como si la Patria Boba hubiera entontado para siempre al país, con el cuento de mantener a toda costa una beligerancia cruenta, como digo yo, con una música que se repite con distintas letras, que nos condena a continuar viviendo no sólo cien años de soledad sino a la eterna repetición de lo mismo, entre vorágines, hojarascas y rastrojos, siempre salpicados de sangre y tan rastreros como ellos mismos.

Pero son encantadores, tus paseos de cámara, gracias a la magia de la fotografía de Manel Dalmau y Santiago Herrera; en esos, en los que detienes la narración para trasladarnos de una a otra secuencia de la cinta, a través del humo del que supongo es un oloroso cigarrillo o fotografías casi abstractas, para llevarnos a través de los tejados, cubiertos por la pátina del tiempo, por esos techos, que me permiten evocar mis vivencias en los pueblos antioqueños, donde suelen reaparecer los bichos, que supongo has colocado como símbolos de la violencia, tan feroz en la realidad, pero que en el relato de tu madre y el tuyo propio, apenas aparece como un asunto aludido, largamente elaborado, bajo el influjo próvido de un Paul Ricœur, quien nos enseña que la narración argumentada y asumida como una mimesis, como imitación creadora, no se queda circunscrita a ser una simple reproducción, más o menos fiel, de los hechos, sino que hace que por medio de la metáfora y el relato mismo se logre una transformación, a través del pensamiento y del lenguaje, para aportar nuevos sentidos a la representación de la realidad material, lo que tributa novedades al acontecimiento, y puede reorientar acciones en el oyente, lector o espectador, como quieras llamar al receptor del mensaje.

Y estoy seguro de que ello tendrá efectos en el mundo de la vida real, de la experiencia, al conducirnos a nuevas reflexiones filosóficas, tanto éticas como políticas, que atraviesen como hilos cruzados, las redes culturales y simbólicas y nos ubiquen en un contexto histórico y social, para ver el pasado desde el presente, en procura de un futuro distinto; de tal modo que esos relatos que hacen a la Historia con mayúscula, como pequeñas historias, se conviertan en instrumentos de análisis y comprensión, que nos permitan lanzarnos en nuevos proyectos transformadores, donde la crítica del pasado se transforme en posibilidades de superación del presente, como bien lo señalara el historiador catalán, Josep Fontana, en su libro La historia de los hombres.

Y así, al compas del péndulo del tiempo, tu mamá une las ideas de sus recuerdos al sentimiento del horror que produce la impiedad, como la que sonaba cuando el eco de los vientos de una guerra parecían llegar a los campos de Uramita, un conflicto bélico, tan macuenco, en el que más de un cadáver descuartizado aparecería entre la maleza, mientras se ponía al orden del día, el aplanchamiento, el planazo, castigo que se daba con la hoja plana del acerado machete, como parte de una estrategia reaccionaria de persecución a los liberales, por parte del gobierno conservador de entonces, por lo que las víctimas pensaban que era necesario buscar apoyo en las autoridades de su partido para conseguir armas, con las cuales defenderse y no dejarse matar, así no más, como conejos de monte, sin pensar que podían meterse en una guerra de consecuencias impredecibles, aunque otros, como tu abuelo, el doctor Eduardo Uribe pensaban que la violencia no tenía sentido, para que, finalmente, un gran desastre se cerniera sobre todo el país, a pesar de la marcha del silencio de Jorge Eliécer Gaitán, quien se convertiría en el florero de Llorente que desencadenaría esa terrible guerra civil, no declarada, que haría que toda la nación ardiera en llamas, cuando tu mamá contaba tan sólo con ocho años, enfrentada con un pan duro de roer para los colombianos, pero sobre todo para una nena que apenas empezaba a incursión por los primeros días de la edad de la razón, como nos decía el padre Astete y se encontraba con la sinrazón del mundo adulto que la rodeaba, en un contexto en el que se condenaba a la muerte, al exilio o el desplazamiento, a quien pensara distinto, mientras la violencia, como un río embravecido inundaba los campos de aquella Colombia, que Rubén Daría como una tierra de leones, pero ahora su cielo podría ser ya más su oriflama, pues lo único que ondeaba en el ambiente eran las llamas de las casas incendiadas de los campesinos, a cuyo lado quedaban cadáveres a los que habían hecho los cortes de franela, de corbata o de florero, o agonizantes desesperados – como me contaban en Concordia, Antioquia, cuando hice la medicatura rural – porque dentro del vientre les habían metido una gallina viva para que los picoteara por dentro, apresada por las suturas con cabuya que hacían en el abdomen del moribundo, los vándalos asesinos, un horror de horrores, más allá de lo que leíamos en las novelas de terror, al decir de tu madrecita, perteneciente a una estirpe de soñadores liberales, perseguidos por los “pájaros” de la violencia colombiana, como si hicieran parte de una verdadera “chusma”, bajo la bendición del Sagrado Corazón y la doctrina laureanista, que se ponía las camisas azules del Generalísimo Franco, para sentirse fieles a un ideal, por encima de todo.

- Es cuestión de principios. – nos diría el cínico León María Lozano de Cóndores no entierran todos los días.

De esa forma dogmática y fanática, pretendían, extirpar todo aquello que brillase con un rojo rutilante para teñir el país de un intenso azul de Prusia y hacer doblar las campanas como en la España del joven Hemingway, sin preguntarse por quién lo hacían, ni importarles el carmesí de la sangre que derramaban.

Afortunadamente tu mamá supo qué hacer con el conflicto que le venía del mundo de afuera, sin frenar su capacidad de reflexión, para poder pensar lo impensado, quizás lo impensable, y tratar de indagar qué originó tanta violencia y comprender qué demonios, de repente, se soltaron para hacer de nuestra Colombia un calvario, a pesar de los consejos de un padre interno, quien, en sueños, le proscribiera que avanzará en la investigación; sin embargo, la desobediente terminó por no hacer caso de esa angustia señal, ni abandonaría la misión de la indagación, que asumiría con absoluta valentía, como si supiese que el valiente no es aquel que no siente miedo, sino el que puede pensar el peligro, medirlo y usar estrategias para sortearlo y, si no, morir como un héroe, sin dejar de transitar por el camino propuesto, a diferencia del arrogante que se lanza sin pensar, movido por una potencia tanática, tal vez para no caer en la melancolía y en la depresión, cosa que no pasa a los valientes cargados de erotismo, que se hace del lado del Amor, en contraposición con la odiosa violencia del gigantesco mensajero de la muerte.

Así con el transcurrir de la mañana hacia la noche, oí la voz de tu mamá, en absoluto, silencio, con mis hipertrofiadas orejas de psicoanalista pero bajo el imperativo de esa frase que atribuyo a Thomas Mann: ¡Silencio! Vamos a entrar en la intimidad de un alma.

Un espíritu cercano al de esa Hannah Arendt, quien protestaba frente a los que creían que era una filósofa, diciendo que ella no pertenecía a ese círculo, ya que su profesión es la teoría política, al no ser mujeres que filosofan sino que actúan, ambas pertenecientes a una estirpe liberal, ambas movidas por el deseo de comprender desde muy pronto cosas que, quizás, nunca debieron permitirse, si nos importa el mundo, entendido como espacio en el que se vuelven públicas las cosas, como espacio que habitamos, en el que todo lo posible aparece, al que deben ser invitados los poetas y otros personajes, para que todos podamos participar de él, sin ser arrojados contra nosotros mismos ni contra los demás, ya que, como decía Karl Jaspers, la humanidad personal nunca se alcanza en soledad sino cuando uno se aventura en el dominio público, al exponerse a la luz pública, como personas, en cada acción que expresa la personalidad misma del sujeto, como al hablar, que es una forma de acción, al introducirnos en una malla de relaciones, que no sabemos a dónde puedan conducirnos, que en eso mismo es, precisamente, en lo que radica la aventura, la cual requiere una cierta confianza en lo humano de los seres humanos, valga la redundancia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Vendedores de ungüentos o recitadores de grasa poética

Daniel de Culla (Desde Burgos, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Olga y Antonio del grupo Telira (Tertulia Literaria Ribereña y Arandina) nunca absolvieron a Antonio Machado el haberse locamente enamorado de Leonor Izquierdo Cuevas, Soriana de 15 años, y, al referirse a él, me decían: “Machado siempre chocará con nosotros. No nos gusta ni lo más mínimo. Machado fue un pedófilo”.

