miércoles, 3 de octubre de 2012

Dos poemas


Pablo Neruda

Oda a la alcachofa

La alcachofa
de tierno corazón
se vistió de guerrero,
erecta, construyó
una pequeña cúpula,
se mantuvo
impermeable
bajo
sus escamas,
a su lado
los vegetales locos
se encresparon,
se hicieron
zarcillos, espadañas,
bulbos conmovedores,
en el subsuelo
durmió la zanahoria
de bigotes rojos,
la viña
resecó los sarmientos
por donde sube el vino,
la col
se dedicó
a probarse faldas,
el orégano
a perfumar el mundo,
y la dulce
alcachofa
allí en el huerto,
vestida de guerrero,
bruñida
como una granada,
orgullosa,
y un día
una con otra
en grandes cestos
de mimbre, caminó
por el mercado
a realizar su sueño:
la milicia.

Oda a la cebolla

Cebolla
luminosa redoma,
pétalo a pétalo
se formó tu hermosura,
escamas de cristal te acrecentaron
y en el secreto de la tierra oscura
se redondeó tu vientre de rocío.
Bajo la tierra
fue el milagro
y cuando apareció
tu torpe tallo verde,
y nacieron
tus hojas como espadas en el huerto,
la tierra acumuló su poderío
mostrando tu desnuda transparencia,
y como en Afrodita el mar remoto
duplicó la magnolia
levantando sus senos,
la tierra
así te hizo,
cebolla,
clara como un planeta,
y destinada
a relucir,
constelación constante,
redonda rosa de agua,
sobre
la mesa
de las pobres gentes.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

En torno a los instrumentos del poderío nacional de los Estados Unidos


Alejandro L. Perdomo Aguilera (Desde La Habana, Cuba. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Presentación

Los instrumentos fundamentales del poderío nacional y de la política exterior y de seguridad de los Estados Unidos se articulan en lo fundamental, por los instrumentos militares, políticos, económicos, diplomáticos, ideológicos, culturales e informacionales.

Estos se desarrollan a partir de las prioridades que establece el Estado-Nación para lograr sus objetivos estratégicos a nivel internacional. Mediante su combinación efectiva se logra ejercer influencia no sólo con el uso de la fuerza (militar) o la amenaza de la misma, sino también a través del empleo a fondo de los instrumentos diplomáticos, políticos e informacionales. En este sentido se conforma la política exterior y de seguridad de los Estados Unidos para lograr sus objetivos estratégicos.

El uso o combinación de estos instrumentos suele estar condicionado por la coyuntura política, económica o militar que afronte el país, así como por los instrumentos que hayan delineado como preponderantes cada Administración. No obstante, siempre existe una continuidad entre un gobierno y otro, independientemente de que el partido que este al frente sea demócrata o republicano. A fin de cuentas la clase dominante, la elite de poder es la que impone sus intereses prioritarios y en función de ello es que se articulan los instrumentos del poderío nacional.

Por otra parte, cada administración debe trabajar en base al legado dejado por su antecesor, de modo que al término del gobierno de W. Bush, Obama debió esforzarse por emplear instrumentos políticos, diplomáticos e informacionales que mejoraran la credibilidad y la imagen exterior de ese país, sin prescindir por ello de la fuerza militar. Los instrumentos del poderío nacional se combinan y complementan como un complejo de herramientas a utilizar en cada momento, atendiendo a las circunstancias específicas que se afrontan.

Valorando las situaciones, los objetivos e intereses de la elite de poder, así como el contexto interno y las circunstancias internacionales, se aplican los instrumentos, atendiendo a las prioridades que se establecen en la conformación de la política exterior.

El proceso de conformación de la política exterior se comprende, según puntualiza la Dra. Soraya Castro como “(…) el complejo patrón de interacciones entre organizaciones, mecanismos e instituciones del sistema político, que dan origen a decisiones y líneas de acción específicas, tomando en cuenta las orientaciones y objetivos del Estado. Este proceso refleja la esencia y naturaleza del Estado, en el cual se evidencian las ideas y concepciones de las clases que ostentan el poder político del país en cuestión y la interrelación existente con otras clases de la sociedad.”

Debe precisarse que el uso de un instrumento no discrimina a otro, de modo que lo que más se aprecia en la actualidad es la combinación de los instrumentos claves del poderío nacional para hacer posible el liderazgo internacional, buscando la consolidación hegemónica. La hegemonía vista como reto y objetivo, se comprende como una necesidad para alcanzar un mayor poderío nacional. Esta se entiende como la “(…) capacidad de la clase dominante de obtener y mantener su poder sobre la sociedad, no sólo por su control de los medios de producción económicos y de los instrumentos represivos, sino sobre todo porque es capaz de producir y organizar el consenso y la dirección política, intelectual y moral de la misma”.

En el empleo de instrumentos que posibiliten lograr el consenso sin la necesidad del uso de la fuerza, se crean un conjunto de valores y condicionamientos morales y socioculturales, impuestos directa o indirectamente por la clase dominante. Esta clase cuenta con un poder cultural que le posibilita imponer ideas y matrices de opinión, para lo cual se vale no sólo de un control sobre las instituciones y órganos represivos sino también de los centros de pensamiento y los grandes medios de comunicación. El alcance de los patrones políticos-ideológico y morales de esa élite de poder resulta inmedible, en una era donde la revolución científico-tecnológica hace llegar la información a cualquier lugar del mundo en fracciones de segundos. Con este poder informacional, el ejercicio de influencia rebasa las fronteras nacionales, pretendiendo internacionalizar patrones político ideológicos que faciliten el consenso.

En esta dinámica se aprecia como el soft power y su interrelación con la ideología y la cultura dentro del sistema de dominación estadounidense, busca consolidar y mantener el liderazgo y hegemonía de los Estados Unidos a nivel global. Para ello establecen una interrelación entre organizaciones, mecanismos e instituciones del sistema político estadounidense.

El sistema político de los Estados Unidos debe ser entendido como un conjunto de instituciones, organizaciones, mecanismos y normas de clase, constituido por elementos organizativos del sistema, así como de Instituciones políticas. El mismo, se concibe como un aparato de poder político de las clases dominantes; como un sistema de coerción, de cooptación y clientelismo.

El sistema político también puede concebirse como el estudio de las relaciones de poder. El objeto de estudio son las relaciones políticas y el estudio de los sistemas. Para el caso de Estados Unidos resulta necesario el conocimiento de los instrumentos claves del sistema político no como un ente aislado sino como un país que se entiende como primera potencia mundial. Desde este presupuesto, el sistema político no sólo concibe la necesaria estabilidad política al interior del país, sino también en los lugares de interés allende a sus fronteras. Desde esta perspectiva, es que se analizan las herramientas mediante las cuales se construye su hegemonía.

El soft power, según J. Nye, pretende cambiar el rostro militarista de dominación de los Estados Unidos por otro que busca un mayor consenso y participación, que le conceda diplomáticamente la cortina del multilateralismo. De esta forma su participación pretende el liderazgo pero no bajo la imposición declarada sino en coordinación –al menos formal- con otros países.

El soft power puede entenderse como el dominio de los espacios en construcción y reproducción de las ideas, cuyo objetivo se centra en lograr el respaldo de los intereses de la clase dominante. Con ello se ansia el apoyo de la sociedad civil a nivel internacional. En el actual contexto internacional, donde los Estados Unidos atraviesan una se sus más graves crisis, que parte de la economía pero se extiende a la política, la cultura y los valores; el desarrollo de otras formas de influencia resulta imprescindible.

La clase dominante entiende la necesidad de aplicar efectivamente instrumentos del poderío nacional como multiplicador de sus intereses y, por tanto; le brindan su apoyo a partir del control que poseen sobre las transnacionales, las ONGs, las fundaciones, los centros de pensamiento, la instituciones internacionales, los grandes medios de comunicación y las Tecnologías de la Informática y las Comunicaciones (TICs).

Un ejemplo de estos programas multiplicadores de ideologías fue el Proyecto Democracia de Reagan en 1983, cuando se centraliza en la Casa Blanca la Dirección de la Diplomacia Pública. Dentro de los temas priorizados en los instrumentos del poderío nacional se destacan: los derechos humanos, la democracia, la gobernabilidad, la seguridad (narcotráfico, el terrorismo internacional, el medio ambiente etc.) Estos temas se ubican en la opinión pública global, impulsados por el uso de los instrumentos informacionales, políticos y diplomáticos, que condicionan las matrices de opinión.

Con el propósito de darle seguimiento a varios de estos temas, surgen instituciones como la USAID, que le de un respaldo político diplomático al verdadero rostro imperial. Los instrumentos del poderío nacional tienen como encargo vincular la ideología, los valores, la cultura e información de la sociedad con la diplomacia y el poderío militar, para lograr los objetivos de interés de la elite de poder. En este sentido, en la actualidad pudieran incluirse a las Empresas Privadas de Contratación como otros elementos del poderío nacional, en tanto su utilización les arroja menor compromiso político-diplomático.

El instrumento diplomático ha sido tan efectivo que ya el propio Departamento de Estado -a partir de la asesoría de eminentes ideólogos- incorporó el concepto de Diplomacia Transformacional, como una necesidad de los nuevos tiempos. En esta “nueva” forma de hacer diplomacia se prepondera el instrumento informacional, a conciencia de su efectividad para llegar a sectores poblacionales que comúnmente no tienen una alta participación política. Con este objetivo se utiliza las TICs como complemento de los medios de comunicación convencionales, para una efectiva propaganda de la diplomacia pública y la ayuda al exterior.

Teniendo en cuenta que los intereses del poderío nacional pretenden preservar el liderazgo y hegemonía de los Estados Unidos a nivel global, se refuerzan instrumentos claves como el económico, el diplomático, la fortaleza del Complejo de Seguridad Industrial, el poder cultural y el informacional.

El poder informacional tiene un gran impacto en las guerras culturales y en la dominación ideológica por parte de los Estados Unidos, particularmente hacia Latinoamérica y el Caribe. La evidente asimetría tecnológica, posibilita que el control y las formas de transmitir la información por los grandes medios, faciliten la demonización de los procesos políticos contestatarios que se viven en Latinoamérica.

