miércoles, 25 de julio de 2012

Mandela, un nombre para la libertad

Daniela Saidman (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Por resolución de la Asamblea de las Naciones Unidas se celebra cada 18 de julio el Día Internacional de Nelson Mandela, por la paz, la democracia y la libertad
Se hizo himno “Sueño con serpientes”, esa canción en la que Silvio Rodríguez comienza recitando unos versos del poeta Bertolt Brecht, que dicen que “hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”. Estos versos parecen escritos y cantados para esos héroes infinitos que abriga la historia humana, pero no la escrita por los vencedores, sino esa otra, la que a pesar de haber tratado de silenciar se vuelve canto y poema. Así es la vida de Nelson Mandela (Mvezo, Provincia Oriental del Cabo en Sudáfrica, 18 de julio de 1918) una voz necesaria de los pueblos que resistieron y aún resisten.

En reconocimiento a su vida y a sus luchas, fue que la Organización de las Naciones Unidas decidió celebrar cada 18 de julio, el Día Internacional de Nelson Mandela, un día para la paz, la democracia y la libertad.
Un hombre, un sueño

Cuando salió de su encierro de 28 años, Mandela había cumplido ya los 72 años de edad. Pasó su juventud tras las rejas, acusado de sabotaje y condenado a una cadena perpetua. Pero la cárcel no dejó de hacerlo crecer en el imaginario de su pueblo. Sino que se convirtió en la metáfora de la lucha por la igualdad en Sudáfrica. Su vida, sus palabras, su legado, son luz venciendo las sombras de la persecución y el apartheid. Fue además el primer negro Presidente de Sudáfrica, pero eso fue después.

Luego de la fundación del Partido Nacional Sudafricano en 1948, con su política de segregación racial (el apartheid), las posiciones y el compromiso político de Mandela cobraron relevancia dentro del Congreso Nacional Africano, fundamentalmente en la Campaña de desobediencia civil de 1952, y el Congreso del Pueblo de 1955, en el que la adopción de la “Carta de la Libertad” dejó de manifiesto el programa principal en la causa contra la discriminación.

“Lucharé contra el gobierno junto a ustedes, pulgada a pulgada y milla a milla, hasta que logremos la victoria. (…) ¿Qué harán ustedes? Por mi parte, ya he hecho mi elección. No abandonaré Sudáfrica no me rendiré. Sólo con penurias, sacrificio y acción militante se puede conquistar la libertad. La lucha es mi vida. Seguiré luchando por la libertad hasta el fin de mis días”. Declaración de prensa, «La lucha es mi vida». 26 de junio de 1961.

Mientras estuvo en la cárcel Mandela estudió Derecho por correspondencia, a través de un programa externo de la Universidad de Londres. Logró titularse como Licenciado en Derecho, herramienta que le sirvió también para blandir la defensa de los más que tenían menos en esa Sudáfrica que fue durante tanto tiempo prisión para sus hijos e hijas. Nelson Mandela combatió contra la segregación racial de Sudáfrica, que no es más que una forma de dominación y violencia, que durante décadas fue impuesta por los blancos colonizadores ingleses.

“En todo lo que hagamos tenemos que asegurar la cicatrización de las heridas que se infligieron a todo nuestro pueblo a través de la gran línea divisoria impuesta a nuestra sociedad por siglos de colonialismo y apartheid. Debemos garantizar que el color, la raza y el género sean sólo un don dado por Dios a cada uno de nosotros y no una marca o un atributo indeleble que otorgue a algunos una condición especial”. (Discurso ante la Asamblea General de la ONU, 3 de octubre de 1994).
Libertad

No hay forma de encerrar o asesinar las ideas. Ellas, hermosa pasión humana, siempre, siempre vuelan y hallan caminos para encontrarse con las otredades. Por eso, tal vez nunca pudieron doblegar a Mandela y por eso es él, ejemplo de compromiso libertario.

Despertó solidaridades a lo largo de su vida en cautiverio. Cuando en 1990 fue liberado, Mandela había recorrido un largo camino en la vida política de Sudáfrica. Desde la cárcel fue un factor de unificación entre los movimientos políticos de oposición al apartheid.

En 1993 recibió el Premio Nobel de la Paz (junto con F.W. de Klerk) y un año después, en la realización de las primeras elecciones “multirracionales” de Sudáfrica, Mandela fue electo, con un alto porcentaje de respaldo popular, como Presidente de su país.

Su voz, es voz también del sur, de ese otro sur que lleva entre los pliegues el hondo sonido de los tambores y los sueños. Y es que al final, el camino del África, es nuestro camino, porque son los andares de los pueblos que andan soñando y haciendo nacer libertades de la tierra.

Compromiso
“Vivimos en un mundo en el que los conocimientos y la información han avanzado a pasos agigantados, sin embargo millones de niños no van a la escuela. Vivimos en un mundo en el que la pandemia del SIDA pone en peligro el entramado mismo de nuestras vidas. Pero gastamos más dinero en armas que en garantizar el tratamiento y el apoyo para millones de personas infectadas con VIH. Es un mundo de grandes promesas y esperanzas. Pero también es un mundo de desesperanza, enfermedad y hambre.

La eliminación de la pobreza no es un gesto de caridad. Es un acto de justicia. Es la protección de un derecho humano fundamental, el derecho a la dignidad y a una vida decente. Mientras persista la pobreza, no habrá verdadera libertad”.

Nelson Mandela, Concierto Live 8, Johannesburgo, Sudáfrica, 2005

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La ciudad de Hopper

Pedro Antonio Curto (Desde España. Especial para ARGENPRES CULTURAL)

Lo primero que nos encontramos al visitar la exposición de Edwuard Hopper en el museo Thyssen de Madrid, es el autorretrato del pintor, como si nos diese la bienvenida a su obra. En él podemos contemplar a un hombre con sombrero y traje oscuro, nos sugiere a un Wasp americano, con rasgos poco marcados o definitorios, pero expresando un gesto que puede ser una sonrisa ahogada, a la que acompaña una mirada incierta. Quizás refleje el carácter introvertido que se le atribuía al autor, una mirada un tanto vouyerista, pero de un vouyerismo que busca no molestar, sino estar ahí para ir arrancando pequeños espacios de lo que va observando. Como él mismo dijo: “Por esta razón considero falso mucho de la pintura contemporánea. No posee intimidad.” Una de las formas en que busca rasgar esa intimidad, introducir la mirada por el ojo de la cerradura para verla, es la constante presencia de ventanas y escaparates en sus cuadros. Y con esa mirada perturbadora nos vamos acercando a los cuadros que figuran en la exposición. Porque la de Hopper es una pintura minimalista que sin embargo ofrece una visión amplia: la de un mundo urbano frío y solitario, de seres reciclados sobre sí mismos, encerrados en un vacío que es la otra cara del american way of life, especialmente en aquellos cuadros situados en torno a la gran depresión americana.


Al igual que toda obra la de Hopper está situada en un tiempo determinado, pero resulta curioso que mientras uno puede observar en un museo la decrepitud silenciosa del capitalismo de hace varias décadas, en el exterior suenen voces contra otra crisis.
Una primera impresión que provocan los cuadros del pintor norteamericano es la de un creador de espacios, como si cada uno de ellos fuese la pieza con la cual se construye un gran puzzle, la ciudad moderna. Un puzzle de una coherencia lucida y pesimista, compuesto tanto de exteriores como de interiores, de personas y cosas, de geografías grises, pero todas ellas creadoras de una cosmovisión particular e inconfundible.