Yo no sé que ganan éstos que bien ruin andan, pues Machado es uno de nuestros más grandes Poetas; a no ser que se cumplan en ellos los proverbios de Salomón cuando dice: “anillo o argolla de puerco es la Poesía más hermosa”, o que anden a caza de grillos como la raposa que, cuando no haya qué comer busca grillos; y por metáfora es ocuparse de cosas rateras y tener necesidad y andar con provecho.

El vulgo parece que ya cree aquello de que “no hay sábado sin sol, ni moza sin amor, ni viejo sin dolor, ni puta sin arrebol.” Y de tal caldo tal bebida, que como me dicen estos dos amigos tal fue, también, César Vallejo “Paco Yunque”, pedófilo, quien en sus trazas y tormentosas relaciones amorosas puso trabajo y diligencia, acertando y ganando en unas, y saliendo con pérdida y daño en otras.

A Vallejo , que viajó a Europa en el Vapor Oraya con una moneda de 500 soles, “hombre muy moreno con nariz de boxeador y gomina en el pelo”, como le reconoció el escritor César González Ruano, estafador de judíos y asiduo del café Teide en Madrid, donde le conocí yo; a Vallejo, digo, le vino la pedofilia de casta. El nos dejó escrito “ Yo nací un día que dios estuvo enfermo”. “Mis abuelas fueron indias y mis abuelos sacerdotes gallegos”, quienes llegaron al Perú a la caza de la chirlomirla india y la mística pedófila. Entre paréntesis: un tío mío, marista en el Perú, me contaba un día que las mujeres indias venían a la Rectoría a pedir favores y nos ponían el coño sobre la mesa, o nos ofrecían a sus hijos e hijas para que nos cobrásemos la gracia dada.

Por ejemplo: “Mirtho”, Zoila Rosa Cuadra, su apasionado romance de 15 años. El tenía 25; María Rojas Sandoval, su musa en Los Heraldos Negros; Otilia Villanueva, de 15 años, a quien cantó en Trilce; Henriette Maisse; y Georgette Marie Philippart Traver, “la de los abortos provocados”, de 18 años, él tenía 45, y que le sobrevivió a su muerte, dejándole escrito este epitafio en su tumba del cementerio de Montparnasse: “He nevado tanto para que duermas”.

Es casi imposible tocar la sublime materia poética sin arrancar de la historia de la pasión y el crimen de amor a dos hombres del saco o sacamantecas de la época de Vallejo y Machado, enamoradores con mentiras y engaños,” hijo de una bruja en sortilegios de luna llena”, como confesaría uno de ellos, aunque revestidos de diferente modo en las mismas ideas de amor tormentoso y Rebuznante, como lo fueron Ramón Blanco Romasanta, gallego, a quien en su partida de nacimiento consignaron como Manuela, pues creyeron que era niña, y que fue vendedor de ungüento y grasa humana , pues sacaba a las mujeres y niños asesinados a sangre fría el sebo o el unto para después venderlo; y Juan Díaz de Garayo, que usaba las manos y los dientes para acabar con las vidas y comerse los restos.

Estamos limitados por el Amor a un grito, a un clamor ruidoso, a un estrépito; y es muy pequeño el campo poético en que podemos enseñorearnos Glorias se merecen nuestros dos insignes Poetas, sí, aunque pedófilos los dos; Crimen y Castigo (Fiódor Dostoyevski), A los dos sacamantecas, hombres del saco, porque nos han arredrado. Estos, criminales y humanos; los otros, humanos y pedófilos. Y en aquesta materia criminal y Poética Rebuznante despuntaron de tal modo sus talentos.

En 1937, Antonio Machado publicó “La Guerra”, su último libro; “Viento del Pueblo”, Miguel Hernández; “España en el Corazón”, Pablo Neruda; “España, aparta de mí este cáliz”, César Vallejo. Las malas y buenas lenguas que van y vienen de Cabildos a Capítulos y de Consistorios a Congresos han hablado, y muy mal por cierto, de Neruda y del Hernández; que por ellos, como dijo un tal Padre Juan, los canónigos causaron un gran incendio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Marines en el Chaco

Carlos Alberto Parodiz Marquez (Desde Alejandro Korn, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Caminar seis cuadras bajo la lluvia, monótona, hostil, sin abrigo adecuado, y con ausencia mayoritaria de árboles, es una parcela de la accidentología vial, que enfrento en Alejandro Korn, agravada por la hora de mañana que no suelo frecuentar, por lo menos en la calle.

Protesté en voz alta, sin riesgos, porque hasta mis ocho palmeras goteaban lágrimas de plata, silenciosas de despedida, que pegaban duro, ese día. Es que la virtualidad de vivir en un lugar distante se acentúa cuando, reaparecen las comunicaciones interrumpidas, durante tres meses por un robo de cables que ocupó veinte kilómetros, según la empresa, y borró todo contacto humano, telefónico y virtual.

Esa mañana, casi visceral, pese a mi disgusto, me permitía portar guardado en mi alma la contemplación de una luna extra large, que nunca había visto igual. En los lugares abiertos, como este, el fenómeno se multiplica y consigo la emoción. No obstante esa fiesta del espíritu se terminó horas después. Era en abril pero de 2012.

Temprano en la mañana Yon fue la llamada del infierno, porque hay horarios en que ni siquiera el anuncio de una jugada de quiniela, disculpa. Es una fuerte contradicción refugiada en la necesidad nunca cumplida debidamente, de escribir. Uno va postergando lo que no debe. Hasta que el riesgo de no llegar a empatar nunca, provoca pánico triste, solitario y final, como titulara Soriano.

Marché hacia la estación ferroviaria, obedeciendo instrucciones del vasco. Languidecía, para cuando llegué, esa lluvia sacudida por el viento, hamacaba sensaciones que por lo menos yo, no quería para mí. Pero esto es tierra de las intolerancias, pensé, mientras me acomodaba en el vagón que suele parar donde está el indicador de andenes, el que en realidad elijo. Me dispuse a presenciar el desfile de los vendedores que recorren el tren como peregrinos desterrados, con la variopinta oferta que nada excluye, desde los pañuelos descartables, hasta chocolates inesperados, parando en los rubros menos imaginables.

Tuve fe y eso me rescató. Porque el adormecimiento que junté de Korn a Lomas, trajo la placentera modorra y esta requiere acomodarse para soñar, por lo menos con un buen plato de comida. Una recurrente necesidad en mi caso.

Jabalí ahumado y pasta de mostaza con nueces y miel, me anunció como un parlante chino, en el teléfono; Yon se reservaba el postre entre torta Nora –todo chocolate– y la opción la desconocí, para mi era suficiente. La garantía me la daba la bodega Flichman que tiene variedad de sabores, para acompañar. Por supuesto, me sentí agasajado, por mi sacrificio matinal.

En Lomas el andén cuatro de la estación ferroviaria, reunía bastante desarraigo como para no sorprenderme, salvo en un costado protegido de las corridas, la presencia del vasco que me aguardaba apostado detrás de sus lentes oscuros. Su saludo gestual, poco me tranquilizó salvo el recuerdo de una mesa bien puesta, que me intrigaba menos que quien iba a hacerse cargo de la cuenta Algo seguro había, yo no iba a pagar. Me tomó del brazo para murmurar

- “Ambas márgenes”, me trae un documento que tenés que ver – descontando un interés que estaba lejos de sentir. Caminamos por Pellegrini hasta Sáenz, donde Dali no pinta y en un lugar casi reservado, nos esperaba el invitado bastante preocupado. Lo saludó, naturalmente al vasco, y levemente me regaló una seña que como identificación sobraba.

La realidad a través de la amplia ventana recogía postales rugosas a esa hora del mediodía en que nosotros empezábamos a servirnos, la contradicción de siempre. No obstante, a decir verdad, el jamón serrano de entrada y ahumada, daba salida al hambre que me suele perseguir con ensañamiento. Aunque igual lo quiero al vasco.