Dentro de los instrumentos diplomáticos pueden incluirse aspectos de seguridad y economía que adquieren un matiz diplomático. Un ejemplo claro de esta instrumentación se evidencia en la llamada diplomacia de las drogas, donde se encausan proyectos de dominación tomando por justificación este flagelo. Belén Boville Luca (2007) define que: “La Diplomacia de las drogas constituye una doctrina político y diplomática que se ajusta perfectamente a los cometidos y las necesidades de los Estados Unidos en su especial relación política, social con América Latina, y sustituye la percepción ideologizada de los presupuestos de la guerra fría.”

Ciertamente la complementación de los instrumentos posibilita la construcción de fachadas político-diplomáticas que intentan encubrir el verdadero rostro imperial del poderío nacional de los Estados Unidos

El Poder Nacional de acuerdo a la teoría realista desarrollada por Hans Morgenthau en “Política entre las Naciones. La lucha por el poder y la paz” es el conjunto de elementos que determinan la capacidad de influenciar los acontecimientos que tiene una nación. Asimismo el poder nacional, que constituye la fuerza de un Estado-Nación, se compone según Hartman por siete elementos: el geográfico, el demográfico, el económico, el científico-tecnológico, el histórico sociológico y el organizativo administrativo.

Para el caso estadounidense el Complejo Militar Industrial, pudiera ampliarse al complejo de Seguridad Industrial, (véase: Soraya Castro) pues dentro de los aspectos de seguridad se incluyen otros instrumentos no militares que comprenden el entramado de la seguridad informacional, donde se incluyen las TICs y los medios de comunicación convencionales, enfatizando la compleja interdependencia entre los instrumentos del poderío nacional.

Matías Marini precisa que los “(…) países pueden valerse de sus recursos de soft power (comunicación, información, cultura, medios) para intentar modelar la agenda informativa y orientar las preferencias de otros actores. J Nye por su parte, define entre los medios: la coerción con al amenaza o uso de la fuerza (militar), los instrumentos económicos y la atracción a partir del soft power.

El soft power y el Smart power intentan re-articular las fortalezas del poderío nacional estadounidense, para el cumplimiento de sus intereses estratégicos. En este afán se emplean los instrumentos que ejerzan una hegemonía simbólica, intelectual y culturalmente, sobre la llamada aldea global, en un intento de internacionalizar los valores estadounidenses.

En esta “suerte” de globalización de los estereotipos estadounidenses, debe considerarse la evolución de los instrumentos del poderío nacional a tono con los cambios que se producen en la arena internacional. La complejidad de las relaciones demanda de una interdependencia compleja -al decir de Keohane- y, por ello, los instrumentos políticos, diplomáticos, culturales e informacionales juegan un rol crucial en la construcción de matrices de opinión, que generen consensos y obtengan el apoyo de terceros países.

Entre los motivos que han generado esta evolución en los usos de los instrumentos del poderío nacional debe señalarse como fundamental, la revolución de las comunicaciones, que ha generado nuevas formas de hacer la diplomacia, producto de la importancia que la opinión pública gana, y las disímiles vías que se crean para su condicionamiento. Bajo las actuales circunstancias, el liderazgo internacional no se resume al predominio militar, político o económico; sino que es preciso condicionar la mente de los hombres y es en este espacio donde juega un rol esencial el instrumento informacional.

Esta situación hace más compleja la emisión de consensos y la falacia de la democracia se complejiza, en las enrevesadas proyecciones de los instrumentos del poderío nacional. Mediante su combinación se construyen enemigos imaginarios, se sobredimensionan peligros foráneos y se acentúan otros latentes, que posibiliten continuar acelerando los gastos militares y la canalización de fondos hacia programas como los de USAID.

A partir de estos instrumentos se hilvanan ideologías como el Smart power, para la consolidación de la política exterior y de seguridad del Hegemón, a partir aspectos claves como la diplomacia y el desarrollo como complemento de la defensa (las tres D). La posibilidad que tienen los medios de incluir temas en la agenda internacional, a partir de las mediaciones y la construcción de consensos los convierten en un actor de peso en las dinámicas político-diplomáticas, al punto tratarse de una diplomacia de los medios.

En este contexto histórico, los usos de los instrumentos del poderío nacional recuerdan las premisas de Hans Morgenthau, al definir la diplomacia como el arte de combinar los distintos elementos del poderío nacional de mayor impacto en el interés nacional. Lo tristemente célebre, es que este interés, instrumentado por el poderío de los Estados Unidos suele atentar contra la soberanía, la integridad territorial y la autodeterminación de otros pueblos.

“La intervención a Afganistán primero y la intervención y ocupación de Irak para marzo de 2003 demostró que la fuerza militar y su variable tecnológica como dispositivo cardinal del poderío nacional estadounidense, renace como el instrumento de poder más notable en la política exterior y de seguridad contra aquellos que, unilateralmente, el gobierno de los Estados Unidos define como ´estados villanos´.”

Bibliografía:

Aron, Raymond. Pensar la guerra, Instituto de Publicaciones Navales, Buenos Aires, 1988.
Aron, Raymond. Estados Unidos como República Mundial. Sistema político de origen republicano.
Alzugaray Treto, Carlos. De la Fruta Madura a la Ley Helms-Burton: Auge, decadencia y fracaso de la política imperialista de Estados Unidos hacia Cuba. Editorial Universitaria de Panamá, 1997.
Boville Luca de Tena, Belén La Diplomacia de las drogas en las relaciones Estados Unidos- América Latina. En: Diálogo. 2007, No.10 Center for Latino Research.
Benítez, Horacio: Globalización, hegemonía imperialista y guerra asimétrica. En: www.rebelion.org y en: http://www.elzenzontle.org/boletin/globalizacionHegemoniaGuerra.html
Castro Mariño, Soraya. Análisis de la codificación del bloqueo económico, comercial y financiero a la República de Cuba por la ley Helms-Burton. Centro de Estudios Sobre Estados Unidos, Universidad de La Habana Abril 1999.
Castro Mariño, Soraya: "Papel y lugar de la Rama Judicial en el Sistema Político de Estados Unidos", Mecanografiado, CESEU, Universidad de La Habana, Mayo 1990.
Castro Mariño, Soraya y otros. El proceso de conformación de la política exterior de los estados unidos. Centro de Estudios Sobre Estados Unidos, Universidad de La Habana, 1998.
Castro Mariño, Soraya. Las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos después de la invasión a Iraq. En: Los Estados Unidos a la luz del siglo XXI. La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 2008, p.435.
Ceceña, Ana Esther. Hegemonía o emancipación. En: http://www.poderenlared.com/2011/12/09/hegemonia-o-emancipacion-por-ana-esther-cecena
Ceceña, Ana Esther. ¿Hegemonía o emancipación? En: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=140986
Chomsky, Noam: Nuestra Pequeña Región de por Aquí: Política de Seguridad de los Estados Unidos, Editorial Nueva Nicaragua, Managua, 1988; pp.143-176.
Hartman: Introducción a las relaciones internacionales.
Foucault, Michel. Microfísica del poder. Madrid, 2ª edición de las Ediciones de la Piqueta, 1979.
Foucault, Michel. Un diálogo sobre el poder. España, Madrid, Editorial Alianza (Alianza Editorial, s.a.) 1995.
Martínez Hernández, Jorge: Seguridad Nacional y Política Latinoamericana de Estados Unidos, CESEU, Universidad de La Habana, 1989.
Hernández Martínez, Jorge. Estados Unidos a la luz del siglo XXI. La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 2008.
Morgenthau, Hans. Política entre las naciones. La lucha por el poder y la paz. Grupo Editor Latinoamericano, GEL, Sexta edición revisada por Kenneth W.Thompson, Buenos Aires, 1992.
Jack Plano y Roy Olton. Diccionario de Relaciones Internacionales. México: Editorial Limusa, 1975
González Gómez, Roberto. Teoría de las Relaciones Políticas Internacionales. La Habana, Editorial Pueblo y Educación, 1990.
Vásquez, John A. Relaciones Internacionales: el pensamiento de los clásicos. México: Editorial Limusa, 1994.
La internacionalización del capital y sus fronteras tecnológicas, México, Ediciones El Caballito, 1995. Coordinadora.
Valdés Gutiérrez, Gilberto. "La hegemonía como desafío. Los nuevos gobiernos y el movimiento social popular en América Latina". En: Razón, Utopía y Etica de la Emancipación. Barcelona: Editorial Leartes. 2011
Marini, Matías: La dimensión comunicativa del poder en las relaciones internacionales. En: http://www.diplomacia-publica.org/?p=16
Nieto, Alfonso. La Diplomacia Pública: Los Medios Informativos y la Cultura como Instrumentos de Política Exterior. En: http://www.diplomacia-publica.org/?s=instrumentos+del+poder+nacional
Wright Mills, Charles. La elite del poder. Fondo de Cultura Económica, México, (e.o., 1956/1987).


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El rosal y la culebra


Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Hacía muchos años que el rosal se erguía en medio de un paraje espeso. Dicen que nadie lo puso allí, que comenzó a brotar mezclado entre la nada.

No había mano que lo riegue ni sombra que lo proteja. Tampoco había voz que le susurre admiración frente a la ofrenda de sus pimpollos aterciopelados, que muchas veces, caían apresuradamente desparramando sus pétalos entre el follaje.

A sus pies, donde la raíz se oculta aferrándose a la tierra para proteger su crecimiento y darle la fuerza necesaria como para que no lo venza la tempestad, una culebra dormía su siesta bajo un sol que hervía hasta la médula del tiempo, empeñado por iluminar el paraje abriéndose paso entre la espesura de las matas.

La culebra no era visualizada por todos pero estaba allí, haciendo su trabajo constrictor.

Al ver el rosal solitario, algunos decían: -Esa es la planta de la muerte, está contaminada por el veneno del áspid.

Otros aseguraban que estaba maldito, exhortando a arrancarlo a cualquier precio.