El progreso urbano que tan a menudo se nos muestra lleno de luminosidad, es aquí desvestido de su ornamento para enseñar una realidad más profunda, que huye al engaño de la primera visión. Así en “El Loop del puente de Manhattan”, contemplamos una ciudad metalizada y lejana, en “La ciudad”, la presencia abrumadora de los edificios que hacen diminutas e insignificante las figuras humanas situadas abajo. Las ciudades de Hopper suelen ser lugares solitarios, vacíos, buscando la escena concreta, el microcosmos que no nos lleve al engaño que producen las masas y el tráfico, un bullicio que esconde las piezas que componen la textura urbana. Así los límites que separan el mundo urbano de la naturaleza están marcados por fronteras reversibles que señalan iconos solitarios que irrumpen en el paisaje, como en “Gasolina” o en “Carretera de cuatro carriles”, donde las personas permanecen al lado, ajenas al mismo tiempo que participes mudos de ese progreso. ¿Qué hubiera pintado Hopper de la ciudad actual donde el hombre ha sido seducido por la tecnología?
Hay representaciones pictóricas que van construyendo nuestro imaginario sin saber muy bien por qué, algo de eso me sucede con varios cuadros de Hopper que muestran habitaciones y otros espacios cerrados, los cuales me atraían incluso antes de saber quien era su autor y conocer su obra. Cuando he podido contemplarlos en la cercanía, “Habitación de hotel”, “Habitación en New York”, “Mañana en una ciudad”, “Sol de mañana”, entre otros, producen un magnetismo depresivo, una empatía melancólica con las escenas que se muestran. Porque muchos cuadros del pintor norteamericano son historias abiertas, en las que no es difícil introducirse. Uno contempla esos espacios cerrados y siente la soledad de los personajes, recluidos sobre ellos mismos, o situados al azar en un espacio del que llegan a formar parte, a veces contradictoriamente. Así se llega a una figura solitaria paseando por una calle vacía entre los edificios, “Sombra nocturna”, donde se ve a un ser diminuto perdido en el asfalto, en la cual lo más destacado es su propia sombra. Y esa soledad pasa de las personas a los edificios, pues creo que el artista humaniza las construcciones, da a la piedra una identidad que tiene piel, rostro y ojos. “Casa junto a la vía del tren”, “Dos puritanos”, “La casa de los Abbot”, “La casa de Marthy Welch”, entre otros, nos dibuja estilos de vida, historias, sin necesitar la presencia de ninguna persona.

Otra de las características de Hopper es la de un captador de instantes congelados, que definen y sugieren. Son especialmente sus oficinas, recepciones de hoteles, bares y lugares públicos, donde los seres parecen atrapados en una cómoda indiferencia, los que aún en compañía de otros, se muestran aislados. Ante todo parecen hablar de la incomunicación, del fracaso del ciudadano urbano para escapar a la perdida que su propio entorno le somete. Algo difícil de explicar pues como dijo el propio autor: “Si pudiera decirlo con palabras, no habría razón para pintarlo.” Incluso cuando muestra escenas supuestamente festivas, como en “Soir blue”, la desolación envuelve hasta el rostro trágico de un payaso.

Para mostrar esa cosmovisión llena de incertidumbres, una de las bases de Hopper son los personajes femeninos, mujeres recluidas en sus propios cuerpos, contenidas en sus pulsiones, igual que si el espacio cerrado en el que están, se contagiase de su propio ser. Refugiadas en el propio refugio, mirando al exterior, tan temerosas de lo que allí encuentren, como deseosas de escapar a él. Solo en la última parte de su obra, a partir de los años cincuenta sobre todo, sus mujeres irán liberándose.
El director de cine Win Wenders dijo: “Hay sitios de los Estados Unidos donde pones la cámara y te sale un cuadro de Hopper”, una explicación de porque han sido varios y diferentes los cineastas que han tenido a este pintor como referente. Y no solo es Estados Unidos. Una vez en el exterior del museo paseo por la urbe madrileña, envuelta en la indiferencia para hacer frente a las incertidumbres (y creo que éste es el pintor de las incertidumbres), sintiendo nuevas percepciones a la vez que una extraña correlación entre las visiones. La ciudad de Edwuard Hopper, la ciudad americana que se ha hecho global, aún con las distancias geográficas y del tiempo, está ahí.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Dando origen a la gran Revolución Francesa el 1789. La historia se repite todos los días: Aunque ya esté todo dicho

Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Uno recorre la historia contemporánea de los pueblos del mundo y siente que le faltan palabras para resumir todo el espanto al que fueron sometidos.


Desde la prensa oficial, aliada a los más grandes intereses de dominación, se pretende demonizar la lucha de los pueblos por su liberación, a la vez que se intenta hacer creer la falacia de la “democracia” cuando en realidad deberíamos, muchas veces, hablar de democracias tuteladas, entregadas de pies y manos a los más bajos intereses criminales.

Muchos enfrentamos la mentira, pese a las escasas herramientas con que contamos, sea desde las ideas, como tratando de salir al encuentro de cada teoría que pretende reafirmar la mentira como verdad insoslayable. Otros enfrentan esa misma falacia con armas en mano, cada uno a su manera, lo que no podremos decir jamás es que todo pasa como si nada.

Podrán ver tres videos realizados por “Los Compañeros” conjunto musical, político militar de las FARC-EP. En éstos se resume su visión como para que no queden dudas de cuál fue el motor que los impulsó a alejarse del hogar para internarse en la espesura de una selva herida por bombas de la más alta tecnología.

Selva repleta de fosas comunes donde yacen los cuerpos de luchadores y de niños muy pequeños que también mañana podrían haberlo sido.

Todos ellos y ellas, hoy fusil en mano, fueron en primera instancia víctimas de situaciones aberrantes que no hubiera sido posible ejecutar si no hubieran contado antes con la actitud cómplice de los distintos ejecutivos, sembradores de dolor en la geografía del norte del sur.

Dolor que necesitó para ser hecho consumado, de la instalación de un brutal Terrorismo de Estado.


En el nombre de la democracia “occidental” (¿de los monopolios?) los estadounidenses hicieron llover sobre el pueblo de Vietnam, napalm que penetraba la piel hasta llegar a los huesos. Así funciona la “Democracia de Tío Sam”.

La primera entrega consta de un video en el que dejan a la vista adónde están “Los verdaderos Terroristas”, allí se resume su visión como para que no queden dudas.

En el segundo (Matrix 10 24 15), nos hablan del poder de la gran prensa subordinada a los intereses gringos. Desde esa visión compartida podremos comprobar la necesidad y urgencia de fortalecer nuestra posición de comunicadores sociales, dejando al desnudo los horrores a los que están sometiendo a los pueblos. Y debemos tener en cuenta que nuestra tarea debe ejercerse so riesgo de ser considerados terroristas, por los verdaderos terroristas…

http://youtu.be/pZ2y3O3l9ZM

En el tercer video queda plasmado el homenaje que guerrilleros y guerrilleras tributan a su líder, Manuel Marulanda Vélez, un campesino que “tuvo un día el valor de atreverse a soñar”.

http://youtu.be/_dLEVqTrC4c

Ese que algunas malas lenguas dicen que es un bandolero.

Ese al que algunos como el diablo en cuero han querido pintar… Ese Manuel que ya partió hacia la inmortalidad pero al que ni la muerte ha podido matar del todo…


El Inmortal guerrillero que el Estado Colombiano mató 1200 veces. Manuel Marulanda, es de “los Hombres que nunca mueren”.

En este espacio que consideramos tan necesario en los momentos en que vivimos, aunque ya esté todo dicho y aunque las pruebas estén a la vista, no dejaremos de intentar ir desnudando la verdadera situación que padecen los pueblos del mundo.

Mundo del que somos también parte y que está en riesgo permanente.

¿Cómo nos llamarán luego de la creación de esta página? Fácil es imaginarlo pero ya no es problema nuestro, simplemente que en todo caso, les tocará poder demostrarlo…

¡Viva la lucha de los pueblos del mundo que sueñan su liberación, cada cual desde la trinchera que elija hacerlo!

