miércoles, 30 de enero de 2013

Año nuevo: ¿vida nueva?


Julio Herrera (Desde Montreal, Canadá. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Desde principios del siglo pasado se invocaba el advenimiento del año dos mil como la cúspide del progreso humano, como el paradigma de la prosperidad y de la armonía de la civilización moderna.

Sin embargo ahora la humanidad comienza el año trece de este nuevo siglo, -y más aún, de este nuevo milenio,- sin que las condiciones de vida hayan mejorado sustancialmente para las clases eufemísticamente llamadas “menos favorecidas”.

Para los indigentes que sobreviven solo para prolongar su agonía cotidiana, ¿qué es un año que nace, y qué es un año que muere? ¡Nada! Para ellos, como dice el Eclesiastés, “no hay nada nuevo bajo el sol”.

Hoy, a principios de este siglo, como a principios del siglo pasado, continúan vigentes las palabras del gran Enrique Santos Discépolo cuando en 1935 dijo en el tango Cambalache: “El mundo fue y será una porquería, ya lo sé, en el quinientos seis, y en el dos mil también”.

Las alturas de prosperidad y de bonanza social que los pueblos habían vislumbrado en el ocaso del siglo veinte producto de cambios sociales se tornaron en abismos de incertidumbre ante la actual crisis financiera mundial y la inminencia de otra guerra mundial.

El siglo XX empezó con oleadas de revoluciones proletarias y planetarias que presagiaban cambiar la historia de la humanidad, y el siglo XXI empezó con tímidos gestos de rebeldía de tumultos populares que, con pocas excepciones, son solo revueltas financieras sin llegar siquiera a revoluciones populares. Son solo revueltas estomacales. Hoy, con la mitigada excepción de Venezuela, Ecuador y Bolivia, ya no se combate a las tiranías: se pacta con ellas a cambio de una mísera supervivencia.

Hoy el sueño anticolonialista de Bolívar y de Martí ha sido reemplazado por el sueño neocolonialista del Tío Sam. El heroico ejemplo del revolucionario pueblo cubano a mediados del siglo es hoy solo un souvenir de museo, como el de la histórica o legendaria revolución francesa.

Y ante esos siniestros augurios, ser optimista es ser ingenuo.

Paradójicamente, lo que impide el advenimiento del nuevo mundo que tanto anhelan los pueblos oprimidos es el Nuevo Orden Mundial impuesto por el mercantilista neoliberalismo, depredador de la humanidad.

Las armas y el dinero son los amos absolutos del mundo moderno. La deshumanización de la humanidad es la afrentosa paradoja del asombroso desarrollo; el hombre moderno, que con su engreída tecnología creyó poder cambiar todas las cosas, terminó cambiado en una cosa al servicio de la tecnología. Hoy la presunta prosperidad económica es una utopía que está basada en el uso y abuso de las cartas de crédito que solo logran esclavizar aún más a sus usuarios tras el sofisma del “progreso, la equidad, la libertad y la democracia”.

¿Pero, ¿qué hubiera sido del pueblo sudafricano y del boliviano si se hubieran resignado al paradigma racista de que sin el gobierno de los blancos estaban condenados a morir en el caos? ¿Y qué hubiera sido del pueblo cubano, convertido en el prostíbulo de los yanquis, si se hubiera conformado con el precepto hegemonista de que sin la “ayuda humanitaria” de los proxenetas yanquis no podría subsistir?

Lo primero que los pueblos subyugados olvidan en su rápido descenso hacia la muerte es su propia historia. Y es por el olvido de sus gloriosas epopeyas que caen en la servidumbre. Pero no olvidemos que es mucho más honorable el mendrugo de la resistencia cubana que la rastrera opulencia de los desertores cubanos en Miami, porque la supervivencia conseguida a cambio de la dignidad es tan abyecta como la riqueza conseguida a expensas de la miseria ajena.

El egoísta y fatalista “Sálvese quien pueda”, antítesis de la solidaridad, no es la solución para los pueblos oprimidos, porque a la globalización de los opresores hay que oponer la globalización de los oprimidos. ¡Resignarnos es hacernos cómplices de nuestros propios verdugos! ¡No es hora de lamentos estériles sino de gritos de revancha, porque sucumbir sin luchar ante las ignominias y depravaciones del poder financiero multinacional es una derrota anticipada, más vergonzosa aún por ser voluntaria!

¡No, los años y los siglos se suceden unos a otros, pero el destino de los pueblos oprimidos debe cambiar, y no esperar que lo cambien los imperios opresores ni presuntos poderes celestiales! El capitalismo vence, pero no convence; a los indígenas precolombinos los colonizadores pudieron deslumbrarlos con espejos, pero al hombre del siglo XXI no se le puede engañar con utopías medievales que solo buscan castrar su dignidad y sus instintos combativos.

¿Año Nuevo? ¡Nuevos combates por una nueva vida! ¡No hay que olvidar que los pueblos unidos jamás serán vencidos!

¿Qué hace falta? ¡SOLIDARIDAD!


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Carta a un joven periodista


Rafael Plaza (Desde Madrid, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Los periodistas andamos muy revolucionados. Como habrás visto, nos dan por todos lados. Unos nos llaman plumillas; otros, irresponsables; éste, hijos de puta, y aquél, sinvergüenzas. Si hicieras una encuesta callejera -cosa a la que suelen dedicar en los periódicos a jovencitos periodistas como tú- te encontrarías con los que afirman que hablamos de todo sin saber de nada, o los que aseguran que con tal de dar un titular escandaloso somos capaces de las mayores mentiras; que buscamos el sensacionalismo, o que de lo que se trata es de vender más a cualquier costa.

Cuando el 23-F, se decía que salvamos la Constitución; y ahora, los mismos están diciendo que hacemos peligrar la democracia. Para unos tenemos como patrón a san Francisco de Sales; para otros, al mismísimo diablo.

Si escribimos contra el gobierno, nos llaman catastrofistas; si lo hacemos a favor, nos califican de papanatas. Si hablamos de los famosos, nuestra prensa es del hígado; si de desconocidos, no nos lee ni nuestra santa madre. Si hablamos de cine, listillos; si de deportes, pobrecillos; si de versos, muertos de hambre, y si de libros, es que no tenemos dónde caernos muertos. Si hacemos crítica de teatro, somos resentidos; si de moda, pijos; si de la jet-set, maricones; y si hemos tenido la desgracia de especializarnos en la denuncia social, no nos abren la puerta ni las Hermanitas de los Pobres.

Tú, que eres muy joven, serás uno de los más asombrados ante este espectáculo. Porque siempre habías soñado con una profesión admirada y admirable, bella y valiente, humilde y mágica y, quizás, tan honrada como mal pagada. Pero, de un tiempo a esta parte, tu asombro puede haberse transformado en incredulidad al observar cómo muchos periodistas de hoy se han convertido de entrevistadores en entrevistados, de reporteros en protagonistas, de investigadores en investigados, de denunciantes en denunciados, de fotógrafos en fotografiados, de libertarios en inquisidores, de bohemios en yuppies, de pobres en ricos, de víctimas en verdugos, de cazadores en cazados, de ignorados en famosos. Se fichan periodistas como si de una estrella de fútbol se tratara, y se pagan tantos millones por su fichaje cuantos por su indemnización en caso de cese. La movilidad de algunos periodistas por los medios informativos recuerda la de los entrenadores por los campos de fútbol; y no es raro ver a un famoso locutor de radio, presentador de televisión, o comentarista de prensa, aparecer de pronto en un medio distinto al hilo de este comentario:

«Es que le han pagado millones».

Millones. Es la palabra mágica del periodismo contemporáneo. Las multinacionales de la prensa han llegado a España. Grupos alemanes, franceses, australianos, rusos, árabes, italianos y norteamericanos han penetrado en nuestro país para romper las fronteras de la información local.

Las fronteras de la verdad.

La verdad se ha hecho multinacional en España y, como el resto de las grandes firmas multinacionales, está sometida a los vaivenes de los intereses económicos. Lo verdadero ya no es la verdad; lo verdadero es el cheque, objetivo final del periodismo del éxito.

Por eso, amigo, ha surgido una clase de periodistas-cheque que ya no tienen nada que ver con aquellos otros a los que se refería Larra cuando decía que «escribir es llorar». Hoy empieza a parecer que ser periodista es tener un buen coche, una buena amante y una buena cuenta corriente en el Banco.

Pero, ¡ay!, amigo y joven periodista, ello requiere un largo y profundo aprendizaje. No todos podemos, podéis, pueden, llegar a esta conquista: el gran coche, el gran Banco, la gran amante. Sólo algunos elegidos llegan a esta cima, los que saben superar las asignaturas precisas, los que pasan holgadamente los exámenes necesarios.

Los caminos de esa gran verdad son inescrutables. Los que han conquistado la cima suprema de la gran verdad han tenido que soportar pruebas muy duras.

Joven periodista, si quieres sentarte a la diestra de ese dios supremo tendrás que seguir el ejemplo del gran profesional del periodismo al que hoy buscan con avidez algunas empresas periodísticas. Para empezar, deshazte de la barba, deshazte del utilitario y, de paso, deshazte de la mujer legítima. Es el primer paso para entrar en el territorio de los elegidos de la verdad.