Mientras la culebra seguía su siesta indigestada, acogotando la vida.

No faltaba quien asegurara que la planta ocultaba un mensaje infrahumano.

-Nacer así, espontáneamente, sin órdenes expresas, sin reglamento. Eso implica que lo puso ahí Satán. ¡Hay que extirparlo ya!

Ordenaban a diestra.

-Es hija del diablo, agregaban, mientras se persignaban temerosos de la proximidad de algún futuro armagedónico.

¡Y la culebra dormía con sueño sostenido!

El color seguía estallando desde las ramas de ese rosal abandonado, a pesar de profecías. No le hacía falta más que su voluntad para seguir viviendo. Lo sostenía su propia necedad por aferrarse a la vida.

La brisa desparramaba el perfume de los retoños, extendiéndolo como se extiende el amanecer cuando el sol deja de mirar de reojo las piernas a la luna.

Cuando rompe el horizonte y empiezan a desperezarse los primeros rayos.

Más allá de prejuicios nacidos desde dogmas de infiernos y demonios, la planta ofrecía el espectáculo vital de la solemnidad irrespetuosa que no admite ruegos, permisos ni limosnas.

A pesar de la culebra y su sueño.

Las raíces, silenciosas, casi titánicas, seguían tejiendo anillos cerrados alrededor del bicho repugnante que dormía, mientras la fantasía seguía entrelazando urdimbres de suposiciones.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Venezuela. En la recta final de la campaña, entrevista a Jacqueline Faria: “El 7-O saldremos a consolidar nuestra victoria”


Indira Carpio Olivo y Ernesto J. Navarro (Desde Caracas, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La Jefa del Comando de Campaña Carabobo en el Distrito Capital, Jacqueline Faria (1), aseguró que la maquinaria del partido en la capital de Venezuela se encuentra motivada, consciente y lista para encarar la batalla electoral del próximo 7 de octubre y garantizar la victoria del candidato de la patria, Hugo Chávez.

En entrevista para el programa La Brújula del Sur (2), dijo “a la fecha contamos con 15.151 personas, que se integran en 899 unidades de batalla Carabobo y en cada uno de los centros de votación contamos con nuestros 3 testigos por mesa de votación”.

“Hoy, ya superamos el 80% de la meta que nos colocó el comando nacional. Sumar 200 mil votos más de la votación que obtuvo el presidente Chávez en la Capital. Nuestra estructura está sólida. Nuestra gente está a tono, registrados, contactados, verificados y motivados para defender la patria el 7 de octubre”, dijo Jacqueline Faria.

Aseguró que todos los integrantes de la maquinaria roja saldrán desde muy temprano, el día de la elección presidencial, a realizar el trabajo de movilización. “Todas las encuestas otorgan una gran brecha a favor del candidato de la patria, Hugo Chávez. Esa brecha nosotros vamos a salir a consolidarla con votos, a primeras horas de la mañana”.

La dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), explicó que toda la militancia sabe que luego de votar hay que quedarse “atentos, tomar las calles. Pendientes de cuál es el llamado Plan B de la derecha venezolana”.

Para la Jefa del Comando capitalino, “Existe plena conciencia en nuestra militancia que las encuestas muestran una intensión de votos. Cero triunfalismo, vamos a salir a hacer nuestro trabajo el día de la elección presidencial. Vamos a permanecer en la calle hasta tanto se de la proclamación por parte del organismo electoral”.

Este 07 de octubre, dijo, nuestro pueblo revolucionario tiene un compromiso con el país y con el mundo, finalizó.

---

La entrevista completa puede escucharla aquí: http://soundcloud.com/labrujuladelsur2/entrevista-jacqueline-faria

Para ampliar las informaciones:
1) Jacqueline Faria Pineda, miembro de la Dirección Nacional del Psuv y ejerce funciones como Jefa de Gobierno del Distrito Capital. @jacquelinePsuv.
2) La Brújula del Sur es un programa que se transmite en la emisora del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, Alba Ciudad (, @albaciudad, 96.3 FM) y Radio Rebelde (radiorebelde.info, @radiorebelde915, 91,5 FM), conducido por Ernesto J. Navarro y producido por Indira Carpio Olivo.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El 25S, la policía y el futuro de España en el mundo


Jon Juanma (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

¿Qué ocurrió el 25S? No solo vimos cómo se produjeron cargas indiscriminadas contra los manifestantes que mayoritariamente se manifestaban pacíficamente en las calles, sino también un Estado de Excepción en el perímetro largo del Congreso en Madrid: calles cortadas, prohibición de la libre circulación por el territorio nacional, etc. Se impidió la libre circulación de personas y ciudadanos, lo cual no es solo anticonstitucional sino que rompe la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 también ratificada por el actual Reino de España. En opinión de quien les escribe nos falta una organización revolucionaria seria que impida lo que pasó el martes, esto es: que la policía dirigida desde Interior (muñecos de la burguesía) hiciera con nosotros los manifestantes lo que quisiera desde el principio, llevándonos como borregos al matadero/palizero desde los puntos de encuentro. Esto no quita para que denuncie el comportamiento de manifestantes violentos (infiltrados o no) que van desde los policías y paramilitares contratados hasta (algunos) adolescentes con exceso de testosterona.

La gente está muy quemada y no es para menos con toda la violencia estructural, la guerra económica, que estamos sufriendo. Pero no debemos olvidar por mucho que les fastidie a algunos que la policía es parte del pueblo y no se va a producir ninguna revolución si no conseguimos que un número importante de los agentes se sumen a nuestra causa. Si no nos rompemos los sesos pensando con qué estrategias de organización y pedagogía vamos a conseguirlo, serán ellos los que mañana nos rompan los sesos a nosotros. Pido a todos los adolescentes y no adolescentes que van a tirar piedras a las manifestaciones como quien va a practicar deportes de riesgo que ese exceso de testosterona lo controlen masturbándose o buscándose pareja.

La revolución es un tema muy serio como para que sigan poniéndonos a la policía en nuestra contra y haciendo las delicias de la derecha más rancia y fascista. Si no conseguimos que la policía venga con nosotros, no tendremos ninguna oportunidad de cambiar las cosas, pues al Capital internacional todavía le quedará la carta del ejército para aplastarnos en nuestra lucha por una vida digna. Entonces, ¿a dónde queremos ir en serio sin la policía? Por favor, tengamos amplitud de miras e inclusión. La violencia no es nuestra carta ganadora. Debemos convencer al mayor número de policías y miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado para que se pasen a las trincheras del pueblo. Hacerles entender que están ayudando a cimentar el infierno que la burguesía ha preparado para las clases populares españolas, entre las cuales ellos se incluyen junto a muchos de sus familiares. Por tanto necesitamos una organización revolucionaria seria (que no tenemos), mayor formación, menos testosterona y más inteligencia estratégica y fraternidad humana. Podríamos aprender mucho del pacifismo activo de los compañeros andaluces del SAT, como Gordillo y Cañamero.

La mayoría de la burguesía internacional que encarna los intereses del Capital enloquecido ha decidido que España pase a ser un país en vías de subdesarrollo, esto es, un país semiperiférico de perfil bajo (como cualquiera de América Latina en los años ochenta). La burguesía “realmente gobernante” desea la siguiente configuración social entre la población española: por una parte una pequeña élite dirigente, una lumpemburguesía dependiente de otras burguesías internacionales (como la estadounidense, la alemana, la india, la china o algunas árabes), mientras una pequeña porción de clase media-alta (de un 15 a un 20% de la población) se encarga de la gestión del Reino. Después nos quedaría un 45-50% de asalariados ahogados cada día por llegar a fin de mes sin prácticamente poder de consumo, sin derechos y pagando por todo los servicios públicos privatizados, con alto desgaste humano en el trabajo y en el consumo (por la baja calidad del servicio de los oligopolios privatizados). Ello vendría acompañado de un aumento de la mortalidad junto a un descenso abrupto de todos los indicadores de bienestar para este sector. Para finalizar, entre sus planes quedaría dejar a un 35-40% de la población española viviendo en la pobreza más denigrante, muchos de ellos sin trabajo reglado, subsistiendo de la mendicidad, el trapicheo y la mafia. Esta es la hoja de ruta de la burguesía internacional dirigente en el Reino de España junto a sus muñecos del PPSOE, UPD y una parte de la élite dirigente de Izquierda Unida-PCE (que como sucedió con el colaboracionista recientemente fallecido Carrillo durante la Transición o II Restauración Borbónica, también tienen su papel de contención y gestión del descontento). Por supuesto, como colaboracionistas se encuentran también una parte sustancial de la dirigencia de UGT-CCOO que siguen vendiendo a los trabajadores por un “plato de lentejas” (o langostinos) junto a unas rayas de cocaína colombiana que le sirve la burguesía en sus yates varados en el Mediterráneo o en las amplias terrazas de un lujoso ático en Madrid o Berlín. El capital se acumula por nuevas zonas del mundo como Asia (India, China, etc.) junto a ciertos países árabes y latinoamericanos, es por eso que otras zonas del mundo deben perder parte de la gestión del plusvalor mundial y España está entre ellas. Por ende, los asalariados en territorio español, “nacionales” e inmigrantes, pagarán el pato de esta relocalización viendo cómo aumenta su nivel de explotación mientras que el plusvalor que les extraen los burgueses no será devuelto en forma de rentas o préstamos, sino desviado a otras zonas del mundo para el consumo de sus habitantes (del mismo modo que antes pasaba al revés, con el flujo Latinoamérica-España por ejemplo).