Foto 4

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: El perreo

ARGENPRESS CULTURAL

El perreo es un estilo musical donde sus características fundamentes están dadas por su baile y sus letras, ambos con marcadas insinuaciones de orden sexual.

En los Estados Unidos se lo conoce también como grinding, booty dancing, sinónimos también de bumping ohouseing. Puede ser rápido y agresivo o lento. En cualquier caso, la actitud de los participantes es de bailar como si estuvieran tratando de seducir a la pareja en medio de la pista de baile con movimientos lascivos y sensuales, incitando la mímica de posiciones sexuales.

La danza se conoce como perreo, por imitación de los movimientos del coito en la postura del perro. El nombre debió popularizarse en 1995, aunque diferentes fuentes señalan orígenes y tiempos distintos. Otra versión es que toma su nombre del movimiento característico de apareamiento de muchos animales. Especialmente de la forma y movimiento en que los canes machos se acoplan encima de la hembra. El baile también es denominado frecuentemente mediante la metáfora «sexo vestido, sexo con ropa o faje».

Términos relacionados

También se emplea el verbo «perrear», un neologismo, que significa «bailar perreo». Al hombre que baila perreo se le llama «perro» y a la mujer «perra», y más raramente «gata». Este nombre es fuente de muchos juegos de palabras, como por ejemplo «el perro entre las gatas». A las strippers que bailan perreo se las denomina «gata sandunguera». Al igual que en Cuba se le denomina «culipandeo», relacionándolo con el acto sexual, ya que estos tres paises se caracterizan por tener una forma de baile muy peculiar y original, también Puerto Rico y Jamaica se caracterizan por esto. La forma de culipandeo de estas tres naciones se caracteriza por expresar seducción a la pareja con movimientos suaves y muy sensuales.

Términos en inglés

El nombre grinding (en inglés «moler» o «picar») proviene de que los que bailan mueven su pelvis en un movimiento rítmico (como al moler, o picar) friccionándose con las de los demás. Booty dancing (similar a «bailar con el culo») viene de la expresión jerga afroamericana booty(«culo», «coño», «sexo»). Bumping («impacto»), freak dancing («baile desenfrenado») y houseing (del estilo musical House) se utilizan con menos frecuencia.

Origen del baile

El perreo se originó probablemente a finales de la década de 1990 en Puerto Rico y República Dominicana, pero los detalles no se conocen. Se cree que los jóvenes puertorriqueños adoptaron el estilo de baile sexual grinding del movimiento de hip hop estadounidense y lo vincularon con el reggaetón. El objetivo del baile y la música era y es realizar representaciones provocativas del acto sexual contra las costumbres aceptadas por la sociedad. En cualquier caso, la actitud de los participantes es de bailar como si estuvieran tratando de seducir a la pareja en medio de la pista de baile con movimientos lascivos y sensuales. Desde Puerto Rico se extendió rápidamente a Cuba y, a través de turistas, a los Estados Unidos. El baile y la música alcanzaron popularidad mundial en el 2004.

En la actualidad el baile se practica principalmente en Latinoamérica, particularmente en las zonas turísticas de Puerto Rico, la República Dominicana y en Venezuela, así como en los lugares de Estados Unidos en los que también se practica el merengue o la salsa: Los Ángeles, Nueva York y Miami.

Movimientos

El perreo no tiene reglas o coreografías prefijadas, aunque algunos han tratado de hacer una cierta sistematización. Sin embargo hay unas normas no escritas de la apariencia que debe de tener el baile para que se le llame perreo.

Las técnicas fueron adoptadas por el perreo a partir de los vídeos musicales del reggaetón: las rodillas ligeramente flexionadas, el hombre tiene movimientos sueltos y realiza gestos típicos, y la mujer le provoca agitando vigorosamente las caderas. Algunos pasos se han tomado prestados de bailes latinoamericanos más antiguos como la salsa y el merengue, en los que también se encuentran contoneos de cadera y el descender flexionando las rodillas para luego subir.

Además, incorpora movimientos tomados de diferentes posturas sexuales: el hombre se arrima desde atrás a la mujer y ajustan y frotan sus caderas y genitales, la mujer se agacha delante del hombre para colocarse como los perros en la cópula, se ponen frente a frente y abrazan los muslos del compañero con los propios, el hombre se tumba en el suelo y la mujer se arrodilla sentándose sobre su pelvis y mueve su cadera en círculos; las posturas en el perreo sólo están limitadas por lo que se permitan los participantes y su agilidad.




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Historias

Ricardo Luis Plaul (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Caminé hacia el río, hacia el muro con los nombres del “Nunca Más”. Había un hombre parado junto a él mirándolo abstraído, perdido en sus pensamientos. Me miró con sus ojos azules profundos y lo reconocí con un estremecimiento en todo el cuerpo.

A lo lejos, en el río, un hombre de bronce se alejaba con su carga de dolor y de sueños.

-¿Viste- me dijo –la escribieron tal como se las relaté-

-¿a qué te referís?- le contesté –¿a las fechas?-

-No, a la historia- contestó. -¿A qué historia?- pregunté asombrado.

-A nuestra historia- dijo y se quedó mirando al río, mientras una fina llovizna comenzaba a dibujar las imágenes en el muro. Parecían sombras chinescas encerradas en una caverna.

Me vi mirándolo con admiración en aquellos cumpleaños de tortas y chocolate, de Refescola y Trinaranjus, de “sandwichs” caseros que preparaba mi viejo. Nos entreteníamos con juegos de mesa: “el bucanero”, “el estanciero”, el cerebro mágico”. No había animadoras ni magos. Pero había algo mejor: nuestras habilidades y destrezas. Al final todo cerraba con el baile clásico de su hermana, el piano, el zapateo y a veces con la obrita de teatro que hacíamos entre todos y que él dirigía. El silencio era reverencial cuando, sin hacerse rogar demasiado, tomaba la guitarra y comenzaba con una pieza de Falla o cantaba una zamba de las que estaban de moda.

De repente lo vi con el guardopolvo blanco, a la salida de la Escuela Normal, despidiendo a sus alumnos que lo abrazaban y besaban con alegría. En el escenario enamorando a sus compañeras cantando zambas y canciones melódicas.

La voz del río se me confundió con la del mar azul que nos esperaba los veranos en la villa lejana, con sus playas anchas y solitarias. Vi como entrábamos sin miedo al agua tirando aquella red interminable que nos proveía de pescado de diversas clases. Corríamos, jugábamos a la pelota, a la lucha greco-romana (de moda en ese entonces), algún “cabeza”, a los cowboys. Me pareció escucharlo cantar a la noche en aquella esquina donde se juntaban los vecinos para oírlo y acompañar el estribillo.

Después las imágenes se hicieron más borrosas: la facultad, su beca a Canadá, sus dos parejas estables, su trabajo en el laboratorio, el hijo. Mi madre contándome como si fuera una historia de ficción que se lo habían “llevado” los milicos pero que milagrosamente su mujer y su hijo se habían salvado. La incredulidad y el vacío.

En las paredes sólo quedaban los nombres, fechas, edades. Me di vuelta y ya no estaba. Miré hacia el río, me saludó con una sonrisa triste. Hubiera querido contarle tantas cosas…

La lluvia arreciaba y decidí volver a la facultad donde mi hija daba su último examen.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La aventura del hombre sobre la tierra

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El problema de la destrucción de los ecosistemas no es el sobrepoblación sino el uso anárquico de sus recursos y mala distribución de la población, incluyendo su migración masiva, frecuentemente no prevista, en áreas sin condiciones de recibir tanta gente en plazos tan cortos.

Esta es una reflexión de Gabriel García Márquez, en “Amazonía sin mitos”, publicación del BID, revisada por el Premio Nóbel, que permite comprender el ordenamiento del territorio de América Latina, como un todo, como un desafío para compatibilizar la expansión de la frontera económica con la conservación ecológica.


