jueves, 24 de enero de 2013

Música: 10.000 japoneses cantan la Oda a la Alegría, de Beethoven

ARGENPRESS CULTURAL

En diciembre del 2011, luego de 6 meses de ensayo, y con la dirección del maestro Yutaka Sado, la Orquesta Filarmónica de Japón interpretó la Oda a la Alegría, el poema de Schiller musicalizado por Ludwig van Beethoven que constituye el cuarto movimiento de su Novena Sinfonía Op. 125 en re menor, considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y adoptada por la Unión Europea como su Himno oficial.

La nota singular para la ocasión fue que, además del cuarteto de voces (dos varones y dos mujeres), conformado por cantantes profesionales, el coro que acompañó a la orquesta estuvo integrado por 10.000 aficionados. Ello se hizo para contribuir a la reconstrucción del Japón oriental, golpeado por el tsunami de marzo del 2010.




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

A Katy Perry le gusta trabajar con el Pentágono: Cómo las Industrias Culturales Hegemónicas propagan la ideología burguesa entre los jóvenes


Jon Juanma (Desde España. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Estos días no dejamos de escuchar en los comercios, en la televisión o en las pistas de baile, la canción de moda del momento: el Gangnam Style de PSY. Con el videoclip de la canción, el artista surcoreano ha conseguido convertirse en el intérprete del vídeo más visto en Internet de todos los tiempos, superando holgadamente los mil millones de espectadores1. Sirva este ejemplo, o los más de 800 millones del “Baby” de la súper-estrella adolescente Justin Bieber2, para resaltar el poder de convocatoria social que tienen los videoclips entre los más jóvenes. Esta enorme capacidad de atracción de miradas y el poder social derivado de ella, sirven a las Industrias Culturales Hegemónicas (IICCHH) no solo para aumentar sus beneficios como empresas transnacionales, sino también para reproducir y ampliar la hegemonía burguesa en el mundo. Conformando sueños y modelos de vida, distraen a los jóvenes de las clases populares del decurso de su maltratado mundo real y proyectan sus esfuerzos (y su libido) hacia objetivos vacuos que en la mayoría de casos sólo les acarrearán frustraciones (como conseguir una chica o un chico tan guapos como los de los videoclips, acumular riquezas materiales o cultivar una competencia exacerbada respecto a sus semejantes).

A mitad del pasado año se estrenó con gran éxito internacional el videoclip “Part of Me” de la estadounidense Katy Perry. Cerca de 150 millones de personas alrededor del globo, una población equivalente a las de Argentina, España y Alemania juntas, visualizaron el vídeo desde sus ordenadores. Por esta contrastada capacidad para generar ingresos, Perry es una de las cantantes más importantes del momento. Con su disco “Teenage Dream”, lanzado en 2010 y del cual todavía se lanzan singles (van por el séptimo), consiguió algo que ninguna mujer había logrado en la historia: colocar cinco números uno seguidos en las listas de los Estados Unidos 3. La canción que nos ocupa fue el sexto sencillo del álbum y tiene una letra que narra el desengaño producido por un desamor. Éste le permite a Perry darse cuenta que pese a todo el daño y lo que su ex se ha “llevado” de ella, hay una parte de su persona que no podrá arrebatarle jamás (“Part of Me”). Hasta aquí nada especial que distinga a ésta de otras canciones que suenan constantemente en cualquier “Top Éxitos” del mundo.

Sin embargo, la diferencia específica se produce cuando el Pentágono decide cofinanciar el videoclip del single. Para ello, la división del Departamento de Defensa de los EEUU para la relación con las industrias culturales se puso de acuerdo con la discográfica Capitol Records (propiedad de Universal Music Group y ésta a su vez de la multinacional Vivendi) para darle un giro semiótico a la anodina semántica de la letra de “Part of Me”. Así, lo que era un desengaño amoroso al uso con una reafirmación de la identidad por la despechada, se transforma en un desengaño amoroso que acaba en la exaltación del ejército de los Estados Unidos. ¿Por qué? Pues porque en la narrativa del vídeo, cuando el personaje interpretado por Perry descubre a su novio tonteando con otra chica, ésta decide alistarse en el ejército tras ver un anuncio en la gasolinera a la que se dirigía con la intención de comprar alcohol para emborracharse. Lo que sigue es una orgía de estrellas de la bandera estadounidense ondeando al viento acompañadas de estoica y heroica disciplina militar con promesas de confianza corporativa. Todo ello aderezado con adolescentes jugando con armas de última tecnología y un largo etcétera previsible nada más vemos a la señorita Perry calzándose las botas militares.

El videoclip fue cofinanciado por el Pentágono que “amablemente” dispuso al equipo artístico de todo el material bélico necesario para la grabación (tanques, helicópteros, lugares de entrenamiento, etc.) y los extras (80 marines del ejército que cambiaron sus maniobras habituales por las necesarias para el rodaje con una estrella del pop)4. La sospecha pública de esta maquiavélica ligazón la expuso Naomi Wolf, excolaboradora de Al Gore, en un artículo publicado en The Guardian5. En éste indicó que le gustaría saber si Perry cobró del Pentágono y llamó a un boicot contra la artista por su apología a la violencia militar. Por supuesto, la ídolo adolescente se abstuvo de responder, pero sí lo hicieron las empresas que le dan cobertura y aprueban estas prácticas. Como fue el caso de la cadena Fox, que en boca de “expertos” censuraron los sospechas de Wolf como “absurdas” y “ridículas”6. Nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que el propio Jason Johnston, encargado de las relaciones entre los marines y la televisión, declaró a la prensa los objetivos promocionales del videoclip y su relación con Perry. Eso sí, a su manera7.

Hay que reconocer que el Pentágono y sus colaboradores hicieron un gran trabajo de propaganda. Primero, utilizaron astutamente una referente para las adolescentes que estaba triunfando como ninguna mujer en la historia del pop. Segundo, para alejarla de su rol típico de estrella glamurosa, que hubiera impedido la identificación con el público objetivo de la producción, la caracterizaron con la ropa propia de una joven de clase trabajadora. Para ello, se esforzaron por adecuar el atrezzo al de una pequeña ciudad del interior de los Estados Unidos (coches viejos, aburrida arquitectura de oficinas, urbanismo neoliberal, etc.) y ajustaron el cromatismo del vídeo hasta mostrar unos tonos grisáceos que enfatizaban la desesperación inicial de la protagonista y su mundo huérfano de sueños. Todo estos recursos ayudan a que la identificación se produzca con las adolescentes que admiran a Perry. Estas chicas del interior, perdidas en un mercado laboral inhóspito y con unas expectativas de vida quebradas tras las deslocalizaciones industriales y los recortes sociales, son reclamadas por un videoclip que aboga para que den el paso alistándose al ejército norteamericano como modo de vida. De este modo podrán acabar sus estudios, tener una remuneración económica que las haga “independientes” y hallar esa part of me que el capitalismo les robó y ahora les promete devolver una vez cumplido su servicio al imperialismo que los conglomerados capitalistas y su complejo político-militar necesitan. Esta ligazón entre el complejo armamentístico del capitalismo estadounidense y las industrias de contenidos culturales fue muy bien presentada hace unos años por la directora Maria Pia Mascaro y el director Jean-Marie Barrère en su documental “Hollywood y el Pentágono: amistades peligrosas”8. Colaboración estrecha que ya se produjo en el pasado reciente con películas tan taquilleras como lo fueron “Top Gun”, “Pearl Harbor” o “Transformers”. Esta colaboración activa entre el Pentágono y la industria del cine, la televisión o el videoclip, también se produce con más intensidad si cabe en el mundo de los videojuegos9.

Todos aquellos que trabajamos para construir una sociedad donde no seamos tratados como mercancías y donde la acumulación de riquezas no radique en traficar con nuestras vidas, debemos darnos cuenta de la importancia de la lucha de clases en el terreno cultural. Cuestión respecto a la que desde hace tiempo los grandes poderes son conscientes, pero que a los esclavos asalariados todavía nos cuenta ver y prestarle la atención que merece. Ojalá sirvan estas líneas para tal propósito y podamos construir desde abajo una hegemonía socialista coherente que acabe lo antes posible con este capitalismo que nos asfixia. La lucha también se desarrolla en la arena cultural y mejor será que libremos todo nuestro potencial creativo en ellas, proponiendo nuevos valores y horizontes emancipatorios que impregnen nuestros sueños de futuro compartido . Nuestras vidas dependen de ello.

Jon Juanma es el seudónimo de Jon E. Illescas Martínez, artista plástico e investigador de las Industrias Culturales en la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad de Alicante.

Este artículo con derechos Creative Commons fue finalizado el 12 de enero de 2013 y el videoclip se puede ver aquí: http://www.youtube.com/watch?v=uuwfgXD8qV8 (traducido al castellano en el siguiente enlace: http://www.youtube.com/watch?v=xKg5d1Y6G6g).

Fuente imagen: Joella Marano (WIKIPEDIA)

Notas:
1) YouTube blog oficial: “Gangnam Style Makes YouTube History: Firs Video to Hit 1 Billion Views”, 21 de diciembre de 2012:
http://youtube-global.blogspot.com.es/2012/12/ytvev.html (2013/01/12).
2) Vídeo oficial de “Baby” en el canal de Vevo de YouTube: http://www.youtube.com/watch?v=kffacxfA7G4 (2013/01/12). A día de hoy, suma un total de 820.415.468 visitas.
3) Este récord anteriormente sólo lo había conseguido el fallecido Michael Jackson con su disco “Bad”. Trust, Gary: Kat Perry Makes Hot 100 History: Ties Michael Jackson's Record”. Billboard, 17 de agosto de 2011: http://www.billboard.com/#/news/katy-perry-makes-hot-100-history-ties-michael-1005318432.story (2013/01/12).
3) Wolf, Naomi: “Katy Perry and the military-pop-cultural complex”. The Guardian, 16 de abril de 2012:
http://www.guardian.co.uk/commentisfree/cifamerica/2012/apr/16/katy-perry-military-pop-cultural-complex (2013/01/12).
4) Steele, Jeanette: 2Pendleton Marines Star in Katy Perry Music Video”. U-T San Diego, 23 de marzo de 2012: http://www.utsandiego.com/news/2012/mar/24/tp-pendleton-marines-star-in-katy-perry-music/ (2013/01/12).
5) Wolf, Naomi: “Katy Perry and the military-pop-cultural complex”. The Guardian, 16 de abril de 2012: http://www.guardian.co.uk/commentisfree/cifamerica/2012/apr/16/katy-perry-military-pop-cultural-complex (2013/01/12).
6) Uno de los expertos que criticó a Wolf fue Glenn Selig, profesional de las Relaciones Públicas, ver en: New York Daily News: “Feminist critic Naomi Wolf: Boycott Katy Perry’s music; Author calls ‘Part of Me’ video a ‘glorification of violence’”. New York Daily News, 31 de marzo de 2012: http://www.nydailynews.com/entertainment/music-arts/feminist-critic-naomi-wolf-boycott-katy-perry-music-author-calls-part-video-glorification-violence-article-1.1053718?localLinksEnabled=false (2013/01/12).
7) Steele, Jeanette: 2Pendleton Marines Star in Katy Perry Music Video”. U-T San Diego, 23 de marzo de 2012: http://www.utsandiego.com/news/2012/mar/24/tp-pendleton-marines-star-in-katy-perry-music/ (2013/01/12). Uno de los e
8) Mascaro, Maria Pia y Barrère (2003), “Jean-Marie: Hollywood and the Pentagon: a dangerous liaison.”. Se puede ver la versión en inglés aquí: http://www.youtube.com/watch?v=3r20a7nHpnY (2012/01/12) En 2004, con el tripartito en el gobierno catalán, se emitió en catalán en la TV3 en el programa “60 Minuts”: http://www.tv3.cat/actualitat/147788001/Hollywood-i-el-Pentagon-amistats-perilloses-dimecres-a-60-Minuts (2012/01/12).
9) Dan Gardner, director de Programas y Políticas de Alistamiento y Entrenamiento del Departamento de Defensa de los Estados Unidos afirmó que "Como las nuevas generaciones tienen un lenguaje digital mucho más fluido, los videojuegos son herramientas virtuales que nos permiten ampliar la base de reclutamiento, facilitan el aprendizaje de nuestros soldados y nos ayudan a expandir la cultura militar en la sociedad". “Los videojuegos, la nueva apuesta del Pentágono”. La Nación, 7 de junio de 2010: http://www.lanacion.com.ar/1272571-los-videojuegos-la-nueva-apuesta-del-pentagono (2013/01/12).


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: desde Cali, Colombia - Hernando Rojas Rentería, “Chalo”


ARGENPRESS CULTURAL

Chalo Rojas expone nacional e internacionalmente pintura, gráfica y fotografía desde 1969.