Ante este escenario, si queremos cambiar las cosas, considero que lo mejor que podríamos hacer además de construir organizaciones de izquierda a la altura de las circunstancias (anticapitalistas, socialistas y democráticas, con altos niveles de formación y solidaridad entre sus miembros) sería hablar con la policía, antes y durante las manifestaciones, pero sobre todo antes. Tenemos mucho que decirles y no poco que escuchar. Haciendo un trabajo de pedagogía que les haga entender que tienen todo por ganar si se pasan a nuestro lado o al menos boicotean las órdenes que reciban de Interior mediante la desobediencia civil encubierta. Hagamos propaganda de nuestra visión de lo que debería ser una policía democrática, donde los mandos fueran elegidos democráticamente por el pueblo y los agentes. Donde pudieran seleccionar cuál es el mejor de los suyos para que la policía cumpliera su cometido loable, mientras su dirección no fuera reflejo de intereses politiqueros, empresariales y mafiosos; reduciendo el salario de sus altos cargos y restaurando el salario a los agentes de la calle mejorando sus derechos laborales: reducción drástica de su jornada laboral, aumento de las prestaciones y las vacaciones, dotando a los agentes de incentivos por los objetivos sociales alcanzados y no los meramente punitivos.

Ser radical no es ser extremista, ni ser revolucionario es ser un partidario acrítico y atemporal de la violencia sin sentido. La razón está de nuestra parte. Extendámosla como la pólvora desde abajo sin pegar un solo tiro o lanzar una piedra, pues las primeras barreras que debemos superar son las naturalizadas en nuestras mentes por el sistema burgués. Por ejemplo, cuando los medios de comunicación nos pintan un escenario dividido entre “izquierdistas-perro flautas” vs “policías fascistas”, etc., nos están desuniendo antes de que los antidisturbios y manifestantes se enfrenten en las calles. Ni todos los izquierdistas somos “perro-flautas” ni la mayoría de los policías españoles son fascistas, al menos no en este momento histórico concreto.

Carguémonos de amplitud de miras, hablemos más con los agentes, pasemos a muchos a nuestro lado mientras mejoremos nuestra política comunicacional con ellos durante las manifestaciones. Borremos de la mente las estrategias (y cánticos) provocadores/segregadores mientras aumentamos los esfuerzos por tenderles la mano. No hay nada más revolucionario hoy, ni nada que pueda dañar más a la burguesía y a los intereses reproductivos del capital, que destruir su monopolio de la violencia desactivando a sus ejecutores. Recordémosles que son asalariados como nosotros, personas como nosotros, con familias en las clases populares como nosotros. Y recordémoslo nosotros también. Lo que nos diferencie, no lo agrandemos; entendámonos y caminemos juntos por la senda hacia una sociedad verdaderamente democrática y socialista donde el desarrollo tecnológico nos sirva para vivir mucho mejor en lugar de para ser explotados por una élite capitalista como sucede hoy día. Élite parasitaria de banqueros y magnates que nos obligan a vivir con cada vez menos tiempo libre, sin poder dedicar el tiempo que queremos a nuestra familia, amigos o aficiones.

Jon Juanma es el seudónimo de Jon E. Illescas Martínez, investigador y doctorando en la Universidad de Alicante y la Universidad Complutense de Madrid, en temáticas de geocultura, geopolítica, industrias culturales y análisis del sistema-mundo. Recientemente ha publicado el libro “Nepal, la revolución desconocida. Crisis permanente en la cima del mundo.” (La Caída, 2012). Es miembro crítico de Izquierda Unida y el Partido Comunista de España. También es artista plástico y creador del Sociorreproduccionismo Prepictórico.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El pensamiento complejo y el Sur de América


Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

"Las noches están preñadas y nadie conoce el día que nacerá", escribió en Le Monde, el filósofo y científico sefardí Edgar Morín (Paris, 1821), ahora presidente honorario del IPCEM, en Perú, una nueva institución del Pensamiento Complejo en América Latina.

Este pensador de formación marxista, de 95 años de edad, que tuvo el coraje de autocriticar los errores de los procesos socialistas de Europa del Este, considera que el Perú es tan rico en tesoros culturales, provenientes de las civilizaciones que aquí se desarrollaron y “bien pueden hacer la simbiosis de futuro entre los valores comunitarios del pasado andino y los aportes del humanismo europeo”.

Europa patina, Europa pierde la sabia magnífica que hizo brotar a la ciencia, la razón y la filosofía moderna. Ya no es capaz de cuestionar ni examinar una ciencia fragmentada en disciplinas y ciega sobre su futuro, una razón encerrada e incapaz de concebir aquello que la sobrepasa, una filosofía que ya no sabe considerar y pensar ni el hombre ni el mundo.

La esperanza reside ahora en América del Sur. Morín considera que el Sur, puede integrar las aportaciones positivas del Norte, “pero rechazando la hegemonía del cálculo, de lo cuantificable, de una visión dominada por la mecanización y la ganancia”.

El Instituto del Pensamiento Complejo está llamado a ser uno de los focos del pensamiento del Sur. En el Perú cuenta con la anuencia de la embajada francesa en Lima, de la Universidad de la ONU a través del centro regional de competencias en educación para el Desarrollo Sostenible (RCE), la Red Ambiental Peruana y las universidades de mayor prestigio nacional, entre otras instituciones.

Una de sus primeras actividades se realizó en Lima, en Mayo último. El simposio internacional del pensamiento complejo provocó el renacimiento del debate democrático, en un entorno confundido por la algarabía del mercado que se transforma en crisis global.

La promoción del valor de la biodiversidad y los saberes interculturales en la propia la Región Amazónica de San Martín, es un objetivo inmediato de esta germinal institución, que ya cuenta con el respaldo de intelectuales de primer orden, informa Teresa Salinas, la directora ejecutiva del IPCEM.

Los temas que se mantienen en viva discusión abarcan las reformas necesarias en el individuo, la sociedad y la naturaleza. La regeneración del pensamiento político a nivel global y local. Y el pensamiento del Sur en emergencia, puntos polémicos por la fiebre neoliberal y el fracaso del modelo.

Edgar Morín, en “La Vía para el futuro de la humanidad”, uno de sus libros más recientes, considera que las reformas políticas, económicas, educativas y vitales, por sí solas han estado, están y estarán condenadas a la insuficiencia y al fracaso. “Cada reforma puede progresar solo si progresan las demás. Las vías reformadoras son correlativas, interactivas e interdependientes”.

Su tesis principal postula por el desarrollo global y local, evitando que lo primero deteriore lo segundo y que lo segundo impida lo primero: “Es preciso a la vez, globalizar y desglobalizar, crecer y decrecer, desarrollar e involucionar, conservas y transformar”.

¿Cómo religar la equidad económica, la justicia social, los deberes y derechos fundamentales con dignidad para regenerar el zócalo democrático a nivel individual, familiar, social, nacional e internacional? ¿Cómo desarrollar una educación desde la vida y para la vida?

Morín, responde a tales interrogantes proponiendo trabajar por la regeneración del pensamiento tanto en lo educativo como en lo sociocultural, económico y político, “ya que la nueva política o acto civilizatorio obedece a una doble orientación: la de una política de humanidad y la de una política de civilización”.

Existen a nivel local y global diferentes movimientos que ya están iniciando el camino del cambio. Morín recomienda unirse al llamado de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible de la ONU-Río + 20 y al Foro Urbano Mundial 2012.

Morín se vinculó al socialismo con el apoyo del Frente Popular, al cual se unió en la Federación de Estudiantes Frentistas y al gobierno republicano español en la Guerra Civil Española. Cuando en 1940 huye a Tolouse, se enteró de la invasión de la Alemania nazi y se dedicó a ayudar a los refugiados y a la vez a profundizar en el socialismo marxista. Tomó parte en la resistencia y se une al Partido Comunista Francés en 1941, siendo perseguido por la Gestapo. Participó en la liberación de Paris, en agosto de 1944 y al año siguiente, se casa con Violette Chapellaubeau, y se van a vivir en calidad de teniente del Ejército Francés de Ocupación en Alemania. Regresa a la capital francesa para darse de baja en su carrera militar y proseguir con sus actividades con el comunismo, su relación con el partido se deterioró debido a su postura crítica y finalmente fue expulsado en 1952. Ese mismo año fue admitido en el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS), previa recomendación de algunos intelectuales.

El movimiento de la “Vía para el futuro de la humanidad” es intensamente dinámico. El colombiano Nelson Vallejo-Gómez, es el fundador del Instituto en América Latina. Pedro Sotolongo, presidente honorario de la cátedra de complejidad de la Universidad de La Habana. Julio Rojas, educador y sociólogo, viceministro de Poblaciones Vulnerables. José Matos Mar, Edmundo Murrugarra, Aníbal Quijano, Hugo Neira e Iván Rodríguez, conforman, entre otros, la lista de investigadores con larga trayectoria en la Región.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: Contra toda la estética tradicional, la música concreta

La "música concreta" se define a sí misma como opuesta a la música "abstracta", esto es, contraponiendo la música que se escribe con notas sobre el papel mediante un lenguaje arbitrario y abstracto -las notas escritas no son música en sí mismas- con una forma de creación musical que parte de grabaciones extraídas de la realidad no musical, piezas que son, por lo tanto, irrepetibles. Para entendernos, la música concreta es como una escultura o una pintura: Miguel Ángel puede publicar una guía de 10.000 páginas explicando cómo realizar los frescos de la Capilla Sixtina, y sin embargo nunca nadie va a poder hacer otra igual, porque la que pintó él es LA Capilla Sixtina.

Esta definición es la auténticamente definitoria de este movimiento artístico, y no necesariamente lo que resulta evidente al oyente: ruidos de voces, de tráfico, de objetos que nada tienen que ver con instrumentos musicales, mezclados y distorsionados de mil maneras, con complicadas manipulaciones magnetofónicas y filtros de todo tipo. Ni hay un ritmo claro, ni hay melodía, ni siquiera se pone todo el mundo de acuerdo en que la música concreta sea música.

El padre de la criatura, al menos el oficial, fue el francés Pierre Schaeffer. Junto al compositor y percusionista Pierre Henry, utilizaba grabaciones de archivo de la radio francesa para realizar sus complicados experimentos de laboratorio, en los que tenía cierto peso el sintetizador y los instrumentos ortodoxos, pero siempre supeditados al fin último de la alquimia de Schaeffer: escapar de la música como sucesión de notas, huir del do-re-mi-fa-sol, en uno de los intentos más serios y extremistas de renovación de la música culta en el siglo XX. Aquel movimiento fue bautizado como Groupe de Recherche de Musique Concrète, o "Grupo de Investigación de la Música Concreta", conocido con las siglas GRMC.