Inmediatamente, adula al jefe; dile, siempre que hables con él por teléfono: «a mandar»; llévale el bolso a su señora, a ser posible doblando el espinazo, para que tu espíritu servil no ofrezca la menor duda. Hazle los trabajos sucios:

búscale chalés de veraneo en la playa o en la montaña, utilizando tu puesto de segundón, pero presentándote como asesor del gran jefe; compra a las grandes alcahuetas de lujo, con títulos de princesas, para que acarreen mujeres fáciles (¡y tan fáciles, con tal de que se les pague bien!) con que distraer los fines de semana de tus señoritos; es muy fácil: una foto de la gran alcahueta con una nota al margen diciendo que es bella, joven, maravillosa y que gracias a ella el turismo ha experimentado un impresionante desarrollo. Tú diriges un humilde periódico, una humilde revista, pero la vanidad humana es tan grande que, con tal de salir en la foto, se te abrirán las puertas del infierno.

Recorta de los periódicos las noticias referidas a nombramientos de nuevos altos cargos: ministros, presidentes, directores generales, jefes, representantes nacionales de marcas de relojes, tabacos, cosméticos, abrigos de visón; directores de hoteles de cinco estrellas, restaurantes de alto coturno, cámaras agrarias, clubes de elite, programas radiofónicos de fama nacional...

A todos ellos envíales un telegrama de felicitación y colecciónalos en tu archivo de amigos cuando te contesten, a vuelta de correo, para pedirles, a continuación, el favor preciso.

Utiliza el cohecho como principio moral inamovible; el chantaje, como amenaza eficaz; el grito, como silenciador barato; la vanidad, como tarjeta de presentación; la chulería, como talante habitual, y la mentira como única pluma.

Entonces, y sólo entonces, habrás conquistado el éxito, te habrás convertido en el rey del periodismo, hijo mío.

Rafael Plaza es Periodista. Autor de "España, sociedad limitada".


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: Velásquez y la pintura barroca española


ARGENPRESS CULTURAL

Descargar presentación completa desde aquí (formato .PPS): http://www.divshare.com/download/23654693-10f


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Colombia: La sordera de un estado genocida


Nechi Dorado (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Hace unos meses comenzaron los llamados Diálogos para la Paz en Colombia, desde cuyo espacio podrían haberse ido trazando los caminos hacia una Nueva Colombia.

De más está decir que la Paz urge en ese país del norte de nuestro continente. Décadas y décadas lleva el pueblo colombiano llorando muertos, encarcelados, desaparecidos.

Varias veces hemos notado que cuando se habló, por ejemplo, de liberación de prisioneros, dicha instancia se llevó a cabo de manera unilateral. Paradójicamente son los llamados “terroristas” los que liberaron a los prisioneros en su poder.

El estado se negó a liberar siquiera a algunos de los que tiene hacinados en sus cárceles en condiciones de inhumanidad extrema, careciendo desde el derecho a la alimentación y hasta a la salud.

En el marco de la misma unilateralidad fue que la insurgencia declaró el cese de hostilidades cuando comenzaron los diálogos. ¡Es que resulta tan lógico que para hablar de paz el primer paso a dar sea el de silenciar las armas, dejarlas a un costado descansando el sueño de un mañana diferente sustituyendo el rugido por la palabra!
No lo entendió así una parte de los actores del conflicto. El esfuerzo volvió a ser unilateral.

Uno puede resultar reiterativo, pero sabemos que muchas veces lo que abunda no daña, por eso seguimos insistiendo con esa palabrita: unilateralidad, que por otra parte indica gestos de buena voluntad.

El 20 de noviembre de 2012, la insurgencia declaró un cese de hostilidades (unilateralmente) que expira hoy 21 de enero (desdichadamente). Sin embargo no está todo dicho, ya que el cese se levanta pero queda pendiente retomarlo si es que el gobierno acata la bilateralidad, que por otra parte debería cumplirse a rajatablas.

Por ahí, con un poco de viento a favor, el gobierno comprenda que no existe modo de hablar de paz si no da muestras de buena voluntad.

(¡Aunque sea en algo, hermano!)

Es hasta grosero que en pleno diálogo en La Habana sea solo una parte la que tenga un gesto noble y no hacia el gobierno sino hacia el pueblo que ya no quiere más guerra.

Y mucho más grosero aún que no solo se haya desoído esa propuesta, sino que continuaran las agresiones salvajes de las fuerzas militares no contra la insurgencia en armas, sino contra el pueblo desarmado.

Uno termina preguntándose, para el gobierno colombiano:

• ¿Qué significa hablar de paz?
• ¿Es a tiro limpio que se puede pretender terminar con tanto dolor?
• ¿No se dieron cuenta que en 50 años no han podido “borrar del mapa” a la insurgencia organizada que propulsó la etapa de diálogos?
• ¿Hacen falta más muertos, más dolor, más espanto?
• ¿Se darán cuenta desde ese gobierno que en esta instancia de Diálogos han puesto su firma al documento de declaración (tácita) de continuidad de una guerra absurda?

Podrán aderezar con el condimento que más les favorezca para continuar elaborando este plato de carne humana despedazada. Sobre la Mesa de Negociaciones yace en la más impúdica desnudez la verdadera esencia de un gobierno que cuando dice hablar de paz enciende los motores de sus aviones pertrechados para la guerra.

Y ordena y ejecuta ataques contra la población civil.

Y compra aviones de última tecnología para fortalecer esa guerra.

Y exacerba el aparato de la muerte, como si fuera poco el impulso con que contó hasta que se implementara la decisión u-ni-la-te-ral de iniciar Diálogos de Paz para terminar con tanto espanto.

No hay peor sordo que el que no quiere oír, ni peor ciego que el que no quiere ver.
Tampoco hay en esta extraña danza en la que se revuelcan los destinos de una patria, peor irresponsable que el que ha hecho de la irresponsabilidad un modo de vida.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cuento viejo


Carlos Alberto Parodíz Márquez (Desde Alejandro Korn, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Los trabajos en la zona ferroviaria de Alejandro Korn, a la altura de la primavera 2012, siempre desconcertante, marchan rápido, no sé si bien, porque de eso hay que saber, decía mi viejo cuando escuchaba los monólogos de esquina trasnochada. Hay, en la estación una suerte de fiebre de sábado por la noche, que prospera desde el cambio de ministros con responsabilidad en el transporte público, tampoco es tiempo de vanas ilusiones, estas son cosas que se ven a diario aunque no se sepa en que etapa están.

Dice Paul Auster, hablamos mucho con Goetzee sobre la amistad; sobre qué la distingue del amor”, anticipa. “El amor es la gran pasión pero la amistad es fundamental. Es más cortés, más decorosa y menos tumultuosa que el amor. Existen matrimonios, buenos matrimonios incluso, que pelean todo el tiempo. Con un amigo eso sería imposible; la amistad terminaría

¿Quién invitó a Auster? Es algo más confuso de dilucidar. Yon, el vasco cabeza dura, generalización riesgosa para alguien como yo, que rechaza simplismos me obliga a que les diga que voy a intentar explicarlo. Yon creó una mesa imaginaria. El hurón de Cañuelas, uno de los topos útiles y en servicio del vasco, trasladaba una preocupación casi inhóspita, a esta altura de la civilización, pero digna de otro debate, me sugirió por lo bajo.

Yon aspiraba a alguna suerte de desliz mío, para derivar el informe que se avecinaba a otras manos, más probas. Pero yo, como siempre, ni en sueños, querría prestarme a los dislates del vasco. Por lo menos hasta que supiera si habría mesa tendida. Hasta allí llegaba la firmeza de mis convicciones. Por supuesto sin querer parecerme a Groucho.

Los rodeos expresivos, nacen y se instalan, mientras los organizadores eligen el escenario. Eso mismo hacía Yon, algo ansioso por dar con el sitio adecuado. Conocerlo es casi mi oficio y se cuando busca algo que él, a veces sólo él, considera valioso de dar a conocer. Ese objetivo innombrable, merodeaba los aprestos, mientras el Alfa rojo, modelo 2012, recorría el camino inverso, de Alejandro Korn, exultante de verde con temperaturas que, para noviembre, derretían termómetros,.con una fe digna de feligreses fanáticos, porque todo, cada vez, parece más inexplicable por las incorrecciones climáticas.

Así, con el frío polar interno del Alfa, tuve que aceptar mis intuiciones sobre conductas inducidas. A favor de eso y creo que casi con todos los boletos disponibles, en la imaginación del vasco, Rupa, en el centro de la ciudad, nada autónoma, por cierto, se llevaba todos los premios disponibles.

“El hurón de Cañuelas”, sigiloso como buen topo, modelo de discreción 2012, no emitía opinión, es más saludable.

Después de más de tres años de trabajo y buena convocatoria uno de los más reconocidos restaurantes peruanos se mudó y es una buena noticia. Nueva y mejor casa para el sabor de siempre.

Eligieron para instalarse el Vilas Club. Acá este restaurante ganó espacios más amplios, con una terraza y ubicación estratégica: con muy buenos accesos para llegar sin mayores complicaciones. Otra gran novedad es la ubicación dentro de un espacio verde único, señaló didáctico Yon. El hurón, asentía, por las dudas.

