miércoles, 13 de marzo de 2013

Una orquesta latinoamericana


Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La música constituye el mejor eslabón para fortalecer la integración de América Latina y el Caribe. Las políticas culturales de Venezuela y Chile son dos referentes para esa mayor fusión de los valores locales.

La Sinfónica Simón Bolívar, junto a las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela y el Coro de Opera Teresa Carreño, presentó a Juan Diego Flórez, reconocido tenor peruano, en su primera visita a Venezuela en el 2009, bajo la batuta del director Gustavo Dudamel.

Este y otros encuentros artísticos, abiertos a los espectadores y sin costo alguno, son consecuencia del esfuerzo entre empresa privada y gestión cultural pública, a través de su Ministerio del Poder Popular para la Participación y Protección Social.

El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles y el Conservatorio de Música Simón Bolívar cuentan con diversas academias (de violonchelo, violín, piano, flauta y otros instrumentos de viento), con programas que responden a la excelencia musical y el criterio de sus líderes docentes, artistas todos de trayectoria internacional.

El Conservatorio de Música, fundado en 1975, funciona bajo la práctica colectiva de la música como parte esencial de enseñanza. Hasta febrero último, más de 150.000 mil jóvenes se han formado en esta institución y han obtenido el título de músico ejecutante, avalado por el Ministerio de Educación.

El Sistema cuenta con un plan docente regional, con varias vertientes de formación: Orquesta Sinfónica Juvenil, Banda Sinfónica Juvenil, Big-Band Jazz, Latino Caribeña, Afro Venezolana, Coro Juvenil y Orquesta de Rock Sinfónico.

Y el Centro Académico Infantil de Montalbán con capacidad para atender a más de mil niños, niñas y adolescentes, de dos años hasta los quince o dieciséis años de edad, cuando ya están preparados para continuar su formación en el Conservatorio de Música o la Universidad Nacional Experimental de las Artes UNEARTE. Existen orquestas y corales pre infantiles en los estados Aragua, Carabobo, Lara, Nueva Esparta, Trujillo, Yaracuy y Zulia.

CHILE Y LAS BECAS

La Fundación de Orquesta Juveniles e Infantiles de Chile promueve con becas al mérito, con el pago de alojamiento (residencia universitaria, pensión y arriendo de departamento). Existe un fondo solidario de crédito universitario y crédito Corfo, la principal financiera pública del país.

El año pasado la Orquesta Chilena, actuó en el teatro de la Universidad Nacional de Ingeniería, mereciendo el aplauso de los estudiantes y los pobladores del Norte de Lima.

En consecuencia, constituye una acertada iniciativa que la Fundación de Juan Diego Flórez y la Municipalidad de Lima hayan empezado a trabajar en los distritos de la Capital donde los niños y niñas al no tener oportunidades de recreación, están más propensos a integrar pandillas o consumir drogas en el futuro.

"Sembrando mi música - Sinfonía por el Perú", proyecto de la alcaldesa Susana Villarán, en el Centro Infantil Municipal Maravillas de Barrios Altos, constituye una ocasión para que la empresa privada participe, como ocurre, aunque en forma incipiente, en Puno, Juliaca, Cusco, donde compañías de exploración de oro y plata cubren los modestos sueldos de los profesores de música.

El proyecto no está solo. El Estado deberá afinar la participación multisectorial. Las instituciones culturales de Europa, EU y Asia sean bienvenidas. La oferta de profesores de la Orquesta Filarmónica de Viena, es un buen paso.

En el Perú se asiste a un proceso espontáneo de revaloración de su cultura. Se conoce más de las danzas típicas y en la música la diversificación está muy marcada entre las clases populares y los sectores de altos ingresos. La música, sin duda, es el instrumento de mejor comprensión del arte y la convivencia pacífica. Alma llanera, para cruzar los andes y llegar a la Patagonia, predicaba Bolívar.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.