jueves, 25 de abril de 2013

Chacas, entre cielo y tierra

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El pueblo de Chacas, en las alturas de los Andes ancashinos, en el valle de Conchucos, ha dejado de ser una simple aldea, aislada y perdida entre las montañas para convertirse en una valiosa propuesta de desarrollo local, que el Estado peruano recién empieza a valorar y a respaldar con inversiones en carreteras que integra esa región con el Pacífico y en un futuro próximo con la Amazonía.



El nuevo Chacas, es fruto de la voluntad y el esfuerzo de sus habitantes, que participan con amplitud de la obra pastoral del religioso italiano Ugo de Censi, quien llegó en 1976 como párroco, alentó el proyecto Mato Grosso, también presente en Ecuador, Bolivia y Brasil, involucrando a un creciente voluntariado de profesionales que comparten transversalmente sus conocimientos.

Mario Vargas Llosa ha visitado y escrito recientemente sobre Chacas (http://elpais.com/elpais/2013/04/04/opinion/1365092276_680576.html). Apasionado por su pensamiento agnóstico y neoliberal, el Nobel de Literatura 2010, concluye: “que pese a la notable grandeza moral del padre Ugo y sus discípulos y de la fantástica labor que vienen realizando en los cuatro países donde tienen misiones no es éste el método gracias al cual se puede acabar con la pobreza en el mundo…”.

MVLL percibe Chacas de manera epidérmica, cuando en realidad este distrito se ha convertido en un modelo de desarrollo local que postulan destacados filósofos contemporáneos, críticos del centralismo y la acumulación económica en las grandes urbes, y que ahora la humanidad cuestiona porque pasa por una crisis, al parecer irreversible, sino cambia de rumbo.

He visitado Chacas en más de una ocasión. Tengo las gratas impresiones de mi padre – matemático, poeta y misionero – de un viaje que realizó hace ochenta años. Conozco ese valle, después de una visita a San Marcos, rumbo a los campos de Antamina, para escuchar los primeros reclamos de los trabajadores mineros, por el “justiprecio” que recibieron del capital canadiense, a cambio de la cesión de sus campos comunales depositarios de infinita riqueza cuprífera.

La minería en Ancash, nunca ha dejado desarrollo. Antonio Raimondi, el sabio italiano, que vivió varios años en Huaraz, jamás escribió que “el Perú es un mendigo sentado en un banco de oro”. Todo lo contrario, el Perú es un país que durante siglos fue aplastado por un gamonalismo oprobioso, que se apropió no solo del suelo sino de la vida de los pobladores nativos.

Motivado por los embajadores italianos en el Perú, Sergio Busseto y Fabio De Nardis, también tomé contacto con otros proyectos descentralizados de la cooperación europea y del fondo italo - peruano, muchos de ellos sin éxito, por la desidia de sus promotores y la burocracia anómica del Estado.

Con esta información previa, busqué una entrevista con el sacerdote Ugo de Censi, quien aceptó cordialmente, fijándome como punto de encuentro la plaza principal del distrito de San Marcos, un viernes de noche, con luna llena.

 ¿Cuál es la receta para el desarrollo social en Chacas, tan apreciado por los pueblos del Valle de Conchucos, y mucho más fuera del Perú?

Ugo de Censi, me contestó con otra pregunta: ¿Cuánto crees que cuesta esta plaza de cemento, con algunas flores y una banca en la que estamos sentados?

-Calculé en medio millón de soles.

Ugo de Censi, aceptó ese monto, y explicó que esa obra no es una inversión, es una vanidad. La plaza, aunque está bien pintada y cuidada, no genera desarrollo. Es vanidad, es gasto superfluo. Representa una mala costumbre, practicada por muchos pueblos. Esta visión de tener una elegante plaza local, es la misma que tienen muchas familias. Una sala, con muebles y adornos no son gastos prioritarios. Porque, al final los muebles son cubiertos con plástico y la puerta se cierra con llave. La sala es un ambiente que casi no se usa. Es solo para mostrarla ocasionalmente.

-¿Por qué los pueblos tienen conceptos equivocados y no emprenden proyectos más útiles, de mayor valor social?

Hugo de Cesti. Porque la “política” está en manos de personas desocupadas, de profesores cesantes y mal pagados, de policías que beben licor todos los días. De empleados que vienen de otros lugares con promesas fuera de la realidad. Los candidatos a las alcaldías no son los más calificados por los ciudadanos. Los pobladores más idóneos, no desean comprometerse en asumir responsabilidades colectivas.



¿Por qué Ud. objeta la construcción de una plaza y no las costosas iglesias, como la que vemos al frente?

Ugo de Cesti. Los pobladores construyen sus iglesias con fe y alegría, porque las consideran como la casa de todos. La Iglesia une, no separa. Cuando una propuesta cuenta con el respaldo del pueblo, todos aportan, sin contabilizar el tiempo ni el costo. Esa obra cumple el más noble de los fines: la confianza, la unión, la solidaridad, el bien común. Lo importante es multiplicar estas experiencias.