Estudió en Bellas Artes de Cali, diseño gráfico en el Sena .Cursos de grabado, litografía, serigrafía, fotograbado con grandes maestros colombianos y extranjeros. Expone en concursos nacionales e internacionales.

Distinciones en varios concursos; II salón nacional de Artistas jóvenes, premio de dibujo; salón de octubre mención especial; 70 años teatro municipal segundo premio; Varias veces seleccionado en bienales como: intergrafik de Berlín, bienal del grabado de San Juan Puerto Rico, bienal de Noruega, bienal de la Habana Cuba, bienal americana de artes gráficas museo de arte moderno la tertulia Cali.

Actualmente es docente en la universidad autónoma de occidente. Vive y trabaja en Cali.




























Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Rodo Tiznado, el arquitecto de la mezquita


Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Un estadio olímpico en Basora, la primera ciudad productora de petróleo del Irak en guerra. La bella sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo. La Exposición Universal Shanghái 2010. Promotor del Instituto del Mundo Árabe. El diseño de La Mezquita en La Meca, Arabia Saudita, un lugar cómodo donde un millón y medio de musulmanes pueden reunirse cada año, son algunos de los proyectos realizados o en plena ejecución de “Architecture Studio”, una de las más importantes firmas de Europa, con sede en París, de la cual Rodó Tiznado Manosalva, es miembro, dada su gran trayectoria.

Tiznado, oriundo de Cajamarca, fundó Architecture Studio, con Martin Robain y Jean-Francois Galmiche, del cual, desde 1976, es arquitecto asociado. AS cuenta con más de un centenar de profesionales que manejan una filosofía proyectual y conceptual compleja, basada en un trabajo de equipos multidisciplinarios.



Rodolfo Tiznado, estuvo nuevamente en el Perú, invitado por el equipo de Universidad de la Creatividad de América Latina, compuesto por los fundadores del Grupo UCAL – Toulouse, Rectores y sus Directores de Carrera, donde tuvo un encuentro con numerosos estudiantes en el Campus de La Molina, en Lima.

Tiznado, explica a los jóvenes estudiantes el diseño de la ciudad del futuro, el plan volumétrico del urbanismo de la nueva ciudad de Jinan y el tratamiento arquitectónico del malecón del Yacht Club de Qatar entre otras, además de la arquitectura de interiores, los pasos de todo proyecto creativo y la construcción de maquetas; entre otros temas.

En entrevista para Cambio16 de Madrid, realizada hace tres años, Tiznado recuerda que el gobierno francés le concedió en 1967 una beca para seguir un doctorado en la universidad de La Sorbona en Paris. “Acababa de egresar de la facultad de arquitectura de la UNI, Universidad Nacional de Ingeniería del Perú, y me encontré en un medio tan extraordinario para desarrollar conocimientos y aprendizaje. Poco a poco me fui quedando y ya no regresé al Perú. Solo voy y vengo. Hoy, todo lo que he hecho está en el mundo global”, agrega el exitoso profesional, recordando que la ciudad de su infancia es parte importante de la historia de América, porque allí empezó la decadencia del Imperio Inca, con la llegada de los españoles en el XVI.

El arquitecto evoca sus viajes a caballo para poder llegar a un pueblo. De esa experiencia juvenil dice que “lo esencial en el ser humano es poder compartir sus habilidades y condiciones de vida posibles, con inteligencia y seguridad, que no nos maten, que no nos roben. A ese universo lo llamo paraíso terrenal, porque en Europa hay lugares donde se han resuelto las condiciones de vida. ¿Por cuánto tiempo? No sé”. Premonitorio comentario cuando en esta nueva década, Europa pasa por una profunda crisis financiera y estructura.

Tiznado, prefiere trabajar con jóvenes, como lo hizo cinco años en la Escuela de Arquitectura del Ministerio de Educación de Francia, tarea docente que se extendió a los Estados Unidos y otros países de Europa.



Terminada la beca, comenzó su práctica profesional en la oficina del arquitecto Gomis, donde conoció a Martín Robain y Jean Francois Galmiche, con quienes fundó “Architecture Studio”, organización cuya filosofía conceptual y proyectual “se basa en la creación arquitectural de grupo, (ocho miembros), abierto a todas las referencias de nuestro tiempo y cada edificio que se construye es una pieza única que no se repite en otro lugar. Nuestras leyes, nuestros códigos se revisan en nuestros retiros con todos los miembros de la oficina (suman más de 100”.

-¿Para qué sirve la arquitectura en países donde reina la informalidad? Opina que la arquitectura en sí, no es fundamental. Es el trabajo que hace posible la ciudad. La única realidad de la arquitectura es acompañar a la ciudad, porque es la creación más extraordinaria del ser humano y es el único lugar donde puede desarrollarse; fuera de ella, es como un animal.

Respecto a las ciudades latinoamericanas: “Nuestras ciudades no son inhumanas. Sucede que el control de la ciudad no pertenece a los arquitectos. El control es un problema social y las personas que se ocupan del bien común son los políticos en los lugares democráticos. Antes de que llegaran los españoles, en las culturas pre incas, incas y otras de la región, había una administración que se ocupaba de todo el territorio. Los españoles crean otras ciudades a partir de las cuadrículas o kilómetros cuadrados. Así nacieron Lima, Buenos Aires, Caracas, etc. Esos nuevos elementos trataron de ser incorporados a territorios organizados como Repúblicas, pero desde el XIX, el primer siglo de la Independencia, y mucho antes, esas ciudades solo han sido campos de batalla entre caudillos civiles y militares.

La migración es la fuga del campesino, y es un fenómeno universal. “Nadie puede vivir independientemente en un caserío, tiene que desplazarse. El campo sirve para alimentar la ciudad, no es un lugar de riqueza para dominar. Las ciudades demandan la colaboración de políticos, geógrafos, economistas. Todo el mundo debe intervenir. Lógicamente los urbanistas pueden hacer el trazo físico. Son los ciudadanos los que abdican a favor de sus dirigentes, y ellos son los que tienen que hacer viables las exigencias de los habitantes para hacer de la urbe un lugar atractivo para la vida”.

Los movimientos sociales de los años 70 y 80 del siglo pasado han sido movimientos de desesperanza y han sido intensamente estudiados, pero “el poder político no logró prever, esos flujos humanos. Todo el mundo sabe que hay que ir a la ciudad, porque no se puede vivir en las punas, en los lugares inhóspitos”.

Invento europeo

¿Qué experiencias europeas contemporáneas pueden ser aplicadas en América Latina?

Tiznado responde que la arquitectura es una invención europea, que se fue a Europa y todo lo que ha hecho está en el mundo global. En el Perú y en nuestra región hay decenas de arquitectos que no necesitan nada, sino proyectos que ejecutar. Los anhelos de los arquitectos latinoamericanos son exactamente iguales que en otros lugares del mundo, como en París, Pekín o Estados Unidos.

Coincide con varios de sus compañeros de estudios que en el Perú de la década del 60, existieron condiciones extraordinarias para el desarrollo de la arquitectura. “De esa época a la actual las condiciones han empeorado. Nos hemos encontrado con un Estado inherente a la informalidad, que ha pospuesto recursos para la Educación. Se ha confiado el crecimiento a la libre empresa y peor a la Educación en un negocio. Cuba, con un alto nivel de Educación, es un país donde el Estado se encarga de la Educación. Las universidades del país no deberían hacer ser otra cosa que promover cultura. Hoy estas son tan informales como el tráfico en las calles. “Lo único que debe ser libre es la prensa”, remarca.

El arquitecto si antes diseñaba para una élite, ahora su trabajo debe ser el cómo asesorar en este fenómeno cambiante: “Hay que diseñar viviendas y ciudades de acuerdo a la realidad. Los servicios no son inspiración divina. El baño, por ejemplo, debe estar cerca de donde camina y vive la gente. El transporte tiene que encontrar una solución comunitaria, mutualista, porque es imposible encontrar soluciones individuales. Los viejos tranvías fueron una respuesta ingeniosa, que después la General Motor reemplazó con los vehículos a petróleo”.

El acceso a los estudios en Europa es cada vez más restringido. Pues, convencido que el desarrollo tecnológico ayuda mucho a los grandes proyectos, pero definitivamente dificulta la creatividad individual, desde París promoverá becas a través del Colegio de Arquitectura de su país natal.

Tiznado reconoce que los regímenes autoritarios pueden hacer muchas obras y dan trabajo, pero no hay libertad para la creación. Señala que durante la dictadura del régimen de Odría, en la década del cincuenta, se construyeron edificios como el Estadio Nacional y los ministerios de Educación y Economía del Perú, pero los arquitectos se convirtieron en pésimos constructores.

En China observa una creciente inversión en obras, pero comenta que no hay aún capacidad creativa, y entonces los chinos invitan a los mejores arquitectos del mundo para que los ayuden. “Para las olimpíadas de Beijing participamos en un concurso, pero no tuvimos la suerte de ganar. Ahora, con la ciudad de Shangai estamos organizando la sede de la Exposición Universal 2010, que dura seis meses, al igual que las exposiciones de Quebec, Sevilla. Los chinos una vez que tienen la base programática, ellos si saben construir, pero lo que no saben todavía es generar si saben hacer, rehacer y producir”.

Hay que hacer arquitectura de hoy. Eso se logra con espíritus abiertos. Rige para los arquitectos, pintores y artistas en general. En Basora, Irak, hay que reconstruir todo. Sin embargo, en ese país, existe un Ministerio de Deporte y Juventud que nos ha pedido la reconstrucción de un estadio olímpico, como parte de la modernización de un país devastado, con tropa de diversas latitudes, inclusive de soldados peruanos contratados, reveló Tiznado al llegar a Lima, procedente de Bagdad, luego de participar como conferencista en la XIII Bienal de Arquitectura Peruana, alentada, entre otros, por los arquitectos Jorge Burga Bartra y Javier Sota Nadal.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Una historia de miércoles…


Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Uno a veces comete errores porque es humano, confieso que debo tener exceso de humanidad y con bastante menos podría vivir mejor.

Porque los errores que vos cometas, no son comprendidos por los grandes capitales transnacionales. Convengamos que esos, no comprenden nada más que los propios.

Pero, ¿viste? Uno no inventó el olvido, ya está inventado ¿qué me vienen con tanto remilgo?

Te cuento que me tragué el vencimiento de la factura de la luz, porque, realmente, no llegó la factura, pero las empresas dicen que el usuario es el que tiene que recordarlo.

Eso puede ser para los usuarios memoriosos y en este caso, también asumo que soy olvidadiza integral. Nada de apenas, simplemente un despiste con polleras y asumido.

O sea y para que quede claro, tenés que acordarte por el olvido, traspapeleo, ineficiencia, o lo que sea de los grandes facturadores capitalistas que te meten cañazos por el lomo y si los esquivás sin querer, encima te castigan.

No enviarte las facturas no es error, el errado sos vos que no hacés uso de la memoria para todo.

Para no hacértela muy larga, me olvidé de pagar la luz. Esta mañana me senté a tomar sol porque el día estaba hermoso, pensaba tantas cosas lindas, porque soy de los que sostienen que la vida es hermosa, pese a cosas que suceden y entristecen. Y pensaba que aún en los momentos más terribles, la esperanza está, nunca se aleja del todo. Está acovachadita, oxigenada aunque en letargo, tan quietecita que a veces parece que nos abandona, pero no.

Hoy tuve que volver a la realidad y fue un planazo, es como que me estrellé contra la realidad que tiene piernas más largas que esa esperanza que te mencioné hace un momento. Pero esta vez no me enojé conmigo, me enojé con ellos y actué en consecuencia, enojada, como corresponde.

Fue cuando pude ver el camión de la empresa de luz; esa que desde que la privatizaron parece que hasta le hubiera inyectado plástico al corazón de algunos laburantes. Porque en la vida, si hablamos, todo se puede entender, pero los tipos que venían en el camión parecían ser los dueños de la empresa. Con mameluco y seguramente sin efectivo en los bolsillos.

Soberbios, repugnantes, tenían cara de amargados y en eso los comprendo un poco. Lástima que tantas veces se ponen la camiseta de la empresa y parece lobos feroces contra otros trabajadores.

De pronto los vi que iban derechito hacia el medidor de luz, la verdad es que pensé que tomarían el estado para la próxima factura, pero no. Error.

Cuando noté que tenían en sus manos una pinza se me pararon los pelos. ¡Y se me paran con tanta facilidad!

-Buen día, compañeros, les dije, con mi mejor sonrisa amistosa.

-Compañeros las pelotas, me respondió el que tenía la pinza.