La población mundial habría superado el año pasado la barrera de los 7.000 millones de personas, siendo África el continente que más crece, según el Instituto Francés de Estudios Demográficos. América Latina, según la misma fuente, sufrirá un importante crecimiento de aquí a 2050, pasando de 596 millones de habitantes a 746 millones. El orden sería: México pasará al Brasil. Seguirán Argentina, Venezuela, Guatemala y Bolivia.

El INEI del Perú informa que la población del país se incrementa cada año en 335 mil habitantes. Al 30 de junio del 2012, la población habría ascendido a 30 millones 135 mil 875 personas; con una tasa de crecimiento promedio anual de 1,13%. La mitad de esta población es menor de 25 años. Los departamentos de Lima, Piura, La Libertad, Cajamarca, Puno y Junín concentran cerca del 60% de la población.

CIFRAS QUE HABLAN

En América Latina se han hecho muchos planes y programas. También han sido numerosos los planes trazados para la Amazonía y las capitales de cada país. Casi todos ellos carecieron de un insumo fundamental: la participación de las poblaciones afectadas en su diseño y aprobación.

Nada de lo ocurrido invalida la importancia de la planificación, que merece ser revalorizada y relanzada con nuevo brío. La Ley Consulta previa, es un notable avance en el Perú y será muy conveniente dinamizar el CEPLAN, cuya creación se remonta hace medio siglo con el INP. Hay devolver el liderazgo a los Estados, si se observa la actual crisis global derivada de los extremos neoliberales.

Manaos, fundada en 1848 con 4mil habitantes, símbolo del “boom” de la opulencia del caucho representa hoy una aterradora realidad socio-urbana. Los millones de habitantes del estado de Amazonas siguen cambiando los bosques y pequeñas ciudades por “favelas” y tierras desoladas, que no dan luz al porvenir.

Manaos y Belem en Brasil, Santa Cruz en Bolivia, Iquitos, Pucallpa, Tarapoto en el Perú y Leticia en Colombia, se han transformado en centros industriales o comerciales, en gran parte por incentivos dados por los respectivos gobiernos.

El Perú presenta una gran probabilidad de múltiples peligros, debido al incremento de la ocupación informal del territorio tanto en la costa como en la selva. Los planes de acondicionamiento, reglamentos de habilitación urbana, edificaciones y construcciones, entre otros, no se ponen en práctica por la ausencia de mecanismos participativos para facilitar la consolidación. Los gobiernos locales tienen limitada capacidad institucional y débil voluntad política.

Casi todos los distritos del Perú mantienen un alta incidencia en la generación de condiciones de riesgo de desastre, principalmente por lluvias intensas, heladas, sequía, desbordes de ríos, granizada, deslizamientos de tierra, huaycos, inundaciones y derrumbes.

En la Amazonía se encuentran grandes reservas de petróleo y gas, muchas de las cuales están aun sin explotar. La conservación más compleja se relaciona con estos recursos, lo que obliga a evaluaciones estratégicas de impacto ambiental regional y adopción de técnicas para la extracción de hidrocarburos sin construir carreteras.

En los países andinos, el Biocomercio es una realidad que hay que fortalecer. Se puede dar un “valor monetario” al bosque. En Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia existen Programas Nacionales de Biocomercio a través de productos como castaña, camu camu, sacha inchi, aguaje y también en acuicultura.


El tema del cambio climático ha renovado el interés internacional para la conservación de los bosques amazónicos. El pago por servicios ambientales puede incluir por ejemplo: La captura de CO2, es decir una empresa que sobrepasa su cuota de emisión de CO2 paga al campesino en el Perú por plantar árboles y mantener el bosque.

La protección de cuencas hidrográficas supone que los usuarios de aguas abajo pagan a los dueños de fincas aguas arriba por adoptar usos de la tierra que limiten la deforestación, la erosión del suelo, riesgos de inundación, etc. El Ecoturismo debe promover prácticas sostenibles y la oportunidad de negocio para las comunidades.

El desarrollo no solo debe ser promovido en las ciudades que dan cara al mar. La Amazonía es una causa generosa para unificar a la humanidad, que no reste liderazgo al Estado sino configurando nuevos enfoques científicos y tecnológicos. ”Un nuevo pacto de solidaridad que conduzca a un futuro que sea deseable para todos los pueblos unidos en torno a la causa amazónica, que representa hoy, como desde hace milenios, la aventura del hombre sobre la tierra”, son las últimas líneas de la edición que cuidó el autor de “100 años de soledad”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: Un poco de hiperrealismo

El Ave Fénix

El arte hiperrealista nace en Estados Unidos y aunque sus exponentes nunca se formaron como grupo, las primeras exposiciones que se conocen fueron La Imagen fotográfica y 22 Realistas, ambas en Nueva York, a mediados de los años sesenta.

Por esos tiempos el estilo de moda era el arte abstracto; el realismo era considerado como una mera copia de la realidad. Ahora la historia ha cambiado, aunque muchos aun opinen igual que décadas atrás. Para la mayoría, el pintor hiperrealista tiene un talento que sobrepasa cualquier crítica.

Una de las características de la pintura hiperrealista es el extremo acabado de las pinturas; los pintores hiperrealistas tratan de no dejar marcas de pinceladas sobre el lienzo hasta casi hacer parecer que una persona no fue capaz de hacer semejante trabajo.

Para muestra, presentamos esta bella colección del mexicano Omar Ortiz.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Crítica literaria: “Personas”, de Carlos Fuentes

Francisco Vélez Nieto (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Carlos Fuentes
Personas
Alfaguara

Póstuma obra, actualidad viva y por tanto presente la de Carlos Fuentes que Alfaguara nos ofrece a pocas fechas, semanas, de su súbito fallecimiento. Una escritura que reúne ricas y sólidas semblanzas adornadas con emotivo abaniqueo de personalidades mostrando admiración, reconocimiento y cariño en estas personalidades del mando de la creación literaria, el cine, la pintura, la política y el pensamiento, con las que mantuvo firme amistad, encuentros inolvidables que expresan sus muchos valores, convertidos en fortuna fruto de esa incansable entrega que caracterizó el modelo a seguir su vida creativa, íntima y de compromiso social e ideas siempre, con la consonancia y el ritmo del factor humano. Caudal vivo, memoria extraída del tiempo transcurrido.

Abre esta póstuma obra Jean Daniel francés sin límites, gran periodista por encima de limitaciones y fronteras aldeanas y localistas. Libre de pactos acordados por esta o aquellas razones, así como gran conocedor del mundo y la alta política, siempre analizada con el compromiso y el deber de un excelente profesional. Pues como bien señala Fuentes: “La historia, nos dice Milán Kundera, no es maestra de la verdad, por el simple hecho de que se está haciendo y no ha dicho su última palabra.

Añoranza y agradecimiento a la presencia intelectual y humana de Alfonso Reyes en la historia cultural del siglo XX en la legua de Cervantes. Fuentes recuerda con emoción y agradecimiento a quien fue gran amigo de su padre y maestro suyo, que “nos enseño a entender hoy, en una prosa de hoy, lo que heredamos del pasado. Su enseñanza la hice mía al leerla. No hay pasado vivo sin una creación. Y no hay creación sin un pasado que la informe y ocasione”. Recuerda a Alfonso Reyes como gran protagonista y bienhechor con la creación de La Casa de España y El colegio de México, así como la entrega e inolvidable labor a favor de la acogida y reconocimiento a los intelectuales y creadores españoles que se exiliaron tras la caída de la República española. Muestra de su compromiso, porque “La única manera de ser nacional consiste en ser generosamente universal, pues nunca la parte se entendió sin el todo”

La honda amistad que le unió con ese mago del cine que fue Luis Buñuel es todo un reconocimiento y emocional recuerdo, así lo manifiesta con humor al inicio del largo y ameno capítulo que le dedica a quien cada vez que lo visitaba en su casa de la calle de Félix Cuevas, en Ciudad de México lo recibía con un “Buñueloni” consistente en Ginebra, un cuarto de cárpano y un cuarto de martini dulce. La asistencia junto a las salas de cine y los extensos comentarios sobre el Séptimo arte y las muchas observaciones sobre amigos y menos amigos que le comentaba el mago español con su espíritu anarquista, humano observador, siendo un de ellos la amistad y colaboración con Dalí, especialmente en aquella obra genial de Un perro andaluz, entre otras creaciones, y el rompimiento de la amistad, tras la extraña unión del pintor con su compañera y guía Gala, lo que mostró la abismal diferencia entre el pintor en lo humano, lo creativo y la traición a si mismo.