La Wikipedia menciona la obra "Estudio para locomotoras" como representativa de la música concreta, aunque merece la pena recordar otros títulos llamativos del género como "Sinfonía para un solo hombre", "Cinco estudios de ruidos", "Estudio de sonidos animados" o "Estudio de torniquetes".

Todos aquellos genios musicales del pasado siglo solían aparecen en imágenes en las que se asemejaban a físicos a punto de ganar el premio Nobel, impecablemente vestidos con trajes de chaqueta y rodeados de muros de botones y cables. Quizá era lo que estaba de moda entre los científicos de aquella época de ansiedad frente a lo impredecible de la Guerra Fría y las posibilidades aterradoras de la energía atómica, si bien aquí los experimentos se llenaban de imaginación y fantasía, y no de planes secretos para la mutua aniquilación de las superpotencias. Esto me hace pensar que, de alguna manera, los músicos que comenzaron a despuntar en los '40 y '50 son en buena medida paralelos en su visión artística a aquellos otros artistas de la llamada "Generación Beat" que se enfrentaban a lo establecido en busca de formas de expresión un tanto nihilistas. El mismo Pierre Schaeffer se esforzó en expandir la idea de que su música concreta no era una disciplina férrea y exclusiva, sino todo lo contrario: la música entendida como juego, como divertimento en el que caben la improvisación y la intuición.

A Schaeffer y sus ideas le deben mucho la mayoría de artistas sobre los que suelo hablar en este blog. Desde la utilización de sampleados hasta la inclusión de sonidos de la naturaleza en grabaciones musicales tienen en mayor o menor medida una conexión sólida con los trabajos que Schaeffer y Henry realizaron en su visionaria carrera por derrumbar la música tal y como la conocíamos hasta entonces, en busca de un arte que consista más en la manipulación del sonido como fenómeno físico que en la vieja dependencia del solfeo y los instrumentos.

Entre los estudiantes que apadrinó Schaeffer en su GRMC se encontraba un joven Jean Michel Jarre, que muchos años después aplicaría lo aprendido en obras tan populares como "Zoolook" y dedicaría "Oxygene 7-13" a su maestro.

Para conocer un poco de esta propuesta estética dejamos aquí tres experimentos de tres de sus más connotados exponentes:

1) Luigi Nono

2) Pierre Schaeffer

3) Pierre Henry


Fuente: OTRAS MUSICAS OTROS MUNDOS


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Elegimos nacer al futuro de la mano de la Revolución Bolivariana


Daniela Saidman (Desde Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Elegimos nacer al futuro. Encontrarnos de ojos abiertos ante la alegría de lo nuevo que brota día a día de la palabra honda, inmensa, de Gustavo Pereira cuando nos regaló lo que desde antes nos pertenecía, su poesía enarbolando la Constitución que nos dimos como dignos hijos de Bolívar, del mañana luminoso que viene también de las manos que han sabido sembrarnos de versos como los del Chino Valera Mora. Con él, amanecimos de bala, para fundar la Patria de la esperanza y con Alí nos fuimos cantando voz adentro, campo adentro, ciudad arriba, para reconocernos vivos a pesar de tanta muerte que nos dieron a fuego y hambre.


Con las voces de Amaranta y Solimar nacimos nuevos en los tiempos de la cosecha, asegurando la profecía del compañero presidente Salvador Allende. Nos animamos por fin a transitar las anchas alamedas para contarnos los sueños, para hacerlos realidad y dejarles a nuestros hijos e hijas un país que nos reconoce en todos los colores y cadencias de nuestros idiomas originarios, de nuestras tierras más sabias, de nuestra memoria más ardiente.

Elegimos edificar el futuro, levantarlo bloque a bloque, frisarlo de alegrías, revestirlo de cuerdas y tambores, para bailarlo y sentirlo como a un cuerpo amado. Elegimos, sí, darnos enteros al mañana que germina en cada risa niña con escuela y en cada estrella que nombra nuestra historia.

Y ese futuro está como no, en los versos de Luis Camilo y en la voz clara de Mimina… está también, en las tablas que tienen el tacto de Rengifo y en los trazos de Calzadilla y Reverón. Son tantas y tantas las miradas que nos hacen quienes somos, son tantas y tantas las caricias que nos animan a seguir, que estamos seguros que el futuro es presente, que se anuncia con su canto más nuevo, con su beso más tierno.

Cómo no estar si están a nuestro lado Luis Alberto y Luis Britto, Carmen Bohórquez y Yolanda Delgado, Roberto Hernández y Roberto Malaver, entre tantos nombres infinitos que nos dicen y nos cuentan, nos nombran y nos regalan lo más alto y lo más hondo de los haceres humanos. Ellos, con su arte, nos han demostrado que la poesía no se compra ni se vende, porque no se puede mercantilizar el amor ni los pensares, ni los sueños, ni la vida… ellos nos alumbran el camino y desde antes tantos otros nombres imprescindibles. Sabemos cuál es el futuro que nos llama, cuál es el mañana necesario y no es otro que seguir haciendo nacer la Patria de la mano de la Revolución Bolivariana.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Las luces de la escena cubana encendidas pese al bloqueo


Octavio Borges Pérez (AIN. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Solo de abrirse el telón, el diseño de luces introducía al espectador en la poesía trágica de “Bodas de sangre”, del genial granadino Federico García Lorca, en memorable puesta en escena de la siempre dueña de la capacidad de sorprender al público, la Premio Nacional de Teatro, Berta Martínez.

La atmósfera, los claros oscuros, el sutil acento en un detalle, el conjunto todo, sin apenas comenzar los diálogos, tenían la fuerza telúrica y el atractivo insoslayable de la dramaturgia y la poesía única del andaluz inmortal.

La creadora de aquella maravilla visual era Saskia Cruz, una genial diseñadora de luces, por desgracia ya fallecida, cuyo talento aún no goza del reconocimiento que merece.

Si tal efecto resultaba casi mágico, mayor era, tras bambalinas, ver con qué Saskia lograba tal obra maestra: viejas micas de colores deformadas por el calor de tanto usarlas, bombillos corrientes, focos apuntalados con desnudos alambres y toda una parafernalia increíble, por lo corriente de sus materiales y las elementales y sorprendentes soluciones que la artista encontraba.

Ese es el pan de cada día de los técnicos artísticos del teatro cubano, quienes ante la indigencia material provocada por el bloqueo yanqui contra la Isla, se ven obligados a buscar alternativas que muchas veces salvan las situaciones; pero otras afectan porque todo espectáculo escénico depende de muchos elementos, que la tecnología actual, prohibitiva para Cuba en la mayoría de los casos, soluciona como algo simple y cotidiano.

Entre las muchas causas que entorpecen el rescate del teatro musical, una tradición de la escena nacional cuya ausencia el público hecha mucho de menos, está lo costoso que este género resulta por la demanda de glamorosos vestuarios y escenografías, fantasiosos maquillajes y otros muchos aditamentos, aparatos y equipos, cuyo mercado natural es el estadounidense y al cual los cubanos no tienen acceso.

Otro de los impedimentos serios para las artes escénicas criollas resulta la imposibilidad de intercambios más fluidos con colegas norteamericanos, la dificultad de acceder a textos especializados y la denegación casi constante de visas para que artistas y especialistas de los dos países intercambien en eventos teóricos o artísticos.

Si bien los teatristas cubanos no paran mientes en dificultades, como ocurrió en el período especial, cuando florecieron los espectáculos unipersonales y el movimiento de teatro para niños y jóvenes multiplicó sus funciones en barrios y comunidades, el talento y las iniciativas de los creadores encuentran alternativas, pero siempre el bloqueo yanqui, como una espada de Damocles, se cierne con su constante carga de prohibiciones y dificultades, complicando la tarea de poner la escena cubana al alcance de todos.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La cara oculta de un terrorismo de Estado


Guillaume de Rouville

Durante las guerras libradas por Estados Unidos desde la caída del Muro de Berlín, y en nombre de una cierta idea de su poder, los órganos de relaciones públicas del Pentágono comenzaron a usar la noción de "daños colaterales" para justificar y hacer aceptar a la opinión occidental actos de guerra que provocan víctimas civiles. Los daños colaterales no serían deseados por los militares que deploran esos trágicos errores, frutos de información equivocada, o fruto de fallas tecnológicas. Ahora bien, al analizar más de cerca los eventos, se percibe que la mayoría de esos actos de guerra que segaron la vida de millares de civiles en Afganistán, Irak y Libia en los últimos años, no provienen de errores, de verdaderos daños colaterales, de una acción militar emprendida contra tropas uniformadas del bando enemigo, sino que fueron actos deliberadamente destinados a matar mujeres, niños y hombres indefensos. Podríamos preguntarnos con qué objeto se cometieron tales horrores. La doctrina militar responde: para imponer el terror fuente de toda obediencia. La doctrina militar desmiente aquí de manera brutal la propaganda política: hacer sufrir a la población civil es uno de los medios de ganar la guerra; torturar sus cuerpos es uno de los medios para someterlos; llegar a su conciencia es uno de los medios para ganar su alma (los bombardeos aliados a finales de la Segunda Guerra Mundial lo certifican ampliamente (la cuestión de si los fines los fines justifican los medios es un debate aparte).

Algunos todavía tendrán dudas y pensarán que tales medios no harán sino incitar a los no combatientes a tomar las armas y a reforzar las fuerzas en la sombra. Los soldados del mundo entero lo saben bien y responden impunemente: las víctimas del terror humano no se vengan, sufren en silencio y no sueñan más que con una paz que les permita enterrar a sus muertos y hacerles el duelo. Pero todavía van más lejos: las víctimas inocentes terminan a menudo reclamando protección a sus verdugos. Llegadas al límite, desmoralizadas por tanto sufrimiento y violencia, terminan tomando la mano que les tiende el enemigo desde atrás del fusil. Fue durante la guerra de Argelia cuando os militares franceses (principalmente los coroneles Trinquier y Lacheroy) elaboraron una doctrina que colocaba en el centro de los conflictos armados a la población civil (los ingleses ya habían aplicado esta idea en Kenia a comienzos de los años 50, masacrando voluntariamente aldeas enteras de no combatientes, pero no habían tenido la idea de elaborar con esa experiencia una doctrina digna de enseñarse en las escuelas militares).

