jueves, 21 de noviembre de 2013

Forjando vanguardia, propuesta para un frente amplio

Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

En la 34 Feria Latinoamericana del Libro, en Lima, una de las publicaciones que provocó especial interés de los asistentes fue “Forjando Vanguardia Revolucionaria”, una acuciosa remembranza de los años sesenta y la insurgencia de los movimientos de izquierda. El autor: Ricardo Letts Colmenares, entregó al público un testimonio de 1964 - 1965, el cual abre espacios para profundizar los estudios sobre la política de la Región y crear alternativas que permitan superar los estragos que causa el neoliberalismo. Este reciente libro va precedido de ocho textos, que han salido a la luz sobre reforma agraria en 1961, pasando por la insurrección y las guerrillas, el mito de la revolución militar, la revolución socialista o caricatura de revolución, la izquierda peruana, honrar padre y madre, La Ruptura: diario íntimo, en el 2011.



La siguiente crónica es un recuento de la obra y una conversación con este infatigable político que busca constituir un Frente Amplio de Izquierda, en cuyo esfuerzo concurren dos revistas de alta calidad Hildebrant en sus 13 y Agronoticias, dirigidas por Cesar Hildebrandt y Reynaldo Trinidad:

La noche del verano de 1983, llegó al diario Marka una comunicación del Frente Obrero Campesino – FOCEP, dando cuenta que su principal líder, Genaro Ledesma Izquieta, internado en el Hospital del Seguro Social, atravesaba por un cuadro de septicemia generalizada.

Este documento tan importante, siguiendo los manuales del buen periodismo, merecía una crónica especial para su oportuna publicación. En ella recordaba su lucha librada como alcalde provincial de Cerro de Pasco contra las miserias de un minera americana. Igualmente su candidatura a la presidencia de la República, acompañado del laureado Manuel Scorza, quien hizo de Ledesma, uno de los personajes centrales de “La tumba del relámpago”, la quinta y última de su portentoso ciclo novelístico denominado “La guerra silenciosa”.

La crónica, concluida, con las respectivas fotografías de archivo, pasó a la gaveta del atareado Editor como un “tema pendiente”…. Semanas después, Ricardo Letts asumía la dirección del diario que gozaba de un gran respaldo popular, con tirajes superiores a los 120 mil ejemplares, y cuya línea esencial era promover la unidad de los partidos de Izquierda.

En la aludida crónica recordaba a Genaro Ledesma que años atrás también había sido internado a ese mismo nosocomio para que le extirparan las amígdalas, como único recurso que la permitía burlar de la persecución policial, ya que solo le faltaban 48 horas para acceder a la inmunidad política, establecida por la Constitución, al haber sido elegido Diputado, responsabilidad que la volvió a asumir en la Asamblea Constituyente de 1979 y después Senador de la República.

Ricardo Letts, a la media noche recibió un ejemplar del diario y ya era tarde para detener la rotativa, la suerte de Ledesma estaba echada. Esperó el amanecer y tomó contacto con Genaro para darle explicaciones y pedirle disculpas; y me sugirió que también yo hiciera lo mismo….



Aló, Doctor Ledesma. Le habla Jorge Zavaleta, redactor de Marka. Le llama para explicarle lo sucedido… Y su respuesta no se dejó esperar. Fue inmediata, espontánea, amigable, y con voz alegre, me dijo lo siguiente: “Jorge, durante toda la mañana he recibido una serie de llamadas de distintos lugares del país, y ahora debo agradecer al diario Marka y a Ud., porque tengo la suerte de saber cómo me iban a tratar después de muerto…”

Así terminó la conversación y para alegría de quienes conocemos la dimensión humana de Genaro Ledesma Izquieta, saludamos que en el año 2013 siga con vida, trabajando en la construcción de sus ideales.

El libro que Ricardo Letts presenta en el 2013 - “Forjando Vanguardia Revolucionaria, pertenece rigurosamente al género testimonial, género que se ha convertido en el más visitado para evocar los históricos años sesenta, y poner en vigencia los ideales juveniles frente a la actual debacle planetaria causada por el neoliberalismo o el neorrealismo de la usura que sufre la gran parte de la sociedad actual.

Los relatos de Letts, alternando epístolas personales y documentos impresos, nos revelan facetas íntimas de la compatibilidad entre defender los ideales sin mellar el profundo amor a sus padres no obstante las severas discrepancias ideológicas de su entorno familiar.

El autor nos recuerda pormenores de la persecución y la clandestinidad de los líderes de izquierda, incluyendo los planes secretos del grupo integrado por unos treinta jóvenes decididos a conformar una vanguardia revolucionaria, que empezara por cambiar los centros carcelarios. Recuerda que desde las rejas de El Sexto, donde se practicaba torturas y reinaba el silencio de la Justicia y la degradación moral de todo orden, en el Parlamento, con el voto aprista, accio-populista, pradista, odriísta y democristiano, se aprobaba la Ley de Pena de Muerte para los guerrilleros y sus colaboradores, cuando Armando Villanueva del Campo presidía esa institución.

