jueves, 21 de noviembre de 2013

Cine clásico: “El ángel exterminador”, de Luis Buñuel (México, 1962)

ARGENPRESS CULTURAL

Foto 1

Una producción de: Gustavo Alatriste
Género: Drama surrealista
Duración: 93 min.
Sonido: Monoaural
Dirección: Luis Buñuel
Asistentes de Dirección: Ignacio Villarreal y Arturo Ripstein (sin crédito)
Producción: Gustavo Alatriste; gerente de producción: Antonio de Salazar; jefe de producción:  Fidel Pizarro
Guión: Luis Buñuel; adaptación: Luis Buñuel y Luis Alcoriza
Fotografía: Gabriel Figueroa
Escenografía: Jesús Bracho
Vestuario: Georgette Somohano
Edición: Carlos Savage y Luis Buñuel (sin crédito)
Sonido: José B. Carles
Música: Raúl Lavista; extractos de Scarlati, Beethoven, Chopin y Paradisi; cantos gregorianos

Sinopsis:

Al finalizar una cena en la mansión de los Nóbile, un grupo de burgueses descubre que una razón inexplicable les impide salir del lugar. Al transcurrir los días, la cortesía inicial de los invitados se transforma en el más primitivo instinto por la supervivencia.

Comentario:

Tras el éxito internacional alcanzado por Viridiana (1961) la mancuerna Alatriste-Buñuel emprendió un nuevo proyecto basado en un guión escrito por Buñuel y Luis Alcoriza. "El punto de partida era una historia que se me había ocurrido hacia 1940, en Nueva York, en la que un grupo de invitados a una cena elegante se veía obligado a permanecer en la mansión, sin que hubiese una explicación lógica de por medio."

El título original de "Los náufragos de la calle Providencia" fue modificado gracias a una obra teatral que nunca se escribió. "Durante el rodaje de «Viridiana» me encontré con el escritor José Bergamín, quien me dijo que se proponía escribir una obra de teatro con el título de «El ángel exterminador». Yo le dije que era un título magnífico y que si iba por la calle y lo veía anunciado, entraría a ver el espectáculo. Como Bergamín jamás escribió la obra, le escribí pidiéndole los derechos del título. Me respondió que no necesitaba pedírselos, puesto que esas palabras aparecían en el Apocalipsis."

A diferencia de Viridiana, el presupuesto con el que contaba Alatriste para financiar El ángel exterminador era muy limitado. "Lo ideal, desde luego, hubiera sido hacerla en Inglaterra, en un lugar donde verdaderamente existe un estilo de alta sociedad. Pero, en cambio, con Alatriste tuve toda la libertad del mundo."

La película presenta uno de los temas favoritos de Buñuel: el de las repeticiones. "Creo haber sido el primero en emplearlas en el cine. La entrada de los invitados en la lujosa mansión de los Nóbile y la subida por la escalera al piso superior la repetí dos veces consecutivas, sin otra variación que una toma en picado y otra en contrapicado. Cuando terminó de hacerse la copia, el fotógrafo Gabriel Figueroa vino a verme alarmado y me dijo «Oiga usted, la copia no está bien, una escena se repite.» Le dije: «Pero Gabriel, el montaje lo hago siempre yo mismo. Además usted filmaba conmigo y sabe que en la repetición usamos otro encuadre. Es una repetición voluntaria...» «Ah, ya veo», dijo, pero en verdad estaba asustado."

Además de la doble entrada de los invitados, en El ángel exterminador existen un gran número de situaciones duplicadas. "La repetición me atrae, tiene un efecto hipnótico. En la película hay como veinte repeticiones. Unas se notan menos que otras."

Acerca del enigmático título de la película Buñuel comenta: "Yo primero pensé que el título tenía una relación subterránea con el argumento, aunque no sabía cuál. A posteriori lo he interpretado así: los hombres cada vez se entienden menos entre sí. Pero ¿por qué no se entienden? ¿Por qué no salen de esta situación? En la película es lo mismo: ¿Por qué no llegan juntos a una solución para salir de su encierro?"

Ver película completa desde aquí: http://www.youtube.com/watch?v=U0uxDJHLLOI

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.