Recuerda con reverencia y agradecimiento a sus maestros José Campillo, Mario de la Cueva y del andaluz exiliado Manuel Pedroso que fue lector en la Universidad de Sevilla, elogiando su “soberana inteligencia”. Toda un relato corto el espacio dedicado a Francois Miterrand, cuando junto a un elegido grupo de escritores y artistas de alta calidad Arthur Miller, Julio Cortázar, Gabriel García Márquez, Juan Boch Miguel Otero Silva, fueron invitados a la toma de posesión como jede de Gobierno de la República francesa. Muestra de la carga intelectual del nuevo presidente socialista, cuya toma de poder, para encontrar un acontecimiento parecido, se tendría que volver la mirada atrás hasta rescatar el entierro de Victor Hugo. Porque “Observar al presidente Miterrand es darse cuenta de que solo un político profesional pudo obtener un milagro. Pero con el político pragmático, coexiste en Miterrand el hombre sensitivo y paradójico que prolija el cambio gracias a una conciencia de la tradición, que se alimenta con la lectura de Montaigne y que posee una especial afinidad con el mundo de los escritores”

Así, este desfile por una galería sublime, se van sucediendo hasta sumar el número de trece personajes abanico aireador de nombres propios con resonancia en el mundo de la cultura y la política. Sus amigos Pablo Neruda, el gran creador, maestro de la lírica y cantor de un continente con ecos de España libre. Una imagen que confirma como: “Sin la aventura poética de Neruda, no habría literatura moderna en América Latina. O por lo menos, no la que conocemos, admiramos y sustentamos” Sobre Julio Cortaza nos cuenta como “lo conocí antes de conocerlo. En 1955 editaba yo una Revista Mexicana de literatura” y pudo obtener su colaboración con los relatos Los buenos servicios y El perseguidor editados por primera vez. Reconociendo Fuentes lo que Cortázar significo en su “carrera literaria, le debe ese impulso inicial, en el que la inteligencia y la exigencia, el rigor y la simpatía, se volvían inseparables y configuraban, ya, al ser humano que me escribía de usted y con el que yo ansiaba romper el turrón”.

Largo y tendido nos habla de cuatro “Gringos” Arthur Miller autor de La muerte de un viajante. “El que se enfrentó al senador MacCarthy, que con el pretexto de combatir al comunismo replicó las prácticas del estalinismo”. Willian Styron que “Más que universal – y lo era- Willian Styron fue un norteamericano nuestro”. Arthur Schalesinger, al que conoció “en la conferencia de Punta del Este, en 11962. La prioridad del gobierno de Kénnedy era expulsar de la organización de Estado Americanos a Cuba! Tiempos de ilusiones y solidaridad, hoy puro fracaso y desencanto. Y John Kenneth Galbraith a quien conoció en los funerales del presidente John F. Kennedy. Un hombre clave en la política y economía de aquellos años que advirtió con energía “que si los “ilegales en Estado Unidos fuesen expulsados el efecto económico sería desastroso”

Ya acercándonos al final "mujeres desconocidas", entre comillas, ya que aportaron valiosas obras: la filósofa alemana y religiosa Edith Stein en Sor Benedictina de la Cruz que nunca renunció, sin embargo, a sus raíces hebreas” discípula de Hursserl, convertido. La rusa Anna Ajmátova (1889-19666) que fue, “con la sola posible excepción de Osip Mandelstam, el / la poeta rusa más grande del siglo XX. Los hombres la amaron pero no la comprendieron” La filósofa judía-francesa Simone Weil; con su pasión por propagar una re-lectura “convertir el pensamiento en acción, ponerlo a prueba en la calle”, luchas contra el fascismo en España y rechazar el “patriotismo de la Iglesia” Y "dos mujeres por conocer": Susan Sontag y María Zambrano. Carlos Fuentes conoció a Susan “una asoleada tarde de julio de 1963” Se le semejó a “una heroína bíblica. Muy alta. Muy morena. Larga cabellera negra sonrisa como un regalo – que aúna concesión- de su fundamental seriedad. Y termina esta bellísima narración sobre mujeres con María Zambrano quien “no solo enfoca la visión de nuestra comunidad lingüística y de su capacidad para imaginar y para pensar en Español. Además, hace de esta virtud re-ligadora (religiosa en este sentido) una actividad política (en el sentido, también, de reunir, religar, revelar, la relación entre las cosas, las asociaciones posibles y los parámetros olvidados).

Cierra esta póstuma obra con la gran e inolvidable figura del general Lázaro Cárdenas del Río, a quien conoció en 1961 al acompañarlo durante una gira por varios estados del país. Y que le pareció haberlo conocido desde siempre cautivado por su ideario político; fiel a sus obligaciones, que nunca olvidó su origen; Un político que puso los principios por delante de los intereses y que dejó para las siguientes generaciones que "miles de mexicanos padecen aún las necesidades más elementales y que superar esa situación debe estimular y justificar a los gobiernos mexicanos. Una obra póstuma para la posteridad cuando todavía su súbita muerte nos sorprende, pues fue la pérdida de un autor al que se le puede denominar completos, equilibrado y fiel a sus compromisos de justicia, libertad y tolerancia sin caer en izquierdismo temporales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Poema

Guillermo Henao (Desde Medellín, Colombia. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Por fin,
cuando todos se habían retirado
-largas y vanas conversaciones con dudosos resultados-,
logré llegar a ti.
Abajo el mismo cielo el mismo
firmamento en penumbra
e insatisfecho andaba de mi labor cumplida.
Vine luego a tu lado,
tus sueños risueños
morían en mi cerca,
mas en lo mío ya sólo estabas tu.

Como ves, éste día fue un sol total
en que te busco donde tal vez no estás.
O sentado en mi zaguán a cualquier hora
todo esto me es indiferente porque nada me roba mi fragor.
En cambio, basta no abrir los párpados
para encerrarte en mis bártulos y en nuestro fuego exterior.

¿Sabes? Una duda más y nada más.
O es que esto que siento tú no es nada tuyo
-sos pecho a mi modo-,
pero contigo mi sombrío se sol-aza
y su carrera se a-celera.
Por eso insisto en que hoy, a mi manera,
sin que se per turbe tu interior
y aunque no vuelvas a tantas reuniones que a tan poco conducen,

como siempre desde antes
sigamos en busca de lo nuestro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Concepto del último hombre en Nietzsche

Jesús María Dapena Botero (Desde Vigo, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Un riesgo del ser humano, ese que no se trascienda a sí mismo, para convertirse en el superhombre; es caer en el conformismo, dentro de la mayor superficialidad, lo que llega a convertirlo en alguien verdaderamente despreciable, masificado, que, para nada, tiene un espíritu aristocrático, en el mejor sentido de la palabra.


Para Nietzsche es importante que el ser humano se proponga metas, que siembre las semillas de sus más preciosas esperanzas, cuando todavía el suelo sea suficientemente rico para poder crecer y desarrollarse, ante la amenaza de que llegue un día en que la tierra se convierta en un planeta yermo y miserable, sin que ningún árbol elevado pueda crecer en ella.

