miércoles, 6 de febrero de 2013

Doctor José López Sánchez, un cubano ilustre

Isabel Cristina Batista (Desde La Habana, Cuba. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

"A nuestros médicos que en todas partes del mundo, y dentro de nuestra isla conforman un ejército de salud, esperanza y paz"

Parodiando un poema de un grande del cine, el actor Charles Chaplin, diríamos que: la vida es una obra de teatro que no permite ensayos…por eso hay que hacerla bien, no vaya a bajar el telón, y la obra termine sin aplausos.



Por estas razones, y por el mérito que tiene la vida de este hombre, se le considera con justeza: “El decano de los historiadores médicos cubanos”-José López Sánchez (1911-2004) fue un ejemplo de magisterio profesional de amplios conocimientos y voraz lector, donde se concilian aspectos de fuerte contenido en la lucha social y política que transitan desde su juventud en la lucha contra el gobierno de Machado, que imperó en Cuba, como en su participación en la Guerra Civil española durante la década de los años 30 del pasado siglo.

Reconocido como, médico especialista, complementa su actividad como profesor y diplomático, al ser Embajador de Cuba en La India desde 1974 a 1981.

Nació en La Habana, aunque su vida transcurre también en otras ciudades del país como: Santiago de Cuba, y Las Tunas, de las actuales provincias orientales de Cuba.

Después de haber participado en la Guerra Civil española, como un gran número de cubanos, se gradúa como médico en 1938, se especializa en Dermatología y Sifilología, trabajando en diversos hospitales y clínicas.

Siendo su gran pasión la historia de la medicina en Cuba. Comienza en 1942, con la traducción del libro del médico de origen alemán, Henry E. Sigerist, Socialized Medicine in the Soviet Union (. La socialización de la medicina en la Unión Soviética), que en esta época, realizaba toda una campaña por la creación de un verdadero sistema de seguros de salud que protegiera a los trabajadores en los Estados Unidos.

La actitud del médico Sigerist, entusiasmó al joven médico López Sánchez, de ideas marxistas, y dirigente del Colegio Médico Nacional comprometido con las luchas del gremio. De Sigerist, realiza otras traducciones de obras suyas lo cual hace que entre ambos surgiera una comunicación amistosa y profesional.

A esta obra le preceden la biografía del médico Tomás Romay Chacón, considerada la más completa Por sus libros: Tomás Romay fue un iniciador, y Vida y Obra del sabio habanero Tomás médico Romay Chacón, obtuvo los Premios de la Federación Médica Cubana en 1949, y al año próximo el Premio Fernando González del Valle, de la sociedad Cubana de Estudios Históricos e Internacionales que presidía el eminente historiador cubano Emilio Roig de Leuchsering, quien presidiese la Revista Bimestre Cubana en su segunda etapa iniciada en 1911, y ,posterior Historiador de La Habana, y de quien fuera su ulterior predecesor Eusebio Leal,actual Historiador de La Habana.

Tomás Romay y Chacón

El doctor López Sánchez estudió la totalidad de los escritos del eminente médico cubano Tomás Romay y Chacón 1764-1849, e investigando todo lo que se había publicado sobre él nos va a dar un primer libro de gran valor en La historia de la medicina en Cuba:, Tomás Romay. Apuntes biográficos y discursos (1950), volumen de 317 páginas, que apareció como Número 6, Octava Serie, de “Cuadernos de Cultura”. En una época en que no estuvo correctamente valorado por la conciencia nacional de los clásicos historiadores. En este libro aparecen un artículo biográfico sobre Romay de Anselmo Suárez y Romero (1818-1882) y se cierra con el "Elogio" escrito a su muerte por Manuel Costales Govantes (1815-1866). Comprende, además, cuatro trabajos de Romay y un estudio de López Sánchez de un valor documental extraordinario. Con el título Tomás Romay en la Sociedad Económica de Amigos del País, sociedad que en el siglo 18 agruparía lo más selecto de la incipiente formación de la identidad nacional libro que contaría con 140 páginas, en las que comenta y transcribe la documentación del sabio médico en tan importante institución. Le precede en ese mismo año, publicado en la Editorial y Librería “Selecta” de La Habana su libro de inmenso valor la Vida y obra del sabio médico habanero Dr. Tomás Romay Chacón. 1764-1849,2 volumen de 420 páginas donde expone la mayor y más completa biografía sobre Romay, en que lo sitúa definitivamente en el lugar histórico que le corresponde, junto a Francisco Arango y Parreño (1765-1837) y José A. Caballero Rodríguez de la Barrera (1771-1835), fundadores de la Sociedad Económica de Amigos del País.

A estos libros realizados por López Sánchez, le precedieron otros sobre Romay como: Tomás Romay y el origen de la ciencia en Cuba, publicado en el primer lustro de la década de los años 60 y posteriormente traducido al inglés y al francés.