Si, ya se, yo y esa costumbre de creer que todo trabajador es mi compañero… Claro, la respuesta hizo aflorar lo peor de mí, uno es despistada, olvidadiza, inquieta, todo lo que vos quieras, pero muda y de momento, para nada. Entonces, modifiqué el saludo:

-Buenos días señor ejecutivo, ¿qué es lo que vas a hacer? Yo sé que mi tono iba cambiando porque me conozco. A veces parece que silbo como las culebras…

-Vengo a cortar, si no pagaste la luz, jodete.

-Ah bueno, dije, y sí, en ese momento comencé a pensar que podía ser que no hubiera pagado mi factura y traté de explicárselo, pero el chabón de pronto pareció sordo. Por supuesto, me enojé conmigo pero mucho mayor era mi bronca contra él.

-¡Cómo te equivocaste, papito! Sólo atiné a responder, tratando de que el tipo entrara en razones. Traté de explicarle que en un momento iba hasta la oficina, pagaba y resuelto todo.

No, el tipo estaba sacado, no aceptó explicaciones.

-Jodete, jo-de-te, respondía.

Como yo tampoco entro en razones cuando me saco, tomé la manguera que estaba a medio metro y hacia la que me fui acercando despacito, como para que no se dieran cuenta.

Inmediatamente, sí señor, lo bañé al tipo, un par de manguerazos amansa locos y lo invité:

-Cortá nomás, pero se lo dije apuntando hacia la caja de luz, dispuesta a bañarla también.

-¡Qué hacés, loca de mierrrrda! Escupió el tipo.

Como se puso nervioso y por ahí le hacía mal, seguí metiéndole manguerazos pensando que podría calmarse.

-Cortá tranquilo, le decía, al fin, él estaba cumpliendo las órdenes impartidas.

A mí no me obedeció, no cortó nada.

El tipo me fulminó con la mirada y mientras mencionaba a mi madre, se subió al camión que lo trajo hasta la puerta de casa, pegó un portazo y se fueron pelando asfalto, como bólido en competencia.

-Solo me dio tiempo a decirle: y sí, flaquito, tenés razón, vos ¡compañero las pelotas!

Lo peor, es que cuando fui a la compañía a pagar mi “deuda” me comentaron que el corte no era para mí, sino para la casa de al lado que hace unos meses está deshabitada.

No obstante, quedé muy mal porque de verdad te digo, para mí el tipo era un compañero...


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Video: La vaca y el agua

Juanito Guanabacoa

La distancia, la abundancia, la carencia, la esencia,
la vida, la vaca y EL DIABLO!
De la no respuesta a la no pregunta…
sensación de lejanía impertinente, insistente, consistente, insoluble, amarga,
la vaca es tragada en tragedia,
la media, los medios, las ideas, los debates, el tiempo…
Ciclo en espiral no sabes si sube o baja…
la distancia, la abundancia, los mundos, los distintos,
la vida la vaca y EL DIABLO!…
Las ideas, los debates…
tomo chocolate caliente
por las mañanas
me baño todos los días…
La distancia, la abundancia, la carencia, la esencia….

la vida…la..VACA! La muerte tilica y flaca…

LA PELI… LA VACA Y EL AGUA…
La distancia, la vaca, la vida,
LAS PREGUNTAS SIN RESPUESTA,
la soledad, la inequidad, la moral, la locura, la vaca, la cura,
maldiciones, bendiciones,
el agua la vaca la vida y EL DIABLO!

LA SOLEDAD, LA VIDA, LA VACA , LA VIEJA, EL AGUA, y los calores humanos…
LA VIDA, es muerte, soledad, melancolía, miedos, penas, trastornos, y…
caigo ruedo giro…la vida, los vientos, el agua y ELDIABLO!…
ESPACIO…SUSPIRO…SUEÑO…TERRORES…
MOMENTOS…VISIONES…
espirales respiradas, inspiradas… tic tac tac tic…
La distancia, la abundancia, la carencia, la esencia,
la vida, la vaca y EL DIABLO!
De la no respuesta a la no pregunta…
sensación de lejanía impertinente, insistente, consistente, insoluble, amarga,
la vaca es tragada en tragedia,
la media, los medios, las ideas, los debates, el tiempo…
ciclo en espiral no sabes si sube o baja…
la distancia, la abundancia, los mundos, los distintos, la vida la vaca y EL DIABLO!…
Las ideas, los debates…
tomo chocolate caliente
por las mañanas
me baño todos los días…
La distancia, la abundancia, la carencia,
la esencia….la vida…la..VACA!
La muerte tilica y flaca…



Acerca de Juanito Guanabacoa

Nací chido, me hice torcido, irreverente y hablador en caliente pa que sienta la gente. Me eduqué en mi casa, me instruí en la calle, me formeé en la vida y me distrocioné en el Mundo. Guanabaquear es un estilo de defender la Vida con la DIGNIDAD y la LIBERTAD que son las chamacas con las que bailo a ritmo de militancia en esta MOVIDA que pretendo hacer colectiva, social NUESTRA! Desde la FINCA LA PENSADA que ha sido concebida pa liberar a la manada!


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Poesía de mancebía


Daniel de Cullá (Desde Burgos, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

¡Órdiga!
La mucama, mujer de servicio
Morroncha, mansa, apacible y suave
A quien llaman Muceta
Esclava de seda que usan
los prelados
Los doctores, licenciados y ciertos eclesiásticos
Dispuesta y preparada
Nos coge del pene
Para darle a nuestro Cefo, especie de mono
Un baño o calda
Buía, afilando, limpiando, alisando
La punta aguda del buído
En el ordeñadero
Vasija para ordeñar
Y hacerle hermosura
O palo tintóreo de Fernambuco
Para un coño bajo, vulgar, de poco mérito
Buhedero, tronero, agujero
Para nuestro buhíto, ave nocturna de rapiña
Que se ha quedado sin descendencia
Como el de aquellas mujeres
Primero de Francia y después de España
Al servicio de los generales
En la guerra de Siete Años
Viniendo a ellas el vicario del obispo
Y el mismo obispo.

Vemos en el Burdel de Poesía
Cómo sacan las hembras la leche
A unos machos mamíferos
Como se saca al olivo la aceituna
Agarrando las ramas
Y haciendo que resbale la mano
A lo largo de ellas
-¿Qué te parece, mujer? Es hermosa, ¿eh?
Le pregunto, y me responde:
-Cada buhonero alaba sus agujas

Rameada ella, la puta
Adornada con
dibujos
Y pinturas que representan ramas, o venas
Ella ramera, meretriz
Rameruela, puta pequeña
En ramería de ejercicios de ramera
Aplícase con tos convulsiva
Para hacer hermosamente elevado
El pene, para ella el mismo de siempre
Que vale un ferlín,
La cuarta parte de un dinero
Y llevar a este halcón pequeño
De rama en rama, de muslo en muslo
Entre sus ramillas que brotan
Inmediatamente del
ramo con cara de conejo
Formando galería
o camino cubierto
Con la cámara sepulcral de tierra
Que lleva en su centro
Que la llaman Fermoselle
Y es de Cerdedo
Ayuntamiento en la provincia de Pontevedra
Con ocho parroquias
Y tiene un Chichi formado de dulces y confites
Artísticamente agrupados
En ramilletero
Especie de adorno
Con nuestra flor de mano, capullo
Que se pone en los carnales altares
Y tiene dos entradas que conducen a él
Ella le llama “mi Constantina”
Metesillas y sacamuertos
Metemuertos y sacasillas
Cuyas laderas están cubiertas de pelos aislados
Sarcasmo, en otro tiempo
De un Rajá de Cangas de Onís
Metido en carnes
Y que arremetía contra ella
Golpeándola con el puño
Como ella nos dice.

Aquí, en esta metopa
Espacio que media entre cada dos triglifos
Como en friso dórico
Mi halcón, gavilán, azor
Raleó la rajeta
Buscando rubiáceas, como
lo hacía
Allá por Mayo
En Cinco Olivas
 De la provincia de Zaragoza
En Cinco Villas
 De la provincia de Guadalajara
Y en Cinto Torres
En Castellón de la Plana
Enrollando mi cucurucú, especie de culebra
En ese su cucurucho
Arrollado en forma de cono
Y recitando “quien te cubre te descubre”
En un culo cari ampollado entre Escila y Caribdis
En situación difícil y comprometida
Pero amena y fértil
En desfachatez y chanza
De ordeñadora y mamífero macho
En Cincuesma
Día de la Pascua del Espíritu Santo.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Pensamiento secular, religioso y tolerancia en la "nueva era maya"

Sergio Rubén Soto (Desde Costa Rica. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

En el marco de la conmemoración del final de la era maya regida por el Quinto Sol (Nahui Ollin), nos ha parecido oportuna una reflexión en torno a uno de los acontecimientos sociales más interesantes que está tomando fuerza en el panorama contemporáneo mundial, justamente en estos primeros años del nuevo ciclo solar maya. Mientras aparece en forma más o menos solapada la confrontación entre los valores religiosos enquistados en las grandes culturas contemporáneas, (hindú, confuciana, cristiana y mahometana)[1], al mismo tiempo y, como acostumbran decir ahora, "transversalmente" a estos enfrentamientos, aparece la confrontación entre el pensamiento mágico religioso y el pensamiento secular científico.

Si bien es cierto que dependiendo de los preceptos fundacionales de cada una de estas religiones, la confrontación con el pensamiento secular y científico es más o menos penosa y provocadora de conflictos sociales, lo cierto es que de una u otra manera, esta confrontación interactúa con la primera, esto es, con la confrontación entre valores y preceptos, generando cambios en las estructuras sociales contemporáneas.



Estas dos contradicciones activas en el interior de estas organizaciones, son pues, como se ha dicho, unas de las principales determinantes de la dinámica social de nuestras sociedades.

Así, la primera, la originada en las confrontaciones por algunos preceptos entre las distintas religiones, generará conflictos sociales importantes entre pueblos y al interior de los pueblos. Y seguramente será la más virulenta en estos primeros años.

No obstante, curiosamente, la otra confrontación que pudiera parecer como engendradora de violencia y conflictos, y que de hecho así lo ha sido particularmente dentro del judaísmo, del cristianismo, y del islam durante muchos años, en este momento está actuando como una contra tendencia, o cuando menos, como una intercesora; al relativizar la importancia de los credos y preceptos religiosos en el desarrollo de la actividad social práctica y cotidiana.

Con el crecimiento del agnosticismo y del ateísmo, o, en general, del pensamiento secular y el comportamiento social asociado, las confrontaciones por credos y dogmas se debilitan en el marco de una sociedad que, deja de ser así ingenuamente homogénea, para convertirse en una sociedad plural, abierta y necesariamente condescendiente y tole rante.

El debilitamiento de los fundamentalismos religiosos por medio de la menor presencia del pensamiento religioso en el comportamiento cotidiano de los individuos, nos parece que es un elemento fundamental en el aplacado de los conflictos dogmáticos. La construcción colectiva de una moral secular, inculcada como responsabilidad cívica, como reconocedora de derechos fundamentales de los seres humanos y como expresión de empatía con la vida y la naturaleza, puede abrir las puertas para mucho.

En el marco de esta nueva fundamentación del comportamiento social, los individuos proclives a los sentimientos por lo trascendental-espiritual encontrarán un espacio más apropiado para desarrollarlos sin las pasiones que desata la lucha por el poder temporal y la imposición de sus creencias…, al fin y al cabo, las principales religiones comparten un conjunto grande de preceptos que las acerca y que, una vez liberadas de la tensión por el poder que las separa, pueden servir para inaugurar una nueva era dotando a la humanidad de un espacio unificado para el solaz espiritual.

¿Será esa, entonces, la promesa de la era regida por el sexto sol maya?
___________________

[1] Mencionamos al Confucianismo como la fuente originaria de otras religiones y movimientos espirituales de oriente, entre ellos, desde luego, el Budismo y el Shintoismo, para citar los más extendidos.

Sergio Rubén Soto es Profesor jubilado de la Escuela de Sociología de la Universidad de Costa Rica.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Inmarcesible


Laura M. López Murillo

Segundo lugar en el Certamen Internacional de poesía y narrativa Palabras sin fronteras del Instituto Cultural Latinoamericano. Cuento corto antologado en la edición digital Los elegidos 2012.

Descargar cuento desde aquí (formato .PDF)


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cine histórico: Primera Plana (1974), de Billy Wilder

Jesús Dapena Botero (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

DIRECTOR: Billy Wilder
PROTAGONISTAS: Jack Lemmon, Walter Matthau, Susan Carol Burnett, Austin Pendleton
GUIÓN: Billy Wilder, I.A.L. Diamond
Basada en la obra teatral homónima de Ben Hecht (1) y Charles MacArthur (2)
MÚSICA: Billy May
PRODUCTORA: Universal Films
DURACIÓN: 105 minutos
COLOR: Color

Para mí, esta película resulta ser la más mediocre película de la filmografía wilderiana, en la que el director austríaco nos remite al Chicago de los locos años 20, del siglo pasado, en donde Earl Williams está a punto de ser ejecutado por haber asesinado a un policía.



