miércoles, 8 de mayo de 2013

Música: Desde los salones de la nobleza europea, el minué

El minué es una danza barroca en compás de 3/4, que se introdujo en la corte de Luis XIV, durante el siglo XVII, obteniendo mayor popularidad en el siglo XVIII. Se supone que su origen es campesino de Poitou, y que fue introducido en las cortes por el compositor real ítalo-francés, Jean Baptiste Lully, quien la incluyó en sus óperas. Su gracia rítmica se extendió por toda Europa con rapidez.



Cuando la popularidad de este baile disminuyó, su forma musical se desarrolló como un movimiento estilizado, incluido en la sinfonía y la sonata, pero con un compás más rápido, que podía tomar un carácter humorístico. Es la única danza de la suite que se conservó en la sonata y en la sinfonía.

El minué se extiende por Europa, donde compusieron minués en el barroco músicos como Arcangelo Corelli (1653-1713), Johann Sebastián Bach (1685-1750), y George Friedrich Haendel (1685-1759).

En el período clásico, compusieron minués compositores como Joseph Haydn (1732-1809). Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) y Ludwig van Beethoven (1770-1827), pero éstos lo hicieron como parte de una obra mayor (sinfonía, sonata).

Características del minué:

Esta danza muestra orden y detalle dentro de su estructura, fruto de su naturaleza cortesana francesa. El baile se realizaba con cambios de pareja, siguiendo un orden jerárquico preestablecido, en tanto, los demás danzantes, permanecían observando, hasta que llegase su turno. La pareja de turno, representaba figuras alusivas al coqueteo, con la mirada fija.

El minué se compone de dos secciones, con repetición de cada una. Es una de las danzas constitutivas de la suite, viene después de la zarabanda, y antes de la giga, por lo general.

En su forma clásica, consta de: exposición con, tema con repetición, vuelta al tema con repetición; trío, luego del segundo minueto; re-exposición de la primera parte, sin repetición, pero con coda.

La manera de bailarlo, era con una rosa roja en la boca, además, las mujeres debían calzar tacones. Esta danza se apoderó de los salones de palacio, y se poseen documentos de 1664, que lo reseñan, pero la primera descripción precisa de la rutina de la danza, data de 1706, que los profesores de danza, pretendían mantener con sus reglas puras, a salvo de popularizaciones o simplificaciones. Sin embargo, cada profesor podía imprimirle un estilo propio.

Como baile cortesano, también llegó a América. Durante los siglos XVIII y XIX las aristocracias criollas, siempre mirando Europa, racistas y discriminadoras de lo nacional, lo adoptaron. Hacia fines del siglo XIX fue cayendo en el olvido.

Presentamos algunos ejemplos exquisitos de minué, hoy devenidos ya clásicos:

1: Minué de Luigi Boccherini

2 y 3: Minué I y II de F. Haendel de los “Reales fuegos de artificio”


4: Minué vienés


Fuente: http://www.swingalia.com/danza/el-origen-del-minue.php


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.