“Forbes Energy en el Chaco

La firma norteamericana Forbes Energy, fogoneó una reunión de funcionarios del gobernador chaqueño Jorge Capitanich con intendentes y equipos técnicos para analizar características, tipo de suelos y disponibilidad de tierras para la producción de caña de azúcar en los departamentos Bermejo, San Martín y 1º de Mayo.

Destaca que a diferencia de lo acordado con el Comandante Edwin Passmore, del Comando Sur y Silvia Maurizio, de la embajada de Estados Unidos, ellos hablaban de 50.000 hectáreas, ahora apuntan llegar a las 100.000 hectáreas sembradas de caña de azúcar para la producción de bioetanol”.
“La producción de etanol a partir de caña de azúcar transgénica, no es “una producción ecológica o limpia”, requiere la utilización de un importante caudal de agua, una buena parte de ella en el proceso de producción se contamina con los agrotóxicos con los que son tratados durante el ciclo de producción.
¿Quienes son Forbes Energy?
Según cables de Wikileaks, Lucien Forbes, uno de sus directivos, tiene un interesante historial de acusaciones judiciales que van del fraude, falsa representación, hasta denuncias de sobornos a funcionarios de distintos países. Según cuentan estos cables, el negocio de Forbes Energy y sus filiales, es obtener contratos y luego revenderlos a otras compañías,

La cooperación humanitaria

Las organizaciones y los centros de estudios del NEA (noreste) alertaron sobre las instalaciones del Comando Sur de la IV Flota de los Estados Unidos en territorio chaqueño a través de un convenio entre la Embajada de EE.UU. y el Gobierno de Capitanich.

Esta operación fue anticipada en el 2007, en el libro "Crímenes en Sangre", donde se anticipaba la llegada de los cascos azules al Chaco para avanzar en investigaciones genéticas, vigilar un vértice del acuífero guaraní y del interfluvio Teuco-Bermejo y garantizar las tierras de El Impenetrable bajo el paraguas de la cooperación humanitaria.

Previo al desembarco de marzo 2012, hubo que precisar lo que generó el dengue en el 2009. Un escenario que sacudió a la salud pública sorprendió al Chaco, por el epicentro en Charata, una de las ciudades beneficiadas por el rinde de la soja. Se cree que todo estaba controlado y operado desde la base de la IV Flota instalada desde hace años en suelo paraguayo (Base Mariscal Estigarribia).

El aeropuerto internacional de Resistencia (propiedad del grupo Eurnekian) fue el lugar elegido para la instalación de esta base militar de la IV Flota de los EEUU, que se visualiza a quinientos metros de la Ruta 11, en el acceso al aeropuerto, un bunker dotado con antenas satelitales, para monitorear esta parte de América del Sur.
Tarea para "evitar" el terrorismo, recopilar datos del agua no contaminada de ríos, lagunas y los acuíferos Guaraní y Toba, para eventuales cambios de destino.

Cosas de la buena gente

Las trayectorias (sólo citadas) de los jefes militares en este desembarco chaqueño: el primer jefe designado en 2008 fue Josep Keman, jefe de los Comandos de Elite Navy Seals, preparados para actuar en guerra irregular, operaciones encubiertas, contrainsurgencia y terrorismo, premiado y condecorado por la gran experiencia y actuación "humanitaria" contra los pueblos de Vietnam, Irak, Afganistán, Pakistán el Golfo Pérsico y Medio Oriente.

El Comandante contralmirante Víctor Guillory, (negro), oriundo de Georgia, reemplazó a Keman en 2009. Desde 1978 estuvo al frente de fragatas misilísticas de la VII Flota con activa participación en bombardeos "humanitarios" durante la guerra del Golfo.
Fue responsable de las operaciones anfibias conjuntas y combinadas en el Pacífico Occidental. Además, fue comandante en jefe de las Fuerzas Navales de EE.UU. para el Apoyo a la Fuerza Combinada 535. En enero de 2010 participó al mando de la Cuarta Flota en la ayuda a las víctimas del terremoto de Haití. Guillory es un graduado de la Universidad de Defensa Nacional (Colegio Industrial de las Fuerzas Armadas) y sus premios y condecoraciones incluyen la Legión de Mérito, la Medalla de Servicio Meritorio de Defensa, dos Medallas de Mérito, la Medalla con Estrella de Oro. Fue receptor de reconocimiento y medalla 2009 del Ingeniero Negro del Año para el Liderazgo.

El contralmirante Kurt Tidd es el nuevo jefe de la Cuarta Flota de los Estados Unidos. Tidd fue Director de Política de Capacidades Estratégicas, Dirección de Política de Defensa en julio de 2006. Fue personal del Consejo Nacional de Seguridad en marzo de 2005, director de Asuntos de Estrategia y Defensa en la Dirección de lucha contra el terrorismo. Tuvo el desarrollo y la coordinación interinstitucional de políticas en la lucha contra las armas de destrucción masiva, el terrorismo, las amenazas a la seguridad de la aviación internacional y la política de seguridad marítima. De enero 2004 hasta marzo 2005, Tidd participó en la Guerra del Golfo en operaciones como comandante en Oriente Medio y Comandante de la Fuerza de Tareas de la 55."

El gobernador chaqueño recibió al coronel Edwin Passmore, agregado militar en jefe de la embajada de los Estados Unidos, responsable de la instalación por parte de la Cuarta Flota de los EE.UU. del "Centro Anticatástrofes y Ayuda Humanitaria" que funciona desde marzo de 2012 en el Aeropuerto Internacional de Resistencia.

¿Quién es?

El Coronel Edwin Passmore, con mando de tropas, cumplió tareas humanitarias en la invasión de Afganistán y fue asesor de Inteligencia del ministro de Defensa de Kuwait durante la invasión a Irak. Desde 2005 fue agregado militar en la embajada de EE. UU. en Venezuela, de donde resultó expulsado por espionaje en 2008.

Según Página 12, (febrero 2011), Massmore, tuvo participación en el incidente en que el gobierno nacional impidió el ingreso de "carga sensitiva" secreta que arribó al aeropuerto internacional de Ezeiza en un vuelo de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, "llegó con un arsenal de armas largas para un curso sobre manejo de crisis y toma de rehenes ofrecido por el gobierno de Estados Unidos al Grupo Especial de Operaciones Especiales de la Policía Federal (GEOF).Entre otros elementos como
equipos de transmisión, medicamentos que los funcionarios establecieron vencidos, drogas estupefacientes y narcóticas y estimulantes del sistema nervioso, tres aparatos encriptadores para comunicación. Dentro de la valija secreta también apareció un sobre supersecreto, de tela verde. Con folleto en quince idiomas”-, Basta para mí.

Decidí aceptar –otra no me quedaba-, que el jabalí era de una carne absolutamente desconocida para mi. Pero luego de digerir la información ya no tan reservada, era más saludable probar, beber con seguridad y esperar los tironeos que llegarán en el futuro. La mostaza sigue sorprendiéndome. Yon no y “Ambas márgenes”, no me convence como topo. Para lo que hay…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Días de radio para Julián Conrado inicia por la Brújula del Sur. Lil Rodríguez: Ojalá haya cielo despejado para Julián

Indira Carpio Olivo - Ernesto J. Navarro

A casi un año de la captura, tortura y encarcelamiento del cantor del pueblo colombiano Julián Conrado, en la tierra de Bolívar, el programa radial La Brújula del sur (1) le dedica una canción diaria, en las voces de periodistas, cantores y políticos de la vida nacional venezolana.

Días de radio para Julián Conrado da un paso adelante en la solidaridad y abre los caminos para el Festival de todas las artes, Amando venceremos (2) una concentración los diferentes colectivos culturales, políticos y sociales que se realizará en junio de 2012, en la capital de Venezuela.


Este martes 22 de mayo de 2012, la periodista Lil Rodríguez recordó que “Julián es multifacético en materia musical y esa vena de cantor y de hombre libertario tiene mucho de dónde nutrirse”. Además del sitio de donde viene, lo alimenta su conciencia.

Para la también melómana, hay una canción que dedicaría al luchador y es la del admirado por ambos, Ali Primera: Cielo despejado, porque “esperamos que siempre sea cielo despejado para Julián Conrado”.