Por la labor realizada, se le considera haber rescatado la figura e investigaciones científicas al Doctor cubano Tomas y Chacón(1764-1849) porque a esta personalidad eminente de la medicina cubana se debe la introducción de la vacuna en Cuba, específicamente con la introducción de la vacuna antivariólica, antes de que se realizará dicha labor, por la Expedición Filantrópica de la Vacuna dirigida por Francisco Xavier de Balmis, por haber investigado la fiebre amarilla, o el llamado vómito negro, y haber hecho sobre la misma un texto que constituye el primer libro científico en Cuba sobre medicina en 1797. Tomás Romay y Chacón fue además el primero médico en ocuparse de la higiene, para conservar la salud y prevenir las enfermedades. Además de promover los entierros fuera de las Iglesias, costumbre muy usual de la época en Cuba.

A López Sánchez se le deben además otras investigaciones históricas recogidas en sus obras: El primer médico cubano Diego Velázquez de Hinostrosa publicado en 1960-subsanando documentalmente el error de atribuirle ese título al médico Marcos A. Gamboa.
Con el título Curso de Historia de la Medicina. Vol. 1 (Desde los Tiempos Primitivos hasta el Renacimiento) al llevarse a cabo la profunda reforma de estudios universitarios proclamada en los inicios de la década de los años sesenta en Cuba, libro que escribe rápidamente, expone su explicación para que se abriera nuevamente en la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana la cátedra de Historia de la Medicina, lo cual se logra. De esta obra hay referencias que surgen dos ediciones ulteriores.
Carlos J. Finlay.

También realiza las obras: La Medicina en La Habana. Cronología de los hechos médicos consignados en las actas capitulares del Ayuntamiento de La Habana, en 1970; Ciencia y Medicina e Historia de la Medicina, 1986; Finlay: el hombre y la verdad científica, en 1987 donde realiza una ardua investigación.

Investigación que incluyó, entre otros, los archivos de la Universidad de Virginia, Estado de los Estados Unidos de Norteamérica, donde se encuentran muchos documentos del trabajo de la Comisión de la IV División del Ejército Norteamericano dirigidos por Walter Reed para la epidemia de la Fiebre Amarilla en Cuba que a finales del siglo 19 se manifestaba, y donde el genial médico cubano, descubridor de la Teoría Metaxénica de transmisión de enfermedades,, le da solución al identificar la forma de transmitirse, a través del mosquito Aedes Egypti.

La investigación con todo lo relacionado al médico cubano le hace una justa valoración aportando más veracidad a la teoría de Carlos J. Finlay muy polemizada durante la época por los académicos norteamericanos, al querer dar a Walter Reed la paternidad de la solución de la transmisión de la enfermedad. Más adelante, en 1999 también escribe sobre el sabio cubano una versión ampliada del libro anterior en inglés: Carlos J. Finlay His life and work.

 Durante esa etapa de su vida también escribe: Cuba, medicina y civilización. Siglos XVII y XVIII, 1997. Además de escribir durante todos estos años de su vida: artículos, prólogos, traducciones y conferencias.

Trabajó además en la historia de las ciencias, en los antecedentes del movimiento científico en Cuba donde señala, entre otros, a personalidades cubanas como Felipe Poey,Aloy (1799-1891) y Leonardo da Vinci (1452-1519). Ramón de la Sagra Peris (1798-1871), Nicolás Copérnico (1473-1543), Gregorio Mendel (1822-1884), Charles Darwin (1809-1882),Alexander von Humboldt (1769-1859), Aimé Goujaud conocido por Bonpland (1773-1858). También escribe sobre la génesis histórica de la Academia de Ciencias en Cuba. (Todo el estudio de investigación sobre las ciencias se recoge en una amplia obra titulada Historia de las Ciencias, publicado en 1986.)

Sin dudas, la obra de su vida merece un lugar cimero dentro de nuestra cultura nacional, y por ella también “…doblan las campanas”…, como titularía el gran escritor norteamericano Ernest Hemingway, en su famosa obra "For Whom the Bell Tolls" sobre la Guerra Civil española novela publicada en 1940. En la cual combatió también, este ilustre médico cubano.

Fuentes:
Dr. Enrique Balderraín Chaple, Médico Especialista de Primero y Segundo Grado en Epidemiología. Profesor de Gestión de Información en Salud en la Escuela Nacional de Salud Pública. Investigador de Historia de la Medicina y Jefe del
Departamento de Investigaciones del Centro Nacional de Información de Ciencias
Médicas, La Habana, quien fuera asistente del Doctor López Sánchez,

Un artículo más completo sobre la vida de este hombre ilustre fue realizado por el doctor Beldarrain Chaple.y publicado en Bol Mex His Fil Med 2010
-http://bvs.sld.cu/revistas/his/his_99/his0899.htm


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.