miércoles, 22 de mayo de 2013

Pacto amazónico y desarrollo social

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La comunidad económica internacional mantiene un marcado interés de controlar la Amazonía, aduciendo la escasez de agua, recurso aún abundante en esta parte del mundo y cuyos ríos forman parte de la cuenca del Atlántico y no de la costa desértica del Pacífico.

En este contexto la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OCTA) ve con simpatía el Plan Nacional del Perú por la Niñez y la Adolescencia – PNAIA 2021, y de manera particular la “Estrategia de Acción Social con Sostenibilidad en las Cuencas de la Amazonía Peruana”, que rescata la esencia del desarrollo local, como el camino para el desarrollo sostenible, descentralizado y democrático.

Esta opinión se desprende de la reciente exposición en Iquitos, capital de Loreto, del primer viceministro de Poblaciones del Perú, Julio Andrés Rojas, ante numerosa concurrencia y los principales directivos de la OCTA, como el secretario general, embajador de Surinam Robby D. Ramlakhan y Mauricio Dorfker, director ejecutivo de nacionalidad ecuatoriana.



El PNAIA busca, tiene un efecto vinculante con los servicios y programas que brinda el Estado. Es la primera estrategia focalizada en zonas indígenas amazónicas, como mecanismo catalizador del desarrollo local.

La Estrategia de Acción Social con Sostenibilidad se sustenta en tres ejes o plataformas: de gestión local, de soporte de telecomunicaciones y una plataforma itinerante, que involucran al Gobierno Nacional, a través de la Comisión Multisectorial Permanente, el Gobierno Regional Loreto y los Gobiernos Locales en zonas fronterizas con Colombia y Ecuador: distritos Torres Causana, Mazán, Putumayo, y Napo, cuyo proceso de organización está concluyendo.

Dichas Plataformas acercan al Estado en forma itinerante a la población rural de cada Cuenca. La solidez del programa está en la participación de los municipios, a través de su respectivo comité multisectorial.

Hace pocas semanas, Putumayo fue el tercer distrito cuyo Alcalde expidió la respectiva resolución que crea su respectivo Comité Multisectorial y asume la responsabilidad de Presidente y otros 25 miembros que representan a las instituciones locales públicas y privadas, y a las diferentes calles y barrios del distrito.

En esa misma resolución, se designa como miembros, por primera vez en su historia, a todos los Caciques de la Jurisdicción del Distrito de Putumayo, Región Loreto, autoridades con profundo respaldo comunal. Son cuarenta y seis (46) representantes, que de conformidad a la Ley 27972 – Ley Orgánica de Municipalidades, se otorga autonomía administrativa a los gobiernos locales.



Mazán, un ejemplo de inclusión regional

El alcalde de Mazán, Edward Reátegui Salas, un joven odontólogo loretano, nos muestra la visión del municipio en el desarrollo descentralizado, en la Amazonía. Mazán es uno de los 13 distritos de la provincia de Maynas, con 13 mil habitantes, en 73 comunidades, a lo largo de los ríos Mazán y Napo, en los límites con Colombia y Ecuador.

Para la autoridad distrital, el PNAIA es una oportunidad para que la población se integre con sus comunidades nativas de Salvador y Buen Paso, donde atracan los buques de la Marina, y con el resto de comunidades cercanas.

Las metas principales son reducir la desnutrición crónica, acceder a una educación inicial de calidad y el logro de aprendizaje en comprensión de lectura y razonamiento matemático, reducir el embarazo adolescente, brindar educación secundaria para las y los adolescentes y disminuir la violencia familiar.

En Mazán ya está funcionando el Instituto Nacional de Investigación de la Amazonía. Se está instalando infraestructura para el cultivo de orquídeas. Se cuenta con 47 escuelas primarias y 11 colegios secundarios. El Instituto de Tecnología, creado por la Iglesia católica hace 15 años, ofrece las carreras de enfermería técnica y agropecuaria. El proyecto de mayor alcance es la hidroeléctrica de Mazán.

Algunos logros

Acción Social con Sostenibilidad ya tiene logros tangibles. Se ha creado la Red Educativa Pantoja - Angoteros. Están incorporados los servicios Banco de la Nación, RENIEC, Servicio Satelital de Telemedicina y Teleasistencia. La Plataforma del Programa Juntos, Pensión 65 y Qall Warma. Los medios de trasporte fluvial serán operados por expertos del Ministerio de Defensa. De esta manera se acerca los servicios y programas del Estado, en forma modular, a la población rural amazónica. En suma, el gobierno local cobra la dimensión soñada por sus habitantes.

Se percibe una estrecha relación del PNAIA y la Organización del Tratado Amazónico. La OCTA está conformada por los ocho países amazónicos - Surinam, Guyana, Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Bolivia y Venezuela – y una de sus preocupaciones es seguir de muy de cerca la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES)

La Región Amazónica posee una alta diversidad biológica que se sustenta en varias actividades productivas de la población, en tanto el comercio ilegal y la extracción excesiva de especies afectan a la región, empezando por la subsistencia de las comunidades tradicionales.

El Tratado de Cooperación Amazónica (TCA), suscrito en 1978, es el instrumento jurídico que reconoce la naturaleza transfronteriza de la Amazonía. La preservación del medio ambiente hasta la década de 1970 no pasaba de ser un mero compromiso político a la luz de la Declaración de Estocolmo de 1972 como una de las futuras prioridades de la humanidad.



En la actualidad el objetivo central de la Organización Subregional es la promoción del desarrollo armónico de la Amazonía, con la incorporación de sus territorios a las respectivas economías nacionales. La OTCA tiene una amplia visión del proceso de cooperación Sur - Sur, que fomenta la Coordinación de Asuntos Indígenas, garantiza la inclusión y participación en el la gestión de sus recursos.

Sus actividades para 2013 incluyen sentar las bases y el desarrollo de propuestas para abordar las cuestiones emergentes en las áreas de salud, seguridad alimentaria, y la tecnología en colaboración con las coordinaciones pertinentes dentro de la OTCA.

Para el educador y sociólogo Julio Rojas, el Plan Nacional por la Infancia y la Adolescencia con el Programa de Acción Social juega un rol muy importante, porque “la visión, la misión del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, busca crear y reforzar las condiciones para que los peruanos menores de 18 años de edad accedan a servicios de calidad, contando con la participación de la familia y de las instituciones en general.

El 2021 el Perú cumplirá dos siglos de vida republicana año que los peruanos esperan estar en el camino de un desarrollo humano sostenible, entendiéndose como tal un conjunto de variables, que según el PNUD, muestran la situación económica, nivel educativo y ejercicio de derechos de una determinada población con óptimas tasas, en especial, en salud y educación.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.