Uno puede ir por un clásico pulpo al aceite de oliva con limón, tomates y cebollas o un Ají de gallina, un roll tropical con tempura de langostino, queso, mango y miel de maracuyá o un Ceviche Nikkei de pescado con leche de tigre oriental y wantán crocante. Las mezclas entre dulce y ácido, maracuyá y queso, ajíes picantes o chutney de papaya, curry o manteca hacen al estilo.

Las porciones son grandes, pensadas para compartir, y está en Valentín Alsina al 1400, fue docto y recoleto tributo a una cevichería, pensé, que me había dado el vasco, omitió con toda maldad la carta de vinos, aunque me rondaban varios apellidos apropiados. Algunos recostados en la cordillera, y su sabor ya me convencía de su futuro, no del mío. Por las dudas me serví la primera copa rubí que tuve a mano, omitiendo la cortesía natural, que me suele abandonar a veces.

Algunas tribus indias celebran un rito iniciático para el tránsito hacia la vejez. Algo así como la saniyasa, una mudanza ascética como la marcha de los elefantes en busca de su cementerio. La sociedad hoy, envejece a marchas forzadas. Según datos de la ONU, en el 2050 el número de ancianos se triplicará, mientras que el resto de la población aumentará sólo la mitad. Empezó por anunciar El hurón, luego de que el vasco me cediera, discretamente, un sobre engomado pero de Naciones Unidas, un tanto devaluadas las naciones que no parecen muy unidas que digamos, ritual de entrega cumplido.

Auster, según Yon, a esta altura del inicio su vocero oficial y quien parecía estar hablando el mismo tema decidió sumar miradas. “Le daré mi visión amplia. Lo que estoy viendo en los últimos años son insurrecciones espontáneas entre los jóvenes de diferentes países del mundo: Rusia, España, Estados Unidos, los países árabes… Y en ello percibo una declaración de los jóvenes diciéndoles a los adultos que el mundo no funciona, que nos hemos llevado a una situación insostenible y que debemos reinventar nuestras vidas. Es un llamado básico a reformar todo lo que hacemos, todo lo que pensamos”, enumeró el vasco.

Por primera vez en la historia habrá más ancianos que niños, señaló el hurón. Es un proceso lógico ya que cada vez nacen menos niños y la esperanza de vida aumenta tres meses cada año desde el siglo pasado. Una situación que para cualquier especie animal sería un claro indicativo de su extinción. Resulta inevitable que la sociedad gire y cambie. Y vale acotar que nadie, todavía, se había referido a la ciencia que crece de manera exponencial en sus progresos.

El envejecimiento de la población se parece al proceso de hacerse viejo. Uno abre los ojos incrédulo, como si no se le hubiera estado avisando y, de repente, ya es viejo. A la sociedad le va a pasar lo mismo. Es un grito sordo al que nadie hace caso, y marcha a que sin medidas, pronto, se convertirá en uno de los mayores problemas de las próximas décadas. Algo más convencido se explayaba el hurón, masticando a cuatro carriles, su boca parecía una autopista de tránsito congestionado.

Auster quien sigue jugando por boca de Yon añade, Sí y es entendible, porque no hay ninguna organización política entre ellos y por lo tanto los movimientos estallan intensamente y después decaen. Creo que eso debe leerse en un contexto más amplio y profundo. Uno de los problemas es que desde la muerte del marxismo, desde el fracaso de la experiencia soviética, no hay un argumento filosófico contra el statu quo.

Porque Marx tenía razón en un montón de cosas, y aunque otras estaban equivocadas, era coherente respecto a cómo analizar las deficiencias del capitalismo y lo que el sistema les hacía a los seres humanos. Especialmente el Marx joven al que encuentro muy interesante, muy conmovedor, completó Auster..

Ya no hay ningún argumento filosófico contra el capitalismo. Lo que tenemos son diferentes grados: un libre mercado sin restricciones o un capitalismo regulado de una u otra manera, pero nadie tiene una visión alternativa respecto de cómo organizar nuestras vidas. Y por eso seguimos recorriendo los mismos caminos; estamos estancados.

Muchas voces se han alzado para advertir las consecuencias de este proceso. El filósofo Claude Levi-Strauss predijo que “ante la catástrofe demográfica, la caída del comunismo será algo insignificante”.

Esta situación no resulta tan lejana. En España, por ejemplo, a partir del 2012 la población joven será minoría y en Latinoamérica el número de ancianos se cuadriplicará antes del 2050, ya que el mismo fenómeno se producirá el doble de rápido. Se preguntó en voz alta, usándonos de receptores El hurón.

¿Qué significa materialmente este envejecimiento? El cierre de escuelas, el alargamiento de las jornadas laborales, el descenso de las pensiones, el abandono de los pueblos y una reorganización social a gran escala, entre otras muchas cosas. Se explicaba el topo.

En el movimiento Occupy Wall Street con su lema “Somos el 99%” en alusión a que el 1% de la población acapara la mayor parte de la riqueza y toma decisiones políticas y económicas cuyas consecuencias afectan a todos. En Estados Unidos es un fenómeno muy interesante, terció Auster, en voz de Yon.

Hace poco se cumplió un año de su nacimiento, pero ¿sigue vivo el movimiento?
Vagamente, es cierto. Pero estoy esperando que vuelvan los chicos. Quiero que vuelvan, se lamentó el poeta.

Si a todo esto sumamos el actual descrédito que sufre la vejez, el panorama se presenta complicado. En el último siglo, la imagen del anciano se ha deteriorado y perdiendo importancia social. Han desaparecido de los medios de comunicación y desarrollado un estereotipo dañino que los muestra como seres inútiles. Estamos favoreciendo un sistema que mina la seguridad en sí mismos, de los mayores y que los hace dependientes en lugar de necesarios, enfatizó El hurón.

Nos quedan 30 años para aprender a envejecer de una manera diferente. Es el momento de reconocer la importancia de los ancianos y de poner en marcha medidas que les devuelvan la dignidad y el valor social que les corresponde. La única sociedad posible será aquella que sepa aprovechar de una manera más creativa la vejez, presionó el topo
creyendo estar formulando las diecinueve verdades que recordó.

En un sistema democrático, el voto de los mayores será más decisivo. No hay que olvidar que dentro de treinta años la mitad de la población de Inglaterra tendrá más de 60 años y en el 2050 pasará lo mismo en Latinoamérica. Ellos serán los que definan los programas políticos y en sus manos estarán los cambios sociales. Por eso deben sentirse útiles e integrados.

Cuando se jubile la generación del baby boom, los niños nacidos en la década de los 60-70 que han impulsado la revolución tecnológica y económica del mundo, no aceptará que se les deje a un lado. De persistir en esta actitud de menosprecio de la vejez, asistiremos a una guerra de generaciones de consecuencias impredecibles.

Puede parecer el argumento de una novela de ciencia ficción, pero no sería del todo descabellado imaginar una sociedad orwelliana dominada por ancianos. Los jóvenes serían esclavos deseosos de hacerse mayores para disfrutar de la libertad de la vejez. Con un poco más de imaginación, incluso se podrían desarrollar mafias que, a través de la falsificación de documentos y la cirugía estética, envejeciesen a la gente para disfrutar del estatus de la vejez cuanto antes, farfulló el hurón casi como un predicador.

Es sólo una fantasía, pero si no comenzamos ahora a prepararnos para los cambios que se avecinan no estaremos a la altura de las circunstancias para crear una sociedad justa y equilibrada. Hay que eliminar la idea de la vejez como decadencia, atacar los estereotipos que pesan sobre ella y desarrollar estrategias físicas y psicológicas que hagan al anciano sentirse útil. Aristóteles decía que “viejos son los que viven más para el recuerdo que para la esperanza”. Hagamos entonces que los ancianos sigan sintiéndose jóvenes y con esperanza, porque de ellos depende el bienestar de todos.
Cerró su parlamento el topo calificado.

Me sentí en la obligación profunda de beber, casi sin respirar, para salir a la superficie de las cosas. No puedo. No debo dejar embarcarme en historias sin futuro. Me dije muy enojado conmigo. Razones no me faltan. Pero Yon es un buen tipo y de nuevo salvó mi almuerzo, que no es poco. Tuve que convenir en que por lo menos debía escucharlo. Pero en esas cosas de deber ya no me cada saldo. Miré el futuro de una vejentud extraña y sacudí la cabeza, casi agobiado, para atrás lo que no habíamos hecho, para adelante lo que no podríamos realizar. ¿Es lo que hay?


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Sensaciones

Edgar Borges (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Una imagen se puede construir a partir de una sensación (sólo si se quiere hacer realidad esa imagen). Mucho se ha escrito sobre sensaciones, imagen, perspectiva, realidad y verdad. Se suele confundir (a propósito o por ingenuidad) realidad con verdad. La realidad es un punto movible desde el cual saltamos para conseguir la verdad (de punto en punto, de realidad en realidad). Todos los puntos (y realidades) hacen el camino hacia la verdad. La realidad es una noción que se construye en común acuerdo para vincular las diversas realidades de una sociedad. La necesaria coherencia. Sin embargo, en cada ciclo el poder se ha empeñado en controlar la realidad desde la invisibilidad de su entramado. Todo para que en la cotidianidad se perciba que realidad y destino es lo mismo. De la verdad poco se habla. De ese chantaje parte la lógica de poder que ha dirigido el rumbo de la humanidad hasta ahora.