Entonces, el director del periódico Chicago Examiner, Walter Burns, protagonizado por Walter Matthau, solicita a su periodista estrella, Hildy Johnson (Jack Lemmon) que cubra la noticia, precisamente el día antes de que este contraiga matrimonio con Peggy Grant, representada por Susan Sarandon, quien no acepta la oferta.

La cinta es una adaptación de una obra de teatro homónima, llevada a las tablas en Broadway, un remake de una cinta del Howard Hawks en la década de 1940.

Los directores cinematográficos son fieles al texto teatral pero Wilder convierte en hombre al personaje que hace Jack Lemmon, lo que le hace perder matices a la temática de la obra de Hawks alrededor de las relaciones de la mujer con la familia y la vida laboral, para más bien centrarse en el problema ético y político del periodismo. Ya que la cinta lo que hace es hablar de la industria de la comunicación, en paralelismo, con la administración de justicia, en una feroz pugna entre dinero y Poder.

El condenado a muerte se fuga pero es descubierto por un famoso periodista, quien se dispone a ayudarlo, pero con la condición de que le conceda una entrevista exclusiva pero, entretanto, se va descubriendo que el hombre es inocente y, a pesar de eso, se piensa continuar con la ejecución, ya que para la clase política local sería una buena propaganda para las elecciones. Para la prensa liberal el caso también se convierte en pura mercancía, ya que una entrevista exclusiva terminaría por valer un Potosí.



Ambos directores hacen una durísima crítica a toda esta situación corrupta pero en tono de comedia, con algunas gotas amargas en el contexto de la guerra fría, el macarthismo estadounidense y el escándalo de Watergate, que llevaría a la dimisión del presidente Nixon en los Estados Unidos de América, que aparecen como temas a los que simplemente se alude para crear todo el clima de la película.

Tras el escándalo ocasionado por Wilder con El crepúsculo de los dioses, el director sería acusado de hacer caer las ilusiones idealizadas de un buen Hollywood, Wilder vuelve a ponerse a tirar piedritas para generar nuevos escándalos, al poner en tela de juicio el mundo periodístico, desde la óptica de un hombre, que había practicado él mismo el periodismo, como lo había hecho el propio Wilder en Austria y Alemania, antes de su migración a los Estados Unidos de América, en 1934.

Wilder parecía arrepentido de hacer un remake de la Luna nueva de Hawks, ya que pensaba que poco se podía añadir para mejorar la película y ahora no parecía tener un tema tan actualizado como cuando Hetch y MacArthur escribieron la historia para el teatro, ya que era una sátira sobre los años veinte y nada más. Ahora se corría el riesgo de hacer, no más, una película costumbrista.

Sin embargo, ahora Wilder sin el código Hays a la espalda, podía representar la realidad con más crudeza, como lo hace con el personaje de la puta Molly Malloy, o hacer un estudio de la homosexualidad en el personaje de Besigner, uno de los periodistas. Ahora la censura no le taparía la boca.

Por ello, la película de Wilder no tiene la estilización de la versión hawksiana y puede mostrarnos el universo periodístico y político sin escrúpulos, en un mundo en el que se sacrifica un mundo por conseguir una chiva.

A mí lo que no me gustó fue el ritmo de la película, que terminó por desinteresarme de ella pero otros la acusan de transmitir una amargura frívola, aunque divertida, cosa que a mí no me resultó pero algunos críticos se recrean en que Wilder no acude a payasadas y acude a la palabra como medio de expresión. Por ejemplo cuando el personaje que hace Jack Lemmon comenta que los periodistas son un hatajo de pobres diablos, con los codos raídos y los pantalones llenos de agujeros, que miran por la cerradura y que despiertan a la gente a medianoche para preguntarle qué opina de Fulanito o Menganita, que roban a las madres fotos de sus hijas violadas en los parques. ¿Y para qué? Pues para hacer las delicias de un millón de dependientas y amas de casa. Y, al día siguiente, su reportaje sirve para envolver un periquito muerto.

Lo que sí no deja de ser una comicidad cínica e inteligente es la escena del examen psicoanalítico del criminal, donde el chiste pone en ridículo a todo el establecimiento.

Como en las obras de teatro, la película se desarrolla casi en un mismo escenario, un lugar donde se escriben y redactan artículos para el periódico, se habla por teléfono y se reúnen equipos de trabajo, cosa que establece una gran diferencia con otras cintas, que se dan en distintos escenarios.

Notas:
1) Ben Hecht (1894-1964) fue un escritor, director, productor, dramaturgo y novelista estadounidense, llamado el Shakespeare de Hollywood, ya que fue uno de los más exitosos guionistas de la historia del cine. Ganó el primer premio de la Acaemia por el guión de una película titulada Underworld, en 1927, de ahí partiría hacia toda una serie de guiones que se convertírían en clásicos como son los de Scarfacee (1932), Primera plana y Siglo XX de 1934, Lo que el viento se llevó y Cumbres borrascosas, con base en las novelas de Margaret Mitchell y Emily Brontë en 1939, Spellbound, la película psicológica de suspenso de Alfred Hitchcock de 1945, la versión de 1957 de la novela de Ernest Hemingway Adiós a las armas, para cinco años después hacer con base en la novela de Charles Nordhoff y James Norman Hall, Motín en el Bounty, la versión fílmica de Motín a bordo y luego el guión para Casino Royale, con base en la novela de Ian Fleming. El escritor nacería en Nueva York, en el seno de una familia de inmigrantes judíos de Rusia. Sería considerado una especie de niño prodigio por sus destrezas con el violín y la acrobacia. En Chicago, trabajaría como periodista y se destacaría como excelente reportero. En la primera postguerra sería enviado por el Chicago Daily News a Berlín, donde escribiría su primera novela exitosa, Erik Dom en 1921, una novela en la que dará cuenta de movimientos revolucionarios de los que fue testigo. Su dramaturgia la iniciaría hacia 1914, y su primera obra fue El egoísta (1922). En Chicago, entablaría la relación con otro reportero Charles MacArthur, con quien escribiría a cuatro manos a Primera plana, que resultaría ser todo un éxito en Broadway, en el verano de 1928, para ser llevada tres años después al cine, en una cinta que se haría acreedora a tres nominaciones para el Óscar. Además también escribía para magacines literaratos, a la vez que era un lector voraz de Teóflilo Gautier, Mallarmé y Verlaine, quienes influyeron en su estilo imaginativo, el uso de la metáfora y todo un conjunto de imágenes expresivas para dar cuenta de sus emociones, a través de frases vívidas y novedosas, que lo conducirían a ser uno de los más célebres representantes de la literatura estadounidense. Como guionista, se decía que era el guionista de Hollywood, ya que él personificaba a Hollywood mismo. El primero de todos sería para un film de gángsters,, Underworld, con el ganaría el Óscar al mejor guión original, aunque él no consideró su trabajo en la fábrica de los sueños como un arte serio, sino como algo que llenaba sus arcas en el banco y terminaría yéndose de allí por sus choques con la censura. En su juventud fue un luchador por los Derechos Humanos y en la década de 1920, organizó campañas contra el Ku Klux Klan, en contra de los linchamientos de minorías, en particular las negras, fenómeno sobre el que escribió una pequeña colección y apoyaría la producción de El cantante de Jazz como una forma de promover la igualdad racial en los Estados Unidos de América. En los días previos a la Segunda Guerra Mundial publicaría sobre las atrocidades cometidas con los judíos en Europa y entre 1948 a 1951, fue puesto en una lista negra por sus críticas a las políticas británicas en Palestina.
2) Charles MacArthur (1895-1956) fue un dramaturgo y guionista estadounidense, hijo de un pastor bautista, quien trabajara como colaborador de Ben Hecht. Sería el esposo de la famosa actriz Helen Hayes, con quien adoptaría a James MacArthur, el joven actor que vimos en varias de las películas de Walt Disney en la década de 1960 y luego en la famosa serie de televisión Hawaii 5 0


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: Sorolla. Visión de España


ARGENPRESS CULTURAL

En 1911, Huntington encomendó a Joaquín Sorolla (1863-1923) un encargo muy especial que le ocupó los últimos años de su vida: la decoración de una gran estancia rectangular con una serie de paneles que ilustrarían las distintas regiones de España, captando su peculiar carácter a través de sus paisajes y sus gentes.

El resultado fue la sala que hoy conocemos con el nombre de Sorolla, ornamentada con catorce paneles de gran formato pintados al óleo y montada póstumamente en 1926. Esta serie que Sorolla empezó a esbozar en 1911 quedó concluida en 1919 y su ejecución llevó al artista a viajar por toda España pintando y tomando apuntes durante los ocho años que duró la creación del trabajo.

Las obras, que es la primera vez que salen de su emplazamiento original, han sido restauradas para la ocasión por un equipo de expertos conjunto entre Bancaja y la Hispanic Society. La colocación de los cuadros es muy distinta a la que han tenido en la sala de la Hispanic Society de Nueva York. En la exposición "Sorolla. Visión de España" las obras están a una altura mucho más baja, lo que permite resaltar la grandiosidad, el color y la proporción de las mismas.

En total, una obra colosal que ocupó los últimos años de su vida activa; él mismo la consideró «la obra de su vida», llamándola exactamente con ese nombre en distintos escritos que se conservan. El juicio sobre el conjunto que constituye la exposición organizada por Bancaja es que se trata no sólo de la obra más importante de Sorolla, sino también de uno de los más importantes conjuntos pictóricos de todo el siglo XX.

Ver presentación aquí (formato PPS)


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Error 0036


Rodolfo Bassarsky (Desde Barcelona, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Transfórmese el hombre moderno en cavernario.

Regrese la ciencia informática al ábaco de bolillas.

Vuélvase el coche 200 Km/h en carruaje de caballos.

Involucione la vivienda y el vestido.

Reemplácese la orquesta por dos tambores.

Cámbiense los antibióticos por infusiones de hierbas.

Simplifíquense los guisos, las ensaladas, los complejos cocidos y las salsas complicadas: vuelta al trozo de carne salvaje y la simple hoja de lechuga.

Redúzcanse las respuestas a los inequívocos sí y no.

Constitúyase una religión con todos los dioses primitivos.

En pintura ni barroco ni renacentismo ni modernismo ni abstracta ni concreta ni cubismo ni cosa parecida: pinturas rupestres, nada más.

Qué filosofías ni abstrusos sistemas filosóficos. Nada. Nacemos, comemos para vivir o viceversa que es lo mismo y desaparecemos. ¿Y qué?

Quítense las autopistas, los asfaltos en general, las vías férreas. Sendas peatonales.

Hágase chatarra con aeronaves, cruceros, automóviles y demás demonios. A lo sumo, un noble caballo.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: Los Fabulosos Cadillacs


Los Fabulosos Cadillacs es una banda argentina de ska y rock proveniente de Buenos Aires, fundada en 1983. Cuatro de sus álbumes han sido incluidos en la lista de los 250 álbumes más influyentes del rock iberoamericano: La Marcha del Golazo Solitario , Rey azúcar, Fabulosos Calavera y Vasos vacíos.1 2 También su álbum El león está en la posición número 21 del ranking Los 100 mejores discos del rock nacional de la revista Rolling Stone argentina.3

En 1994 el videoclip de la canción "Matador" recibió el primer premio Video de la gente por la cadena MTV Latinoamérica y en el año 2000 recibió este premio el video de la canción "La vida" por MTV Latinoamérica sur. Además este tema ha salido dos veces en la primera posición de los rankings hechos por MTV Latinoamérica, el primero en la celebración de los 10 años de la cadena y después en la celebración de los 15 y logró el segundo puesto en el ranking de Los 100 videos más MTV. En el año 2008 recibieron el Premio Leyenda de la cadena MTV Latinoamérica.4 Actualmente terminaron su gira mundial de promoción del disco La luz del ritmo, llamada Satánico Pop Tour, y en el 2009 lanzaron su más reciente disco El arte de la elegancia de Los Fabulosos Cadillacs.



Matador


Padre nuestro


Siguiendo la luna



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

“Camarada Javier Pradera”, de Santos Juliá


Francisco Vélez Nieto (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

En este libro, Santos Juliá cuenta la recuperación, entre el adiós y la permanencia, de Javier Pradera, el intelectual que nos ha dejado su rica obra y talante ético.