No más blancos involuntarios en una guerra inhumana, ahora las poblaciones civiles se convierten en el objetivo militar que se debe conquistar y destruir en nombre de objetivos humanos, demasiado humanos. La tortura, las ejecuciones sumarias, los bombardeos de civiles ya no solo son crímenes de guerra, sino que además son medios militares al servicio de una causa política. Los Coroneles Trinquier y Lacheroy exportarán esta doctrina a las escuelas militares estadounidenses que sabrán hacer buen uso en los países de América Latina, y muy especialmente en Centroamérica, en los cincuenta años siguientes a la guerra de Argelia. Las legiones atlantistas que partieron, bajo los auspicios de la OTAN, al asalto de la ex Yugoslavia, Afganistán y Libia aplicaron también esta doctrina para imponer el American Way of Life y el liberalismo triunfante a las poblaciones refractarias. La doctrina militar del shock and awe (choque y pavor) aplicada por los Estados Unidos en la invasión de Irak en 2003 no es más que la reactivación de esta doctrina por teóricos preocupados de restaurar el corpus doctrinario militar estadounidense. Los autores de esta reedición, Harlan Ullman y James Wade, toman como ejemplo los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki por los Estados Unidos en agosto de 1945 y describen sin ambigüedades el efecto buscado: se trata de provocar una destrucción masiva, de seres humanos o recursos materiales, con el fin de influir sobre una sociedad dada en el sentido buscado por el que aplica el choque y el pavor, más bien que combatir directamente objetivos puramente militares.

Como vemos, este concepto de “daños colaterales” oculta realmente un terrorismo de Estado, un terrorismo de masa, un terrorismo occidental al que los medios de comunicación occidentales se adaptan fácilmente puesto que es la obra de sus amos atlantistas. Para ser sinceros hacen más que adaptarse: cometen un crimen de información cuando utilizan el término de “daños colaterales” para encubrir las acciones terroristas de sus dirigentes que tienen las manos sucias. Es interesante constatar que este terrorismo de Estado occidental es, tomado globalmente, más mortífero que el terrorismo islámico (que no tiene más justificación desde nuestro punto de vista), un terrorismo islámico que por otra parte se puede utilizar, como en Libia y Siria, como preciosa excusa para lograr los objetivos geoestratégicos de los Occidentales y de sus élites. Así pues, el terrorismo parece estar en el centro de la doctrina y las estrategias militares de las democracias occidentales. Para luchar eficazmente contra el terrorismo, lo que nuestros dirigentes pretenden hacer con toda energía, será necesario atreverse a concentrar todo nuestro ardor combativo contra nosotros mismos. Ya que de otro modo, la muerte de la democracia será (si no es ya el caso) el daño colateral de nuestro cinismo y nuestra hipocresía.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Crítica literaria: “Silas Marner” de George


Francisco Vélez Nieto (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El placer que ofrece la lectura de una buena novela no tiene fecha de caducidad, y si es doblemente buena como esta nueva edición de Silas Marner de George Eliot, miel juntada en el placer. George Eliot es el nombre tras es que se oculta Mary Anne Evans, una de las más importante escritoras inglesas del siglo XX. Utilizó seudónimo masculino para que se tomara en serio el valor de su escritura en aquellos tiempos duros para la mujer, siglo donde se iniciaron las luchas reivindicativas por sus justos derechos. La excelente versión al español corresponde a José Luis López Muñoz de justo y reconocido prestigio logrado por su limpia trayectoria como traductor destacados nombres de la literatura de lengua inglesa al español. Luego, qué más puede pedir el lector exigente que no sea releerla con deleite y agradecerla.

La trama de la historia es un crudo retrato crítico a la sociedad de su tiempo y para ello, la autora crea un protagonista con el nombre que lleva por título la novela, Silas Marner, persona sencilla y simple que se gana con honradez la vida ejerciendo el oficio de tejedor en el pueblo de Raveloe donde ha arribado, dolido y asqueado por haber sido acusado falsamente de un robo que no había cometido: Injusta fechoría montada por quien consideraba el mejor amigo, traición que se destapa cuando Silas descubre que tras tan vil y falsa acusación se encuentra las relaciones en secreto que mantenía con su novia. Injusto descrédito con el que lograr casarse con ésta, también traidora, valiéndose el apoyo de la congregación religiosa da la que pertenecían ambos. Un duro golpe para el bueno Silas que ante tan vil estafa, desencantado de todo, decide cambiar de geografía. Siendo entonces donde comienza lo más envolvente de la historia.

Todo cambio de vida y espacio puede transformar una historia, que en este caso conduce al protagonista a llevar una vida retraída sin apenas contactos con los vecinos del nuevo lugar, por imperativos voluntarios al aislamiento, volcándose exclusivamente en su trabajo y el ahorro de ganancias como hilador, empleando el tiempo de sus solitarias y largas noche en el recuento de las monedas que día a día va logrando, único placer en su existencia. Esto lo convierte en extraño desconocido para sus vecinos durante años, un solitario triste y desolado personaje que por si fuera poco padece ataques epilépticos que venía padeciendo desde su juventud. Extraño y aparentemente oscuro vecino pero, que al lector avisado, no le causa antipatía sino sospecha y esperanza de que la historia tiene que cambiar por algún acontecimiento sorpresivo. Y efectivamente esa sospecha del lector se convierte en realidad el día en que llama a la puerta del desdichado y avariento Silas.

Porque una inesperada noche de fuerte nevada Silas ignoraba como descolgándose de las alturas algo transformaba su solitario mundo, cuando aparece en la escena el joven chulesco y derrochador Dustan Cass hijo del máximo terrateniente de Raveloe, que tras un duro enfrentamiento con su hermano mayor, pareja a lo Caín y Abel, sufre una caída con el caballo que montaba en una apuesta, donde muere el animal que montaba Camina como loco en la noche nevada llegando hasta la cabaña de Silas, y al encontrarla vacía decide buscar los ahorros de éste y huir con ellos. Al regreso el hilandero descubre el hurto. Entonces decide acudir a los vecinos pidiendo ayuda. Momento cuando entra por la puerta abierta de su casa una niña pequeña que se refugia del intenso frío exterior al lado del fuego, mientras Silas agotado yace inconciente debido un ataque epiléptico. Al volver en sí descubre a la pequeña quedando sorprendido, situación que aumenta cuando encuentra entre la nieve desmallada a quien puede ser la madre de la niña solitaria aparecida como algo sobrenatural en casa de Silas.

La niña aparecida tan misteriosamente, resulta ser la hija de Godfrey Cass, que por miedo había contraído casamiento secretamente, y que se hermano ladrón de los dineros de Silas viene chantajeando por conocer el estado de su casamiento que el hermano oculta al padre. Entonces, desaparece el ladrón y transcurren quince años en los que viven juntos en la misma casa felizmente el tejedor y la niña huérfana, pues la madre pereció en aquella noche tormentosa de nieve. Una nueva aventura que revoluciona el destino, cuando es descubierto el cadáver del hermano autor del robo en el fondo d de un pozo. Con lo cual Godfrey ya no tiene nada que temer y llega a la conclusión que la niña es su hija. Y tras contar la historia de su casamiento y pedir perdón a su nueva esposa, ambos deciden llevarla consigo. Aquí la última parte de esta magnífica y conmovedora novela, que considero no debe descubrirse al lector, porque es un enigma cuyo final no debe adelantarse.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Lais, manceba de Alcibíades


Daniel de Cullá (Desde Burgos, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Calamocano, que reparte cucharadas de ajo en las bodas y fiestas de labradores en Roa de Burgos, ligeramente beodo, chocho, que chochea, quiso ser veterinario, y la mala leche de sus estudios que nunca terminó la pagaba con su mula, la parienta. El le daba matraca porque se sabía dominado por ella. “Excusabarajas” y “Cesta de mimbre” la llamaba. Y siempre la cubría en domingo, si iba con ella a misa. Ella tenía que drizar su verga, como hacen los marineros parra arriar o izar las vergas de los barcos o para poner bandera. El tenía un capricho: ella, para hacerle amor y penetrarla, tenía que colocar un banderín de la bandera española con la figura de “El Empecinado” en la franja amarilla, en el Monte de Venus, que así la dejó preñada, yendo a una romería junto a la mata donde se apareció la santita santa Casilda, en Briviesca, contándole los tendones de las piernas por el jarrete, corva, corvejón.

El no quería ser un deshijado, a quien le faltan los hijos, como a parte del clero sucede. Quería sentirse como un rey o noble a quienes sus cónyuges, mancebas o putas les hacen filadiz, seda que se hace del capullo roto. Así, después de meter y sacar en su mula, como él llamaba a su esposa, hilos y destejes del Amor por las orillas del sexo se dejaban pendientes de hilos de esperma a modo de flecos, sacando de lo que está hinchado, depuesto de su presunción de macho, deshecha la hinchazón, el glande deshollejado; deshollejando ella, Catalina de León quien, con su mala baba, le decía:

-¡Calamocano, te estás encanijando, Mira el tu “canijo”!

-¡Y tú, Catalina!, le contesta mirándole con atención y curiosidad la Chirla, registrando cuanto ve alcanzadas las paredes labiadas de polvos y telarañas, no conforme con la razón ni con las ideas tenidas por buenas, que cada domingo te tragas una doblada y bien atiendes a tu confesor de Andujar, que absuelve con facilidad y jode sin escrúpulos como un Pontífice y es un deshonrabuenos, que degenera de sus ascendientes, eres una pécora.

-“Tú no eres más que un puerco, le replica ella. Esa cosa rica y curiosa que te cuelga está mal empleada y no te luce.

-“Pero tú, responde él, no eres más que una hembra de macho tonta, necia y boba, y con dos ojetes.