Cada sujeto es un constructor de realidades. A cada realidad, ese sujeto, podría llegar desde una sensación. La sensación se convierte en imagen según la perspectiva. La perspectiva es un puente entre la sensación y la imagen. Es posible que desde siempre el ser humano, en su estado más primitivo, supiera exorcizar sus sueños en la vida cotidiana, haciendo de una sensación una realidad. Habría que seguir estudiando qué tanto ha cambiado la fuerza creadora del hombre desde que la comunicación de masas se encargó de construir sensaciones a partir de un objetivo determinado. ¿Qué somos a partir de entonces? ¿Qué ocurrió con el sujeto? ¿Hoy sólo hay intérpretes de la realidad más difundida?

En los años 80 del siglo XX se movió aceleradamente el reloj del tiempo social. La máquina de una ficción absoluta ha radicalizado la noción espacio-tiempo. Hoy nos sentimos parte de un escenario que reduce (y asfixia) los acontecimientos y la vida. El tic tac se mueve en nuestra contra. De un tiempo de positivismo (donde la felicidad se dibujaba en forma de lucro) hemos pasado al negativismo como cruz que sentencia la movilidad (y los sueños). La industria mediática profundiza la vieja idea de que más noticia es la caída del hombre que su paso. Muchas veces al día se nos habla de un cambio de mal a peor. Justicia en ruinas; Ilusiones perdidas; ciudades solitarias; el fin de los encuentros; calles sin salida; la niñez extraviada; la inutilidad del humanismo. ¿Qué alteración se da en la perspectiva del sujeto cuando una imagen condicionada es la que despierta sensaciones? ¿Quién se atreve a regresar al tempo de su casa (la casa tierra)? Muchos mensajes y un mismo discurso: ya no somos lo que éramos (todo lo nuevo nos sobrepasa. Y en ese sobrepasar la bola de fuego derriba los puntos sublimes que nos mueven). El mundo es presa de una sensación colectiva que le han vendido. Nos hemos creído la sensación del no ser. Estamos asistiendo (con invitación previa) a la puesta en escena de la negación de nuestra especie. Somos intérpretes de un desastre manipulado a distancia. Hay en la invisibilidad de esa sensación colectiva tanta mentira como derrota. Todo es una construcción que, de no ser detenida a tiempo, amenaza con reducirnos a la condición de servidores de nuestra propia tragedia. La particularidad de cada sensación ha sido secuestrada; el sujeto, por ahora, duerme camino a la muerte.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La necesaria empresa pública


Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La crisis de Europa y Estados Unidos reactualiza el debate sobre la función de la empresa pública y el modelo de libre mercado. Las conclusiones de especialistas coinciden en el valor de la participación del Estado en la gestión y la producción económica, siempre y cuando este sea transparente y en función del interés social.

El secretario general de la Unión Iberoamericana de Municipalidades, Federico A. Castillo Blanco, desde la Universidad de Granada, dirige su mirada a América Latina para recordar que desde el punto de vista dogmático, en España un gran escollo para el liberalismo es el rechazo, prima facie, de cualquier injerencia del Estado en ese ámbito. De esta manera, la concesión del servicio supuso una solución de compromiso, ya que respetaba la explotación del servicio en manos de un particular, pero al mismo tiempo mantenía el dogma de la titularidad del servicio.

Castillo Blanco, considera que los aportes del joven jurista peruano Adolfo Omar Céspedes Zavaleta - AOCZ, son “representativos de una nueva generación que se afanan en mejorar los procesos de decisión y gestión pública y de fortalecer instituciones, desde la reflexión, y también mediante su participación en los procesos de cambio y reforma que están aconteciendo en la mayoría de países iberoamericanos”.

Jorge Danós, desde la PCUP, expresa que las investigaciones de AOCZ “son de lectura obligada para todos aquellos que requieran conocer o tengan relación con la actividad de las empresas estatales, de los niveles de gobierno nacional, regional y local”.

En efecto, Ediciones Caballero Bustamante, acierta al publicar “El Estado empresario: verdades conjeturas y mitos jurídicos”, como un homenaje póstumo al jurista Adolfo Céspedes, (Trujillo, 1976), quien va a cumplir un año de su insólita desaparición en un accidente de tránsito en Piura, cuyas causas hasta ahora el Poder Judicial no puede esclarecer por las contradicciones entre compañías de seguros y la policía.

AOCZ, egresado de las Universidades de Piura y de Pittsburgh - EU, retornó con prisa al Perú para dedicarse al trabajo de la descentralización, que lo llevó a los más alejados municipios. Algunas de sus conclusiones:

• Es un mito jurídico que la existencia misma de empresas públicas en un país constituya, de por sí, una demostración de falencias económicas, de ideologías socialistas o de profunda inadaptación de los Estados al orden globalizado.

• Otra verdad jurídica consiste en el hecho que las ideologías tienen una importante influencia en la creación y la utilización por parte del Estado, de empresas públicas.

Constituye una conjetura jurídica, ciertamente demostrable, que los sistemas o holdings sectoriales o empresariales han demostrado ser más eficientes en la conducción de empresas públicas que la dependencia directa de éstas a un determinado ministerio o sector de la burocracia estatal.

Adolfo, también deja a lecciones como el ISO de calidad para varios colegios de la república y el IDD, un instituto especializado que su abuelo, padres, hermano y compañera, desde Trujillo y Barcelona, se encargan que la llama siga encendida.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Crítica literaria: “Las víctimas de la represión militar en la provincia de Sevilla”, de José María García Márquez


Francisco Vélez Nieto (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

José María García Márquez
Las víctimas
Aconcagua

De la represión militar en la provincia de Sevilla (1936-1063)

Aquí desde el país donde los partidos políticos denominados de izquierda con mando en plaza y nómina segura, han llegado a la más desencantadora desmemoria histórica tras un “fructífero” cálculo hasta hipotecar la herencia ideológica recibida. Aquello que un día no tan lejano fue la razón de ser como partido de izquierda ejemplo de democracia y riqueza intelectual política y social. La publicación de una obra testigo fidedigno como muestra ser Las víctimas, merece el reconocimiento a su extenso y rico contenido por minucioso y fluido trabajo de investigación de largos años, continua búsqueda y logro de tan numeroso cúmulo de datos, apuesta y compromiso desenterrar, sacar a la luz, toda la verdad trágica “de la represión militar en la provincia de Sevilla (1936 -1963)” ofreciendo la suma de 27 trágicos y enlutados años en una Europa en la que las democracias habían restablecido en la parte occidental la democracia.

Pues estamos, como señala Francisco Espinoza Maestre en el prólogo que, sin error a equivocarse, “no existe una investigación provincial sobre la represión franquista como esta que tengo el privilegio de presentar. La razón es simple: es improbable que haya otra persona que conozca tan afondo la documentación judicial militar como José García Márquez. Y no de cualquier archivo sino nada menos que el de la Segunda Región Militar que radicaba en Sevilla. Foco clave para adentrarse en las interioridades del golpe militar del 18 de Julio de 1936” Ingente y contundente documentación elaborada con firme constancia para derribar con sólidos elementos documentales, toda esa gama de definido color rojo y gualda de sutiles y añejas preferencias por medio de floridas anécdotas, acompañadas de un cuarto de verdades a medias y abrumador número de falsedades con dispensa.

Estamos ante una obra rica en documentación pero también humana, pues está escrita para que camine también como muestra dolorosa, luto perenne de miles de familias que representan anónimamente el dolor lacerante durante años del crimen históricamente imperfecto, cuyos culpables sirviéndose de fieles y sumisos acólitos han intentado e intentan –véase el Diccionario de la Historia-, disfrazar la trágica realidad de este crimen colectivo imperfecto con biografías obras sustentadas por mentiras con pretensiones imperiales. Falsedades que aquí quedan desnudadas y en ridículo. Siendo muy digno de reconocer la apuesta de García Márquez al asumir el compromiso, todo un reto, de “aceptar la propuesta de la Asociación Memoria Histórica y Justicia de Andalucía”. Considerando necesario aclarar el hecho de estar íntegramente dedicada, pueblo a pueblo, a la provincia de Sevilla que fue ocupada en un reducido número de días por los militares golpistas donde en toda su geografía “Desde los primeros momentos se llevó a cabo una desmesurada matanza de miles de sevillanos y todavía hoy, transcurridos más de setenta años, es imposible reconstruir en su totalidad las cifras y nombres de las víctimas”

Lo que se puede tomar como muestra o modelo para cualquier otra provincia española, quiero decir que desde principios tan laboriosa y metódica investigación lleva una intención no puramente localista. Debido a que puede ser ejemplo y modelo estimulante, para otros muchos historiadores y también para el lector válido e interesado por este capítulo de nuestra tragedia nacional, cuyos datos y documentación, en parte, todavía se protege con muros y acorazadas estancias que en esta moribunda democracia cada día más corrupta y negada a abrir puertas y ventanas para que entre la luz de la investigación. Mientras por otro lado asume posturas, burla burlando, simulando copiar de otros países europeos proyectos sociales y económicos, como puede ser Alemania, pero sin optar igualmente por tomar como ejemplo la incansable Memoria Histórica si cortapisas que tras la terminación de la tragedia hitleriana de la Segunda Guerra Mundial, todavía continua activa y vigente con la obligación y compromiso de aportar estudios y datos sobre de aquella inolvidable tragedia y sus responsables.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: La gran voz de Luciano Pavarotti


ARGENPRESS CULTURAL

Luciano Pavarotti (Módena, 1935 - 2007) Tenor italiano, considerado uno de los mejores del siglo XX, cuya popularidad contribuyó a la difusión de la lírica fuera del ámbito estrictamente operístico. Luciano Pavarotti dio sus primeros pasos en el mundo de la lírica como cantante de coro. Después de trabajar durante dos años como profesor de una escuela elemental, realizó estudios de canto en su ciudad natal con Arrigo Pola, y años después perfeccionó su técnica en Mantua con Ettore Campogalliani.