Si no hay algún caos interno no podrán brillar estrellas danzarinas – nos dice Nietzsche - ni surgirá el deseo, ni el amor, ni la creación, porque el planeta puede empequeñecerse tanto que no haya un trabajo que, a su vez, devenga distracción inocente, que no haga daño.

A pesar del ideal de equidad, ningún ser humano es idéntico a otro; por eso, la disidencia no debería condenarse ni a la tortura, a los malos tratos, ni a la cárcel, ni al manicomio, aunque tampoco contentarnos con las pequeñas felicidades que nos otorgan los pequeños placeres.

Para Nietzsche, el último hombre es el más despreciable; a diferencia de su superhombre, es un sujeto incapaz de generar su propio sistema de valores, que convierte en bueno, todo aquello que procede de su auténtica voluntad de poder; estos últimos hombre, pequeños, demasiado pequeños, en su debilidad, se someten a la esclavitud, resignados e inmersos en el más alienado conformismo, sin rebelarse contra los valores que se les imponen, ante lo cual, no tienen un propio sentido de la vida y se dejan envenenar por aquellos que desprecian la vida; es de ahí, que el gran anhelo nietzscheano es que estos hombres desaparezcan, para que advengan superhombres que sólo crean en lo real, en lo que pueden ver, que razonen, sin que se conviertan en insensibles, de ninguna manera; el superhombre es consciente de sus pasiones y de sus sentimientos, pero su voluntad de poder le permite dominarse a sí mismo, sin dejarse arrastrar totalmente por su pulsiones; es el jinete que cabalga sobre su ello, sin dejarse inhibir por un superyó sádico, que lo someta a sus imperativos.

La filosofía del último hombre es el nihilismo, para él todo es vano, de tal manera, que nunca aspira a los más altos valores, ya que estos no existen y sólo vive en un mundo de apariencias, sin convicción alguna, que tenga que defender.

Por eso, es tarea de cada uno superar el último hombre que habita en cada uno de nosotros, al ir hacia una transvaloración de los principios e ideales, para convertirnos en creadores, así no seamos necesariamente geniales, de tal manera que podamos comprender mejor la realidad del mundo, el cual, es inseparable de la vida y de la tragedia, a la vez, entre las cuales, hemos de conocer el profundo foso de lo dionisíaco y superar el miedo a la vida que reina en ese caos.

Sólo el superhombre asume no sólo su voluntad de poder sino también el eterno retorno y la transmutación de los valores. De ahí que el último hombre representado por el camello, humilde y sumiso, siempre dispuesto a obedecer y soportar las cargas pesadas que le imponga su amo, para terminar convertido, sometido a las normas que Otros le imponen, debe transformarse en un león, con un espítiru ilustrado que se rebele y emancipe, mediante la enunciación:

- Yo (je) deseo.

Sin embargo, para liberarse totalmente de morales que van en contra de la vida y eliminan la libertad, ha de transformarse en niño, que es el verdadero superhombre, con su toda la capacidad de fantasear, crear, inventar y jugar; de ahí la hermosa frase del Zaratustra, quien nos advierte que:

Dentro de todo hombre auténtico, hay un niño que quiere jugar.

Para el filósofo alemán, la inocencia es el niño y también olvido, un nuevo comienzo, un juego, una rueda que se mueve por sí misma, un primer movimiento, un santo decir sí, el que se requiere para alcanzar la voluntad de cada uno, para retirarse del mundo y conquistar uno propio.

El niño es cuerpo y es alma, su verdad es revoltosa y si se le tapa la boca, para que no la diga, grita a voz en cuello, de tal forma que encarna al hombre nuevo.

Ese niño, en cada hombre, asume la vida con toda su fuerza, en la medida en que la ama, movido por un puro empuje pulsional, cuando una civilización utópica, por venir, se haga real, y su búsqueda es la misión del último hombre, como ser humano que se trasciende más allá del mismo género humano, de tal modo que sea él el que domine la vida.

Como vemos, el pensamiento de Nietzsche apunta a un intenso vitalismo, a una afirmación de la vida, por encima de cualquier otro valor, en contraposición con los grandes idealismos, herederos de Platón, para recuperar al mundo sensible.

No se trata pues de seguir la consigna del filósofo griego de aprender a morir; para Nietzsche, la metafísica desprecia la vida, con toda su creativa fuerza biológica, que el filósofo alemán proyecta al plano del espíritu pues más que nada, la vida es voluntad de poder, la voluntad de dominio, que no es otra cosa que amor a la vida misma, mediante el desarrollo de existencias afirmadoras y creativas, que permitan a cada uno el desarrollo de todas sus potencialidades, a la manera que lo hace el artista, ya que la vida se explica a sí misma y tiene un sentido en sí, sin requerir de instancias sobrenaturales, cosa que Nietzsche consideraba que la humanidad no había valorado, para adscribirse a lo opuesto a la vida; de ahí su rechazo a la moral tradicional, como una ética decadente, que, en vez de disfrutar de esta vida, se consuela con una que vendrá en ultratumba, sin reconocer el humano derecho a la plenitud vital.

Así, el último hombre en su decadencia antivital tendría que dirigirse a la creación de una nueva humanidad, como propuesta de un nuevo estilo de vida, con una nueva moral que invierta los valores tradicionales.

Sólo así podrá superarse la moral servil del idiota, incapaz de tener un pensamiento propio, que se reduce a una rutinaria obediencia, con el espíritu gregario de la oveja adocenada, de ahí que se preferible ser una de estas negras ovejas:


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La mordedura de la (in)conciencia

Carlos Alberto Parodíz Márquez (Desde Alejandro Korn, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

“No es la libertad la que falta. Faltan hombres libres”, que conste en algún lado que no es creación mía. Me lo dijo el encargado de la limpieza en la estación ferroviaria de Alejandro Korn.

Quedé mirándolo esa mañana cuando lo consulté por un interesado en recibir un boxer en adopción, que apareció una noche en mi casa. Había tenido bastante zozobra, aunque no perdiera su curiosidad.

Dos estúpidos son dos estúpidos. Diez mil estúpidos una multitud confundida. La ironía es el pudor de mi conciencia. Sin embargo, luego de su discurso, gasté el poco que me quedaba. Combinamos la conveniencia de una gestión, sobre la que yo pasaría al día siguiente, para conocer si lograba un lugar para el recién llegado. A propósito no lo quise nominar.

Una sospecha me sigue, como la sombra que se esconde del sol. Las calles, cuando la gente viaja, recuperan cierta familiaridad, por supuesto me refiero a Alejandro Korn, el sitio donde vivo y dejan atrás fantasías urbanas de comerciantes ambiciosos, que desean una ciudad más que renovada. Hay espacio, que ocupa el frío, hay plazas donde sobran los juegos, que misteriosamente nadie usa y no abundan, además. La sospecha en cuestión se fija en la pérdida o abandono de las costumbres que la gente adopta.

La perspectiva casi rural, los puede y mucho no se resignan esos comerciantes deseosos de otro presente. Por ejemplo, parecen avergonzados cuando los trenes que pasan por la estación y regresan de la costa, suelen advertir con su ¿silbato? Pero también saludar a otros ferroviarios, por empezar, que en el andén dos remolonean al sol.

Aquellos personajes “más conspicuos”, sacuden sus cabezas no aceptando hábitos que esperan superar. Parecen querer una relación de inexistencia con el otro, pero la ruralidad les gana y la gente común se sigue vinculando, ahora más recelosamente, pero sigue apostando, sin saberlo, a la condición humana.

Por unas horas todo vuelve a cierto aire que suena como culto a la lentitud, las vecinas que salen a hacer los mandados se demoran cambiando opiniones, información, que les llega por la tele, “voces autorizadas” que saben “la ultima noticia” que les concierne o bien la adaptan a sus propias expectativas, de los diez segundos de fama.

