viernes, 30 de agosto de 2013

La Docencia…la Magia de descubrir

Isabel Fagúndez (Desde Caracas, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Yo creo que la docencia es algo más que la última posición de los teóricos, y por suerte es algo más que el intercambio de saberes, palabras mariposas que nos llenan de libertad.

Docencia es el recuerdo maravilloso de la niñez, que permitió conocer el afecto de la gente de un barrio y el socialismo oculto e ingenuo de una abuela que no creía en pendejadas cuando de compartir se trataba.



Docencia es ir más allá del tiempo cuando de aprender o desaprender, de crecer, se trata, porque no hay límites para vivir, no hay reglas posibles que encarcelen un derecho y no hay razón alguna para dejar a un lado los sueños.

Docencia es la vida plena, que no requiere de convencimientos y direcciones acerca de lo que es el buen vivir, el status u otras cosas que representen algo como un escalón imaginario en una sociedad imaginaria…la palabra Sociedad debe ser realmente sinónimo de Humanidad.

Docencia es entender que de pronto descubriste, que la dificultad de alguien que lloró por no poder leer, era tu enemiga y que era sólo la primera en una lucha, porque se lee para ser libre, la lectura es algo más que una tarea. Es descubrir que el hambre no permite la suma o el dictado y que los actos culturales de la escuela, servían para salir del terrible día aburrido en el salón de clase. Que la clase de música era buena pero duraba poquito, y que conocer los hechos históricos hubiese sido significativo porque Bolívar y Zamora eran más que fechas es preguntarse ¿Qué es significativo? ¿Por qué? ¿Para quién?

Docencia es imaginar el paisaje de las novelas de Gallegos y sentir que estoy, que vivo en él, que tengo la suerte de tocarlo y que existen desiertos, islas, selvas dónde hay historias iguales o mejores, que esas historias son el reflejo de relaciones entre hombres y mujeres, y que los humanos somos diferentes, no personajes principales, secundarios o Héroes no se sabe de qué.

Docencia es perder la razón en las palabras de Aquiles y llenarse del amor comprometido de la poesía, para descifrar el mundo en la belleza abstracta de las palabras, que llegan al lugar exacto donde el pensamiento y sentimiento están abrazados.

Docencia es convicción, compromiso libertario encadenado al Docente, que a sabiendas de que la libertad es un acto de reflexión, de humildad, de justicia, de iguales… olvidó que su mejor aprendizaje es tener la suerte de sentir un poco de amor que le llegó de algún lugar, que la vida le permitió, conocer para seguir conociendo, comparar para luchar por una idea, saber QUE LA DIVERSIDAD EXISTE, y aunque no es fácil colocarse en el lugar del otro, docencia es aceptar la otredad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.