Debutó el 29 de abril de 1961 en la ciudad italiana de Reggio Emilia con el papel que más tarde le haría popular: Rodolfo, de La bohème. En 1963, en el Covent Garden de Londres, sustituyó a Giuseppe di Stefano en dicho papel, interpretación que le valió un gran éxito de crítica y público. Ese mismo año debutó en Viena, en Zurich y, con el rol de Edgardo (Lucia di Lammermoor), en Ámsterdam. Su primera actuación en España tuvo lugar en Barcelona en 1963, con una única representación de La traviata. Asimismo, se le pudo escuchar en 1964 en el Festival de Ópera de Glyndebourne, en el papel de Idamante (Idomeneo), junto a la cantante Enriqueta Tarrés. Un año más tarde, en 1965, se produjo su debut norteamericano en Miami.

Ese mismo año, y tras haber conocido al director de orquesta Richard Bonynge, esposo de la soprano Joan Sutherland, realizó una gira por Australia cantando de nuevo el rol de Edgardo (Lucia di Lammermoor) con la compañía operística de la citada soprano, que más adelante sería su pareja en óperas de Donizetti y Bellini. El éxito que consiguió con La fille du Régiment de Donizetti, con su difícil aria de tenor, es impresionante. Desde entonces su carrera fue imparable.

En 1966 cantó por primera vez en el Teatro de la Scala de Milán un papel secundario, el de Tebaldo en I Capuleti ed i Montecchi de Bellini, y a ese mismo teatro volvería más adelante en el papel de Des Grieux de la ópera Manon de Massenet y, ya en 1967, el Réquiem de Verdi con motivo del centenario del maestro Arturo Toscanini. Un año más tarde debutó en San Francisco interpretando a Rodolfo (La bohème), Nemorino (L'elissir del amore) y Enzo (en La Gioconda de Ponchielli). En el Metropolitan de Nueva York interpretó en 1968 en su papel favorito: el de Rodolfo de La bohème, y más adelante representó en ese mismo teatro a Fernando (La Favorita, de Donizetti), Arturo (I puritani, de Bellini) y Manrico (Il trovatore, de Verdi), entre otros.

A pesar de algunos fracasos puntuales, como el de la Scala con Don Carlo de Verdi en 1992, Pavarotti fue un tenor de reconocido prestigio que poseía una bella voz de brillantes agudos y elegante estilo, que apenas si perdió colorido a pesar del paso del tiempo. Fue el único tenor, junto a Nicolai Gedda, capaz de cantar el famoso Fa5 en falsete escrito en la parte final de la ópera I puritani. La singular pureza de su voz, la disciplina técnica del cantante y su extraordinaria musicalidad le permitieron, en efecto, cantar con aparente facilidad los fragmentos de más complicada estructura melódica o tonal.

Entre sus interpretaciones destacadas figuran también la grabación de Madame Butterfly (en la que trabajó con su gran amiga la soprano Mirella Freni y con Von Karajan), su interpretación del duque de Mantua en Rigoletto de Verdi y su Nemorino de L'elissir del amore de Donizetti. En 1991 cantó Otello en versión de concierto con la Orquesta Sinfónica de Chicago bajo la dirección de Sir Georg Solti. De sus numerosos trabajos discográficos, cabe citar el de Arnold (Guillaume Tell, de Rossini), Orombello (Beatrice di Tenda, de Bellini) y el rol principal de la ópera L'amico Fritz, de Pietro Mascagni.

Su arrolladora personalidad y sus grandes dotes de comunicación posibilitaron que, a partir de la década de los años ochenta, Pavarotti se hiciera popular en todo el mundo a través de grabaciones, vídeos y conciertos. Con un repertorio no muy extenso, pero escogido, centrado en los grandes títulos de la ópera francesa e italiana románticas, de Bellini y Donizetti a Verdi y Puccini, este tenor supo hacerse con un amplio grupo de admiradores, merced también a sus incursiones en la música popular y a sus recitales en grandes espacios, en ocasiones en compañía de Plácido Domingo y José Carreras bajo el apelativo común de Los Tres Tenores. Con ellos dio recitales en lugares como las Termas de Caracalla, con motivo del Mundial de Fútbol de 1990, además de participar en conciertos benéficos para contribuir a la reconstrucción de los teatros de La Fenice (Venecia) y del Liceu (Barcelona). En 1996 interpretó de nuevo a Rodolfo de La bohème en Turín, junto a Mirella Freni, para la celebración del centenario del estreno de dicha ópera.

Para escuchar algo de su interminable lista de grabaciones, presentamos tres fragmentos de ópera italiana (1, 2 y 3), una obra de Cesar Frank (4), una canzonetta napolitana (5) y dos obras de música popular (6 y 7), donde también incursionó con éxito.

1) La donna e mobile


2) Questa o quella


3) Figaro


4) Panis angelicus


5) O sole mio


6) Volare


7) Se bastasse una cazone, con Eros Ramazzoti



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

A los héroes se les recuerda sin llanto


Isabel Cristina Batista (Desde Cuba. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

“Al más digno de los cubanos”
“Cuba te llama en su sentir de ahora;
Sólo tú con tu luz podrías salvada del caos infernal,
Sólo tú que en tus manos tuviste siempre rosas
Y vertiste en tus versos tu angustia y tu ternura,
Uniendo entre pasiones azarosas
El honor, la paz y la bravura.”…

Raúl Gómez García, 1953

Hace exactamente 84 años, nace en el mes de diciembre, en La Habana, Raúl Gómez García, quien hubo de morir después de haber sido perseguido, y torturado, por la Dictadura de Batista con tan sólo apenas 25 años.

Joven militante del entonces Partido Ortodoxo que lideraba Eduardo Chibas y donde se agrupaba gran parte de la juventud progresista que en dicho Partido encontraban las perspectivas más honestas ante la falacia de los otros partidos que hacían política de pacotilla y falsedad ante la deteriorada sociedad cubana. Junto a él, se encontraban otros jóvenes como Fidel Castro y Abel Santamaría y otros tantos a los que no les quedó otra concepción que luchar por las armas para lograr cambiar la situación existente.

Los sucesos del golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 radicalizaron su pensamiento político. Escribió contra el citado golpe un manifiesto titulado Revolución sin juventud, y entró en contacto con los hermanos Abel y Haydee Santamaría, en el apartamento de ambos en las calles O y 25, en El Vedado, donde conoció a otros muchos de los jóvenes revolucionarios que Junto a él, se encontraban y otros tantos a los que no les quedó otra concepción que luchar por las armas para lograr cambiar la situación existente, e hilaban las formas de tejer la lucha revolucionaria para la lucha clandestina en la ciudad.

Su vida fue muy breve, estudia Derecho en la Universidad de La Habana, y también Pedagogía , que no puede concluir, pero sin embargo ejerce por sus amplios conocimientos como maestro siendo aceptado por uno de los más renombradas Escuelas de la Habana el colegio Baldor que nunca lo tomo fijo . Con el seudónimo de “El Ciudadano” formó parte del grupo que editó el periódico clandestino titulado Son los Mismos, que a sugerencia de Fidel Castro adoptó luego el nombre de El Acusador.

Más no solo estos aspectos brillaron en su corta vida ya que abarcó los campos culturales como la literatura y dentro de ella además de la prosa, la poesía.

José Martí fue la inspiración de él y de aquella Generación de jóvenes del Centenario martiano, que no cejarían en su empeño de que no muriese el ideario de José Martí. Compone su bella poesía “Reclamo del Centenario” y otras más, por lo que se le conoce como el poeta del Centenario, fue uno de aquellos 136 jóvenes que atacaron al Cuartel Moncada, en la entonces ciudad de Santiago de Cuba, y fallece recitando sus versos. Escribe además el Manifiesto del Moncada, donde por indicación del líder de la acción el doctor Fidel Castro, redacta el programa de la Revolución .en donde se destaca el porqué y la esencia del ideario de la juventud cubana de cambiar la situación lamentable que imperaba durante el gobierno de Fulgencio Batista.