Santos Julia
Camarada Javier Pradera
Galaxia Gutenberg

El libro entre las manos, abrirlo sencillamente como lector e iniciar la lectura de la bien ajustada obra de Santos Juliá en la que cuenta la recuperación, entre el adiós y la permanencia de Javier Pradera, el intelectual que nos ha dejado su rica obra y talante ético, igual a hoja perenne del compromiso de un escritor: expresión y hondura inolvidable. Obra en la que hayamos muestra del justo reconocimiento a aquello que confirma los valores de su palabra escrita. Empaque mesurado para todos los que deseamos continuidad fiel y reconocimiento a Javier Pradera y su pensar, en una sociedad donde cada día el ejercicio de la ética personal y social sufre con descarada insistencia duro castigo por parte de la cofradía de los mediocres y nostálgicos del nacional catolicismo, de ese ayer que amenaza volver y que imitan con empeño y fervoroso rebuzno los aburridos mandatarios propios de escena quijotesca.

Esta obra con el título acertado de Camarada Javier Pradera salida de la serena pluma de Santos Juliá sustenta como eje central de libro los diez años de Pradera como militante activo y arriesgado del Partido Comunista de España (1955-1965). En ella analiza “la educación política” de este escritor y ensayista, incansable defensor de la democracia en el más amplio sentido crítico y de absoluta transparencia siempre necesaria, especialmente en la actualidad degenerativa que vivimos, práctica en gran medida de una herencia nacida con claros intereses calculados desde el modelo de que España es un país de conversos y políticos de oficio y palabrería, que una y otra vez tropiezan con miopía calculada en la misma piedra. Señores y súbditos bajo protección divina.

En su lectura encontramos el discurrir de una militancia y planteamientos del transitar histórico del hombre político que fue este defensor de las libertades y el derecho a la libertad así como la crítica y autocrítica, junto aquellos otros que de diferentes formas y circunstancias, dentro y fuera de España, conocieron y experimentaron, algunos en sus propias carnes, el proceso del PCE en 1964 que años antes 1954, comenzaría para el “político e intelectual” con la aparición de Federico Sánchez, falsa identidad para operar en la clandestinidad, del verdadero Jorge Semprún en el escenario madrileño en el que discurrió la actividad clandestina que los llevaría a una estrecha amistad, alimento continuado con un alto nivel de análisis y criterios que fueron creando polémica intelectual y al mismo tiempo, dada las cercanías por afinidades ideológicas fue consolidando una estrecha amistad, la cual no se rompería pese a la ruptura con la expulsión de Jorge Semprún junto a Claudín, la mente más clara dentro de PCE, decisión el ínclito Santiago Carrillo como secretario General, en un choque frontal entre la anquilosada línea política de Secretario General y la realidad de aquella España de los sesenta en la que el turismo y las remesas de emigrante enviadas a su familiares hacían imposible la insistente ambición de la “Huelga General” para derribar la dictadura franquista.

Realidad política que Jorge Semprún, mirando en 1996 hacia atrás como solía, sitúa en 1960 la completa extinción del fuego de su primer fervor militante y asegura que ya en esa fecha no esperaba nada realmente creativo de la práctica del marxismo y hasta le parecía que en 1960 “la clandestinidad española”, fraternal y pródiga en riquezas emocionales dejaba traslucir sus defectos de ritual y rutina. Y esto se tiene que decir y reconocer, eso sí, con todo el respeto hacia aquellos militantes comunistas que tanto dieron y sacrificaron, incluso sus vidas, contra una dictadura brutal. Cuando en el caso de Javier Pradera siempre mostró su conciencia y entrega antes por el partido que por una democracia fingida.

Camarada Pradera reúne la pasión y la vehemencia, entrega a una causa necesaria y justa sin por ello deteriorar la calidad humana, intelectual y, por qué no señalar, literaria, de su directa y siempre sopesada y expresiva escritura sin por ello desdoblar la firmeza de las ideas. Así se muestra en la correspondencia que mantuvo con quien llegó a ser su mejor amigo en la clandestinidad y posteriormente Jorge Semprún con un “periodo de posiciones opuestas”. Mas son muchas las pruebas que se exponen y plantean en el libro con realidades bien documentadas y no faltas de amenidad, un capítulo de una gran importancia de la historia de la España de los sesenta hasta muy adentrada la transición de dictadura a democracia. “Diez años cruciales en la historia del PCE, en la vida de Javier Pradera, en la historia de España”.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Apropiación indebida


Carlos Alberto Parodíz Márquez (Desde Alejandro Korn, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Apropiación indebida...  de poemas - recitó, monocorde, el oficial (le pareció); esa es la motivación del crimen...-, agregó, con mirada escrutadora derramada impiadosamente, sobre el hombre de anteojos, barba entrecana, cabello ligeramente desordenado y movimientos inquietos.

- Me parece que se excede oficial, yo soy ese que dice que era el poeta... -, rezongó en tono poco convincente; quizás porque no se sentía seguro del todo, en cuanto a su propia explicación; supuso que sonaría confusa o, por lo menos, disparatada; es que luchaba contra la evidencia intangible que, el otro, parecía tener, celosamente, atrapada; casi resignaba de la posibilidad. Buscó un pañuelo en su bolsillo para repasar los anteojos, algo empañados;-... vapor tensado...- , se explicó.

- Sucede que en usted la impotencia ha ganado... mi amigo... - le disparó el uniformado.

-¿De qué impotencia me habla?- Balbuceó el hombre, cada vez más nervioso e incómodo; advertía que el tiempo se estiraba, laxo, entre ellos y cada acotación sucedía, inevitablemente, luego de un lapso demasiado prolongado, según su juicio. Pensó en su mujer, suave, bella, aparentemente vulnerable, aguardándolo en esas horas inciertas, donde los tonos de la noche parecen cristalizar grises sobre negro anticipando mutaciones; es que había sido arrancado, intempestivamente, de su casa y arrojado a ese interrogatorio surrealista en un lugar de curiosas formas; por lo menos así la había parecido, de lo poco que alcanzó a ver.

-Usted no resistió la tentación; no vaciló ante la magnitud del daño... mi amigo... -; prosiguió el invaluable propietario declarado, de un rango superior.

-¿Se puede saber a qué se refiere...? ¿... Por qué no acepta que él soy yo; que yo, era él…? -enfatizó, trémulo; no podía entender como el otro se quedaba afuera de la posibilidad.

-Se supone que usted lo ignora, pero se agravaron las causales para un hecho semejante, no sólo por lo irreparable, de lo que no parece darse cuenta, sino que, además, la ininputabilidad, por excusas obviables, como las suyas, según la reforma del código procesal de protección a la poesía, ha profundizado las penas y usted alegremente... perdón es una forma de decir ... supone que yo debo suponer.. mi amigo .. - ; el latiguillo ... mi amigo .. ya era como un láser en sus oídos aturdidos; algo dentro suyo se insinuaba con sonidos ominosos, resquebrajados, pareciendo preanunciar derrumbes insondables.

¿Cómo puedo hacer para lograr que me entienda ..?- Persistió, a su pesar, -.. no hay dos personas..¿.Comprende?... yo soy ese mismo que usted dice que no soy .. debe haber una forma de probárselo para que esta estúpida interrogación concluya ...rezongó, mirando a su destino que, se le ocurría, nunca había sido tan indescifrable...-

-Mire, o mejor, piense, pero si confiesa, además de hacerlo sentir aliviado, va a mejorar sin dudas, su situación... no se puede salir indemne de esto ..¿Comprende ... mi amigo ..?-; sonaba persuasivo y convincente, casi amigable, el oficial; pero él sospechaba de su empecinamiento.

Repasó, con su mirada el lugar, pero desistió rápidamente, fuera de la pantalla que abrigaba una lámpara impiadosa de alto wataje, le era imposible distinguir nada preciso, en esas paredes desnudas, oscuras e implacables; sentía que su desmoralización avanzaba a medida que la delirante secuencia, según su juicio, se prolongaba; la voz del otro lo volvió a la realidad de una absurda controversia de aparentes insalvables oposiciones.

- Hemos preparado esta confesión, siguiendo el orden de los hechos... se la resumo; - ... el occiso de profesión conocida, poeta, por su obra publicada y divulgada, fue muerto la noche del 24, previa a una fiesta religiosa, lo que agrava el episodio … se lo ha considerado casi ritual ... el acusado, usted, era quien se encontraba en la escena del crimen, aunque cuando llegamos, sólo escuchamos sus sollozos entrecortados mirando la ventana abierta por donde, suponemos, arrojó el cuerpo, siguiendo el rastro de las manchas de tinta que hasta allí conducían y la confirmación de sus primeros balbuceos cuando musitara ..¡ por fin terminé con él! ...-

El hombre se tomó la cabeza con ambas manos tratando de, al parecer, ahogar su confusión o su emoción, tal vez su desazón lo cierto es que la actitud de negar, moviendo su cabeza, permitía cualquier interpretación, intentaba pensar, velozmente en cómo salir de esa situación, aunque su conciencia se abría a una perspectiva inquietante; sintió vértigo repentino, un alud interno que no podía encauzar, aceptó que algo muy grave se derramaba y requería de oxigeno que no tenía y desesperadamente, ahora, casi como develándose, lo envolvía, confrontándolo; no era lo que el otro reclamaba, sino el peso abrumador de una decisión que no había revisado. En silencio tomó las hojas de papel que le extendían, escribió un párrafo antes de firmar y entregárselo. El otro leyó sosteniendo el mutismo, asintió, aguardando antes de hacer desaparecer la blanca extensión de su conciencia; el uniformado, casi con curiosidad suavizada, visto el logro obtenido, le consultó ¿usted, Julio Parissi, según dice, acepta en algo, conforme la corrección, su responsabilidad?; siguió impávido removiendo las cenizas de aquella casa, donde él habitara junto a sueños dejados atrás...

Parissi, o como se llame, usted dice aquí, que nunca terminó de aclarar con el otro (Quintana), cual era cual; que cuando aquel se expresaba, atreviéndose a reflejar en una cuarteta todo un tratado de observación, usted le recriminaba malversando su condición de mecenas, porque aquel, a lo largo de su vida breve, según se mire, no prestó, como se espera de cualquier poeta, la menor atención a las cuestiones materiales, que según usted los hubiera puesto a salvo a ambos, motivo suficiente según su especulativo juicio, para que pudiese vivir un poco más, porque seguro sus reclamos y ambiciones crecerían en la medida de sus evoluciones; usted, Parissi, no reparó que Quintana debía seguir diciendo y haciendo lo suyo, porque alguien en algún lugar lo estaba necesitando; ¡claro!, a usted que le importaba o que le importa si el mensaje de Quintana le servía a uno, sin pensar en muchos, porque es evidente que, según surge de su admisión, el futuro, juntos no estaba contemplado; ¿ sabe una cosa Parissi?, a veces a uno, en algún momento especial, cuando se hace de noche en el alma, una palabra, sólo una, tiene la calidez y el valor de la más ampulosa amistad declamada por hombres como usted, ¿me entiende... amigo.. Parissi…?-

El asintió, cabizbajo, levantó su cabeza y se arrancó de golpe la duda.

- ¿cuál ha sido su interés, en este asunto?

-Mi amigo... mi amigo... sabe una cosa... debió preguntarlo antes... Federico Quintana,... mi amigo... era mi amigo... ¿lo entiende ahora? ...


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Discurso histórico. Se acabaron los 12 juegos: Discurso de graduación de cuartos medios del Instituto Nacional


Benjamín González

Imperdible pieza discursiva que nos hiciera llegar nuestro amigo, colaborador y lector, el chileno residenciado en Venezuela Jaime Bergamín Leighton.
____________

Emotivo discurso pronunciado por el alumno secundario Benjamín González, con motivo de la graduación de los cuartos medios del Instituto Nacional, uno de los establecimientos educaciones emblemáticos en la lucha que se ha dado por una educación gratuita y de calidad. Sin más preámbulos, los dejamos con las palabras del estudiante.

Don Raúl Blin Necochea, ViceRector del Instituto Nacional
Doña Carolina Tohá Morales, Alcaldesa de la comuna de Santiago
Padres, apoderados, amigos y compañeros
Autoridades Varias y Vagas

Tengan todos ustedes, muy buenos días.

Antes de comenzar a leer estas líneas, con motivo de la Licenciatura de los Cuartos medios 2012, mi generación, me gustaría pedir perdón. Perdón a quienes después de revisar un discurso que yo envíe semanas atrás, me autorizaron y dieron la oportunidad de leerlo aquí frente a ustedes. Disculpas porque las páginas que hoy leeré, son distintas a las de ese borrador. De otra forma no me hubieran dejado hacer este discurso. Disculpas y espero puedan entenderme.