Para escuchar Días de radio para Julián Conrado, con dedicatoria de Lil Rodríguez: http://soundcloud.com/diasderadioparajulian-1/d-as-de-radio-para-juli

Recordamos que Rodríguez manifiesta su solidaridad con el cultor colombiano de muchas maneras, lo visita, lo acompaña en el “estudio” de las diferentes expresiones sonoras del mundo y también se ha plantado públicamente a favor del asilo político para Conrado.

Declaró en entrevista, (3) hecha a los seis meses de que hubiesen encarcelado a Julián, lo que sigue.

Venezuela ha tenido históricamente una visión solidaria desde los dos ángulos de nuestra vida como nación, desde el ángulo político gubernamental y desde el ángulo popular.

Nosotros obedecemos a un código muy especial como pueblo, como nación, que es el código Alí, por Alí Primera, un código muy lleno de amor, de visión política e ideológica, por el que se rigen nuestras relaciones humano-políticas.


Julián llega a Venezuela buscando solidaridad, solidaridad que el pueblo le brinda. En esas circunstancias es hecho prisionero político, porque todo el mundo sabe que Julián Conrado es un revolucionario en permanente lucha, por la libertad y la soberanía de su país.

Considero que lo mejor que puede hacer el Estado venezolano es darle la libertad y el asilo político. Pudiera pasar que luego de la audiencia en el TSJ se le conceda la libertad. Pero si se le concede sólo la libertad, así no más a Julián Conrado pudiera entrañar algún peligro, pues ya sabemos que hay mecanismos muy perversos que operan cuando a las personas se les otorga ese tipo de “libertad”.

Entonces, procedería el asilo político para darle protección a este revolucionario nuestroamericano.

Para ampliar las informaciones:
1) La Brújula del Sur es un programa que se transmite en la emisora del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, Alba Ciudad (albaciudad.org, @albaciudad, 96.3 FM) y Radio Rebelde (radiorebelde.info, @radiorebelde915, 91,5 FM), conducido por Ernesto J. Navarro y producido por Indira Carpio Olivo.
2) En: http://alzadoencanto.wordpress.com/2012/05/15/todas-las-artes-reclaman-libertad-para-los-revolucionarios-encarcelados/
3) En: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=144364

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

2012: Medio siglo de arquitectura peruana

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El gremio de arquitectos propone al Congreso modificaciones o nuevas Leyes y normas específicas del Ejecutivo para garantizar seguridad y calidad en las ciudades.

El Colegio de Arquitectos del Perú promovido entre otros por el Presidente Arq. Fernando Belaunde Terry, y en el 2012 asocia a más de 14 mil profesionales, cumple cincuenta años, buscando soluciones concertadas con el Congreso, Ejecutivo, empresariado y municipalidades, para poder superar la falta de seguridad y calidad en las obras edificatorias, derivadas del febril dinamismo del mercado de construcción en la última década, inclusive con grave incidencia en la eliminación de los espacios públicos y seguridad ciudadana.

El gremio de arquitectos, según expresa su Decana, Arq. Shirley Chilet, celebrará sus bodas de oro (8 de junio) intensificando gestiones, con apoyo de otros gremios, como el Consejo Nacional de Colegios Profesionales y los gobiernos locales a fin de lograr un cambio del corpus legislativo que limita o anula el aporte cognoscitivo y deontológico de los profesionales directamente vinculados con el desarrollo urbano.

-Las propuestas principales tienen que ver con la Ley 29090, sus normas modificatorias y complementarias en las Leyes 29476 y 29556, y reglamento. Han sido presentadas a las Comisiones de Ética y de Vivienda del Congreso, a través del congresista Arq. Víctor Lay. Las han sido trabajadas en varios talleres descentralizados, para que labor de los profesionales del urbanismo esté avalada con el real conocimiento en diseño, evaluación y construcción.

-La Ley 29566 eliminó requisitos esenciales en la solicitud y trámite de licencias municipales de obras y de funcionamiento, retirándose la obligatoriedad del certificado de habilitación de proyectos con seguridad y que deben estar en manos de profesionales ligados al proceso constructivo.

-Otra norma pendiente es la recuperación de los concursos de Anteproyectos y Proyectos Arquitectónicos en las obras con financiamiento del Estado. La última obra pública por concurso fue la nueva sede de la Biblioteca Nacional, en San Borja.

En cuanto al sistema de inversión pública en la Ley 27293, se requiere de una norma alternativa, porque la Ley vigente no puede aplicarse adecuadamente en los perfiles de proyectos para la restauración de monumentos arqueológicos e histórico-artísticos del país.

Otro aporte igualmente importante es para Ley de Movilidad Urbana Sostenible, que es producto de mesas redondas con especialistas de la Universidad Nacional de Ingeniería y la Municipalidad Metropolitana.

Desde una visión global, la Federación Panamericana de Asociaciones de Arquitectos (FPAA) y de la Regional de Arquitectos del Grupo Andino (RAGA), vendrán al Perú para exponer veinte (20) jornadas para incidir en el planeamiento territorial como parte de un programa que debe extenderse durante el año. Para ello el dinámico canal de televisión del Colegio, vía internet, en un año de funcionamiento bordea medio millón de visitas y ha sido declarado como medio de los arquitectos de los países andinos.
Foto: Residencial San Felipe en Lima, emblemático proyecto latinoamericano de la década del 60.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Desde un agujero (la belleza)

Edgar Borges (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

“Sólo la belleza salvará al mundo”

Fiódor Dostoievski.

¿Qué camino habrá después del precipicio? (…oigo pasos…) ¿Seremos voces menores los que estamos de este lado del abismo? (…intentan pasar desapercibidos…) ¿Por qué la política, cuando se convierte en poder, se empeña en robarnos la belleza? (…dos sujetos buscan algo…o a alguien) ¿Por qué descubrimos belleza a través de minúsculos agujeros? (…pisan fuerte, a pesar de que intentan avanzar sigilosamente, el peso es un síntoma de sus deseos…) ¿Por qué el creyente y el ateo se alejan de la belleza cada vez que se encierran en las razones de su no-espacio? (…un loco se asusta ante la presencia de los sujetos…) ¿Con qué derecho el burócrata nos roba luz (la luz) detrás de las puertas de sus ambiciones? (…los hombres de las fuertes pisadas siguen de largo, no van por el loco…) ¿Era la palabra un camino para conseguir belleza y la terminamos convirtiendo en un muro (el muro) que separa el Uno del Todo? (…el loco se salva pero no sonríe…) ¿Fue belleza lo que encontró Armando Reverón cuando buscó luz más allá de la sintaxis de los cuerdos? (…a pocos pasos un niño juega a esconderse entre los árboles…) ¿Qué bestia tan voraz se empeña hoy, como ayer, en silenciar la belleza?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música y concurso: Desde Brasil, un clásico, Tom Jobim

Argenpress Cultural

Antes de presentar la nota musical de esta semana nos vamos a permitir dejar un comentario: ¡Sí nos leen! ¡Y sí hubo lectores que respondieron al concurso sobre los temas musicales de la semana pasada! Nobleza obliga, por lo que, entonces, fueron cuatro los que ganaron un premio. Los cuatro recibieron como presente (no sabemos bien si eso fue un premio o un castigo…) un libro electrónico de Marcelo Colussi: “Historias dulces color de rosa”.

