jueves, 12 de diciembre de 2013

La otra cara de la moneda

Paula Orellana (Desde Guatemala. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

También ha de ser duro
no sentir como quisieras sentir
tal vez pueda no importarme
o tal vez sí.
También ha de ser duro
no amar como podrías amar
a tu opaca compañera.
También ha de ser duro
tener una imagen que no has de querer cargar
porque por ser duro, ha de pesar mucho.
También ha de ser duro
no sentir como quisieras sentir
sólo por no dejarte tocar.
También ha de ser duro
tener dos penes
uno para orinar y otro para matar.

Yo me compadezco
porque creo haberme podido liberar
o eso me gusta pensar.
Pero tú, que así creciste,
¿así te morirás?



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.