Cuando me embarqué en la tarea de hacer un discurso con motivo de la Licenciatura, me encontraba con más dudas que certezas. ¿Qué digo? ¿Cómo, en cinco minutos, resumir mi paso por este colegio? ¿Cómo, en un discurso, intentar plasmar siquiera en su uno por ciento, la gama de sentimientos que poseo hacía El Nacional? ¿Cómo redactar algo, lo suficientemente digno para tan importante día?

En primera instancia, intenté hacer algo similar a los discursos que he escuchado, como presidente de curso, cada diez de agosto, en las ceremonias de aniversario del colegio. Hacer un breve repaso de la historia del colegio. Mi idea era empezar diciendo que el Instituto Nacional fue fundado como una obra del gobierno de José Miguel Carrera en 1813, tras la fusión de las casas de estudio del periodo colonial. Luego, tras la ofensiva de la Corona española por recuperar sus posesiones en América, e identificando al Instituto Nacional como un símbolo de la soberanía y la lucha por la emancipación, deciden clausurarlo. Bernardo O’Higgins, cinco años después, con la Independencia ya asegurada, lo reabre para seguir funcionando, sin interrupción, hasta nuestros días.

También pensé recordar que han sido Institutanos, 18 presidentes de la República de Chile. Entre los que destacan nombre como Pedro Aguirre Cerda, José Manuel Balmaceda y, el poco mencionado en los discursos, Salvador Allende.

Pero no. Hoy no vengo a repetir ni recordarles lo que ya todos sabemos. (Para más información leer el artículo del Instituto Nacional en Wikipedia, muy interesante) Ni tampoco vengo a hablar en representación de todos ustedes, ni siquiera represento, como presidente de curso, la voz de mis compañeros. Cosa que no quita, que puedan hacer suyas estas palabras. Así como en la televisión, advierto: Las opiniones vertidas en este discurso no representan necesariamente el sentir de mi curso, familia, amigos ni colegio. Este discurso me represente a mí y solo a mí. Yo soy su único responsable.

Hoy, vengo hablar de aquello que todos como Institutanos callamos. De aquello que la historia oficial prefiere olvidar y dejarlo fuera de lo público. De aquello de lo cual todos somos culpables: las autoridades por ocultarlo bajo el manto de la tradición o el amor a la insignia, los Institutanos fanáticos que avalan y defienden irracionalmente conductas que rozan en lo enfermizo y los Institutanos que reconociendo la enfermedad, no hacemos nada al respecto: ni irnos del colegio, ni intentar cambiar algo.

Cuando entré en séptimo básico y me dijeron que el gran Instituto Nacional llevaba 193 años de vida, saqué la cuenta y pensé que si no repetía ningún año saldría para el aniversario 199. Un año antes del famoso Bicentenario. Hace 6 años me dio tristeza e incluso, un poco en broma un poco en serio, pensé que sería una buena opción repetir para ser parte de la “Generación Bicentenario”. Hoy, con la perspectiva que el tiempo me ha dado, considero como un símbolo de mi paso por este colegio el salir un año antes de la Gran Fiesta: nunca me he sentido lo suficientemente Institutano como para soportar un año entero de chovinismo Institutano. Incluso, fue uno de los argumentos a favor cuando decidí pasar de curso el año pasado, el no estar aquí para el bicentenario. ¿Por qué?

Recuerdo claramente el segundo día de clases del 2007, cuando llegó una profesora, y nos empezó a contar la historia de este colegio, además de decir que del Instituto Nacional han salido 18 Honorables Presidentes De La República, nos comentó que también habían salido de esta institución importantes forjadores de la patria, que cuando nos pasaran Historia de Chile en segundo medio sabríamos. Sin embargo, luego de que en el preuniversitario me pasaran Historia de Chile (en el colegio no la vi más de un mes), reconozco que la profesora obvió el contarnos varios detalles.

Detalles como que entre los 18 presidentes de Chile, no son pocos los que tienen las manos manchadas con sangre de este pueblo. A modo de ejemplo, Institutano fue Pedro Montt Montt, presidente de Chile que dio la orden de asesinar a 3.500 salitreros en el Norte Grande, conocida actualmente como la mayor matanza en la historia de nuestro país (después de los 17 años de dictadura, claro) hablo de La Matanza de la Escuela de Santa María de Iquique. También a mi profesora se le olvidó mencionar que Institutano fue Germán Riesco Errázuriz, presidente de la República en el periodo del auge de la “Cuestión Social” destacando la matanza a raíz de la Huelga de la Carne, la cual dejó un saldo de más de 300 muertos en las calles del centro de Santiago. Previamente, destacan dos tristes hechos en la historia de Chile en que Institutanos también han sido actores principales. Fue un Institutano Manuel Bulnes Prieto, quien sofocó la Revolución Liberal de la Sociedad de la Igualdad, causando decenas de bajas. Fue Institutano también, Aníbal Pinto, presidente de Chile, quien nos condujo a una absurda guerra contra nuestros hermanos peruanos y bolivianos por intereses oligarcas. Esta guerra, la Guerra del Pacífico, causó 3 mil bajas en Chile y más de 10 mil bajas en los países vecinos.

Diego Portales también fue Institutano. Para todo el que sepa un poco de historia, cualquier aproximación resultaría vaga en tratar de explicar las obras de él. Prohibió, so pena de cárcel, el participar en chinganas. Instauró una nueva forma de castigo para los “criminales peligrosos”, azotes públicos. Conocida es su frase: “Palos y bizcochuelos, justa y oportunamente administrados, son los específicos con los que se cura cualquier pueblo, por arraigadas que sean sus malas costumbres.”.

Pero, para terminar con este breve, recorrido histórico por la “Historia no contada” de los ilustres Institutanos, quisiera concluir con un deseo: El próximo año hay elecciones presidenciales. Ojalá el número de presidentes Institutanos no crezca hasta los 19. Me daría vergüenza que Laurence Golborne, un Institutano que hasta hace 3 años era Gerente General de Cencosud, (a saber: Jumbo, Paris, Santa Isabel, Costanera Center, entre otros) consorcio que paga $4.072 de patente al año, fuera presidente de Chile.

Más allá de la falsa historia que nos han intentado vender del Instituto, el principal problema que reconozco además funciona como parte básica, casi como un pilar que sostiene todo este aparataje institucional: los mitos y tradiciones.

Recuerdo cuando mi curso de séptimo básico conoció por boca de un profesor, una famosa frase que terminó dando vueltas por la cabeza de todos mis compañeros: “Errar es humano pero no Institutano” sin tener estudios algunos de pedagogía, ni pretender hacer un análisis psicológico de la educación, me parece que la pregunta cae de cajón: ¿A qué clase de profesor se le puede pasar por la cabeza decirle eso a niños de 12 años? ¿Por qué intentar separar al Institutano del humano común y corriente? ¿Tan inteligentes somos? Luego de vivir 6 años con esa frase, ¿Cómo se le explica a alguien que obtuvo 500 puntos ponderados en la PSU? Y que salió con un NEM y un Ranking por debajo de la media nacional.

Desde el primer día que pisé este colegio, sentí como todos los dardos y las acciones van dirigidas a un solo objetivo: el éxito. El éxito no como un instrumento para un fin mayor y más noble (la felicidad, por ejemplo). Sino como la meta final de la vida. Un éxito aparente eso sí, un éxito centrado sólo en lo económico: ser puntaje nacional, estudiar una carrera tradicional, casarse, escalar lo más alto posible en la empresa, comprarse una camioneta para pegarle la insignia del instituto en el parabrisas. Como dirían los Fabulosos Cadillacs: “En la escuela nos enseñan a memorizar: fecha de batallas pero que poco nos enseñan de amor”. Amor a lo que hacemos, amor al prójimo, amor a la clase o incluso a la humanidad. No, nada de eso. Sólo buenos puntajes para el día de mañana comprarse la camioneta 4×4.

Frases como esas son las que forman el carácter del general del alumno Institutano: petulante, soberbio, chovinista y exitista. Personalmente, no es ningún orgullo ser el colegio más odiado de los “emblemáticos” (y no me trago el cuento que nos decían los profesores que es porque somos los más inteligentes o los con mejores pololas) es porque de una u otra manera de verdad creemos que nosotros no nos equivocamos: porque somos Institutanos.

En este colegio desde que entramos, se nos ha inculcado el valor de la competencia y la discriminación. Las evaluaciones tienen que ser individuales. Para que así, la satisfacción del que se sacó un siete, sea personal. De él solo. Sin embargo en la vida: ¿Qué actividad se puede desempeñar solo? Ninguna. Nos educan en una burbuja idílica.

Cuando miro hacia atrás, pienso: ¿Qué valores aprendí en este colegio? Si todos hemos sido testigos de horrorosas frases estilo: “corran como hombres, no como maricones” “asuman sus consecuencias como machitos” “al colegio se viene solamente a estudiar” o “dejen la población en la casa” ¿Son acaso estas frases las que corresponden a un colegio que se jacta de estar forjado sobre los valores de la ilustración? No lo creo. Apropósito de los mismo, yo personalmente no he sido testigo, y tengo la impresión que es una conducta que va en retirada, pero hasta hace sólo un par de años, era común ver a un respetado y sacralizado profesor de este colegio, echando alumnos de la sala por negro. O suspendiendo aleatoriamente (Hacía formarse a un curso y decía: un, dos, tres: suspendido. Un, dos, tres: suspendido) sólo para demostrar su hipotético poder en este colegio. Ahora bien, de lo que sí he sido testigo, es de tratos abiertamente homofóbicos por parte de profesores hacia compañeros homosexuales: “Este colegio por gente como ustedes está como está, váyanse” y, en la misma línea he sido testigo de de profesores pegándole a compañeros (no combos ni patadas, pero sí empujones).

Estas son algunas de las cosas que hacen que yo no pueda sentirme orgulloso, como me han dicho que tengo que estarlo, de portar esta insignia. No podría sentirme orgulloso de ir en un colegio que la sola idea implica discriminación. Si la educación en Chile fuera buena en todos los establecimientos educacionales ¿Qué motivo habría para la existencia del Instituto Nacional? Ninguna. Si mi antiguo colegio me hubiese ofrecido la misma calidad de enseñanza que el nacional, yo no me hubiera cambiado. Pero me cambié porque no la ofrecía. Entonces, ¿Cómo sentirme orgulloso de haber dejado a 40 ex compañeros pateando piedras en mi ex colegio, para yo venir y “salvarme” de no patear –tantas- piedras? La sola idea suena aberrante.

No puedo dejar de mencionar lo sorprendente que fue para mí ver en la página del preuniversitario Pedro de Valdivia (de los mismos dueños de la Universidad Pedro de Valdivia, la cual tiene preso a su ex rector por el escándalo de las acreditaciones) un aviso que decía que habían firmado un convenio con el Instituto Nacional. El símbolo del lucro en la educación firmando un convenio con el símbolo de la educación pública. Es así como el CEPAIN lleva a la práctica sus comunicados “¿a favor de la educación pública? ¿Quién los autorizó para usar el nombre del colegio, a quién le preguntaron?” Patético.

Para concluir esta catarsis contenida por 6 años, me gustaría compartir con ustedes dos anécdotas que me ocurrieron este año en el colegio.

Corrían los primeros meses del año, cuando equis profesor preguntó en voz alta a todo mi curso: ¿Quién de aquí sabe qué es la comisión Valech o el informe Rettig? Ninguna mano se levantó. Nadie de un cuarto medio humanista del “Mejor colegio de Chile” lo sabía.

Y la segunda, casi en la misma línea: El 11 de Septiembre del año que se va, cayó martes. Día en el cual me tocaba por asignatura Historia electivo e Historia Común. En mi interior, cuando me dirigía al colegio pensé que por lo particular de la fecha, y por ser un curso Humanista usaríamos esas 3 horas para discutir respecto al tema. Craso error. Parece que era más importante las Batallas Napoleónicas en historia común y la Ley de oferta y demanda en historia electivo que las bombas de ruido que se escuchaban explotar en el colegio a esas horas de la mañana. Comentando con unos compañeros en el recreo la situación, recordamos que nunca, en los 6 años que llevamos en el colegio nos pasaron el Golpe de Estado (donde, paradójicamente, murió un Presidente Institutano). Es decir, haciendo el experimento que yo sólo sepa lo que me han pasado en el colegio y nada más, no sabría quién fue Augusto Pinochet en la historia de Chile. Repito: Cuarto medio humanista en el mejor colegio de Chile.