¿Cuáles son los requisitos para formar parte de la Fundación Mato Grosso?

Ugo de Censi. Ser voluntario en la fe y en la acción es entregar sus conocimientos al servicio de la comunidad. Los requisitos para ser beneficiario: adolescente, huérfano y pobre. El resto viene por añadidura.

En efecto Chacas, ya cuenta con una creciente infraestructura para desarrollar proyectos agrícolas, ganadores, crianza de peces. Funciona una escuela de guías de turismo, una biblioteca, un museo, talleres de producción de muebles de madera tallada. Se fabrica vidrios para transformarlos en vitrales.

La salud está protegida con un hospital moderno, asistido por médicos y enfermeras de Italia que han fijado su residencia en Chacas y pueblos vecinos junto con sus hijos menores.

A Chacas y al Valle de Conchucos han llegado arqueólogos de diversas universidades, empezando por la de Boloña, la más antigua de Europa, creada hace más de 900 años.. Estos científicos sociales, estudiosos del pasado, han puesto en valor decenas de restos pre incas y han colaborado en el mayor cuidado de Chavín de Huántar, la cuna del antiguo Perú, tan estudiada por Julio C. Tello, defensor del origen autóctono del hombre latinoamericano.

¿En que otros lugares del Perú, llega el mensaje de Chacas, de la fundación Mato Grosso?

Ugo de Censi. En Chimbote, puerto pesquero, una ciudad con grandes índices de pobreza y desempleo, azotada en los años setenta por un terremoto, el más intenso del siglo XX en América Latina. Se comenzó a levantar una iglesia grande, con el apoyo de arquitectos y artistas de Italia y Perú.

En efecto, en el 2008, en ese puerto pesquero de Ancash, fue inaugurada una Iglesia con puertas e imágines talladas en madera y vitrales multicolores. Desde ese lugar, los pobladores comienzan a trabajar diversas iniciativas de alcance social.

De Chacas y Chimbote emigran a Lima diestros talladores y pintores que exhiben sus trabajos en conocidas galerías. Han participado en la construcción de un mural, en el distrito de Jesús María, en el frontis de la Embajada de Italia, con la figura del héroe Garibaldi, defensor de la unificación de Italia y de América Latina a mediados del siglo XIX.

La Iglesia es parte de una sociedad. Pero el evangelio no es practicado por todos. La noche aquella de la entrevista con el padre Ugo de Censi, fue una verdadera lección humanista. Si no es completa, es porque la riqueza de las naciones en general no es manejada por criterios ni científicos ni humanistas. Prima el egoísmo, el poder arbitrario, la ventaja del poderoso sobre el débil.

Es verdad que el cristianismo al predicar la caridad y la solidaridad no ha conseguido a lo largo de dos milenios la justicia social que señalan sus apóstoles y encíclicas, ni tampoco las diferentes religiones del universo. Sin embargo, la Iglesia como la de Chacas puede ser y es un aliado, desde sus vertientes más progresistas, como la Teología de la Liberación.

El neoliberalismo, como se comprueba cada día, solo estimula el individualismo, cree en el egoísmo intrínseco de la persona y promueve el lucro incesante, la acumulación infinita y el consiguiente deterioro de la vida de los eternos desheredados de la tierra.

La propuesta del sacerdote italiano Hugo Cesti, no es de un anarquista y soñador, como califica MVLL. Conoce bien los principios de la riqueza de las naciones, que planteaba Adam Smith, el padre de la Economía Política:

“Lo que motiva principalmente a la división del trabajo es la necesidad del hombre de permutar, cambiar y negociar una cosa por otra. Por ejemplo uno nunca ha visto a dos perros intercambiar justamente un hueso, ni los seres humanos, ni ninguna otra clase de persona hace eso. Cuando uno necesita algo va donde la persona lo tiene y lo persuade para obtenerlo. Dame lo que necesito y tendrás lo que deseas, es el principio de cualquier oferta. Como necesitas permutar o comprar cosas es que lo que originó la división del trabajo”.

La crisis de Europa y EEUU, no encontrará solución con la destrucción de los estados sino con la modernización de estos, a través de la integración del conocimiento científico al servicio de la humanidad, al servicio del desarrollo de todos, con sentido de equidad, de justicia.

Qué ironía la de ahora, cuando los banqueros, dueños del capital transnacional, que siempre se resistieron a las regulaciones del Estado, hoy claman y recurren a los Estados en busca de auxilio. Una democracia que no genere desarrollo con equidad, profundiza la pobreza. Chacas es una propuesta, entre el cielo y la tierra, no solo para el Perú sino para todos los pueblos que creen en los postulados sociales del cristianismo y el uso de la tecnología y el capital al servicio de las poblaciones más vulnerables.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.