Reclamo del Centenario

“Al más digno de los cubanos”

Maestro, bajo tu frente enorme,
En la profundidad perenne de tus sueños
Se vislumbra el recuerdo de tus luchas de hombre;
Y en la angustia callada de este pueblo que es tuyo
Hay mil gemidos juntos clamándote en silencio,
Porque es sólo tu alma quien nos puede salvar.
Hay un siglo de gloria clavado en la pasión de tu mirada,
Tu índice sereno señala las azules esperanzas
Y reclama en silencio la muerte frente al sol.
Por toda tu pasión enfebrecida te admiramos, Maestro…
Y en las luces opacas de este siglo resplandece tu verbo
Como un himno de amor arrebatado que fructifica hoy.
Cuba te llama en su sentir de ahora;
Sólo tú con tu luz podrías salvada del caos infernal,
Sólo tú que en tus manos tuviste siempre rosas
Y vertiste en tus versos tu angustia y tu ternura,
Uniendo entre pasiones azarosas
El honor, la paz y la bravura.
Apóstol… la patria te reclama.
Hincados de rodillas ante tu tumba útil,
Se abren las ilusiones de esta generación.
Hasta la cima eterna donde brilla la llama de tu nombre
Y ante tu imagen pura se vierte una oración.
Apóstol… te reclama la patria soñadora…
Que el verbo centellante de tus labios
Que fue duro y potente… que fue justo y audaz,
En imágenes altas se alce hasta las cumbres elevadas,
Y acabe para siempre con la casta nefasta del tirano,
Trayendo nuevos días a la ruta gloriosa de la patria.
Mil manos juveniles se alzan con las picas aguerridas.
Las ansias de la patria adolorida las reclama sin tregua,
Maestro… Que tu voz sea un grito que detenga la lucha
fratricida…
Que se borren de Cuba franjas que marchiten su estrella solitaria…
Que se oiga tu voz omnipotente clamar en los espacios siderales…
y que caiga el tirano sanguinario vencido por la lucha libertaria.

28 de enero de 1953


Joven como era, dedica bellos versos a su novia en los que encontramos Paradoja, Lamento por tu ausencia, Envío. Sinfonía Festival, Fantasía por tu amor. Poesía considerada fuera de lo convencional, al romper con estructuras tradicionales de la época rompiendo con la habitual rima empleando un mayor número de versos que le permitían expresar con mayor intensidad el sentimiento amoroso que profesaba...

Horas previas antes de partir hacia el cuartel Moncada, de Santiago de Cuba y reunidos todos los asaltantes en la Granja Siboney en las afueras de la ciudad, ultimándose todos los detalles relacionados con las acciones que se habrían de realizar por los líderes de las acciones. Se da a conocer su poema épico “Estamos en combate” destacando el haberlo hecho por su honor de hombre. Del poema se rescata la siguiente estrofa:

“Por nuestro honor de hombres ya estamos en combate
Pongamos en ridículo la actitud egoísta del tirano
Luchemos hoy o nunca por una Cuba sin esclavos
Sintamos en lo hondo la sed enfurecida de la Patria
Pongamos en la cima del Turquino la Estrella Solitaria”

Cuatro palabras, que milagrosamente llegaron a manos de su madre Virginia García pocos días después, son una prueba dramática, irrecusable de los crímenes que la tiranía perpetró con los sobrevivientes del ataque al Moncada, y a lo largo de aquella década con lo mejor de nuestro pueblo: Caí preso, tu hijo.

Paradoja del tiempo cuando nuestro Martí también dijo a su madre, estando preso por los españoles que nos colonizaban , en las canteras en el siglo 18 y de la que hoy nos queda como recuerdo de su martirio la Fragua Martiana.

“Mírame madre y por tu amor no llores, si esclavo de mi fe y mis doctrinas, tu mártir corazón llené de espinas piensa que nacen entre espinas flores”….

El Sindicato Nacional de los trabajadores de la Cultura de Cuba otorga para los trabajadores de la Cultura la Medalla de la Distinción Raúl Gómez García, y el día del nacimiento del poeta, maestro y patriota, 14 de diciembre, lo estableció como el Día del Trabajador de la Cultura.

Pensemos que nuestros mayores recursos e inversión estuvieron y están en los hombres y mujeres valerosos de nuestra Patria del pasado, el presente y el futuro. Y que…“Apóstol… la patria te reclama. Hincados de rodillas ante tu tumba útil, Se abren las ilusiones de esta generación. Hasta la cima eterna donde brilla la llama de tu nombre "...de Raúl Gómez García para el “más digno de los cubanos”


Finalmente, terminaremos con esta estrofa de la canción Pueblo de Eduardo Ramos, interpretada brillantemente por la recientemente fallecida trovadora cubana Sara González:

A los héroes,
se les recuerda sin llanto,
se les recuerda en los brazos,
se les recuerda en la tierra;
y esto me hace pensar
que no han muerto al final,
y que viven allí
donde haya un hombre
presto a luchar,
a continuar.

Bibliografía:

Cubaliteraria. http://www.cubaliteraria.cu/articulo.php?idarticulo=8800&idseccion=35

Somosjóvenes. La Revista digital de los jóvenes cubanos Raúl Gómez García poeta y maestro; Matilde Salas Servando

Cultura Cuba. Blog en Monografias.com de Ramón Guerra Díaz.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El sastre del campillo


Daniel de Cullá (Desde Burgos, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Gerineldo despierta sarraceno de la Arabia Feliz. Ha soñado que se ha hecho realidad la paz entre los estados de Israel y Palestina, dos estados, dos hermanos más en el mundo global.

Contempla su tallo de trigo y le ve orgulloso, uno entre muchos. Se ve picado por una tarántula, pues tiene inflamación, y excitado, cual morrocoyo, como el galápago de Cuba, canta, mejor tararea la canción de los militronchos al despertar la madrugada:



“Por la mañanita cuando me levanto
Tengo la picha más dura que un canto”

Vela rastrera que largan los jabeques en la punta del botalón cuando el viento es flojo y de popa, excitándole a conmoverle el ánimo a la ejecución de una cosa, dándole forma o carácter militar.

Se ha tatuado la bandera palestina y la bandera israelí, cada una en cada muslo derecho e izquierdo, y no desea una sarracina, riña tumultuosa, pendenciera, en la ONU. Por el dolor de un pueblo, por la sangre derramada debe declararse el estado palestino ya. La sangre derramada no debe hacerse sarro al fondo y las paredes de un organismo que parece tener el corazón como costra calcárea.

La declaración del estado palestino no debe ser una cosa que tase un sastre. No debe haber alguna duda de que ha de suceder o hacerse, pues entre sastres no se pagan las hechuras. La buena correspondencia debe existir entre las naciones, no andar a la morra, a golpes. Ni ninguna ser secundaria de una primera.

Gerineldo se siente como el sastre del campillo, que cose de balde y pone el hilo. Grita por la ventana que “al pueblo palestino se le debe pagar lo que se debe, tanto en sentido material y directo como abstracto, volviendo por su honra que tiene desde tiempos mancillada, obligando a sus ofensores a deshacer el agravio”

Unos arbustos de tipo “morsana”, arbustos de África y Asia, le sonríen entrechocando sus hojas por la brisa en especie de vahído o vértigo que padecen las aves de cetrería, mientras él morronguea, bebe, chupa una taza de café con leche.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La Tierra vista desde el cielo


Yann Arthus-Bertrand

El proyecto de Yann Arthus-Bertrand "La tierra vista desde el cielo" registró un gran éxito de público.

En la tierra, Yann Arthus-Bertrand revela simetría y maravillosos colores. Las escenas captadas por la cámara son frescas, porque esos ángulos son inusuales.

"La tierra vista desde el cielo" es actualmente uno de los libros más vendidos de fotografías en el mundo, con una tirada de más de 3 millones de copias en 24 países (no menos de 5 ediciones), desde la primera publicación en 1999.

Veamos a continuación una selección con fotos sorprendentes de ésta serie, ver presentación completa desde aquí, formato .PPS: http://www.divshare.com/download/23654708-78f


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: Historia de la música en Occidente


ARGENPRESS CULTURAL

Un rápido recorrido por la música de Occidente.




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Clarissa Pinkola Estés y el renacimiento de la mujer salvaje


Jesús María Dapena Botero (Desde Vigo, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)



https://www.youtube.com/watch?v=UkhG4JihpaQ

No soy junguiano, a pesar de que mis primeras lecturas, sobre el inconsciente, las hice en los libros de Carl Gustav Jung, quien durante un buen tiempo fuera en la mente de Sigmund Freud, el príncipe heredero del movimiento psicoanalítico, hasta que se diese la ruptura entre ellos, hasta el punto de que en algún lugar de su vasta obra, Freud tachara a Jung, como aquél que era casi un místico delirante, que se las daba de profeta.

Sin embargo, a raíz de un taller de lectura que montaron en mi querida Otraparte, centro cultural que funciona en la antigua casa del filósofo envigadeño, Fernando González Ochoa, a quien admiro profundamente, en torno a la texto de Clarissa Pinkola Estés, Mujeres que corren los lobos, me picó la curiosidad para saber de qué se trataba, ya que yo ya estaba lejos de Villagrande, el barrio donde viví durante años en el Valle de Aburrá, desde donde hacía mi pequeño viaje a pie para ver el cine que allí daban y escuchar las conferencias de lo más granado de la intelectualidad antioqueña.

