viernes, 12 de abril de 2013

Romance de ciego que pide protección


Rafael Plaza (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Yo me levanto a las ocho
Y me acuesto hacia las tantas
Y me pasan tantas cosas
Que será un goce contarlas

Enciendo y se va la luz
Enchufo el grifo y no hay agua
Le doy al botón del gas
Y a poco incendio la casa

Saco al perro y los vecinos
Se quejan porque hace caca
Me meto raudo en el coche
Y la batería no arranca

Por fin me empujan y salgo
Aunque a trancas y barrancas
Por estas calles de Dios
Donde tantas cosas pasan

Te da un golpe un autobús
Te paran todos los guardias
Te piden los documentos
No sabes dónde los guardas

La gasolina ha subido
Ignoras qué es lo que pagas
Porque aunque aparezcan céntimos
Los céntimos no se marcan

Un yonki te vende klínex
Un pobre diablo te atraca
Y si te acercas al Banco
Hallas tu cuenta embargada

Llegas por fin al trabajo
Donde apenas sabes nada
Si te han renovao el contrato
si al paro te vas mañana

Si fumas los ecológicos
A los sindicatos llaman
Y si no fumas el humo
De tus compañeros tragas

Si usas el ordenador
Es tu vista la dañada
Y si tu oficio es barrer
Respiras todas las miasmas

Suena de pronto el teléfono
Veamos quién te llama…

Un amigo está en el paro
Otro en la mili se afana
A aquel le cumple el seguro
A este un tiro se le escapa

Sales a hacer tus gestiones
A la hora del bocata
Y en la oficina de enfrente
Te dicen vuelve mañana

Echo un vistazo a la prensa
Para saber lo que pasa…

Me entero que a una familia
Se le hundió entera la casa
A otra le explotó el gas
Cuando ponía las patatas

«Mi nene murió al cruzar
Esa condenada plaza»

«Mi marido se cayó
Porque falta la baranda»

«Doscientos intoxicados
Por la mayonesa mala»

«Más de 200 doctores
Del Insalud en España
Se han sentado en el banquillo
La temporada pasada…»

Hay numerosas denuncias
Contra la banca privada
Y estas denuncias las hacen
Jueces por la Democracia

También denuncia la OCU
Pues de consumo se trata…

Las diferencias que existen
En las primas de contratas
De compañías de seguros
Con diferencias muy altas…

La muerte no tiene precio
Pero las leyes en marcha
Han puesto precio al difunto
Si de accidentes se trata

Tan sólo son varios miles
Sí, varios miles por barba
En lo que toca a los juegos
Los españoles se gastan

Y no sé cuántos millones
Y otros tantos cuando casan
Que en los azares y en bodas
Nos gastamos una pasta

Mientras tanto cinco mil
Españolitos del alma
Dejaban su vida sobre
El asfalto de la patria
¿Quién asegura a esos muertos?
¿Al que juega, quién le ampara?
¿Quién indemniza a los pobres
Que en bodas todo se gastan?

¿Quién a los viejos acoge?
¿Quién a los niños levanta?
¿Quién a los sanos controla?
¿Quién a los enfermos sana?

El casado casa quiere
Que no se le prenda en llamas
El vecino de la calle
Quiere pasearla con ganas

El trabajador honesto
Con honestidad se ufana
Por su justo sueldo y
Por la luz de una ventana

El jubilado un seguro
De vejez sueña en su casa…

La Administración debía
Dar una respuesta clara
A tantas preguntas sobre
Tantas situaciones diarias

Que abarcan la vida en casa
En el trabajo en la plaza
Cuando acudes a una iglesia
O cuando a un banco llamas

Cuando vas al hospital
Cuando en la calle te atracan
Cuando compras un vehículo
Cuando tu futuro pagas

Cuando paseas en bici
O cuando en barco naufragas…

Yo me levanto a las ocho
Y me acuesto hacia las tantas
Y me pasan tantas cosas…
¡Que ha sido un goce contarlas!

Rafael Plaza es escritor, periodista, poeta. Tomado de “CON UÑAS Y DIENTES”. Madrid 2012


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.