Ahora bien (aquí viene la parte emotiva) no podría ser tan hipócrita de sólo quedarme en la crítica. Digo hipócrita porque yo postulé al nacional porque quise y me quedé aquí también porque quise. Y es porque dentro de todo lo yermo aun existen pequeños oasis fértiles. Profesores en los que se puede confiar una palabra más allá de la materia oficial, profesores que entienden la educación más que como un “motor de asenso social” y que conciben al colegio más que como un preuniversitario de 6 años. Profesores de materias “no-psu” que luchan día a día contra el sistema para darle dignidad a su ramo. Y creo que lo logran, sus ramos son los más dignos de todos. Pedro Lemebel, un escritor chileno en una crónica rememorando sus años en el Liceo Manuel Barros Borgoño lo describe mejor que yo, cito: “Pero rescato de ese liceo, las clases progresistas que me enseñaron política, filosofía, literatura, poesía y otras lecturas más allá del horroroso Quijote en papel de biblia que después me lo fumé entero”. No daré nombres, pues sé cómo funcionan las cosas en este colegio y no quiero que vinculen a ningún profesor con este discurso, pero estoy seguro que ellos saben quiénes son.

Paradocentes que muchas veces te alegran el día con sus saludos y su disponibilidad desinteresada y casi religiosa para ayudarte. Los tíos auxiliares que a las 7.30 de la mañana cuando llegas a la sala y están sólo ellos barriéndola son tu primer “Buenos Días”, tías del Kiosko que nos prestaban microondas cuando a mitad de año dejaron de funcionar los del casino, y en general toda la gente que te conoce por tu nombre y no por tu apellido o número de lista, a todos ellos: gracias, infinitas gracias y espero no se dejen avasallar, porque sepan que tienen todo en contra.

Sin más que palabras de agradecimiento para, como dije anteriormente, lo fértil dentro de lo yermo, palabras de disculpas a los que me dieron la oportunidad de leer un discurso, palabras de desprecio para quienes hacen de este colegio un preuniversitario de 6 años deshumanizador, les digo a ustedes, compañeros de generación: éxito, pero éxito de verdad, del que incluye felicidad y crecimiento personal.

Y espero que con estas palabras no haya herido su orgullo Institutano, si fuera así, cumpliría mi deseo: “Sólo espero que el día de mi licenciatura, me reciban con gritos de odio”.

Compañeros, hoy, se acabaron los 12 juegos. Muchas gracias

Benjamín Gonzalez
Presidente del 4to F Humanista del Instituto Nacional


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Curiosidad: Las cinco vocales en el idioma español


ARGENPRESS CULTURAL

La famosa escritora española Lucía Echevarría, ganadora del Premio Planeta, dijo en una entrevista, que "murciélago" era la única palabra en el idioma español que contenía las 5 vocales.

Un lector, José Fernando Blanco Sánchez, envió la siguiente carta al periódico ABC, para ampliar su conocimiento.

Carta al director del diario ABC

Acabo de ver en la televisión estatal a Lucía Echevarría diciendo que "murciélago" es la única palabra en nuestro idioma que tiene las cinco vocales.

Mi estimada señora, piense un poco y controle su "euforia". Un " arquitecto" "escuálido", llamado "Aurelio " o "Eulalio", dice que lo más "auténtico" es tener un " abuelito" que lleve un traje "reticulado" y siga el "arquetipo" de aquel viejo " reumático" y "repudiado", que "consiguiera" en su tiempo, ser "esquilado" por un " comunicante", que cometió "adulterio" con una "encubridora" cerca del " estanquillo", sin usar "estimulador".

Señora escritora, si el "peliagudo" "enunciado" de la "ecuación" la deja "irresoluta", olvide su "menstruación" y piense de modo "jerárquico".

No se atragante con esta "perturbación", que no va con su "milonguera" y "meticulosa " "educación".

Y repita conmigo, como diría Cantinflas:

¡Lo que es la falta de "ignorancia"!


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿Qué sigue siendo válido en León Trotsky?


Guillermo Almeyra

La historia es como el mar y las mareas y olas avanzan y retroceden para volver a avanzar impulsadas por los vientos y, cada tanto, sufre violentos momentos catastróficos -sus tsunamis- o parece caer en desesperante calma chicha.

Los grandes hombres, por su parte, tienen la altura de la ola histórica sobre la que se montan y, por consiguiente, en el período de ascenso de la misma abundan quienes, por ejemplo, tienen madera de mariscales de Napoleón o los grandes revolucionarios rusos, con pasta de dirigentes potenciales, que confluyeron en el bolchevismo.

Marx y Engels crecieron montándose en las ruinas imponentes de la Revolución Francesa y Trotsky, como Lenin, en el asalto al cielo de los comuneros parisinos, es decir, en la gran ola anterior a la que ellos mismos comenzaban a subirse. Por eso son hijos de su época, antes que nada y, para juzgar su pensamiento hay que ver qué queda de la misma y ubicarlo históricamente.

El siglo XX fue “un siglo de guerras y revoluciones” que comenzó con la guerra ruso-japonesa que dio origen a la Revolución Rusa de 1905, una revolución campesina y democrática, antizarista, que dio origen a una dirección obrera -los consejos obreros (soviets) de San Petersburgo-, y que fue un ensayo general de la revolución de 1917 pero integró también la ola de revoluciones democráticas con base campesina como la persa o la china de 1910 o la mexicana de 1910-1920.

Fue también un siglo que se apoyó sobre las difundidas esperanzas y las fuertes organizaciones socialistas en todos los países metropolitanos (salvo Estados Unidos) y en muchos de los dependientes, coloniales o semicoloniales de un mundo que se caracterizaba entonces por una abrumadora mayoría de campesinos y por la opresión colonial de la inmensa mayoría de la Humanidad.

Los grandes países imperialistas eran entonces el Reino Unido, Francia y Alemania, seguidas por los imperios ruso y austrohúngaro, y los tres primeros se habían distribuido África, el Pacífico y Asia (donde también actuaban imperialismo menores) y la parte del león estaba en manos de los británicos. Estados Unidos, en efecto, antes de 1914, apenas era una potencia regional que se asomaba al campo de las potencias imperialistas con su intervención en Filipinas, Cuba, el Caribe y Centroamérica y sus incursiones de rapiña en México.

Las guerras interimperialistas entre potencias de capacidad similar estaban, por lo tanto, en el orden del día, desde la segunda mitad del siglo XIX y lo estuvieron durante toda la mitad del siglo siguiente.

La burocratización de los partidos obreros y de los sindicatos había marchado conjuntamente con la transformación de los países europeos occidentales en imperialistas. El Estado se había tragado a los reformistas y estatalistas de Inglaterra y de la socialdemocracia en Bélgica, Alemania, Holanda y en los sindicatos se batían en retirada el anarcosindicalismo y el sindicalismo revolucionario soreliano y se afirmaba cada vez más el llamado socialismo de Estado, o sea, la sumisión del movimiento obrero al Estado, que se basa sobre el carácter burgués del sindicato como negociador del precio y las condiciones de venta de la mercancía mano de obra y su intervención como un actor más en un mercado cada vez más regulado por el Estado capitalista. Eso fomentaba el nacionalismo de los contingentes obreros que más aprovechaban la riqueza (y las fechorías) de su burguesía y su Estado, como el alemán, y creaba en Estados Unidos (donde los socialistas eran muy pocos) un sindicalismo de negocios, ultranacionalista y corrupto.

Todos los socialistas eran conscientes ya desde hacía 50 años de que la revolución no la provocaban ellos con su voluntad sino que era un rayo producido por la crisis del sistema (como cuando la Comuna de París) que creaba a la minoría de revolucionarios la posibilidad de llegar a las amplias masas ya trabajadas por la lucha ideológica antisistémica que libraban diariamente y en todos los niveles de la sociedad los socialistas, con sus círculos de lectura, sus bibliotecas, organizaciones juveniles y deportivas, centros barriales y de asistencia mutua, filarmónicas, allí donde eran legales, o con el monopolio virtual de la resistencia ilegal a la autocracia, como en Rusia.

Para ellos, por consiguiente, no había posibilidad de triunfo de la revolución sin condiciones previas revolucionarias pero tampoco sin partido y sin educación socialista de las masas, al menos obreras, y de un pequeño sector de la baja intelectualidad que hacía de bisagra con los sectores de escasa cultura. Algunos, como Lenin o Kautsky, atribuían a ese pequeño sector -y al partido- el papel de introductores de la teoría y el conocimiento “desde afuera” y otros, como Rosa Luxemburgo o Trotsky mismo, creían que el capitalismo ya preparaba a los obreros más cultos y avanzados a pensar teóricamente y, por lo tanto, que había que apoyarse en las formas concretas en que el proletariado desarrollaba un doble poder (como los consejos) frente al del Estado.

La revolución, para algunos socialistas, comenzaba entonces en las grietas más grandes del capital (las grandes crisis, las guerras desastrosas) como movimientos democráticos, por las libertades y la tierra, constitucionalistas y modernizadores pero, por si dirección y su ritmo mismo, daba la voz cantante al proletariado, organizado, más cultivado, más consciente, que era el eje de la vida económica en las ciudades y, por lo tanto, podía dirigir a la inmensa y dispersa masa campesina.

La revolución democrática y nacional asumía así reivindicaciones sociales obreras y anticapitalistas y una orientación socialista: tal era la tesis de la Revolución Permanente de Trotsky y Parvus, nacida de la experiencia de la revolución rusa de 1905. Además, una revolución que estalla en una ciudad o se extiende a nivel nacional o perece y que irrumpe en un país atrasado o se generaliza propagándose a otros países más avanzados, o se asfixia, degenera, muere. Esa fue la gran discusión de Trotsky con Lenin y los bolcheviques, que defendían en cambio la tesis de una revolución democrática y campesina en una primera fase, pero Lenin en Julio de 1918 adoptó la tesis de Trotsky, que dirigió la insurrección bolchevique, y la historia le dio momentáneamente la razón a la teoría de la Revolución Permanente.

Pero, si bien la revolución socialista amenazó a todos los países derrotados en la Gran Guerra de 1914-1918 (Alemania y los componentes del ex Imperio Austrohungárico, en particular) donde se crearon consejos obreros, ni las alas de izquierda de los partidos socialistas, ni los nacientes partidos comunistas, ni los sindicatos revolucionarios pudieron dirigirla. En los países coloniales, la revolución nacional, democrática y antiimperialista, a falta de direcciones o de núcleos socialistas, siguió direcciones nacionalistas, como en México o en China.

La Unión Soviética quedó por lo tanto sola cuando había depositado todas sus esperanzas de sobrevivencia en la revolución mundial y, además, por el error cometido invadiendo Polonia donde sus ejércitos fueron derrotados, perdió la frontera con la Alemania en crisis. Esa fue, como dice Trotsky, la base principal de la burocratización.

Lenin, en sus últimos escritos, combatió la burocratización del partido bolchevique y del Estado, cada vez más en manos de Stalin, pero quien estudió y combatió ese fenómeno, sobre todo después de la muerte de Lenin, con la Oposición de 1923, primero y después hasta el fin de su vida, fue Trotsky. A él y su libro La Revolución Traicionada, debe la Humanidad no sólo el análisis de por qué surge la burocracia en los países modernos sino también de cuáles son los principales remedios para reducirla (la incorporación de la juventud obrera y de las mujeres al partido, su politización, la democracia partidaria con el derecho a la existencia de tendencias, la lucha contra el nacionalismo y el verticalismo). Porque, para él, como para su compañero y amigo Cristian Rakovsky, en Los Peligros Profesionales del Poder, la burocracia tiene una base objetiva en la miseria, la escasez, el atraso cultural y material, la desmoralización y desgaste de quienes hicieron la revolución pero una base subjetiva en la falta de preparación teórica en el partido y en el conservadurismo de sus cuadros más nacionalistas y atrasados, así como en la fusión entre el partido, que debería ser antiestatalista, y el aparato estatal, que administra el funcionamiento de una economía capitalista en un mundo capitalista.

Para Trotsky, como para Lenin, el socialismo tenía como base fundamental la estatización de los medios de producción, la planificación económica, el monopolio estatal del comercio exterior. Ellos sobrestimaban así las transformaciones jurídicas en la propiedad (la estatización) y la capacidad del Estado de controlar burocráticamente una sociedad cada vez más compleja a medida que reconstruía las bases de la economía y crecía y se diversificaba. Subestimaban al mismo tiempo la subsistencia del régimen salarial y de las viejas relaciones de producción (en las que el patrón había sido reemplazado por el dirigente nombrado por el partido) y la carencia de cualquier control por parte de los obreros. La fórmula “el socialismo es igual a la electricidad más los soviets” confiaba más en la incorporación de las nuevas técnicas (la electricidad) que en los soviets que ya habían dejado de ser organismos de poder obrero y campesino para convertirse en meras correas de transmisión del partido, al que la guerra civil había obligado a ilegalizar además de la lucha de tendencias, que le daba vitalidad, y a convertirse en partido único.