Desi, desde ahí, por esto, ella le ató su san benito ya desinflado, quitada la inflamación, a la pata de la cama, haciendo que se disuelva lo hinchado o inflamado al aire o gas del depósito escrotal de paredes flexibles, como a uno que se azota al primer golpe o azote de polla, como si fuera cosa de ensayo y burlas, y no de veras, como joder en desierto los borregos de la fe que no saben ponderar y hacer aprecio de las cosas de veras y de importancia, ni las distinguen de las burlas ni de las simplezas en que están contenidas, sacando las bolas en que están escritos los nombres de los fetos inmaculados abriendo los pliegos en que se contienen lambareando, andando ociosamente de un huevo a otro, entregándose a veces, las más, a malas obras como aquel Asno de Roberto de Lamennsis, cual san Francisco curando leprosos, alto relieve de mármol que obtuvo la medalla de honor en Munich, de Agustín Querol, teniendo en cuenta a Julia pasando sobre el cadáver de su padre, bajo relieve en el Ministerio de Estado, sacerdote y escritor francés del siglo XIX, hombre de asnífluo talento, de Rebuznar extraordinario. Sus Rebuznos versan sobre historia, política, religión y asuntos sociales, donde despliega una asnal elocuencia grandísima y un Rebuzno de ardor y vehemencia de apóstol, juzgado muy diversamente por lo tocante, de tocar, tañer, palpar, haciendo uso del sentido del tacto para formarse idea de una cosa que se eleva, como en la masturbación divina de los ermitaños y los santos, haciendo sonar con arte este instrumento de Amor, llegando al clímax con la mano sin asirle, tocando a vivo y a muerto al unísono, tocando a somatén, como la tangente toca a la curva en un punto, como un país se frota sus cojones con los de los vecinos por sus fronteras, aplicando ciertos cuerpos sobre otros para estudiar la Constitución de éstos, tocando las consecuencias de sus aciertos, como el ultramontano y anárquico referido Lamennsis, que dicen que llevaba dibujada en el glande la constelación Lagarto, estrella de la constelación boreal, y que, como él, este reptil es taimado, astuto, pícaro, que caza y come lagartijas, haciéndose del pene lagarejo, estrujándosele, aplastándosele, cuando no iba a ser destinado al lagar coñifero, confundiendo en su mística particular su lagarto con la insignia carnosa roja de la Orden de Caballería de Santiago como con el músculo grande del brazo que está entre el hombro y el codo, cual ladrón de almas que muda de vestido o sotana para que no le conozcan, sotanas fabricadas en la ciudad y comarca de la Nigricia Meridional Británica sobre la costa del Golfo de Guinea, o Lagos, construida por cada una de las gotas del humor espermático que segregan los testículos amorales
y que vierten los glandes después de la universal poda, como la de Batavia o batávica, de forma de pera, que se reduce a polvo en cuanto se le rompe la punta, como les pasó a David y Job, cuando se deshacían en masturbaciones cantando el salmo “Lo que no va en espermas va en suspiros”.

Suspiros como los de Diego Laínez, segundo general de la Compañía de Jesús y uno de los que más cooperaron en su organización en concurrencia amorosa con Ignacio de Loyola, natural de Almanzorio, lugar de la diócesis de Sigüenza, quien tenía predilección por la hetaira griega, natural de una de las colonias de Sicilia, celebre por su talento y su ingenio que captó la amistad pélvica de todos los hombres ilustres de su tiempo, pasando la mayor parte de su vida en Corinto. Lais, manceba de Alcibíades, añorada, también, por los Todjibitas, españoles aragoneses musulmanes, por todavía en el gobierno de Zaragoza, Tudela, Borja y de más ciudades y comarcas de la llamada por los musulmanes españoles de la Frontera Superior, sucesores de los Beni Cazi, como Abu Yahya Mohamed ben Abderramán el Ancar, en tiempo del Sultán de Córdoba Abdallá.

Su nieto, Abu Yahya Mohamed ben Yahya, gobernador de Zaragoza en tiempos de Abderramán III, trató de hacerse independiente del califa ligándose al putero sodomita y gomorrita Ramiro II, rey de León.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Tiempitis


Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Después de años de investigar, como físico y químico, he llegado a la conclusión que existe una enfermedad a la que, hasta ahora, no se le ha dado nombre: Tiempitis.

Enfermedad que, pocas veces, puede tener sus ventajas. Como, por ejemplo, el vino tinto que, para ser de calidad, debe quedar mucho tiempo en el barril.

O cuando algún siniestro dictador envejece, tiene un derrame y queda paralítico.

Aunque, también, muchas desventajas para todos los seres humanos.

La tiempitis hace caer los cabellos de los hombres y tanto a ellos como a las mujeres les blanquea la cabeza.

Pero la tiempitis también posibilita producciones artísticas: tangos, pinturas, fotografías.

Las fotografías son un desesperado intento -debemos reconocer- de, por lo menos, inmovilizar esa enfermedad, Detenerla en un momento.

Sin embargo ese intento puede ser contraproducente. Porque cuando un viejito ve su fotografía de joven, ahí, inmovilizado en el tiempo, y después se mira al espejo a veces se pone a llorar.

Ella también incentiva los tangos cuyas letras son, casi todas, distintas alusiones al tiempo que pasa. Lo que era y ya no es.

La tiempitis también, como dice Heidegger en El Ser y el Tiempo “incentiva la pregunta que interroga por el ser”. Pregunta que es por el “ser ahí”. O sea, creo entender, el ser de ahora, que está en éste momento. Que desde esta perspectiva es el ser sano. Porque si está ahí, está. La tiempitis, esa inevitable enfermedad cronológica, no lo afectó.

Todavía.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Réquiem para las Torres


Carlos Alberto Parodíz Márquez (Desde Alejandro Korn, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

PD

Se murió septiembre y me pareció que la memoria, necesitaba una pausa.

El dolor y el cansancio no pueden actuar sobre mi libertad.
El dolor me hace ceder y decir lo que tendría que haber callado.
El cansancio hace que interrumpa mi viaje.
Todos conocemos el momento cuando decidimos no aguantar más el dolor o el cansancio y en que se vuelven inaguantables.
El cansancio no me detiene porque me guste el cuerpo húmedo, la certeza del sol y del camino, sentirme en medio de las cosas.
Si mi libertad no sufre por ningún motivo, me siento cada vez m s frágil.
Mis complejos siguen siendo, si me di cuenta a tiempo, anodinos, el espasmo de libertad puede hacerlos estallar en un instante.
Sin embargo, pienso, si construimos nuestra vida sobre un complejo de inferioridad continuo y reasumido, durante 20 años, es poco probable que cambiemos. Eso pensaba debajo del glicino en el jardín en aquella residencia fantasmal. Yon departía, como era de esperar, con la dueña del Alfa gris.

La belleza verde del jardín me pareció inmoral.
Sobre todo recordando lo que estaba oculto en las sombras proyectadas de la oscuridad y lo que ella contiene, empezando por nuestro propio lado oscuro.
El césped era una perla líquida y verde que se perdía en las fronteras rojas de los senderos de grava.
Las copas fantasmales que viajaban en las manos de los caminantes eran pura luz y líquido.
Los habitantes del jardín son herederos del futuro.
Las luciérnagas móviles en la boca de los paseantes, en la penumbra, resultaban un ballet convincente, fantasmagórico.
En algún lugar, impreciso, pero de seguro contacto con la cocina, lejos en el tiempo y no en la distancia, el fuego llamea sin ser advertido, lame y se enciende.
El fulgor suplementario abría paso a al inquietante chisporroteo de la leña.
Por eso, como dije alguna vez, nos exponemos como juguetes desplegados por niños arrodillados y concentrados, en sus juegos, tristes, pero necesarios.
El desfile blanco de smoking llevaba tortillas de lechuga y de seso.
Detrás, los regadores, portando copas delgadas inundadas de rosado y ellos vestidos al tono.
Más tarde. Los soufflé de pescado y pollo, precedieron detalles del Riesling helado. Todo un asco, incluso las frutillas y cerezas, por turno, que levitaban antes de los puros, el café y las copas.
Un verdadero asco, repito, asentado en Martínez.
El vasco me guiñó y lo vi gracias al lucero reluciente.
Me encogí de hombros, lo único que me falta encoger.
Me corrí hasta una hamaca en la galería donde un quinqué‚ con pantalla bordada, iluminaba el rincón recoleto.
Abrí, por última vez el sobre oficio, impermeable, con el dossier de las banderitas azules, blancas, rojas y llenas de estrellas, que Yon me dejó en custodia con una recomendación.
-Estas dos hojas, son las últimas, del informe que te dejo leer, ya se viene el once de setiembre y es suficiente, además hay otras cosas contra el país que tenés que saber guardar- me dijo, con la soberbia ignorancia que él administra, respecto de mis distracciones a la hora de escribir.