Lo cierto es que casi bucólicamente, la morosa vida pueblerina retorna y adquieren la ciudad y las cosas, cierta rusticidad, un tono casi sepia, aunque el sol restalle sobre las casas bajas. Yo me siento cómodo en esa pausa, nostalgiosa.

Mi parloteo cuasi ferroviario obedece a que, por extraño que parezca, Yon mi pidió que lo esperara en la estación. Me avisó que venía con algún invitado que no recuerdo, porque ni presté atención –lo único que me queda para prestar -, en realidad lo que me sostiene es la invitación a comer que siempre merodea inauguraciones sospechosas o celebraciones a destiempo de las cuales salgo beneficiado.

El, no sé. Pero el Alfa gris ya bordeaba la doble mano de la calle que acompaña a las vías ferroviarias. Saludé al encargado de limpieza, fijando un día de encuentro e información por lo del boxer y me sumergí en la quietud del alfa gris, que marchó rumbo a Villa Urquiza, según el vasco. En el interior del alfa, el inquieto Martín, periodista de arrebatos, estaba cómodo en el asiento trasero. A su lado, Marina, otra pequeña cronista preocupada y ocupada, hacía girar una mirada asombrada en sus grandes ojos marrones, que parecen sorprendidos. Nos vamos a al centro, anunció el vasco y puso distancia, con el pueblo.

----

Los tontos están preocupados, el clima se puso estable y buscan con que sustituir el tema. Pensé, mientras me concentraba en no preguntar que hacía yo allí; en realidad si sabía que hacía, quería no perderme una comida opípara, que deducía se serviría en


Billinghurst, adivinó el vasco anunciando el próximo destino, para agregar un lugar de barrio y de mundo, los chicos tienen un mensaje filtrado que ya está en circulación pero no va a llegar a los grandes medios, por razones obvias, y puede ser que vos, dirigiéndose a mi le des cierta organicidad. Era una decisión, la suya.

El lugar reposaba en el corazón de Villa Urquiza; es obra de Luciano, dijo didáctico Yon. El lugar tiene dos plantas, a esa vamos porque está casi escondida en un entrepiso.
Mientras, empezamos con un muy rico paté de foie con queso brie y mermelada de cebolla, sobre pan casero de campo, ideal para probar con la ensalada taboule con langostinos picantes.
Los platos principales, risotto al ajillo con panceta crocante y huevo poché y bondiola de cerdo con humita picante, timbal de tomate y berenjena. Lomo con salsa bermesa, y papas al romero.

También hay crumble de manzana con helado de vainilla. Sobrio Aberdeeeen tinto y chablis, emotivamente sin límites, fue la rotunda oferta de Yon. Los chicos maravillados parecían aceptar sin cuestiones mientras vigilaban una carpeta aparentemente bien ordenada.

Mi fantasía está trabada: necesito un disgusto. No había previsiones de un aperitivo y omisión y demora ya no me gustaban. Pero hay que hacer silencio en tren de hacer algo. Luciano, el dueño en persona, vino a recibirnos, en realidad a él, destinatario de todas las atenciones que nunca voy a saber porque ocurren, mucho menos averiguar como ocurren. Luego de acomodarnos y de las presentaciones a que dio lugar el vasco, hizo eje en los chicos que habían recopilado un trabajo bastante preciso, según el propio vasco, quien nunca suele ponderar.
Samuel Pinheiro Guimarães Neto escritor y político diplomático brasileño durante el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva fue secretario general del Ministerio de Relaciones Exteriores hasta el 2009, cuando pasó a ser Ministro Jefe de la Secretaria de Asuntos Estratégicos de la Presidência de la República, era el tema y los chicos enunciaron su informe.

---

“Que hay en disputa entre los EEUU, Paraguay y Venezuela

Para el ex Alto representante del Mercosur en este análisis; La cuestión de Paraguay y la cuestión de Venezuela puede sintetizarse como la disputa por la influencia económica y política en América del Sur.

En América del Sur el objetivo estratégico central de los Estados Unidos, quien pese a su debilitamiento sigue siendo la mayor potencia política, militar, económica y cultural del mundo, es incorporar a todos los países de la región a su economía.

Esta incorporación económica lleva, a un alineamiento político de los países más débiles con los Estados Unidos en las negociaciones y en las crisis internacionales.

El instrumento táctico para alcanzar este objetivo consiste en promover la adopción legal, por parte de los países de América del Sur, de normas de liberalización más amplia del comercio, de las finanzas e inversiones, de los servicios y de “protección” a la propiedad intelectual a través de la negociación de acuerdos a nivel regional y bilateral.

Este es un objetivo estratégico histórico y permanente. En 1889 en la I Conferencia Internacional Americana, que se realizó en Washington, cuando los EE.UU., en aquel entonces la primera potencia industrial del mundo, propusieron la negociación de un acuerdo de libre comercio en las Américas y la adopción, por parte de todos los países de la región, de una misma moneda, el dólar.

Otros momentos de esta estrategia fueron el acuerdo de libre comercio EE.UU.-Canadá; el NAFTA (Área de Libre Comercio de América del Norte, incluyendo además de Canadá, a México); la propuesta de creación de un Área de Libre Comercio de las Américas - ALCA y, finalmente, los acuerdos bilaterales con Chile, Perú, Colombia y los países de América Central.

En este contexto hemisférico, el principal objetivo norteamericano es incorporar a Brasil y Argentina, las dos principales economías industriales de América del Sur, a este gran “conjunto” de áreas de libre comercio bilaterales, donde las reglas relativas serían las mismas, sino que permitirían la libertad de acción para las mega empresas multinacionales y reduciría al mínimo la capacidad de los Estados nacionales para promover el desarrollo, aunque capitalista, de sus sociedades y de proteger y desarrollar sus empresas (y capitales nacionales) y su fuerza de trabajo.

La existencia del Mercosur, cuya premisa es la preferencia en sus mercados a las empresas (nacionales o extranjeras) instaladas en los territorios de Argentina, de Brasil, de Paraguay y de Uruguay y que procura expandirse en el intento de construir un área económica común, es incompatible con el objetivo norteamericano de liberalización general del comercio de bienes, de servicios, de capitales etc. que beneficia a sus mega empresas, naturalmente muchísimo más poderosas que las empresas sudamericanas.

Por otro lado, un objetivo (político y económico) vital para los Estados Unidos es asegurar el suministro de energía para su economía, pues importan 11 millones de barriles diarios de petróleo, del cual el 20% proviene del Golfo Pérsico, área de extraordinaria inestabilidad, turbulencia y conflicto.

Las empresas norteamericanas fueron responsables por el desarrollo del sector petrolero en Venezuela a partir de la década de 1920. Venezuela tradicionalmente suministraba petróleo a Estados Unidos e importaba equipos para la industria del petróleo y bienes de consumo para su población, incluso alimentos.

Con la elección de Hugo Chávez en 1998, sus decisiones de reorientar la política exterior (económica y política) de Venezuela en dirección a América del Sur (en especial, pero no exclusivamente a Brasil), así como de construir la infraestructura y diversificar la economía agrícola e industrial del país, romperían la dependencia de Venezuela con relación a los Estados Unidos.

Esta decisión, que alcanzó el objetivo estratégico de la política exterior americana de garantizar el acceso a fuentes de energía cercanas y seguras, se tornó aún más importante en el momento en que Venezuela pasó a ser el país con mayores reservas de petróleo y donde la situación del Cercano Oriente es cada vez más volátil.