Letts escribe que a comienzos del 2008 “el líder aprista, fue a visitarlo a su casa, muy solidariamente y derramó más de una lágrima en señal de arrepentimiento”.

También recuerda que los presos de entonces recibieron una carta con “la caución moral” que les daba un grupo de intelectuales desde Paris, entre ellos Vargas Llosa. Fue muy discutida. “Yo la aprecié y la defendí siempre como valedera. Hasta hoy pienso así”, aunque poco más tarde ese pensamiento juvenil haya sido diametralmente alterado.

El velasquismo militar

El 3 de Octubre de 1968, el Perú sufrió un nuevo golpe de Estado, esta vez representado por el Comando Conjunto de la Fuerza Armada, que se enfrentaba contra Estados Unidos de América, decisión inédita en el Perú, que obligaba a revisar y repensar la situación política y sus perspectivas. Vanguardia Revolucionaria, dirigiéndose a los generales liderados por Juan Velasco calificó de progresista, y tomó varios años para diseñar “una línea política de alianza y lucha”, reconociendo que Vanguardia Revolucionaria estaba errando por dogmático, sin reconocer que era una administración progresista.



También planteaba una Reforma Agraria radical, argumentando que la concentración de la producción es una cuestión hacia la cual debemos tender, y la concentración en manos individuales y privadas es una cuestión que debemos evitar por todos los medios. Enunciado, que después de cuatro décadas, la concentración de las tierras se repite, con el agravante de que las transnacionales han conculcado los derechos del campesino, con bajos salarios y hasta amenazas de muerte a aquellos parceleros que se niegan a traspasar el pozo de agua al neolatifundio.

Invasión a Checoslovaquia

En el contexto internacional, Vanguardia Revolucionaria criticó severamente la Invasión Soviética a Checoslovaquia, país que era miembro del Pacto de Varsovia. “Esa invasión de la Unión Soviética fue agresiva y condenable”. Checoslovaquia era una “Democracia Popular”, que surgió a partir de un Frente Único que incluía a importantes sectores burgueses.

Poco después quienes ocuparon Checoslovaquia, han descubierto su propio rostro, actual y futuro, enfatiza el autor. La solución habría estado por una Revolución Cultural Proletaria, como en China, que fue una Democracia Popular, cuyo proceso la salvó del revisionismo y la puso a la vanguardia de la Revolución Mundial, con Vietnam y Cuba.

Américo Pumaruna - Seudónimo de Ricardo Letts Colmenares - advierte que la Revolución, Insurrección, Guerrillas fue un trabajo preparado en 1966, motivado por la necesidad de cumplir con el elemental deber revolucionario. Vanguardia Revolucionaria, en su II Congreso dice “No al foquismo”, reconociendo que el foquismo es auténtico heredero de la Revolución Cubana. La concepción foquista viene dando su veredicto histórico. La revolución precisa de un partido, de un mínimo suficiente de partido, reflexión vigente para todos los que valoramos la Democracia.

La vigente gran crisis del planeta, se debe al neoliberalismo a ultranza. El socialismo no ha perdido vigencia sino que ha tomado diferentes formas, que ya Nietzsche (Niche) pronosticó al analizar el crepúsculo de los ídolos.

Las teorías del Pensamiento Complejo o Revolución de la Ética de Edgar Morin. O la Teología de la Liberación de Gustavo Gutiérrez, son filosofías que se traducen hoy entre los movimientos de Los Pingüinos de Chile, el 132 de México, Los Indignados de Nueva York, los Maras de Centroamérica, los campesinos sin territorio del Brasil o las Consultas Previas en Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú exigiendo que la extracción de sus recursos naturales sea de acuerdo a los derechos que las propias Naciones Unidas proclaman en sendos foros y congresos.

Ricardo Letts Colmenares nos entrega en 674 pp. una vida sembrada de persecuciones y amenazas de muerte, de grandes amores y poesía comprometida con sus compañeros de lucha. Me emocionó saber que en agosto de 1965, cuando estuvo en El Sexto, recibió de su padre una de sus principales lecturas: un libro de Mahatma Gandhi, conductor de la independencia de la India a través de métodos no violentos.

El Frente Amplio que plantea Letts evitará que "el Perú se quede aislado respecto de los países vecinos que emprenden reformas sociales". Lo he escuchado esta tesis en seminarios abiertos de Gana Perú, actual Partido de Gobierno, en el homenaje a la memoria de Carlos Malpica y en otros escenarios.

En este esfuerzo editorial yacen conceptos que coinciden en la mente y en el corazón de millones de mujeres y hombres de África, el Ártico, Asia, Pacífico, EEUU y América Latina que siguen apelando al lenguaje de los derechos humanos, asumidos y entendidos desde nuestras raíces.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.