Felicitaciones a los ganadores, y aquí dejamos sus mensajes:

1. Oswaldo Jansenio Juárez Castellanos

Gracias por abrir un espacio y poder enviarles un saludo muy especial desde Guatemala.
Primero, pues decirles que si cumplen con el objetivo de promover la conciencia cultural desde la música que cada fin de semana publican; de hecho es un rincón muy agradable y positivo para muchos, entre ellos yo.
identifique de la siguiente manera las canciones de películas:

Pantera Rosa
Bonanza
Chespirito o el chavo del 8
El Auto Fantastico
Hawai 5-0 (esta repetida dos veces)
La Familia adams
Miami Vice
Mision Imposible
Agente 86
Super Sonicos

2. Axel Alejandro Zarate

el tema numero 1 es la cortina de la pantera rosa
el tema numero 2 es la cortina de una serie, pero no recuerdo su nombre
el tema numero 3 es la cortina de la serie Bonanza
el tema numero 4 es la cortina del Chavo del 8
el tema numero 5 es la cortina de la serie El Auto Fantastico
el tema numero 6 es la cortina de la Serie Cuero Crudo
el tema numero 7 es la cortina de una serie cuyo nombre no recuerdo
el tema numero 8 es la cortina de la serie Los Locos Adams
el tema numero 9 es la cortina de una serie que me parece es Miami Vice
el tema numero 10 es la cortina de Mision Imposible
el tema numero 11 es la cortina del Agente 86
el tema numero 12 es la cortina de Los Simpsons

3. Reynaldo Marión

Ante todo deseo manifestarles que sí tienen lectores, que sí nos interesan sus temas, que disfrutamos de cada número de Argenpress, en especial del Argenpress Cultural, y que el sector Música es un acierto por la variedad y originalidad de los ejemplos que publican.
Lamentablemente no puedo aspirar a ningún premio porque reconocí sólo algunos temas de los colocados en el Nº 192 de este mes de mayo: Superagente 86, La Pantera Rosa, El Chavo del 8, Bonanza y Los Locos Addams.
De todas maneras quise enviarles este mail para confirmar la interactividad de Argenpress y sus suscriptores.
Felicitaciones por vuestro trabajo.
Reynaldo Marión

4. Laura Camelli

Holaaa!!! sí me interesa su material y trato de leerlo siempre!!
No sé si es bueno que identifique las canciones: habla de mucho tiempo perdido...jajajaja. Tengo para decir a mi favor que son todas de mi época de niña o adolescente(La Pantera Rosa, Los Hart, El Gran Chaparral, Bonanza, El Chavo, El auto fantástico, Super Agente 86, Los Locos Adams, Misión Imposible -qué buena versión-)...salvo algunas otras, que confieso ya de adulta (Los Simpsons). Hay otra que se me hace familiar y no termino de reconocerla. No está la de Brigada A....que también era un clásico! jajaja
Qué me gané? un buen libro??? jajaja. Gracias por la actualización de recuerdos en familia.
Saludos, Laura
_________

Tom Jobim, cantante, guitarrista y compositor brasileño, cuyo verdadero nombre es Antonio Carlos Jobim, nació en el seno de una familia humilde ubicada en el extrarradio de Río de Janeiro. Cuando contaba con tres años de edad, sus padres se separaron y tanto él como su hermana permanecieron con su madre, que se casaría de nuevo poco después. Siendo aún pequeño su familia, se trasladó a la Playa de Ipanema, entonces todavía sin explotar turísticamente, y comenzó sus estudios de música. Con lo que más disfrutaba era tocando el piano. Sus primeros pasos musicales los da en un nuevo movimiento denominado bossa nova, una mezcla de samba, jazz y música afro-americana que se tocaba en los locales de Copacabana. Su trabajo fue tan importante que llegó a ser máximo representante de esta corriente musical.

Junto a Vinicius de Moraes colabora en varios trabajos, fruto de los cuales surgió uno de sus mayores éxitos, y por el que se le recuerda especialmente:"Garota de Ipanema". Este tema es uno de los iconos de Brasil, el que mejor escenifica la belleza de la playa de Ipanema y la hermosura de las mujeres que por ella pasean. En la década de los sesenta, Jobim viaja a Estados Unidos, donde la bossa nova tiene una enorme aceptación. Allí graba varios discos, entre ellos "Wawe"; "Tide" y "Stone Flowers", algunos de sus mejores trabajos. En los setenta se interna en la búsqueda de un nuevo estilo, utilizando para ello los sonidos más tradicionales de Brasil, creando temas relacionados con la naturaleza y con una cierta inquietud ecológica. Algunos discos de esta etapa son "Matita Pere"; "Urubu" y "Terra Brasilis".

En 1980 fallece su gran amigo Vinicius de Moraes y en 1984, ya en Brasil, forma un grupo denominado "Nova Banda", con la que graba discos como "Passarim"; "Inédito" y "Antonio Brasileiro". Otras obras suyas notables son "Cega de Saudade" (1959), "Samba de una nota sola" y "Desafinado". Antonio Carlos Jobim está considerado una leyenda de la bossa nova y de la música brasileña en general y sin duda fue una de las personalidades más deslumbrantes de la música contemporánea. El 8 de diciembre de 1994 fallece en el Hospital Monte Sinaí, en Nueva York, debido a un infarto producido tras una operación.

Dejamos aquí algunos de sus más connotados éxitos, hoy día ya clásicos de la música universal:

1) Garota de Ipanema
2) Samba de una sola nota
3) Desafinado

Fuente: http://www.apoloybaco.com/antoniocarlosjobimbiografia.htm

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La decisión

Ricardo Luis Plaul (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La plaza alternaba en sus árboles los tonos ocres y amarillos. Las barrancas se poblaban de oficinistas, tirados sobre el césped de cara al sol mortecino. Se anunciaba tiempo inestable para el mediodía. Un gigantesco hotel cinco estrellas ofendía la vista donde antes había estado el singular edificio Cavanagh. Lo había derrumbado hacía diez años. Sólo podía adivinarse la presencia del río tapado de edificios espejados. Corría el año 2061.

Joaquín avanzó lentamente ayudado por su bastón. Era de los nuevos modelos con sensores electrónicos. Su hijo mayor se lo había enviado de Japón. Se sentó en el primer banco vacío que encontró. Hoy debía tomar una decisión trascendente y para ello debía estar tranquilo, a solas con sus pensamientos.

Observó a las madres conversando mientras sus hijos jugaban en el arenero. Era de los pocos momentos que disponían para hablar directamente con otra persona y no a través de una pantalla. Los jóvenes estudiantes que no estaban haciéndose arrumacos, leían las pantallas de sus tabletas ópticas.

Pensó en sus hijos y sintió una punzada en el estómago. Estaban repartidos en distintos lugares del mundo y hacía años que sólo se comunicaban, cada tanto, a través de sus computadoras. Sus nietos eran niños extranjeros, que hablaban en otros idiomas que no comprendía y que lo saludaban en las fiestas. Los había visto crecer en el monitor de la PC y en las fotos que le enviaban por celular desde distintos países que visitaban. Pero ya eran para él más extraños que los hijos adolescentes de sus vecinos. Habían pasado toda una vida sin saber quiénes eran realmente.

Clara, su mujer, había insistido siempre en mantener silencio para no perturbarlos. Le había hecho prometer que nunca iba a crearles ni la más mínima duda sobre sus ancestros. En su momento habían inventado para sus hijos toda una historia de inmigrantes sobre sus abuelos, que habían terminado por creer ellos mismos.

Ahora que Clara había muerto volvía a dudar sobre sus decisiones pasadas. ¿Valía la pena decirles a sus hijos y nietos la verdad sobre sus raíces? ¿Qué sentido tenía?

Una y otra vez martilleaban en su cabeza esas preguntas mientras imágenes confusas del secuestro de sus padres aparecían en sus recuerdos. Ya no sabía si eran reales o las había visto en alguna película sobre los años de la dictadura del 76. Él había hecho oídos sordos al llamamiento de Abuelas, durante más de treinta años, para dar una gota de su sangre y así poder identificar los restos de sus padres y conocer su historia. Cuando la última de ellas murió, casi se sintió aliviado.

Adoptó sin cuestionamientos la identidad de sus apropiadores por comodidad. Eran ricos y le habían dado una buena vida. Estudios, casas, autos, viajes, mujeres, bebida, habían llenado durante años ese vacío que sentía todos los días al levantarse. Cada vez que tenía el impulso de acercarse al Banco Nacional de Datos Genéticos su mente pragmática había alejado la idea con un sinfín de argumentos aparentemente sólidos.

Se distrajo mirando a dos palomas apareándose. Había transcurrido demasiado tiempo. Decidió ir a tomar un café al bar de la esquina. Después pasaría a recoger la máscara veneciana que había encargado para su colección. Se levantó con cierta dificultad mientras una llovizna espesa comenzaba a caer sobre Buenos Aires.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: La ciudad de Nueva York en fotos

El Ave Fénix (Desde Nueva York, Estados Unidos. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Los Archivos Municipales de la Ciudad de Nueva York disponen de alrededor de 870.000 fotografías de su colección de más de 2.2 millones de imágenes de la ciudad a través del siglo XX. Sus temas incluyen aspectos de la vida cotidiana, construcción, crimen, negocio, fotos aéreas y mucho más.