La caracterización que hizo Trotsky de la Unión Soviética como Estado obrero degenerado, que siguió a las sucesivas de Lenin de “Estado burgués sin burguesía” y de “Estado obrero con fuertes deformaciones burocráticas”, era formalista porque los obreros habían sido ya expropiados por los burócratas que, en su nombre, desarrollaban valores y relaciones burguesas que no necesitaban de la propiedad para asegurarles el status de casta-clase privilegiada.

Esa aceptación del carácter aún “obrero” del Estado no capitalista surgido de la Revolución de Octubre llevó a Trotsky, durante muchos años, a una lucha perdida de antemano por la recuperación del cuerpo descompuesto del partido y del Estado y le impidió construir a tiempo y con los métodos adecuados -una clandestinidad en el partido y en sus instituciones- una dirección revolucionaria, facilitando así la cada vez más salvaje represión stalinista, la cual se hacía cada vez más torpe y cruel a la medida en que los errores internacionales de Stalin aislaban más a la URSS de una revolución mundial estancada y la ponían en peligro ante el nazismo y la contrarrevolución mundial, fortalecidos por esos errores.

Poco antes de ser asesinado, Trotsky planteó que el capitalismo -que en esos momentos preparaba una nueva guerra mundial interimperialista en medio de su estancamiento productivo- había agotado sus posibilidades de crecimiento. Organizó la IV Internacional para que un partido mundial de la revolución dirigiese la nueva oleada revolucionaria, que creía seguiría a la guerra, y regenerase la Unión Soviética mediante una revolución política que extirpase a la burocracia manteniendo las conquistas de la Revolución Rusa. Sostuvo también que, si después de la guerra el proletariado mundial no podía hacer la revolución socialista, se instalaría un período de barbarie, la URSS desaparecería y habría que imaginar entonces las bases de un nuevo programa para la reconstrucción de la civilización.

El mundo en que vivimos

La URSS desapareció y el proletariado se transformó y diferenció en muchas capas, que reforzaron la tendencia siempre existente, pero antes débil, a desarrollar en vastas capas una mentalidad de pequeños productores similar a la de las clases medias pobres y a aceptar como naturales la ideología y la dominación del capital.

Vivimos hoy la mayor, más profunda y más extensa crisis que el capitalismo haya conocido pero, a diferencia de las crisis del pasado, no hay quien plantee una alternativa socialista ni hay partidos socialistas de masas y la idea misma del socialismo dejó de ser una esperanza para identificarse, para millones de seres humanos en toda Europa oriental, la ex Unión Soviética, Corea del Norte, China, Vietnam, Camboya y en Cuba misma o con el recuerdo de atrocidades y terribles sufrimientos o, en el caso cubano, con una idea que no moviliza a los que en toda su vida no han conocido sino la escasez y las restricciones de todo tipo.

Las condiciones revolucionarias pueden aparecer y aparecerán, pero no serán los revolucionarios socialistas casi inexistentes salvo al nivel de pequeños grupos los que las aprovechen al menos en un plazo corto previsible. Por eso la Primavera árabe, eco postergado de la Primavera de los Pueblos de 1848 en Europa que dio impulso posteriormente al socialismo y al movimiento obrero, ve hoy empantanarse su impulso democrático, nacionalista y antiimperialista en la ciénaga de los conflictos religiosos, regionales y étnicos y surgen regímenes bonapartistas apoyados en las fuerzas armadas que tratan de aplastarla.

Desde el fin de la Segunda Guerra mundial ha habido un crecimiento enorme de la capacidad productiva del capitalismo, que hoy abarca todo el planeta, y el capital financiero, internacionalizado, dirige todo el proceso y tiene a los Estados a su servicio. El proletariado se ha transformado profundamente. En los países industrializados el índice de sindicalización es bajísimo, los trabajadores industriales no representan sino cerca del 12 por ciento de la Población Económicamente Activa (menos que los que trabajan en Servicios y menos también que los precarios, cada vez más numerosos y mal pagados); cerca de la mitad de ellos, como en Francia o en Italia, votan por partidos xenófobos y chauvinistas de extrema derecha mientras la mayoría aplastante de los obreros (socialdemócratas, socialistas, nacionalistas en los países como Argentina, Bolivia, Venezuela o Brasil) sólo esperan un “capitalismo humano”. Los anticapitalistas, como en el siglo XIX, en tiempo de Marx, son absolutamente minoritarios en todas partes. En las elecciones italianas (de febrero próximo) las encuestas dan, por ejemplo, entre 1.5 y 2.5 por ciento a los grupos que dicen ser socialistas -algunos de los cuales formaron sin embargo parte de gobiernos capitalistas-. El capitalismo incorporó a su arsenal centenares de millones de trabajadores con salarios bajísimos y condiciones de trabajo propias de la época de Dickens que en la ex URSS y en China y todo Oriente aceptan el capitalismo como marco social único y natural.

Los ataques neocolonialistas del imperialismo (como en Irak, Afganistán, Libia o las acciones de Israel en Palestina) son cosa de todos los días y no despiertan ya la solidaridad internacional que tuvieron los combatientes de Corea del Norte en los sesenta o de Vietnam. Esas guerras neocoloniales localizadas alimentan a las industrias de guerra, refuerzan el peso del complejo militar industrial en los respectivos Estados y forman parte de una lucha sorda entre las potencias por la redistribución del control de los recursos vitales y estratégicos (combustibles, agua, mares).

Los distintos imperialismos siguen teniendo intereses propios y tienen continuas diferencias con sus aliados, como lo muestran las guerras neocoloniales de Francia en África, pero es impensable hoy una guerra interimperialista (los países europeos occidentales, por ejemplo, fabrican en común su armamento) e incluso es muy improbable a corto o mediano plazo una guerra de cualquiera de los imperialismos con China, que los sostiene a todos comprándoles bonos y empresas y que es el principal socio comercial de las transnacionales).

No hay pues una visión propia de los obreros, diferenciada a nivel mundial, pues cada contingente desempeña un papel secundario a nivel nacional, no se siente parte de una sola clase mundial, lucha apenas por reformas que mejoren su nivel de vida o que frenen algo el empeoramiento del mismo. El Partido Mundial de la Revolución Socialista con el que Trotsky soñaba no existe ni siquiera en proyecto y no tiene bases materiales ni siquiera una revista teórica que analice el mundo actual y formule alternativas creíbles. Sólo se llega al nivel del intercambio de informaciones y de intervenciones político-organizativas apenas puntuales. No hay así construcción paulatina de conciencia socialista, educación socialista a partir del balance de las luchas y de las experiencias, limitadas es cierto, de autoorganización y autogestión o de desarrollo de elementos de doble poder, como las policías comunitarias armadas y los tribunales populares en el estado de Guerrero, en México, o en las fábricas ocupadas y en autogestión, en Grecia, España, Francia, Argentina, Uruguay.

En ninguna parte del mundo existe una situación revolucionaria. En todas partes estamos en efecto ante luchas defensivas de los trabajadores a los que la ofensiva capitalista mundial sigue quitándoles conquistas históricas, como las 8 horas, la prohibición del trabajo infantil, la asistencia social, las leyes de protección laboral. Esta ofensiva capitalista va acompañada por una depredación sin límites de los bienes comunes y de los recursos ambientales sin que se alce contra eso, salvo en casos excepcionales, como en Cajamarca, Perú, una protesta social de magnitud tal que frene al gran capital.

La alianza entre los obreros (reducidos a un peso mínimo y todavía reformistas y bajo la dominación capitalista) y los sectores no capitalistas de las zonas rurales, subsumidas por el capital y en proceso de emigración hacia las ciudades o hacia otros países, en estas condiciones actuales no aparece posible porque los primeros confían en mejorar algo su situación en el marco del capitalismo y los segundos ven al capitalismo como lo único posible y prefieren emigrar hacia dónde puedan ganar algo más o encerrarse en la utopía del aislamiento.

Allí donde la crisis de hegemonía del imperialismo estadounidense ha dejado mayor margen al desarrollo de las debilísimas burguesías nacionales, éstas están subordinadas al capital financiero internacional y las tareas democráticas que les habrían correspondido no son llevadas a cabo por el proletariado nacional como líder de la entera nación oprimida y explotada sino por aparatos estatales nacionalistas distribucionistas y asistenciales que se apoyan en “el pueblo” indiferenciado, frenando e impidiendo el avance de los obreros y desde el Estado quieren reanimar y alimentar a esas burguesías nacionales . Esos gobiernos bonapartistas “progresistas”, no rompen con las políticas neoliberales que los atan al capital financiero internacional y se dan como objetivo un utópico capitalismo según ellos justo y productivo, no un cambio revolucionario de sistema. De las frondosas burocracias estatales y partidarias que fomentan surgen sectores capitalistas especuladores, corruptos que infectan el aparato estatal capitalista a todos los niveles. El repudio a una política mundial que reduce constantemente los márgenes a la ciudadanía y los derechos democráticos y sociales conquistados durante el último siglo gracias al temor de los capitalistas a la posibilidad del socialismo, no supera aún el nivel de los movimientos democráticos de masa, de las llamadas “revoluciones cívicas”, en la que los obreros son una parte menor y no diferenciada. A eso se une la burocratización y cooptación por el Estado, como en Bolivia, de las direcciones de los movimientos sociales y de los sindicatos y la transformación de esas fuerzas sociales en base de apoyo para realizar una política capitalista de modernización del país, un neodesarrollismo basado en el extractivismo y en la depredación ambiental que confunde crecimiento económico con desarrollo social y zapa las bases mismas del apoyo popular al gobierno “progresista” de la pequeñoburguesía.

Los grandes movimientos nacionales y democráticos en ninguna parte del mundo, salvo quizás, y muy en parte, en Grecia, tienen una dirección orientada al socialismo o con peso proletario. Vivimos a escala mundial, y esa será la situación durante unos lustros, en la necesidad de terminar la Revolución Francesa, con la República de los ciudadanos, no aún de reproducir la Rusia de los consejos.

Trotsky tenía razón cuando decía que las tareas democrático-burguesas no podían ser ya dirigidas por las burguesías “nacionales”, integradas en el capitalismo financiero mundial en forma subordinada. Pero, al no poder ser dirigidas por los trabajadores en el sentido más amplio del término, simplemente son postergadas y se crea una situación de crisis social y económica permanente y prolongada que abre la posibilidad de una catástrofe ecológica mundial o de aventuras militares que escapen del control, o sea, de una larga fase cada vez más bárbara.

De los grandes aportes de León Trotsky subsiste en primer lugar la confianza en los trabajadores, en la juventud, en las mujeres y la necesidad de apoyarse en ella y de construir sobre ella, cualesquiera sean los plazos. Es actual, igualmente, la necesidad de combatir en todos los campos la ignorancia, la miseria cultural, la brutalidad, el desprecio por las ideas, o sea las bases subjetivas de la burocratización de los grupos y partidos que deberían combatir a su vez la burocratización de los sindicatos, como instituciones reformistas, y las burocracias estatales “progresistas”. La lucha por la democracia más amplia posible en los partidos que se dan como objetivo el socialismo sigue siendo inseparable de la afirmación de la democracia como terreno de maduración del proletariado en esta dura fase del siglo XXI en su camino a la formulación de programas anticapitalistas.

El concepto del partido bolchevique, nacido en la lucha clandestina contra el zarismo y desarrollado en la fase del ascenso revolucionario de 1918/1919, es en cambio obsoleto en las nuevas condiciones mundiales, igual que el de un Partido Revolucionario Mundial, pero no lo es el de un partido en lucha a muerte con el capitalismo y, por lo tanto, obligado a asegurar su permanencia y sobrevivencia con medidas de autodefensa y si es necesario de clandestinidad.

La visión mundial, planetaria, de la lucha de clases y de la construcción del socialismo que, como sostenía Trotsky, es imposible en un solo país, es fundamental y buena parte de los errores y desastres sufridos por la Unión Soviética o incluso por Cuba, se deben a la visión estrecha y nacionalista de los dirigentes de los respectivos Estados y demuestran una vez más la importancia de Trotsky como teórico marxiano de nuestro tiempo. Trotsky no nos basta hoy para responder a todos los desafíos teóricos que enfrentamos -como la elaboración de programas de transición precisos para la reconstrucción de la independencia de clase de los trabajadores y de los oprimidos- pero sin él y sin sus concepciones sobre el desarrollo desigual y combinado que muestra cómo en un solo proceso actúan en interrelación y se interinfluencian distintas revoluciones y luchas culturales o sobre las tijeras entre la ciudad y el mundo rural y sin su internacionalismo, careceríamos de instrumentos para intentar comprender la realidad para transformarla.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.