Desde entonces se desencadenó una campaña de prensa mundial y regional contra el Presidente Chávez y Venezuela, procurando demonizarlo. Venezuela, según la prensa, no sería una democracia y para esto crearon una “teoría” según la cual aunque un presidente haya sido electo democráticamente, al no “gobernar democráticamente”, sería un dictador y, por lo tanto, podría ser derrocado. De hecho, el golpe ya se había intentado en 2002 y los primeros líderes en reconocer el “gobierno” que emergió de este golpe en Venezuela fueron George Walker Bush y José María Aznar.

En la medida que el Presidente Chávez comenzó a diversificar exportaciones de petróleo, en particular hacia China, sustituyó a Rusia en el suministro a Cuba y pasó a apoyar a gobiernos progresistas elegidos democráticamente, como los de Bolivia y Ecuador, los ataques se redoblaron orquestados en toda la prensa de la región (y del mundo).

Esto, pese a que no existía ninguna duda sobre la legitimidad democrática del Presidente Chávez quien desde 1998, disputó doce elecciones, consideradas libres y legítimas por los observadores internacionales, inclusive el Centro Carter, la ONU y la OEA.

En 2001, Venezuela presentó, por primera vez, su candidatura al Mercosur. En 2006, el Protocolo de adhesión de Venezuela fue firmado por los Presidentes Chávez, Lula, Kirchner, Tabaré Vázquez y Nicanor Duarte, de Paraguay, miembro del Partido Colorado.

Comenzó el proceso de aprobación del ingreso de Venezuela por los Congresos de los cuatro países, bajo una cerrada campaña de la prensa preocupada con el “futuro” del Mercosur que, bajo la influencia de Chávez, podría, “perjudicar” las negociaciones internacionales del bloque, etc.

Aquella misma prensa que criticaba al Mercosur y abogaba por la celebración de acuerdos de libre comercio con los Estados Unidos, la Unión Europea, de ser posible inclusive de forma bilateral, y que consideraba la existencia del Mercosur una traba para la plena inserción de los países del bloque en la economía mundial, pasó a preocuparse con la “supervivencia” del bloque.

Aprobado por los Congresos de Argentina, de Brasil, de Uruguay y de Venezuela, el ingreso de Venezuela pasó a depender de la aprobación del Senado Paraguayo, dominado por los partidos conservadores representantes de las clases rurales y del “comercio informal”, que pasó a ejercer un poder de veto, influenciado por su oposición permanente al Presidente Fernando Lugo, contra quien intentó 23 procesos de “impeachment” desde su asunción en 2008.

El ingreso de Venezuela en el Mercosur tendría cuatro consecuencias: dificultar la “remoción” del Presidente Chávez a través de un golpe de Estado; impedir la reincorporación de Venezuela y su enorme potencial económico y energético a la economía americana; fortalecer el MERCOSUR, dificultar el proyecto americano de creación de un área de libre comercio en América Latina, ahora por la “fusión” de los acuerdos bilaterales de comercio, del que el acuerdo de la Alianza del Pacifico es un ejemplo.

Por lo tanto, la negativa del Senado paraguayo en aprobar el ingreso de Venezuela al Mercosur se convirtió en un asunto estratégico fundamental para la política norteamericana en América del Sur.

Los líderes políticos del Partido Colorado, que estuvo en el poder en Paraguay durante sesenta años, hasta la elección de Lugo, y los del Partido Liberal, que participaba del gobierno Lugo, evaluaron que las sanciones contra Paraguay en función del impedimento de Lugo, serían políticas y no económicas, limitándose a que Paraguay no pudiera participar de reuniones de Presidentes y de Ministros del bloque.

Hecha esta evaluación, remataron el golpe. En primer lugar, el Partido Liberal dejó el gobierno y se alió a los Colorados y a la Unión Nacional de los Ciudadanos Éticos - UNACE y aprobaron, en una sesión, la resolución que resolvió un rito super-sumario de “impeachment”.

De esta manera, ignoraron el Artículo 17 de la Constitución paraguaya que determina que: “en el proceso penal, o en cualquier otro del cual pueda derivar pena o sanción, toda persona tiene derecho a disponer de las copias, medios y plazos indispensables para la presentación de su defensa, y a poder ofrecer, practicar, controlar e impugnar pruebas”, y el artículo 16 que afirma que el derecho de defensa de las personas es inviolable.

En 2003, el proceso de impedimento contra el Presidente Macchi, que no fue aprobado, insumió cerca de 3 meses mientras que el proceso contra Fernando Lugo fue iniciado y concluido en cerca de 36 horas. El pedido de revisión de constitucionalidad presentado por el Presidente Lugo ante la Corte Suprema de Justicia de Paraguay, ni siquiera fue examinado, habiendo sido rechazado in limine.

El proceso de destitución del Presidente Fernando Lugo fue considerado golpe por todos los Estados de América del Sur y de acuerdo con el Compromiso Democrático del Mercosur, Paraguay fue suspendido de la Unasur y del Mercosur, sin que los neo golpistas manifestasen ningún tipo de consideración por las gestiones de los cancilleres de la UNASUR, a quienes recibieron con arrogancia.

Como consecuencia de la suspensión paraguaya, fue posible y legal para los gobiernos de Argentina, de Brasil y de Uruguay aprobar el ingreso de Venezuela al Mercosur a partir del 31 de julio. Acontecimiento que ni los neo golpistas ni sus admiradores más fervorosos - EE.UU., España, Vaticano, Alemania, los primeros en reconocer al gobierno ilegal de Franco -, parecen haber previsto.

Frente a esta evolución inesperada, toda la prensa conservadora de los tres países, y la de Paraguay, y los líderes y partidos conservadores de la región, salieron a ayudar a los neo golpistas con cualquier clase de argumentos, proclamando la ilegalidad de la suspensión de Paraguay (y, por lo tanto, afirmando la legalidad del golpe) y la inclusión de Venezuela, ya que la suspensión de Paraguay habría sido ilegal.

Ahora, Paraguay procura obtener una decisión del Tribunal Permanente de Revisión del Mercosur sobre la legalidad de su suspensión del Mercosur mientras que, en Brasil, el líder del PSDB anuncia que recurrirá a la justicia brasileña sobre la legalidad de la suspensión de Paraguay y del ingreso de Venezuela.

La política exterior norteamericana en América del Sur sufrió las consecuencias, inesperadas, de la prisa de los neo golpistas paraguayos de asumir el poder, ya que no pudieron esperar hasta abril de 2013, cuando serán realizadas las elecciones, y ahora articula a todos sus aliados para lograr revertir la decisión de ingreso de Venezuela.

En realidad, la cuestión de Paraguay es la cuestión de Venezuela, de la disputa por la influencia económica y política en América del Sur y de su futuro como región soberana y desarrollada”.

Concluyeron los visitantes con el intercalamiento de las reflexiones producidas por el ex funcionario prominente en el Mercosur. Me pareció que los recuerdos son como los sueños porque se interpretan. Y la historia de Sudamérica abunda en ejemplos similares. Lo que si ha variado me pareció, son los límites del poder y su toma de decisiones. Ellos, los dueños, ya no admiten demasiados tapujos.

Una clase dominante local en la región donde sus intelectuales siguen encuadernando libros que no leen. Casi como los principios que esgrimía Groucho Marx, si al interlocutor no le gustaban el si, gustoso, los podía cambiar. No hay que apoyarse demasiado en los principios porque después se aflojan, parece decir el ejemplo.

Estas clases conservadoras, lo son donde no parece haber demasiado por conservar y lo demuestran.

Lo cierto es que el almuerzo mencionado, necesitaba ser digerido con más amabilidad. Por lo tanto la sobremesa se prolongó entre cabildeos de los chicos con el vasco al que le dan un respeto excelso y yo que me dedicaba obedientemente aplicado, a saborear con discreción las copas heladas de un blanco más que sugerente y resignación de bonzo. Cabe agregar, con la mayor educación disponible, que esto es lo que hay y los vientos soplan de frente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.