De todo ello seleccionamos una pequeña cantidad (53 piezas) que constituyen una exquisita muestra de una colección que realmente vale la pena aprovechar.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Crítica literaria: “Sostiene Pereira”, de Antonio Tabucchi

Francisco Vélez Nieto (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Antonio Tabucchi (1943-2012)
Sostiene Pereira
Traducción de Carlos Gumpert y Xavier González Rovira
Editorial Anagrama

“Desnuda en la picota del deudor, sufre una nación a la que dar las gracias era antaño lo más natural”

Günter Grass

La primera edición de Sostiene Pereira en Anagrama data de 1995. En este 2012, como a dos meses de su fallecimiento, tan conmovedora como excelente novela confirma su decimoséptima edición. La noticia de la muerte de Tabucchi me sorprendió precisamente leyendo “Viajes y otros viajes” su último libro editado en España en vida. No soy dado a las neurológicas ni con aquellos autores que forman parte de mi diario como lector, pero a veces, como escribí tras la noticia de su fallecimiento” La muerte de Antonio Tabucchi no es su adiós definitivo. Él y su obra permanecen con quienes amamos la buena y transparente literatura comprometida con la sociedad y su tiempo”. Pero es que hay muertes que sorprenden y se sienten en lo hondo, máxime cuando se produce una repetición a la ocurrida una semana después con el súbito y último adiós de Carlos Fuentes.

Ambos autores, como otros por supuesto, muchos, debe ser necesarios releerlos, recordárselos al lector independiente envuelto por demasiadas novedades editoriales que más bien trastornan. ¿Existe acaso mayor novedad en este mundo, donde los nuevos títulos que se publican, salvo excepciones, no duran más de una quince días en las librerías sin llegar a veces a lucirse en los escaparates, que la de estos autores claves? Sostengo pues, que por ser recientes sus adioses definitivos, se leen y leen, como se canta en el viejo villancico. Ellos se mantienen vivos porque su obra es un constante mensaje imperecedero en actualidad para alimento en el espacio en que vivimos. Sostiene Pereira, es el ejemplo. ¿No hay mucho en su novela que se puede tomar como espejo ante esta tragicomedia de baba y mentira que vive el país y a la que se prestan tantos escritores patrioteros? Ocurre igual con Carlos Fuentes, pero no escribo sobre ellos porque han fallecido, sino porque están con nosotros vivos, actuales y como clásicos de nuestros momentos culturales y sociales.

Pereira, sostiene a su manera una visión tolerante pero no acomodaticia, sobre el valor de aquellos autores que considera buenos, que transmiten algo como sustancias confortantes, por eso sostenía la creencia y le gustaba escribir sobre ellos pero no hacerles necrológicas, de aquí el buscar a Monteiro Rossi para escribirlas y tenerlas preparadas para llegado el momento final del escritor en el mundo de las altas y las bajas. Él no vivía en tiempos de una indignación activa como vivimos actualmente en esta España de pandereta, rezo duro y mohoso y manos con guantes blancos para tomar lo que no e suyo y además ser considerados inocentes. Algo que a uno le hace recordar aquello que hace años dijo públicamente un alcalde de Jerez de la Frontera: “La justicia es un cachondeo” De aquí que un juez tan digno como Garzón anime a la “indignación activa" para expresar a los responsables políticos que "deben hacer algo distinto a favor de la sociedad”

La actualidad de la novela Sostiene Pereira, “una de las cumbres de la literatura de las últimas décadas”, ha logrando la unanimidad de la crítica. Él era conciente de ese mundo corrupto y esa Iglesia cómplice de tantos desafueros con su hipócrita silencio. Lo demostró en su Italia enfrentándose con la denuncia al imitador de Mussolini, avisando de los nuevos totalitarismos tras la máscara de la democracia. Actualmente, ante la degradación de la democracia, empezamos a sentirnos vivir bajo una dictadura no como la de Salazar o Franco, pero a medida que avanza la corrupción y la flotación el conservadurismo agita la nostalgia en sólidos sectores sedientos del pasado, de María y Frascuelo, las orejas del lobo se van asomando. Tabucchi escritor nada trivial de mirada civilizadora marca un tiempo excitante de contemplación y análisis para ir entrando en las vidas de de los personajes del pasado y presente.

Deleite compensador frente al dolor de la pérdida, esta nueva edición reciente de Sostiene Pereira, reviviendo tiempos no imaginarios sino reales. Tiempos en peligro retroceder al pasado con decorado democrático fingido, dado que las propias circunstancias que vivimos propician un conservadurismo, que se debe combatir, defendernos de el como lo ejercieron Tabucchi y Pereira, uno se sostiene sobre el otro, se mezclan solidariamente con los que nos manifestamos indignados en diferentes escalas dentro de un mismo compromiso social y cultural. Porque la cultura no puede ser ajena a lo que se está viviendo ante tanta banalización, esa que denuncia desde su liberalismo Vargas Llosa como también el compatriota de Tabucchi Claudio Magris, aunque con una visión más sólida, sin caer en el inmaculado liberalismo de Vargas Llosa. Por ello manifiesta: “Creo que el criterio de evaluación cultural ha cambiado. Nadie pensaba que un día se iba a equiparar cantidad con valores, y eso está poniendo en pie lo que yo llamo la lupenbourgeosie…, que no es una burguesía de las formas y que ha decidido que mucho es igual a interesante”

De absoluta y perenne actualidad continua viva, necesaria para andar por el mundo de la cultura, este colosal ensayo de los años cincuenta del pasado siglo elaborado por Max Horkheimer y Theodor Adorno bajo título de “La industria cultural”. Ha corrido el tiempo y hemos vivido y conocido de todo, como Pereira en el suyo, me atrevo a sostener. Hoy nos desenvolvemos entre las dos caras del universo digital, la buena y la perniciosa que se debe tener en cuenta. Y estos dos pensadores de la Escuela de Frankfurt ya avisaron: “La civilización actual concede a todo un aire de semejanza. Film, radio y semanarios constituyen un sistema. Cada sector esta armonizado en sí y todos entre ellos. Las manifestaciones estéticas, incluso de los opositores políticos, celebran del mismo modo el elogio del ritmo de acero. Los organismos decorativos de las administraciones y las muestras industriales son poco diversas en los países autoritarios y en los demás” Bajo esta amenaza y descarado desafió vivimos. Ellos lo conocieron, Tabucchi, como Magris y Vargas Llosa, como Brecht y Thomas Mann, Juan Goytisolo, entre muchos más. Todos los que estamos en contra del nuevo Fahrenheit nos debemos sentir comprometidos, concientes de la barbaridad y desafío que vienen ejerciendo. Seguro que también Pereira, lo sostendría. Tal vez, estos versos de Grass nos inviten a meditar y comprometernos, a no alimentarnos en el pesebre de la banalización.

“Sin ese país te marchitarás, Europa, privada del espíritu que un día te concibió”

Günter Grass

De poema La vergüenza de Europa) Traducción de Miguel Záenz.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El rey ratón

Daniel de Cullá (Desde Burgos, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

- Ratón. Ladrón cobarde

Había un rey, Enrique el Pajarero, un buen maula, taimado y bellaco, que da propina a criado ajeno, tramposo, embustero, trápala, haragán, que se regocijaba a causa de la caza. El era un dios impuesto por el fuego y por las armas, bendecido por el gurú de la tribu, matachín y jifero, el Enano del Envoltorio, quien se le encontró entre zarzales, loberas y cunetas, en Mataburros, ciudad del aguardiente, donde usan poner colgado de la ventana un manojo de ramo verde sobre la puerta, como señal de vender vino tinto, y un paño de lino doblado como señal de blanco. Esto fue como un milagro, pues cayeron ese día mucho pedrisco y grilletes, con la marca de los detalles del paredón y la cuneta, que se vio a unos ladrones sacando a deshora la ropa y el ajuar de una casa; llegando la justicia de Ronda y preguntando:


- ¿Qué gente?

Respondieron:

- Se ha muerto aquí un vecino y pasamos el hato de la viuda a otra casa.