Entonces me topé con que Clarissa Pinkola Estés es una analista junguiana, quien además es una poetisa y contadora de cuentos, que tienen su raigambre en la tradición popular latinoamericana, con formación no sólo en psicología clínica y estudios interculturales, ex directora ejecutiva del C. G. Jung Center for Education and Research, cuya obra principal es su libro Mujeres que corren con los lobos, iniciada en 1971 y terminada en la década de 1990 y fuera galardonada con el Premio Gradiva de la National Association for the Advancement of Psychoanalysis.

Si yo había abandonado a Jung era porque no sabía qué hacer con su teoría en la clínica, puesto que como psicoanalista, a pesar de las disidencias y escisiones que se han dado en el movimiento psicoanalítico mundial, prefiero mantener cierto ideal de mesura, como bien lo recomendara André Green, sin convertir en anatema a quien piensa distinto de mí, sin refugiarme en el narcisismo de las pequeñas o grandes diferencias. Yo parto del principio de que, para formarse un buen criterio, hay que escuchar todos los puntos de vista, sin memoria y sin deseos, como recomendara W.R. Bion, sin juicios a priori, pues considero que habla más mal de alguien, el que sea un prejuicioso, que la misma víctima del prejuicio.



Algunos críticos dicen que es probable que uno de los ensayos más profundos y revolucionarios que se haya escrito sobre la mujer en los últimos cincuenta años sea el libro Mujeres que corren tras los lobos, quizás con una mirada bastante conservadora y crítica de la mujer contemporánea, sofisticada, competitiva con el hombre en todos los campos de la sociedad postmoderna, por lo cual invita a las mujeres a conocerse mejor desde sus raíces más profundas, desde su intuición y su creatividad, para lo cual se sumerge en los cuentos tradicionales que la acompañaron y nutrieron en su infancia, que ha enriquecido con su contacto vivencial con aborígenes, tanto de la América del Norte, como de América Latina, gracias a su formación intercultural.

Su propósito es recoger la sabiduría de la mujer de antaño, de la mujer primitiva, sin despreciar, para nada, el pensamiento salvaje, esa actitud, tan valiosa, que nos enseñara Claude Levi-Strauss.

Para Clarissa Pinkola, la base de la sabiduría femenina es el respeto a los ciclos de la vida, a la manera que lo hace la naturaleza, como si fuera una loba, ser pulsional que habría que resucitar, sin sacrificarse al culto de la belleza física, del éxito profesional, que por atenderse, descuida la esencia del amor y, tal vez, del goce femenino del que nos habla Jacques Lacan.

Así, Clarissa Pinkola rechaza el modelo ideal femenino que se impuso desde Twiggy, para señalar que la mujer debe seguir las formas físicas de sus antecesoras y no los dictados de una moda que atenta contra su naturaleza.




Y creo que es pertinente, ante la avalancha de anorexias nerviosas, inducidas por la moda, recordar lo expresado por Severo Sarduy cuando escribía: El cuerpo, ese ignorado de nuestra cultura, vuelve con toda su violencia al escenario de su exclusión, que serviría de exergo al texto de David Liberman, que lleva por título: Del cuerpo al símbolo: Sobreadaptación y enfermedad psicosomática.

Clarisa Pinkola, al analizar mitos y cuentos sobre el arquetipo de la mujer salvaje, invita a que la mujer se reencuentre con su espiritualidad, con su subjetividad y seguir los dictados de su intuición profunda, para desarrollarla y asimismo su creatividad a través del arte, de la escritura, la danza, la pintura, que permitan salir a su mismo self, proveniente del concepto junguiano de selbst, en alemán, para que surja como una nueva semilla, que arraiga con fuerza aún en lugares vacíos y yermos, en tierras en barbecho, con la esperanza de renacer, para dar lugar a un cambio en el corazón, procedente desde el interior, si somos leales y fieles con nosotros mismos.

Hay que negarse entonces a caer, a permanecer en el suelo; por el contrario, lo que hay que hacer es elevar el corazón para que éste sea llenado, así otras fuerzas nos tiren hacia abajo y nos impidan levantarnos, a sabiendas de que en medio de la desdicha muchas cosas pueden aclararse, si se siguen los dictados del corazón.

Lo importante, para la autora que nos concierne, es compartir el caudal enorme de la sabiduría ancestral, esa que quizás no encontramos en las librerías ni en las bibliotecas, sino esa que se va transmitiendo transgeneracionalmente; por eso, es preciso acudir a los mitos familiares, que traen enseñanzas inapreciables. De ahí, que también pudiera sernos útil leer su libro, El jardinero fiel.




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

María Zambrano. Una filósofa brillantemente universal


Ana Patricia Santaella Pahlén (Desde Cuba. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

“Que inmensa soledad la del que no ha contemplado, ni siquiera
por una sola vez, la Aurora….Qué inmensa soledad sin aurora, qué desorientación”.

María Zambrano Alarcón

María Zambrano Alarcón (Vélez-Málaga 22 de abril de 1.904-Madrid, 6 de febrero de 1991) fue filósofa y ensayista.

Hija de maestros. Se traslada con su familia a Madrid en 1908, y tan sólo un año después se afincarían en Segovia, al desempeñar su padre, Blas Zambrano, la Cátedra de Gramática Castellana, ejerciendo además la presidencia de la Agrupación Socialista Obrera.

María, se matricularía por libre en la Facultad de Filosofía y Letras de Madrid. Fue alumna atenta y aventajada de Ortega y Gasset, y de Zubiri en la Universidad Central.

En 1931, comienza a ejercer de auxiliar de la Cátedra de Metafísica.

Comienza a colaborar en diversas revistas, concretamente en “Cruz y Raya”, y “Cuatro Vientos”.

El esplendor cultural hispánico fue brutalmente cercenado por la contienda civil española, al iniciarse ésta, se casaría con el historiador Alfonso Rodríguez Aldave, al ser nombrado diplomático en Santiago de Chile emprenden viaje hacia América.

Harán escala en la Habana, impartiendo allí una conferencia sobre Ortega y Gasset. Establecerá un primer contacto con los intelectuales de la Isla, especialmente con Lezama Lima, con el que mantendrá una copiosa correspondencia epistolar años más tarde.

Volverá a desembarcar en la Isla antillana en 1940, pero en esta ocasión bajo la condición de exiliada republicana, con la frustración de no lograr insertarse como profesora en la Universidad de Morelia, en México.

Intentó fallidamente, al igual que otros muchos profesores españoles, incorporarse en el claustro docente de la Universidad de la Habana, pero las abundantes restricciones impuestas la hicieron desistir del empeño. 1

Lograría encauzar sus aspiraciones profesionales, y transmitir sus ilimitados conocimientos filosóficos, a través de cursos, seminarios y conferencias en distintas Instituciones.

Ofrecería, en la Institución Hispanocubana de Cultura, diferentes ciclos de conferencias. Impartiría un ciclo sobre: “Pensamiento español contemporáneo” y “la crisis de la cultura en Occidente” en la Escuela de Verano de la Universidad de la Habana.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Documento histórico: La baba franquista


Ya te he contado el origen de este certero calificativo convertido casi en maldición... Leí en algún lado que el gran poeta León Felipe (quien fallecería en 1968) sintió, al final de su vida, el lógico anhelo de regresar a su patria, a España, para morir en ella -y, a ser posible, en su pueblo natal. Su familia lo animaba cordialmente, intentando limarle los recelos.

Por fin llegó el día estipulado para subir al avión del retorno. León Felipe se había trajeado correctamente, pero no bajaba al salón. Su sobrino, impacientado, subió a la segunda planta, al dormitorio del insigne tío, cuya puerta estaba abierta. Y encontrará a éste tumbado en su lecho, sin desvestir, con los ojos de la resolución fijos en el techo.

A la pregunta del atónito sobrino, respondió León Felipe (quien había nacido en Tábara de Zamora, en 1884) que había decidido no regresar a su patria, donde todos los buenos españoles habían sido asesinados o habían tenido que exiliarse.

Prefería morir en el acogedor México, morir con el grato recuerdo de aquella patria suya que había él vivido hasta que hubo de exiliarse, patria colmada de grandes hombres pletóricos de bonhomía.

Y añadió que, si Franco y demás cómplices morían en la cama sin haber respondido judicialmente de sus tremebundos desmanes, en España (y más acentuadamente en la colonia Canarias (añado yo) sólo podría gobernar de ahora en adelante la “baba franquista”.

Como en otros asuntos, pienso que tampoco en éste erró el poético don de profecía del admirado León Felipe Camino.

********************

El "impulso democrático"

(Publicado en Diario de Las Palmas el 23 de diciembre de 1993)

Iba yo a decir que no sabía a qué viene eso de "impulso democrático": a propuesta del gobierno metropolitano que preside el señor Felipe González, impulso casualmente "promovido" por los verdaderos traidores a la ilusión democrática de tantos españoles y canarios. Pero sí lo sé, yo sí sé a qué viene eso de "impulso democrático".

