jueves, 20 de junio de 2013

Música: La música electrónica bailable

La “música electrónica” es aquel tipo de creación musical que emplea para su producción e interpretación instrumentos electrónicos y tecnología musical electrónica. En general, puede distinguirse entre el sonido producido utilizando medios electromecánicos de aquel producido utilizando tecnología electrónica. Ejemplos de dispositivos que producen sonido electromecánicamente son el telarmonio, el órgano Hammond y la guitarra eléctrica. La producción de sonidos puramente electrónica puede lograrse mediante aparatos como el theremin, el sintetizador de sonido y el ordenador.

La música electrónica se asoció en su día exclusivamente con una forma de producción mal llamada “culta” (académica) occidental (la del alemán Karlheinz Stockhausen, o del francés Pierre Boulez, o del italiano Luigi Nono, por ejemplo), pero desde finales de los años 1960 la disponibilidad de tecnología musical a precios accesibles permitió que la música producida por medios electrónicos se hiciera cada vez más popular. En la actualidad, la música electrónica presenta una gran variedad técnica y compositiva, abarcando desde formas de música culta experimental hasta formas populares como la música electrónica de baile (electro-cumbia, electro-reggaeton, etc.).



La “música electrónica de baile” es música electrónica producida principalmente para su uso en el contexto de una discoteca, o en un entorno centrado en una forma de ocio/recreación basada en el baile. La música es creada en gran medida para su reproducción por disc jockeys y con la intención de ser escuchada en una sesión continua del DJ, en la que el mismo progresa de un disco al siguiente a través de su mezcla sincronizada.

La música electrónica de baile comprende un amplio espectro de géneros musicales de contenido percusivo que, en buena medida, son herederos de la música electrónica de Kraftwerk y de la música disco de los años 1970. Esta música nació y fue popularizada en diferentes escenas de clubs nocturnos en los años 1980. Hacia comienzos de los años 1990, la presencia de la música electrónica de baile dentro de la cultura contemporánea se había extendido ampliamente, comenzando a ser estudiada académicamente en áreas científicas como la historia, la cultura y la sociología.

Para su creación se utilizan instrumentos electrónicos como el sintetizador, la caja de ritmos y el secuenciador. Generalmente se enfatizan los sonidos únicos de estos instrumentos, incluso cuando se imita el sonido de otros instrumentos acústicos tradicionales. En ocasiones comprende también música no destinada primariamente al baile, pero que está derivada en todo caso de algún género de música electrónica orientado al mismo.

Hasta los años 1980 no existían prácticamente sellos discográficos centrados exclusivamente en la música electrónica de baile. Esto cambió cuando Larry Sherman creó el sello de houseTrax Records y el pionero del techno, Juan Atkins, comenzó Metroplex Records. En Gran Bretaña Warp Records surgió a comienzos de los años 1990. Otros sellos posteriores significativos son Astralwerks, Ed Banger Records o Ninja Tune.

Puede considerarse música electrónica bailable un amplio espectro musical, dentro del cual destaca lo siguiente: Breakbeat, Disco, Drum and bass, Downtempo, Dubstep, Electronic body music (EBM), Electro, Eurodance, Hardcore, Hi-NRG, House, Intelligent dance music (IDM), Techno, Trance, UK garage.

Presentamos aquí tres ejemplos significativos:







Fuente: WIKIPEDIA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.