Dijo la justicia:

- Pues, ¿cómo no lloran?

A esto dijeron:

- Mañana llorarán.

Que cuentan que esto mismo dijo en Búe de la Aldehuela, un aldeorrio o lugarejo feo y miserable, el Enano del Envoltorio, quien, cuando eructaba, las rocas y las aguas se cubrían de calaveras, y que nadie escapó a su vil garrote y sus cerrojos, tan sólo los cangrejos autóctonos y dos abuelas aparecidas en la segunda noche del segundo día de la tercer tormenta, cuando se terminó el día del combate y se fueron del pueblo centenares de gentes y la tierra volvió a verse pariendo brujos y políticos con cabeza de adobe grueso.

Corría el mes de Abril, cuando se da choca o cebadura al azor dejándole pasar la noche con la perdiz que voló, y las dos abuelas, con la barriga del tamaño de la tierra, vieron al rey Ratón, matante, marchando a la caza del elefante más allá de aquellas montañas, en Matabelos, nación indígena del África Austral, perteneciente a la raza cafre, olvidada la matacán o liebre ya corrida por los perros. Se le vio con catetómetros, aparatos provistos de un anteojo y un nonio, instrumento matemático que sirve para apreciar dimensiones lineales o angulares muy pequeñas, para medir pequeñas dimensiones verticales, y con la mochila de siete nudos, más el ojeador, que ojea la caza y la acosa, guía indígena y cafre que le guiaba y que se alababa de que le había hablado el rey; y preguntado por qué le había dicho, respondió que le dijo: - “Alza la lanza, necio”, siguiendo al elefante indefenso hasta la mata. Y, pin, pan, pun, tiro en la nuca y elefante muerto.

Mientras un Burro Pandero, obispo de anillo, junto al Adda, río de la Lombardía, afluente del Póo, que pasa por el lago Como, y en sus orillas ganó en el siglo III a.c. el cónsul Flaminio una gran batalla a los Galos, pronunciaba un sermón en el que alababa la acción del monarca y avisaba con gozo que el Enano del Envoltorio regresaba de su tumba con poder sobrenatural, y sin más ni más el rey le nombraría Gurú mayor del reino.

Si algo distinguía al rey Ratón era que, por encima de dimes y diretes, él podía hacer con su cuerpo y vida lo que le viniera en gana. Siempre hizo sus necesidades cuando más deseoso estaba de ellas. Y, mientras lo hacía, cantaba hablando por boca de ganso:

- “Abájanse los adarves y alzánse los muladares”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¡¡¡El rojo puta!!!

Eté Dazton (Desde Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El amor y el cuento son como las olas del mar cuando llegan a las costas de la tierra.

–Cortesía de la casa–

Relato comediado dedicado a: El Presidente del Partido Comunista de Venezuela Jerónimo Carrera
Como todos los lunes que es el día de las ánimas y el comienzo de la semana, en el último lunes del 2010, lunes en el inicio de la menguante, que es el mejor momento para la poda.
D***., con el corazón florecido como tres margaritas en un frasco ámbar lleno de agua, a las 10:10 a.m. en la esquina de la calle veintiocho con la Av. tres de la Ciudad Techo se encuentra con I***., la niña mimada, ella, con su masa corporal de cuarenta y ocho kilogramos bien proporcionados en sus uno cincuenta y nueve cm., de piel blanca merideña, pelo indio castaño claro, finas cejas, ojos color nuez moscada, nariz perfilada, labios de un trazo fino, con ese rostro oval que le da una cara angelical que hace palidecer de envidia a las estampas de La Virgen. Sonriéndose y moviendo la cabeza en forma negativa le dice:

–Llegas a la hora venezolana: Retrasada, y de paso ¿A qué se debe que vengas vestida de niña de Preescolar? El blue jeans es pasable, por ser el pantalón de vestir de los trabajadores norteamericanos. Pero la franela roja ¡No! Estas en cuarto año, y el color de tu blusa es color mamón, vienes al reforzamiento del aprendizaje al cursar la asignatura de historia, por lo que vas a necesitar una explicación sobre el rojo, y del deber ser de la juventud, ya que, para interpretar la historia, hay que conocerla.
Sentados a la sombra del mamey en una de las bancas de la plaza El Llano D***., empieza a hablarle entorno al color rojo a I***., inicia la conversación explicándole que los hombres se valen de dos formas de lenguaje para comunicarse, del lenguaje simbólico que es interpretativo, siendo el leguaje por excelencia de los místicos, de los agnósticos y los charlatanes, y del lenguaje por imágenes, en el que se requiere de un objeto para referirse a él.

Interrogándola le pregunta: –¿Dime todo que sepas en relación al color rojo? I***., sonriéndose piensa para sus adentros, te conozco, me vas a joder, pero es preferible responder, ya que corrigiendo el error aprende uno la verdad, y responde: –Color primario, pasión, peligro, sangre, comunismo; interrumpiéndola le pregunta ¿Qué tiene que ver lo que dices con el color rojo? Relación requiere que la respuesta sea intrínseca a un objeto. En la asignatura de física no ves óptica, pero el prisma le demostró a la filosofía especulativa que la luz era divisible y no una emanación del corazón de Dios. El color rojo es una onda del espectro de la luz, de esa materia que no posee volumen, pero que tiene masa y, al ser filtrada por la atmósfera, cuando choca con un objeto todas las demás ondas son absorbidas y ella es rechazada, y debido a la composición simple del ojo humano se puede apreciar el color rojo. Más complejo es el ojo del gato o del búho que son infra rojo. Lo que has dicho es una asociación de conceptos exteriores al objeto que se habla: El color rojo. El color rojo como símbolo ha tenido variadas connotaciones históricas, entre las herramientas parlantes que eran los esclavos romanos y los molinos de viento de los siervos de la gleba, el rojo era la pretexta púrpura y la sotana cardenal del poder, pero en la Revolución Francesa el rojo fue: El rojo del gorro frigio de los sans-culottes, que luego pasó a ser el rojo de los internacionalistas proletarios y el rojinegro libertario. En Venezuela en los años cincuenta solo las negras (Con todo respeto) en sus pueblos de negros se vestían de rojo, como los Diablos Danzantes de Yare, y en Caracas era el uniforme de las putas en los prostíbulos. Los comunistas tenían bandera roja con herramientas de trabajo: El martillo y la hoz, y usaban boina roja, no usaban franelas rojas, así que, el rojo en la historia patria es la de tener la conciencia de poseer principios, sin esta condición, el color rojo es: El Rojo Puta o el lumpen vestido de rojo. Lo rojo se lleva por dentro, se lleva en el corazón que es el que le purifica la sangre al cerebro para que esté bien oxigenado. Por lo que el deber ser de quien tenga conciencia de las herramientas de trabajo es: La de poner al rojo puta en su lugar.

Jovencita presta atención, en el estudio de la historia hay que empezar por conocer el presente, para entonces interpretar el pasado y orientarse hacia el futuro, así que: El último de los Mohicanos, el último hombre que apeló a la defensa de los principios, el muy debilucho le increpó al Comandante de la revolución bolivariana que tenía una indigestión cerebral que de positiva, al mantener la unión del chiripero, que se neutralizó cuando empezaron a meterse los reales en los bolsillos y que raya en negativa que hiede a mi…, o lo que es lo mismo, al decirle a Chávez Frías que parecía una butaca trébede –tres patas–, al combinar a Marx con Cristo y de ahí con lo que le pongan = Bolívar Bs-f. Por lo que, por pena ajena, al ser amante de los libros que hablan sobre las herramientas de trabajo, y no al culto de sobar una pelota de béisbol. Ante la respuesta prosaica, grotesca y vulgar que como todo un Ares Fobo intelectual, el personaje del cuento “Decapitados” de Jiménez Ure, el llorón de bolas Frías, perdón, El Comandante Chávez Frías le dio al último de los Mohicanos ¿Qué? ¿Tú me lo has visto? Después de tantas derrotas hay que lograr una victoria ante la ignorancia como argumento, ayer los chupa medias del pensar burgués refutaban a Marx sin leerlo, pero el rojo puta hoy es peor, que lo quiere defender, no difundir, sin ni siquiera haberlo leído.