Son ellos tan cínicos en su prepotencia, que expresamente reconocen que aún no hay democracia después de estar permanecidos tantos años en todos los poderes. Ahora, sin dejar el machito ni los tremendos emolumentos y demás ganancias, instan a las demás fuerzas políticas y sociales al "impulso democrático" (lo que será imposible: nadie da lo que no tiene, ni se puede sacar de donde no hay).

El asunto es seguir engañando a los pobres indefensos ignorantes que les votan, les soportan y les mantienen sus privilegios.

Pues si no quisieran engañar, si de veras quisieran practicar la democracia, dejarían todos ellos la política, todos ellos la abandonarían: los que han fallado por acción y los que han fallado por omisión cómplice.

Pero no la dejarán porque para ellos "política" equivale a manera fácil de ganar mucho dinero y de darse gusto a costa de los demás -y mientras la mayoría pasa muchas fatigas para sobrevivir.

De todas formas me queda el consuelo de ser uno de los no engañados: pobre consuelo -sí-, pero consuelo al fin y al cabo y sin la menor nostalgia de ningún tiempo pasado ni excesivas ilusiones en algún futuro tiempo mejor.

Víctor Ramírez
(Publicado en Diario de Las Palmas el 5 de marzo de 1994)


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Algunos vuelos


Gustavo E. Etkin (Desde Bahía de San Salvador, Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Volaba el pajarito
y planeaba despacito
entre árboles casas
mujeres y nenitos.

Volaba el avión
rápido entre las nubes
blancas y grises
llevando gente
cacas y pises.

Y en el aire flotaba
caía y se balanceaba
una gran hoja verde
que el árbol
tanto amaba
y por la que triste lloraba.

Y volaban también
ideas y recuerdos
nombres y palabras
músicas y voces
dudas y certezas.

Volaban a bailes
encuentros y preguntas
esclavos y princesas
y también al misterio
de algunas piezas.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Plástica: El arte de Jonathan Wolstenholme


ARGENPRESS CULTURAL

Jonathan Wolstenholme es un artista plástico inglés nacido en Londres en 1950.

Tiene particular predilección por realizar sus pinturas a la acuarela y exquisitamente detalladas, entre las cuales se observan muchas referencias a las ilustraciones de los antiguos libros de cuentos de la época Victoriana y principalmente la utilización de los libros como actores principales de pequeñas historias relatadas en tan solo una imagen.

Como ilustrador ha trabajado para las principales revistas y periódicos imponiendo su propia marca de humor peculiar.

Podemos ver algunas de sus exquisitas obras aquí, presentación en formato .PPS: http://www.divshare.com/download/23654724-cbd


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Poeta libertario: José Martí vive en el presente de Nuestra América


Daniela Saidman (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

El cubano infinito, el poeta de los versos sencillos, el periodista hondo y crítico, es una de las voces más necesarias, de esas a las que hay que volver siempre para no olvidar nunca.

Está más vivo que nunca. Tiene en los ojos el mirar de las palmas y en la voz un poema. Sus manos saben de la siembra que germina en los andares del mundo, en los pasos de los pueblos que cabalgan la historia a lomo de esperanzas y sueños. Y es que José Martí (La Habana, Cuba, 28 de enero de 1853 – Dos Ríos, Cuba, 19 de mayo de 1895) vive prendido en cada arcoiris y en cada voz que enarbola una bandera libre y latinoamericana en esta tierra que florece de mañanas.

“Le está naciendo a América, en estos tiempos reales, el hombre real” sigue diciendo hoy el prócer cubano, en un texto que a pesar de haber sido escrito en 1891, tiene la vigencia de los tiempos presentes. Se trata, de Nuestra América, páginas donde Martí dibujó la América en Mayúsculas como una utopía necesariamente realizable. Voz comprometida de la gesta de Independencia de Cuba y de la América toda, José Martí, dibujó con palabras la geografía en la que los cantos originarios se entrelazan con la sangre de las heroínas y héroes sembrados en las luchas libertarias de los países de Latinoamérica y el Caribe.

El cubano infinito, el poeta de los versos sencillos, el periodista hondo y crítico, es una de las voces más necesarias, de esas a las que hay que volver siempre para no olvidar nunca.

Luego de una juventud marcada por las artes y las rejas, José Julián Martí Pérez fue deportado a España, en 1871. En las universidades de Madrid y Zaragoza cursó estudios para licenciarse tiempo después en Derecho Civil y en Filosofía y Letras. De España a París y Nueva York, José Martí llegó finalmente a Veracruz el 8 de febrero de 1875. Precisamente en México entabló relaciones con Manuel Mercado y conoció a Carmen Zayas Bazán, la cubana de Camagüey que sería su esposa.

En 1877 y luego de un breve paso por su Habana natal, en la que estuvo de incógnito, se estableció en Guatemala, donde impartió clases de literatura e historia de la filosofía, en la Escuela Normal Central. Ese mismo año volvió a México para contraer matrimonio con Carmen el 20 de diciembre de 1877. Pero regresó a Guatemala a inicios de 1878.

Al concluir la llamada Guerra del 68, Martí retornó a Cuba el 31 de agosto de 1878, para fijar su residencia en La Habana. El 22 de noviembre de ese mismo año nació José Francisco, su único hijo a quien le dedicó buena parte de su obra literaria. Comenzó sus labores conspirativas figurando entre los fundadores del Club Central Revolucionario Cubano, del cual fue elegido vicepresidente en marzo de 1879.

Debido a un levantamiento que se produjo en las proximidades de Santiago de Cuba, entre el 24 y el 26 de agosto de ese año, Martí fue detenido y deportado nuevamente a España.

EL MARTÍ DE LA PRENSA

Fue precisamente entre los años 1880 y 1890 cuando Martí alcanzó renombre en la América, debido a su palabra incendiaria y comprometida que plasmaba en artículos y crónicas, que desde Nueva York se publicaban en periódicos como La Opinión Nacional, de Caracas; La Nación, de Buenos Aires y El Partido Liberal, de México. Por estos años llegó a Venezuela (20 de enero de 1881) donde fundó la Revista Venezolana, de la que pudo editar sólo dos números.

Su tarea de revolucionario y militante de la ternura fue siempre una premisa. El fue un poeta de hojas sabias y acciones valientes. Trabajó por la organización popular y revolucionaria que hiciera posible la liberación cubana de la España colonial.

Colaboró activamente con Maceo y Gómez Báez en el diseño de un plan insurreccional contra la corona española, redactó las bases y los estatutos del Partido Revolucionario Cubano (1892) y creó el periódico Patria, órgano oficial del Partido.

VIDA Y PALABRA

Como poeta y ensayista este cubano trascendental escribió entre otros libros de poemas Ismaelillo (1882), Versos sencillos (1891), Versos libres y Flores del destierro. Algunos de sus ensayos más leídos son El presidio político en Cuba (1871) y Nuestra América (1891), aunque es importante resaltar que su obra epistolar, por lo general bien apreciada literaria y conceptualmente, fue extensa y aún hoy da luces de su pensamiento emancipador.

Martí fue precursor del modernismo en América junto a escritores como Manuel González Prada (Perú), Rubén Darío (Nicaragua), Julián del Casal (Cuba), Manuel Gutiérrez Nájera (México), Manuel de Jesús Galván (República Dominicana), Enrique Gómez Carrillo (Guatemala) y José Asunción Silva (Colombia), entre otros.

Su vida toda, sus sueños, sus ganas, la mirada del mundo y sus pasos, todo en él está presente y estará siempre. Por eso Silvio, ese otro cubano infinito, lo canta como un ángel y lo dibuja en las cuerdas de una guitarra que sonríe cuando su nombre vibra, porque él es llama encendida, fuego fundamental de la historia de Nuestra América. “Se lanza un ángel de la altura, caída libre que da frío. La orden de su jefatura es descender hasta Dos Ríos. Es diecinueve y también mayo, monte de espuma y madre sierra, cuando otro ángel a caballo cae 'con los pobres de la tierra'".


Nuestra América (fragmento)

“Ya no podemos ser el pueblo de hojas, que vive en el aire, con la copa cargada de flor, restallando o zumbando, según la acaricie el capricho de la luz, o la tundan y talen las tempestades; ¡los árboles se han de poner en fila para que no pase el gigante de las siete leguas! Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes. (…)

El buen gobernante en América no es el que sabe cómo se gobierna el alemán o el francés, sino el que sabe con qué elementos está hecho su país, y cómo puede ir guiándolos en junto, para llegar, por métodos e instituciones nacidas del país mismo, a aquel estado apetecible donde cada hombre se conoce y ejerce, y disfrutan todos de la abundancia que la Naturaleza puso para todos en el pueblo que fecundan con su trabajo y defienden con sus vidas. El gobierno ha de nacer del país. El espíritu del gobierno ha de ser el del país. La forma de gobierno ha de avenirse a la constitución propia del país. El gobierno no es más que el equilibrio de los elementos naturales del país”.

José Martí (publicado en La Revista Ilustrada de Nueva York, 10 de enero de 1891. Y en El Partido Liberal, México, 30 de enero de 1891).


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.