"Se ha comenzado a desarrollar una nueva categoría de análisis para abordar el fenómeno del imperialismo en el siglo XXI: el Imperio Global Privatizado (IPG).
Es probable que todos aquellos que intenten analizar con seriedad lo que está sucediendo en el mundo a partir de los ataques terroristas a las Torres Gemelas y al Pentágono, deban recordar al personaje principal de la novela "A conspirancy of paper", del norteamericano David Liss.
El 26 de febrero de 1998, convocado para analizar la situación de entonces en el Golfo Pérsico, cuando la ONU salió a hacer gestiones para frenar un bombardeo norteamericano sobre Irak, Patrick Howie, de la organización especializada (en asuntos energéticos) The Dismal Scientist, de los Estados Unidos, reveló que, para Washington, la mejor opción consiste (y sigue consistiendo) en que Irak permanezca fuera del mercado mundial de proveedores (de petróleo porque la cuota que le correspondía a ese país, antes de la Guerra del Golfo, en 1991, pasó a manos de Arabia Saudita y de Kuwait, (curiosamente hacia donde Hussein decidió invadir, uno puede sospechar respaldado por cuales de las empresas del cartel), los dos principales aliados de la Casa Blanca y de Gran Bretaña en la región.
Según datos de la OPEP (la cara de ese mismo cartel) más del 82 por ciento del petróleo que importan los Estados Unidos proviene de Arabia Saudita (...).
Detrás del escenario visible se mueven los hilos de la puja petrolera.
En octubre del año 2001, las empresas francesas Total y Elf tuvieron conversaciones adelantadas con las autoridades de Bagdad, tendientes a concretar suculentas inversiones en dos centros estratégicos. (...)
Cuando Washington amenazó a París con sanciones y litigios por los acuerdos de inversión que las mismas ELF y Total habían hecho en Irán, -país vetado por Estados Unidos por supuestas actividades terroristas y la mayor pérdida del Cartel cuando la Revolución Islámica de 1979- los diplomáticos de Jacques Chirac respondieron con su oposición a la salida militar que Clinton propuso para Irak y que apresta Bush (un demócrata y un republicano, demuestran que a la hora de obedecer al Cartel sólo hay diferencias técnicas).
Respecto de Rusia, la cuestión corre por carriles parecidos. La empresa estatal Gazprom (ex Sociedad de Petróleos Rusos -el Cartel del Este) está asociada a los emprendimientos de Total y de Elf en Irán.
Pero lo que más molesta a los norteamericanos es como las autoridades de Moscú intentan utilizar sus alianzas con Teherán y Bagdad para cerrar sus pinzas petroleras sobre un territorio que incluye las regiones productoras del Cáucaso y de Asia Central.
En septiembre del 2001, aquellas mismas empresas integraban el conglomerado de intereses corporativos enfrentados en torno a la apropiación y explotación de las principales reservas gasíferas del planeta y a la construcción del gasoducto que podrá proveer de energía barata al mercado de la Unión Europea.
El escenario de esos intereses es nada menos que el territorio de Afganistán.
¿No aparecen acaso elementos suficientes para comenzar a pensar que el conflicto de Medio Oriente y las relaciones aparentemente conflictivas de Estados Unidos con el Islam, corren más por los sórdidos caminos secretos de las pujas financieras y económicas internacionales, que por las pistas de los enfrentamientos nacionales y sociales conforme se conocieron a lo largo de toda la modernidad?
Si se recuerda, en la década del '30 del siglo XX, en su afán por dominar lo que consideraban entonces como principal reserva petrolera de América Latina, las empresas norteamericanas más representativas del sector, con la familia Rockfeller a la cabeza (Standard Oil), no dudaron en fogonear y financiar la llamada Guerra del Chaco entre Paraguay y Bolivia. ¿Porque hoy, los intereses de cualquier corporación multinacional no podrían contemplar aquello, que desde la modernidad suena a imposible, es decir ¿porque no podrían recurrir a un atentado como el del 11 de septiembre (2001), sobre todo si lo que está en juego, es el dominio de la mayor parte de la economía del siglo XXI?"...
Basta para mí, por el momento. La dosis de Jack Daniels me está esperando junto a la mujer dorada.

Una mano firme se posó sobre mi hombro. El vasco, melancólico, musitó.
-Nos debemos una gira por el sur. ¿te parece?- no puedo discutir. Soy de este sur incierto; increíble; impredecible; indescifrable; inquietante; imposible; infinito; intuitivo; impagable y nada podía parecerme mejor propuesta, a la hora de respirar, el smog, el hollín -cuando lo hay- la basura dispersa por los perros de la calle que ya se mueven en jauría.
Avellaneda, un cíclope famélico, con las piernas abiertas al este y el oeste.
Gerli, el Ghetto ferroviario; el país de Eladia Blázquez. La cuna del Provenir, que mucho se parece a este por llegar.
Lanús, la única marca argentina -quinta en el mundo- por falta de espacios verdes. Un pulmón averiado. Un distrito con enfisema.
Remedios de Escalada. Donde la gente para cruzar de este a oeste, debe gastar en Remedios o quedarse en el intento. El único muro divisor del país, un dudoso privilegio.
Banfield, la babel del arte, donde Cortazar, Pepe Biondi, Julio Sosa y Juan José Manco, juegan rayuela en el cielo o el infierno.
Lomas de Zamora, donde los políticos esterilizaron hasta las ideas, florecen basurales, como granos reventados contra el asfalto y la sangre derramada, todos los días es negociada.
Temperley y la diáspora, donde el expreso de medianoche, te puede llevar al purgatorio vía Varela.
Los campos verdes del ramal Ezeiza que incluyen -sin cargo- una parada para mejorar la adrenalina en El Jaguel, o retozar en la plaza de Monte Grande en la feria artesanal.
La esperanza de los santos rumbo a Glew, donde Soldi pintó la esperanza dentro de una capilla y antes, Regazzoni, regaló, para que rompan, los murales de la estación Longchamps.
Y si tenés pasaporte, por la "chanchita", te vas al "lejano oeste", donde sólo me recomiendo que antes del paisaje villero -pero sin cumbia- una mirada al "... Federal " de Lomas, donde -de seguro- ni el tiro del final me va a salir. El sur, donde a pesar de todo, me siento bien.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Pese al bloqueo, los turistas apuestan por el destino Cuba


Luz Marina Fornieles Sánchez (AIN. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Luego de más de media centuria de existencia, el criminal bloqueo de Estados Unidos contra Cuba permanece vigente, inamovible, y por sobradas razones se le reconoce como el principal obstáculo para el desarrollo a plenitud de las potencialidades nacionales, entre ellas el auge del turismo para el cual el territorio insular exhibe un grupo de bondades competitivas.

A pesar de haber fracasado en la consecución de sus fines, el cerco de Washington versus La Habana resulta responsable de un daño económico ocasionado al pueblo cubano hasta diciembre de 2011, considerando la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional, ascendente a un billón 66 mil millones (1,066,000,000,000) de dólares.

Tal cifra ilustra la magnitud del enseñamiento imperial que no soslaya ningún ramo o actividad de la vida en la Isla, tras una abierta política de asfixia económica, que no en balde ha puesto sus ojos, bien enfocados, hacia la local industria del ocio en un ascenso en espiral, de seguro superior y más ágil, de no tener semejante enemigo al acecho constante para impedir negociaciones encaminadas a insuflar nuevo aires al determinante rubro.

Ese sector representa la segunda fuente de entrada de divisas para Cuba, con ingresos anuales de unos dos mil millones de dólares, después de la exportación de servicios técnicos y profesionales, fundamentalmente médicos.

Su necesaria expansión requiere continuar su avance con oportunidades de participación para los inversionistas extranjeros en la infraestructura hotelera y extra-hotelera, así como también la construcción de campos de golf, entre otras opciones.

A esas posibilidades no pueden acceder las empresas de Estados Unidos, con trayectoria en el giro de la hostelería y con fuertes inversiones en la región caribeña, debido a las referidas prohibiciones.

La esfera turística, en el período comprendido entre marzo de 2011 a marzo de 2012, continuó experimentando severas limitaciones, provocadas por esa arbitraria decisión de la Casa Blanca, en importantes direcciones relacionadas con servicios, operaciones y aseguramientos logísticos vitales para este campo, cuya afectación se estima en dos mil 068 millones 043 mil 657 dólares.

Sin embargo, frente a tales barreras conservadas por la Administración Obama, se han ido imponiendo los disímiles atractivos de un destino seguro y con un desarrollo sustentable.

Las estadísticas dan fe de tal realidad: Al cierre de 2011 llegaron a Cuba dos millones 708 mil 964 visitantes, cifra que superó en 7,3 por ciento a la del 2010. Y más recientemente, Xiomara Martínez, viceministra del sector y delegada a la 54 Comisión Regional de la Organización Mundial de Turismo para Las Américas, afirmó en Quito (Ecuador), que la ínsula espera recibir este año 2.9 millones de visitantes.

La vicetitular dijo entonces que se potencian los esfuerzos por diversificar el producto más allá del sol y la playa, a partir de alternativas como el llamado turismo de incentivos, de naturaleza, de eventos y de la práctica del multidestino.

Al país también se le conoce por sus programas de salud y culturales, entre otras modalidades que han corrido mejor suerte, por ejemplo, que el crucerismo.

Las agencias turísticas Cubatur y Viajes Cubanacán tienen entre sus objetivos la captación de los cruceros que navegan por el Caribe. Frente a La Habana y otras ciudades antillanas navegan 140 embarcaciones de esa índole que operan en el área.

Los grupos navieros estadounidenses, que dominan el mercado mundial, se muestran ansiosos de enviar sus naves al vecino territorio, vedado hasta ahora por la propia guerra sin cuartel mantenida por Washington contra la Isla. De no existir esa legislación, se calcula que de siete millones de norteños que compran vacaciones de cruceros en el mencionado entorno geográfico, al menos un millón visitaría anualmente las terminales cubanas.

El bloqueo continúa siendo una política absurda, obsoleta, ilegal y moralmente insostenible, que no ha cumplido, ni cumplirá el propósito de doblegar al pueblo cubano de preservar su soberanía, afirmó recientemente el canciller Bruno Rodríguez Parrilla durante la presentación del informe “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, que próximamente será puesto a consideración de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

De ese documentado texto se extrajeron un grupo de datos reflejados en este artículo, que en apretada síntesis ha pretendido exponer en qué difíciles condiciones la nación caribeña trabaja por su presente y futuro, con énfasis en las ramas que más rápidamente pueden generarle los recursos financieros para garantizar el sostenimiento de su modelo económico, sometido hoy día a una rigurosa actualización.

En tanto, tal medida injerencista y extraterritorial sigue siendo un fardo demasiado pesado, de cuyas consecuencias no escapa ninguna actividad. Y aunque se le reconoce como el principal freno para el desarrollo, el país no ceja en sus aspiraciones y marcha por el camino escogido, testigo en el caso del turismo de la recepción ya en el 2012, en tiempo récord, del turista dos millones, pese a no contar con su mercado natural, a solo 90 millas.

Haciendo caso omiso de tan encarnizada postura, los turistas siguen apostando por el Destino Cuba. Tantos no pueden estar equivocados, solo no lo admiten quienes desde Washington continúan apelando a estrategias que en 50 años únicamente han demostrado su inoperancia.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.