viernes, 30 de agosto de 2013

Los ‘presos esclavos’ de un campo de concentración franquista de Sevilla siguen olvidados

Cecilio Gordillo

El franquismo habilitó un campo de concentración en Heliópolis donde trabajaron más de 250 prisioneros para construir un colector que 'saneó y corrigió graves defectos de 1929' en la zona.

Los campos de concentración son sin lugar a dudas uno de los símbolos de la represión franquista. En ellos, hasta medio millón de prisioneros -según recogen algunos estudios- realizaban trabajos forzados. Trabajos que, en muchas ocasiones, eran el menos malo de los escenarios para los reos ante la masificación que sufrían las cárceles y en las que proliferaban enfermedades y muertes.



En el caso concreto de Sevilla, fueron casi una decena los espacios convertidos en campos de concentración y trabajo. Muchos de ellos no reconocidos como tales y enmascarados en colonias penitenciarias o campamentos de presos, terminologías que enfrentan a historiadores en cuanto a la catalogación de estas áreas. Cecilio Gordillo, coordinador de este grupo, recuerda la dificultad que han tenido para elaborar un listado de estos espacios, “ya que muchos estaban ocultos con otros nombres”.

Campo de “El Colector”

Entre todos, hubo uno en la zona de Heliópolis, denominado “el Colector”, que desde el primer momento fue considerado y calificado como un campo de concentración. Los primeros planos de este campamento datan del 7 de julio de 1937, días antes de que se cumpliera el primer aniversario del comienzo de la Guerra Civil, y curiosamente con un par de años de antelación a que se aprobaran los primeros reglamentos que recogían la existencia y adecuación de estos espacios. Un hecho que dejaba clara las intenciones de los golpistas, toda vez que comenzaron a atrincherar a los prisioneros en el interior de las cárceles. “Hay quien dice que no era más que una prueba para ver cómo funcionaba el sistema”, señala Gordillo.

250 prisioneros

Con capacidad para unos 250 prisioneros -aunque finalmente llegó a acoger a casi el doble de ellos- su adecuación se debió a una actuación de urgencia por parte del ayuntamiento, ubicándolo en el terraplén de la margen izquierda de la Corta de Tablada, en la extensión del antiguo cauce del río Guadaíra.

Petición al Ayuntamiento de Sevilla

Una vez más, y van cinco desde 2002, el Grupo de Trabajo “Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía” de CGT.A se ha dirigido al Ayuntamiento de Sevilla mediante escrito presentado en el Registro y dirigido al Alcalde, solicitando los permisos necesarios para la instalación de un monolito o similar en este lugar, pero en ningún momento se hace petición expresa de apoyo o subvención económica.



Cecilio Gordillo es coordinadora RMHSA de CGT-A.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.