Para defender los principios de una teoría hay que tenerlos sólidos. Con la ignorancia como argumento no se discute, se pone en evidencia. Además jovencita, el último de los Mohicanos Jerónimo Carrera está equivocado de la primera hasta la última letra. Pregúntate ya que estas cursando dibujo ¿Cuándo se empleó por primera vez la palabra revolución?... ¿…? Te lo voy a decir, se empleó en la geometría, en la progresión de la superficie al volumen, cuando el triángulo rectángulo gira sobre su propio eje para formar un cono; la circunferencia para formar la esfera etc.. Entendido. En lo social, una Revolución acontece cuando el poder político pasa de las manos de una clase social a otra. Jovencita responde ¿tú ves eso aquí en Venezuela? I***, le contesta: –Sólo un ciego, un hombre incapacitado para ver la luz diría: Yo veo el cambio del poder. Apreciado lector en las bibliotecas de los Consejos Comunales hay un libro que se llama “La Guerra del Pueblo” ahí se habla de las revoluciones permitidas en América, que son las que aceptan las reglas del juego: La miel en vez del garrote en la explotación y embrutecimiento del pueblo latinoamericano. Quien parte de una premisa falsa, llega irremisiblemente a una conclusión falsa.

I***, recuerdas la fábula que aparece en las lecturas infantiles para adultos “Rosicler” La estulticia:

“En este mundo en el que gobierna la opinión. Existe la pretensión que una idea puede ser en mí así y de otra forma en otro. Que es un discurso diálogo de borrachos: Sea su palabra adelante compadre que, la mía viene después, yo le respeto la suya a usted y usted respeta la mía y todo el mundo feliz.
Queriéndose resaltar lo estúpido que es, no tener criterio sino opiniones, vean el reflejo en el siguiente cuento:

Un campesino un día al pueblo fue y allí compró una puerta del tiempo -un reloj-, al regresar a su casa, luego de dormir al despertar el día siguiente viendo hacia la montaña señala al espacio diciendo:

–Sí, el Sol no sale en un minuto por ese risco, el Sol está atrasado, que lo digo Yo y san se acabó”.
Y las cosas no pueden ser así como en la fábula, lo digo Yo y todo el mundo tiene que aceptarlo, por eso mi preciosa merideña, mátate por tú propia cabeza, ya que tú misma has de concluir si es o no un absurdo, una necedad mezclar en un solo elemento al cristianismo que es una visión de la segunda parte de las Antiguas Escrituras de la religión judía con el marxismo, o mejor dicho, con la concepción materialista de la historia.
Has de saber que esta es una sociedad de pensamiento ecléctico que, por ignorancia o por servilismo a la domesticación quieren conciliar lo irreconciliable, las únicas dos teorías del conocimiento: El idealismo y el materialismo. A esto no escapa nadie, el Papa Rojo Juan Pablo II siendo idealista, admitió la evolución compleja de materia en el Universo cavándole la tumba a Dios, y Fidel Castro el marxista de fe, se fundamenta en el fenómeno, que no es fundamento de nada, y al confundir la apariencia con la realidad se convierte en un idealista vulgar. Se plantea que el conocimiento en el devenir del ser humano se ha dado por aproximaciones sucesivas en el desarrollo de la ignorancia al saber. Sería muy fácil citar a Platón cuando se burla de la necedad de la conciliación: No eres ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario. En la antítesis polar primero se afirma un polo como positivo y luego el otro, es decir, lo que afirmas lo tienes que negar, y así, no se conoce ni lo uno ni lo otro. O a la rigurosidad de un Aristóteles en la recopilación “La metafísica”. O simplemente vayamos a la fuente del fideísmo que es una variante del idealismo, en la primera parte Elías a los falsos profetas: Hasta cuando andaréis cojeando entre dos muletas. Y en la segunda parte en el Apocalipsis: Como no eres ni frío, ni caliente, serás vomitado por la boca. Engels co-fundador de la concepción materialista de la historia decía de los neokantianos que por eclécticos lo que producían era bazofia intelectual, que Kant el ecléctico era otro cuento. Pero lo señalado no basta para confirmar el porqué es antagónico e irreconciliable el idealismo con el materialismo. Por lo que, hemos de ir a los orígenes en la sistematización de la facultad del pensar en la antigua Grecia para que te quede claro.
¡Jovencita! Disculpa, pero voy a encender un cigarrillo, porque te he de decir que sin humo no hay producción industrial. Continuemos.
Las primeras sistematizaciones de la facultad del pensar comienzan cuando se empieza a buscar las causas de los fenómenos, y a distinguir la esencia de la apariencia: Lo que vemos no es la realidad, sino la apariencia. Y para su compresión planteaban que toda contradicción en el discurso es un absurdo, que las contradicciones existen es en la realidad objetiva, ya que lo que se indaga es el movimiento y el cerebro al intentar explicar el movimiento lo detiene, y, al detenerlo, deja de ser movimiento, he ahí el absurdo. Por lo que, el pensamiento se genera por antítesis polar, es la explicación de una relación. El movimiento está y no está, es movimiento y su contrario quieto… out en la goma al rojo puta. Preparada, porque todo depende de la comprensión de la siguiente interrogante: –¿La naturaleza tiene razonamiento?... Al responder que si, se es partidario de la creación que genera una cosmovisión idealista del mundo. Primero es la idea y luego el objeto, y sin idea no hay objeto. Los griegos decían que no, ya que la naturaleza no tiene un fin teleológico, todo es caos y orden, además, la función del cerebro en la naturaleza es la de pensar, por lo que no puede haber pensamiento sin cerebro. Aquí lo primero es la materia y luego la idea, en donde la materia existe independientemente de la idea, o el sujeto que piensa. Se es uno o lo otro, ya que es un absurdo querer ser ambos a la vez. De acuerdo. Ahora, los griegos se hacían la subsiguiente interrogante: –¿En la naturaleza hay conciencia? Si la respuesta es no, pones en evidencia tú desarraigo con la naturaleza y, si respondes sí, es porque admites que eres parte de la evolución compleja de la naturaleza y no una creación. Con lo anterior ha de quedarte esclarecido el porqué quien concilia el idealismo con el materialismo (Cristo con Marx) es un fecalómano intelectual en forma clásica o de salón y en el lenguaje coloquial, un vulgar mascamierda intelectual. Escoges el que más te suene para señalar al conciliador de lo antagónico e irreconciliable. Y esta, matemáticamente el ecléctico es como la inversa del exponencial que es el logaritmo, en la potencia 32= 9 log39= 2; 10=1 log1 = 0 El rojo puta en teoría del conocimiento es el 1x0=0 el cero matemático es la nada que es un absurdo, ya que de la nada no proviene nada. Las funciones discontinuas tienden a cero, en razón a que todo punto está en el tiempo y en el espacio. Un punto no puede existir en la nada.
Jovencita hasta aquí llegó la resistencia de la cuerda elástica como en el bongie al lanzarse uno desde el viaducto Miranda. Nos estamos comunicando y nos vemos el año que viene cerca del mes que trae cinco viernes, cinco sábados y cinco domingos, y que sólo se da cada 248 años, en que habrá que empezar a luchar, como en la lucha contra la locha por la leche, para eliminar el problema conocido de que: La juventud actual venezolana de menos de veinticinco años presenta como degradación intelectual el siguiente cuadro lamentable producto del sometimiento ideológico al poder dominante a través del aparato escolar. Tienen una marcada tendencia a la dispersión, se explica, cuando el joven está leyendo le llegan imágenes de la cotidianidad desde el inconsciente al consciente que no le permiten la concentración y la lectura no se le hace nada agradable, se le hace un tormento, EN VEZ DE UN PLACER. En segundo lugar, tienden al poco empleo de la facultad de la memoria, SOPORTE de la inteligencia. La cultura en un individuo es, lo que le queda de lo que ha leído. En tercer lugar, tienen poca capacidad en la comprensión lógica de lo leído.
Y de lo que te gusta a que te dé a ti, los apotegmas, uno persa: Para cazar un ratón, si es necesario, se tumba el templo. Ya que, si un ratón es amparado por los monjes del templo, hay que tumbar el templo, porque el templo deja de ser sagrado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.