viernes, 30 de agosto de 2013

A la vida

Liliana Perusini (Desde Santa Fe, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Déjame recordar…
la lluvia en el preludio de mis días,
aquellos soles,
aquellas estrellas,
y aquellas… resplandecientes lunas.

Déjame soltar…
las amarras de mis sueños,
y derribar los muros
de mi corazón adormecido
por el tiempo.

Déjame tirar…
del carro de la gloria
con las fuerzas
de mi alma entristecida.

Déjame ahuyentar…
los hastíos del crepúsculo
que ahondan
mis pesares más temidos.

Déjame mirar…
los deseos,
de las mujeres
y de los hombres,
sin prejuicios ni condenas.

Déjame imaginar…
todas las criaturas liberadas
en ese mundo sin fronteras,
al que Lennon le cantaba.

Déjame encender de nuevo,
la fogata de mis sueños
hasta que se apaguen
en mi todas las cenizas.

Déjame atrapar aunque sea,
solo uno de esos sueños perdidos
en los laberintos de tu abrigo
antes que el ocre tiña de olvido
todos mis sentidos.

Déjame regresar
a los sueños colectivos,
de ver a mi tierra,
desbordante de ideales,
sus frutos repartidos,
sin mezquindades ni pobrezas,
ilusionada una vez más,
con una patria grande y bella.

Déjame ver florecer…
las verdades ocultas
las memorias olvidadas
y los cantos silenciados
en aquellos crueles años.

Déjame abrazarte…
como en los viejos tiempos
y liberar con amor
todos los versos
que nacen de mis sueños.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.